Tag Archives: motivación

Asertividad: Di lo que piensas sin tener que pensar mucho en lo que dices

“Lo más importante que aprendí a hacer después de los cuarenta años fue a decir no cuando es no.”

Gabriel García Márquez

La asertividad es un modelo de relación interpersonal que consiste en conocer los propios derechos y defenderlos, respetando a los demás; tiene como premisa fundamental que toda persona posee derechos básicos o derechos asertivos.

Aprende a vivir diciendo lo que sientes y así conseguir tus pequeñas metas más fácilmente.

Asertividad: Di lo que piensas sin tener que pensar mucho en lo que dices

¿Qué es la asertividad?

Según la Real Academia de la Lengua, asertividad es la cualidad mediante la cual alguien expresa su opinión de manera firme.

Todos los días nos enfrentamos a situaciones que nos contrarían o incluso nos irritan, y a veces la reacción que hemos tenido no nos ha dejado satisfechos o nos ha llevado a irritarnos aún más. Suelen ser situaciones muy nimias pero que pueden llegar a estropearnos un día entero. A veces negarse a una petición que puede ser abusiva nos hace sentirnos mal, cuando además tenemos claro que no debería ser así y que estamos en nuestro derecho de decir no. Para ello es necesario trabajar la asertividad.

La mayor parte de los problemas que tenemos o de las situaciones incómodas que vivimos dependen de la calidad de nuestras relaciones interpersonales. Practicando la asertividad, nuestra calidad de vida mejorará notablemente, y con ella aumentará nuestro bienestar y autoestima.

Se trata de una habilidad comunicativa que trata de defender nuestros derechos, expresando nuestros sentimientos, opiniones o necesidades de forma adecuada y respetando la situación de la otra persona.

Domicio Ulpiano, un conocido jurista romano que vivió en el siglo I, ya hablaba sobre asertividad usando la siguiente frase en sus Preceptos Fundamentales: “Quien usa de su derecho, a nadie perjudica y ningún daño causa”. Y de eso se trata, cuando queremos reivindicar alguno de nuestros derechos, no tenemos por qué echarnos atrás, si no estar seguros de que lo que estamos defendiendo tiene sentido, eso nos ayudará a actuar con seguridad y confianza.

Ni sumisión ni agresión: asertividad

Este es el consejo que nos da Walter Riso, un reconocido psicólogo especializado en terapia cognitiva y autor de numerosos libros de divulgación sobre este tema.

Por lo general las personas tenemos tres maneras de responder ante una conducta que nos incomoda: sumisión, pasividad o no asertividad, agresión y asertividad.

Supongamos que estamos en la cola del cine y alguien se cuela delante de nosotros. Una respuesta pasiva o sumisa ante este hecho sería no decir nada. La manera agresiva de reaccionar sería interpelar a quien se ha colado delante de nosotros y decirle de malas maneras que se salga de la cola.

Asertividad: Di lo que piensas sin tener que pensar mucho en lo que dices

Una tercera vía es la respuesta asertiva, que consistiría en decirle de manera amable y pausada que no tiene derecho a quitarle el puesto a nadie y que no es justo. En definitiva, decir lo que realmente piensas controlando el mensaje para que no sea demasiado agresivo o demasiado inconsistente. Este parece un ejemplo muy simple, y lo es, pero en la práctica hay muchas situaciones cotidianas en las que un planteamiento tan simple como este nos puede facilitar mucho las cosas.

Asertividad: Di lo que piensas sin tener que pensar mucho en lo que dicesSupongamos ahora que quieres pedir las vacaciones en las mismas fechas que otro compañero. La situación es muy parecida, es necesario tener claro por qué debemos tenerlas nosotros en vez de nuestro compañero y explicarlo de manera honesta, confiada y no agresiva, ya que ahí es donde empezaría el conflicto.

De la misma manera, si optamos por no decir nada y al final es el otro quien las obtiene, nos enfadaremos y al no decir nada, ese enfado se hará cada vez mayor y eso se verá reflejado en nuestras relaciones en el ámbito laboral y puede que llegue a afectar incluso a nuestro rendimiento.

Aprende a ser asertivo

Como todas las cualidades, la asertividad se aprende por repetición, cuanto más practiquemos más fácilmente solucionaremos esos conflictos del día a día que pueden acabar minando relaciones y afectar negativamente en el rendimiento y el bienestar personal.

Asertividad: Di lo que piensas sin tener que pensar mucho en lo que dices

El objetivo es comunicar un mensaje de forma efectiva. Muchas veces tenemos la sensación de que estamos transmitiendo claramente nuestro sentir y en realidad nuestro interlocutor no está percibiendo las cosas de la misma manera. Por lo tanto, para una comunicación asertiva debemos seguir estos tres pasos:

  • Escuchar atentamente a nuestro interlocutor, tanto a sus palabras como a su lenguaje corporal. Aquí entra en juego la empatía, al ponernos en el lugar del otro, tendremos una visión mas amplia de la situación.
  • Manifestar de manera abierta y clara nuestros sentimientos y nuestra postura acerca del escenario, para facilitar el que el interlocutor también pueda tener una imagen de nuestro punto de vista.
  • Mostrar nuestros deseos, expresar qué quiero que pase con franqueza y serenidad.

El lenguaje corporal es muy importante y es lo que apoya el mensaje. Al titubear o dudar podríamos transmitir que no estamos convencidos que nuestros motivos sean válidos o de que nuestra posición no es suficientemente honesta, y estas son las bases para una comunicación asertiva.

El principio que subyace consiste en el respeto hacia uno mismo y hacia los demás, tanto en el ámbito familiar como en el laboral. A veces nos cuesta decir no, y en muchas ocasiones solamente el hacer ese pequeño esfuerzo de expresar este derecho nos puede llegar a facilitar enormemente la existencia.

asertividad

Aprender a decir no con elegancia es todo un arte, pero se trata de un esfuerzo que merece la pena, una inversión en nuestro bienestar y en el de nuestro entorno.

Consejos para sentirte bien después de hacer deporte

Cuando hacemos deporte perdemos mucho líquido, sales minerales y otras sustancias. Una hidratación suficiente es vital para el funcionamiento de nuestro cuerpo.Te contamos todo lo que debes hacer después de una sesión de entrenamiento para equilibrar de nuevo el cuerpo tras una sesión de entrenamiento.

img_msanoja_20160518-131126_imagenes_lv_getty_gettyimages-200436308-001-kl4H-U401871269400h7F-992x558@LaVanguardia-Web

Empieza el nuevo curso y queremos volver a ponernos en forma practicando nuestro deporte favorito: running, ciclismo, caminatas, etc. Ya sea en exteriores como en interiores hay una serie de pautas que debes seguir tanto antes como después de hacer deporte para alcanzar el máximo bienestar, y para los que no tengan mucha costumbre minimizar los efectos secundarios que a veces nos aquejan tras volver a entrenar: agujetas, etc.

Prepárate bien antes para estar perfectamente después

Una buena preparación antes de la actividad es la clave para terminarla en perfectas condiciones.

No solo importa el antes, sino el después.

Es importante elegir un calzado y ropa adecuada a la actividad que vamos a realizar, que sea cómoda y permita la transpiración, ropa técnica, ya que el algodón conservará la humedad. Ahora que comienzan a bajar las temperaturas es importante tener en cuenta que si nos quedamos con la ropa húmeda podemos resfriarnos. Hemos de cubrirnos adecuadamente para no dejar zonas muy sensibles al aire como la garganta, manos o pies, así como proteger el tronco con una prenda que corte el viento. Debemos tener en cuenta por último que la cabeza es la parte del cuerpo por donde se pierde mas calor corporal, así que procura llevarla siempre cubierta.

Antes de comenzar nuestro entrenamiento es muy importante estirar para “avisar” a nuestro cuerpo del trabajo que vamos a realizar. Estos estiramientos previos al deporte deben ser dinámicos para favorecer el movimiento de articulaciones y no forzar en ningún momento. El estiramiento debe ser lento y progresivo y no debe doler, lo que queremos es minimizar la aparición de posibles lesiones y prepararnos para poder maximizar nuestro esfuerzo.

El calentamiento previo previene también las agujetas y tirones por lo que al terminar agradeceremos mucho haber calentado antes de empezar.

Debemos evitar estirar en lugares fríos, ahora que se acerca el otoño y de cara al invierno, procura hacerlo en casa, ya que si nuestros músculos están fríos será más complicado estirarlos y es posible que aparezca alguna lesión. También puedes frotarlos fuertemente con las manos para templarlos un poco.

Por último, es importante asegurarnos de que nuestro organismo está suficientemente hidratado no solo después, sino también durante el ejercicio. Vamos a perder líquido, por lo que necesitamos reservas.

woman-498894_1280

¿Qué pasa en nuestro cuerpo durante el ejercicio?

