Tag Archives: Pasta

¿Te gusta la pasta? ¡Lleva siglos formando parte de la dieta mediterránea!

La pasta es una de las comidas más consumidas en todo el mundo. La versatilidad que ofrece, tanto por su variedad en cuanto a formas y componentes, como por la facilidad para combinar con otros ingredientes hace que sea uno de los alimentos más populares en muchos países de los cinco continentes. Además de esto, la pasta también es muy antigua; se lleva comiendo desde hace siglos. Pero ¿tenemos claro cuándo y dónde se inventó la pasta? Y, sobre todo, ¿cómo podemos comer pasta de un modo sano y saludable?

Los orígenes de la pasta no están del todo definidos. Mientras que una de las teorías más populares y conocidas se centra en Marco Polo como importador original de la pasta tras sus viajes a China en el siglo XIII, otros historiadores defienden que su consumo en Italia se remonta mucho más atrás, aunque tal vez no del mismo modo que la conocemos ahora.

pasta_con_tomates_cherry

Se cuenta que los etruscos ya trituraban granos y cereales para luego mezclarlos con agua y cocerlos, y también hay referencias de que los romanos consumían algún tipo de pasta preparada con harina de trigo y agua. Del mismo modo, tanto en Asia como en el norte de África se ha consumido pasta en diversas formas y preparaciones desde hace siglos. Pero si lo que te preguntas es desde cuándo se prepara la pasta tal y como la conocemos hoy en día, se podría decir que desde la Edad Media.

De esta época tratan las primeras referencias escritas, tanto en la cocina andalusí en España como incluso en el Forme of Cury, un libro de recetas medievales inglesas del siglo XIV, donde ya proponen variantes de lo que hoy llamaríamos lasaña. Y es que, tanto las láminas de pasta como incluso las cintas, son la forma más antigua de pasta que se lleva consumiendo siglos. Aunque es cierto que uno de los cortes más populares hoy en día son los espaguetis, y éstos son mucho más recientes, concretamente de mediados del siglo XIX.

Sea como sea, tanto en lasaña como en macarrones o en cualquier otro tipo, la pasta es uno de los productos alimenticios más extendidos y populares.

pasta_colores

Por su sabor, se puede decir que gusta a casi todo el mundo –aunque siempre hay excepciones– y, por su versatilidad, se puede amoldar a distintos tipos de cocina, dietas, etc. Así que, con todas estas características y bondades, no es de extrañar que la pasta sirva de base para cientos y cientos de recetas.

Preparar pasta de forma saludable

Aunque muchas veces las recetas de pasta se asocian con comidas contundentes y poco saludables, esto no es del todo cierto. Es decir, sí que hay recetas de pasta que pueden resultar menos sanas, sobre todo cuando recurrimos a esos platos congelados y precocinados. Pero como la pasta combina bien con todo, también hay multitud de maneras de comerla que pueden resultar exquisitas y ligeras a la vez.

Antes de proponeros alguna sugerencia sobre recetas de pasta saludables, queremos hacer unas recomendaciones generales sobre el modo de consumo y que mucha gente desconoce o no tiene en cuenta.

pasta_con_berenjenas

Además del consejo básico de moderar la cantidad, lo cual se puede hacer fácilmente con una báscula de cocina antes de echarla al agua, también es recomendable reducir ligeramente el tiempo de cocción. En España solemos cocer bastante la pasta, sobre todo si lo comparamos con los más puristas italianos. Allí la pasta se presenta más al dente, y ésta se digiere de un modo más lento, lo cual reduce el índice glucémico y aumenta la sensación de saciedad. Algo similar se puede conseguir si se elige la pasta integral en lugar de la pasta blanca.

Por supuesto, también es mejor consumirla a la hora del almuerzo que a la hora de la cena, y también es preferible combinarla con proteínas magras, como pollo o queso bajo en grasa, y con verduras y vegetales, evitando principalmente las salsas y los componentes precocinados.

Ideas saludables para comer pasta

Ahora sí, vamos a lo que más apetece, a las propuestas culinarias. Más que recetas concretas, vamos a daros unas ideas generales y sugerencias, para que no os restrinjáis a lo que está escrito y podáis impulsar toda vuestra creatividad según los gustos de cada uno.

