Tag Archives: Recetas con verduras

Nosotros tenemos el gazpacho, pero ¿qué sopas frías toman en otros países para combatir el calor?

Si nosotros dudamos entre el gazpacho,  la porra antequerana, el salmorejo  o el ajoblanco malagueño para refrescarnos cuando hace calor, en otros países también combaten el calor con sopas frías muy sabrosas. Acompáñanos en este apasionante viaje en el que exploraremos los once platos más refrescantes que toman en otras latitudes cuando llega el calor.
Se trata (al igual que en el caso de nuestros platos veraniegos) de recetas de cremas o sopas frías de verduras en combinación con otros ingredientes, como el yogur, la nata y otros productos lácteos. Estas once recetas de sopas frías de verano ayudan a bajar la temperatura corporal y se ingieren en frío ayudando a que nos sintamos saciados.

Once recetas de sopas frías del mundo para combatir el calor

1. Vichyssoise, la crema francesa para tomar en frío

vichyssoise sopas frias

Esta sopa, con fama mundial, es una crema de puerros, patata y caldo de ave que se cocina como un puré. Cuando la crema está hecha y triturada, se puede comer tanto en caliente como en frío, que es como más nos gusta cuando llega la época veraniega. Aquí tenéis una receta para hacer vichyssoise con un toque especial gracias a su guarnición de compota de manzana y crujiente de jamón

2. Borsch, la sopa fría de zona eslava de Europa

sopas frías borsch

El Borsch es una sopa de remolacha que se suele comer tanto en caliente como en frío. Al igual que la vichyssoise, es un plato que se prepara en caliente y que, tras una cocción, se sirve con sus tropezones o se tritura como una crema, a elección de los comensales. Este plato ruso se toma con cuchara, siendo un plato habitual del invierno, aunque también se suele consumir frío en Lituania, Ucrania y Rusia cuando llega la temporada del calor. Lo tradicional es cubrirla con una o dos cucharadas de crema fresca de leche por encima, para que cada uno las tome a su gusto. Aquí tenéis una buena receta de esta sopa.

3. Crema de pepino y yogur griego

crema fría yogur y pepino sopas frias

Esta crema, muy habitual en Turquía y sobre todo en Grecia, se suele usar más en su conocida versión de salsa -con el nombre de Tzatiki- para acompañar el kebab o bocadillos en pan de pita. Sin embargo, con el pepino y el yogur se puede preparar una deliciosa sopa o crema fría, si se trituran juntos los ingredientes hasta conseguir una crema muy fina. Aquí tenéis una receta sencilla para elaborarla, presentada con una guarnición de láminas de pepino y de salmón ahumado.

4. Crema fría de aguacate mexicano

aguacate sopas frias

El consumo de aguacate en México no se limita al delicioso guacamole y a otras preparaciones en ensaladas o ceviches, ya que con este ingrediente se prepara una magnífica crema fría, ideal para consumir en verano. Es una receta sencilla basada en triturar este ingrediente con nata, caldo y un par de chiles para dar el toque picante. Estoy deseando probarla, usando esta receta.

5. Crema fría de calabaza y naranja del Magreb

sopas frías calabaza marruecos

Es una deliciosa crema pensada para tomar en frío, acompañada del tradicional cuscús de sémola de trigo. Esta crema fría de calabaza y naranja se realiza cociendo primero la calabaza y después triturándola con el zumo de naranja, hasta conseguir la textura deseada.

6. Crema fría de espárragos francesa

crema esparragos

Otro plato francés ideal para el frío es la crema de espárragos. Al igual que sucede con la Vichyssoise, también se cocina en caliente y después se tritura, guardándola luego en la nevera para tomar en frío. Está muy rica tanto en chupitos como en tazones o platos hondos. Aquí tenéis una buena receta para prepararla.

7. Tarator búlgaro

sopas frias tarator

El yogur es uno de los mejores alimentos que podemos incluir en nuestra dieta. En esta receta clásica de Bulgaria, este ingrediente se convierte en protagonista junto al pepino, otro producto veraniego que aporta mucho sabor a este refrescante plato. Aquí podéis aprender cómo prepararlo de modo sencillo.

8. Sopa fría o shorba de la India

sopas frias shorba india

Esta receta de sopa fría de la India es otra crema en la que interviene el yogur, aunque en este caso es en combinación con harina de garbanzos, comino y mantequilla clarificada. El resultado es una crema fría pero picante y especiada, tan del gusto de la cocina de esa zona asiática. Hay que probarla para descubrir su sabor y aromas.

9. Okroshka, sopa fría rusa

sopas frias rusia

La versión clásica de esta sopa se basa en una mezcla de verduras y hortalizas crudas muy picadas mezcladas con patatas cocidas, huevo y jamón. Esta sopa se complementa con una bebida rusa, el kvas, o se prepara reemplazando dicha bebida con zumo de limón y kéfir. También es habitual añadir una cucharada de mostaza amarga. Aquí podéis ver la receta de esta original sopa fría rusa.

10. Hiyajiru de Japón

explorando sopas frías del mundo

Los japoneses también tienen una sopa fría muy característica, llamada Hiyajiru. Esta receta se basa en un caldo dashi de miso y sésamo, que se sirve acompañado de una guarnición de jurel a la plancha, tofu, pepino y hojas de shiso. La mezcla suena, cuanto menos, apetecible.

11. Sopa Minestrone fría de Italia

minestrone

Al igual que otras sopas frías de las que hemos hablado, también la Minestrone -una sopa caliente basada en la menestra de verduras italiana- tiene una versión fría, muy agradable cuando llega el verano. Aquí podéis ver la receta para preparar esta sopa refrescante de verduras con marcado sabor italiano. En verano se suele servir la verdura con muy poca cantidad de caldo en frío y sin tropezones de pasta.

Estas once sopas o cremas frías son las más consumidas en el mundo cuando llega el calor y todos buscamos la manera de refrescarnos también con la comida. Aunque muchas de ellas -como el tzatiziki o la vichyssoisse- son habituales también en España, seguro que otras serán todo un descubrimiento para vosotros. ¿Cuál os apetecería probar?

En Vive 0,0 | Las nueve sopas frias a las que ni Mafalda se resistiría
En Vive 0,0 | Nuestra crema fría favorita. Recetas de gazpacho
Imágenes | D.Dzema | Julián H.Guajardo | Fxcuisine | C.Marroquí | C.Bernard | Varomeando | L.Dzhepko | Con dos palillos

Por qué el kale es la verdura de moda (¿o no lo sabías?)

El kale es un vegetal de la familia de las crucíferas, una variedad de col rizada cuyo consumo está haciéndose cada vez más popular, hasta el punto de que ya empiezan a considerarlo un superalimento. Hoy te contamos por qué el kale es la verdura de moda, ¿o no lo sabías?

El kale es una verdura, una especie de col. Concretamente, una variedad de col rizada que hace años solamente se utilizaba para alimentar al ganado, y que ha cobrado mucha notoriedad al popularizarse su consumo humano por la influencia de la cocina vegetariana y vegana, y al comprobarse en muchos estudios sus notables propiedades nutritivas y depurativas.

Propiedades saludables del Kale

Contenido en minerales: El kale es una verdura con alto contenido en calcio, hierro, magnesio, potasio y zinc.

Contenido en vitaminas: Su alto contenido en  vitamina C y buenos niveles en vitamina E, A y K lo hacen muy recomendable.

Calorías y agua: Entre las propiedades nutricionales del kale, destaca su gran contenido en agua, lo que redunda en un bajo aporte calórico -en torno a 40 Kcal por cada 100 gramos-, por lo que podemos considerarlo un alimento ligero.

Otros beneficios: Además de todo lo anterior, el contenido en fibra de esta verdura (3% de su peso) provoca gran efecto saciante, conveniente en dietas de adelgazamiento, y algunos estudios prueban que es bueno para reducir el colesterol LDL y elevar el HDL.

