Tag Archives: recilar

Bolsa de la compra plegable, hazte la tuya y llévala siempre contigo

Ya sabemos que la producción masiva de bolsas de plástico es perjudicial para el medio ambiente y que su forma de desecharlas tampoco resulta del todo práctica. Una de las cosas que se recomienda es que todos los embalajes que te hayan dado en las tiendas los guardes siempre para futuros usos: para la papelera, para guardar cosas cuando hagas una maleta… pero no podemos dar salida a tal cantidad de bolsas, así que es preferible reducir las que adquirimos.

Los supermercados comenzaron a cobrar por ellas como medida disuasoria para favorecer el cuidado del medio, pero no siempre nos resultaba posible renunciar a pedir una porque no llevábamos encima nada con lo que sustituirla. Veremos la manera de tener siempre una bolsa a mano y de no volver a necesitar nunca pedirlas en la tienda. Para otros temas como este, suscríbete a nuestra Newsletter.

bolsa pla?stico medio ambiente

Por qué llevar contigo una bolsa a todas partes

Cuando salimos específicamente a hacer la compra, es fácil que nos acordemos de llevar unas cuantas bolsas para no hacer uso de las del supermercado. Pero, muchas veces, como es difícil prever nuestros horarios, adquirimos algunas cosas que faltan antes subir a casa volviendo del trabajo o de cualquier otro lugar. Para esos casos, que acaban siendo más frecuentes que los planificados, lo mejor es llevar una bolsa plegable siempre con nosotros. Hacer que forme parte de nuestra rutina, como ya lo hacemos con el móvil, la cartera o las llaves, no es nada complicado. Y nos supondrá muchísimas ventajas.

No es muy difícil ver el grave problema ecológico que suponen las bolsas de plástico mal recicladas. Recientemente, ha crecido mucho la concienciación respecto al daño que los residuos no degradables producen en la fauna marina, así como en tierra firme. Además, hay que tener en cuenta que, cuanto mayor sea el consumo de bolsas de plástico, más energía y residuos se generarán en su producción.

No sé a vosotros, pero desde que las grandes superficies decidieron cobrar por las bolsas de plástico, tardé muy poco en pasar del fastidio inicial a darles las gracias por haberme animado a tener una conducta más ecológica. Si tu estilo de compra es más bien de mercado, todavía lo encuentro más necesario, para no tener que llevarte una nueva bolsa en cada puestecito.

bolsa plegable compra

Si te preguntas dónde conseguir una bolsa plegable para la compra, seguramente no te has fijado bien porque las tienen en muchos sitios. En los establecimientos de abastecimiento masivo, suele haberlas junto a las cajas, pero también las hallarás en grandes superficies de deportes –aquí las encontrarás igualmente con forma de mochila, por si te resulta más cómodo— o de maletas. En las tiendecitas de regalos y pequeños objetos, las hay estampadas en divertidos colores. Si con todo, no la encuentras, puedes hacértela tú mismo.

Bolsa plegable para la compra: hazte la tuya

Después de tanto tiempo acostumbrados a acumular bolsas de plástico arrugadas en algún cajón de la cocina, lo primero que llama la atención de las bolsas plegables es que, gracias a su estuche, realmente ocupan muy poco espacio. Hacernos este conjunto bolsa estuche resulta sencillo. Si no sabes enhebrar la máquina de coser, pídele a alguien que te la deje preparada y, a partir de ahí, podrás hacerlo, por muy principiante que seas en la confección.

Sin tener muchos conocimientos de costura, se puede realizar una bolsa para la compra perfectamente válida. Lo más importante será la elección del material, tanto si lo compras, como si reciclas la tela de alguna prenda que tuvieses por casa: es importantísimo que se trate de un tejido muy resistente y al mismo tiempo que no sea nada grueso.

Con el tejido bien escogido, lo demás está tirado: solo habrá que dibujar la forma de la bolsa con tiza sobre el revés de la tela… como pista te diré que los profesionales llaman a estas bolsas de “camiseta”, así que dibuja una camiseta con dos tirantes y lo tendrás. Dobla la tela en dos y recorta con tijera dejando uno o dos centímetros a lo ancho de las líneas del dibujo. Cose a máquina los laterales y el bajo manteniendo una tela sobre la otra. La parte alta de los tirantes de la camiseta, que serán las asas de la bolsa, hazla también a máquina, con una doble costura. Ahora solo tienes que darle la vuelta.

bolsa compra diy

Puedes hacerte también un estuchito donde llevar esta bolsa para que se mantenga siempre plegada y no te estorbe en el bolso o el bolsillo. Esto es aún más fácil: dibuja un rectángulo en la parte de atrás de un retal sobrante de la tela que has empleado, vuélvela a doblar y corta con tijera dejando un centímetro alrededor del dibujo. Cose a máquina por la marca de tiza uniendo ambos fragmentos de tela, dale la vuelta y ya lo tienes. Como último detalle, si te apetece, ponle un pequeño botón en un lado y en el otro haz una pequeña tira para sujetarse alrededor de este.

Las bolsas grandes de material reciclado

En algunos supermercados, te venden unas grandes bolsas con largas asas de plástico resistente o de una imitación de la loneta hechas de material reciclado. No tires estas bolsas y tenlas siempre en casa para cuando sales a comprar o llévalas dentro del coche, si normalmente haces la compra con tu vehículo. Te ahorrarás unos céntimos al no tener que comprar nuevas, pero lo mejor es que evitarás la producción excesiva de las bolsas más perjudiciales.

Este tipo de embalajes son demasiado grandes para llevarlos en el bolso de mano o en el bolsillo, así que solo nos servirán cuando específicamente nos dirigimos a nuestras tiendas de abastecimiento. Sin embargo, las pequeñas bolsas de plástico de siempre, se pueden plegar de manera tan plana que no nos ocupen apenas y podríamos llevar dos o tres con nosotros en todo momento.

compra en bolsa

Para plegarlas, comienza por la parte de abajo, pues así conseguirás que vaya saliendo el aire y no queden hinchadas. Primero dóblalas a lo largo en dos, de ahí en cuatro y de ahí en ocho (dependiendo de lo grandes que sean, puedes hacer un doblez más). Entonces es cuando empezamos en la parte baja, tras aplanarlas. Vamos haciendo pequeños dobleces, como creando una espiral y siempre procurando aplastarla. No ocupará apenas y nos sacará de un apuro.

En definitiva, hacerse con una de estas bolsas, ya sea adquiriéndola por un módico precio que en seguida se amortizará al dejar de pagar por envases de plástico en unas cuantas compras, o haciéndonosla nosotros mismos es muy sencillo. Elige tu color y tu diseño y no la saques nunca del bolso o del bolsillo. No te lo agradecerá el medio ambiente, tú lo agradecerás.

Imágenes: iStock Photos.