Durante el entrenamiento nuestro cuerpo funciona a todo trapo. No solamente los músculos, si no que intervienen numerosas sustancias que favorecen la acción. Durante el ejercicio se producen miles de reacciones químicas y hay al menos 20 cambios metabólicos que se suceden en el cuerpo, entre los que destacan la combustión de azúcares, grasas y carbohidratos, que se descomponen y actúan como combustible para los músculos. Es por esto que recomienda el deporte en problemas de obesidad y/o diabetes. Cuanto más en forma estemos mas eficiente será la metabolización de estos elementos.

También entra en juego la transpiración, que es el sistema que tiene nuestro cuerpo para refrigerarse y regular la temperatura corporal, ya que durante la actividad nuestro cuerpo genera mucho calor.

El sudor está compuesto casi exclusivamente de agua, con pequeñas cantidades de otros compuestos como urea, sales minerales y azúcar. Contrariamente a lo que se piensa, al sudar solamente eliminamos un 1% de las toxinas de nuestro cuerpo. Lo que más perdemos son sales minerales, magnesio y potasio, que deberemos recuperar debidamente tras el ejercicio.

photo-1456613820599-bfe244172af5

¿Y después?

No debemos terminar la actividad de golpe, si no que debemos hacerlo gradualmente. Si hemos estado corriendo, reduciremos la marcha poco a poco para bajar las pulsaciones de forma segura, con los brazos levantados para favorecer la apertura de la caja torácica y la entrada de aire a nuestros pulmones.

Al terminar es fundamental hacer estiramientos de nuevo, esta vez estáticos, con la finalidad de recuperar los músculos después de la actividad, poniendo especial atención en gemelos, abductores, cuádriceps, glúteos y en general todo el tren inferior. Los abdominales y dorsales son también responsables de muestra postura al correr, por lo que también debemos acondicionarlos al cese de la actividad física.

En cuanto al momento de la ducha, debemos tener en cuenta factores como la temperatura exterior o la intensidad de la práctica que hayamos llevado a cabo. Debido al aumento de temperatura corporal al movernos, nuestro cuerpo sigue trabajando para mantenerse estable, por lo que seguimos sudando, y más si hace calor, por lo que corremos el riesgo de resfriarnos.

Debemos esperar a que la transpiración cese y ducharnos inmediatamente.

Una ducha muy fría provocará que sigamos sudando para equilibrar la temperatura, por lo que debemos comenzar la ducha con agua tibia y luego regularla a nuestro gusto.

 

¿Cerveza después de hacer deporte?

Debemos reponer los líquidos que hemos perdido con la transpiración, sales minerales y otros electrolitos perdidos, hidratándonos hasta dos horas después haber parado, ya sea bebiendo agua o alguna bebida isotónica.

A photo by Aidan Meyer. unsplash.com/photos/nvj-PDU98WU

Beber cerveza después del deporte es un hábito muy controvertido en cuanto a sus beneficios o perjuicios, pero un estudio de la Facultad de Medicina de Granada y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), se ha encargado de desterrar la idea de que deporte y cerveza no son una buena combinación. La cerveza repone sales minerales y electrolitos perdidos, favorece la recuperación del metabolismo, además de aportar carbohidratos que nos ayudarán a disminuir la sensación de fatiga.

La San Miguel 0.0 isotónica está especialmente concebida para después del deporte.

Elaborada siguiendo el procedimiento tradicional de la cerveza 0.0 y únicamente modificada para conseguir un equilibrio perfecto entre hidratos de carbono y sales minerales, para poder disfrutar de una cerveza 0.0 con sabor a cerveza y con propiedades isotónicas.

Por último, lo mas importante es regalarnos un momento de relax en nuestro sofá preferido para recuperarnos de la fatiga y disfrutar de las placenteras sensaciones que la serotonina y las endorfinas se han encargado de proporcionarnos.

 

 

5 hábitos de tus abuelos para una vida slow

Reciclar, reutilizar, aprovechar, en eso los nacidos en el siglo pasado son unos maestros. Hay muchas cosas útiles que podemos aprender de nuestros abuelos y que parece que con el estilo de vida actual hemos olvidado.

Retomemos los hábitos de nuestros abuelos para una vida slow, lejos de las prisas del mundo contemporáneo, que en muchas ocasiones solamente nos generan más estrés sin hacernos llegar necesariamente antes.

granny

Muchas veces nuestros abuelos se escandalizan de la vida que llevamos: vamos a todas partes corriendo, pendientes del móvil, sin fijarnos en nada y lo que es peor, comemos cualquier cosa en diez minutos. Comparado con su modo de vida, el nuestro les parece de lo mas extraño (y viceversa). Recopilamos cinco hábitos que nos ayudarán a llevar una rutina más pausada y a disfrutar de los buenos momentos que nos brinda la vida.

Conversar

Conversar es todo un arte. Quien tenga costumbre de hacerlo lo sabrá. Desde la irrupción de las redes sociales en nuestras vidas, parece que una charla cara a cara se haya convertido en algo extraño.

Hablando se entiende la gente, se desarrollan las ideas, se llega a acuerdos y nos invita a explorar dentro de nosotros, expresamos nuestras ideas y compartimos pensamientos. Una buena charla es inspiradora, ayuda a esclarecer asuntos, a tener nuevas ideas. Compartir nuestro día a día y hacernos partícipes de la rutina de los nuestros, escuchar supone un intercambio que mejora nuestro estado de ánimo y amplía nuestras perspectivas. Hablar nos ayuda a conocernos a nosotros mismos y a nuestro interlocutor.

chat

Aunque solamente sea para pasar un buen rato sin más, delante de un café, merece la pena quitar los ojos de la pantalla del móvil y empezar a practicar habitualmente este viejo arte de la dialéctica con familiares y amigos.

Reciclar y reutilizar todo

Las reparaciones y el reciclaje son una fuente de creatividad. Nos permiten optimizar recursos, y así ahorramos dinero y protegemos el medio ambiente de demasiadas emisiones de gases perjudiciales.

Podemos decir que hoy se fabrican demasiadas cosas que no necesitamos, y está en nuestra mano minimizar este impacto.

Hace poco menos de cien años el plástico o los envases no estaban tan popularizados y los desechables no estaban presentes en todas las cosas. Las frutas venían en su envoltorio original, su propia piel, y no en bandejas de corcho blanco que generan toneladas de basura y contaminan los mares. La obsolescencia programada no se había inventado, y la mayoría de los objetos cotidianos como la ropa o los muebles, las pocas máquinas que había en las casas, pasaban de generación en generación. Todos los objetos tenían una vida muy larga, y con esa vida, iban ganando historia y valor sentimental. Cuando algo se estropea, prueba a repararlo o a usarlo para otro fin, como hacen tus abuelos, lo que hoy conocemos como upcycling.

Coser y tejer

Está demostrado que tejer es una actividad relajante donde las haya y es, además, una manera de desarrollar nuestra capacidad creativa. Por algo es un arte que se ha ido pasando de generación en generación. Tejiendo o haciendo ganchillo podemos fabricar nuestra propia ropa o complementos fundamentales como gorros o bufandas que nos protegerán del frío. A nuestro gusto y a un precio reducido.

ovillo

Con la costura podemos emprender proyectos creativos que se pueden aplicar en decoración, para personalizar alguna cosa, etc. De la misma manera coser nos puede ayudar a recuperar alguna prenda que se nos ha roto. Técnicas de reciclaje de retales como el patchwork ofrecen resultados muy atractivos y prácticos para decorar nuestra casa o hacer un bolso.

 Hacerse su propia ropa

De la misma manera que en los objetos cotidianos nuestros abuelos no conocían la obsolescencia programada, la gran industria de la moda era muy diferente. Hoy la ropa se fabrica para durar poco mas allá de una temporada y luego pasa de moda.

Apúntate al carro del slow fashion adquiriendo prendas atemporales, que duren tiempo.

Hazte con una máquina de coser y fabrica tus propias prendas, sin duda estarán hechas a tu gusto y te aseguramos que el proceso es de lo más enriquecedor. Repara y readapta tus prendas. Explora en el armario de tus abuelos o de tus padres, seguro que das con más de una prenda que esté en perfecto estado. La ropa entonces se hacía para durar.

durar

Cocinar y aprovechar las sobras

Cocinar es una actividad relajante, agradecida y muy estimulante ya que una vez que empezamos tenemos un campo muy amplio donde investigar: productos, según regiones, métodos, etc. Además es la mejor manera de comer sano, y si utilizamos productos de temporada estamos ayudando a cuidar el medio ambiente y apoyando a los pequeños productores.

cooking

Si vamos un paso más allá, el aprovechar las sobras es todo un arte con el que además ahorramos. Por ejemplo, ahora que viene el frío pensemos en un cocido: nos puede llevar toda una tarde, más aún si nos molestamos en ir al mercado comprar los productos, pero con una pequeña inversión tendremos comida rica para casi una semana: cocido, sopa, ropa vieja y ¡croquetas!

Disfrutemos mientras cocinamos y disfrutemos mientras comemos, es unos de los grandes placeres de la vida.