Algunas recetas para introducir el kale en tu dieta

Ahora que estamos convencidos de sus bondades y propiedades, ¿cómo podemos introducir el kale en nuestra dieta diaria? Pues es muy sencillo. Como el romanescu, el brocoli y otras coles, podemos utilizarlo en recetas de verduras, ensaladas, potajes y otros platos similares. A continuación os sugerimos seis recetas para usar el kale en nuestro menú.

Este superalimento no es solo un producto de moda, sino que cada vez lo vemos más en la alimentación de todos, vegetarianos y no vegetarianos. Es preferible consumir el kale fresco o ligeramente cocido para que mantenga sus características nutricionales. También se puede saltear o triturar con otros alimentos.

1. Añade el kale a tus guisos

 

potaje asturiano con kale

Añade hojas de kale en tus guisos y potajes, al igual que cuando usamos otros platos de berza o grelos, que son plantas de la misma familia. Por ejemplo, si tienes unas sobras de fabada, puedes hacer un potaje añadiendo patata cocida y hojas de kale, consiguiendo un plato muy agradable y que funciona muy bien como receta de aprovechamiento.

2. Mejora tus purés y dales un color atractivo

Prepara un puré de patata y añade una o dos hojas de kale bien lavadas. Al triturar, obtendrás un puré con marcado color verde, y con un mayor contenido en fibra y vitaminas.

3. Prepara ensaladas veganas de kale y legumbres

Ensalada de kale y garbanzos

En el año internacional de las legumbres, la mezcla de kale y legumbres puede originar platos tan apetecibles como esta receta de ensalada vegana de kale y garbanzos. Con ella estarás alimentándote muy bien y disfrutando de un gran sabor.

4. Prepara unas originales chips de Kale

Las vimos en el programa de los Hermanos Torres, en el que prepararon unas curiosas y apetecibles chips de kale, más saludables que los clásicos chips de patata. Puedes ver su receta aquí.

5. Prepara batidos verdes o smoothies

smoothie con kale

En el vaso de la batidora, pon una hoja de col kale, medio manojito de espinacas tiernas, 1/2 plátano, 1/2 manzana, y 1 ramita de apio y añade un vaso de agua. Así obtendrás un saludable batido verde.

También puedes hacerlo sustituyendo las espinacas, el apio y el plátano por un aguacate y un pepino añadiendo una cucharada de miel.

6. Haz una ensalada verde con kale en crudo

Prepara una ensalada poniendo en un bol dos tomates picados, mezcla de lechugas y cebolla y añade hojas de kale en crudo, muy lavadas y escurridas, cortándolas en trozos pequeños, ya que pueden resultar algo bastas si están en trozos grandes.

Con estas seis recetas para usar el kale en tu dieta habitual, podrás introducirte en el consumo de esta variedad de col y descubrir por tí mismo si sus propiedades y beneficios te sientan bien.

Imágenes | iStockPhoto/jenifoto | Directo al Paladar
En Vive 0,0 | Yuca, romanescu, pak choi, cúrcuma… ¿Y esto cómo se come?
En Vive 0,0 | De los granos a los zoodles. Las últimas tendencias para comer bien

Descubre qué es el umami, el quinto sabor, a través de estas tres recetas

Seguro que has oído hablar del quinto sabor, llamado Umami. Además del dulce, el salado, el ácido y el amargo, nuestro paladar nos permite detectar un quinto sabor llamado Umami. Descubre qué es el umami, el quinto sabor, y qué alimentos son ricos en este sabor a través de estas tres recetas cargadas de umami.

Qué es el umami, el quinto sabor

El sabor umami es probablemente el más difícil de describir, y además es un sabor que resulta desconocido para muchas personas. Aunque este sabor ya se buscaba en la cocina de la antigua Roma con su famoso garum y es muy usado en la asiática en numerosos platos milenarios, no se comenzó a hablar de este quinto sabor hasta 1908 cuando fue así denominado por Kikunae Akeda.

Este profesor universitario japonés fue quien llamó así a los alimentos con un sabor pronunciado, potente o intenso. La palabra Umami deriva de los vocablos japoneses Umai (delicioso) y mi (sabor) por lo que se suele traducir como “sabroso” o “delicioso”.

Alimentos ricos en umami

El umami se detectó en el glutamato monosódico, una sustancia presente en el caldo de cocción del alga kombu. También encontramos el sabor umami en muchos otros productos como el jamón serrano, el queso parmesano, las anchoas, la mojama, las virutas de atún (katsuobushi) o las setas shiitake.

Hay mucha diferencia entre un buen jamón -lleno de umami- y un jamón salado. Igual podíamos decir de las anchoas, terribles cuando están saladas, y deliciosas cuando están en su punto, llenas de intensidad. Ese sería el concepto de umami, el que apreciamos cuando percibimos ese sabor intenso -que no salado- en los alimentos que lo contienen.

Recetas con umami: caldo dashi

El caldo dashi es el resultado de la cocción de alga kombu y virutas de atún seco llamadas katsuobushi en agua, hasta obtener un caldo muy transparente y lleno de sabror umami. Ese caldo se puede completar con verduras cortadas o marisco, y aromatizar con setas shiitake rehidratadas en el propio caldo.

Con esa base, se puede servir con pasta para hacer ramen, o añadir miso para convertirlo en un caldo turbio, lleno de intensidad y muy apreciado por los que disfrutan de la cocina asiática.

Ya os dimos otros ejemplos de recetas que tienen esta base, como el wok asiático de verduras con pasta udon y otros platos con este pronunciado e intenso sabor umami tan característico en la cocina asiática y tan valorado en todas partes del mundo.

Recetas con umami: gyozas o dimsums con soja

umami el quinto sabor gyozas

Las gyozas y los dimsums son similares a los dumplins chinos, y se suelen preparar cocinadas al vapor, seguidas opcionalmente de un breve paso por la plancha para dorar una de sus caras. Se elaboran con una masa fina, similar a la de nuestras populares empanadillas, que en lugar de freírse se cuecen en cestillos de bambú.

En el interior, se mezclan hortalizas, verduras, carne y otros productos como las setas. Para hacer unas gyozas llenas de sabor umami, puedes hacer el siguiente relleno que nos enseñan en Comer japonés: carne de cerdo, col, cebollino, jengibre, ajo y un montón de cosas más. Una vez mezclados, se forman bolitas que se colocan en el centro de la masa.

Luego, se cierran las gyozas doblando la masa por la mitad, formando una media luna y marcamos los pliegues tradicionales de esta receta que no son muy complicados tras un poco de práctica. Se cuecen al vapor durante unos siete minutos y se sirven acompañadas de la clásica salsa soja, que también es un alimento muy rico en umami.

Recetas con umami: pizza de anchoas

umami el quinto sabor, anchoas

Ya os contamos los secretos de la preparación de una pizza, pero una de las razones por las que nos gusta tanto, es por la presencia de alimentos ricos en umami que se utilizan en su preparación. El tomate, las anchoas y el queso son alimentos ricos en umami que usamos en la elaboración de este plato italiano.

Para hacer una pizza rica en umami, podemos poner una salsa potente de tomate frito en la base, y cubrirla con un poco de queso mozzarella para que actúe como conductor del sabor y aporte su cremosidad. Sobre el queso y el tomate, repartimos filetes de anchoa y aceitunas negras sin hueso y rallamos un poco de queso parmesano. Tras hornear durante 15 minutos a 230º, obtendremos una pizza deliciosa y con un sabor muy intenso.

Con estas tres recetas cargadas de umami, el quinto sabor, podemos entender qué es el umami y por qué se busca en la cocina desde siempre. Ahora que ya lo conocéis y sabéis en qué tipo de platos está presente, os recomiendo que lo sigáis buscando en muchos alimentos en los que seguro que apreciaréis su percepción.

