Tag Archives: recetas de aprovechamiento

Prueba estas alternativas al arroz y deslumbra a tus comensales

El arroz es uno de los alimentos más populares, no solo en nuestro país, sino en prácticamente todo el mundo. Está rico, es barato, es fácil de preparar y, además, combina con todo. Pero tal vez quieras buscar alguna alternativa a este cereal, ya sea porque quieres cambiar tu dieta o porque, simplemente, estás deseoso de probar cosas nuevas. Si es así, has llegado al lugar adecuado. Hay vida más allá del arroz, y por eso te vamos a presentar estas ricas y nutritivas alternativas con las que podrás sorprender a tus invitados y deleitar sus paladares.

La quinoa

quinoa

Empezamos con una de las opciones más populares hoy en día. La fama de la quinoa ha crecido mucho en los últimos años y, por eso, es cada vez más normal verla como propuesta saludable en multitud de lugares.

Uno de los beneficios de la quinoa es que, al ser un pseudocereal, no tiene gluten, y es apta para todo tipo de dietas. Además, aporta más proteínas y más grasas saludables que los cereales, por lo que es un excelente alimento cuando se quiere controlar el colesterol malo.

Pero lo mejor de la quinoa es su versatilidad a la hora de cocinar. Al igual que el arroz, hervida puede servir como parte o guarnición de multitud de platos y ensaladas, se puede comer caliente y aguanta muy bien en la nevera después de cocinada. Eso sí, es mejor lavarla bien en el grifo antes de hervirla, para quitarle la saponina, un componente que le da un gusto amargo un poco desagradable.

La avena

avena_2

La avena también se está poniendo muy de moda últimamente. Mejor dicho, se está recuperando su uso, que parecía un poco olvidado, y se vuelven a reconocer los beneficios que aporta a la salud.

Es uno de los cereales que más vitaminas tiene, aporta magnesio, zinc y calcio, y también tiene aminoácidos esenciales que, al igual que la quinoa, pueden ayudar a reducir el colesterol malo. Mucha gente valora sus efectos saciantes, por lo que resulta genial para todos aquellos que quieran controlar esos kilos de más y comenzar a preparar la operación bikini.

La avena no es tan versátil como la quinoa o, al menos, no puede sustituir al arroz en tantos platos. Pero sí que puede ser un ingrediente excelente para preparar sopas, guisos, postres y, cómo no, para ese desayuno tan de moda como son las gachas, que se pueden preparar con leche y acompañar con alguna fruta o frutos secos.

El trigo sarraceno

trigo_sarraceno

Ya os hemos hablado del trigo sarraceno –o alforfón– hace poco, porque es uno de los alimentos de los que más se habla últimamente y que mucha gente está descubriendo como opción alternativa y saludable al arroz.

Al igual que la quinoa, es un pseudocereal, por lo que su uso en la cocina es muy similar al de otros cereales, y sus aportes de vitaminas y minerales son enormes. También es muy apreciado debido a la cantidad de Omega-3 y Omega-6 que ofrece y a que no tiene gluten, pero lo que muchas personas buscan en él son sus aportes en fibra y que provoca una gran saciedad, características perfectas para los que quieran mantener la báscula a raya.

Si lo quieres preparar, puedes utilizarlo como sustituto del arroz en prácticamente cualquier uso que le des a este cereal, y también para preparar barritas de cereales, pan, etc.

La cebada

cebada_3

Otro cereal que también tiene muy buenos aportes y que mucha gente utiliza como sustituto del arroz es la cebada. Si bien es cierto que muchas veces no se le tiene en cuenta, y que parece uno de los grandes olvidados cuando se habla de los cereales –en beneficio del propio arroz y de la avena, o de los pseudocereales como la quinoa y el trigo sarraceno–, la cebada es muy interesante en otros aspectos.

No en vano, es uno de los cereales que se usa desde hace más tiempo en términos alimentarios, tiene muchas proteínas y es una excelente fuente de minerales y vitaminas.

Si la quieres comprar, la podrás encontrar integral o refinada. Ésta última también se llama cebada perlada, y es perfecta para comer en platos frescos como ensaladas y como acompañante en platos de verduras. La cebada integral, por su parte, tiene una textura un poco más dura, pero resulta muy sabrosa, y queda genial en menestras, ensaladas templadas o en guisos con carne.

La coliflor

Sí, no es ni un cereal ni un pseudocereal, pero la coliflor es uno de los productos más versátiles que podemos encontrar y aprovechar en nuestros platos. Además, es muy sano, por lo que mucha gente está optando por ella como alternativa para recetas en las que se suelen utilizar arroces y pastas.

De hecho, el arroz de coliflor es algo cada vez más popular, y lo puedes preparar en casa fácilmente con solo procesar un poco las florecillas de la coliflor y luego cocinarlas. Es una opción que resulta sana y sabrosa a la vez, y que puedes usar como sustituto pleno del arroz hervido para acompañar cualquier plato o simplemente cocinándolo con un poco de ajo, por ponerte un ejemplo.

Al final, todo depende un poco de tus gustos y de tu imaginación. Pero, como habrás visto, no te van a faltar opciones a la hora de encontrar una alternativa al arroz sana y sabrosa. Seguro que, si en tu próxima comida familiar o con amigos les pones a tus invitados un plato con alguno de estos ingredientes que te hemos propuesto, triunfas por completo.

¿Cuál es la que más te ha llamado la atención? ¿Se te ocurre alguna receta con la que puedas utilizar alguna de estas alternativas al arroz y la quieres compartir con nosotros? Es más, ¿conoces alguna otra alternativa al arroz que creas que merece la pena probar? ¡Estamos deseando descubrirlas todas!

 

Las migas del pastor. ¿Conoces la historia de este plato tan tradicional? ¿Sabes cómo prepararlo?

Las migas del pastor son uno de los platos más tradicionales de la gastronomía ibérica. Su nombre define bastante bien parte de su concepto y su historia, ya que era una de las comidas más habituales para los pastores y para la gente del campo hasta hace bien poco.

Tan populares eran que hasta Lope de Vega las nombró en sus versos.

Y tanto se extendió su preparación que actualmente hay múltiples variantes correspondientes a cada zona de España, y siguen haciendo las delicias de todo tipo de comensales, no solo pastores. ¿Las has probado? ¿Sabes prepararlas? Pues sigue leyendo, porque son un plato estupendo y para conseguir toda la energía necesaria en estos meses otoñales e invernales.

