Tag Archives: positivismo

Turismo rural: consejos para disfrutar de unas vacaciones fuera de la ciudad

El objetivo de unas buenas vacaciones siempre es desconectar de los hábitos cotidianos. Pero no siempre lo conseguimos del todo, porque muchas veces nos vamos de viaje a lugares que, aunque no estén llenos de asfalto y coches, sí que lo están de gente y que, al final, también pueden resultar un poco agobiantes. Pero para eso tenemos la alternativa del turismo rural.

Este tipo de escapadas, tan apropiadas para cualquier época del año, son perfectas para conseguir esa desconexión deseada y renovar energías.

Si nunca te has ido de fin de semana, o de puente, a una casa rural o a un pueblo en las montañas, sigue leyendo, y descubrirás un nuevo tipo de turismo que te va a encantar.

Lo primero de todo, tienes que valorar que estamos hablando de un tipo de turismo que te ofrece cosas muy distintas a lo comúnmente conocido como turismo de masas. O sea, vas a encontrarte con lo opuesto a esas playas invadidas por hordas de gente o a una gran urbe en la que la gente le va sacando fotos a las luces de neón y se aglutina en las calles comerciales.

Lo que te propone el turismo rural es que descubras que hay alternativas divertidas y saludables alejadas de todo eso. Y, para ello, comienza situándote en un escenario natural, en el que lo que imperan son el color verde de las praderas, los caminos empinados de los montes y los rincones secretos en las arboledas.

El alojamiento en el turismo rural

La opción más habitual de alojamiento en el turismo rural son las casas rurales. Puede que aún no hayas probado esta experiencia, pero con un poco de dedicación no es difícil encontrar una que se ajuste a tu presupuesto y a la ubicación deseada.

Actualmente, hay unas 15.000 casas rurales en España, por lo que, como verás, la oferta es abundante. Eso sí, tienes que tener en cuenta que algunas de ellas están muy solicitadas, sobre todo en temporadas de vacaciones, puentes y fines de semana. Piensa también que la mayor oferta de casas rurales no coincide en las provincias donde se vive más del turismo urbano o playero. En este sentido, tanto las provincias de la costa cantábrica, como Navarra y las dos Castillas tienen una gran oferta. Pero también es de justicia decir que Cataluña y Andalucía tienen muchas de las mejores casas rurales y entornos de toda la península.

Turismo rural: consejos para disfrutar de unas vacaciones fuera de la ciudad

Foto casa rural vía Pixabay

Las ventajas de las casas rurales

Lo bueno de una casa rural, y muy distinto a los alojamientos en otro tipo de establecimientos, es que te ayuda a sumergirte por completo en el espíritu del entorno. La mayoría de las casas rurales son edificaciones antiguas o tradicionales que, debidamente reformadas y actualizadas, están perfectamente diseñadas para alojar a una familia o un grupo de amigos, con espacios y servicios que no podrías encontrar en un hotel o en unos apartamentos urbanos.

Además, tampoco es extraño que las casas rurales sean negocios familiares, por lo que es frecuente que los propietarios de los alojamientos estén cerca y te presten atención y ayuda en lo que necesites, así como asesoramiento sobre las posibilidades que ofrece el entorno y las actividades que se pueden realizar.

Todo lo que puedes hacer cuando practicas turismo rural

En realidad, las opciones son muchísimas. Puede que tengas una idea previa de lo que quieras hacer, y enfocarte en los alojamientos que más facilidades te ofrezcan para ello, y también puede que, mientras buscas una casa, descubras algunas actividades que te llamen la atención y quieras probar.

Turismo rural: consejos para disfrutar de unas vacaciones fuera de la ciudad

Foto senderismo vía Pixabay

Lo básico, y típico también, es salir a pasear o hacer senderismo por los alrededores. En muchas localizaciones y alojamientos habrá accesos a rutas ya establecidas con las que podrás disfrutar de una buena caminata mientras respiras aire puro y, si te gusta la fotografía, sacas unas buenas panorámicas para dar envidia a tus prójimos cuando vuelvas a la ciudad.

También puedes optar por recorrer esos parajes en bicicleta –muchas de las casas están preparadas también para facilitarte el almacenamiento o incluso para ofrecerte alguna–, y no descartes que, en lugar de sobre ruedas, te ofrezcan la posibilidad de ir a caballo.

Y, si eres más atrevido, siempre habrá destinos en los que puedas hacer escalada, piragüismo o incluso algún deporte aéreo como parapente y ala delta.

Turismo rural: consejos para disfrutar de unas vacaciones fuera de la ciudad

Foto ciclismo montaña vía Pixabay

Por supuesto, el estar inmersos en un entorno auténtico, normalmente cercano a pequeños pueblos, también te permitirá gozar de los manjares más caseros y exclusivos que manda la tradición gastronómica de cada lugar.

Si esto te preocupa, porque piensas que vas a cometer algún exceso calórico, piensa en dos cosas: la primera, que lo que comas seguramente sea de procedencia y elaboración casera; y la segunda, que la jornada, antes o después, te llevará a hacer algo que queme esas calorías.

Y lo bien que te sentarán estas vacaciones

No podemos negar que, una vez terminado ese periplo rural, hay una cosa evidente: se vuelve a la rutina con energías renovadas. El hecho de cambiar completamente de escenario, de disfrutar por unos días de un estilo de vida más natural y sano, y de otras pequeñas ventajas como ver el cielo estrellado por la noche, sentarse relajados delante de una chimenea o despertarse con el piar de los pájaros, hará que te olvides de todo lo cotidiano y te deshagas del estrés.

Turismo rural: consejos para disfrutar de unas vacaciones fuera de la ciudad

Foto chimenea vía Pixabay

Además, hay que insistir en las posibilidades que el turismo rural ofrece para descubrir o redescubrir unas aficiones y hábitos que nunca serán tan sedentarios como los más habituales en entornos urbanos.

En conclusión, que unas buenas vacaciones fuera de la ciudad merecen la pena, hay que disfrutarlas, y recompensan con una renovación plena de cuerpo y mente.

Todo lo que necesitas saber para salir de tu zona de confort

Recogerse en una burbuja de comodidad es un alivio en muchas ocasiones, pero a veces puede resultar una manera de evitar situaciones que nos atemorizan o que no nos atrevemos a enfrentar. Desafiarse y exponerse ante lo desconocido es la forma más apropiada de madurar, crecer en lo personal y vencer los complejos propios. Y aquí creemos que te podemos explicar cómo. ¿Te apuntas?

¿Cómo sé si estoy en mi zona de confort?

Posiblemente has escuchado muchas veces esta expresión en las películas y las series, pero no sabes exactamente qué quiere decir “zona de confort”. Y, si conoces su significado en abstracto, tal vez no te has planteado si en la práctica vives en ella. Es muy posible que sí; de hecho, es casi seguro que te encuentres en una zona de confort, al menos en alguno de los aspectos de tu vida.

Nos pasamos todos los años de madurez creando esa zona de confort, desarrollando todo lo que necesitamos para sentirnos bien, rodeándonos de esas personas que nos entienden y tratando de encontrar un equilibrio. Todo eso es positivo, hasta que lo hacemos durar demasiado o lo llevamos a un extremo de inmovilismo.

¿Qué tiene de malo estar en esa zona cómoda?

En un principio, no debería haber nada negativo en el hecho de haber encontrado nuestro lugar y un punto en el que nos sentimos a gusto. Muchas personas pasan toda su vida de esta forma y son felices, o, al menos, están satisfechas. Se pueden sentir afortunadas si se comparan con todas aquellas que nunca han llegado a cubrir sus necesidades básicas o que han dado tumbos toda su vida.

Tired businessman sleeping on sofa at home.

Por lo tanto, ¿por qué salir de la zona cómoda? Lo más destructivo que puede tener para algunas personas permanecer en su comodidad es que las ambiciones se aplastan. Tratar de hacer algo nuevo significa exponerse y, después de fracasos o ridículos, estamos mucho mejor sin intentarlo. Pero tenemos que superar ese miedo si queremos lograr nuestros sueños.

La diferencia entre seguir dentro de la zona de confort y abandonarla equivale a la diferencia entre conformarse con lo que se tiene o ser feliz. La palabra “contento/a” en nuestro idioma es muy vaga y puede valer tanto para una cosa como para la otra. Así se demuestra lo difícil que es en la vida real distinguir ambos estados de ánimo: conformarse con algo o estar feliz. Muchas veces nos consideramos felices y solo estamos contentándonos con lo que hay. Esa zona de confort nos impide recorrer este último camino.

Si nuestro sueños ya están alcanzados, no necesitamos desperezarnos, ¿o si? La zona de confort puede ir más allá y convertirnos en personas cerradas de miras o cargadas de prejuicios. Para algunos, salir de su zona de confort significa simplemente relacionarse con alguien ligeramente diferente o que tenga distintas opiniones sobre el mundo. Hablando tan solo con personas afines, nuestra opinión sobre el mundo se reduce.