Imágenes | iStockPhoto/hungryworks | iStockPhoto/Gosphotodesign | iStockphoto/Jreika | iStockPhoto/szefei
En Vive 0,0 | Siete recetas sin gluten que desean probar los no celiacos
En Vive 0,0 | Como hacer sushi y distinguir sus variedades

Receta de paella clásica y algunas buenas sugerencias por si no la quieres tan clásica

Tanto cuando viajamos fuera de nuestro país, como cuando recibimos la visita de amigos procedentes del extranjero, uno de los platos más emblemáticos de nuestra gastronomía es la receta de la paella. Este plato que nos sirve de estandarte y que solemos reservar para nuestras comidas familiares en fin de semana, es originario de Valencia y por ese motivo, hemos decidido viajar a esta comunidad para aprender a preparar la receta de paella clásica y de paso conocer algunas variaciones por si no la quieres hacer tan clásica. 

La paella es un recipiente plano con asas, como si fuera una especie de sartén grande sin el mango, que da nombre al plato que se cocina dentro, si bien no todo arroz cocinado en una paella es una auténtica paella valenciana, cuya receta clásica es bastante estricta. No obstante, tras explorar la Comunidad Valenciana y conocer algunos de los mejores locales para conocer la paella tradicional, hemos observado que aunque hay troncos comunes, hay algunas variaciones dependiendo de la zona para esta popular elaboración. Tanto la receta tradicional como las variaciones, las iremos contando a continuación para que podáis hacer vuestra propia receta de paella valenciana clásica, con vuestro toque personal.

Ingredientes para 6-8 personas

  • 750 g de arroz tipo bomba, 1 pollo, 1/2 conejo, 200 g de judías verdes planas, 200 g de garrofó (alubia grande utilizada en Valencia como uno de los ingredientes imprescindibles de esta receta) agua, (preferiblemente traída de Valencia)  sal, azafrán, pimiento verde, tomate triturado, ajo.
  • Opcionalmente puedes añadirse otros ingredientes como alcachofas y también si se quiere unos 300 g de caracoles

Cómo hacer la receta de paella clásica

El primer paso es hacer un buen sofrito. En la misma paella se sofríen el pollo y el conejo, así como las judías y el garrofó que se habrá dejado en remojo toda la noche. Cuando todo está bien dorado se retira y en la grasa que ha quedado se hace el sofrito de verduras, normalmente, dorando un ajo, y añadiendo el tomate frito. También se puede admitir añadir medio pimiento verde bien picado. El sofrito se deja reducir y después se mezcla con las carnes, removiendo para que se impregnen bien. Seguidamente se añade el agua y se dejan cocer todos los ingredientes durante unos 20 minutos para que todos los ingredientes estén bien tiernos y dejen parte de su sabor en el agua, haciendo así el caldo.

Variación | En algunas zonas de la Comunidad Valenciana se hacen los arroces con caldo y no con agua. En ese caso es frecuente dorar o nacarar el arroz añadiéndolo al sofrito e incorporando el caldo hecho previamente para su cocción. Esto se ve más en la zona de Alicante y en otras zonas españolas como el Delta del Ebro, pero ya no sería una paella valenciana en sentido estricto porque la paella se ha de hacer con agua.

Nota | Además, los muy estrictos solamente hacen paella con el agua de Valencia y si viven fuera de esta ciudad, se llevan su agua en garrafas para hacer las paellas ya que -según dicen- la paella hecha con otra agua no queda igual.

receta de paella clásica pasos

Una vez hecho el caldo tras la cocción de los ingredientes, se añade el arroz. Lo habitual es hacerlo trazando una diagonal con arroz, como se aprecia en la foto del montaje y cuando vemos que ya sobresale, lo extendemos y subimos el fuego para llevar el caldo a ebullición. La proporción entre agua y arroz viene a ser de unas tres veces el volumen de arroz en volumen de líquido pero es conveniente tener agua extra o caldo por si hay que añadir un poco al final de la cocción si se nos evaporase en exceso.

Para dar el color al arroz, se añade junto al caldo el azafrán previamente tostado, o un sobre de condimento -tipo Paellador- para que el arroz termine con su clásico color amarillo. El colorante naranja está desaconsejado para una paella con sabor auténtico.

La cocción del arroz. Tiempos

Tras extender el arroz, la paella se deja cocinar unos 8 minutos a fuego vivo y otros 8 a fuego lento. Después, cuando prácticamente está terminada, se apaga el fuego y se cubre con un paño de cocina, dejando que éste absorba el resto de caldo, y termine de cocinar el arroz en el vapor resultante. Para conseguir un sabor aromático con un toque especial, se pueden poner unas ramas de romero fresco sobre el arroz antes de taparlo. Tras un reposo de al menos diez minutos, la paella estará en su punto, lista para hacernos disfrutar de un plato tradicional, familiar y muy nuestro.

Variaciones a la receta de paella clásica

Aunque en sentido estricto solamente es paella la que os hemos contado, hecha con pollo y conejo, con garrofó y judías bachoquetas, y haciendo el caldo directamente en la paella a la que no se añade más que agua, también se admiten como paella otras variaciones como el arroz del senyoret, hecho con pescado y marisco pero servido todo limpio y pelado para comodidad de los comensales, o el arroz negro, el arroz al horno y otras recetas valencianas tradicionales.

paella clásica terminada

Si se usa caldo en lugar de agua como os hemos contado, o se añaden caracoles, incluso si se incorporan algunos ingredientes extras como alcachofas, setas o un poco de pimentón, la paella puede seguir denominándose como tal, -aunque sin el apellido “paella valenciana”- o cambiarse a la denominación de “Arroz de… ” o a la de “Arroz con…” pero ya no podremos usar la denominación tradicional.

Lo inadmisible como paella

Aunque quizás sea una de las variedades más vendidas en la Comunidad Valenciana y fuera de ella, siendo la que más gusta a los visitantes de Barcelona o de Madrid, un valenciano siempre considerará inadmisible una paella mixta de carne y marisco, esa que está hecha con pollo, calamares, gambas y verduras, por ser una mezcla no ortodoxa. Si se opta por los arroces con pescado y marisco, serán arroces pero no podrán ser denominados paella valenciana en sentido estricto. Igual si se introducen ingredientes no permitidos como los denostados guisantes en la paella, la cebolla en el sofrito o se incluye el pimiento rojo.

En todo caso, tanto si optas por la receta de paella valenciana clásica o si eliges alguna de las variaciones autorizadas, como si haces una versión que no sea admitida por los entendidos de la zona, la estarás disfrutando. Todas estas recetas de arroces con carne y verduras cocinadas en la paella, tienen ese sabor especial de lo nuestro y por eso las solemos compartir en familia los fines de semana, como hacemos en un gran porcentaje de los hogares españoles. Y tú, ¿qué le sueles echar a tus arroces cocinados en paella?

En Vive 00 | Receta de calabacines rellenos de arroz y carne picada
En Vive 00 | Recetas de aprovechamiento del arroz, infografía interactiva
En Vive 0,0 | Receta de tortillas mexicanas de carne

Recárgate de vitaminas con estas nueve sugerencias de zumos para exprimir la primavera

Aunque ya hace tiempo que llegó la primavera, los primeros días calurosos del mes de mayo nos han recordado el placer de tomar zumos para reponer energía y vitaminas y refrescarnos con bebidas saludables. Por ello, hoy queremos proponeros nueve sugerencias de zumos para exprimir la primavera. Se trata de zumos de frutas, verduras o de mezcla de unas y otras que nos ayudarán a refrescarnos y rehidratarnos.

Al igual que cuando os propusimos zumos detox para hidratarnos y limpiarnos por dentro, hoy os brindamos otras combinaciones saludables y llenas de sabor, para aprovechar las frutas y verduras de la primavera, ya que son las que están en su mejor momento, las que encontramos a mejor precio y las que más nos convienen. Estas son nuestras nueve propuestas primaverales.