Nuestros abuelos tienen una forma diferente de percibir el tiempo, su tiempo es más pausado, se detienen a observar, disfrutan una conversación, aunque la hayan repetido innumerables veces, aunque nos pillen con prisa. En definitiva, saben apreciar el momento presente. La vida hace menos de cien años era muy diferente al mundo de hoy, en el que todo va muy rápido y parece que algunas cosas carecen de valor. La “modernidad líquida” que llama el casi centenario sociólogo Zigmunt Bauman, característica de las sociedades globales altamente desarrolladas y tecnologizadas. Esta modernidad líquida aumenta los sentimientos de incertidumbre, una era en la que impera el individualismo y los sentimientos de ciudadanía y pertenencia a una comunidad se desintegran.

Recuperemos, aunque sea un poco la vida slow de nuestros abuelos: mirar una puesta de sol, disfrutar de un tiempo pausado, de una buena charla, un plato bien cocinado en frente de un buen amigo.

 

Cámaras analógicas: explora el mundo con otros ojos

Con las cámaras de nuestros teléfonos móviles podemos captar todo tipo de imágenes en cualquier momento y donde quiera que vayamos. Parecía que las antiguas cámaras ya no iban a retratar nuestras memorias nunca más. Nada más lejos de la realidad: la fotografía analógica aporta un valor añadido a las fotos, y todo el proceso que nos lleva hasta ese “instante decisivo” del que hablaba Cartier-Bresson tiene un transcurso que nos ayuda a ordenar ideas y es muy relajante.

 

Cámaras analógicas: explora el mundo con otros ojos

 

Es el arte y la técnica de obtener imágenes duraderas gracias a la acción de la luz. Algo tan sencillo como parece esto, ha dado lugar a muchos tipos de cámaras de fotos, de revelados, de soportes, y a toda una técnica que merece la pena explorar y aprender, ya sea con fines profesionales o como una afición, ya que tiene cientos de aplicaciones y utilidades.

El hecho de hacer una fotografía, que hoy parece tan trivial, es el resultado de un complicado proceso en el que intervienen la luz, nuestra posición respecto a ella, nuestra creatividad y el tiempo, un elemento fundamental en todo el proceso fotográfico.

El tiempo interviene en el momento de capturar una imagen, para controlar la cantidad de luz que entra en nuestra cámara (tiempo de exposición). Al hacer la foto estamos congelando un momento, estamos capturando el tiempo, y en el proceso de revelado, el tiempo es clave en el resultado final.

El momento en el que vamos a hacer una fotografía precisa de concentración, todos los detalles importan, hay que analizar la escena, ser conscientes de lo que cuenta mi foto, calibrar la velocidad de obturación, exposición, apertura y profundidad de campo, composición y tema… y ¡click! Disparar. Un momento de atención plena, mindfulness.

 

Mindfullness. Cámaras analógicas: explora el mundo con otros ojos

 

Un poco (poco) de historia

Cuando se popularizó la fotografía allá por el siglo XIX se pensaba que la pintura había muerto y que ya no tenía sentido. Y entonces apareció el impresionismo, y a partir de entonces una gran libertad de expresión en la pintura, ya no había que retratar la fielmente la realidad, para eso están los fotógrafos. Puede ser que suceda algo parecido con la fotografía digital. Hoy en día todos tenemos una cámara en el móvil que ofrece una calidad de fotos increíble, hasta tal punto que deja obsoletas algunos modelos de cámaras réflex digitales.

La fotografía clásica es el resultado de varios hallazgos combinados: la cámara oscura, el heliograbado y el daguerrotipo. A partir de aquí podemos decir que la primeras cámaras de fotos combinan estas técnicas de manera muy ingeniosa.

La inmediatez a la que estábamos acostumbrados desaparece, todo es lento y meditado.

La evolución es muy rápida y pasa por muchas fases. Hoy la película ha dado paso a un sensor digital y todos podemos tener una cámara réflex, que muestra por el objetivo exactamente aquello que vamos a fotografiar mediante un sistema de espejos. Las actuales reflex combinan los modos automático y manual, con el que podemos ajustar todos los parámetros que intervienen en la regulación de la luz que va a entrar dentro de la cámara.

La magia de la foto analógica radica en que disparar no es un hecho tan banal, tan irreflexivo o automático. Para ello se han de valorar muchos parámetros, el tiempo de exposición, la cantidad de luz que queremos que llegue a la película, la distancia, el enfoque, parámetros que con la práctica iremos dominando y convertirán el hecho de hacer una foto en algo apasionante.

A esto hay que añadir que no podemos ver el resultado hasta que tengamos el negativo. Para los nativos digitales: las fotos que tomamos de manera analógica plasman en la película una imagen en negativo, es decir, completamente invertida, que luego debemos positivar. Esto es lo que nuestros padres y abuelos conocen como revelar. El revelado es un proceso en el que obtenemos la fotografía en papel, que se trata con líquidos, donde intervienen reacciones químicas y el tiempo, siempre el tiempo. Con la fotografía digital, el revelado tal y como se entendía antes ha pasado a un segundo plano, pero verdaderamente, ¿quién no echa de menos tener sus recuerdos en papel?

habitacion-roja-laboratorio-fotografico

 

Tipos de cámaras: todo un mundo por descubrir

Las primeras cámaras de fotos eran tan grandes que había que moverlas en carros y solamente se podían hacer retratos o paisajes, debido a la aparatosidad de la máquina. Hoy en día se pueden ver por algunas ciudades de España unas herederas de estas cámaras, las minuteras, de fabricación artesanal. Se llaman así porque el revelado se hace en la calle en cuestión de minutos, algo que a principios del siglo pasado era impresionante. Estas cámaras no resultan muy prácticas pero ofrecen unos resultados muy interesantes incluso hoy en día. Eso sí, en blanco y negro.

Desde las cámaras de gran formato, las madres de las de mas pequeño formato, la Leica, considerada la primera compacta de la historia, hasta las reflex hay un sorprendente (por lo variado) abanico de posibilidades que pasan por el medio formato, formato pequeño o 35 milímetros- siempre haciendo referencia al tamaño de la película-, y un largo etcétera.

Al ser la historia de la fotografía analógica mucho más larga que la de la foto digital, la tipología que encontramos es mucho más amplia, no solo en cuanto a modelos, sino también de usos.

Como curiosidad citaremos las cámaras lomográficas, que son cámaras compactas que se han popularizado bastante en los últimos años. Tienen una lente especial que da a las fotos un efecto túnel y un colorido muy intenso. Se empezaron a fabricar en los años 80 en la Unión Soviética y se popularizaron por un hallazgo de una de estas cámaras en un mercadillo de Praga. En la actualidad se trata de un fenómeno a nivel global y podemos encontrar lomo-embajadas y todo un movimiento en Internet con campeonatos, lomo olimpiadas, tiendas especializadas y un sinfín de eventos y complementos.

Lomography. Cámaras analógicas: explora el mundo con otros ojos

En los mercados de las ciudades y pueblos podemos encontrar viejos aparatos a falta de unas cuantas piezas que son restaurables y reutilizables. Con ayuda de profesionales, en talleres de fotografía (hay infinidad de ellos) o de Internet, podemos darle una nueva vida a cámaras antiguas que pueden llegar a convertirse en inseparables compañeras de viajes.

Recupera la vieja cámara de tus abuelos, no te será difícil ponerla en marcha tu mismo y plasmar miles de apasionantes proyectos.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Hay vida después de las vacaciones

Después de las vacaciones de verano nos enfrentamos de nuevo a la rutina y esto suele conllevar un sentimiento de hastío. El clásico síndrome postvacacional. Se puede enfocar el nuevo curso con optimismo y positividad, y para ello debemos explorar nuestro interior y dar con hábitos y proyectos nuevos que resulten motivadores e insertarlos en nuestro día a día.

Síndrome postvacacional y vuelta al cole son en realidad sinónimos. Todo depende de cómo nos lo tomemos. El final del verano siempre nos da una nueva oportunidad para volver a empezar, igual que el 1 de enero, pero ahora tenemos la suerte de regresar de vacaciones con las pilas cargadas. Debemos intentar conservar en la medida de lo posible los buenos hábitos que hemos tenido durante el verano y adaptarlos la rutina de los días laborables. Tras el verano no solo nosotros empezamos de nuevo, sino que el resto del mundo que nos rodea también: se estrenan temporadas de teatro, música, películas de cine, empiezan cursos de idiomas, danza o fotografía. La vida vuelve a la ciudad después de las vacaciones para recibirnos con los brazos abiertos.

Muchos piensan que es cosa del cambio climático, pero esa subida repentina de las temperaturas antes de que vuelvan a bajar hasta que de repente estamos en otoño se llama veranillo de San Miguel o veranillo del membrillo, y es un fenómeno atmosférico que sucede en todo el hemisferio norte. En Francia lo llaman l’été Indienne y en Alemania Altweibersommer. Aunque efímero, esto también es un motivo para encarar esta época con positividad, y tal vez aprovechar estos últimos días de calor con un “hasta pronto, querido verano”.