La base de las recetas de pasta más saludables son las verduras. Aunque este estilo de platos se aleja de los clásicos macarrones con chorizo y queso gratinado que tantos veces hemos visto en nuestros menús, en Italia es muy habitual encontrarlos en las cartas de los restaurantes y en las mesas familiares.

Por ejemplo, un clásico puede ser la pasta con tomate y parmesano rallado. Pero, para hacer una variante más saludable, en lugar de utilizar salsa de tomate frito se pueden cortar unos tomates cherry y utilizar un queso más ligero. Además de probar una cosa nueva, que resulta deliciosa, este plato es mucho más digestivo y fresco al paladar.

ensalada_de_pasta_con_brotes

El calabacín y la berenjena son acompañantes perfectos para la pasta, y un buen modo de prepararlos es rehogándolos en una sartén con un poco de ajo, cebolla, pimientos y tomate (o prescindir de alguno de éstos si se prefiere) para luego añadirle la pasta al dente y servirlo directamente.

Otro clásico también ligero son las ensaladas de pasta. Es cierto que a éstas se les puede añadir casi de todo, como a algunas de esas ensaladas que se ven en restaurantes y que tienen más calorías que una hamburguesa rápida. Pero ¿qué tal si preparamos una ensalada con pasta de colores –que también aportan otras vitaminas según la variedad que elijamos– y le echamos unos tomates cherry, unos brotes tiernos, frutos secos, espinacas o incluso brócoli?

¿Apetecible? Pues alíñala con una rica vinagreta casera o un poco de mostaza y miel, y te chuparás los dedos de la manera más saludable que te puedas imaginar.

Explorando sabores: cómo transformar las recetas de pasta cambiando de salsa

Muchas veces nos cuesta trabajo idear platos nuevos para variar en nuestro menú tradicional sin darnos cuenta que puede ser muy sencillo hacer cambios sobre recetas habituales. Hoy os queremos enseñar a transformar nuestras recetas de pasta cambiando la salsa. Ya veréis cómo sorprende y alegra a vuestra familia la posibilidad de probar estos cambios y no repetir siempre las mismas recetas italianas.

Si lo pensáis, siempre solemos usar las mismas salsas para combinar con los platos de pasta. Los macarrones, casi siempre con chorizo, los espaguetis con tomate y carne picada al estilo bolognesa o con una salsa de nata intentando hacer una carbonara, etc. Hoy exploraremos cómo puede cambiar un plato al usar distintas salsas (de carne, de pescado o de verduras), abriendo un mundo de posibilidades a nuestro recetario.

Transformar una receta de pasta

Para facilitaros el tema, vamos a distinguir entre recetas con variedades de pasta larga (pappardelle, fetuccini, tallarines y por supuesto espaguetis) de las hechas con pasta corta (farfalle, fusilli, penne, macarrones…), ya que algunas salsas funcionan mejor con unas o con otras.

Para las variedades de pasta larga

receta de pasta larga espaguetis

Partiendo de una ración de espaguetis cocidos, sin más, podemos hacer distintas variaciones para disfrutarlas de modo muy distinto. Para los espaguetis os proponemos tres opciones que os permitirán explorar otros sabores para no hacer siempre los mismos platos.

salsa bolognesa para receta de pasta

Para los que seáis más carnívoros, os sugerimos hacer la clásica receta de la salsa a la bolognesa. Esta receta se debe preparar con tiempo y cariño para conseguir una sabrosa salsa de carne con tomate, apio, zanahoria, cebolla que debemos cocinar a fuego lento para conseguir la textura tradicional. Aquí podéis ver cómo hacer esta salsa con todo detalle, para que siempre os quede perfecta.

receta de pasta con gambas

Si vuestra opción es el sabor del mar, tenéis que hacer una salsa frutti di mare, elaborada con gambas, mejillones o con otros productos del mar. A todos nos encanta esa combinación de pasta con tropezones. No dejéis de intentarlo. Para guiaros, podéis utilizar esta receta en la que nos explican cómo hacer espaguetis frutti di mare paso a paso.