Nueve zumos para exprimir la primavera

1. Zumo de kiwi y plátano

zumo de kiwi

Estos son dos alimentos que encontramos en la frutería durante todo el año, pero que en primavera están deliciosos. La combinación de estos ambos ingredientes genera un sabor dulce y es muy saludable, debido a la vitamina C de los kiwis y al potasio del plátano. Con ayuda de la licuadora, mezclamos un plátano por cada tres kiwis y obtenemos un zumo espeso. Una vez hecho, añadimos un poco de agua fría para conseguir una textura a nuestro gusto.

2. Zumo de manzana y zanahoria

zumo de zanahorias

Casi el 90% del peso de la manzana es líquido y, aunque su textura no parece indicarlo, con una licuadora se obtiene muchísimo zumo y poca pulpa. En esta época del año, también es muy recomendable el consumo de zanahorias por su contenido en caroteno y riqueza en vitaminas y minerales. La mezcla de ambos ingredientes es saciante, refrescante y ayuda a nuestros riñones por su poder diurético.

3. Zumo de limón y hierbabuena

zumos para exprimir la primavera limonada casera

Hacer una limonada es un rito tradicional en verano, pero desde que entra la primavera y notamos el calor, podemos empezar a preparar un zumo de limón mezclado con un almíbar de agua y azúcar a partes iguales y triturarlo con hierbabuena para aumentar la sensación de frescor. La vitamina C del limón y su poder antioxidante son deliciosos y fáciles de tomar preparando una limonada. También puedes incluir una lima para aumentar los aromas.

4. Licuado de espinacas y albahaca

 

zumos para primavera espinacas

Esta curiosa mezcla origina un zumo muy rico en minerales y con un potente sabor vegetal. Su color verde intenso hace muy atractivo este licuado de verduras, cuyo sabor podemos suavizar añadiendo una manzana verde tipo Granny Smith, que aporta el toque ácido y el dulzor propio de esta variedad de manzanas.

5. Zumo de tomate natural

 

zumo de tomate

El licopeno del tomate y sus nutrientes es la base de este zumo sabroso e ideal para la hora del aperitivo. Se puede aliñar con sal y pimienta y, si se quiere, completar añadiendo una zanahoria, cuyo caroteno se complementa estupendamente con el tomate. También se pueden añadir unas gotas de tabasco y un poco de jengibre rallado, para aumentar el frescor. Es un zumo rico en vitaminas y minerales. Para sus elaboración recomendamos usar tomates maduros.

6. Zumo de granada y naranja

zumos para exprimir la primavera zumo de granadaDe todos es sabido el poder de las granadas y sus propiedades nutricionales. Un zumo de granadas será dulce si se utiliza granada de la variedad mollar -propia de las plantaciones de Elche- o más ácido si se usan las granadas de la variedad Wonderful, de color más intenso. La mezcla con la naranja le da un punto de equilibrio y dulzor y aporta la vitamina C propia de los cítricos.

7. Zumo de zanahorias con limón

zumo de zanahorias
Aunque hemos usado la zanahoria para otros zumos usando esta hortaliza en combinación con tomate o con manzana, un zumo de zanahorias aliñado con medio limón es suficiente para sentirnos bien a media mañana. Su poder saciante, su contenido en vitaminas y minerales y su dulzor natural lo hacen un buen aliado para cuando sentimos hambre a deshora y no queremos caer en la tentación de comer.

8. Zumo de manzana, limón y perejil

zumo limon manzana y perejil

Buscando los antioxidantes, encontramos esta combinación, llena de sabor. Recomendamos la manzana Granny Smith si se quiere hacer un zumo con toque ácido o usar una tipo Fuji o Red Delicious, si se prefiere un zumo más dulzón. En todo caso, siempre se puede endulzar el zumo resultante con una cucharada de miel para disfrutar de un intenso sabor en cada sorbo.

9. Zumo de cerezas

zumos para exprimir la primavera Picotas

Las cerezas están a punto de llegar al mercado y aunque normalmente son utilizadas en recetas de cocina, tartas y otros postres, también son muy buenas para consumir en forma de zumos. Basta con deshuesarlas, triturarlas y colar el zumo o hacerlo directamente metiéndolas en la licuadora después de retirar el hueso. Esta bebida contiene antioxidantes y ayuda a regular el sueño por su contenido en melatonina natural.

Con estas nueve sugerencias de zumos para exprimir la primavera, seguro que el próximo día que suba la temperatura, tendréis que pensar cuál os apetece más. Yo de momento voy a prepararme el primero que os he propuesto porque tengo plátanos maduros y kiwis en la despensa ,y de escribir sobre estos zumos se me ha antojado tomar uno y sentir la primavera sorbo a sorbo. Y a vosotros ¿cuál se os ha antojado?

Imagenes | iStockPhoto/Byheaven | iStockPhoto/Bhofack2  | iStockPhoto/pilipphoto | iStockPhoto/habovkaiStockPhoto/lecicMarco.A | Pakus
En Vive 0,0 | Cuatro exóticas recetas de zumos tropicales para aprovechar la fruta atrasada
En Vive 0,0 | 9 zumos detox para eliminar toxinas del organismo
En Vive 0,0 | Mezcla de sabores: 17 platos a los que la fruta les da un toque diferente

Receta de timbal de verduras de primavera al vapor

Está muy bien contar con las explicaciones de un post para aprender a cocinar utilizando la técnica de la cocción al vapor. Ya hemos aprendido a hacerlo con pescados y con otros productos para mantener todas sus vitaminas y minerales, y llega el momento de poner en práctica lo aprendido y preparar un plato de verduras de temporada, ligero y sabroso. Se trata de un timbal de verduras de primavera al vapor que estamos seguros de que os va a gustar.

Ya os hemos enseñado cuáles son los trucos que incluso nos permiten cocinar al vapor utilizando el microondas. Esta receta, que combina colorido y sabor, y que podemos cocinar de forma sencilla, es estupenda para servir como guarnición de un filete de pollo o ternera cocinado a la plancha para mantener una dieta baja en calorías pero rica en nutrientes. Además, es coherente con nuestra filosofía no lo tiro, al permitirnos dar salida a hortalizas y verduras que tengamos en la despensa y necesitemos poner en circulación.

Ingredientes para 4 personas

  • 1/2 calabacín, 3 zanahorias, 1 manojo de judías verdes, 3 patatas, 1/2 pimiento rojo, 12 arbolitos de brócoli, aceite de oliva, agua, hierbas aromáticas
  • Necesitaremos: una vaporera para cocer al vapor

Cómo hacer un timbal de verduras de primavera al vapor

Para realizar una cocción homogénea, nos interesa trocear los distintos ingredientes en piezas de tamaño pequeño, para que se cuezan en poco tiempo y estén listos para su consumo. Con esta técnica conseguiremos un color intenso en todos los ingredientes. Como además tienen distintos tiempos de cocción, procuraremos cocer juntos los que necesitan tiempo similar, dejando los que necesitan más tiempo para otra tanda de cocción o, si disponéis de varios cestillos, apilando unos encima de otros para hacer esta tarea de una vez.

Para conseguir que las verduras tomen más sabor, ponemos en el fondo de una cacerola dos o tres dedos de agua y añadimos las hierbas aromáticas. Así, los vapores que subirán para cocinar nuestras verduras y hortalizas llevarán más aroma que penetrará en nuestros ingredientes. En un primer cestillo ponemos las patatas cortadas en cuadraditos, las zanahorias cortadas en pequeñas rodajas, junto a las porciones de calabacines y tiras de pimiento rojo.