 

Nueva temporada, nuevos recursos

 

El fin de las vacaciones de verano y la llegada del otoño anuncia un cambio de temporada. Nuevas frutas, nuevas hortalizas poblarán los mercados, y nos dan la oportunidad de investigar recetas de cocina que no conocemos y descubrir nuevos sabores.

Prepárate para lo nuevo, grandes cosas están por venir. A continuación ofrecemos algunas ideas para hacer de esta nueva estación un época muy apetecible y gozar de nuestros sentidos y nuestra imaginación.

 

Saca el máximo partido a tu ciudad

 

Dedica el tiempo libre a caminar por tu ciudad, a observarla. Tal vez no te hayas dado cuenta de todas las posibilidades que ofrece tu barrio, parques en los que bajar a leer un buen libro o simplemente disfrutar del nuevo aire fresco que nos trae el otoño; esa nueva tienda de ultramarinos que vende exóticos productos que nos piden que los probemos, o un nuevo restaurante que no conocías… Tu barrio está lleno de oportunidades que esperan ser descubiertas por ti, un rincón especialmente bonito, un punto desde donde contemplar la puesta de sol… Pasea y descubre tu ciudad, miles de sorpresas te están esperando.

 

Explora nuevas posibilidades de ocio

 

La vuelta al trabajo supone que intentemos aprovechar nuestro tiempo de ocio al máximo. Es una buena idea pararse a pensar qué es lo que mas nos gusta hacer y cómo lo podemos insertar en nuestro día a día.

 

vida-despues-vacaciones

 

Adoptar nuevas aficiones nos ayuda a salir de nuestra zona de confort cultivando un ansia de conocimiento sana y enriquecedora en todos los sentidos.

 

La imaginación al poder

 

Cultivar la imaginación es clave en todo momento, para tener la mente al 100% y qué mejor que ayudarnos de la lectura para ello. Leer es hacer gimnasia mental y además es relajante. Hay cientos de libros para ser devorados que nos están esperando, que enriquecerán nuestros pensamientos y nos harán pasar un buen rato.

 

vida-despues-las-vacaciones

 

Escucha música

 

La música nos transporta a otros mundos, nos relaja y hasta nos alegra el camino al trabajo. Descubre nuevos estilos musicales que nunca te habías atrevido a escuchar. Sumérgete en la música clásica, no es tan aburrida como nos han hecho creer y ayuda a ordenar pensamientos y a alcanzar un estado de atención plena, puede ser que te hasta te apetezca hacerte un abono al auditorio para disfrutar de un buen concierto una vez a la semana.

Escuchar música en directo del estilo que sea siempre es un placer. Investiga los calendarios de actuaciones de las salas de música en vivo más próximas y podrás improvisar una agenda muy estimulante para la tarde-noche.

 

Redecora tu vida

 

Si volvemos a casa es recomendable que este espacio nos resulte lo más agradable posible. No se trata de hacer una gran inversión ni un cambio total, sino de aprovechar para trabajar en pequeños detalles que nos alegren el día a día: cambiar un muebles de sitio o darle una mano de pintura, un nuevo cuadro en la pared, una caja para organizar los vinilos o nuestra ropa, … ¡Hazlo tu mismo! Es una actividad que nos ayuda a concentrarnos y a relajarnos, además de proporcionarnos el pequeño orgullo de haber hecho algo bonito con nuestras manos.

Un cambio de ambiente, aunque sea pequeño, nos hará sentir mejor en casa y ayudará a que el hastío después de las vacaciones se haga mas llevadero ya que supone una pequeña variación en la rutina.

 

Retoma aficiones

 

Puede ser que antes de tus vacaciones dejases algún proyecto a medias o que tengas hábitos que de alguna manera han desaparecido de tu rutina. Es hora de hacer memoria, de mirar dentro de nosotros y retomarlos. Terminar proyectos que estaban sin acabar o volver a empezar con las aficiones que nos vimos obligados a abandonar añadirá una ilusión más.

 

Sueña

 

En todos los sentidos. Aprovecha bien el día para dormir mejor y estar descansado, así afrontarás los días con positividad y buen humor. Dormir bien y también soñar. Tal cual. Es gratis y nadie nos lo puede impedir. Dormido y despierto. Soñar nos ayuda a conocernos a nosotros mismos. Soñar despierto significa potenciar el uso de nuestra imaginación que podemos aprovechar tanto en nuestro tiempo libre como en el trabajo para encontrar soluciones creativas.

La nueva estación está llena de posibilidades para conocer y compartir. Afrontar el inicio del otoño como una nueva etapa llena de posibilidades nuevas y enriquecedoras es fácil y está en nuestra mano.

 

Imágenes | Unsplash |

13 perfiles de Instagram que te ayudarán a ponerte en forma

¿Tu meta para este nuevo curso es ponerte en forma de una vez por todas? ¡Enhorabuena! Solo el hecho de haber decidido pasar de una vida sedentaria a otro estilo de vida más activo es un gran paso. Ahora que has tomado esta decisión, una de las cosas más importantes que debes hacer es buscar motivación, y las redes sociales son el lugar perfecto para encontrarla.

Cientos de entrenadores personales y enamorados del fitness comparten diariamente en su perfil de Instagram sus entrenamientos, sus rutinas y los ejercicios que realizan: seguirles en las redes es una forma genial de aprender y de mantenerte motivado para seguir entrenando día tras día. ¿Buscas inspiración? Estos son los 13 perfiles de Instagram que no puedes dejar de seguir para ponerte en forma.

Pop Pilates

A pesar de su nombre, esta cuenta no está dedicada solamente al Pilates, sino que nos ofrece entrenamientos cortos pero intensos para todo el cuerpo, centrándose siempre en nuestra zona media. Puede ser una forma divertida de ponernos en forma con muy pocos minutos al día acompañados por las más de 131.000 personas que siguen este perfil de Instagram.

Angelica Kathleen


Entrenamientos en casa y en el gimnasio con esta modelo de bikini fitness con un cuerpo digno de admirar. Angelica nos ofrece diferentes ideas para utilizar las máquinas de cardio y de pesas para que nuestro entrenamiento sea variado y divertido día tras día.

Homeworkouts_4u


Ponernos en forma en cualquier sitio, ya sea en nuestro jardín, en la habitación del hotel o en el salón de nuestra casa, nunca ha sido tan fácil. En este perfil de Instagram encontrarás miles de ideas para entrenar, con rutinas de fuerza con tu propio peso corporal, de Pilates, Yoga y otras disciplinas. Solo tienes que seleccionar una y ponerte manos a la obra.

Kayla Itsines

Un vídeo publicado por Kayla Itsines (@kayla_itsines) el


La reina del fitness en Instagram es esta australiana que con su método (Bikini Body Guide) ha cambiado el cuerpo y los hábitos de vida de miles de jóvenes alrededor del mundo. En su cuenta, además de ver los asombrosos “antes y después” de muchas de las personas que han seguido su método, podemos encontrar pequeños entrenamientos para los que no necesitaremos casi nada de material: perfectos para hacer en casa o en la calle.

Sean Phelps

Un vídeo publicado por SeñorSean (@seanphelpslife) el


Es raro encontrar a chicos que practiquen Yoga y que compartan sus rutinas con sus seguidores, pero Sean Phelps es uno de ellos y es recomendable no perderle de vista. Porque cualquiera, sea cual sea su sexo o su punto de partida, puede practicar deporte en general y Yoga en particular.

Anna Victoria

Un vídeo publicado por Anna Victoria (@annavictoria) el


Otra de las fit-girls del momento que ha patentado su propio método y que comparte entrenamientos con sus seguidores en las redes sociales. Su método, Fit Body Guide, se centra en rutinas de entrenamiento de alta intensidad con una duración de 30 minutos, de modo que podemos ponernos en forma en poco tiempo.

Body Rock Official

Un vídeo publicado por BodyRock.Tv (@bodyrockofficial) el


Quizás los pioneros en el fitness virtual, los chicos de Body Rock llevan ya años compartiendo entrenamientos muy intensos (y ojo, porque estos sí que son muy intensos, no aptos para novatos) con todos sus seguidores. Su perfil de Instagram es el modo perfecto para seguir los retos que presentan en su página web y motivarnos a seguirlos.

Bret Contreras

Un vídeo publicado por Bret Contreras (@bretcontreras1) el

Más conocido como “the glute guy”, este entrenador personal de fama mundial es uno de los más especializados en el entrenamiento de glúteos y tren inferior. Tiene su propio “laboratorio” en el que experimenta los distintos entrenamientos para esta zona del cuerpo, y comparte rutinas y resultados de sus alumnos con todos los followers de las redes sociales. Si quieres apostar por lucir una buena retaguardia este curso, sin duda él debe ser tu gurú.

Zuzka Light

Un vídeo publicado por Zuzka Light (@zuzkalight) el

Zuzka fue la presentadora original del canal de Body Rock, pero después decidió montar su propio canal de entrenamientos y ¡no le ha ido nada mal! En su perfil tenéis un montón de entrenamientos (también bastante intensos) destinados a quemar grasa, fortalecer la musculatura y conseguir un cuerpo bonito y sano casi sin material. Rutinas que podemos hacer en cualquier sitio solo venciendo a la pereza.