receta de pasta con pesto

Para los que busquéis una opción basada en las verduras y sin usar proteínas animales, nuestra sugerencia es un pesto clásico, una salsa hecha con piñones, queso y albahaca –cuya receta ya os contamos hace tiempo– que seguro que alegrará de vez en cuando a la familia, harta de tomar siempre las mismas recetas.

salsa carbonara

Otra opción imprescindible que tenéis que dominar es la receta de la salsa carbonara auténtica, hecha con pimienta negra, huevo y bacon y que no lleva nata entre los ingredientes, por lo que es una receta más ligera de lo que te piensas. Aquí puedes ver nuestros trucos para que te salga perfecta.

Recetas de pasta corta

receta de pasta corta

Los macarrones se pueden hacer con otros ingredientes -además de con tomate y chorizo-, abriendo un mundo de posibilidades a nuestro recetario italiano. Es sencillo ir haciendo diferentes recetas de pasta que os sorprenderán y se diferencian solamente en la salsa.

Otra opción interesante para cambiar es utilizar más variedades de pasta y no limitarnos a los tradicionales formatos. En lugar de macarrones, plumas o penne, os propongo que probéis a usar fussilli o las variedades que encontréis en vuestro mercado. Los cambios derivados de usar una u otra variedad de pasta con las distintas salsas que os proponemos, os van a encantar.

recetas de pasta macarrones bechamel

Si sois de los que disfrutáis con salsas basadas en la carne, lo mejor es que uséis la salsa boloñesa que os hemos indicado, o hagáis vuestra propia versión de esta salsa usando chorizo en lugar de carne y añadiendo los ingredientes habituales como cebolla, zanahoria, tomate, orégano… También os sugiero que probéis a preparar los macarrones con bechamel, ya que el cambio que aporta esta salsa es impresionante con una textura cremosa similar a la de las recetas de lasaña. Aquí tenéis la receta para hacerlos.

recetas de pasta pesto

Si preferís un plato más ligero, los penne rigate -esos con estrías- son perfectos para usar con pesto, ya que se queda adherido a la pasta haciéndola muy jugosa. Podéis rebajar el pesto con leche evaporada o con nata para que impregne todo el plato. Además, es posible añadir otros ingredientes como tropezones. En esta receta de macarrones integrales con pesto, jamón ibérico y nueces tenéis una buena opción para inspiraros.

farfa

Para terminar, una propuesta con farfalle, verduras y una salsa de queso de cabra que seguro que os sorprenderá. Aquí tenéis la receta, sencilla y sabrosa que repetiréis en cuanto la probéis. En la variedad está el gusto y la diversión, así que sólo falta animarse a explorar otros sabores, saliendo de la habitual zona de confort.

Con todas estas variaciones -prácticamente hechas sólo con cambiar la salsa-, podéis explorar las muchas posibilidades que tienen las recetas de pasta, transformándolas para salirnos de nuestras recetas habituales, que, aunque nos gustan mucho, a veces nos cansan.

¿Cuál vais a probar primero?

En Vive 0,0 | Nueve errores habituales al cocinar pasta italiana
En Vive 0,0 | La salsa carbonara es mucho más ligera de lo que piensas

Imágenes | Pixabay | Directo al Paladar |  iStockPhoto/MarciaGiacobbe

Qué tengo que comer si me voy cuatro días a esquiar: platos recomendados para cocinar en un apartamento

A la hora de planear un viaje para pasar unos días esquiando, nos acordamos de planificar la ropa que tenemos que llevar, las protecciones y equipo necesario para pasarlo bien sin riesgos pero muchas veces dejamos de lado una parte fundamental para el éxito de las vacaciones. ¿Qué comer en un viaje de ski? Hoy te damos las pautas para que sepas qué tienes que comer si te vas cuatro días a esquiar incluyendo los platos recomendados para cocinar en un apartamento.

Un viaje de esquí supone una actividad frenética. Con independencia del deporte que hagamos durante el resto del año, pasar unos días en la nieve supone una gran exigencia física ya que haremos deporte durante cinco o seis horas como mínimo y además estaremos a una temperatura baja que nos supone mayor desgaste, lo que implica la necesidad de un aporte calórico idóneo para cubrir nuestras necesidades.