Se dice que el origen de este plato está en la cocina andalusí. Sí, ésa tan influyente y que tan buenas cosas nos dejó durante los años de la presencia musulmana en la península. De hecho, algunas fuentes indican que las migas proceden del famoso tharid, un plato árabe que en la mayoría de sus versiones contiene migas de pan.

Esto no es de extrañar si tenemos en cuenta también que el pan era uno de los alimentos más básicos de la población ya desde tiempos de los romanos, porque era fácil de elaborar y barato de adquirir. El pan servía como base para muchas comidas, ya que se untaba o mojaba en lo que se tuviera a mano y, con el fin de no desperdiciar comida en esas épocas de tanta escasez, aunque estuviera duro siempre se podía aprovechar con algún caldo o grasa para apaciguar el hambre.

Pero aún quedaba mucho hasta llegar a las migas más tradicionales que conocemos hoy en día.

Si bien se cree que las comidas basadas en el pan no evolucionaron de gran manera, e incluso pudo perder presencia durante la Baja Edad Media y el Renacimiento, se siguieron consumiendo entre la población trashumante y los trabajadores del campo, ya que las migas eran fáciles de conservar y transportar, a la vez que proporcionaban grandes dosis de energía, muy necesaria en trabajos tan exigentes a la intemperie.

Con la llegada de nuevos productos y especies tras el descubrimiento de América, se empezó a producir en España un ingrediente que resultará, a la postre, básico en la elaboración de las migas: el pimentón. De hecho, éste también se comenzó a utilizar en otros alimentos básicos y típicos de la población castellana del siglo XVII, como el chorizo y el lomo.

migas_con_huevo_y_pimientos

Foto migas con huevo y pimientos vía Wikimedia Commons

Puede que, por entonces, aún no fuera común acompañarlas de estos ingredientes porcinos, pero sí que se conoce la práctica de dorarlas con ajos, grasa de cordero y, poco a poco, el pimentón.

En la época en la que definitivamente se pierde la pista a esta receta es durante los siglos posteriores. Seguramente se siguieran consumiendo en los entornos rurales, pero no tanto en las ciudades ni mucho menos en los ámbitos en los que más atención se prestaba a la gastronomía.

Pocas referencias hay sobre las migas hasta que Emilia Pardo Bazán las nombra en su libro “Cocina Española Antigua y Moderna” como un plato típico de las academias militares españolas.

Su consumo se ha hecho más popular durante el siglo XX. En las primeras décadas, sin duda relacionado con esas profesiones más vinculadas al campo, casos en los que incluso se tomaban como primera comida del día para recopilar toda la energía necesaria y, últimamente, como plato tradicional en bares y restaurantes o, incluso, como tapa para acompañar a alguna bebida o aperitivo.

¿Cómo se hacen las migas?

Aunque realmente no es el plato más típico de preparar en casa hoy en día, salvo en esos hogares tradicionales donde llevan haciéndolo años o décadas, siempre está bien conocer el modo y las recetas más populares de las migas. Nunca se sabe cuándo nos puede apetecer redescubrir una de las comidas más tradicionales de nuestras tierras y de nuestros ancestros, y tampoco son realmente complicadas.

No hay una única receta, ya que usualmente se aprovechaban como ingredientes añadidos aquellas cosas de las que se disponía, según el poder adquisitivo o los productos típicos de cada zona.

La base está clara: se utiliza pan duro, ligeramente remojado en agua, y se sofríe con ajos y un poco de aceite de oliva.

Es importante que el pan sea de buena calidad ya que, en caso contrario, en lugar de romperse en pedazos como los que estamos buscando, acabará convertido en un engrudo similar a las gachas. Y lo que queremos son esos tropezones de pan tan característicos de este plato.

A partir de aquí, las versiones más conocidas incluyen productos de la matanza del cerdo. Si se quieren incluir trozos de chorizo y tocino, tal vez convenga mejor pasarlos por la sartén antes de echar el pan, para que suelten un poco de grasa. El chorizo será el encargado de teñir el pan con ese color rojizo tan propio de las migas, aunque hay gente que también le echa un poco de pimentón.

En muchos lugares también se les añaden huevos fritos, lo que hace de las migas un plato aún más completo, y, en determinadas regiones de España también es común incluir algún toque un poco más dulce, como uvas o incluso gajos de naranja o mandarina.

migas_con_uvas_y_chistorra

Foto migas con uvas y chistorra vía Wikimedia Commons

 

 

Esto, aunque pueda resultar chocante, no queda nada mal, y ha dado paso a revisiones de las recetas más tradicionales en busca de un toque más moderno.

También se pueden encontrar propuestas que incluyan pimientos fritos o asados, alguna verdura u hortaliza y, por qué no, pescados como el bacalao o las sardinas. Al final, cada maestrillo tiene su librillo en lo que respecta a las migas y casi cualquier propuesta, siempre que sea con cabeza, puede resultar válida.

Si no las has probado nunca, tal vez hayamos conseguido despertar tu curiosidad sobre este plato tan completo. Ahora, si alguna vez las ves en alguna carta o en algún tablón en un bar y te apetece probarlas, lo harás con una perspectiva mucho más completa e histórica, con lo que seguro que te saben aún mejor.

Explorando sabores: cómo transformar las recetas de pasta cambiando de salsa

Muchas veces nos cuesta trabajo idear platos nuevos para variar en nuestro menú tradicional sin darnos cuenta que puede ser muy sencillo hacer cambios sobre recetas habituales. Hoy os queremos enseñar a transformar nuestras recetas de pasta cambiando la salsa. Ya veréis cómo sorprende y alegra a vuestra familia la posibilidad de probar estos cambios y no repetir siempre las mismas recetas italianas.

Si lo pensáis, siempre solemos usar las mismas salsas para combinar con los platos de pasta. Los macarrones, casi siempre con chorizo, los espaguetis con tomate y carne picada al estilo bolognesa o con una salsa de nata intentando hacer una carbonara, etc. Hoy exploraremos cómo puede cambiar un plato al usar distintas salsas (de carne, de pescado o de verduras), abriendo un mundo de posibilidades a nuestro recetario.

Transformar una receta de pasta

Para facilitaros el tema, vamos a distinguir entre recetas con variedades de pasta larga (pappardelle, fetuccini, tallarines y por supuesto espaguetis) de las hechas con pasta corta (farfalle, fusilli, penne, macarrones…), ya que algunas salsas funcionan mejor con unas o con otras.