Bags and bunnies

Un vídeo publicado por Dasha Gaivoronski (@bagsandbunnies) el


O, lo que es lo mismo, Dasha Gaivoronski. Esta entrenadora personal nos enseña día a día sus distintas rutinas en el gimnasio y al aire libre. Dasha es un soplo de aire fresco que nos trae muchísimas ideas de entrenamiento para darle un uso original a todo el material del que disponemos en el gimnasio. Si estás cansado de hacer siempre los mismos ejercicios en el gym, en esta cuenta puedes encontrar mucha inspiración.

Chalene Johnson

Un vídeo publicado por Chalene Johnson (@chalenejohnson) el


Tremendamente conocida en Estados Unidos, Chalene Johnson es pura inspiración. Sus entrenamientos, bastante exigentes, la han convertido en uno de los fenómenos virales de internet en cuanto a fitness, y su estupendo cuerpo es un ejemplo de que podemos no solo practicar deporte, sino hacerlo de forma intensa y consiguiendo geniales resultados a cualquier edad.

Massy Arias

Un vídeo publicado por MankoFit ?? (@massy.arias) el

La especialidad de esta entrenadora son los retos cortos de 30 días con los que podrás mejorar diferentes partes de tu cuerpo. No solo nos enseña sus cañeras rutinas de entrenamiento, sino que también comparte sus platos favoritos y muchas imágenes inspiradoras para que la motivación no nos abandone en ningún momento.

 

Sian Marshall Pilates


Un increíble y estéticamente bellísimo perfil de Instagram dedicado al Pilates para terminar. Sian Marshall comparte, siempre en blanco y negro, diferentes ejercicios de Pilates, tanto en suelo como en máquinas, para deleite de todos sus seguidores. Su gran valor no son solo los ejercicios, sino su tremendamente precisa técnica y el modo en el que fluye todo el movimiento.

Siguiendo estas cuentas seguro que encuentras esa motivación que te hace falta para ponerte en forma este curso, ¡vamos!

Imagen | iStock

En Vive 0,0 | En forma con las 4 partes de un entrenamiento completo en el parque

Todo lo que necesitas saber para salir de tu zona de confort

Recogerse en una burbuja de comodidad es un alivio en muchas ocasiones, pero a veces puede resultar una manera de evitar situaciones que nos atemorizan o que no nos atrevemos a enfrentar. Desafiarse y exponerse ante lo desconocido es la forma más apropiada de madurar, crecer en lo personal y vencer los complejos propios. Y aquí creemos que te podemos explicar cómo. ¿Te apuntas?

¿Cómo sé si estoy en mi zona de confort?

Posiblemente has escuchado muchas veces esta expresión en las películas y las series, pero no sabes exactamente qué quiere decir “zona de confort”. Y, si conoces su significado en abstracto, tal vez no te has planteado si en la práctica vives en ella. Es muy posible que sí; de hecho, es casi seguro que te encuentres en una zona de confort, al menos en alguno de los aspectos de tu vida.

Nos pasamos todos los años de madurez creando esa zona de confort, desarrollando todo lo que necesitamos para sentirnos bien, rodeándonos de esas personas que nos entienden y tratando de encontrar un equilibrio. Todo eso es positivo, hasta que lo hacemos durar demasiado o lo llevamos a un extremo de inmovilismo.

¿Qué tiene de malo estar en esa zona cómoda?

En un principio, no debería haber nada negativo en el hecho de haber encontrado nuestro lugar y un punto en el que nos sentimos a gusto. Muchas personas pasan toda su vida de esta forma y son felices, o, al menos, están satisfechas. Se pueden sentir afortunadas si se comparan con todas aquellas que nunca han llegado a cubrir sus necesidades básicas o que han dado tumbos toda su vida.

Tired businessman sleeping on sofa at home.

Por lo tanto, ¿por qué salir de la zona cómoda? Lo más destructivo que puede tener para algunas personas permanecer en su comodidad es que las ambiciones se aplastan. Tratar de hacer algo nuevo significa exponerse y, después de fracasos o ridículos, estamos mucho mejor sin intentarlo. Pero tenemos que superar ese miedo si queremos lograr nuestros sueños.

La diferencia entre seguir dentro de la zona de confort y abandonarla equivale a la diferencia entre conformarse con lo que se tiene o ser feliz. La palabra “contento/a” en nuestro idioma es muy vaga y puede valer tanto para una cosa como para la otra. Así se demuestra lo difícil que es en la vida real distinguir ambos estados de ánimo: conformarse con algo o estar feliz. Muchas veces nos consideramos felices y solo estamos contentándonos con lo que hay. Esa zona de confort nos impide recorrer este último camino.

Si nuestro sueños ya están alcanzados, no necesitamos desperezarnos, ¿o si? La zona de confort puede ir más allá y convertirnos en personas cerradas de miras o cargadas de prejuicios. Para algunos, salir de su zona de confort significa simplemente relacionarse con alguien ligeramente diferente o que tenga distintas opiniones sobre el mundo. Hablando tan solo con personas afines, nuestra opinión sobre el mundo se reduce.

Si lo que evitamos es enfrentarnos a aquellas personas que nos atemorizan o resolver situaciones, lo que estamos perdiendo es asertividad. No lucharemos por lo que nos merecemos, lo que es justo para nosotros y permitiremos que se aprovechen de nosotros, con la idea constante de: “si saco el tema, será aún peor”.

negative feelings concept - portrait of amazed beautiful 20s girl covering her mouth for gag metaphor,studio shot on gray background

¿Cómo salir de la zona de confort?

Como es lógico, lo más importante para salir de una zona de confort es identificar el problema, es decir, ser conscientes de que estamos sumidos en ella. A partir de ahí, lo único que habrá que hacer es echarle valentía. Sí, es sencillo decirlo, pero es mucho más difícil lograrlo. Veamos algunos pasos que nos pueden ayudar.

Para que el valor nos asista, una buena técnica consistirá en ponernos ante nosotros los objetivos y recordarnos a nosotros mismos por qué es tan importante alcanzarlos. Puede ser porque, si no lo hacemos, estaremos aceptando una situación insostenible que a la larga nos va a perjudicar o que es injusta. Puede ser por temor a arrepentirnos en el futuro de no haber emprendido algo cuando aún estábamos a tiempo. Puede ser porque lo necesiten quienes nos rodean.

Thoughtful bearded man and lighting arrows on a wall

La siguiente parte de la técnica es la de prepararnos para lo malo que puede llegar. Normalmente, no hacemos algo porque nos dan miedo sus consecuencias. Hagamos una lista de las ramificaciones, al igual que la hemos hecho de los resultados positivos y estudiémoslas bien. Veamos ahora de qué manera podemos mentalizarnos para que no nos afecten demasiado.

Por ejemplo, si se trata de mover algo que hemos escrito o creado y que siempre ha estado en el cajón, las consecuencias más temibles son el rechazo y las malas opiniones. Preparémonos. Cuando se dice esa frase tan manida de “el no ya lo tienes”, en realidad lo que nos están diciendo es que nos mentalicemos a escuchar un no, que lo ensayemos tantas veces en nuestra mente que ya ni nos suene mal. Y a partir de ahí, lo intentemos.

Un último truco para ganar el valor que nos permitirá atrevernos pasa por plantearnos un buen plan, una buena estrategia de ataque. Si se trata de lanzar algo, habrá que averiguar concienzudamente con quién hablar parar no dar palos de ciego. Si se trata de reivindicar lo que nos corresponde, estará bien documentarse sobre los derechos que nos asisten. Si se trata de cortar con algo que nos perjudica, veremos la mejor manera de no herir los sentimientos ajenos. Y así sucesivamente. Un plan bien trazado nos insuflará valentía.

Beautiful girl dreaming with cup of coffee or tea near window

Pedir ayuda podría suponer un impulso extra. Otra persona aportará dos cosas: por un lado, una nueva perspectiva, es decir, una visión alejada que permita juzgar si realmente debemos atrevernos a dar el paso o si se trata de una locura; por otro lado, nos dará el apoyo moral para hacer lo que necesitamos hacer, pues sabremos que si fracasamos estará ahí para recogernos. Trataremos de no defraudar a esta persona y eso nos ayudará a ser fuertes y nos impedirá volver atrás.

¿Por qué estamos tan bien en esa zona?

Existen dos imperfecciones de la personalidad que nos pueden haber arrastrado hasta la inmovilidad: la pereza y la cobardía. Ambos nos mantendrán en la zona de confort y muchas veces uno alimentará al otro porque, cuanto más miedo nos dé algo, más pereza nos dará enfrentarlo. Por tanto, reconocer que vivimos en la zona de comodidad, también significa admitir estas carencias. La pereza es más fácil de vencer, con los propósitos que hemos señalaremos más arriba, se derrotará casi con seguridad.

A cup of coffee or hot chocolate and female feet with socks on a white sheets.

