Tag Archives: Manualidades

Cómo aprovechar bricks, bombillas o recipientes para crear jarrones con personalidad

El buen tiempo alarga los días y las horas de ocio y nada mejor que aprovecharlas para crear detalles nuevos para nuestros exteriores, los espacios que más vamos a vivir durante los próximos meses. Ya hemos visto en otras ocasiones que el reciclaje no tiene porqué terminar en un contenedor de colores. Hay muchas otras maneras de reutilizar los envases para crear bonitos detalles decorativos y así personalizar nuestras casas. ¡Bienvenidos al DIY!

Si os gusta la decoración con material reciclado, los DIY y queréis poner a punto la casa de una manera sostenible con las últimas tendencias, trucos y consejos, no dejéis de suscribiros a nuestra newsletter y recibiréis cómodamente todo en vuestro correo.

Jarrones con bombillas, da rienda suelta al flower power

IMG_1821

El efecto de las bombillas convertidas en jarrones es estupendo. Da un toque bohemio muy actual a cualquier rincón y los más creativos pueden dar rienda suelta y mezclar sus flores favoritas a diferentes alturas para que el efecto sea más teatral.

Paso a paso

Materiales: Alicates y guantes desechables

El primer paso es deshacernos de todo el interior de la bombilla, con cuidado, con ayuda de unos alicates pequeños. Con estos alicates nos deshacemos de la parte metálica exterior e interior y sacamos toda la parte del interior.

Una vez vacía, debemos limpiar la bombilla y enrolla una cuerda o un alambre, alrededor de la parte superior para poder colgar nuestro jarrón una vez terminado. Por último se rellena el interior con agua, y hacemos una bonita composición con las flores que más te gusten, aunque también puedes poner flores de tela o preservada, es decir, liofilizadas. En el Blog Decoración y jardines se ve muy bien.

Este sería un sistema perfecto para que el centro te dure más tiempo, ya que las flores liofilizadas o preservadas pueden durar años, el efecto es el mismo, pero no se marchitan y si vas a tener las bombillas jarrones colgadas a varias alturas, a lo mejor te compensa.

Jarrones globo

jarron-globo

Paso a paso

Materiales: Recipiente para reciclar y globos de colores

El recipiente es lo de menos: bricks, tarros de cristal, botes de plástico recortados, échale imaginación y rebusca en tu cubo amarillo. Y luego necesitas un simple globo. Da igual, el color, el tamaño, eso ya lo decidirás cuando quieras hacer una composición de colores con tus jarrones reciclados y tus flores favoritas.

Simplemente hay que forrar el recipiente con el globo, nos lo enseñan desde Decoesfera y nos ha encantado. ¿Qué os parece?

Jarrones de piedra con un brick usado

jarrone-reciclaje

Desde Decoesfera nos llegaba este DIY que consiste en hacer bonitos jarrones para la terraza o el jardín con un brick usado o el recipiente de unas patatas redondas.

Paso a paso

Materiales: Un brick usado o recipiente de patatas fritas redondo, una bolsa de piedrecitas o cantos pequeños, revestimiento sellador para evitar fugas de agua, un adhesivo fuerte para pegar las piedras y la lechada para las juntas entre ellas.

Fab-You-Bliss-Blog-Pringles-Can-Turned-Handcrafted-Rock-Vase-03-1

Primero, hay que sellar el bote para que no se estropee con el agua y no tenga pérdidas y después procedemos a aplicar las piedras, rematando el proyecto con la lechada. Como comentaban en Decoesfera, una vez tienes la inspiración puedes forrar tu jarrón de lo que prefieras: tela de yute, cordel, lanas, cintas, cuentas de cristal de colores, teselas… ¡lo que tengas guardado!

¿Qué os parecen estas ideas para reciclar sin necesidad de llegar hasta el contenedor? Y aprovechar bricks, bombillas o recipientes para crear jarrones con personalidad.

 

Imágenes | María SJB, Decoesfera

 

En Ciudadano 0,0 | Reciclar o reutilizar: algunas buenas ideas para que no todo acabe en la basura

 

Filosofía Nolotiro: cómo reciclar una silla rota para múltiples usos

¿Cuantas veces se nos ha roto el respaldo de una silla, las patas o el copete de un mueble y hemos sufrido porque eran piezas preciosas y ya no servían para nada?