Para las variedades de pasta larga

receta de pasta larga espaguetis

Partiendo de una ración de espaguetis cocidos, sin más, podemos hacer distintas variaciones para disfrutarlas de modo muy distinto. Para los espaguetis os proponemos tres opciones que os permitirán explorar otros sabores para no hacer siempre los mismos platos.

salsa bolognesa para receta de pasta

Para los que seáis más carnívoros, os sugerimos hacer la clásica receta de la salsa a la bolognesa. Esta receta se debe preparar con tiempo y cariño para conseguir una sabrosa salsa de carne con tomate, apio, zanahoria, cebolla que debemos cocinar a fuego lento para conseguir la textura tradicional. Aquí podéis ver cómo hacer esta salsa con todo detalle, para que siempre os quede perfecta.

receta de pasta con gambas

Si vuestra opción es el sabor del mar, tenéis que hacer una salsa frutti di mare, elaborada con gambas, mejillones o con otros productos del mar. A todos nos encanta esa combinación de pasta con tropezones. No dejéis de intentarlo. Para guiaros, podéis utilizar esta receta en la que nos explican cómo hacer espaguetis frutti di mare paso a paso.

receta de pasta con pesto

Para los que busquéis una opción basada en las verduras y sin usar proteínas animales, nuestra sugerencia es un pesto clásico, una salsa hecha con piñones, queso y albahaca –cuya receta ya os contamos hace tiempo– que seguro que alegrará de vez en cuando a la familia, harta de tomar siempre las mismas recetas.

salsa carbonara

Otra opción imprescindible que tenéis que dominar es la receta de la salsa carbonara auténtica, hecha con pimienta negra, huevo y bacon y que no lleva nata entre los ingredientes, por lo que es una receta más ligera de lo que te piensas. Aquí puedes ver nuestros trucos para que te salga perfecta.

Recetas de pasta corta

receta de pasta corta

Los macarrones se pueden hacer con otros ingredientes -además de con tomate y chorizo-, abriendo un mundo de posibilidades a nuestro recetario italiano. Es sencillo ir haciendo diferentes recetas de pasta que os sorprenderán y se diferencian solamente en la salsa.

Otra opción interesante para cambiar es utilizar más variedades de pasta y no limitarnos a los tradicionales formatos. En lugar de macarrones, plumas o penne, os propongo que probéis a usar fussilli o las variedades que encontréis en vuestro mercado. Los cambios derivados de usar una u otra variedad de pasta con las distintas salsas que os proponemos, os van a encantar.

recetas de pasta macarrones bechamel

Si sois de los que disfrutáis con salsas basadas en la carne, lo mejor es que uséis la salsa boloñesa que os hemos indicado, o hagáis vuestra propia versión de esta salsa usando chorizo en lugar de carne y añadiendo los ingredientes habituales como cebolla, zanahoria, tomate, orégano… También os sugiero que probéis a preparar los macarrones con bechamel, ya que el cambio que aporta esta salsa es impresionante con una textura cremosa similar a la de las recetas de lasaña. Aquí tenéis la receta para hacerlos.

recetas de pasta pesto

Si preferís un plato más ligero, los penne rigate -esos con estrías- son perfectos para usar con pesto, ya que se queda adherido a la pasta haciéndola muy jugosa. Podéis rebajar el pesto con leche evaporada o con nata para que impregne todo el plato. Además, es posible añadir otros ingredientes como tropezones. En esta receta de macarrones integrales con pesto, jamón ibérico y nueces tenéis una buena opción para inspiraros.

farfa

Para terminar, una propuesta con farfalle, verduras y una salsa de queso de cabra que seguro que os sorprenderá. Aquí tenéis la receta, sencilla y sabrosa que repetiréis en cuanto la probéis. En la variedad está el gusto y la diversión, así que sólo falta animarse a explorar otros sabores, saliendo de la habitual zona de confort.

Con todas estas variaciones -prácticamente hechas sólo con cambiar la salsa-, podéis explorar las muchas posibilidades que tienen las recetas de pasta, transformándolas para salirnos de nuestras recetas habituales, que, aunque nos gustan mucho, a veces nos cansan.

¿Cuál vais a probar primero?

En Vive 0,0 | Nueve errores habituales al cocinar pasta italiana
En Vive 0,0 | La salsa carbonara es mucho más ligera de lo que piensas

Imágenes | Pixabay | Directo al Paladar |  iStockPhoto/MarciaGiacobbe

Aires, espumas, cocina a baja temperatura… Así es como llegan a casa las técnicas de los restaurantes

Es indudable el boom de la gastronomía y la importancia que tiene en nuestra vidas. Tanto es así que ahora no nos basta con saber cocinar un plato tradicional y casero para obsequiar a nuestros amigos sino que buscamos presentaciones modernas, y queremos aprender a preparar la nueva cocina en casa, para nuestro disfrute y lucimiento.

Muchas de las técnicas de cocina que tanto nos gustan cuando vamos a restaurantes, son susceptibles de ser transferidas a una cocina doméstica. Estas técnicas se pueden trasladar a nuestro domicilio donde nosotros mismos también podemos ser artífices de platos creativos y sabrosos. Hoy exploramos la nueva cocina en casa.

Nueva cocina en casa

Nos encanta la nueva cocina. Carnes con una textura que se deshace en la boca, verduras crujientes y melosas a la vez, espumas casi etéreas o sopas cremosas. El huevo con la clara cuajada y la yema líquida, postres sabrosos y saludables. (Podría seguir…)

Si hace unos meses os hablábamos sobre máquinas y robots de cocina que nos ahorran tiempo y esfuerzo, hoy seguimos con el tema porque son muchos los electrodomésticos y otros utensilios caseros con los que podemos trasladar parte de la cocina de vanguardia a nuestros domicilios. Están son las técnicas de nueva cocina que puedes usar en tu casa.

El sifón de espumas

Este aparato es una institución. Con él empezó a trasladarse parte del know-how de los grandes chefs a nuestros hogares. Con un sifón, podemos hacer presentaciones cremosas a nuestro platos y preparar espumas llenas de sabor. Basta rellenar el depósito con cuidado, cerrar bien el sifón y meter una o dos cargas de gas y agitar un poco. Después podemos obtener texturas impresionantes.

nueva cocina en casa rocas de espuma

Además, el sifón de espumas nos permite dar cuerpo a nuestras cremas  y sopas, o hacer bizcochos en el microondas de forma muy sencilla, como los que simulan ser rocas en el plato sobre estas líneas, que están hechos con el sifón cargado con una masa de bizcocho con tinta de calamar.

