Tag Archives: Marruecos

Platos que tienes que probar si vas de viaje a Marruecos

Cuando pensamos en tipos de comida de otros países, muchas veces nos vienen a la cabeza gastronomías de naciones muy alejadas. Lo mismo nos pasa cuando planeamos algún viaje; algunas de las alternativas más frecuentes suelen estar a miles de kilómetros de distancia, y las preferimos a los países que tenemos más cerca.

Pero hoy queremos rendir homenaje a uno de nuestros países vecinos: Marruecos. Así que vamos a adentrarnos un poco en su gastronomía y proponeros unos cuantos platos que tenéis que probar si vais de viaje allí y que, además, son muy sanos y nutritivos.

El cuscús es uno de los platos marroquíes más conocidos internacionalmente. De hecho, no es extraño encontrarlo en menús de restaurantes de otro tipo, por lo que las probabilidades de que ya hayáis comido cuscús alguna vez son altas. Pero, claro, un cuscús propio de uno de esos lugares genuinos de Marruecos es algo que hay que probar sí o sí.

couscous

Lo cierto es que es no es fácil encontrar dos cuscús iguales. Cada cocinero, y en cada región, lo prepara de un modo distinto, añadiéndole distintos ingredientes como cebolla, zanahoria, calabacín, patata y carne de ternera o de cordero. También hay variantes mucho más healthy, que se basan solo en verduras, y que pueden incluir berenjena, pimientos, brócoli, coliflor, calabaza, uvas pasas, etc.

El tajín es otro de los platos más tradicionales y populares de esta rica gastronomía. En realidad, el plato debe su nombre al recipiente de barro en el que se prepara, y se suele presentar también con una tapa del mismo material y en forma de cono que ayuda a mantener el calor.

tajin_cordero

Hablando más de la comida, el tajín es un guiso, normalmente de pollo o de cordero –aunque también se hace de pescado– que se prepara con aceite de oliva, cebolla, azafrán, canela, almendras, miel y jengibre, y al que se le pueden añadir otros ingredientes como dátiles o pimientos verdes.

La harira es también uno de los platos más populares de Marruecos. De hecho, es considerada como su sopa nacional, y se consume sobre todo para romper el ayuno durante el Ramadán. Hay que decir que, aunque sea una sopa, es un plato muy contundente y, si se toma como entrante, hay que procurar que no sea en grandes cantidades, ya que puede saciar por completo.

harira

Los ingredientes principales que conforman la harira son el tomate, las legumbres (como lentejas o garbanzos) y la carne, que puede ser de ternera, pollo o cordero. Pero el toque auténtico y el sabor peculiar de la harira se consigue con las especias que se utilizan para aderezar el conjunto de ingredientes, y que suelen ser pimientas, jengibre, cilantro o perejil, aunque también hay toques personales y particulares según el gusto del cocinero o del comensal.

Como veis, hasta ahora los platos marroquíes clásicos incluyen multitud de verduras y hortalizas, y aunque se suelen acompañar con carne, también hay versiones sin ella, con pescado, o completamente verdes. También hay otros platos que no son tan elaborados pero que son igualmente nutritivos y, sobre todo, muy sabrosos. Uno de ellos es el zaalouk de berenjenas, al que también llaman caviar de berenjenas. Este plato se suele tomar como entrante o como acompañante para los platos principales y, como podréis comprobar, está riquísimo además de ser una entrada muy saludable y refrescante.

zaalouk

Se prepara con berenjenas hervidas y muy picadas a las que, una vez que están bien tiernas, se les añade un sofrito de tomate y ajo y se condimenta con aceite de oliva, cilantro, pimentón y zumo de limón. El toque final lo pondrán las aceitunas negras y, para los que no lo hayáis probado aún, os puede resultar similar –salvando las distancias– al tan característico pisto de nuestra cocina tradicional.

Y, por último, vamos a dar una de las recomendaciones que, a priori, tal vez puedan extrañar más al paladar occidental, por su peculiar combinación entre lo dulce y lo salado, pero que resulta imprescindible en un viaje a Marruecos, la pastela (también pastilla o bastilla).

shells-1626976_1920

Consiste, directamente, en unas capas de hojaldre rellenas de carne de ave (normalmente pichón o pollo) con cebolla, especias, azúcar, canela y almendras, y no es sólo típico de Marruecos, sino también de Túnez y Argelia. Será que está tan bueno que es un plato que no tiene problemas en traspasar fronteras, y tampoco sería de extrañar que se fuera popularizando cada vez más en nuestro país.

Después de la comida, se suele pasar directamente al tradicional té marroquí, que siempre es perfecto para cerrar las comidas.

te_con_menta

Hay que decir que es un té muy dulce, y también muy sabroso, ya que al té verde tradicional se le añaden hojas de menta y mucho azúcar. Sin duda, es una de las mejores maneras de terminar una comida y comenzar la sobremesa, por lo que no dudéis en adoptar esta costumbre siempre que vayáis a Marruecos o, por qué no, en cualquier otra comida que compartáis con amigos y familiares.

La verdad es que todos estos platos están geniales para probar allí, porque seguro que encontráis buenos sitios con comida genuina y casera.

Pero, si no tenéis la oportunidad de ir a Marruecos pronto, también podéis probarlos en algunos de los muchos restaurantes que hay en nuestra geografía o, incluso, intentar cocinarlos vosotros en casa. Además, la cantidad de verduras, legumbres y hortalizas que se pueden utilizar es enorme y, según los gustos y preferencias, acompañadas de carnes de pollo, ternera o cordero, por lo que ¡seguro que no os arrepentís!

¿Cuál de estos platos es el que más os ha hecho la boca agua? ¿Tenéis alguna otra recomendación que os gustaría compartir?