Cuando un mueble de segunda mano se rompe no significa que tengamos que tirarlo a la basura, tenemos la posibilidad de darle un segundo uso. Los muebles reciclados son tendencia y pueden quedar espectaculares. En este caso vamos a poner el ejemplo de una silla, donde podremos utilizar las cuatro patas para montar una mesa, crear un banco con dos sillas viejas, utilizarlo para tener nuestro propio galán reciclado o transformarlo en un cubo de almacenaje para la ropa sucia.

Todos estos trucos para reciclar muebles, reconvertir mesas de segunda mano, manualidades, rutas en bici o deliciosas recetas las podéis recibir en vuestro correo si os suscribís a nuestra newsletter.

Cómo reciclar muebles con manualidades

Lo hemos visto mil veces, balancearse sobre las patas traseras de una silla no sólo es peligroso, sino que puede hacer que la silla se parta y al romperse el asiento por la mitad, no hay cola de carpintero que pueda solucionarlo. Sin embargo, hay otras opciones como cortar la silla y atornillarla a la pared, haciendo el efecto de que está saliendo de la misma, después de todo ¿quién no cuelga la chaqueta en el respaldo de la silla al llegar a casa?

reciclar-manualidades2

Otra opción es utilizar sólo la parte superior del respaldo y ponerle un gancho de percha y ya tenemos una original percha, totalmente exclusiva en nuestro armario. Para ambos reciclajes necesitaremos una buena sierra, lija y algo de maña.

Cómo reciclar una silla rota para crear un banco

Otro clásiico es que se rompa la rejilla del asiento de las sillas y es una faena, ya que restaurar los asientos de rejilla es carísimo y no es fácil encontrar artesanos que sepan hacerlo bien. Pero a grandes males, grandes remedios. Si tienes una pareja de sillas iguales y te gusta el reciclaje y las manualidades, ya tienes un precioso banco para la entrada.

Bastará colocar las sillas enfrentadas y unirlas con tornillos y cola de carpintero. Después clavamos un travesaño a lo largo para que el asiento sea más resistente y ya podemos comenzar con una grapadora de tapicero o clavos pequeños a colocar las cinchas de tapicero. Después pondremos la gomaespuma y el relleno y tapizaremos normalmente, teniendo en cuenta que se comienza por las esquinas enfrentadas para que quede bien estirado y centrado.

como-reciclar-una-silla-rota

Por último, para dar el acabado profesional taparemos la parte de abajo con la clásica tela de retor, que es fuerte y blanca y cubrirá nuestros trabajos. Ya tienes un precioso banco para la entrada.

Cómo reciclar una silla rota en un cubo de ropa sucia

Otra buena manera de reciclar muebles es convertirlos por ejemplo en un cubo para la ropa sucia. Una silla desfondada puede ser el soporte perfecto para un cubo para la ropa sucia. Bastará con introducir el saco y sujetarlo al asiento y a las patas con unas cintas o simplemente unas trabillas, para que sea más fácil introducir la ropa y no se arrugue.

Si el asiento de la silla es cuadrado, utilizaremos mejor una bolsa cuadrada, mientras que si es redondo (de sillas estilo Thonet o similares) la bolsa de la ropa sucia deberá ser circular.

Como reciclar una silla rota en una mesa de segunda mano

reciclar-muebles

Pero, sin duda, lo más común es aprovechar las patas de una silla rota para crear una mesa de centro. El colmo del reciclaje es que el sobre de la mesa sea, por ejemplo, una contraventana antigua, como vimos en otra ocasión. Entonces simplemente atornillamos las patas de la silla rota al tablero (o puerta o contraventana) y tenemos una espectacular mesa de centro única en el mundo, hecha por nosotros mismos.

Si además quieres utilizar pintura decorativa, el Chalk Paint es tu mejor opción para un acabado perfecto, ya que la gama de colores y lo fácil que es de utilizar lo hacen perfecto para este tipo de manualidades.

Personalizar la casa, a base de recliclaje y manualidades es una gran idea. Y es que reciclar muebles, ya sean sillas rotas o mesas de segunda mano está a la órden del dia.

 

Imágenes | Decoesfera

En Ciudadano 0,0 |  Tres alternativas de decoración con lavadoras recicladas

¿Qué hago con la ropa vieja tras los regalos de Reyes y Navidad?

 

Recuerdo cuando era pequeño, que odiaba que me regalasen ropa. ¡Cómo he cambiado! Ahora me encanta que mi familia o amigos me ayuden a crear mi propio estilo. Recibir ropa como regalo es además una oportunidad de recordar a esas personas cada vez que te la pongas, y multiplica las combinaciones que puedes crear con lo que ya tienes.