Si lo que evitamos es enfrentarnos a aquellas personas que nos atemorizan o resolver situaciones, lo que estamos perdiendo es asertividad. No lucharemos por lo que nos merecemos, lo que es justo para nosotros y permitiremos que se aprovechen de nosotros, con la idea constante de: “si saco el tema, será aún peor”.

negative feelings concept - portrait of amazed beautiful 20s girl covering her mouth for gag metaphor,studio shot on gray background

¿Cómo salir de la zona de confort?

Como es lógico, lo más importante para salir de una zona de confort es identificar el problema, es decir, ser conscientes de que estamos sumidos en ella. A partir de ahí, lo único que habrá que hacer es echarle valentía. Sí, es sencillo decirlo, pero es mucho más difícil lograrlo. Veamos algunos pasos que nos pueden ayudar.

Para que el valor nos asista, una buena técnica consistirá en ponernos ante nosotros los objetivos y recordarnos a nosotros mismos por qué es tan importante alcanzarlos. Puede ser porque, si no lo hacemos, estaremos aceptando una situación insostenible que a la larga nos va a perjudicar o que es injusta. Puede ser por temor a arrepentirnos en el futuro de no haber emprendido algo cuando aún estábamos a tiempo. Puede ser porque lo necesiten quienes nos rodean.

Thoughtful bearded man and lighting arrows on a wall

La siguiente parte de la técnica es la de prepararnos para lo malo que puede llegar. Normalmente, no hacemos algo porque nos dan miedo sus consecuencias. Hagamos una lista de las ramificaciones, al igual que la hemos hecho de los resultados positivos y estudiémoslas bien. Veamos ahora de qué manera podemos mentalizarnos para que no nos afecten demasiado.

Por ejemplo, si se trata de mover algo que hemos escrito o creado y que siempre ha estado en el cajón, las consecuencias más temibles son el rechazo y las malas opiniones. Preparémonos. Cuando se dice esa frase tan manida de “el no ya lo tienes”, en realidad lo que nos están diciendo es que nos mentalicemos a escuchar un no, que lo ensayemos tantas veces en nuestra mente que ya ni nos suene mal. Y a partir de ahí, lo intentemos.

Un último truco para ganar el valor que nos permitirá atrevernos pasa por plantearnos un buen plan, una buena estrategia de ataque. Si se trata de lanzar algo, habrá que averiguar concienzudamente con quién hablar parar no dar palos de ciego. Si se trata de reivindicar lo que nos corresponde, estará bien documentarse sobre los derechos que nos asisten. Si se trata de cortar con algo que nos perjudica, veremos la mejor manera de no herir los sentimientos ajenos. Y así sucesivamente. Un plan bien trazado nos insuflará valentía.

Beautiful girl dreaming with cup of coffee or tea near window

Pedir ayuda podría suponer un impulso extra. Otra persona aportará dos cosas: por un lado, una nueva perspectiva, es decir, una visión alejada que permita juzgar si realmente debemos atrevernos a dar el paso o si se trata de una locura; por otro lado, nos dará el apoyo moral para hacer lo que necesitamos hacer, pues sabremos que si fracasamos estará ahí para recogernos. Trataremos de no defraudar a esta persona y eso nos ayudará a ser fuertes y nos impedirá volver atrás.

¿Por qué estamos tan bien en esa zona?

Existen dos imperfecciones de la personalidad que nos pueden haber arrastrado hasta la inmovilidad: la pereza y la cobardía. Ambos nos mantendrán en la zona de confort y muchas veces uno alimentará al otro porque, cuanto más miedo nos dé algo, más pereza nos dará enfrentarlo. Por tanto, reconocer que vivimos en la zona de comodidad, también significa admitir estas carencias. La pereza es más fácil de vencer, con los propósitos que hemos señalaremos más arriba, se derrotará casi con seguridad.

A cup of coffee or hot chocolate and female feet with socks on a white sheets.

La cobardía es mucho más complicada, ya que viene arraigada en cuestiones más personales. Una persona que no se atreve a perseguir sus sueños o a luchar por lo que es suyo, probablemente no lo esté haciendo por razones psicológicas. Hablamos desde falta de autoestima a una educación que le ha hecho creer que no merece nada, pasando por culpabilidades no identificadas como tales, así como complejos, miedos, etc… Tal vez para algunos salir de la zona de confort sea más difícil y requieran ayuda de especialistas y terapeutas para romper antes con todo esto.

¿Cómo evitar caer en la zona de confort?

Quizá todavía estés a tiempo. Quizá estás desarrollando tu vida y aún no te has creado esas barreras que delimitan tu zona de confort. Quizá todavía no has establecido tus gustos, tus opiniones, tus tendencias… Aunque muchas veces te lo hayan echado en cara como falta de madurez, en realidad significa que estás lejos de la zona cómoda.

Si ya estás allí, pero quieres salir o todavía estás llegando, hay cosas que puedes incorporar a tu día a día que te romperán la zona de forma constante, pero no dolorosa, y te ayudarán a no llegar nunca a acomodarte.

sexy young woman lying on the bed and make a selfie

Por ejemplo, apúntate a actividades que no sean exactamente lo tuyo e incluso que no se te den bien del todo. El objetivo no es afanarse tanto en ellas que lleguemos a adquirir destreza, sino ser capaces de estar en un lugar en el que no somos los mejores, de acostumbrarnos a fracasar, de ver las críticas como algo habitual, de saber que otros nos superan. Al mismo tiempo, probar cosas diferentes desarrollarán aunque sea de forma parcial habilidades que se acabarían atrofiando si nos limitásemos a lo nuestro.

Familiarízate con el ridículo. Las personas que tienen mucho miedo a hacer el ridículo estarán siempre muy limitadas en su vida, casi de la misma forma que las persona que no han desarrollado su imaginación. Asistir a sesiones de risoterapia disfrazarse en carnaval, participar en juegos que implican gesticulación o imitaciones, hablar como niños o niñas, encarnar papeles que te obliguen a meterte en otro personaje… servirán para salir de la zona de confort. Igualmente nos ayudarán a aprender a reírnos de nosotros mismos, una herramienta muy valiosa para que las críticas ajenas nos afecten menos.

courageous businessman balancing on a tightrope or highwire

Muchas de las aficiones que recomendamos habitualmente en el blog pueden servirnos para salir de la comodidad. Por ejemplo, viajar a lugares muy alejados o diferentes nos sacará de la zona de confort. Pero no porque literalmente nos hagan pasar unos días incómodos (eso es solo temporal), sino que nos harán ver cómo son otras vidas. Descubriendo lo poco que tienen los demás, veremos cómo lo nuestro es mucho más que satisfactorio. Se nos removerán sentimientos en el interior que nos obliguen a actuar, a romper con lo que hay. Conociendo a otras personas que sí se atreven a buscar lo que quieren, obtendremos cierto empuje.

En definitiva, lo más importante para salir de la zona cómoda es saber que estamos en ella y desear dejarla atrás. Una vez se ha identificado el problema y estamos convencidos de resolverlo, los métodos serán tantos como las situaciones a las que nos debemos enfrentar.

Fotografías: iSotck Photos.

Por qué dejar volar la imaginación es más beneficioso de lo que te imaginas

Estimular la creatividad y fantasía es una de las fórmulas más efectivas para desarrollarse personalmente, pero no sólo es útil para la resolución de problemas de la vida diaria, sino que también resulta esencial en el ámbito profesional y en el impulso de las capacidades laborales. Al mismo tiempo que nos sentiremos mucho mejor con nosotros mismos y nos ayudará a explorar mejor todas las posibilidades de las que somos capaces.

En algunas culturas, la imaginación se ha relegado a algo exclusivo para los más pequeños y se ha fomentado que deje de usarse al llegar a la madurez, como si fuese algo reñido con la sensatez y con desenvolverse en el mundo. Es importante en los niños, pero como adultos debemos permitirnos el lujo de hacerlo más a menudo. Vamos a ver que, por el contrario, nos ayuda a tomar mejores decisiones y a ser personas más competentes y sociables.

Qué es la imaginación

Si nos atenemos a la definición de diccionario, descubriremos que es una “facultad humana para representar mentalmente sucesos, historias o imágenes de cosas que no existen en la realidad o que son o fueron reales pero no están presentes.” Por lo tanto, asociaríamos la imaginación con lo que en las creaciones culturales conocemos como ficción. Por otro lado, se habla de la “capacidad o facilidad para concebir ideas, proyectos o creaciones innovadoras”.

Happy dreaming woman sitting in front of computer, hands with earth coming from laptop screen, giraffe standing on desk. World travel, internet, web, network concept. Positive face expression, emotion

La imaginación parte de dentro de uno/a mismo/a, pero necesita nutrirse, necesita material. Por lo tanto, una persona será más imaginativa cuanto más haya leído, más películas o series haya visto, más anécdotas haya escuchado de sus semejantes, más atentamente haya observado la realidad que le rodea… Incluso los sueños, que siempre se han asociado al subconsciente y que parecen más inestables y libres que la imaginación de vigilia, proceden de lo que conocemos previamente.

Situaciones en las que beneficiarnos de la imaginación

La imaginación puede servir para evadirse cuando la situación real en la que nos encontramos no es 100% agradable, pero en este caso no supone una solución, sino únicamente una compostura temporal.