Aires y sabores etéreos

Además de usar el sifón, podemos hacer espumas con otros aparatos caseros como la batidora, utilizando un producto emulgente como la lecitina de soja. Con este sistema, las espumas pueden ser totalmente etéreas pero llenas de sabor.

nueva cocina en casa espuma

Para hacerlas y dar volumen a los platos y un aspecto muy profesional, podemos utilizar la batidora, con la que conseguiremos meter aire en las preparaciones para darles este aspecto. También podemos usar un “soplador de burbujas” como los que tienen las peceras para introducirlo en un bol y dejar que el milagro suceda. Una vez hecha la espuma, la recogemos con una cuchara y la ponemos sobre el ingrediente a destacar, como en este gin tonic en texturas.

La cocina a baja temperatura

Esta es la nueva revolución de la cocina doméstica. Hace años, pensar en cocinar en casa un producto durante 48 horas a 60 grados nos parecía algo impensable, solo apto para restaurantes. Hoy hay muchos aparatos que pueden ayudarnos a cocer a baja temperatura -durante muchas horas- en casa, para conseguir las carnes más tiernas y las texturas más interesantes.

carne a baja temperatura

Igual que hace unos días incidíamos en cómo cocinar al vapor, ya fuera en el microondas o utilizando otros métodos como el papillote o los cestillos de bambú orientales, hoy queremos destacar la cocina a baja temperatura como la forma más trasladable de la alta cocina a la cocina doméstica, haciendo una pequeña inversión en equipamiento.

La cocina a baja temperatura, requiere un envasador al vacío y sus bolsas, -para meter los alimentos que queremos cocinar preservándolos de bacterias y bacilos que puedan contaminarlo al cocinarse durante un largo período a baja temperatura- y un aparato que nos permita cocinar los alimentos despacio durante muchas horas.

Para ello, -sin necesidad de adquirir un roner que es el instrumento profesional usado en los restaurantes, podemos usar un horno sous vide doméstico que podemos encontrar en torno a 300 euros y que cambiará totalmente nuestra forma de cocinar a partir de entonces. Ya podremos hacer los mejores huevos poché, las natillas más cremosas, carnes que se deshacen con el tenedor  o los sabores más auténticos en pescados y mariscos.

Dónde aprender a cocinar usando estas técnicas

Para aprender a disfrutar de todas estas técnicas en casa, lo mejor es hacer algún curso de cocina en el que poner en práctica todo lo comentado. Además, así podremos tomar contacto con estos elementos antes de invertir en hornos sous vide, envasadoras al vacío, sifón de espumas, sopletes y otros artilugios que si no los utilizamos no harán más que estorbarnos en la cocina.

nueva cocina mundo de chocolate

Tanto en Sueños de Cocina como en Kitchen Club -en Madrid- como en la Cookiteca -en Barcelona- hemos encontrado cursos para aprender y practicar la nueva cocina y sus técnicas en cursos para aficionados con precios accesibles. Con un buen curso y unas horas para poner en práctica lo aprendido, pronto podremos deleitar a los nuestros con recetas y presentaciones casi profesionales.

Con todo esto ya no tendréis disculpa para volver a presentar a los amigos una simple pizza o un plato sin su correspondiente presentación elegante y acertada. La nueva cocina está a nuestro alcance, incluso en casa.

Imágenes | Kitchen Club | Pakus | Directo al Paladar
En Vive 0,0 | Espiralizadores y zoodles para comer más sano
En Vive 0,0 | Receta de mousse de turrón con chocolate

Explorando otras gastronomías: descubrimos seis recetas muy british que han conquistado el mundo

Aunque tras el brexit los caminos de británicos y los miembros de la Unión Europea se hayan separado un poco, son muchos los años de intercambio de productos y costumbres. Hoy exploramos su gastronomía, una gran desconocida, con estas seis recetas muy british que han conquistado el mundo.

Continue reading Explorando otras gastronomías: descubrimos seis recetas muy british que han conquistado el mundo

Nosotros tenemos el gazpacho, pero ¿qué sopas frías toman en otros países para combatir el calor?

Si nosotros dudamos entre el gazpacho,  la porra antequerana, el salmorejo  o el ajoblanco malagueño para refrescarnos cuando hace calor, en otros países también combaten el calor con sopas frías muy sabrosas. Acompáñanos en este apasionante viaje en el que exploraremos los once platos más refrescantes que toman en otras latitudes cuando llega el calor.
Se trata (al igual que en el caso de nuestros platos veraniegos) de recetas de cremas o sopas frías de verduras en combinación con otros ingredientes, como el yogur, la nata y otros productos lácteos. Estas once recetas de sopas frías de verano ayudan a bajar la temperatura corporal y se ingieren en frío ayudando a que nos sintamos saciados.

Once recetas de sopas frías del mundo para combatir el calor

1. Vichyssoise, la crema francesa para tomar en frío

vichyssoise sopas frias

Esta sopa, con fama mundial, es una crema de puerros, patata y caldo de ave que se cocina como un puré. Cuando la crema está hecha y triturada, se puede comer tanto en caliente como en frío, que es como más nos gusta cuando llega la época veraniega. Aquí tenéis una receta para hacer vichyssoise con un toque especial gracias a su guarnición de compota de manzana y crujiente de jamón

2. Borsch, la sopa fría de zona eslava de Europa

sopas frías borsch

El Borsch es una sopa de remolacha que se suele comer tanto en caliente como en frío. Al igual que la vichyssoise, es un plato que se prepara en caliente y que, tras una cocción, se sirve con sus tropezones o se tritura como una crema, a elección de los comensales. Este plato ruso se toma con cuchara, siendo un plato habitual del invierno, aunque también se suele consumir frío en Lituania, Ucrania y Rusia cuando llega la temporada del calor. Lo tradicional es cubrirla con una o dos cucharadas de crema fresca de leche por encima, para que cada uno las tome a su gusto. Aquí tenéis una buena receta de esta sopa.

3. Crema de pepino y yogur griego

crema fría yogur y pepino sopas frias

Esta crema, muy habitual en Turquía y sobre todo en Grecia, se suele usar más en su conocida versión de salsa -con el nombre de Tzatiki- para acompañar el kebab o bocadillos en pan de pita. Sin embargo, con el pepino y el yogur se puede preparar una deliciosa sopa o crema fría, si se trituran juntos los ingredientes hasta conseguir una crema muy fina. Aquí tenéis una receta sencilla para elaborarla, presentada con una guarnición de láminas de pepino y de salmón ahumado.