Lo malo es que los apartamentos no están siempre en las mejores condiciones para cocinar por lo que tenemos que preparar recetas sencillas, que nos hagan recuperarnos y nos den elementos para que el cuerpo resista el nivel de exigencia física y nos ayuden a recuperarnos para volver a estar listos para disfrutar al día siguiente.

Para ello tenemos que pensar en buenos desayunos, algún bocadillo para llevar en la mochila y hacer una cena abundante al regresar al apartamento, cuando tras ducharnos y cambiarnos nuestro cuerpo nos pedirá el “combustible” necesario para volver a estar en forma. Estas son nuestras propuestas y platos recomendados para cocinar en un apartamento.

Qué comer en un viaje de esquí

Para una mejor organización, reservamos para la cena la comida más importante del día, ya que las hora del almuerzo nos pillará esquiando. Aquí tenéis las pautas para saber cuales son las mejores opciones para los desayunos y las comidas recomendadas para poder disfrutar de una jornada de esquí con energía y las mejores cenas para cocinar en un apartamento.

Los desayunos, la clave para resistir

Teniendo en cuenta que después de desayunar saldremos hacia las pistas de esquí y nos enfrentaremos a una buena jornada de deporte, el desayuno es la clave para resistir por lo que debe ser abundante y completo. Al pensar qué comer en un viaje de esquí, nada de desayunar solamente un café bebido sin acompañamiento o tomado con un par de galletas. Es importante que dediquemos al desayuno el tiempo necesario para recargarnos para el día de deporte que se avecina.

cómo hacer muesli

Es importante hacer acopio de energía por lo que os recomendamos tomar fruta, un buen tazón de muesli o de cereales, unas tostadas con mermelada casera, e incluso una tortilla o algún plato con huevo que nos aporte proteínas. Una buena opción son también las tostadas con tomate y jamón.

A media mañana, fruta o sándwich

Llevar una manzana, un plátano o cualquier pieza de fruta que sea fácil de pelar y comer, nos vendrá muy bien para reponer energías. Aprovecha las subidas en el telesilla para tomar una pieza de fruta como tentempié y verás cómo eres el rey de la pista cuando te sientas lleno de energía. Un sándwich o un bocadillo pequeño es también una buena elección para cuando ya nos vaya apeteciendo comer. Para que esté bien jugoso, puedes añadir a tu bocadillo o sandwich un poco de salsa kebab, y te dejará como nuevo.

Otra recomendación: frutos secos. Al pensar qué comer en un viaje de esquí, no olvides añadir unas almendras, unas nueces o unos pistachos, ya que los frutos secos nos dan un buen aporte de energía y minerales que nos ayuda a sentirnos recargados para resistir las horas entre el desayuno y la comida principal, que normalmente haremos a la hora de la merienda/cena al regresar al apartamento. También pueden ser interesantes unas barritas energéticas, o unas chocolatinas.

Tened en cuenta que si comemos mucho a mediodía no aprovecharemos las horas de esquí o nos sentiremos un poco pesados para volver a disfrutar del mejor momento de nuestras vacaciones. Es preferible resistir con la fruta, los sándwiches o los frutos secos y después resarcirnos haciendo una cena temprana y abundante.

La cena, nuestro plato fuerte para un viaje de esquí

Al llegar al apartamento, tras quitarnos las botas de esquiar y darnos una ducha reparadora, es el momento de ponerse manos a la obra para preparar una buena cena que nos deje como nuevos. Luego podemos echarnos un ratito, o salir de paseo o brindar con una San Miguel 0,0% para comentar la jornada, y después cenar pronto para dejar dos o tres horas desde el final de la cena antes de irnos a la cama para asegurarnos un buen sueño reparador. Después, llega la hora más deseada… ¿qué puedes comer en un viaje de esquí?

