Tag Archives: san blas

Por San Blas la cigüeña verás

El 3 de febrero, es el día de San Blas, un día importante que el saber popular ha tenido siempre muy en cuenta. Y es que las aves migratorias comienzan a volver, los días empiezan a ser más largos y eso significa que la primavera se avecina.
Prepárate con optimismo para esta nueva estación, el invierno empieza a remitir, aunque despacio. Es tiempo de paseos por el campo, de relajarse y de empezar a despedirse del frío.

sanblas cigüeña
El saber popular es un conocimiento empírico que desde tiempos inmemoriales ha servido para interpretar el mundo con los recursos que la naturaleza y las costumbres otorgaban a los campesinos. Es por eso que el santoral tiene un papel tan importante en el calendario de siembras y recogidas. Aunque los modos de vida en la actualidad, y más en el medio urbano han cambiado mucho, hoy también podemos servirnos de él para hacer aproximaciones sobre la meteorología.
El 3 de febrero es una festividad que se celebra por toda Europa, y hemos encontrado que también se celebra en Japón bajo el nombre de Setsubun, siendo para ellos un cambio de estaciones (empieza la primavera y coincide con el año nuevo chino), una especie de Nochevieja en la que ahuyentar a los malos espíritus y todo lo malo del año anterior.

…y si no la vieres, año de nieves

El día de San Blas está asociado a dos refranes, el primero “por San Blas la cigüeña verás, y si no la vieres año de nieves”. Nos avisa de que las cigüeñas empiezan a volver de su migración, si no es así, es que nos espera un año frío. El segundo dice así: “Por San Blas, hora y media más” haciendo referencia a que alrededor de estas fechas los días, por fin, se empiezan a alargar. Pero poco a poco.
Es muy posible que tanto en el campo como en la ciudad a principios de febrero ya empecemos a tener ganas de primavera, pero aunque empecemos a ver los primeros tímidos síntomas, hasta el inicio de la primavera, que es el 21 de marzo, aún queda un mes y medio. Sin embargo, para el calendario de siembras y cultivos es una fecha importante para ir preparando el campo para la siembra de algunos productos.

El día de la marmota

Al otro lado del charco parece ser que por estas fechas también empiezan a tener ganas de primavera. El 2 de febrero se celebra el día de la marmota, el popular evento en el que una marmota predice cuándo llegará la primavera al salir de su madriguera tras la hibernación.
Este método, usado principalmente por granjeros y agricultores en Estados Unidos y Canadá tiene un significado similar a nuestro San Blas en el sentido de que está ligado a los ciclos de la tierra. El día de la marmota señala aproximadamente la mitad del periodo entre el solsticio de invierno y el equinoccio de primavera.
De la misma manera que la fiesta de Todos los Santos y la de Halloween señalan la mitad del periodo entre el equinoccio de otoño y el solsticio de invierno, esta fecha señala que ha pasado la mitad del tiempo hasta el solsticio de primavera. Como de costumbre, podemos ver como rituales paganos ligados a las estaciones y por tanto a la climatología, se han adaptado a los rituales cristianos. Y no es casualidad, que la cigüeña sea un animal con una profunda carga simbólica.
410vhnrq7_q-aaron-burden

Siguiendo con el calendario cristiano, entre el 4 de febrero y el 10 de marzo empieza la cuaresma, un periodo de purificación e iluminación que tiene lugar cuarenta días antes de la Pascua. Justo antes se celebra el Carnaval, y tampoco es casualidad que esta celebración de origen pagano tenga sus raíces en la cultura egipcia y se relacione con otras celebraciones romanas en honor a Baco. Carnaval es en general una fiesta de diversión en la que, según la etimología de la palabra, le decimos adiós a la carne.

Por lo tanto sí, puedes empezar a prepararte porque se acerca el fin del invierno y del frío. Aunque aún queda más de un mes es el momento para que empieces a afrontar el fin del invierno con optimismo porque la primavera se acerca, y si bien se avecinan también unos días un poco locos en cuanto a la climatología, es muy posible que se nos regalen bonitos días de sol de invierno, del que da calorcito pero no mucho y nos permite disfrutar de alegres mañanas al aire libre. Para esto te proponemos que hagas algún plan para aprovechar estos días. No te dejes vencer por la apatía invernal, que cuando el calor apriete, es posible que te arrepientas de no haber aprovechado estos bonitos días que nos proporciona el invierno.

r3thkgwyaic-les-anderson

Esta es una época perfecta para practicar deportes de invierno, así que busca un destino apetecible y prepárate para esquiar bajo el sol, ya que seguro que al menos te toca un espléndido día para deslizarte por la nieve bajo el sol, y eso es una manera perfecta de recargar las pilas.

Aprovecha el clima y prepara una escapada, aunque no seas fan del esquí, puedes elegir algún destino para hacer senderismo y conocer algún pueblo cercano a las rutas, suelen estar llenos de pequeños monumentos que merece la pena conocer. Estos últimos días de invierno son un momento muy bueno para explorar. El tiempo, si hay suerte, acompaña, y las temperaturas pueden llegar a ser agradables, los campos tiene un color y un olor especial después del duro invierno y puede que empieces a ver los primeros brotes. Incluso si tienes suerte puedes ver los primeros almendros florecer.
anxrjlpeeye-roman-kraft
Para quienes no tengan la oportunidad de escaparse por el momento, en la ciudad es un buen momento para empezar a hacer deporte al aire libre, si es que lo dejaste cuando llegó el invierno. Ahora si apetece un poco más ponerse la ropa de running y salir a disfrutar de una buena y refrescante sesión de running.
Y como no todo es hacer deporte en la vida (aunque es una parte muy importante), también puedes disfrutar de una agradable mañana de invierno en compañía de tus amigos disfrutando de los primeros aperitivos al aire libre o de paseos por el parque.
Si bien hay otro importante proverbio en el saber popular que nos advierte de que “hasta el cuarenta de mayo no nos quitemos el sayo”, si que podemos atrevernos a disfrutar de esos rayitos de sol que son una promesa de una primavera cercana.
Y si no vemos a la cigüeña todavía, tengamos paciencia, que ya estamos en la mitad del invierno.

98elr-livd8-zachary-nelson