Tag Archives: Parque

Frisbee, de diversión playera al deporte de moda en los parques de Europa

El frisbee es un elemento muy visto por los parques de Europa. Aquí, en España, quizá estamos más acostumbrados a verlo como una actividad  o juego de playa, pero lo cierto es que jugar al frisbee es una actividad muy vista en los parques. Recuerdo una de las veces que fui a Dublín encontrarme a más de un grupo jugando al frisbee en el Phoenix Park. Igual me pasó en París y en alguna ciudad italiana.

Y no hablo solo de jugar al frisbee pasando el disco de una persona a otra. Hay incluso deportes que se juegan con este elemento, con una organización similar al fútbol o al golf. Uno de los deportes a los que podemos jugar con el disco volador es el ultimate, donde dos equipos se enfrentan con la intención de llevar el frisbee hacia una de las zonas contrarias a base de lanzamientos.

Si te gustan este tipo de noticias, puedes hacer una suscripción a nuestra newsletter, así las tendrás todas de forma cómoda en tu correo electrónico.

Frisbee, más que jugar en el parque, entrenar jugando en el parque

En otros casos, a lo largo del parque hay un recorrido con balizas cuyo objetivo es alcanzar en el menor número de lanzamientos posibles. E infinidad de juegos que nos podemos inventar con el frisbee. Actividades que nos servirán para pasar una agradable tarde en el parque, haciendo algo de deporte.

A mí, este tipo de juego me recuerda a la comba, un elemento más propio de cuando éramos pequeños pero que se retoma para reconvertirlo en una actividad con la que hacer algo de deporte y pasarlo bien en nuestro tiempo libre. Y ahora que es primavera, se disfruta mucho más de este tipo de actividad al aire libre.

En Ciudadano 0,0 | Guía completa de ejercicios para entrenar en el parque
Imagen | Eric Skiff

Así desconecto a mediodía del trabajo: mi guía sobre comer en el parque

Por fin ha salido el sol y la primavera está al caer. Para esos días que nos tenemos que quedar en el trabajo a comer o si tenemos una jornada partida con tiempo suficiente para la comida, podemos salir al parque para desconectar un poco y descansar del trabajo. Veamos una guía para comer en el parque. Dónde podemos comer y qué hacer hasta que sea de nuevo hora de trabajar.

Si quieres recibir este tipo de noticias u otras similares en tu correo electrónico puedes suscribirte a nuestra newsletter.

Guía para comer en el parque

Lo primero de todo es localizar un parque cercano que sea acojedor y en el que nos sintamos cómodos para comer, dar un paseo o simplemente sentarnos a leer un rato. Aunque el parque esté a algunos minutos andando, no va a pasar nada, esto nos servirá de distracción y pondrá algunos metros de separación del lugar de trabajo, dando la sensación de que desconectamos. Si el parque es transitado y hay más gente comiendo o descansando del trabajo, mejor que mejor (como dice el refrán: “mal de muchos…”).

Lo segundo es ver qué comemos. Aunque hay opciones muy fáciles como los bocadillos o similar, yo recomiendo comer de tupper, ya que tenemos la opción de comer un menú sano y equilibrado aunque sea fuera de casa. Lo más socorrido es una ensalada, si tenemos algo de imaginación, podemos hacer una diferente cada día. Para beber, aunque esto ya es una decisión más personal, yo recomiendo agua, así no metemos más calorías ni gases, por lo que facilitaremos la digestión.

Elegir el sitio para comer en el parque también es cuestión de preferencias. Yo, desde luego, prefiero buscarme un banco y una mesa y comer como si estuviese en casa, pero en plena naturaleza. Comer en el suelo sentado puede ser algo más incómodo, aunque hacerlo apoyado en un árbol también tiene su aquel. Como decía antes, si hay alguna zona donde hay más gente comiendo os recomiendo ir hacia allí, ya que se crea un ambiente muy bueno, una especie de “comedor en plena naturaleza”.

Consejos para desconectar del trabajo a mediodía

descanso
Alejarnos de todo aquello que nos recuerde al trabajo es importante. Recordemos que estamos en nuestro tiempo de descanso, cuanto más nos aislemos de ese clima, mejor. Por tanto, nada de responder e-mail, llamadas o ir con algún compañero a comer y no parar de hablar de trabajo. Disfruta de la naturaleza, del parque y del tiempo de descanso.

Después de comer, tenemos la opción de sentarnos tranquilamente en un banco a leer, escuchar música, o simplemente, cerrar los ojos y relajarnos hasta que llegue de nuevo la hora de trabajar. Y si no eres de quedarte quieto, un paseo tranquilo por el parque también puede servir para recargar las pilas y pensar tranquilamente en nuestro día.

Recuerdo el año pasado cuando vivía en Sevilla. De vez en cuando iba al Parque del Alamillo a comer cuando empezó la primavera. Aunque me daba tiempo a ir a casa, comer y echarme una pequeña siesta, prefería irme allí para sentarme tranquilamente a comer escuchando los pájaros y, despues, echarme un rato apoyado en un árbol mientras escuchaba la radio. Sin duda, era un momento donde disfrutaba de la tranquilidad de ese tiempo de descanso, algo que no sentía cuando iba a casa, donde todo era más acelerado.