Un plato de carne asada

aperitivo rosbif a la mostaza

La receta de rosbif a la mostaza con romero es una receta muy sencilla y que sirve para que todos los residentes en nuestro apartamento de esquí puedan quedarse encantados. Lo bueno es que una vez preparada aguanta perfectamente cinco o seis días en buen estado si se conserva en la nevera por lo que incluso podremos llevarla hecha desde casa, y comérnosla en los primeros días en el apartamento. Bastará con recalentar bien la salsa y disfrutarla para cenar.

Os recomendamos acompañarla de una guarnición de puré de patata, muy sencillo de preparar simplemente cociendo unas patatas y triturándolas con un tenedor. Con las sobras, -si es que sobra algo de una carne tan sabrosa- podéis hacer bocadillos o sándwiches, una buena receta de aprovechamiento para comer al día siguiente en las pistas.

Pollo guisado con cerveza y setas

que comer en un viaje de esquí pollo

Nada tan fácil y tan sabroso como un buen guiso de pollo para recompener cuerpo y mente tras una jornada de deporte. Esta receta de pollo guisado con cerveza y setas será tema de conversación y disfrute por todos los esquiadores del apartamento. Es otra receta fácil de hacer, que resulta económica y sabrosa y que gusta a todos. Además la salsa está muy rica por lo que debéis tener en cuenta que hará falta pan para poder dar buena cuenta de ella.

Pollo al curry, para deslumbrar

pollo al curry comer viaje de esquí

Si alguno de los esquiadores o snowboarders es aficionado a la cocina, seguro que quedará encantado con esta receta de pollo al curry suave, una propuesta sencilla para probar otros sabores exóticos y que sin duda nos hará entrar en calor tras una jornada dura en la nieve. Si lo acompañas con un poco de arroz blanco, no necesitas más para tener un plato completo y lleno de sabor.

La pasta, siempre una buena aliada de los deportistas

receta de salsa bolognesa o boloñesa

Las recetas de pasta son siempre bienvenidas, y más tras una jornada de deporte. Si contenido en hidratos de carbono nos aporta la energía necesaria para afrontar la jornada del día siguiente y su efecto saciante nos deja como nuevos tras practicar un deporte exigente como el esquí. Lo ideal es complementarla con una salsa que aporte proteínas como una buena bolognesa de carne casera, otro plato que además gusta mucho tanto a los adultos como a los niños que nos hayan acompañado en el viaje.

Recuerda siempre que la salsa espera a la pasta, que significa que la pasta es lo último que se hace cuando la salsa está ya preparada, para poder servir inmediatamente. Además, estos son los errores habituales al cocinar pasta. Tenlos en cuenta para que tus platos de pasta en el apartamento queden perfectos de punto.

Unos canelones siempre son bienvenidos

canelones de setas y jamon

Unos canelones o una lasaña casera siempre caen bien. La combinación de pasta, salsa bolognesa y bechamel reconforta a cualquiera y tiene gran poder saciante y energético. Si quieres variar, puedes hacer unos canelones rellenos de setas y jamón, o utilizar otros ingredientes para variar un poco y no repetir platos en los cuatro días que vayas a pasar en la nieve. En este enlace te damos cuatro ideas para rellenar los canelones dependiendo de lo que encuentres en el supermercado de la estación de esquí.

Con todas estas ideas, seguro que tu viaje de esquí será un éxito. Ahora solo hace falta que las pistas estén bien acondicionadas, que la nieve esté en su punto y que el tiempo acompañe. Al regresar al apartamento, ya sabes qué comer en un viaje de esquí para recuperar fuerzas y aprovecharlo al máximo

En Vive 0,0 | Las mejores recetas con carne
En Vive 0,0 | Receta de rosbif a la mostaza con romero
En Vive 0,0 |  Cómo hacer mermelada de tomate
En Vive 0,0 | Receta de pollo al curry estilo hindú
En Vive 0,0 | La mejor receta para hacer un kebab casero al estilo turco

Imagen | iStock

Receta de salsa bolognesa casera, el secreto para que tus platos de pasta triunfen?

La pasta es uno de los platos más habituales en nuestras casas porque normalmente siempre las hacemos con la misma salsa que nos resulta sencilla de preparar. Hoy quiero enseñaros a preparar la receta de salsa bolognesa casera, el secreto para que triunfes con todos tus platos de pasta.