En un segundo cestillo que colocamos sobre el anterior, cocemos los arbolitos de brócoli cortados por la mitad y las vainas de judías verdes, a las que habremos cortado la punta y las habremos cortado por la mitad de forma longitudinal -a lo largo- para dejar una especie de palitos. Tras colocar los cestillos y taparlos, dejamos cocer. Al cabo de 3 minutos, las judías verdes y los arbolitos de brócoli estarán al dente y tendrán un color verde intenso. Retiramos ese cestillo.cocer verduras al vapor timbal de verduras pasos

Tras otros 12 minutos, estarán listos también los ingredientes más duros como la patata y zanahoria que habíamos dejado cocer hasta que estén tiernos. Para montar el timbal, usaremos un aro de emplatar. Si vais a hacer platos individuales, usad un molde cuadrado o circular de unos 10 cm de diámetro. Si vais a emplatar una fuente para toda la familia, podéis usar como yo un aro de moldes de tartas o bizcochos que tienen gran tamaño.

Una vez dispuesto el aro, ponemos capas de judías verdes, patatas, pimientos rojos y brócoli, procurando que queden bien repartidos los ingredientes para obtener una presentación atractiva y colorida. Cuando terminemos de emplatar, retiramos el aro, espolvoreamos con escamas de sal y añadimos un buen chorro de aceite de oliva virgen extra que terminará de culminar nuestro plato.

Dificultad | Receta sencilla
Tiempo de elaboración | 30 minutos

Degustación

verduras al vapor

El timbal de verduras de primavera al vapor es excelente como guarnición, pero también es una buena opción para servir como entrante o incluso como plato único en una cena ligera pero con gran efecto saciante. La ventaja de poder utilizar diferentes ingredientes que tengamos en la despensa o incluso la posibilidad de cocinar en otro cestillo un pescado al vapor con el que acompañar este plato, resulta muy práctica cuando no tenemos demasiado tiempo libre para dedicar a la cocina.

En Vive 0,0 | Cocinar al vapor: una buena forma de supervitaminarse y mineralizarse
En Vive 0,0 | Cómo cocinar mejillones al vapor y seis recetas para disfrutarlos
En Vive 0,0 | Cómo hacer la receta de calabacines rellenos de arroz y carne picada

Productos de temporada: qué comer en invierno para combatir el frío

La llegada del frío cambia nuestra forma de comer. Todos notamos la necesidad de comer alimentos que nos hagan entrar en calor y nos reconforten. Es entonces cuando recurrimos a los platos de cuchara, pero nuestro deseo de eliminar los excesos navideños condiciona nuestro menú. Hoy te contamos qué puedes comer en invierno para sentirte bien y combatir el frío sin excederte, recurriendo a los productos de temporada como base de nuestra alimentación.

La climatología condiciona nuestra alimentación, -es indudable-, y es el momento de aprovechar la riqueza de productos de temporada revisando el calendario de frutas y verduras para poder elegir entre los alimentos que están en pleno momento, para beneficiarnos de su mayor calidad y mejor precio, configurando nuestros menús teniéndolo en cuenta. Nos apetecen platos calientes, platos que nos sacien y nos hagan entrar en calor pero no queremos llenarnos de calorías inútiles que nos dificulten nuestro propósito de bajar lo que hemos ganado como consecuencia de los excesos navideños. Entonces ¿qué podemos comer?

Qué comer en invierno para combatir el frío sin excedernos

Los platos de cuchara basados en guisos tradicionales de patatas, ya sea condimentadas con costillas de cerdo, con almejas o chirlas o con merluza y huevo duro nos ayudan a sentirnos reconfortados por dentro mientras aprovechamos para consumir productos sanos. Es el momento de recurrir a platos de verduras como el pisto tradicional con tomate, pimiento y calabacín o las escalibadas de verdura asada.

comer en invierno guisos de patatas

Además de los guisos tradicionales basados en la patata, también debemos acordarnos de los platos de legumbres ya que son los que más nos apetecen y hay opciones para hacerlos más ligeros. Si en lugar de recurrir siempre a los “sacramentos de cerdo” como complemento de alubias, lentejas o garbanzos utilizamos verduras de temporada o los aliñamos con pescados y mariscos, conseguimos platos con menos grasa pero llenos de sabor. Los garbanzos con langostinos típicos de Cádiz o las lentejas viudas sin carne o las alubias con verduras o con perdiz en escabeche son buenas alternativas con menos calorías.

comer en invierno Puré de lentejas

Ya os dimos tres recetas para tomar lentejas por poner un ejemplo, en las que podéis encontrar buenas opciones para combatir el frío sin tener que recurrir a ingerir más calorías de las necesarias. Ensaladas de lentejas, puré de lentejas o un simple estofado, nos vendrán muy bien para encontrarnos mejor. Igual sucede con los garbanzos, a los que también dedicamos un post en el que os dábamos algunas ideas para incorporar garbanzos a nuestra dieta, una buena alternativa para incrementar el consumo de legumbres.

Productos de temporada en invierno

Teniendo en el mejor momento las alcachofas, las coliflores y brócoli, o las habitas, se me ocurren muchas ideas para preparar platos suculentos y con gran efecto saciante que nos hagan sentir bien en esta temporada. Todos son ricos en fibra, lo que nos viene muy bien desde un punto de vista nutricional y están llenos de posibilidades culinarias. Podemos preparar las alcachofas de mil y una formas, confitadas en aceite, fritas, cocidas o incorporadas a guisos y menestras y siempre nos gustará el resultado.

Alcachofas-mata

Igual que con la alcachofa, ocurre con las crucíferas, ya que la coliflor se puede tomar cocida, frita, con bechamel o de una forma moderna, en crudo, rallándola y haciendo con ella una especie de cuscus vegetal que funciona muy bien con pepino, tomate, y otras verduras. Si tenemos un pequeño huerto urbano, podremos llevar nuestras verduras de la mata a la mesa, abaratando nuestro gasto en alimentación y haciéndonos sentir orgullosos de nuestros productos.

comer en invierno frescos de temporadaCon las frutas podemos hacer lo mismo, aprovechar y disfrutar de las mandarinas y naranjas, los cítricos en general que ahora son jugosos y frescos, ideales para consumir en zumos, ensaladas y macedonias, completándolos con kiwis y manzanas, que también están en su punto. Las fresas y fresones empiezan a llegar al mercado y es el momento de preparar postres o guarniciones con este ingrediente que tanto nos gusta y que aporta pocas calorías a nuestra dieta.

Con una dieta en la que los guisos de patata, los platos de legumbres y algún estofado de carne o un guiso de pollo sean los platos fundamentales, y añadiendo un buen consumo de frutas para mantener nuestras defensas cargadas de vitaminas, comer en invierno no está reñido con mantenernos en forma y no excedernos. Recordad que lo importante es mantener un buen ritmo de vida, haciendo ejercicio y maniéndonos firmes en nuestros hábitos saludables, ya que la dieta temporal no suele ser una buena elección.

Eligiendo productos de temporada y cocinando con ellos platos sanos y apetecibles, podremos comer en invierno para combatir el frío sin decaer en nuestro propósito de sentirnos bien. Un poco de ejercicio y esta elección a la hora de cocinar nos garantizan un estado de salud envidiable para vencer el invierno y llegar en forma a la primavera, de cuya dieta ya os hablaremos más adelante.

En Vive 0,0 | Cuáles son las frutas y verduras de temporada en febrero 
En Vive 0,0 | Cómo eliminar los excesos navideños sin recurrir a la dieta

Qué comer para alejarnos poco a poco de los excesos de Navidad y no tener que recurrir a la dieta

Tras las vacaciones de Navidad, las cenas familiares y el roscón, todos hemos acumulado algunos kilos. Es hora de ponernos manos a la obra para recuperar la figura pero sin tomar medidas drásticas. En este post explicaremos qué se puede comer para  que sepáis cómo eliminar los excesos navideños sin tener que recurrir a la dieta ya que con algunos cambios podemos estar como nuevos en solo unas pocas semanas.

En realidad, el posible exceso de peso y la acumulación de alimentos que hayamos sufrido tras las vacaciones navideñas no suele ser muy drástico. Además, el cuerpo suele tener “memoria” y si volvemos a comer de forma moderada y retomamos nuestras actividades y hábitos anteriores a la Navidad, pronto volveremos a estar como antes. Pero como todos nos sentimos incómodos con el nuevo peso/volumen, os damos nuestras mejores sugerencias para ayudaros a que esa eliminación de excesos navideños sea lo más rápida posible y sin necesidad de ponernos a dieta.