La imaginación sirve para crear en todas las artes posibles, desde las literarias y concretas a las visuales y abstractas. No solo nos dará el punto de partida en forma de argumento o fondo, sino que sirve para expresar y dotar de forma al mensaje, como por ejemplo a través de la creación de metáforas.

the dream to fly

Utilizar la imaginación en proyectos empresariales

Se supone que solo los creadores y los artistas se beneficiarían de la imaginación, pero en los últimos tiempos se ha descubierto que esta característica puede ser positiva incluso para las personas que hasta ahora considerábamos más cuadriculadas: los empresarios, los economistas, los abogados, los mecánicos, los técnicos, los ingenieros… Estas personas ya no tienen que atenerse a la letra o a lo establecido. Desde hace poco, la imaginación se valora incluso en sus ámbitos laborales.

En inglés existe una expresión que se traduce como “pensar fuera de la caja” y que proviene de un acertijo que te insta a unir nueve puntos utilizando únicamente cuatro líneas. Las personas suelen tratar de resolverlo sometiéndose al espacio que marcan los puntos, pero nadie te ha dicho que no puedas ir más allá y trazar líneas más largas que se salgan del perímetro. Se suele poner como ejemplo de que las personas que piensan más allá de lo manido o aprendido en la escuela son las que encuentran la solución.

imaginacion00006

Cómo nos ayuda la imaginación en nuestra vida personal

En la vida personal, utilizar mucho la imaginación nos va a beneficiar de una forma mucho más interna. Puede darse, por supuesto, la situación en la que encontremos la resolución a un problema que nos atenaza pensando sin barreras, pero generalmente si nos sentimos mal será por algo más abstracto que no tenga por qué disiparse por encontrar una solución.

Lo que tenemos que tratar es nuestro yo. La imaginación, en casos así, nos servirá para explorar mejor nuestro yo interior y para encontrar con mucha más facilidad lo que nos hace sentirnos bien. La imaginación nos dará una libertad interna que nos enriquecerá como personas.

Una vez enriquecidos, nos sentiremos mejor con nosotros mismos al ser conscientes de este crecimiento y eso nos dará una mayor autoestima. La autoestima reforzada nos puede proporcionar el impulso que necesitábamos para afrontar lo que nos oprime o simplemente para relativizarlo y ver que n tendría por qué afectarnos tanto.

Woman relaxing and enjoying the sun in a warmth park at sunset

La imaginación puede permitirnos reír mucho más y la risa nos ayudará como si fuese una terapia, pues servirá para romper un bucle de malestar que quizá fue originado por algo tiempo atrás, pero que tal vez se ha mantenido aunque el origen ya esté disipado.

Seremos empáticos y tolerantes

La imaginación también nos convierte en personas más abiertas y tolerantes, pues entenderemos que el mundo tiene muchas más posibilidades de las que creíamos o de las que conocíamos. Estoy segura de que las personas más intolerantes tienen una imaginación muy limitada. Si hemos visto en nuestra mente una gran cantidad de opciones, no nos sorprenderá encontrarnos esas y otras más tarde en la vida real. Esto nos ayudará a ser mejores personas con respecto a los demás, pero también nos ayudará a vivir mejor nosotros mismos, pues las cosas ajenas nos molestarán menos.

La imaginación nos hace más empáticos, debido a que es necesario tener capacidades imaginativas para ponerse en la piel de los demás. Alguien que no siente la más mínima empatía suele ser porque no ha observado bien la vida del otro y también porque no tiene la suficiente imaginación como para proyectarse en ella: “yo nunca estaría así”, “yo nunca habría llegado a esa situación”. Si tenemos imaginación, somos capaces de convertirnos en personajes o de crearlos y así sentimos la empatía. No importa en qué situación esté una persona puesto que, con la suficiente imaginación, podría posicionarse en el extremo opuesto.

Composition frame on bluee sky

Existen personas muy concienciadas con las situaciones sociales y que, por lo tanto, son empáticas y tolerantes, pero que se alejan a propósito de la imaginación. Estas personas suelen preferir el documental a la ficción o el ensayo a la novela. Son opciones muy válidas, pues es necesario conocer la realidad en la que vivimos para mejorarla, pero no se debería llegar al extremo de despreciar todo aquello que sirva de evasión, pues psicológicamente es muy positiva. Lo ideal sería tener tiempo para todo y no necesitar elegir.

¿Crees que apenas tienes imaginación?

Si piensas que no tienes suficiente imaginación como para ayudarte de ella en cualquiera de las necesidades de las que hemos hablado, puedes desarrollarla a través de ejercicios y de diferentes actividades. Ya sea con el tutelaje de profesores en cursos de escritura creativa, pintura, fotografía, etc… ya sea por tu cuenta siguiendo pautas que encontrarás en Internet o en libros.

Young woman with a pen in her hand thinking.

Uno de los ejercicios puede ser el de las sinestesias. Asocia un color a un sabor, por ejemplo… eso es fácil porque te dejarás llevar por los colores de las frutas. Asocia un color a un número del 1 al 9. Asocia un color a un sentimiento, a una emoción o a un estado emocional. Cierra los ojos y empieza a ver colores. Deja que esos colores vayan cambiando en tu mente… ¿cambiará tu estado de ánimo?

Para que tu imaginación se desarrolle de verdad es necesario dedicarle tiempo. Las ideas no surgen así como así y los cerebros poco acostumbrados a que se les deje volar necesitarán más tiempo para lanzarse que los que están habituados. Por lo tanto, tienes que pasar tiempo lejos de la realidad –incluidas redes sociales y la televisión que no parte de un guion—.

Durante este tiempo puedes escuchar música, observar pinturas y fotografías, charlar con amistades o familiares sobre cosas que no sean los problemas del día a día, leer… pero también simplemente quedarte contemplando un punto de la pared o un paisaje, pasear, nadar, salir a corrercualquier actividad que te desconecte de lo inmediato te ayudará.

Business woman is standing against blackboard with drawing weight scale.

Descubrirás lo divertido que es quedarte a solas con tu imaginación y pasado el tiempo comprobarás que no necesitas compañía, ni el móvil, ni las revistas, ni los libros, ni los audiovisuales para entretenerte… podrás esperar, por ejemplo, en una sala de una consulta médica sin más que tu capacidad de observación y tu imaginación. ¿A que parece imposible?

Fotografías: iStock Photos

Qué hacer estas vacaciones para conocer tu yo verdadero

En el trabajo y en algunas relaciones sociales nos debemos de tal manera a lo que se espera de nosotros que muchas veces dejamos aparcada nuestra verdadera forma de ser. Durante los días de descanso, en los que no hay que dar explicaciones a nadie, tenemos la oportunidad de volver a conectar con nuestro auténtico yo, que probablemente esté casi olvidado.

Las vacaciones son un descanso merecido, pero podemos aprovecharlas para hacer algo muy beneficioso para nuestro bienestar. Conocer a tu yo verdadero suele requerir años, pero podemos comenzar nuestra exploración con el par de semanas que nos tomamos en vacaciones. Si conseguimos descubrir algo de nosotros mismos, lo más importante será mantenerlo e incorporarlo a la época rutinaria, no dejarlo salir únicamente en vacaciones. Más abajo veremos cómo tratar de conseguirlo.

Elige bien el destino

Si tu propósito estas vacaciones es el de contactar de nuevo con tu verdadero yo o llegar a conocerlo si sientes que nunca lo has alcanzado, es muy importante que elijas un tipo de viaje adecuado a esta pretensión. Más que el lugar al que vas, pues en cualquier parte se puede lograr, lo que tienes que plantearte es el tipo de vacación y, dentro de eso, la cantidad de tiempo que vas a tener para ti. Si se trata de un viaje organizado y frenético con visitas a más ciudades que días, no quedará tiempo para la introspección.

La compañía también hay que elegirla bien. Tal vez la familia no sea la más adecuada porque no es fácil explicarle al cónyuge y a los hijos que hay algo en ti que quieres cambiar o, al menos, explorar. Tiene que tratarse de personas muy comprensivas y que entiendan que no vas a estar dedicándote a ellos un 100% del tiempo. Lo mejor es que ellos –pareja o amigos— estén también buscando lo mismo.

Romantic couple sitting on a jetty under a blue sky at a sunset

Tu propia actitud o predisposición tiene que ser favorable a esta búsqueda tanto como lo será la de tus acompañantes. Por lo tanto, antes de nada, pregúntate si de verdad quieres realizar la exploración, puesto que no será placentera durante todas sus etapas, pero probablemente sí tendrá resultados positivos a la larga.

Pasa algún tiempo a solas

Incluso si viajas con tu pareja o si tu familia y amigos suponen para ti la compañía perfecta, puede ser interesante tener algunos ratos o incluso días enteros para estar a solas. No quiere decir que estas personas cercanas nos impidan ser nosotros mismos, pues, si todo va bien, deberían ser quienes nos lo permitan. Pero sí puede ocurrir que no nos dé tiempo a sentirnos en nuestra compañía y que no podamos echar un vistazo a nuestro interior si estamos rodeados de otros.

Ese tiempo a solas no puede convertirse en un rato para pasar cotilleando en las redes sociales, pues esa conexión, aunque distante y artificial, no nos deja del todo a solas. Lo más grave es que las redes sociales nos obligan mucho más que el contacto real a vivir de acuerdo a un personaje que probablemente no se corresponda con nuestro yo. Para realizar una auténtica exploración, es necesario abandonar la compañía real y virtual.