Pero probablemente te has encontrado alguna vez con esta situación: tras un cumpleaños, o las Navidades, tu armario no admite más cosas: ¡va a explotar! A mí desde luego me ha pasado más de una vez. Y sin embargo, tiene una solución muy fácil. ¿Conoces la regla del 80-20? También se aplica aquí: el 80% de las veces nos vestimos con el 20% de lo que tenemos en el armario. Es decir, que seguramente hay muchas prendas ahí dentro que ya no te pones. ¿Qué hacemos con ellas?

Dona tu ropa

 

Existen asociaciones (como Madre Coraje, que visitamos en Ciudadano 0,0) que se dedican a recoger ropa que ya no nos ponemos pero que está en perfecto estado, para organizar mercadillos y recolectar dinero para causas solidarias. Seguro que cerca de tu casa existe alguna organización de este tipo o hay contenedores para depositar la ropa. Es un beneficio triple: haces más espacio en tu casa, colaboras con el reciclaje evitando que haya que fabricar nuevas prendas y contribuyes con una causa solidaria.

De la misma manera, seguro que tienes muchas prendas que les encantarán a tus familiares y amigos. ¿Por qué no dárselas? Es un pequeño detalle original que le puede encantar. Puedes convertirlo en un evento divertido: Hay grupos de amigas que quedan para cenar en casa de una de ellas. Cada participante lleva cinco prendas en buen estado que ya no se pone, y durante la noche se van probando las que han traído las demás. Al final, te vas a casa con cinco prendas de las demás. Es como recibir un regalo adicional de Reyes, ¡pero además gratis y reciclado!

Recíclala con manualidades

Donar la ropa es una buena solución, pero ¿qué hacemos con esos vaqueros que se estropearon por la lejía, ese jersey roto o cualquier otra prenda estropeada que guardamos porque nos daba pena tirar pero que ya no puede ponerse nadie? El reciclaje es la solución, y las ideas son infinitas: puedes hacer marionetas, fundas para el móvil o el ebook, bolsas reutilizables para ir a la compra y no tener que gastar unas de plástico, lámparas… incluso puede ser una gran oportunidad para introducirte en nuevas aficiones. ¿Te has planteado aprender a coser? Es un hobby muy relajante y lleno de creatividad, pudiendo transformar unas prendas en otras: esos pantalones pasados de moda pueden ser unos shorts a estrenar; y ese jersey dado de sí puede convertirse en una bufanda a la moda.

Las ideas para hacerlo las puedes encontrar en blogs especializados, pero también puedes dejar volar tu imaginación. Prueba a descoser una prenda estropeada, juega con los colores, tejidos y texturas. El reciclaje y las manualidades están de moda, ¡aprovéchalo!

 

Mírala con otros ojos y reestrena

Como decíamos al principio, una persona corriente suele ponerse la mayoría de días el 20% de su ropa, mientras que el otro 80% permanece guardado en el armario durante meses. Y muchas veces no se trata de que no nos valga o esté en mal estado, simplemente la fuerza de la costumbre hace que no tengamos en cuenta algunas prendas a diario.

Te propongo que un fin de semana, a solas en casa, saques todo lo que contiene tu armario para ordenarlo, lavar lo que haga falta… Es una buena oportunidad para donar o apartar para reciclar la ropa que ya no quieras, y seguro que además descubres que tenías mucha otra que te apetece volver a ponerte. ¡Es como estrenarlas de nuevo! Además, haciéndolo después de recibir los regalos de Navidad, seguro que se te ocurren muchas nuevas combinaciones entre la ropa nueva y la que ya tenías.

¡Haz limpieza de armario! Ventajas de tener menos

Hacer una limpieza de armario con el cambio de estación o durante las vacaciones de verano y Navidad tiene muchas ventajas. Apartaremos la ropa que ya no necesitamos, colaboramos con buenas causas y fomentamos el reciclaje, además de conseguir material para llevar a cabo nuevas aficiones y manualidades. Pero además, hacer este tipo de limpieza es muy útil en el día a día: con un armario que no esté abarrotado de prendas que no nos ponemos es más fácil ser conscientes de la ropa que tenemos y encontrarla mucho antes, tener nuevas ideas para crear looks, evitaremos comprar cosas que no necesitamos… ¡anímate!