4. Crema fría de aguacate mexicano

aguacate sopas frias

El consumo de aguacate en México no se limita al delicioso guacamole y a otras preparaciones en ensaladas o ceviches, ya que con este ingrediente se prepara una magnífica crema fría, ideal para consumir en verano. Es una receta sencilla basada en triturar este ingrediente con nata, caldo y un par de chiles para dar el toque picante. Estoy deseando probarla, usando esta receta.

5. Crema fría de calabaza y naranja del Magreb

sopas frías calabaza marruecos

Es una deliciosa crema pensada para tomar en frío, acompañada del tradicional cuscús de sémola de trigo. Esta crema fría de calabaza y naranja se realiza cociendo primero la calabaza y después triturándola con el zumo de naranja, hasta conseguir la textura deseada.

6. Crema fría de espárragos francesa

crema esparragos

Otro plato francés ideal para el frío es la crema de espárragos. Al igual que sucede con la Vichyssoise, también se cocina en caliente y después se tritura, guardándola luego en la nevera para tomar en frío. Está muy rica tanto en chupitos como en tazones o platos hondos. Aquí tenéis una buena receta para prepararla.

7. Tarator búlgaro

sopas frias tarator

El yogur es uno de los mejores alimentos que podemos incluir en nuestra dieta. En esta receta clásica de Bulgaria, este ingrediente se convierte en protagonista junto al pepino, otro producto veraniego que aporta mucho sabor a este refrescante plato. Aquí podéis aprender cómo prepararlo de modo sencillo.

8. Sopa fría o shorba de la India

sopas frias shorba india

Esta receta de sopa fría de la India es otra crema en la que interviene el yogur, aunque en este caso es en combinación con harina de garbanzos, comino y mantequilla clarificada. El resultado es una crema fría pero picante y especiada, tan del gusto de la cocina de esa zona asiática. Hay que probarla para descubrir su sabor y aromas.

9. Okroshka, sopa fría rusa

sopas frias rusia

La versión clásica de esta sopa se basa en una mezcla de verduras y hortalizas crudas muy picadas mezcladas con patatas cocidas, huevo y jamón. Esta sopa se complementa con una bebida rusa, el kvas, o se prepara reemplazando dicha bebida con zumo de limón y kéfir. También es habitual añadir una cucharada de mostaza amarga. Aquí podéis ver la receta de esta original sopa fría rusa.

10. Hiyajiru de Japón

explorando sopas frías del mundo

Los japoneses también tienen una sopa fría muy característica, llamada Hiyajiru. Esta receta se basa en un caldo dashi de miso y sésamo, que se sirve acompañado de una guarnición de jurel a la plancha, tofu, pepino y hojas de shiso. La mezcla suena, cuanto menos, apetecible.

11. Sopa Minestrone fría de Italia

minestrone

Al igual que otras sopas frías de las que hemos hablado, también la Minestrone -una sopa caliente basada en la menestra de verduras italiana- tiene una versión fría, muy agradable cuando llega el verano. Aquí podéis ver la receta para preparar esta sopa refrescante de verduras con marcado sabor italiano. En verano se suele servir la verdura con muy poca cantidad de caldo en frío y sin tropezones de pasta.

Estas once sopas o cremas frías son las más consumidas en el mundo cuando llega el calor y todos buscamos la manera de refrescarnos también con la comida. Aunque muchas de ellas -como el tzatiziki o la vichyssoisse- son habituales también en España, seguro que otras serán todo un descubrimiento para vosotros. ¿Cuál os apetecería probar?

En Vive 0,0 | Las nueve sopas frias a las que ni Mafalda se resistiría
En Vive 0,0 | Nuestra crema fría favorita. Recetas de gazpacho
Imágenes | D.Dzema | Julián H.Guajardo | Fxcuisine | C.Marroquí | C.Bernard | Varomeando | L.Dzhepko | Con dos palillos

Siete recetas de picnic fáciles y rápidas para llevar al campo, a la playa o a la piscina

Para conmemorar el Día Mundial del Picnic (18 de junio), os proponemos siete recetas de picnic fáciles y rápidas, siete platos sencillos e ideales para comer al aire libre o para llevar de excursión. Ahora que nos apetece más salir de casa, no tenemos por qué renunciar a comer bien.

Estas recetas, que no requieren elaboraciones complicadas y que podemos disfrutar sin necesidad de calentarlas, resultarán excelentes para comer durante nuestras escapadas y excursiones en la temporada de buen tiempo.

Siete recetas de picnic fáciles y rápidas

1. Ensalada de pasta

recetas de picnic ensalada de pasta

Uno de los platos más apetecibles cuando estamos al aire libre son las ensaladas de pasta. Versátiles, cómodas y con muchas posibilidades, estas ensaladas resultan saciantes y completas.

Mezclando pasta corta cocida –fussili, margaritas, macarrones, coditos o cualquier variedad- con tomates cherry, unos granos de maíz cocido y unos tacos de aguacate, trocitos de jamón de york o conservas de pescado, y con un aliño de aceite de oliva virgen extra y un toque de vinagre, tendrás el éxito asegurado.

2. Fingers de pollo cocinados en el horno

recetas de picnic fingers pollo

Los fingers de pollo se preparan en un momento y casi tardan menos en desaparecer cuando abres el tupper y los ofreces a los que te acompañan en ese día de picnic. Basta con cortar una pechuga de pollo en tiras, sazonarla con sal y pimienta y empanar cada tira pasándola por harina, huevo y pan rallado. Después, se pueden freír; pero, si los haces en el horno, te quedarán igualmente crujientes y tendrán menos carga calórica. En el momento de comerlos, en frío, puedes añadir un chorrito de limón y te sorprenderá su sabor.

3. Empanada de carne picada

recetas de picnic empanada

Las empanadas de carne picada –o también las de bonito- suelen ser muy apreciadas por todos en excursiones y jornadas de picnic al aire libre. Para hacerlas, basta con preparar el relleno, con tomate, cebolla, carne picada y darle el toque personal de sazón. Después, podemos hacer masa casera o comprar la que venden refrigerada, montar la empanada y cocinarla en el horno hasta tenerla bien dorada. Una de las ventajas de este plato es su fácil dosificación, que permite usarla como aperitivo, merienda o como plato principal.

4. Tarta salada de puerros y espárragos

recetas de picnic tarta de puerros

Las tartas saladas y las quiches son excelentes opciones para comer al aire libre, ya que están tan buenas en frío como recién hechas. Son una buena alternativa a las empanadas que sugeríamos antes, para quienes prefieren platos más ligeros. Esta receta de tarta salada de puerros y espárragos es muy fácil de hacer y os garantizo que les gusta a todos.