Closeup on happy young woman drawing heart in weeping glass shower door

Durante el tiempo en el que has conseguido estar a solas o si haces el viaje por tu cuenta, sí puedes conocer a gente nueva. Lo bueno de las personas recién conocidas es que nunca podrán impedirnos ser tal como somos, dado que no esperan nada de nosotros, no tienen expectativas creadas y con ellos será muy fácil dejarnos llevar.

Pequeños consejos para conocer tu yo verdadero

Escribe un diario, como probablemente hacías en la infancia. Recupera el hábito del cuaderno de papel, en lugar de escribirlo en tu tablet u ordenador portátil, pues de esta última forma se parecería demasiado a un agenda de tareas y es precisamente de eso de lo que queremos huir. Así que escríbelo en papel y con un estilo lo más cercano a la prosa posible, alejándote del chip tabla de obligaciones.

Tómate unas vacaciones de todas aquellas cosas que te retienen o paralizan en el día a día, desinhíbete porque no habrá nadie juzgándote. Tus amistades más criticonas o la gente que te rodea cuya opinión más te molesta ahora no está cerca, así que haz todas aquellas cosas con las que sueles cohibirte por el qué dirán. Al mismo tiempo, no seas tú una de esas personas y trata de dejar de juzgar y de ver en los demás solo la belleza.

Handsome man

Enfréntate a alguno de tus miedos. Si tus vacaciones son tan cautas como tu vida cotidiana, tal vez no te haya servido de nada el descanso. Trata de hacer algo que generalmente no harías. Tienes la oportunidad de dejar atrás cualquier hábito insalubre, vínculo o inseguridad.

Relaja el ritmo. Hazlo todo de manera más lenta, trata de dormir más, medita siempre que tengas ocasión y aprovecha que no hay nada que te esté obligando a estar en el siguiente sitio al siguiente momento. Tardarás en acostumbrarte a que nadie te espera, pero así es y esa sensación es muy placentera. La decisión de adónde ir o qué hacer a continuación es solo tuya.

Dedícate a actividades culturales, como visitar galerías de arte, acudir al teatro, leer libros profundos –no necesariamente de los dedicados a descubrirte, sino literatura—… o apúntate a algún cursillo de una práctica inspiradora. Alguna de las cosas que veas o hagas puede servirte de chispa para detonar un descubrimiento. Pero también dedica tiempo a deportes y ocupaciones que te dejen la mente despejada o con las que puedas practicar el mindfulness, ya que gracias a ese tiempo podrás acceder mejor a lo que tienes almacenado muy al fondo de la memoria.

side view of beautiful caucasian woman contemplating artworks in an art museum

Cómo mantener los cambios obtenidos

Como decíamos, nada de esto tendrá valor si se limita a las vacaciones, pues llegar a conocer al yo verdadero es algo que lleva tiempo y requiere perseverancia. Pero se trata de uno de los mejores momentos para dar los primeros pasos. Una vez regresemos a nuestro lugar de residencia habitual y volvamos a encontrarnos con las personas a las que tratamos día a día, tenemos que intentar mantener lo logrado.

No será fácil que nuestros avances resistan, si simplemente nos dejamos llevar, creyendo que su efecto ha sido tan profundo que ya hemos cambiado, que ya está todo hecho. Para conseguir que no se pierdan nuestros descubrimientos, debemos ser muy conscientes de ellos. Por lo tanto, los últimos días (tal vez durante el viaje de regreso si no conducimos nosotros), estaría bien realizar una lista de lo que hemos aprendido sobre nosotros mismos. Dediquémosle tiempo porque requerirá introspección y exploración.

Close-up portrait of smiling female by the sea. Happy woman standing at the seaside and looking away.

De esa lista, elegiremos lo que nos gusta y lo que no. Lo que nos gusta es lo que queremos mantener a partir de ahora en nuestra vida y probablemente alguna de esas cosas vaya a molestar a los demás: a nuestra pareja, a los familiares, al jefe o la jefa e incluso a los amigos más cercanos. Pensemos en qué personas tratarán de minarnos esos logros y vayamos preparando nuestra defensa: no dejaremos que nos obliguen a dar un paso atrás.

En otras ocasiones, seremos nosotros mismos nuestros peores enemigos a la hora de mantener los avances. Nuestras malas costumbres, la procrastinación o la pereza, la cobardía, la timidez… cantidad de cosas de nuestra propia forma de ser nos impedirán mantener esa característica que hemos descubierto en nosotros mismos. Preparémonos para pelear contra los impedimentos autoimpuestos tanto como lo haremos contra los que nos llegan de fuera.

No es fácil y menos con tan solo unos días para lograrlo, pero con que en cada vacación o pequeña salida en puentes y fines de semana largos diésemos un paso adelante en cambiar, el avance sería enorme. Comienza ahora, no esperes más.

¿Se puede cambiar de vida? 4 personas nos explican cómo lo han conseguido

Cómo cambiar de vida

Los cambios suelen asustar incluso a las personas más intrépidas, dado que nuestra zona de confort nos ofrece seguridad y tal vez nos haya costado mucho alcanzarla. Muchas veces, los cambios son forzados en nosotros, pues se nos impone un cambio de residencia, nos sobreviene una crisis existencial o sufrimos un problema o una situación trágica.

Pero también podemos ser nosotros mismos quienes instemos el cambio vital, simplemente porque sentimos insatisfacción, estamos sumidos en una crisis existencial, o tenemos la necesidad de potenciar nuevas capacidades… Para estos segundos casos, en los que el paso lo tiene que dar uno mismo, es necesaria la valentía y tal vez conocer cuatro casos satisfactorios puede ayudar.

Explorar y regresar

Rosa había salido de su pequeño pueblo en España para estudiar diseño, su vida estaba llena de glamour y parecía que se le abrían todas las puertas gracias a encontrarse en las capitales de la moda más importantes en cada momento. Pero su madre enfermó y no había nadie que pudiese ocuparse de ella. Rosa regresó a su pueblo imaginando que aquella decisión significaba renunciar a todo un futuro y echar por tierra lo que había estudiado y avanzado.

Ahora ella tiene su propia tienda y su propia firma de diseño, con una amplia clientela, cosas a las que no habría podido aspirar en otros lugares. No significa que no necestiba haberse marchado, sino que le hizo falta la exploración para saber que podía encontrarse bien en su lugar. El tiempo que pasó fuera le ha servido como exploración para encontrarse a sí misma y para aprender muchísimas nociones que ahora está aplicando. Su madre se puso mejor gracias a tener la compañía de Rosa, pero esta ya no se marcharía de nuevo. Ahora ha encontrado su lugar en el sitio donde menos se lo esperaría: su propia casa.

Woman using internet in the airport terminal.

Perseguir tus sueños

Otra de las personas que ha cambiado su vida para mejor partió con gran valentía, ya que tomó la decisión de marcharse de su país cuando aún era muy joven, pues sabía muy bien lo que quería. Ha conseguido un sueño que parecía imposible quedándose en su propio país y ahora se dedica a y vivie de lo que le gustaba desde niña.

Pero dejamos que sea ella quien nos cuente cómo le ha afectado el cambio vital: “Con 17 años me fui a vivir a Inglaterra, y después de otros 17 años allí, emigré otra vez a Los Ángeles (Estados Unidos), donde llevo viviendo desde el 2010. Cambiar de vida, dos veces, me ha venido estupendamente para mi bienestar emocional, material e incluso espiritual”.

Business Woman Working Planning Ideas Concept

“El aislamiento, la soledad y el desarraigo también trajeron consigo beneficios emocionales. Aprendí a ser independiente y valiente. Me deshice de muchos compromisos familiares y convenciones sociales que eran dañinas para mí. Aprendí a escuchar a mi intuición, a seguir como brújula lo que realmente hacía feliz a mi alma en vez de escuchar a los demás. Abrí la mente a nuevas ideas, culturas, religiones, gastronomías y formas de hacer las cosas, hasta que cuestione todo con lo que me había criado y descubrí las verdades universales detrás de las envolturas locales. No fue fácil, pero no lo cambiaría por nada del mundo. Me hizo la persona que soy ahora”. Nuria, Los Ángeles.

Tornar algo negativo en positivo

Miguel Ángel mutó su vida de forma no voluntaria en un primer momento, ya que su traslado estuvo motivado por una mala relación sentimental. Pero no fue lo que le había ocurrido, sino la determinación que él tomó a continuación y cómo decidió actuar al respecto lo que es interesante. Se trasladó a Tailandia sin tener allí contactos ni conocidos y comenzó literalmente una nueva vida tras su ruptura. Ahora trabaja con éxito en una página web de diseño y no se aferra al pasado.

