Tag Archives: Recetas Semana Santa

La receta de rosquillas que heredé de mi abuela paso a paso

Se acerca la Semana Santa, época de preparar en casa dulces y postres caseros. Hoy vamos a presentar una receta tradicional de rosquillas, un postre muy típico en diferentes regiones de España, una receta que en cada casa se hace de forma diferente. Esta receta de rosquillas de mi abuela tiene el toque inconfundible de la cocina tradicional.

Durante el fin de semana, se puede aprovechar el tiempo para hacer recetas sencillas como ésta, dulces caseros saludables que es posible preparar en familia, siendo una actividad de ocio muy entretenida, al margen del placer que pueden proporcionar durante días. Guardadas en una caja hermética o en una lata, estas rosquillas caseras pueden durar en buen estado una semana, aunque lo más normal es que desaparezcan misteriosamente en un par de días.

Si te gustan las recetas como esta y quieres estar al día de otros temas interesantes, no dudes en suscribirte a nuestra newsletter a través de este formulario para recibir en tu correo electrónico nuestras publicaciones.

Ingredientes para unas 24 rosquillas pequeñas

ingredientes rosquillas de la abuela

  • 75 g de azúcar, ralladura de naranja y de limón, 1 huevo, 45 ml de zumo de naranja, 30 ml de kirch, 75 g de aceite de oliva, 300 g de harina de repostería, 1/2 sobre (8 g) de levadura química tipo Royal, azúcar para decorar y aceite de girasol abundante para freír

Cómo hacer las rosquillas de la abuela

Para hacer esta receta casera y tradicional, mezclamos en un bol el azúcar con la ralladura de limón y naranja. Añadimos el huevo, el zumo de naranja, el aceite de oliva y la copita de kirch y lo batimos ligeramente. Incorporamos después la harina y la levadura, trabajando un poco hasta conseguir una masa más o menos uniforme, que se pegará ligeramente a las manos. Después, dejamos reposar la masa durante media hora.

Para dar forma a las rosquillas, hacemos pequeñas bolitas con las manos ligeramente enharinadas, y las atravesamos con un dedo para formar el clásico aro. Calentamos aceite de girasol en una sartén grande y, cuando empiece a humear, empezamos a freír las rosquillas en tandas de dos o tres unidades cada vez.

Las freímos durante un par de minutos a fuego vivo, dándoles la vuelta y sacándolas a un plato con papel absorbente, cuando las veamos doradas. Finalizamos espolvoreando la torre de rosquillas con azúcar mientras aún están calientes, para que el azúcar se impregne bien. Servimos cuando ya estén frías, porque en caliente pueden resultar indigestas.

rosquillas de mi abuela paso a paso

Tiempo de elaboración | 1 hora
Dificultad | Receta muy sencilla

Degustación

Las rosquillas caseras son un dulce que podemos tomar a cualquier hora, desde en el desayuno a la merienda o en cualquier momento que nos apetezca una pequeña porción de dulce. Estas rosquillas son blanditas y esponjosas, incluso en este tamaño pequeño, y tienen un sabor especial gracias al zumo de naranja y al chorrito de kirch. Seguro que os gustarán.

En Ciudadano 0,0 | Nueve recetas de mermelada que nunca pensaste encontrar
En Ciudadano 0,0 | 11 recetas de aprovechamiento del turrón de Navidad 

Las 15 recetas más internacionales de la Semana Santa

Durante la Semana Santa y la Cuaresma, es costumbre que tomemos potajes de vigilia, que hagamos recetas con bacalao o que disfrutemos con las estupendas torrijas. Pero estas costumbres tan nuestras, no son típicas en todo el mundo por lo que hoy vamos a hacer un recorrido gastronómico por el mundo, a través de las 15 recetas más internacionales de la Semana Santa.

El recorrido se basa mayoritariamente en países cristianos, ya sean católicos, protestantes o de otras confesiones ya que tanto la Cuaresma como la Semana Santa no se dan en otras culturas. En todo caso, resulta interesante saber qué se cocina en otras zonas en esta época del año. Si quieres estar informado de otros temas como éste, te recomendamos suscribirte a nuestra newsletter utilizando este formulario y recibirás nuestras publicaciones cómodamente en tu correo electrónico.

huevos pascua Continue reading Las 15 recetas más internacionales de la Semana Santa

Recetas de Semana Santa, aprovecha todas las comidas

Me gusta ser tradicional con los menús y consumir productos de temporada. Cada estación tiene una gastronomía diferente, sin las facilidades de conservación que tenemos hoy en día antes se comía lo que nos ofrecían cada una, y se tenía la costumbre de aprovechar al máximo la comida, como nos gusta a los Ciudadanos 0,0.