Cómo eliminar los excesos navideños sin hacer dieta

Una vez que hemos tomado la decisión de eliminar los excesos navideños, recordemos que todo camino comienza con un primer paso, así que nada de agobios ni prisas, pero hay que comenzar ya. El primer paso para eliminar los excesos navideños es no seguir acumulando más excesos. Si nos hemos pasado en las navidades, no debemos seguir pasándonos lo que queda del mes de enero y es el momento de planificar un poco nuestras comidas para introducir más fruta, más verdura, más legumbres y más ensaladas y reducir nuestra ingesta de grasas, azúcar y alcohol.

Además, tras los días de vacaciones y el sedentarismo de los banquetes familiares, conviene comenzar a caminar un poco más, dejar el ascensor y subir algunos pisos andando o retomar nuestros paseos en bicicleta, o alguna otra actividad deportiva. Asi conseguiremos incrementar nuestro gasto calórico y bajar en menos tiempo lo que hayamos podido acumular en los últimos días.

Qué podemos comer para eliminar los excesos navideños

En realidad, podemos comer de todo, pero con moderación. Si en las últimas semanas nos hemos dado algunos atracones y nos hemos sentido pesados al terminar cada banquete, ahora tenemos que hacer justo lo contrario: comer de todo sí, pero en menor cantidad. En ese sentido, utilizar platos de postre puede ser una buena medida ya que vemos los platos colmados y estamos ingiriendo una menor cantidad.

sopas de ajo o sopa castellana

No se trata tanto de privarse de alimentos como de comerlos con moderación. No obstante, evitaremos en lo posible todo exceso obvio como la bollería industrial, grasas y mantequillas y fomentaremos el consumo de la fruta, -la mejor aliada para saciarnos sin introducir muchas calorías- las ensaladas y los platos caseros de cuchara, como sopa castellana, purés, legumbres (lentejas, garbanzos, alubias) y otros platos reconfortantes.

Carnes, pescados, aves y otras proteínas son también bienvenidos, aunque procuraremos comerlos cocinados a la plancha  y sin agregar salsas, ya que ahí es donde se nos recargará el consumo calórico. Solo intentaremos evitar las frituras, sustituyendo las patatas fritas por otras guarniciones. También es interesante restringir el consumo de los refrescos azucarados y los postres de pastelería, al menos durante un par de semanas.

Qué hacer cuando sentimos una punzada de hambre

Hay muchas posibilidades. Desde “caer en la tentación” de forma saludable tomando una barrita energética o mejor aún, una mandarina, una zanahoria o una pieza de fruta pequeña, dar un minipaseo si nos lo permite nuestra actividad laboral o hacer unas respiraciones profundas, siempre hay opciones mejores que comer alimentos que nos son perjudiciales, al menos en nuestro propósito de eliminar los excesos.

frutas y verduras de temporada la zanahoria

No hay que olvidar el agua. Si tenemos a mano siempre una botella con agua y la rellenamos periódicamente, podremos darnos cuenta y beber un litro diario mientras estamos trabajando, y sustituir con un trago de agua esa punzada de hambre a deshora. Además así tomaremos más líquido, una buena costumbre que no todos tenemos y conviene tener en cuenta. El agua nos ayuda a eliminar los residuos del cuerpo, y nos mantiene hidratados. Por otra parte, el agua ayuda a tener sensación de estar lleno sin necesidad de comer más.

Trucos para comer más fruta

La fruta es un gran aliado cuando nuestro objetivo es recuperar nuestro aspecto anterior a los excesos ya que nos ayuda a sobrellevar las punzadas de hambre, nos permite un aporte de glucosa que nos hace sentir bien y recuperar las energías y en el caso de las mandarinas y clementinas (ahora en plena temporada) nos aporta también líquido y vitaminas, siendo una buena opción para comer entre horas.

zumos

Los zumos, -la ayuda de una licuadora es genial si tu objetivo es aumentar el consumo de fruta- y las ensaladas y macedonias son buenas formas de incrementar nuestro consumo semanal de fruta, un hábito que nos hará sentirnos mejor tanto por dentro como a nivel energético, lo que se notará hasta en nuestro buen humor. En lugar de vernos privados de alimentos como con cualquier dieta, nos encontraremos plenos de fuerzas y muy activos y saludables. Si además procuramos hacernos zumos detox que ayuden a eliminar toxinas, mucho mejor.

Si pelamos y picamos fruta y la guardamos en tupper hermético, podremos comer fruta cuando se nos antoje. A todos nos da pereza comer fruta porque hay que pelarla y optamos por otros dulces menos saludables. Si hacemos el esfuerzo y pelamos y picamos dos o tres piezas de fruta, podremos prepararnos una excelente macedonia que guardaremos en la nevera para cuando sintamos hambre, o que nos llevaremos al trabajo para comer entre horas.

Las compotas son también una buena forma de comer fruta, cocinada sin azúcar añadido y que nos podemos tomar a cucharadas en cualquier ocasión. Nada más fácil de hacer y de consumir, y sin tener ningún tipo de remordimiento por su consumo.

Técnicas culinarias recomendadas: alimentos crudos, a la plancha, parrilla, o cocinados al vapor

Aunque decía que podemos comer de todo, procuraremos, -en especial a la hora de la cena- tomar más alimentos cocinados sin grasas. Las ensaladas y macedonias, como ejemplos de alimentos preparados en crudo son excelentes aliados para nuestro fin. La receta de tabulé es genial porque nos llena y nos alimenta, y hay otras muchas ensaladas ligeras que nos harán disfrutar de esta forma de comer sano.

cocinar a la parrilla

Además de esos alimentos en crudo, la cocina a la plancha -carnes, pescados, pollo- o a la parrilla es otra buena técnica que no aporta grasas añadidas y sin embargo sí aporta un sabor especial por la caramelización de los azúcares naturales de los alimentos. Cocinar a la plancha es siempre una forma de cocinar recomendable, tengamos o ne excesos que eliminar. No lo hagas solo con carnes, prueba los pescados a la plancha o parrilla y te encantará su sabor.

Otros consejos que nos pueden ayudar a eliminar los excesos navideños

Comer con moderación, beber más agua, dar un paseo, tomar más fruta, cocinar con menos grasas, son ya suficientes consejos para quienes están decididos a eliminar los excesos navideños, pero si aún quieres más consejos, te dejamos otros dos:

  • No tengas prisa. El camino se hace andando, pero caminando sin parar. Procura mantenerte firme en tu propósito de eliminar los excesos pero no te obsesiones. Tacita a tacita, paso a paso, poco a poco, notarás los cambios si cambias tus hábitos, eliminando los que causaron los excesos y fomentando los que sabes que te convienen.
  • Si procuras alimentarte mejor y además incrementas, -aunque sea levemente- tu nivel de actividad física habitual, -con un pequeño paseo, por ejemplo, notarás mucho antes los cambios. Un podómetro o una pulsera medidora de actividad pueden ayudarte mucho a ser consciente de cuánto te mueves cada día.

Con todos estos consejos, nuestro objetivo de eliminar rápidamente los excesos navideños será una tarea sencilla y relativamente rápida, que puedes continuar una vez superado ese objetivo para centrarte en algo más importante, conseguir un buen estado de salud y unos hábitos de vida sanos que te hagan sentirte mejor, sin tener que preocuparte de esos excesos porque igual que vienen, se irán en pocos días.