"Big buddha statue at Wat muang, Thailand"

Él mismo nos resume que “cambiar una sonrisa por un ceño fruncido, cambiar ‘la prisa’ por un paseo, cambiar el es que, no saben por ¿y por qué tienen que saber, cambiar zapatos para cada ocasión, por unas chanclas”…

Todo cambio no tiene precio, para el resto, es solo un inicio apasionante de sensaciones y encontronazos culturales, el trauma lo puedes poner tú mismo, si no tienes algo más emocionante que hacer. En Tailandia, cuando vienes con el cambio entre ceja y ceja pues Internet te ofrece la posibilidad de desarrollar webs o diseño sin el obstáculo de las fronteras, lo mejor que puedes hacer es venir sin ‘mochila’, sin cargas del pasado, sin pesares desatendidos y lo más importante, es venir con ganas de cambiarte todo, la experiencia es inigualable”.

Close up portrait of a smiling young man with hand in hair

Cortar por lo sano con algo que no nos ilusiona

No todos los cambios vitales tienen necesariamente que incluir un traslado a otro país u otra ciudad. El caso de Teresa se refiere a todos sus aspectos, pero no a la residencia. Ella tuvo el valor de dejar algo que, aunque se le daba bien y satisfacía sus necesidades económicas y de estatus, no le ilusionaba. Dado que es escritora, quién mejor que ella para contarnos cómo le fue:

“Me licencié en Derecho porque soy concienzuda. Saqué una carrera que me pareció aburrida, todo el mundo decía que ejercerla era mejor. Trabajé y lo hacía bien, o eso decían, porque en realidad nunca sentí el Derecho como algo mío, algo en lo que supiese lo que estaba haciendo, algo sobre lo que pisar firmemente. Así que lo dejé, y no fue un fracaso sino una decisión”.

Hand Swiping Credit Card In Store

No puedes volcar tu vida a algo con lo que no eres capaz de implicarte. Y me fui al extremo opuesto, monté mi negocio, algo que implica hasta el más recóndito extremo de tu vida. Y lo hice sin la conciencia de que aquello era un cambio vital, sin saber que estaba cambiando mi forma de estar en el mundo, que estaba cambiando ser empleada para emplear, tener un tiempo estructurado por no tener horarios, la certeza de un sueldo por la presión de unos gastos fijos. Y esa decisión me permitió fabricar mis propias opciones, la posibilidad de decidir”.

“Quince años después, sé que mi vida es mejor aunque solo sea porque en este camino me he implicado todos los días de mi vida, incluso los que he estado tentada de arrepentirme, incluso los más cansados, también los días que digo que yo lo que quiero es trabajar para alguien con un horario fijo o los días que pienso cerrar y dejarlo todo porque gestionar cansa mucho. Todos los días, incluso esos, sé que mi vida es mejor porque un día no firmé un contrato con una gran empresa, no decidí trabajar con ellos, y me lancé a construir algo que es parte de mí”.

Closeup portrait of happy young woman covers her face of hair.

Con tantos ejemplos positivos, resulta evidente que dar el paso no parece algo tan grave ni que deba darnos tanto miedo. No siempre será fácil y puede haber momentos de vértigo, una mayor exigencia de dedicación y esfuerzo y tal vez alteraciones que nos resulten incómodas en las primeras instancias. Pero pasado el tiempo de ajuste, encontraremos que somos personas diferentes y que incluso esas dificultades también nos han ayudado a crecer y nos han servido para descubrir quiénes somos. La vida de antes no la echaremos de menos porque, si había algo que nos insatisfacía, estaba claro que era necesario desprenderse de ello.

Imágenes | iStock Photos

Scrapbooking: relajación y mindfulness a través de los álbumes de recortables

Las actividades asociadas al mindfulness son positivas porque el tiempo que pasamos dedicándonos a estas técnicas sirve para que nuestra mente se concentre en el presente. No significa que nos olvidemos de los problemas, sino que romperemos la tensión que nos producen estos al ocupar nuestra mente por completo. Con otro estado mental, encontraremos con mayor facilidad su solución o la forma de no darles tanta importancia. E incluso si no llegamos a resolverlos, por lo menos habremos sido capaces de relajarnos durante algunas horas.

Hemos visto el coloreado de intrincados diseños, ya sean mandalas, motivos realistas o creaciones abstractas, así como el Zentangle o dibujo terapéutico y muchas otras sugerencias para llegar al estado mental completo. Ahora vamos a descubrir las características y ventajas del scrapbooking.

Qué es scrapbooking

Se trata de crear álbumes de recortes o fotografías rodeadas por objetos y materiales. Se puede limitar al pegado de cosas o acompañarse de dibujos o escritos con caligrafía cuidada. Es una práctica que no se ha inventado ahora, ni muchísimo menos, pero que se sugiere en la actualidad con el objetivo de ayudar al bienestar de la persona que la practica.

Diy project from waste magazine. Rolled old papers combine bowls.

La diferencia del scrapbooking con respecto a las prácticas de mindfulness citadas más arriba es que realizará un ejercicio psicológico mucho más intenso, debido a que es mucho más personal al utilizar fotos propias o familiares. Se hace una exploración con la idea de conseguir resultados que nos liberarán, nos impulsarán a mejorar, nos ayudarán a encontrar dónde radica lo que nos impide avanzar… Cada caso tendrá un resultado diferente, pero servirá en definitiva para ayudarnos a encontrarnos mejor con nosotros mismos.

Qué necesitamos para comenzar con nuestro scrapbook

Lo principal son las fotografías. Se recomienda tener dobles copias de todas las fotos que vayamos a emplear para que no nos dé pena destrozarlas, porque muchas veces la composición en página nos pedirá que recortemos una foto, ya sea para quedarnos con un fragmento más relacionado con lo que estamos contando, ya sea para darle una forma deseada que tenga un significado o para ocupar un espacio menor que componga el conjunto sumada a otras fotos. Si las instantáneas que te interesan están en formato digital, tendrás que imprimirlas en papel fotográfico en algún establecimiento especializado.

Note paper hanging on old wooden wall

Necesitaremos un soporte, que puede ser un gran cuaderno de dibujo con hojas de cartulina resistente o un álbum de fotos. Si aún no conocemos la extensión del álbum, podemos hacerlo en cartulinas sueltas y llevarlo a encuadernar cuando terminemos. Nos harán falta tijeras, pegamento o cola, celo y lápices o rotuladores de colores por si queremos añadir nuestro propio arte.

A partir de ahí, prácticamente todo vale. En este blog siempre hemos hablado del reciclaje y de la reutilización de materiales, por lo tanto procuraremos que nuestro álbum de recortes se pueda hacer por completo con cosas que tengamos por casa o que alguien nos pase porque no le sirven.

Notebook with gift box, red pencil and hearts on old wooden backgroundPor ejemplo, cartulinas de colores, post-its, tarjetas, cartones de cualquier procedencia, hilos, clips, lazos, restos de papel de envolver regalos, retales de tela, mechones de cabello, letras troqueladas de una caja de cartón de alimentos o electrodomésticos, entradas de cine, museos u otros sitios a los que hayamos ido, piedrecitas, conchas de mar, hojas de árbol, billetes de avión, celofán, botones de colores, recortes de bolsas de la compra de cartón, resguardos de hoteles, sellos de correos de otros países, flores que secaremos previamente, objetos o juguetes planos de plástico, fragmentos de cartas recibidas o escritas y no enviadas, antiguas postales adquiridas en mercadillos, cualquier tipo de recuerdo no voluminoso

Piece of paper and sea stuff on wooden background

Fomenta tu creatividad con el scrapbooking

El scrapbooking no requiere ninguna preparación, no es necesario que seamos artistas o diseñadores gráficos, que sepamos pintar o siquiera tomar buenas fotos, pues estas pueden ser malas o estar hechas por otra persona (solo nos importa que lo retratado sí sea cercano a la persona que hace el álbum).

Beautiful redhead women with retro camera in black dress on graffiti background.

Servirá para fomentar en gran medida la imaginación y la creatividad, debido a que permite casi cualquier combinación. Las infinitas posibilidades de materiales que podemos usar nos ofrece la misma libertad para crear las composiciones de la página. Y cada elección y cartón resultante reflejará inequívocamente la personalidad de quien lo ha creado.

Elige el tema de tu álbum

El álbum cuenta una historia, el scrapbooking es una forma de narrar, como cualquier otra. No se trata de juntar fotos porque sí, eligiendo las más recientes o aquellas en las que salimos mejor, sino de hacer algo con un significado profundo. El conjunto de imágenes puede reflejar un recorrido espiritual y, por lo tanto, tal vez empiece con una instantánea antigua, quizá ni siquiera favorecedora o positiva y, tras pasar por las intermedias, acabará mostrando cómo hemos llegado a captar otra más reciente que ha modificado todos los carices negativos de la inicial.

Message and red hearts on the clothesline against wooden background

En otros casos, en lugar de contar una historia, podemos hacer una exploración y elegir siempre el mismo sujeto en todas las fotos –uno mismo sería lo más habitual- para estudiarlo. No solo usaremos las fotos, sino que también dibujaremos su silueta, cambiaremos su peinado, ropa y color de ojos con recortes de cartulinas de colores pegados por encima, lo situaremos en fondos de lugares en los que nunca ha estado y veremos por qué quiere estar ahí y por qué nunca ha ido… Este análisis puede hacerse en soledad, en compañía de amistades o con la supervisión de un terapeuta, que nos irá pidiendo realizarle modificaciones al sujeto.