5. Ensalada de judías blancas, verdes y pintas

recetas de picnic judias

Las ensaladas de legumbres son perfectas para comer en el campo, en la playa o la piscina, ya que resultan muy completas desde el punto de vista nutricional y se preparan en un momento, en especial si utilizamos legumbres cocidas. Podemos mezclar distintos tipos de judías o alubias y aliñarlas al gusto, completando con tomate, pimiento o cualquier hortaliza de nuestro agrado. Un toque final de aceite y vinagre, y listas para dejarnos bien satisfechos.

6. Gazpacho andaluz tradicional o de frutas

gazpacho andaluz tradicional

Un termo con gazpacho fresquito se agradece enormemente cuando aprieta el calor y queremos tomar algo que nos entone. Podemos utilizar la receta tradicional del gazpacho andaluz -una sencilla sopa fría de hortalizas- o sustituir parte de los tomates por frutas como sandía, cerezas, melocotón o fresas, de manera que consigamos resultados más afrutados que gustarán a todos.

7. Macedonia de frutas

recetas de picnic macedonia

Quizás la sandía o el melón son las frutas que más apetecen cuando estamos al aire libre, pero más que nada por la comodidad y facilidad que tienen para comerlas. Si os tomáis la molestia de pelar y picar distintas frutas y prepararlas en un tupper listas para comer, os aseguro que todos se las comerán en un momento, a media mañana, a la hora del postre o incluso para merendar.

Puedes darle un toque especial a tu macedonia preparando un almíbar ligero –cociendo un vaso de agua con tres cucharadas de azúcar durante 5 minutos- y echándolo sobre las frutas cuando esté frío. Unas hojitas de hierbabuena y listos para una refrescante experiencia.

Con estas siete ideas fáciles y rápidas para preparar recetas de picnic, no tendrás que recurrir a la clásica tortilla de patatas o al bocadillo de jamón o chorizo para disfrutar con los tuyos de un estupendo día al aire libre.

En Vive 00 | La guía definitiva para un picnic perfecto (infografía)
En Vive 00 | Las nueve mejores recetas de picnic

Receta de paella clásica y algunas buenas sugerencias por si no la quieres tan clásica

Tanto cuando viajamos fuera de nuestro país, como cuando recibimos la visita de amigos procedentes del extranjero, uno de los platos más emblemáticos de nuestra gastronomía es la receta de la paella. Este plato que nos sirve de estandarte y que solemos reservar para nuestras comidas familiares en fin de semana, es originario de Valencia y por ese motivo, hemos decidido viajar a esta comunidad para aprender a preparar la receta de paella clásica y de paso conocer algunas variaciones por si no la quieres hacer tan clásica. 

La paella es un recipiente plano con asas, como si fuera una especie de sartén grande sin el mango, que da nombre al plato que se cocina dentro, si bien no todo arroz cocinado en una paella es una auténtica paella valenciana, cuya receta clásica es bastante estricta. No obstante, tras explorar la Comunidad Valenciana y conocer algunos de los mejores locales para conocer la paella tradicional, hemos observado que aunque hay troncos comunes, hay algunas variaciones dependiendo de la zona para esta popular elaboración. Tanto la receta tradicional como las variaciones, las iremos contando a continuación para que podáis hacer vuestra propia receta de paella valenciana clásica, con vuestro toque personal.

Ingredientes para 6-8 personas

  • 750 g de arroz tipo bomba, 1 pollo, 1/2 conejo, 200 g de judías verdes planas, 200 g de garrofó (alubia grande utilizada en Valencia como uno de los ingredientes imprescindibles de esta receta) agua, (preferiblemente traída de Valencia)  sal, azafrán, pimiento verde, tomate triturado, ajo.
  • Opcionalmente puedes añadirse otros ingredientes como alcachofas y también si se quiere unos 300 g de caracoles

Cómo hacer la receta de paella clásica

El primer paso es hacer un buen sofrito. En la misma paella se sofríen el pollo y el conejo, así como las judías y el garrofó que se habrá dejado en remojo toda la noche. Cuando todo está bien dorado se retira y en la grasa que ha quedado se hace el sofrito de verduras, normalmente, dorando un ajo, y añadiendo el tomate frito. También se puede admitir añadir medio pimiento verde bien picado. El sofrito se deja reducir y después se mezcla con las carnes, removiendo para que se impregnen bien. Seguidamente se añade el agua y se dejan cocer todos los ingredientes durante unos 20 minutos para que todos los ingredientes estén bien tiernos y dejen parte de su sabor en el agua, haciendo así el caldo.

Variación | En algunas zonas de la Comunidad Valenciana se hacen los arroces con caldo y no con agua. En ese caso es frecuente dorar o nacarar el arroz añadiéndolo al sofrito e incorporando el caldo hecho previamente para su cocción. Esto se ve más en la zona de Alicante y en otras zonas españolas como el Delta del Ebro, pero ya no sería una paella valenciana en sentido estricto porque la paella se ha de hacer con agua.

Nota | Además, los muy estrictos solamente hacen paella con el agua de Valencia y si viven fuera de esta ciudad, se llevan su agua en garrafas para hacer las paellas ya que -según dicen- la paella hecha con otra agua no queda igual.

receta de paella clásica pasos

Una vez hecho el caldo tras la cocción de los ingredientes, se añade el arroz. Lo habitual es hacerlo trazando una diagonal con arroz, como se aprecia en la foto del montaje y cuando vemos que ya sobresale, lo extendemos y subimos el fuego para llevar el caldo a ebullición. La proporción entre agua y arroz viene a ser de unas tres veces el volumen de arroz en volumen de líquido pero es conveniente tener agua extra o caldo por si hay que añadir un poco al final de la cocción si se nos evaporase en exceso.

Para dar el color al arroz, se añade junto al caldo el azafrán previamente tostado, o un sobre de condimento -tipo Paellador- para que el arroz termine con su clásico color amarillo. El colorante naranja está desaconsejado para una paella con sabor auténtico.

La cocción del arroz. Tiempos

Tras extender el arroz, la paella se deja cocinar unos 8 minutos a fuego vivo y otros 8 a fuego lento. Después, cuando prácticamente está terminada, se apaga el fuego y se cubre con un paño de cocina, dejando que éste absorba el resto de caldo, y termine de cocinar el arroz en el vapor resultante. Para conseguir un sabor aromático con un toque especial, se pueden poner unas ramas de romero fresco sobre el arroz antes de taparlo. Tras un reposo de al menos diez minutos, la paella estará en su punto, lista para hacernos disfrutar de un plato tradicional, familiar y muy nuestro.