Imagen | iStock
En Vive 0,0 | Alternativas con mucho gusto para una dieta más sana
En Vive 0,0 | Las maravillas de la dieta mediterránea y las recetas de nuestras abuelas
En Vive 0,0 | La mejor receta de sopa castellana
En Vive 0,0 | Recetas para comer de tupper
En Vive 0,0 | Zumos naturales, las mejores y más sabrosas recetas
En Vive 0,0 | Nuestra receta de ceviche peruano para hacer en casa

Las maravillas de la dieta mediterránea: características y recetas para seguir al pie de la letra la dieta de nuestras abuelas

En los últimos tiempos y especialmente a raíz del comunicado de la OMS, nuestra dieta mediterránea, compuesta de ingredientes sanos y de excelente calidad, ha vuelto a las conversaciones sobre alimentación. En este artículo, explicamos las características de la dieta mediterránea y algunas de las recetas más icónicas que podemos hacer nosotros mismos en nuestro hogar.

Si quieres conocer todas las novedades, recetas, consejos y trucos para llevar una vida sana y completa, no dejes de suscribirte a nuestra newsletter y no te perderás ni una entrada porque lo recibirás todo cómodamente en tu correo.

¿Qué es la dieta mediterránea?

La dieta mediterránea es un conjunto de competencias, conocimientos, prácticas y tradiciones relacionadas con la alimentación humana, que van desde la tierra a la mesa. Es, como dice la Fundación Dieta mediterránea, nuestra herencia cultural. Un modelo nutricional beneficioso para la salud que garantiza la conservación y el desarrollo de actividades tradicionales y artesanales.

Conviene introducir a los niños en esta dieta desde el seno familiar y que la tomen como una forma de vida, ya que en los adultos y en las personas de edad avanzada los hábitos alimentarios son muy difíciles de cambiar. Como decía el médico e investigador Francisco Grande-Covián: “Es más fácil que un hombre cambie de religión que de  hábitos alimentarios”.

Hablamos de una forma de entender y vivir la vida. El pasado año, 2014, Declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO en el año 2010, no es solamente una lista de alimentos, sino una forma de vivir, de disfrutar, es una herencia cultural que comparten los pueblos y países mediterráneos, en especial, España, Portugal, Grecia, Malta, Marruecos y las zonas situadas al sur de Italia y de Francia.

Realmente, esta dieta es simple y variada, lo cual es bueno para utilizar una combinación de alimentos adecuada por su equilibrio y completa en sentido nutricional. Los hábitos alimentarios son comportamientos conscientes, colectivos y repetitivos, que conducen a las personas a seleccionar, consumir y utilizar determinados alimentos o dietas, en respuesta a unas  influencias sociales y culturales.

Alimentos principales de la dieta mediterránea

pasta-dietamediterranea

En España, los hábitos alimentarios se caracterizan por un consumo excesivo de alimentos, donde se consume gran cantidad de proteínas y de grasas. Además de los alimentos de origen vegetal, como frutas, verduras, hortalizas y legumbres, otros como el pescado y el aceite de oliva son característicos de nuestra dieta.

Según Rafael Ansón, creador de la FEN (Fundación Española de la Nutrición):

Sólo las grandes culturas han creado grandes cocinas y es obvio que culturas como la española o la italiana y, en general, la mediterránea, han dado lugar a las mejores cocinas del mundo. Hoy, España ocupa la vanguardia gastronómica universal y dispone de la mejor materia prima, sobre todo, en la relación calidad-precio.

El agua, bebida por excelencia en el Mediterráneo, es fundamental en nuestra dieta. Pero también el vino, un alimento tradicional en la dieta mediterránea que puede tener efectos beneficiosos para la salud consumiéndolo con moderación y en el contexto de una dieta equilibrada.

Así pues, una de las claves es consumir alimentos de origen vegetal en abundancia. Y es que las verduras, hortalizas y frutas son la principal fuente de vitaminas, minerales y fibra de nuestra dieta y nos aportan, al mismo tiempo, una gran cantidad de agua. Es fundamental consumir cinco raciones de fruta y verdura a diario. Gracias a su contenido elevado en antioxidantes y fibra, pueden contribuir a prevenir, entre otras, algunas enfermedades cardiovasculares y algunos tipos de cáncer.

Utilizar el aceite de oliva como principal grasa de adición. Es el aceite más utilizado en la cocina mediterránea. Es un alimento rico en vitamina E, beta-carotenos y ácidos grasos monoinsaturados que le confieren propiedades cardioprotectoras. Este alimento representa un tesoro dentro de la dieta mediterránea, y ha perdurado a través de siglos entre las costumbres gastronómicas regionales, otorgando a los platos un sabor y aroma únicos.

El pan y los alimentos procedentes de cereales (pasta, arroz y especialmente sus productos integrales) deberían formar parte de la alimentación diaria. El consumo diario de pasta, arroz y cereales es indispensable por su composición rica en carbohidratos. Nos aportan una parte importante de energía necesaria para nuestras actividades diarias. Hay que tener en cuenta que sus productos integrales nos aportan más fibra, minerales y vitaminas.

Los alimentos poco procesados, frescos y de temporada son los más adecuados. Es importante aprovechar los productos de temporada ya que, sobre todo en el caso de las frutas y verduras, nos permite consumirlas en su mejor momento, tanto a nivel de aportación de nutrientes como por su aroma y sabor.

650_1200 (15)

Consumir diariamente productos lácteos, principalmente yogurt y quesos. Nutricionalmente hay que destacar que los productos lácteos son excelentes fuentes de proteínas de alto valor biológico, minerales (calcio, fósforo, etc.) y vitaminas. El consumo de leches fermentadas (yogurt, etc.) se asocia a una serie de beneficios para la salud porque estos productos contienen microorganismos vivos capaces de mejorar el equilibrio de la microflora intestinal.

Consumir pescado en abundancia y huevos con moderación. Se recomienda el consumo de pescado azul como mínimo una o dos veces a la semana ya que sus grasas – aunque de origen animal- tienen propiedades muy parecidas a las grasas de origen vegetal a las que se les atribuyen propiedades protectoras frente enfermedades cardiovasculares.

Los huevos contienen proteínas de muy buena calidad, grasas y muchas vitaminas y minerales que los convierten en un alimento muy rico. El consumo de tres o cuatro huevos a la semana es una buena alternativa a la carne y el pescado.

La fruta fresca de temporada es el mejor postre. Los dulces y pasteles (mejor si son caseros) son productos que todos los especilistas aconsejan consumir ocasionalmente. Las frutas son alimentos muy nutritivos que aportan color y sabor a nuestra alimentación diaria y son también una buena alternativa a media mañana y como merienda.

Pescado sí, pero las carnes rojas ¿qué?

650_1200

Según el Profesor Gregorio Varela, profesor emérito y catedrático de Nutrición y Bromatología de la Universidad Complutense de Madrid y miembro de la Real Academia de Farmacia de Francia, la carne roja se tendría que consumir con moderación y si puede ser como parte de guisos y otras recetas.

Con respecto a las carnes procesadas en cantidades pequeñas y como ingredientes de bocadillos y platos. Las carnes contienen proteínas, hierro y grasa animal en cantidades variables. El consumo excesivo de grasas animales no es bueno para la salud. Por lo tanto, se recomienda el consumo en cantidades pequeñas, preferentemente carnes magras, y formando parte de platos a base de verduras y cereales.

Ejercicio diario, parte de la dieta mediterránea

Vencer a las excusas

Desde siempre, la dieta mediterránea ha estado acompañada de largas caminatas, subidas por la montaña, paseos en bicicleta y por supuesto la natación. La actividad física diaria es fundamental para llevar una vida saludable.

No hace falta machacarse en un gimnasio, ni correr la maratón de Nueva York, hay muchos ejercicios que podéis hacer dentro o fuera de casa, con monitor o a vuestro libre albedrío y que os mantendran en forma.

Las mejores recetas de la dieta mediterránea

receta-de-salteado-de-garbanzos-y-espinacas-frescas-con-pasas-y-pinones1

Pisto

Abre la nevera y coge todas las verduras merditerráneas que encuentres, haz un sofrito con cebolla, ajo, una guindilla y tomate cortado en dados y cuando esté todo bien pochado, vete agreagando el resto de las verduras en taquitos: berenjenas, calalbaciones, pimientos… hasta patatas fritas y un huevo como colofón.