Office desk

A la hora de elegir qué fotos utilizar de los carretes positivados, no necesariamente hay que pensar en las que representen nuestros lugares, personas o cosas favoritas. Pueden tener significado por sí solas, pero también existe la opción de que no te hubiesen aportado nada en un principio y, al situarlas junto a otras o ponerlas en contexto, cobren un nuevo sentido. Esa puede ser una parte muy divertida de la práctica que recomendamos, pues te traerá sorpresas y te hará reír, así como recordar momentos emotivos o sentirte mejor con respecto a algo pasado.

Regresa al pasado desde tu perspectiva

Solemos distorsionar el pasado según avanzamos en el tiempo y, cuanto más lejanos sean los recuerdos, más difícil es mantenerse fieles a ellos. Recuperar de los armarios aquellas fotografías antiguas que hacía tiempo que no mirábamos puede suponer todo un viaje al pasado. Quizá sea positivo sin más, pero tal vez comience dándonos una mala impresión, ya sea por culpa de la nostalgia o por sacar a flote cuestiones enterradas.

vintage vision of the profession of reporter

Incluso en el segundo caso, la exploración nos vendrá bien porque pondremos las cuestiones de entonces en perspectiva y, o bien aprenderemos que hemos mejorado esos aspectos, o bien tendremos por fin la distancia para resolverlos y dejarlos definitivamente cicatrizados. El álbum de recortes es una forma de terapia que puede ser placentera al cien por cien o de choque durante un tiempo, pero con un proceso que concluirá en una mirada positiva.

Incluso la creación de un álbum dedicado a un ser querido y perdido, aunque se presente muy dolorosa, a la larga puede cerrarse como una catarsis, aunque para casos así recomendamos que se consulte con un especialista antes de comenzar o que se haya dejado pasar el tiempo suficiente.

Desktop

Desarrolla vínculos gracias al scrapbooking

Se trata de una distracción muy amena, pues no nos exige concentración ni destreza y, por ese motivo, se puede practicar mientras se escucha música o se charla animadamente con otras personas que estén haciendo su propio cuaderno de recortes. La conversación será más profunda al realizarse en presencia de las fotos y dará pie a confesiones voluntarias, preguntas con sincero interés por los demás, descubrimiento de pasados comunes, hallazgo de cuestiones que nos unen, etc…

De esa forma, lo que podría ser una amistad superficial o un mero conocimiento social puede convertirse en una relación mucho más intensa y valiosa, con un fuerte vínculo con esas personas que nos acompañan.

Office desk table with notebook, supplies, coffee cup and flower

Comparte tu álbum

Estamos hablando de una manualidad, por lo que bastaría con rellenar álbumes en Internet a partir de plantillas prediseñadas, pero recomendamos hacerlo “con estas manitas”, como todas las prácticas DIY que hemos tratado anteriormente. Pero, una vez que cada página está completa, podemos tomarle una fotografía digital para colgarla en una red social. Se produce una poderosa conexión emocional cuando las personas comparten algo que para ellos es personal y significativo, por lo que el momento de publicarlo puede completar nuestro esfuerzo por sentirnos mejor.

Si necesitas inspiración, puesto que no sabes por dónde empezar y no tienes ni idea de cuál debería ser el resultado de tus páginas, puedes buscar ejemplos de otras personas que ya han practicado el scrapbooking y lo han colgado en Internet. Los resultados podrían ser de lo más diversos, así que sugerimos que visites muchos para que lo tuyo no sea una mera copia del primero que has visto, sino algo realmente inspirado.

Fotografías | iStock Photos

¿Soy una persona kinestésica?

Si necesitáis organizar el viaje de vuestros sueños, podéis contar con nosotros. Os ofrecemos excursiones, escapadas y planes para satisfacer todos los gustos. Lo mismo si queréis cuidar vuestra alimentación. En Vive 0,0 nos preocupamos por poner a vuestro servicio las recetas más sanas, originales y ricas que podáis imaginar. Y si lo que queréis es conoceros un poco mejor a vosotros mismos y aprovechar al máximo vuestras aptitudes, también estamos ahí. ¿Queréis saber si vuestra personalidad es kinestésica?

Continue reading ¿Soy una persona kinestésica?

Cómo lograr que la música te ayude a encontrar el bienestar

Siempre se ha dicho que “la música amansa a las fieras”, pero por pasado que esté el refrán, esconde mucha verdad. El sonido –y por ende la música— tiene la capacidad de influir en nuestras emociones y, por lo tanto, se utiliza en un varias terapias wellness, alguna de las cuales son el último grito. Veamos qué mecanismos hacen que la música modifique nuestros estados de ánimo y cuáles de las características del sonido permiten que nos estimule cerebral y vitalmente.

La música puede hacernos dormir mejor, convertir la jornada en un tiempo más llevadero, permitirnos rendir más en el deporte, hacernos recuperar la ilusión por los nuevos descubrimientos, ampliar nuestra cultura y nuestros conocimientos, relajarnos y liberarnos del estrés… Son tantas su ventajas que, escuchando música conseguiremos incluso una mayor y mejor vida social.

Los baños de sonido y los viajes musicales

¿Creías que conocías todas las terapias New Age? ¿Pensabas que habías probado todas las formas de relajarte que ofrece el mercado? Pues hay una más que probablemente aún no has descubierto y que podemos sumar al yoga, las gafas de realidad virtual, la meditación, la caligrafía, el mindfulness o atención plena, el mindfoodness, tejer y hacer crochet, la colorterapia… Hablamos de los viajes musicales y de los “baños de sonidos”, una práctica que no es nueva, pero de la que se está comenzando a hablar ahora con frecuencia como terapia wellness.

Estudios científicos aseguran que los efectos del sonido en las ondas cerebrales pueden ayudar a alcanzar el bienestar y, por ese motivo, se han creado lugares en los que se ofrecen estas inmersiones. Los usuarios se sitúan cómodamente en un espacio en el que pueden moverse, toser o expresarse como deseen. Los “baños de sonidos” suelen ser sesiones de 60 minutos de murmullos transcendentales en las que es preferible dejarse llevar, con los ojos cerrados, para que el cuerpo encuentre la armonía con las ondas del sonido. Las vibraciones sonoras transmitirán paz y descanso, fomentarán la meditación y aumentarán el tono parasimpático del sistema nervioso.

Close up portrait of a modern young man with beard listening to music with earphones

Murray Hidary habla de viajes musicales y afirma que “la naturaleza abstracta de los patrones y de las composiciones musicales actúa como un lienzo donde quien escucha esboza sus propios detalles personales. De esta forma, se convierte en una experiencia conectiva que es al mismo tiempo muy íntima, pero universal”.

Estas terapias que por ahora suenan relativamente nuevas, se suman a una práctica que ya está muy extendida y que se conoce como musicoterapia. Esta técnica se ha utilizado en residencias para mayores y se organizan sesiones a las que el público de cualquier edad asiste para mejorar su relación con el mundo y consigo mismo. Se dice que el sonido funciona como un mecanismo de expresión de emociones, tanto de forma individual como colectiva, que fomentará el bienestar buscado. Con el uso de instrumentos que no es necesario saber tocar, los ejercicios colectivos van permitiendo la posibilidad de soltarse y dejarse llevar.

Group Of Young People Enjoying Outdoor Music Festival

Los beneficios de la música en nuestro cerebro

No se puede negar que cualquier pieza musical, especialmente la que más nos gusta, nos hace sentir algo. Se trata de un disfrute sensorial, pues se percibe a través del tacto y del oído, pero es mucho más intuitivo que otros, como pueda serlo el visual, que generalmente resulta mucho más concreto. Es más difícil definir la música, ponerle adjetivos, concretarla… Al igual que les ocurre a los olores, la mejor forma de hablar de ellos es a través de sinestesias. Dejando a un lado el contenido de las letras, la música, como la pintura abstracta, hay que sentirla, no entenderla.

guy hioster listens to the player on the street

Esa cualidad casi subliminal de la música la convierte en una herramienta poderosísima para nuestro bienestar, nuestra felicidad y nuestra relajación. Además, es una de las herramientas más fáciles de poner en práctica y de conseguir, sin embargo, la utilizamos poquísimo. Está al alcance de cualquiera y muy poca gente extrae todo el potencial que presenta.

Los sonidos menos armonizados pueden sernos de utilidad igualmente para ayudarnos a estar mejor. Quienes no concilian el sueño con facilidad o viven en lugares demasiado ruidosos para dormir bien, pueden echar mano de los sonidos relajantes que ofrecen varias aplicaciones de teléfonos móviles. Se trata de ruidos ambientales o composiciones muy sencillas que sirven para aislarte de lo que te rodea y para ir ralentizando la actividad cerebral hasta que se alcanza el sueño.

Happy sporty woman in headphones outdoors in park. Looking at camera

Si somos deportistas, la música puede ayudarnos a seguir el ritmo, animarnos a ir más rápido o no sentirnos derrotados y abandonar, puede ser una gran compañera si practicamos nuestro ejercicio en soledad… O tal vez escucharemos música mientras trabajamos, siempre que no requiera una concentración excesiva. Esto puede hacer mucho más liviana una jornada dura de curro o un desplazamiento hasta nuestra oficina, con los consabidos atascos, que cada mañana es más tedioso.