Variaciones a la receta de paella clásica

Aunque en sentido estricto solamente es paella la que os hemos contado, hecha con pollo y conejo, con garrofó y judías bachoquetas, y haciendo el caldo directamente en la paella a la que no se añade más que agua, también se admiten como paella otras variaciones como el arroz del senyoret, hecho con pescado y marisco pero servido todo limpio y pelado para comodidad de los comensales, o el arroz negro, el arroz al horno y otras recetas valencianas tradicionales.

paella clásica terminada

Si se usa caldo en lugar de agua como os hemos contado, o se añaden caracoles, incluso si se incorporan algunos ingredientes extras como alcachofas, setas o un poco de pimentón, la paella puede seguir denominándose como tal, -aunque sin el apellido “paella valenciana”- o cambiarse a la denominación de “Arroz de… ” o a la de “Arroz con…” pero ya no podremos usar la denominación tradicional.

Lo inadmisible como paella

Aunque quizás sea una de las variedades más vendidas en la Comunidad Valenciana y fuera de ella, siendo la que más gusta a los visitantes de Barcelona o de Madrid, un valenciano siempre considerará inadmisible una paella mixta de carne y marisco, esa que está hecha con pollo, calamares, gambas y verduras, por ser una mezcla no ortodoxa. Si se opta por los arroces con pescado y marisco, serán arroces pero no podrán ser denominados paella valenciana en sentido estricto. Igual si se introducen ingredientes no permitidos como los denostados guisantes en la paella, la cebolla en el sofrito o se incluye el pimiento rojo.

En todo caso, tanto si optas por la receta de paella valenciana clásica o si eliges alguna de las variaciones autorizadas, como si haces una versión que no sea admitida por los entendidos de la zona, la estarás disfrutando. Todas estas recetas de arroces con carne y verduras cocinadas en la paella, tienen ese sabor especial de lo nuestro y por eso las solemos compartir en familia los fines de semana, como hacemos en un gran porcentaje de los hogares españoles. Y tú, ¿qué le sueles echar a tus arroces cocinados en paella?

En Vive 00 | Receta de calabacines rellenos de arroz y carne picada
En Vive 00 | Recetas de aprovechamiento del arroz, infografía interactiva
En Vive 0,0 | Receta de tortillas mexicanas de carne

Recárgate de vitaminas con estas nueve sugerencias de zumos para exprimir la primavera

Aunque ya hace tiempo que llegó la primavera, los primeros días calurosos del mes de mayo nos han recordado el placer de tomar zumos para reponer energía y vitaminas y refrescarnos con bebidas saludables. Por ello, hoy queremos proponeros nueve sugerencias de zumos para exprimir la primavera. Se trata de zumos de frutas, verduras o de mezcla de unas y otras que nos ayudarán a refrescarnos y rehidratarnos.

Al igual que cuando os propusimos zumos detox para hidratarnos y limpiarnos por dentro, hoy os brindamos otras combinaciones saludables y llenas de sabor, para aprovechar las frutas y verduras de la primavera, ya que son las que están en su mejor momento, las que encontramos a mejor precio y las que más nos convienen. Estas son nuestras nueve propuestas primaverales.

Nueve zumos para exprimir la primavera

1. Zumo de kiwi y plátano

zumo de kiwi

Estos son dos alimentos que encontramos en la frutería durante todo el año, pero que en primavera están deliciosos. La combinación de estos ambos ingredientes genera un sabor dulce y es muy saludable, debido a la vitamina C de los kiwis y al potasio del plátano. Con ayuda de la licuadora, mezclamos un plátano por cada tres kiwis y obtenemos un zumo espeso. Una vez hecho, añadimos un poco de agua fría para conseguir una textura a nuestro gusto.

2. Zumo de manzana y zanahoria

zumo de zanahorias

Casi el 90% del peso de la manzana es líquido y, aunque su textura no parece indicarlo, con una licuadora se obtiene muchísimo zumo y poca pulpa. En esta época del año, también es muy recomendable el consumo de zanahorias por su contenido en caroteno y riqueza en vitaminas y minerales. La mezcla de ambos ingredientes es saciante, refrescante y ayuda a nuestros riñones por su poder diurético.

3. Zumo de limón y hierbabuena

zumos para exprimir la primavera limonada casera

Hacer una limonada es un rito tradicional en verano, pero desde que entra la primavera y notamos el calor, podemos empezar a preparar un zumo de limón mezclado con un almíbar de agua y azúcar a partes iguales y triturarlo con hierbabuena para aumentar la sensación de frescor. La vitamina C del limón y su poder antioxidante son deliciosos y fáciles de tomar preparando una limonada. También puedes incluir una lima para aumentar los aromas.

4. Licuado de espinacas y albahaca

 

zumos para primavera espinacas

Esta curiosa mezcla origina un zumo muy rico en minerales y con un potente sabor vegetal. Su color verde intenso hace muy atractivo este licuado de verduras, cuyo sabor podemos suavizar añadiendo una manzana verde tipo Granny Smith, que aporta el toque ácido y el dulzor propio de esta variedad de manzanas.

5. Zumo de tomate natural

 

zumo de tomate

El licopeno del tomate y sus nutrientes es la base de este zumo sabroso e ideal para la hora del aperitivo. Se puede aliñar con sal y pimienta y, si se quiere, completar añadiendo una zanahoria, cuyo caroteno se complementa estupendamente con el tomate. También se pueden añadir unas gotas de tabasco y un poco de jengibre rallado, para aumentar el frescor. Es un zumo rico en vitaminas y minerales. Para sus elaboración recomendamos usar tomates maduros.

6. Zumo de granada y naranja

zumos para exprimir la primavera zumo de granadaDe todos es sabido el poder de las granadas y sus propiedades nutricionales. Un zumo de granadas será dulce si se utiliza granada de la variedad mollar -propia de las plantaciones de Elche- o más ácido si se usan las granadas de la variedad Wonderful, de color más intenso. La mezcla con la naranja le da un punto de equilibrio y dulzor y aporta la vitamina C propia de los cítricos.

7. Zumo de zanahorias con limón

zumo de zanahorias
Aunque hemos usado la zanahoria para otros zumos usando esta hortaliza en combinación con tomate o con manzana, un zumo de zanahorias aliñado con medio limón es suficiente para sentirnos bien a media mañana. Su poder saciante, su contenido en vitaminas y minerales y su dulzor natural lo hacen un buen aliado para cuando sentimos hambre a deshora y no queremos caer en la tentación de comer.