La cobardía es mucho más complicada, ya que viene arraigada en cuestiones más personales. Una persona que no se atreve a perseguir sus sueños o a luchar por lo que es suyo, probablemente no lo esté haciendo por razones psicológicas. Hablamos desde falta de autoestima a una educación que le ha hecho creer que no merece nada, pasando por culpabilidades no identificadas como tales, así como complejos, miedos, etc… Tal vez para algunos salir de la zona de confort sea más difícil y requieran ayuda de especialistas y terapeutas para romper antes con todo esto.

¿Cómo evitar caer en la zona de confort?

Quizá todavía estés a tiempo. Quizá estás desarrollando tu vida y aún no te has creado esas barreras que delimitan tu zona de confort. Quizá todavía no has establecido tus gustos, tus opiniones, tus tendencias… Aunque muchas veces te lo hayan echado en cara como falta de madurez, en realidad significa que estás lejos de la zona cómoda.

Si ya estás allí, pero quieres salir o todavía estás llegando, hay cosas que puedes incorporar a tu día a día que te romperán la zona de forma constante, pero no dolorosa, y te ayudarán a no llegar nunca a acomodarte.

sexy young woman lying on the bed and make a selfie

Por ejemplo, apúntate a actividades que no sean exactamente lo tuyo e incluso que no se te den bien del todo. El objetivo no es afanarse tanto en ellas que lleguemos a adquirir destreza, sino ser capaces de estar en un lugar en el que no somos los mejores, de acostumbrarnos a fracasar, de ver las críticas como algo habitual, de saber que otros nos superan. Al mismo tiempo, probar cosas diferentes desarrollarán aunque sea de forma parcial habilidades que se acabarían atrofiando si nos limitásemos a lo nuestro.

Familiarízate con el ridículo. Las personas que tienen mucho miedo a hacer el ridículo estarán siempre muy limitadas en su vida, casi de la misma forma que las persona que no han desarrollado su imaginación. Asistir a sesiones de risoterapia disfrazarse en carnaval, participar en juegos que implican gesticulación o imitaciones, hablar como niños o niñas, encarnar papeles que te obliguen a meterte en otro personaje… servirán para salir de la zona de confort. Igualmente nos ayudarán a aprender a reírnos de nosotros mismos, una herramienta muy valiosa para que las críticas ajenas nos afecten menos.

courageous businessman balancing on a tightrope or highwire

Muchas de las aficiones que recomendamos habitualmente en el blog pueden servirnos para salir de la comodidad. Por ejemplo, viajar a lugares muy alejados o diferentes nos sacará de la zona de confort. Pero no porque literalmente nos hagan pasar unos días incómodos (eso es solo temporal), sino que nos harán ver cómo son otras vidas. Descubriendo lo poco que tienen los demás, veremos cómo lo nuestro es mucho más que satisfactorio. Se nos removerán sentimientos en el interior que nos obliguen a actuar, a romper con lo que hay. Conociendo a otras personas que sí se atreven a buscar lo que quieren, obtendremos cierto empuje.

En definitiva, lo más importante para salir de la zona cómoda es saber que estamos en ella y desear dejarla atrás. Una vez se ha identificado el problema y estamos convencidos de resolverlo, los métodos serán tantos como las situaciones a las que nos debemos enfrentar.

Fotografías: iSotck Photos.

Por qué dejar volar la imaginación es más beneficioso de lo que te imaginas

Estimular la creatividad y fantasía es una de las fórmulas más efectivas para desarrollarse personalmente, pero no sólo es útil para la resolución de problemas de la vida diaria, sino que también resulta esencial en el ámbito profesional y en el impulso de las capacidades laborales. Al mismo tiempo que nos sentiremos mucho mejor con nosotros mismos y nos ayudará a explorar mejor todas las posibilidades de las que somos capaces.

En algunas culturas, la imaginación se ha relegado a algo exclusivo para los más pequeños y se ha fomentado que deje de usarse al llegar a la madurez, como si fuese algo reñido con la sensatez y con desenvolverse en el mundo. Es importante en los niños, pero como adultos debemos permitirnos el lujo de hacerlo más a menudo. Vamos a ver que, por el contrario, nos ayuda a tomar mejores decisiones y a ser personas más competentes y sociables.

Qué es la imaginación

Si nos atenemos a la definición de diccionario, descubriremos que es una “facultad humana para representar mentalmente sucesos, historias o imágenes de cosas que no existen en la realidad o que son o fueron reales pero no están presentes.” Por lo tanto, asociaríamos la imaginación con lo que en las creaciones culturales conocemos como ficción. Por otro lado, se habla de la “capacidad o facilidad para concebir ideas, proyectos o creaciones innovadoras”.

Happy dreaming woman sitting in front of computer, hands with earth coming from laptop screen, giraffe standing on desk. World travel, internet, web, network concept. Positive face expression, emotion

La imaginación parte de dentro de uno/a mismo/a, pero necesita nutrirse, necesita material. Por lo tanto, una persona será más imaginativa cuanto más haya leído, más películas o series haya visto, más anécdotas haya escuchado de sus semejantes, más atentamente haya observado la realidad que le rodea… Incluso los sueños, que siempre se han asociado al subconsciente y que parecen más inestables y libres que la imaginación de vigilia, proceden de lo que conocemos previamente.

Situaciones en las que beneficiarnos de la imaginación

La imaginación puede servir para evadirse cuando la situación real en la que nos encontramos no es 100% agradable, pero en este caso no supone una solución, sino únicamente una compostura temporal.

La imaginación sirve para crear en todas las artes posibles, desde las literarias y concretas a las visuales y abstractas. No solo nos dará el punto de partida en forma de argumento o fondo, sino que sirve para expresar y dotar de forma al mensaje, como por ejemplo a través de la creación de metáforas.

the dream to fly

Utilizar la imaginación en proyectos empresariales

Se supone que solo los creadores y los artistas se beneficiarían de la imaginación, pero en los últimos tiempos se ha descubierto que esta característica puede ser positiva incluso para las personas que hasta ahora considerábamos más cuadriculadas: los empresarios, los economistas, los abogados, los mecánicos, los técnicos, los ingenieros… Estas personas ya no tienen que atenerse a la letra o a lo establecido. Desde hace poco, la imaginación se valora incluso en sus ámbitos laborales.

En inglés existe una expresión que se traduce como “pensar fuera de la caja” y que proviene de un acertijo que te insta a unir nueve puntos utilizando únicamente cuatro líneas. Las personas suelen tratar de resolverlo sometiéndose al espacio que marcan los puntos, pero nadie te ha dicho que no puedas ir más allá y trazar líneas más largas que se salgan del perímetro. Se suele poner como ejemplo de que las personas que piensan más allá de lo manido o aprendido en la escuela son las que encuentran la solución.

imaginacion00006

Cómo nos ayuda la imaginación en nuestra vida personal

En la vida personal, utilizar mucho la imaginación nos va a beneficiar de una forma mucho más interna. Puede darse, por supuesto, la situación en la que encontremos la resolución a un problema que nos atenaza pensando sin barreras, pero generalmente si nos sentimos mal será por algo más abstracto que no tenga por qué disiparse por encontrar una solución.

Lo que tenemos que tratar es nuestro yo. La imaginación, en casos así, nos servirá para explorar mejor nuestro yo interior y para encontrar con mucha más facilidad lo que nos hace sentirnos bien. La imaginación nos dará una libertad interna que nos enriquecerá como personas.

Una vez enriquecidos, nos sentiremos mejor con nosotros mismos al ser conscientes de este crecimiento y eso nos dará una mayor autoestima. La autoestima reforzada nos puede proporcionar el impulso que necesitábamos para afrontar lo que nos oprime o simplemente para relativizarlo y ver que n tendría por qué afectarnos tanto.

Woman relaxing and enjoying the sun in a warmth park at sunset

La imaginación puede permitirnos reír mucho más y la risa nos ayudará como si fuese una terapia, pues servirá para romper un bucle de malestar que quizá fue originado por algo tiempo atrás, pero que tal vez se ha mantenido aunque el origen ya esté disipado.

Seremos empáticos y tolerantes

La imaginación también nos convierte en personas más abiertas y tolerantes, pues entenderemos que el mundo tiene muchas más posibilidades de las que creíamos o de las que conocíamos. Estoy segura de que las personas más intolerantes tienen una imaginación muy limitada. Si hemos visto en nuestra mente una gran cantidad de opciones, no nos sorprenderá encontrarnos esas y otras más tarde en la vida real. Esto nos ayudará a ser mejores personas con respecto a los demás, pero también nos ayudará a vivir mejor nosotros mismos, pues las cosas ajenas nos molestarán menos.

La imaginación nos hace más empáticos, debido a que es necesario tener capacidades imaginativas para ponerse en la piel de los demás. Alguien que no siente la más mínima empatía suele ser porque no ha observado bien la vida del otro y también porque no tiene la suficiente imaginación como para proyectarse en ella: “yo nunca estaría así”, “yo nunca habría llegado a esa situación”. Si tenemos imaginación, somos capaces de convertirnos en personajes o de crearlos y así sentimos la empatía. No importa en qué situación esté una persona puesto que, con la suficiente imaginación, podría posicionarse en el extremo opuesto.

