Tag Archives: Orden en casa

Cómo guardar tu bici en el balcón y que se mantenga perfecta durante el invierno

guardar bici en el balcón

Con la llegada del mal tiempo la bici se empieza a dejar un poco de lado. Muchas veces acaba en el balcón, como una solución temporal, que se puede convertir en su ubicación definitiva hasta la primavera. Seguramene en la mayoría de los casos se hace con la sana intención de tenerla a mano para sacarla de nuevo un fin de semana que hace buen tiempo, pero unas veces porque hace mal tiempo y no apetece y otras porque tenemos planes, puede quedar aparcada en esta ubicación durante el otoño y el invierno. Por eso vamos a ver cómo guardar tu bici en el balcón y que se mantenga perfecta durante el invierno.

Porque muchas veces las terrazas y balcones son una solución al espacio que no tenemos dentro de casa y no sólo la bici, sino otras muchas cosas acaban acumuladas en este espacio exterior, sobre todo si vivimos en un clima frío o lluvioso en el que no apetece salir fuera de casa y aprovechar este complemento que tienen muchas viviendas. Si queréis recibir noticias y consejos del mundo de la bici podéis suscribiros a nuestra newsletter, donde las recibiréis de forma cómoda en vuestro correo electrónico.

Cómo guardar la bici en el balcón, la protección exterior

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que si dejeamos la bici en el balcón está en el exterior, es decir, aunque tengamos un balcón más o menos resguardado, a no ser que esté con un cerramiento acristalado, la bici sufrirá las inclemencias meteorológicas como cambios de temperatura, sol, suciedad, humedad o lluvia, etc. Por eso nos interesa que esté bien resguardada, porque igual que un par de días no pasará nada, si la dejamos aquí todo el invierno nos podemos encontrar con la cadena y la piñonera oxidados, los puños y el sillín decolorados por el sol, etc. aunque ya vimos que renovar nuestro sillín es bastante sencillo.

bolsa de protección bici

Lo primero es engrasar bien todos los elementos, como cadena cambios, desviadores, etc. Si sabemos que no la vamos a mover en una temporada existen grasas especialmente pensadas para proteger este tipo de elementos en el exterior del óxido, pero si la vamos a sacar de vez en cuando, aunque de forma menos habitual, bastará con un buen engrase. Una forma de proteger el manillar y el cuadro es con tubos de polietilieno de los que se utilizan normalmente en fontanería, de esta forma evitamos que estén tan expuestos o sobre todo evitar roces y golpes.

Pero lo recomendable es buscar una buena funda. Aquí tenemos disponibles desde 5€, que no dejan de ser un plástico con forma adaptada a la bici, a otras más caras en torno a los 40 – 60€ que son de un material parecido al neopreno y que aislarán nuestra bici a la perfección. También existe la opción de tener una funda de viaje, que nos obligará a desmontar alguna rueda y plegar el manillar, pero que a cambio nos ocupará un espacio mucho menor.

Por último, una opción muy recomendable si tenemos una buena terraza y vamos a dejar aquí las bicis de forma habitual es el arcón aparcabicicletas. Se trata de un arcón similar a los que se usan en jardinería para guardar herramientas pero que incluye unas guías para las ruedas de la bici que hacen que se queden perfectamente aparcadas. Es la mejor opción si tenemos que guardar varias bicis en el exterior de forma habitual, aunque su precio puede ser elevado, en comparación con las fundas.

La bici en el balcón, buscando su espacio definitivo

Cómo guardar la bici en el balcón

Porque en el balcón la bici tiene que tener su espacio definitivo. No podemos utilizar la barandilla como soporte, dejando la rueda delantera colgando. Esta cuestión puede ser peligrosa, ya que si por cualquier motivo la rueda se hubiera aflojado, podría caer a la calle. Por eso lo recomendable es utilizar alguno de los colgadores que tenemos disponibles para bicicletas, ya sean de pared o de techo.

Siempre podemos buscar cómo integrarla en casa, pero ni no es posible el objetivo es que la bici tenga su espacio definitivo y no esté de un lado para otro en la terraza como un elemento extraño. Además que de esta forma quedará fijada y si somos habilidosos no nos robará más espacio del necesario, quedando bien integrada, siempre a mano para que podamos disfrutar de ella si nos apetece cualquier día dar un paseo.

En Ciudadano 0,0 | Alquiler de aparcamientos de bici en la ciudad, ¿la mejor opción para evitar robos?

Imágenes | sophinette | Wikipedia | Decosfera

Siete ideas locas para reciclar tu viejo ordenador

Los ordenadores de sobremesa están desapareciendo de muchos hogares donde se han sustituido por equipos portátiles y en muchos casos por tablets o smartphones, que podemos llevar con nosotros de un lado para otro de la casa sin estar atados a una ubicación física. Por eso hoy queremos ver siete ideas locas para reciclar tu viejo ordenador.

Porque sobre todo los elementos como las viejas pantallas de tubo, sobre todo los últimos modelos que eran muy grandes como las cajas de las CPU, nos pueden servir para otras utilidades en la decoración de nuestro hogar, de esta forma le damos un toque tecnológico y no nos deshacemos del todo de algunos de estos que fueron nuestros primeros ordenadores. Si queréis recibir otras ideas sobre reutilización y reciclaje podéis apuntaros a nuestra newsletter, donde recibiréis estos contenidos cómodamente en vuestro correo electrónico.

Siete ideas para el reciclaje del ordenador

No vamos a comentar opciones para darle un segundo uso como equipo secundario, sino más bien en lugar de tirarlo reutilizar parte de sus componentes para otros usos. Vamos a ver algunos ejemplos:

  • La carcasa de la pantalla como una papelera que podemos colgar en la pared o incluso pintar. Puede quedar muy bien en un baño o para papelera de exterior si tenemos una terraza.
  • Todos sabemos el amor de los gatos por los ordenadores, por eso a nadie le extrañará usar la pantalla como cama para el gato, donde bastará con quitarle el cristal y poner un pequeño cojín para que sea el lugar de descanso de nuestra mascota.
  • El ordenador pecera, donde aquí se puede utilizar tanto la caja como la pantalla de tubo para situar en su interior a nuestros peces. Sin duda es tendrá un toque diferente
  • El ordenador como estante de biblioteca que podemos colgar en una pared, sobre todo si la caja era grande, dejándola vacía o si era un equipo de sobremesa utilizando sólo la parte superior de la tapa.
  • Un macetero muy techie, tanto con la pantalla como con la caja, podemos darle una utilidad para que crezcan en su interior nuestras plantas y flores.
  • El teclado para hacernos un portalápices, para lo cual bastará retirar los grupos de letras que luego podemos pegar con cola y decorar nuestro portalápices de forma que nos quede muy original accesorio.
  • Discos de 3,5″ para hacer pequeños contenedores o macetas, en las que plantar plantas aromáticas. Es de lo más sencillo unir cinco disquetes para formar el contenedor. Quedan mejor si son de distintos colores.

Como habéis visto muchas veces es más cuestión de imaginación que otra cosa, pero sobre todo muchas veces es aprovechar para darle un toque diferente a nuestro hogar personalizando algunos de los elementos que utilizamos en su decoración o como contenedores para mantener el orden. Y vosotros, ¿habéis reutilizado vuestro viejo ordenador o se fue directo al punto limpio?

En Ciudadano 0,0 | ¿Qué haces con un móvil en desuso?
Imagen | Windell Oskay