La receta es perfecta para dar salida a la carne picada que nos sobre de otras preparaciones como por ejemplo albóndigas o hamburguesas caseras y en ella también podemos utilizar hortalizas que tenemos habitualmente en casa como cebollas, zanahorias o apio.

Si estás interesado en ver más recetas de aprovechamiento como ésta o quieres mantenerte al día de nuestras publicaciones, puedes suscribirte a nuestra newsletter a través de este formulario para recibirlas cómodamente en tu correo electrónico.

La salsa bolognesa o salsa boloñesa de carne

Aunque para mucha gente esta receta se hace friendo carne picada y añadiendo tomate frito, la receta auténtica de la salsa bolognesa casera tiene más de cocción que de fritura y como veréis resulta muy sencilla de preparar aunque es un proceso relativamente largo que sin duda agradecerán desde ahora vuestros platos de espaguetis, lasañas de carne, canelones y otras preparaciones similares. Voy a contaros cómo hacer este plato, siguiendo la receta del famoso libro La Cuchara de Plata, considerado la “biblia” de la cocina italiana.

Ingredientes para 8 personas

ingredientes salsa bolognesa

 

  • 500 g de carne picada (puede ser de ternera, cerdo, cordero o de mezcla de unas y otras), 4 cucharadas de concentrado de tomate (se vende en conserva), 2 cebollas, 2 zanahorias, 2 ramas de apio, agua, vino blanco, sal y pimienta

Cómo hacer salsa bolognesa de carne

La primera operación es proceder a picar las hortalizas. En una bolognesa auténtica tiene que haber cebolla, zanahoria y apio aunque opcionalmente podríais añadir pimiento verde o alguna otra hortaliza a la que queráis dar salida, siempre muy picada y en una pequeña proporción.

Empezamos pochando la cebolla en una sartén amplia con un poco de aceite de oliva dejando que se impregne y se poche sin tostarse ni tomar color, siempre a fuego lento y removiendo de vez en cuando. Añadimos la zanahoria y el apio muy picados y dejamos que se vayan cocinando, impregnando con su aroma nuestra cocina. El secreto de una buena salsa es picar todos los ingredientes en trozos pequeños, para que ninguno destaque frente a los demás.

Pasados unos diez minutos, añadimos la carne picada, desmenuzándola y repartiéndola por la sartén para facilitar su integración con los demás ingredientes. No queremos freírla sino simplemente que cambie de color. Es el momento de más trabajo de esta receta porque hay que estar removiendo continuamente. Salpimentamos y añadimos el agua, dejando que nuestra carne y hortalizas se cuezan a fuego lento mientras se va evaporando el líquido. Cuando lleve 20 minutos cociendo, añadimos el vino blanco. Tras unos minutos, incorporamos el tomate concentrado.

La cocción debe durar aproximadamente una hora, en la que si es necesario, añadiremos 100 ml adicionales de agua si vemos que se nos queda sin líquido. Mientras cuecen, los alimentos irán dejando su sabor intenso a la salsa de forma mucho más sabrosa que si se hace friéndolos y añadiendo salsa de tomate frito como suele ser habitual. Cocinamos hasta que la salsa quede bien concentrada como en la última imagen, mientras removemos de vez en cuando hasta que la salsa esté terminada.

salsa bolognesa paso a paso

Tiempo de elaboración | Una hora y media aproximadamente
Dificultad | Receta sencilla

Degustación

La auténtica receta de salsa bolognesa casera es una preparación fundamental para elaborar con ella numerosas recetas de pasta italiana, complementándola con la pasta y opcionalmente con orégano, chorizo y queso parmesano. Es la receta perfecta para acompañar a nuestras recetas de pasta, que sin duda gustará mucho más que las salsas habituales que solemos usar en nuestras casas. Una vez preparada, la salsa boloñesa casera se puede congelar en porciones para utilizar cuando nos sea más conveniente.