Composition frame on bluee sky

Existen personas muy concienciadas con las situaciones sociales y que, por lo tanto, son empáticas y tolerantes, pero que se alejan a propósito de la imaginación. Estas personas suelen preferir el documental a la ficción o el ensayo a la novela. Son opciones muy válidas, pues es necesario conocer la realidad en la que vivimos para mejorarla, pero no se debería llegar al extremo de despreciar todo aquello que sirva de evasión, pues psicológicamente es muy positiva. Lo ideal sería tener tiempo para todo y no necesitar elegir.

¿Crees que apenas tienes imaginación?

Si piensas que no tienes suficiente imaginación como para ayudarte de ella en cualquiera de las necesidades de las que hemos hablado, puedes desarrollarla a través de ejercicios y de diferentes actividades. Ya sea con el tutelaje de profesores en cursos de escritura creativa, pintura, fotografía, etc… ya sea por tu cuenta siguiendo pautas que encontrarás en Internet o en libros.

Young woman with a pen in her hand thinking.

Uno de los ejercicios puede ser el de las sinestesias. Asocia un color a un sabor, por ejemplo… eso es fácil porque te dejarás llevar por los colores de las frutas. Asocia un color a un número del 1 al 9. Asocia un color a un sentimiento, a una emoción o a un estado emocional. Cierra los ojos y empieza a ver colores. Deja que esos colores vayan cambiando en tu mente… ¿cambiará tu estado de ánimo?

Para que tu imaginación se desarrolle de verdad es necesario dedicarle tiempo. Las ideas no surgen así como así y los cerebros poco acostumbrados a que se les deje volar necesitarán más tiempo para lanzarse que los que están habituados. Por lo tanto, tienes que pasar tiempo lejos de la realidad –incluidas redes sociales y la televisión que no parte de un guion—.

Durante este tiempo puedes escuchar música, observar pinturas y fotografías, charlar con amistades o familiares sobre cosas que no sean los problemas del día a día, leer… pero también simplemente quedarte contemplando un punto de la pared o un paisaje, pasear, nadar, salir a corrercualquier actividad que te desconecte de lo inmediato te ayudará.

Business woman is standing against blackboard with drawing weight scale.

Descubrirás lo divertido que es quedarte a solas con tu imaginación y pasado el tiempo comprobarás que no necesitas compañía, ni el móvil, ni las revistas, ni los libros, ni los audiovisuales para entretenerte… podrás esperar, por ejemplo, en una sala de una consulta médica sin más que tu capacidad de observación y tu imaginación. ¿A que parece imposible?

Fotografías: iStock Photos

Qué hacer estas vacaciones para conocer tu yo verdadero

En el trabajo y en algunas relaciones sociales nos debemos de tal manera a lo que se espera de nosotros que muchas veces dejamos aparcada nuestra verdadera forma de ser. Durante los días de descanso, en los que no hay que dar explicaciones a nadie, tenemos la oportunidad de volver a conectar con nuestro auténtico yo, que probablemente esté casi olvidado.

Las vacaciones son un descanso merecido, pero podemos aprovecharlas para hacer algo muy beneficioso para nuestro bienestar. Conocer a tu yo verdadero suele requerir años, pero podemos comenzar nuestra exploración con el par de semanas que nos tomamos en vacaciones. Si conseguimos descubrir algo de nosotros mismos, lo más importante será mantenerlo e incorporarlo a la época rutinaria, no dejarlo salir únicamente en vacaciones. Más abajo veremos cómo tratar de conseguirlo.

Elige bien el destino

Si tu propósito estas vacaciones es el de contactar de nuevo con tu verdadero yo o llegar a conocerlo si sientes que nunca lo has alcanzado, es muy importante que elijas un tipo de viaje adecuado a esta pretensión. Más que el lugar al que vas, pues en cualquier parte se puede lograr, lo que tienes que plantearte es el tipo de vacación y, dentro de eso, la cantidad de tiempo que vas a tener para ti. Si se trata de un viaje organizado y frenético con visitas a más ciudades que días, no quedará tiempo para la introspección.

La compañía también hay que elegirla bien. Tal vez la familia no sea la más adecuada porque no es fácil explicarle al cónyuge y a los hijos que hay algo en ti que quieres cambiar o, al menos, explorar. Tiene que tratarse de personas muy comprensivas y que entiendan que no vas a estar dedicándote a ellos un 100% del tiempo. Lo mejor es que ellos –pareja o amigos— estén también buscando lo mismo.

Romantic couple sitting on a jetty under a blue sky at a sunset

Tu propia actitud o predisposición tiene que ser favorable a esta búsqueda tanto como lo será la de tus acompañantes. Por lo tanto, antes de nada, pregúntate si de verdad quieres realizar la exploración, puesto que no será placentera durante todas sus etapas, pero probablemente sí tendrá resultados positivos a la larga.

Pasa algún tiempo a solas

Incluso si viajas con tu pareja o si tu familia y amigos suponen para ti la compañía perfecta, puede ser interesante tener algunos ratos o incluso días enteros para estar a solas. No quiere decir que estas personas cercanas nos impidan ser nosotros mismos, pues, si todo va bien, deberían ser quienes nos lo permitan. Pero sí puede ocurrir que no nos dé tiempo a sentirnos en nuestra compañía y que no podamos echar un vistazo a nuestro interior si estamos rodeados de otros.

Ese tiempo a solas no puede convertirse en un rato para pasar cotilleando en las redes sociales, pues esa conexión, aunque distante y artificial, no nos deja del todo a solas. Lo más grave es que las redes sociales nos obligan mucho más que el contacto real a vivir de acuerdo a un personaje que probablemente no se corresponda con nuestro yo. Para realizar una auténtica exploración, es necesario abandonar la compañía real y virtual.

Closeup on happy young woman drawing heart in weeping glass shower door

Durante el tiempo en el que has conseguido estar a solas o si haces el viaje por tu cuenta, sí puedes conocer a gente nueva. Lo bueno de las personas recién conocidas es que nunca podrán impedirnos ser tal como somos, dado que no esperan nada de nosotros, no tienen expectativas creadas y con ellos será muy fácil dejarnos llevar.

Pequeños consejos para conocer tu yo verdadero

Escribe un diario, como probablemente hacías en la infancia. Recupera el hábito del cuaderno de papel, en lugar de escribirlo en tu tablet u ordenador portátil, pues de esta última forma se parecería demasiado a un agenda de tareas y es precisamente de eso de lo que queremos huir. Así que escríbelo en papel y con un estilo lo más cercano a la prosa posible, alejándote del chip tabla de obligaciones.

Tómate unas vacaciones de todas aquellas cosas que te retienen o paralizan en el día a día, desinhíbete porque no habrá nadie juzgándote. Tus amistades más criticonas o la gente que te rodea cuya opinión más te molesta ahora no está cerca, así que haz todas aquellas cosas con las que sueles cohibirte por el qué dirán. Al mismo tiempo, no seas tú una de esas personas y trata de dejar de juzgar y de ver en los demás solo la belleza.

Handsome man

Enfréntate a alguno de tus miedos. Si tus vacaciones son tan cautas como tu vida cotidiana, tal vez no te haya servido de nada el descanso. Trata de hacer algo que generalmente no harías. Tienes la oportunidad de dejar atrás cualquier hábito insalubre, vínculo o inseguridad.

Relaja el ritmo. Hazlo todo de manera más lenta, trata de dormir más, medita siempre que tengas ocasión y aprovecha que no hay nada que te esté obligando a estar en el siguiente sitio al siguiente momento. Tardarás en acostumbrarte a que nadie te espera, pero así es y esa sensación es muy placentera. La decisión de adónde ir o qué hacer a continuación es solo tuya.

Dedícate a actividades culturales, como visitar galerías de arte, acudir al teatro, leer libros profundos –no necesariamente de los dedicados a descubrirte, sino literatura—… o apúntate a algún cursillo de una práctica inspiradora. Alguna de las cosas que veas o hagas puede servirte de chispa para detonar un descubrimiento. Pero también dedica tiempo a deportes y ocupaciones que te dejen la mente despejada o con las que puedas practicar el mindfulness, ya que gracias a ese tiempo podrás acceder mejor a lo que tienes almacenado muy al fondo de la memoria.

side view of beautiful caucasian woman contemplating artworks in an art museum

Cómo mantener los cambios obtenidos

Como decíamos, nada de esto tendrá valor si se limita a las vacaciones, pues llegar a conocer al yo verdadero es algo que lleva tiempo y requiere perseverancia. Pero se trata de uno de los mejores momentos para dar los primeros pasos. Una vez regresemos a nuestro lugar de residencia habitual y volvamos a encontrarnos con las personas a las que tratamos día a día, tenemos que intentar mantener lo logrado.

