Tag Archives: ordenar

Por qué en primavera aprovecho para simplificar mi vida acumulando menos

ordenar armario

Está claro que las limpiezas rutinarias que hacemos en casa, por necesarias que sean, no son suficientes. Vamos acumulando cosas o guardando objetos sin buscarles un lugar adecuado y, poco a poco, se nos reduce el espacio, se nos echan encima las cosas y no tenemos hueco para lo verdaderamente necesario. Por eso, de vez en cuando viene bien hacer una limpia general que incluya ordenar y reordenar nuestras cosas, además de deshacernos de muchas que no nos hagan falta.

Para algunas personas es costumbre realizar una reorganización durante la primavera. No tiene por qué hacerse en esta época ni tampoco es necesario realizarla todos los años, pero está bien adoptarlo como hábito para que nuestro piso o casa sea un lugar más habitable. Si a ti también te interesa tener la casa lo mejor posible, suscríbete a nuestra Newsletter y recibirás más temas relacionados con las costumbres que harán más agradable tu día a día.

limpiar a fondo

Limpieza de primavera: una costumbre internacional

En inglés existe la expresión “spring clean”, es decir, “limpieza de primavera” porque en algunos países anglosajones aprovechan este momento del año para hacer una purga en sus hogares. Cuando llega el buen tiempo, airear toda la casa no supone una pérdida de calor. La expresión se ha hecho tan común que ya se emplea para cualquier zafarrancho de organización en el que alguien se embarque, independientemente de la época del año en la que se haga.

airear en primavera

Ya sea por tradición judía o por herencia del año nuevo persa, que comenzaba con la primavera, el caso es que se asocia a esta época hacer una gran compostura que incluya todos esos aspectos que habitualmente dejamos de lado, como las tapicerías de los sofás, las alfombras, los interiores de armarios y estanterías…

Haz la limpieza de primavera en cualquier época del año

Por supuesto, este saneamiento general se puede hacer en cualquier época del año. Si os cuento la verdad, en mi casa solemos darnos una pequeña “paliza” cuando va a venir una visita que necesite quedarse a dormir. Ya que realizamos un esfuerzo extra, nos da ánimo saber que alguien va a verlo todo limpio y ordenado. Es más o menos como el impulso que consiste en buscar cualquier tipo de fecha límite –un concurso, una petición externa— para obligarnos a escribir o avanzar en la creación que más nos guste. En realidad, lo hacemos por nosotros, pero la excusa nos viene bien para forzarnos.

limpieza de hogar

Por otra parte, ocuparse de golpe de todas las estancias de nuestra vivienda con ese nivel de profundidad, puede ser demasiado. Pensemos en la opción de dividir la tarea por zonas o habitaciones: el dormitorio cuando estemos cambiando la ropa de temporada, el salón cuando vaya a venir una visita, la cocina cuando frigorífico y estantes están casi vacíos porque ya toca hacer una gran compra, el despacho o estudio en esos días libres que he decidido quedarme en casa… o simplemente cuando el impulso de hacer algo nos invada.

Limpiar a fondo sin ordenar no sirve de nada… y además es casi imposible

Hablamos de limpieza, pero esta gran labor que proponemos se refiere más que nada a reorganizar todos los armarios, cajones y estanterías para deshacerse de muchas cosas inservibles que nos ocupan espacio y comenzar a vivir con mayor comodidad. Es habitual aprovechar que sacamos las prendas de verano y que guardamos las de invierno para donar lo que ya esté viejo o reorganizar el sistema de almacenaje. Pues sería aplicar esta costumbre a todo lo que tenemos.

organizar armario

Está claro que si las superficies están llenas de objetos, podremos fregar someramente y de forma temporal. Para limpiar a fondo, es necesario sacarlo todo y volverlo a guardar. Y qué mejor momento para aprovechar y recolocar todo, además de cuestionar qué cosas nos hacen falta y cuáles no.