8. Zumo de manzana, limón y perejil

zumo limon manzana y perejil

Buscando los antioxidantes, encontramos esta combinación, llena de sabor. Recomendamos la manzana Granny Smith si se quiere hacer un zumo con toque ácido o usar una tipo Fuji o Red Delicious, si se prefiere un zumo más dulzón. En todo caso, siempre se puede endulzar el zumo resultante con una cucharada de miel para disfrutar de un intenso sabor en cada sorbo.

9. Zumo de cerezas

zumos para exprimir la primavera Picotas

Las cerezas están a punto de llegar al mercado y aunque normalmente son utilizadas en recetas de cocina, tartas y otros postres, también son muy buenas para consumir en forma de zumos. Basta con deshuesarlas, triturarlas y colar el zumo o hacerlo directamente metiéndolas en la licuadora después de retirar el hueso. Esta bebida contiene antioxidantes y ayuda a regular el sueño por su contenido en melatonina natural.

Con estas nueve sugerencias de zumos para exprimir la primavera, seguro que el próximo día que suba la temperatura, tendréis que pensar cuál os apetece más. Yo de momento voy a prepararme el primero que os he propuesto porque tengo plátanos maduros y kiwis en la despensa ,y de escribir sobre estos zumos se me ha antojado tomar uno y sentir la primavera sorbo a sorbo. Y a vosotros ¿cuál se os ha antojado?

Imagenes | iStockPhoto/Byheaven | iStockPhoto/Bhofack2  | iStockPhoto/pilipphoto | iStockPhoto/habovkaiStockPhoto/lecicMarco.A | Pakus
En Vive 0,0 | Cuatro exóticas recetas de zumos tropicales para aprovechar la fruta atrasada
En Vive 0,0 | 9 zumos detox para eliminar toxinas del organismo
En Vive 0,0 | Mezcla de sabores: 17 platos a los que la fruta les da un toque diferente

Receta de timbal de verduras de primavera al vapor

Está muy bien contar con las explicaciones de un post para aprender a cocinar utilizando la técnica de la cocción al vapor. Ya hemos aprendido a hacerlo con pescados y con otros productos para mantener todas sus vitaminas y minerales, y llega el momento de poner en práctica lo aprendido y preparar un plato de verduras de temporada, ligero y sabroso. Se trata de un timbal de verduras de primavera al vapor que estamos seguros de que os va a gustar.

Ya os hemos enseñado cuáles son los trucos que incluso nos permiten cocinar al vapor utilizando el microondas. Esta receta, que combina colorido y sabor, y que podemos cocinar de forma sencilla, es estupenda para servir como guarnición de un filete de pollo o ternera cocinado a la plancha para mantener una dieta baja en calorías pero rica en nutrientes. Además, es coherente con nuestra filosofía no lo tiro, al permitirnos dar salida a hortalizas y verduras que tengamos en la despensa y necesitemos poner en circulación.

Ingredientes para 4 personas

  • 1/2 calabacín, 3 zanahorias, 1 manojo de judías verdes, 3 patatas, 1/2 pimiento rojo, 12 arbolitos de brócoli, aceite de oliva, agua, hierbas aromáticas
  • Necesitaremos: una vaporera para cocer al vapor

Cómo hacer un timbal de verduras de primavera al vapor

Para realizar una cocción homogénea, nos interesa trocear los distintos ingredientes en piezas de tamaño pequeño, para que se cuezan en poco tiempo y estén listos para su consumo. Con esta técnica conseguiremos un color intenso en todos los ingredientes. Como además tienen distintos tiempos de cocción, procuraremos cocer juntos los que necesitan tiempo similar, dejando los que necesitan más tiempo para otra tanda de cocción o, si disponéis de varios cestillos, apilando unos encima de otros para hacer esta tarea de una vez.

Para conseguir que las verduras tomen más sabor, ponemos en el fondo de una cacerola dos o tres dedos de agua y añadimos las hierbas aromáticas. Así, los vapores que subirán para cocinar nuestras verduras y hortalizas llevarán más aroma que penetrará en nuestros ingredientes. En un primer cestillo ponemos las patatas cortadas en cuadraditos, las zanahorias cortadas en pequeñas rodajas, junto a las porciones de calabacines y tiras de pimiento rojo.

En un segundo cestillo que colocamos sobre el anterior, cocemos los arbolitos de brócoli cortados por la mitad y las vainas de judías verdes, a las que habremos cortado la punta y las habremos cortado por la mitad de forma longitudinal -a lo largo- para dejar una especie de palitos. Tras colocar los cestillos y taparlos, dejamos cocer. Al cabo de 3 minutos, las judías verdes y los arbolitos de brócoli estarán al dente y tendrán un color verde intenso. Retiramos ese cestillo.cocer verduras al vapor timbal de verduras pasos

Tras otros 12 minutos, estarán listos también los ingredientes más duros como la patata y zanahoria que habíamos dejado cocer hasta que estén tiernos. Para montar el timbal, usaremos un aro de emplatar. Si vais a hacer platos individuales, usad un molde cuadrado o circular de unos 10 cm de diámetro. Si vais a emplatar una fuente para toda la familia, podéis usar como yo un aro de moldes de tartas o bizcochos que tienen gran tamaño.

Una vez dispuesto el aro, ponemos capas de judías verdes, patatas, pimientos rojos y brócoli, procurando que queden bien repartidos los ingredientes para obtener una presentación atractiva y colorida. Cuando terminemos de emplatar, retiramos el aro, espolvoreamos con escamas de sal y añadimos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra que terminará de culminar nuestro plato.

Dificultad | Receta sencilla
Tiempo de elaboración | 30 minutos

Degustación

verduras al vapor

El timbal de verduras de primavera al vapor es excelente como guarnición, pero también es una buena opción para servir como entrante o incluso como plato único en una cena ligera pero con gran efecto saciante. La ventaja de poder utilizar diferentes ingredientes que tengamos en la despensa o incluso la posibilidad de cocinar en otro cestillo un pescado al vapor con el que acompañar este plato, resulta muy práctica cuando no tenemos demasiado tiempo libre para dedicar a la cocina.

En Vive 0,0 | Cocinar al vapor: una buena forma de supervitaminarse y mineralizarse
En Vive 0,0 | Cómo cocinar mejillones al vapor y seis recetas para disfrutarlos
En Vive 0,0 | Cómo hacer la receta de calabacines rellenos de arroz y carne picada