No será fácil que nuestros avances resistan, si simplemente nos dejamos llevar, creyendo que su efecto ha sido tan profundo que ya hemos cambiado, que ya está todo hecho. Para conseguir que no se pierdan nuestros descubrimientos, debemos ser muy conscientes de ellos. Por lo tanto, los últimos días (tal vez durante el viaje de regreso si no conducimos nosotros), estaría bien realizar una lista de lo que hemos aprendido sobre nosotros mismos. Dediquémosle tiempo porque requerirá introspección y exploración.

Close-up portrait of smiling female by the sea. Happy woman standing at the seaside and looking away.

De esa lista, elegiremos lo que nos gusta y lo que no. Lo que nos gusta es lo que queremos mantener a partir de ahora en nuestra vida y probablemente alguna de esas cosas vaya a molestar a los demás: a nuestra pareja, a los familiares, al jefe o la jefa e incluso a los amigos más cercanos. Pensemos en qué personas tratarán de minarnos esos logros y vayamos preparando nuestra defensa: no dejaremos que nos obliguen a dar un paso atrás.

En otras ocasiones, seremos nosotros mismos nuestros peores enemigos a la hora de mantener los avances. Nuestras malas costumbres, la procrastinación o la pereza, la cobardía, la timidez… cantidad de cosas de nuestra propia forma de ser nos impedirán mantener esa característica que hemos descubierto en nosotros mismos. Preparémonos para pelear contra los impedimentos autoimpuestos tanto como lo haremos contra los que nos llegan de fuera.

No es fácil y menos con tan solo unos días para lograrlo, pero con que en cada vacación o pequeña salida en puentes y fines de semana largos diésemos un paso adelante en cambiar, el avance sería enorme. Comienza ahora, no esperes más.

¿Se puede cambiar de vida? 4 personas nos explican cómo lo han conseguido

Cómo cambiar de vida

Los cambios suelen asustar incluso a las personas más intrépidas, dado que nuestra zona de confort nos ofrece seguridad y tal vez nos haya costado mucho alcanzarla. Muchas veces, los cambios son forzados en nosotros, pues se nos impone un cambio de residencia, nos sobreviene una crisis existencial o sufrimos un problema o una situación trágica.

Pero también podemos ser nosotros mismos quienes instemos el cambio vital, simplemente porque sentimos insatisfacción, estamos sumidos en una crisis existencial, o tenemos la necesidad de potenciar nuevas capacidades… Para estos segundos casos, en los que el paso lo tiene que dar uno mismo, es necesaria la valentía y tal vez conocer cuatro casos satisfactorios puede ayudar.

Explorar y regresar

Rosa había salido de su pequeño pueblo en España para estudiar diseño, su vida estaba llena de glamour y parecía que se le abrían todas las puertas gracias a encontrarse en las capitales de la moda más importantes en cada momento. Pero su madre enfermó y no había nadie que pudiese ocuparse de ella. Rosa regresó a su pueblo imaginando que aquella decisión significaba renunciar a todo un futuro y echar por tierra lo que había estudiado y avanzado.

Ahora ella tiene su propia tienda y su propia firma de diseño, con una amplia clientela, cosas a las que no habría podido aspirar en otros lugares. No significa que no necestiba haberse marchado, sino que le hizo falta la exploración para saber que podía encontrarse bien en su lugar. El tiempo que pasó fuera le ha servido como exploración para encontrarse a sí misma y para aprender muchísimas nociones que ahora está aplicando. Su madre se puso mejor gracias a tener la compañía de Rosa, pero esta ya no se marcharía de nuevo. Ahora ha encontrado su lugar en el sitio donde menos se lo esperaría: su propia casa.

Woman using internet in the airport terminal.

Perseguir tus sueños

Otra de las personas que ha cambiado su vida para mejor partió con gran valentía, ya que tomó la decisión de marcharse de su país cuando aún era muy joven, pues sabía muy bien lo que quería. Ha conseguido un sueño que parecía imposible quedándose en su propio país y ahora se dedica a y vivie de lo que le gustaba desde niña.

Pero dejamos que sea ella quien nos cuente cómo le ha afectado el cambio vital: “Con 17 años me fui a vivir a Inglaterra, y después de otros 17 años allí, emigré otra vez a Los Ángeles (Estados Unidos), donde llevo viviendo desde el 2010. Cambiar de vida, dos veces, me ha venido estupendamente para mi bienestar emocional, material e incluso espiritual”.

Business Woman Working Planning Ideas Concept

“El aislamiento, la soledad y el desarraigo también trajeron consigo beneficios emocionales. Aprendí a ser independiente y valiente. Me deshice de muchos compromisos familiares y convenciones sociales que eran dañinas para mí. Aprendí a escuchar a mi intuición, a seguir como brújula lo que realmente hacía feliz a mi alma en vez de escuchar a los demás. Abrí la mente a nuevas ideas, culturas, religiones, gastronomías y formas de hacer las cosas, hasta que cuestione todo con lo que me había criado y descubrí las verdades universales detrás de las envolturas locales. No fue fácil, pero no lo cambiaría por nada del mundo. Me hizo la persona que soy ahora”. Nuria, Los Ángeles.

Tornar algo negativo en positivo

Miguel Ángel mutó su vida de forma no voluntaria en un primer momento, ya que su traslado estuvo motivado por una mala relación sentimental. Pero no fue lo que le había ocurrido, sino la determinación que él tomó a continuación y cómo decidió actuar al respecto lo que es interesante. Se trasladó a Tailandia sin tener allí contactos ni conocidos y comenzó literalmente una nueva vida tras su ruptura. Ahora trabaja con éxito en una página web de diseño y no se aferra al pasado.

"Big buddha statue at Wat muang, Thailand"

Él mismo nos resume que “cambiar una sonrisa por un ceño fruncido, cambiar ‘la prisa’ por un paseo, cambiar el es que, no saben por ¿y por qué tienen que saber, cambiar zapatos para cada ocasión, por unas chanclas”…

Todo cambio no tiene precio, para el resto, es solo un inicio apasionante de sensaciones y encontronazos culturales, el trauma lo puedes poner tú mismo, si no tienes algo más emocionante que hacer. En Tailandia, cuando vienes con el cambio entre ceja y ceja pues Internet te ofrece la posibilidad de desarrollar webs o diseño sin el obstáculo de las fronteras, lo mejor que puedes hacer es venir sin ‘mochila’, sin cargas del pasado, sin pesares desatendidos y lo más importante, es venir con ganas de cambiarte todo, la experiencia es inigualable”.

Close up portrait of a smiling young man with hand in hair

Cortar por lo sano con algo que no nos ilusiona

No todos los cambios vitales tienen necesariamente que incluir un traslado a otro país u otra ciudad. El caso de Teresa se refiere a todos sus aspectos, pero no a la residencia. Ella tuvo el valor de dejar algo que, aunque se le daba bien y satisfacía sus necesidades económicas y de estatus, no le ilusionaba. Dado que es escritora, quién mejor que ella para contarnos cómo le fue:

“Me licencié en Derecho porque soy concienzuda. Saqué una carrera que me pareció aburrida, todo el mundo decía que ejercerla era mejor. Trabajé y lo hacía bien, o eso decían, porque en realidad nunca sentí el Derecho como algo mío, algo en lo que supiese lo que estaba haciendo, algo sobre lo que pisar firmemente. Así que lo dejé, y no fue un fracaso sino una decisión”.

Hand Swiping Credit Card In Store

No puedes volcar tu vida a algo con lo que no eres capaz de implicarte. Y me fui al extremo opuesto, monté mi negocio, algo que implica hasta el más recóndito extremo de tu vida. Y lo hice sin la conciencia de que aquello era un cambio vital, sin saber que estaba cambiando mi forma de estar en el mundo, que estaba cambiando ser empleada para emplear, tener un tiempo estructurado por no tener horarios, la certeza de un sueldo por la presión de unos gastos fijos. Y esa decisión me permitió fabricar mis propias opciones, la posibilidad de decidir”.

“Quince años después, sé que mi vida es mejor aunque solo sea porque en este camino me he implicado todos los días de mi vida, incluso los que he estado tentada de arrepentirme, incluso los más cansados, también los días que digo que yo lo que quiero es trabajar para alguien con un horario fijo o los días que pienso cerrar y dejarlo todo porque gestionar cansa mucho. Todos los días, incluso esos, sé que mi vida es mejor porque un día no firmé un contrato con una gran empresa, no decidí trabajar con ellos, y me lancé a construir algo que es parte de mí”.

Closeup portrait of happy young woman covers her face of hair.

Con tantos ejemplos positivos, resulta evidente que dar el paso no parece algo tan grave ni que deba darnos tanto miedo. No siempre será fácil y puede haber momentos de vértigo, una mayor exigencia de dedicación y esfuerzo y tal vez alteraciones que nos resulten incómodas en las primeras instancias. Pero pasado el tiempo de ajuste, encontraremos que somos personas diferentes y que incluso esas dificultades también nos han ayudado a crecer y nos han servido para descubrir quiénes somos. La vida de antes no la echaremos de menos porque, si había algo que nos insatisfacía, estaba claro que era necesario desprenderse de ello.

Imágenes | iStock Photos