El pisto tiene mil y una variantes y es un plato maravilloso lleno de sabor y color. Si quieres conocer todas estas formas de hacer un pisto no dejes de pasarte por Recetas de pisto.

Paella

La paella valenciana es un plato tradicional con una receta determinada. Lo advierto porque es sabido que muchas veces te dan cualquier arroz por ahí y lo llaman paella porque es de color amarillo y eso no es. Para que veáis lo serio que es el tema de la paella valenciana, me remito a Directo al Paladar en este post en el que Minue cuenta la historia de este plato tan tradicional.

Espaguetis boloñesa

Los espaguetis son símbolo de la cocina italiana, los elaboramos de muchas maneras, pero hay una receta que es la más clásicas entre las recetas de espaguettis: con salsa boloñesa. Evidentemente, toma su nombre de la ciudad italiana de Bolonia, donde se originó y donde se conoce como ragù bolognese, y a pesar de que en el resto del mundo encontramos los espaguetis a la boloñesa en el menú de cualquier restaurante italiano, en Italia lo habitual es servirla junto a pasta fresca al huevo como los tagliatelle all’uovo.

Ingredientes:

500 gr de espaguetis secos o frescos, 500 gr de carne picada, 40 gr de manteca de cerdo, 40 gr de aceite de oliva,1 cebolla, 2 dientes de ajo, 3 zanahorias, 2 ramas de apio, 1 ramita de perejil, 1 vaso de vino blanco seco, 600 gr de tomate triturado natural, sal, pimienta y queso parmesano.

ingredientes-boloñesa

Elaboración:

En una cazuela pochamos la manteca, el aceite y las hortalizas picadas finamente. Cuando la cebolla empiece a transparentarse añadimos la carne picada.

Cuando no queden zonas rosas de carne agregamos con el vino blanco y cuando se haya evaporado añadimos el tomate.

Sazonamos con sal y pimienta y alguna hierba aromática (orégano, albahaca,hierbas provenzales etc.) Cocemos durante media hora aproximadamente y si es necesario añadimos un poco de agua caliente para que no espese excesivamente.

Aparte en agua al punto de sal cocemos la pasta los minutos que nos recomienden en el paquete y en unos 30 o 40 minutos tendréis un plato de pura dieta mediterránea.

Cocido madrileño

En general, los cocidos o pucheros son platos de comida energética, completa y potente que se elabora a través de la cocción con agua y cuyos ingredientes principales son las carnes, legumbres, hortalizas y embutidos. Como casi todas las recetas tradicionales, hay tantas recetas de cocido, como hogares en España. Hay quien prefiere pollo a gallina, manteca a panceta o panceta enentreverada, hueso con tuétano o simple, garbanzo gordo o pequeño, azafrán si o azafrán no…

A mi me gusta mucho esta receta que nos proponen desde Directo al Paladar, de cocido madrileño a la manera tradicional, aunque se puede hacer en la olla esprés en tres tiempos, como las fabes.

Potaje de vigilia

Una receta tradicional derivada de la prohibición de comer carne durante la Curesma, pero que derivaba en un plato delicioso que muchos preferimos al potaje con chorizo. Garbanzos, espinacas y bacalao para un potaje que revive a un muerto y además está riquisimo. Desde Recetas de Rechupete nos proponen una receta…de rechupete.

Lentejas

Rico, sano y barato ¿Qué más podemos pedirle a un plato? Hace tiempo, publicamos esta espectacular receta de lentejas estofadas paso a paso y además soluciones para aprovechar el sobrante…un clásico del otoño.

 

Imágenes | iSotck, Directo al paladar, Vive 0,0

En Vive 0,0 | Las 9 características que distinguen el aceite de oliva virgen extra del resto

En Vive 0,0 | Receta para saber cómo hacer un kebab

Taboulé: cómo preparar la ensalada de perejil y cuscús que llegó de Oriente

Hoy queremos mostraros cómo preparar la receta del taboulé, para que sepáis cómo preparar la ensalada de perejil y cuscús que llegó de Oriente. El taboulé es una ensalada que funciona muy bien como entrante o como guarnición de platos de aves, cordero y carnes rojas ya que suaviza y matiza sus sabores. En general, en España se prepara con una proporción errónea entre las hojas de perejil y menta y el cuscús, tendiendo a abusar de este último.

En países como Egipto, Jordania, Líbano, Israel y otros de la zona de Oriente Próximo, se suele preparar con las proporciones que ahora os indicaré, siendo la diferencia principal la menor cantidad de cuscús en el plato que se sirve. Si te gustan las recetas y consejos de cocina, y estás interesado en estar al día de otros temas interesantes como éste, puedes suscribirte a nuestra newsletter simplemente haciendo clic y rellenando nuestro formulario. Así recibirás puntualmente nuestras publicaciones en un boletín semanal en tu correo electrónico.

Ingredientes para 4 personas

1 manojo de perejil, 1/2 manojo de hierbabuena, zumo de 2 limones, 60 ml de aceite de oliva, 8 tomates cherry, 1/2 cebolla morada, 1 pimiento verde, 100 g de cus cus

Tipos de taboulé

Esta receta puede hacerse también utilizando otros ingredientes en lugar del cuscús. Entre ellos, los granos de trigo sarraceno verde o el bul gur son buenas opciones para mezclar con la mezcla de hierbas aromáticas y hortalizas picadas.

Otras posibilidades pueden ser sustituir el cuscús por bolitas de tapioca o por quinoa cocida hasta quedar bien tierna. También puedes añadir otras hojas verdes si quieres hacer un taboulé más moderno, incorporando cilantro, rúcula, berros o utilizando estas plantas para sustituir parte del perejil.

Cómo hacer taboulé o ensalada de perejil y cuscús, tiempo de preparación, presentación y resultados

Como primer paso, lavamos y escurrimos bien las hojas de perejil, secando las hojas con un papel de cocina. Entonces, se procede a picarlas bien con cortes limpios de cuchillo, ya que se busca que las hierbas queden secas y no humedecidas como consecuencia del corte. Una vez picado el perejil, lo pasamos a un bol. Picamos también las hortalizas, dejando los tomates en trocitos bien pequeños, añadiéndolos al bol.

Hacemos la misma operación con el pimiento y la cebolla morada. En otro recipiente, ponemos el cuscús y lo cubrimos con agua caliente, dejando que se rehidrate. Una vez veamos que los granos de cuscús ya están bien hidratados, los escurrimos bien para retirar el exceso de agua y lo incorporamos al bol donde está el perejil y las hortalizas. Removemos hasta distribuir homogéneamente los ingredientes.

Agregamos las hojas de hierbabuena, picadas igualmente bien finas y las mezclamos en el bol con los demás ingredientes. Aliñamos la ensalada con el zumo de limón y el aceite de oliva, procurando no pasarnos de líquido, ya que se trata de una ensalada refrescante y sana, con mucho sabor a perejil, con el frescor de las hojas de menta y los toques dulces del tomate en contraste con los ácidos del limón.

taboulé de cus cus

Tiempo de preparación | 15 minutos
Dificultad | Fácil

Degustación

El taboulé es una deliciosa ensalada de perejil y menta con cuscús que os recomiendo probar acompañado de un plato de pollo asado o un guiso de cordero sabroso, ya que es tan fresca que ayuda a desengrasar, haciendo más digerible un asado de carne. Para servirlo, se puede poner en una fuente como hemos hecho nosotros o disponerlo repartiéndolo sobre hojas de lechuga fresca o cogollos, para comerlo con las manos.

En Vive 0,0 | Las 14 mejores recetas con quinoa para explotar sus beneficios saludablesf
En Vive 0,0 | Las 19 mejores recetas con productos de temporada para el otoño
En Vive 0,0 | Recetas para picar