En Ciudadano 0,0 | Receta de chimichurri, la mejor receta de salsa para carne
En Ciudadano 0,0 | Salsa de pesto casera. Receta

Las siete mejores recetas para tupper de cocina italiana

Los que trabajamos fuera de casa y tenemos que comer en el trabajo, tenemos una muy buena opción para poder comer comida casera y sana si nos la llevamos preparada desde casa. Uno de los tipos de comida que mejor resulta para esta finalidad es la pasta por lo que os queremos enseñar hoy las siete mejores recetas para tupper de cocina italiana.

Además así continuamos con nuestra línea de recetas de cocina internacional para tener más variedad a la hora de elegir nuestro menú cuando tenemos que llevarnos la comida preparada de casa para comer en la oficina o por ejemplo en el parque. Si queréis estar al tanto de recetas, trucos y noticias similares, os recomendamos que os suscribáis a nuestra newsletter a través del formulario y de esa manera os llegará todo lo que publiquemos a vuestro correo electrónico.

ensalada de pasta y maíz Continue reading Las siete mejores recetas para tupper de cocina italiana

Cómo hacer salsa pesto casera en cinco pasos

No sé en otros puntos del país, pero en el norte las albahacas de mi huerto urbano ya están florecidas y a punto de desaparecer como cultivo estacional que es. Así que ahora es el mejor momento para cortarles las hojas y preparar una salsa pesto casera en cinco sencillos pasos que te permitirá emplearla en muchas recetas.

Además esta es una salsa que congela muy bien, así que lo ideal es ponerse con ello y hacer pequeños dados en cubiteras de hielo para después solamente con un golpe de calor tenerla preparada para un rico plato de pasta. Continue reading Cómo hacer salsa pesto casera en cinco pasos

Receta Nolotiro: Gratén de macarrones con espinacas


Si os pasa habitualmente como a mí, que suelo medir fatal a la hora de cocinar la cantidad de macarrones y el arroz y siempre me sobra algo, encontraréis ideal esta receta de aprovechamiento de gratén de macarrones con espinacas al horno, donde como buenos Ciudadanos 0,0 que somos y siguiendo nuestra filosofía Nolotiro, conseguiremos un plato nuevo de aquello que en un principio parecía que ya no se le iba a dar uso.

Esta receta es ideal para preparar como aprovechamiento de unos restos de macarrones cocidos de un plato de pasta con salsa boloñesa, por ejemplo, pero donde le damos un aire nuevo y además le incluimos unas verduras, que ya se sabe que algunas veces nos cuesta incorporar a la dieta. Y si queréis darle un toque crujiente os animo a que le añadáis unos piñones tostados a la bechamel,  ¡quedan deliciosos!

Ingredientes para dos personas

*180 g de macarrones cocidos sobrantes de otra preparación

*250 g de espinacas frescas

*20 g de mantequilla

*300 ml de leche

*30 g de harina

*2 cucharaditas de aceite

*25 g de parmesano rallado

*10 g de mantequilla o margarina para engrasar el molde

*Sal, pimienta y nuez moscada

 

Cómo hacer gratén de macarrones con espinacas

Comenzaremos colocando una olla con agua abundante y sal al fuego, cuando hierva echamos las espinacas y las dejamos cocerse durante diez minutos. Las escurrimos y las mezclamos picadas menudas con nuestros macarrones cocidos sobrantes.

En una sartén añadimos la mantequilla y el aceite de oliva, calentamos y echamos la harina de golpe removiendo con una cuchara de madera, una vez que la veamos integrada vertemos la leche y removemos con unas varillas hasta que espese y se forme una bechamel ligera. Salpimentamos y le añadimos si gusta un toque de nuez moscada. Precalentamos el horno a 180 grados.

Echamos la bechamel sobre la mezcla de espinacas y macarrones y removemos. Engrasamos un molde de pastelería o bien una fuente refractaria y vertemos la mezcla alisando la superficie. Espolvoreamos el queso parmesano rallado y horneamos durante quince minutos, gratinando la superficie durante cinco minutos más al finalizar el tiempo. Servimos bien caliente.

 

Y vosotros, ¿qué otras recetas conocéis para aprovechar la pasta que os ha sobrado?

En Ciudadano 0,0 | Receta Nolotiro: Pimientos rellenos de pollo asado y arroz

Imágenes | Esther Clemente