Imágenes | ilker christianhaugen

Cuando reciclar es un arte, literalmente

Si queremos reciclar plástico, vidrio o cartón ya sabemos en qué contenedor depositar cada cosa, pero como a buenos Ciudadanos 0,0 nos gusta también aprovechar cualquier oportunidad de ser creativos, por eso hoy vamos a mostrarte otras formas de reutilizar los objetos que ya no nos sirven.

Decorar con objetos cotidianos

Con un poco de imaginación o recopilando muchas de las ideas que se comparten por la red podemos decorar nuestra casa de forma económica y original. Yo soy partidaria de prestar los libros que ya me he leído, pero si están muy viejos o no encuentras destinatario me parece una idea genial reconvertirlos en una maceta para cactus con la que adornar las estanterías.

Uno de los objetos más recurrentes para reciclar con arte son los botes de cristal, como portavelas (más sencillos y elegantes imposible), maceteros de terraza o interior, botes de conservas o decorativos en los que guardar cualquier cosa que se nos ocurra o incluso como floreros o portarretratos.

A las botellas de cristal les podemos dar usos similares, aunque como más me gusta verlas es dando un toque romántico a la habitación, como base en las lámparas de mesita de noche. Aunque si se tiene un poco más de maña, con las botellas de plástico se pueden realizar lámparas espectaculares, dignas de las más selectas tiendas de diseño.

Con el cartón de los rollos de papel higiénico o de cocina podemos crear sorprendentes figuras decorativas o incluso montar un cabecero de cama. Aunque también tienen múltiples usos las latas y botes de metal que podemos convertir desde en un bonito portavelas que proyecta luz, hasta en los típicos lapiceros que todos ya hemos hecho en el colegio alguna vez.

 Bolso hecho con vaqueros

Estos son solo algunos ejemplos, pero utilidades podemos encontrar tantas como ideas se nos ocurran, además ponerlas en marcha es una buena forma de desconectar o hacer cosas en familia… Es fácil imaginar que los niños estarán encantados de poder participar.

Renovando el armario ¿Quién dijo gastar?

A veces el armario está lleno pero aun así nos apetece probar cosas nuevas. Estrenar no siempre (o más bien pocas veces) resulta sinónimo de innovar, así que si realmente nos apetece un cambio ¿Qué tal reutilizar lo que ya tenemos en nuestro vestuario o en casa para hacer nuestras propias creaciones?.

Los vaqueros dan muchísimo juego, de unos largos y viejos puedes sacar unos shorts desgastados de moda, fabricar collares y adornos, gorras con visera o incluso un bolso diferente que no entiende de temporadas.

Por otro lado es sorprendente todo lo que se puede hacer dando nuevos usos a un vestido del que ya nos hemos cansado, pero no tanto como lo fácil que es convertir una camiseta en un vestido playero o un pantalón de pana en una falda.

Ya habíamos hablado de la bisutería tan especial que se puede crear con cápsulas de café, pero esta es una variante que admite multitud de materiales como CD’s (que también nos pueden servir de espejos y posavasos), tapones de corcho o envases de PET. Opciones ideales también para cuando queramos hacer un regalo diferente y único.

 Fiestas de gracia

El barrio que recicla unido ¡Se lo pasa genial!

Reutilizar puede ser una de las mejores formas de socializar en tu ciudad, conocer gente con la que compartir aficiones y encontrar maneras de alegrar y mejorar el barrio.

Un buen ejemplo de todo esto son las famosas Fiestas de Gràcia en Barcelona, durante las cuales tiene lugar un concurso en el que los vecinos compiten adornando las calles sobre todo con materiales reciclados, llegando a crear auténticas obras de arte por las que es un placer pasear.

Cada vez son más los ayuntamientos y comercios que se apuntan a reutilizar madera, cristal, plástico y cartón para conseguir una decoración navideña o de verbena sostenible o que los incluyen en espacios creados para favorecer un urbanismo para peatones, como los jardines verticales que en ocasiones suponen un auténtico oasis en el asfalto.

Talleres de manualidades, celebraciones, pasacalles… cualquier excusa es buena para aprender y pasar un buen rato. Reciclar no solo favorece al medioambiente, también nos ayuda a ahorrar, divertirnos y aprovechar mejor nuestros recursos.

¿Te animas a intentarlo? Si es que sí ¡No olvides enseñarnos los resultados!

Fotos | Inspiración hecha a mano | Monica Bracons | Cosas que os cuento