Continúa disfrutando de la música

Un estudio de Spotify, basado en la observación del comportamiento de sus usuarios, concluye que a los 33 años de media se deja de descubrir nueva música. Estamos hablando de personas que por lo general escuchan música, dado que son usuarios de la plataforma, por lo que sumándoles los que ni siquiera hacen uso de este tipo de servicios, la conclusión es que en seguida dejamos de disfrutar de la música.

Photo of old music cassette and tape

Los motivos por los que probablemente renunciamos a algo tan interesante son nuestra teórica falta de tiempo, aunque ya hemos visto que existen muchos ratos al día que se podrían aprovechar para esto, como los que dedicamos a movernos. Por otra parte, al no requerir una atención total, se puede escuchar mientras hacemos otras cosas o dedicarle un pequeño rato cada tarde, especialmente aquellas que no se presentan favorables para disfrutar del exterior.

No se habla de que la gente ya no escuche música pasados los 33 años, sino que sigue escuchando la misma que conocía. Otro de los motivos puede ser que se siente desconectado de la actualidad, que cree que no tiene acceso al conocimiento sobre nuevos grupos o estilos. Pero no es tan difícil conocer lo que se cuece, precisamente gracias a las redes sociales, las emisoras por Internet que se adaptan a tus preferencias y a la posibilidad de escuchar en podcasts los programas de radio que nos perdemos por no coincidir con nuestro horario.

a very funky elderly grandpa dj mixing records

Una tercera razón es la de creer que ya conocemos lo bueno y que todo lo que se hace en la actualidad es inferior a lo que había en nuestra juventud. Es una forma de pensar muy extendida, pero que no es más que un prejuicio. Yo misma he pensado esto durante muchísimo tiempo, pero finalmente me propuse descubrir cosas nuevas y resulta que existían muchísimas que podían encajar en mis gustos. Así que mejor no ser tan cerrados e inamovibles. Si algo bueno nos puede aportar seguir descubriendo música pasada cierta edad es dejar de pensar así. La música por sí sola tendrá efectos positivos dado que ayuda tener estímulos mentales nuevos, pero el desprendernos de estos prejuicios es aún más valioso.

La alegría de cantar

Microphone in focus against blurred audience

Cantar puede hacer el mismo efecto en una persona que la risoterapia, la improvisación interpretativa u otras técnicas para elevar la moral. Dado que nos permite desinhibirnos, nos sirve para conseguir una relajación que nos alejará del estrés y de las tensiones y para superar barreras como la timidez y la falta de asertividad. No vale con limitarse a la ducha, hay que hacerlo en público, aunque sea en petit comité.

Quienes sean buenos cantantes pueden tratar de hacerlo a menudo como hobby, pero incluso para quienes provocamos la lluvia con cada nota, existen lugares como los karaokes en los que dar rienda suelta a una sentida interpretación desafinada. Si acompañamos nuestras canciones de gestos y actuaciones, la diversión será aún mayor y los efectos, más duraderos.

la alegria de cantar

Cuanta más música escuches, más rica será tu vida

Si escuchar música nos aporta mucho en el momento de disfrutar la actividad, también va más allá, pues ampliará y mejorará nuestra vida social. Estar al día de lo que hay en el mercado nos servirá para charlar animadamente con amistades que compartan gustos o precisamente difieran. Además, se nos abre un inmenso abanico de conciertos y festivales de música en los que pasar horas muy divertidas y totalmente evasivas…

Audience At Outdoor Music Festival

Por lo tanto, recupera la afición por la música y sentirás que la experiencia enriquece tu vida y te aporta cierta felicidad y capacidad para disfrutar de todos los momentos.

Imágenes: iStock Photos

Hoy es un gran día y nadie, nadie, conseguirá cambiarlo

Cómo nos sentimos cada día suele depender más de las interrelaciones personales que hayamos tenido desde que comienza la jornada que de las circunstancias que nos rodean. Los demás influyen en nuestro estado de ánimo en gran medida y para mantener una visión neutra u optimista de las cosas, necesitamos ignorar los comentarios negativos que nos dirigen o las actitudes perjudiciales que podrían empantanar nuestro humor.

Esa frase de escuchamos tantas veces: “que no te afecte” es muy fácil de decir cuando no se está en la posición, pero casi imposible de cumplir cuando se trata de uno mismo y los comentarios negativos ya han llegado. Que no nos afecte no es fácil, pero se puede lograr. Para ello, es necesario realizar el cambio en nuestro interior, no en los demás.

¿Cómo mantener una actitud optimista en todo momento?

Lo más difícil es darnos cuenta de que esa otra persona nos está afectando, por ejemplo, es muy complicado llegar a detectar que alguien nos está creando culpabilidades de forma indirecta. Pero una vez descubierto, no será tan difícil romper esa tendencia. Si analizamos bien nuestra situación y lo que hemos hecho en el pasado, veremos que no somos culpables de nada de lo que se nos achaca.

Lo mismo ocurrirá cuando nos están manipulando: una vez veamos el efecto, tendremos que tratar de poner freno a la utilización evitando caer en sus trampas. Pero lo mejor será eludir el enfrentamiento y bajo ningún concepto será beneficioso ponerse a la altura del manipulador.

Angry businesswoman shouting on smartphone. Wearing in blue shirt and glasses. Standing over gray background

Otros efectos perjudiciales de las personas que nos rodean en nuestro estado anímico son más fáciles de percibir. Cuando la otra persona ese muy agresiva verbalmente o cuando no dirige ninguna palabra considerada hacia nosotros, cuando nos escatima los elogios… para sobreponernos al efecto que esto puede tener sobre nuestra autoestima tendremos que ser muy conscientes de nuestros propios méritos. Cuando lo seamos, no necesitaremos reconocimiento externo.

¿Cómo verlo todo desde un punto de vista positivo?

Confident young brunette with arms crossed and her jealous opponent in the background

La dificultad a la que nos enfrentamos ahora es la de tratar de mantener a esas personas en nuestra vida, pero mantener al mismo tiempo nuestro humor intacto. Muchas veces no podremos alejarnos de esas personas que podrían terminar con la alegría de nuestro día a día. Nuestro jefe seguirá teniendo autoridad sobre nosotros, ese vecino seguirá habitando cerca de casa –y si nos mudamos, es fácil que haya alguien similar en el nuevo edificio-, el familiar no dejará de formar parte de nuestro clan, incluso habrá amistades que no podamos eludir porque vengan de otra persona que sí queremos conservar en nuestro círculo… por mucho que no podamos evitar a esta gente, sí podemos modificar la forma en la que su comportamiento o sus comentarios nos afectan. Y eso depende de nosotros.

Si no conseguimos ignorar lo que los demás comentan sobre el mundo en general: lo mal que va el país, la situación laboral tan desastrosa que se ha generalizado, las pocas probabilidades que existen de que se recupere la economía… lo que podemos hacer es ver el destello de esperanza en cada uno de esas quejas. Aunque no les digamos nada para no discutir, nuestra conclusión en nuestro fuero interno será un: “sí, pero…”. “Sí, la cosa va mal, pero…” y ahí encontraremos nuestro argumento particular.

Portrait of a good looking young man with ok hand sign

Si lo que esas personas espetan son frases destructivas hacia nosotros mismos de forma directa, les daremos la vuelta por completo. Así un “nunca llegarás a nada” en nuestros oídos significará “puedo llegar muy lejos” porque sabemos que quien nos lo dice lo que quiere es aplastarnos y no lo intentaría si no fuese consciente de nuestras posibilidades.

Ser amigos de nuestros amigos

Four best friends hugging each other

Si se leen por encima los consejos que impulsan a alejarse de la gente que nos puede perjudicar, parecería que se propone una actitud egoísta que fomenta rodearnos de gente que nos vaya a proporcionar algún beneficio o hacernos sentir mejor, casi llegándonos a aprovechar de algunas amistades dispuestas a escuchar nuestros desahogos.

No se trata de eso, no podemos convertir a las amistades en paños de lágrimas, los amigos tienen que ser mucho más que eso. Tendremos que procurar aportar a los demás lo que ellos nos aportan y que el intercambio sea mutuamente beneficioso: igual que nos han escuchado y ayudado en alguna ocasión, haremos lo mismo con ellos y seremos verdaderos amigos.

Portrait Of Happy Young Couple Sitting On Floor Looking Up Ready for your text or product

Tampoco se quiere fomentar una actitud volátil o inconstante con este tipo de recomendaciones. Con la excusa de sospechar que alguien pueda influirnos de forma negativa, muchos podrían incurrir en una actitud consistente en romper amistades a la primera de cambio. Esto, a la larga, sería aún más perjudicial, pues nos quedaríamos por completo solos o tendríamos amistades poco profundas.

La recomendación no pasa por cambiar a los demás, como decíamos más arriba, ni de evitarlos por completo. Pasa por trata de cambiar por dentro nosotros mismos para que los vínculos con esas personas nos afecten de forma positiva. Por las auténticas amistades hay que luchar y, si hay algo malo en la relación, hay que encontrar cómo mejorarla.