Precisamente en estos días la tradicional prohibición religiosa de comer carne hace que en las cocinas aparezcan deliciosos guisos de bacalao y platos de verduras de temporada. Pero como también solemos tener invitados a veces no es tan fácil calcular bien las cantidades ¿qué pasa si sobra?

Vamos a ver una serie de recetas tradicionales para aprovechar, porque en Semana Santa también seguimos con nuestra filosofía Nolotiro.

 

Potaje de vigilia

En casa con la verdura sobrante hacemos potajes, uno de los platos de cuchara preferido de esta temporada. Y dentro de los potajes, (con permiso del Pote asturiano, que en casa tira mucho) el favorito es el potaje de vigilia.

Yo siempre cocino la receta mi amiga Cuchy del restaurante El Babero. Las cantidades dependen del número de comensales, pero los ingredientes y las rutinas son las mismas.

Poner los garbanzos en remojo el día anterior, con un puñado de sal, para que no se encallen, y el bacalao desalando en otro recipiente al que hay que ir cambiando el agua cada tres horas aproximadamente. Ya metidos en fogones se introducen los garbanzos en agua caliente hasta que lleguen a su media cocción, tras esto se agregan las espinacas y se deja cocer todo junto. Después se añade un sofrito a base de cebolla, ajo, pimiento verde y pimentón de la Vera y una hojita de laurel. ¡Y listo! Si nos ha quedado alguna verdura más a parte de las indicadas, seguro que también la podemos añadir y estará igual de rico.

 

Si no nos lo acabamos todo, desde Directo al Paladar nos recomiendan una sorprendente receta de espuma de potaje de vigilia con su bacalao, con la que aprovechar el típico potaje de espinacas, bacalao y garbanzos.

Convertir un tradicional potaje en una sofisticada espuma coronada con bacalao confitado, es más sencillo de lo que parece, y sí tenemos invitados seguro que los deja con la boca abierta.

Zarzuela de marisco

 

Esta es una receta familiar, parecida a los clásicos mejillones estilo “Costa Brava” que se puede variar y ajustar a los pescados y mariscos que tenemos en cada momento. La base es un sofrito con mucha cebolla, un pimiento verde, medio pimiento rojo, una guindilla y un ajo bien picadito.

Una vez está todo bien pochado añadimos tacos de pixín, o merluza, unas gambas, unos langostinos, unos mejillones, y lo rehogamos todo bien. Añadimos un chorrito de salsa de soja y un chorro de brandy y esperamos a que se evapore el alcohol, a fuego lento.

Entonces agregamos un vaso de tomate frito que aunque sale más rico si es natural, sirve el comprado. Se deja todo al por por, para que los pescados suelten todo su jugo y se sirve caliente y con mucho pan, porque esta receta (no es porque sea de mi abuela) está de toma pan y moja.

Pero si nos queda marisco en el plato, desde uno de mis blogs favoritos de gastronomía, Las recetas de mamá, nos sugieren una receta de verdinas con almejas y gambones, que podemos adaptar con lo que tengamos.

Viendo estos platos está claro que muchas veces la abstinencia no es un sacrificio…

Torrijas para aprovechar el pan sobrante del día anterior

 Torrijas

Para acabar, no podían faltar las torrijas, postre típico de cuaresma y una de las recetas más dulces y prácticas para no desperdiciar el pan que nos sobra.

En primer lugar ponemos a hervir la leche, con tres cucharadas soperas de azúcar, una ramita de canela y la corteza de limón. Cuando rompa a hervir, retiramos del fuego y reservamos. Mientras se enfría un poco cortamos en rebanadas el pan del día anterior, con un grosor de un dedo.

Batimos un par de huevos, reservamos y en otro plato ponemos la leche. Preparamos el aceite en una sartén a calentar, ya que tiene que estar bien caliente. Pasamos el pan primero por la leche para que absorba bien (sin pasarnos de tiempo, que se deshace) mojamos en el huevo batido, y a freír.

Cuando las rebanadas estén bien fritas por los dos lados, las dejamos en un plato con papel absorbente para que suelten el exceso de aceite y se enfríen antes de espolvorearlas con azúcar y canela en polvo.

Ahora ya solo nos queda sentarnos a la mesa y disfrutar ¿Cuales son vuestras recetas favoritas de Semana Santa?

En Ciudadano 0,0 | Recetas Nolotiro
Fotos | Directo al Paladar | tnarik
En Ciudadano 0,0 | Los mejores platos de comida fríos para el trabajo