Organizar la casa para tener un lugar más agradable donde vivir

No solo tendremos ante nuestros ojos un espacio más agradable a la vista, sino que también disfrutaremos de mayor espacio, lo que nos dará una sensación de libertad que mejoraría nuestro día a día, aunque sea de forma sutil e inconsciente.

Por lo general, hay zonas de la casa que ni tocamos: las estanterías altas, las cajas donde se guardan documentos y recuerdos muy antiguos… Tal vez nunca llegaríamos a reparar en todos estos lugares, salvo que nos tuviésemos que mudar y nos viésemos obligados a meterlo todo en cajas. Hagamos un poco ese simulacro: la reordenación que proponemos sería como hacernos a la idea de que nos vamos a una casa más pequeña, donde muchas cosas no van a caber… con esto en mente, aunque no sea real, nos decidiremos a deshacernos de muchas cosas y a la larga nos sentiremos mejor.

limpieza de primavera

Las necesidades cambian con el tiempo: aprende a acumular menos

Durante los últimos años, los cambios en la tecnología nos han hecho ver que la mayor parte de las cosas que nos resultaban imprescindibles ya no tienen utilidad. Este cambio en casa tal vez pase también por cambiar algún mueble o algún sistema de almacenaje –deshacernos de las estanterías de CDs y DVDs, por ejemplo—. Todo lo que signifique dar más sensación de espacio y amplitud vendrá muy bien.

Además, tendremos cosas que no teníamos antes y para las que no hay un lugar previsto. En esta nueva reordenación, asignaremos un sitio para los utensilios y objetos nuevos que han entrado en nuestras vidas recientemente. Como dice el dicho: un sitio para cada cosa y cada cosa en su sitio.

acabar con el desorden

La solución del trastero

Alquilar un trastero para una etapa de mudanza o remodelación guarda su lógica, pero conservar enseres en un cuartito eternamente –ya sea nuestro o de alquiler— muchas veces no es nada más que una forma de engañarnos para no deshacernos de ellos cuando pensamos que los necesitaremos en el futuro o cuando les hemos cogido cariño. Es una forma cobarde de tirar cosas a la basura.

Lo cierto es que casi nunca vuelven a hacernos falta y el cariño se le puede tener a uno o dos detalles, pero no a todo. Cuando nos toque subir cosas recién recogidas al trastero, revisemos antes lo que ya tenemos guardado desde hace un tiempo para saber si sirve. Si no los hemos echado de menos, deshagámonos de ello por completo. Lo que guardamos esta vez tendrá su etapa de prueba hasta la siguiente batida.

alquiler de trasteros

¿Qué hacer con lo que no nos sirve?

Para que no nos dé tanta pena deshacernos de las cosas, tenemos muchas opciones que evitan tirarlas. En las series y películas norteamericanas, vemos que organizan estos “yard sales” o mercadillos de jardín, donde ponen a la venta sus pertenencias tras hacer la limpieza primaveral. Si bien aquí eso no es tan común, podemos alquilar un puesto en un mercado que se celebre en nuestra ciudad o donar los objetos a un rastro benéfico. Así sabremos que nuestras cosas no han dejado de utilizarse y que hemos ayudado a alguien.

Igualmente disponemos de la opción de reciclarlas, reutilizarlas para darles un nuevo uso utilizando nuestra creatividad, regalarlas a conocidos o a personas que las necesiten a través de una web de intercambio, llevarlas al punto limpio

mercadillo de segunda mano

Es cierto que estas grandes limpiezas y ordenaciones lo primero que suscitan es una gran pereza y un montón de justificaciones para no llevarlas a cabo, pensando que no son necesarias. Pero una vez vencida esa primera molicie, el haber concluido una hazaña tan grande, nos llena de satisfacción. A la larga, además, agradeceremos contar con más espacio para todo y saber mejor dónde están las cosas que necesitamos.

Imágenes | storebukkebruse, alison headley, Emily May, distelfliege, aimee rivers, Erik Ogan, Bluespace Self Storage, gaelx y Chris Baranski.