¿De verdad esos son tus sueños?

personas que cumplen sus sueños

Algunos libros de autoayuda dirigidos a evitar que la influencia negativa de otras personas nos mine la felicidad y la autoestima están plagados de expresiones como “tus sueños”, “triunfar”, “alcanzar el éxito”… se trata de una literatura muy diseñada para personas que tienen como meta ascender en escalas sociales o laborales y que se ven afectadas por los demás en sus intentos de escalar puestos o categorías.

Pero al igual que se dice con gran razón que el dinero no da la felicidad, tampoco la obtendremos ni muchísimo menos de logros materiales o reconocimientos que se asocian a cargos con nombres más sonoros o mayor fama o notoriedad. Ser felices en una vida modesta puede ser preferible a conseguir una gran pila de éxitos que no nos dicen nada. Dedicarnos a lo que nos gusta, aunque se trate de un profesión poco llamativa, será lo que nos haga dichosos.

Si creemos que tenemos sueños muy ambiciosos, tendremos que analizar si realmente son nuestros sueños. Muchas veces esos sueños nos los han inculcado nuestros padres por causa de sus propias frustraciones o simplemente la sociedad en general con modelos de comportamiento que parecen más felices de lo que realmente son.

portrait of Happy young man looking up to copy space

El perseguir sueños desmedidos es la mayor fuente de frustraciones posible y, si bien la decepción es un precio que hay que pagar cuando estamos luchando por obtener lo que ambicionamos, sería una pena pagarlo cuando realmente eso no es lo que desamos. Si después de todas las renuncias, luchas y sufrimientos llegamos a darnos cuenta de que no era eso lo que queríamos, sería una pena. Mejor analizarlo y descubrir antes de seguir qué es lo que queremos.

Para ser felices necesitamos liberarnos de la influencia de los demás

Estamos hablando de una forma muy indirecta de influencia negativa de los demás. Se suelen mencionar a las personas que nos aplastan los sueños, que nos crean impedimentos para lograrlos o que por sí mismas constituyen un obstáculo en nuestro camino hacia esa meta. Pero las personas que nos inculcan lo que ellas han querido y no han podido alcanzar son igualmente perjudiciales para nosotros. Nos han vendido historias que no solo requerirán muchas renuncias para conseguirlas, sino que ni siquiera las queremos.

Happy successful sportswoman raising arms to the sky on golden back lighting sunset summer. Fitness athlete with arms up celebrating goals after sport exercising and working out outdoors. Copy space.

Seremos libres al cien por cien no cuando hayamos logrado que los demás no nos influyan a la hora de perseguir nuestros sueños, sino cuando sepamos auténticamente que nuestros sueños son nuestros. ¿Cuántas personas aparentemente muy ambiciosas han alcanzado la felicidad cuando por fin, después de mucho esfuerzo, han “renunciado” a aquello que creían que querían y se han “conformado” con algo más modesto? Muchas. ¿Por qué? Porque las palabras entrecomilladas nos dan la clave. No fue una renuncia, sino que significó que finalmente se dieron cuenta de que le habían vendido que era posible un imposible. No se conformaron, sino que por fin eligieron lo que realmente les gustaba.

Fotografías: iStock

Empoderamiento personal: cómo pasar de la teoría a la práctica

Cuando hablamos de empoderamiento nos referimos a la capacidad de tomar las riendas –el poder— de nuestra vida personal y de nuestro trabajo, para lo cual es necesario pararse a observar cómo funcionan hasta ahora los aspectos que los rigen.

Antes de poder hacer nada por cambiarlos o potenciarlos, debemos conocer cómo son, por lo que el primer paso imprescindible es el análisis y la toma de consciencia. Existen muchos libros y hasta discursos que nos pueden ayudar a observar nuestro interior y lo que nos rodea con la intención de realizar este análisis.

Qué aspectos debemos analizar

Tenemos que conocernos bien a nosotros mismos, lo cual puede ser mucho más difícil de lo que parece. Una vez seamos realmente realistas con respecto a cuáles son nuestras cualidades y nuestros defectos, podremos sacarles partido a estas y minimizar estos.

Es posible que nos estemos guiando por una serie de valores sin ser conscientes de ellos. Tal vez en ocasiones nos dirigimos hacia un camino concreto o tomamos ciertas decisiones por causa de un sentimiento de obligación que se nos ha inculcado sin que lo sepamos. Debemos profundizar para conocer estos valores que nos mueven.

Una vez conocidas nuestras habilidades, tenemos que saber cuáles son las que nos hacen falta y aún no poseemos. A partir de práctica, estudio u observación tenemos la posibilidad de adquirirlas. Además de capacidades, necesitaremos información, una herramienta imprescindible para alcanzar logros.

Empoderamiento significa tomar el control

Hemos hecho un análisis de nuestras circunstancias internas y externas. Pero no nos podemos quedar ahí, ese solo es el arranque. Para sentirnos mejor falta dar el paso real para poner en práctica las conclusiones a las que hemos llegado y ese paso solo lo podemos dar nosotros.

Tehnology concept: Happy selfie. Handsome young man holding camera and making selfie and smiling.

Para ponernos en marcha debemos plantearnos unos objetivos que han de ser realistas y muy específicos, no valdría eso de “quiero ser más feliz”, “quiero una vida tranquila”. Tenemos que plantearnos dónde está lo que nos impide ser felices o vivir tranquilos para modificar la causa y así se logrará el efecto.

Lograr el empoderamiento significa tomar el control de las circunstancias que gobiernan nuestras facetas vitales, con la intención de lograr nuestras metas. Darnos cuenta de cuáles son nuestros fuertes y nuestras debilidades para estar mejor equipados para lidiar con los problemas.

De esta forma, se conseguiría fomentar el crecimiento personal y el sentido de realización, además de la contribución que hacemos como individuos y como miembros de un equipo.

Qué nos paraliza a la hora de pasar a la práctica

Poner en práctica todas las conclusiones a las que hemos llegado al observar lo que nos falta en nuestra vida implica hacer cambios, algunos de los cuales pueden ser drásticos. Por este motivo, es normal que sintamos vértigo y que nos cueste trabajo ponernos en marcha.

Portrait of a young woman lying on the grass

Lo que nos paraliza y nos impide tomar el poder o el control, aunque creamos que está en el exterior y depende de los demás o de las circunstancias, generalmente está dentro de nosotros y solo de nosotros depende.

Factores como la pereza, el inmovilismo, la procrastinación, la duda, la falta de confianza en un resultado positivo, la postergación y todos los demás impedimentos que nos auto-colocamos ante conseguir esos objetivos solo son una forma de responder a ese miedo que nos produce el cambio.

Cómo vencemos el miedo

Dado que vencer ese miedo que nos impide hacer los cambios que nos mejorarían es algo mucho más difícil y profundo, veamos la manera de romper los impedimentos más directos –que son consecuencia de ese miedo— y realizar las modificaciones evitando pensar en lo que nos asusta.

Para evitar lo que nos frena, lo mejor es ir poco a poco, organizarnos con una lista de las cosas que tenemos que hacer y proponernos una cada día, cada semana. Nos autoimponemos ciertas obligaciones como si se tratase de las labores diarias que hacemos en nuestro trabajo o en nuestra casa.

Successful businessman celebrating with arms up. Man in white shirt with tie looking at the sky and happy smiling.

Cómo adquirimos confianza en la práctica

Uno de los factores más importantes para conseguir el empoderamiento es desarrollar la confianza. Es probable que las personas que más necesiten seguir los pasos de este artículo sean las que menos confianza tienen en sí mismos o en lo que les rodea. No solo la confianza es un agente motivador, sino que la falta de ella es el principal agente desmotivador.

Para vencer la falta de confianza lo que hacen muchas personas es emprender tareas independientes que, una vez completadas, nos demuestren que sí podíamos hacer aquello de lo que no nos creíamos capaces. Estas tareas, menores e insignificantes, servirán como prueba de nuestras capacidades. Poco a poco, iremos ganando esa confianza que nos faltaba.

Portrait Of Happy Young Couple Sitting On Floor Looking Up Ready for your text or product

Que nos demás no nos paralicen

Si sabemos que hay personas a nuestro alrededor y no queremos introducir cambios por miedo a la reacción que puedan tener, lo mejor es planteárselo abiertamente. Ya sea el cónyuge, los hijos, los superiores o compañeros en el trabajo u otros familiares y amigos, si creemos que esas personas nos están frenando, debemos sincerarnos con ellos y decirles que necesitamos su apoyo, que no tienen que mostrarse en contra de esa nueva situación que vamos a plantear.

Happy successful sportswoman raising arms to the sky on golden back lighting sunset summer. Fitness athlete with arms up celebrating goals after sport exercising and working out outdoors. Copy space.

Proyecciones optimistas

Para animarnos a seguir adelante cuando realizar estos cambios se torne arduo, lo mejor es imaginar ese futuro en el que ya hemos tomado las riendas. En estos casos, lo mejor es pasarnos de positivos. No siempre es bueno excederse cuando se crean expectativas con respecto a algo por la posibilidad de la decepción. Pero en un caso como este, en el que nuestro propio empuje es lo fundamental para alcanzar la meta, esa fuerza que nos dará la visión de lo bueno es tan importante que vale la pena pintarlo todo de color de rosa, aunque pequemos de ilusos.

Imágenes: iStock Photos