Tag Archives: innovación

Descubre qué es el coliving y cómo puede ayudarte a ser más feliz

El coliving es una forma moderna de alojamiento en la que los huéspedes comparten el espacio. Los residentes, además del espacio físico, comparten intereses. Por lo tanto, esta nueva tendencia que cada vez va estando más asentada se convierte en una forma de explorar. Gracias a compartir casa con personas afines, en el coliving se descubren nuevas formas de relacionarse y de convivir y puede servir para abrir la mente a nuevas nociones, de manera que a muchas personas les hace sentirse bien con su entorno y consigo mismos.

En los colivings se valoran ideas como la apertura, la colaboración, el networking social, la economía compartida y colaborativa. De ahí que lo consideramos algo más espiritual que práctico. Aunque estemos hablando de una solución de alojamiento, lo estamos tratando como una forma de vida alternativa.

El coliving puede ayudarnos a crecer como personas, a descubrir dentro de nosotros muchas características interesantes, a volvernos más abiertos y sociables… Se define como una forma de vivir y como un estilo de vida mucho más pleno y satisfactorio. Es posible que en el coliving es donde se encuentre la felicidad que estamos buscando.

Viaja y conoce mundo gracias al coliving

Group Of Friends Eating Meal On Rooftop Terrace

Los residentes de las casas de coliving en muchos casos se encuentran trabajando fuera de su hogar, ya sea por un traslado temporal o para hacer un proyecto que necesariamente requiere el desplazamiento. Por lo tanto, la convivencia es temporal. Sin embargo, la interacción entre los huéspedes es mucho mayor que la que se produce en un viaje y se sacan las mismas ventajas que en este, pero con mucha mayor intensidad.

De una forma pragmática, facilita encontrar alquileres de meses, días o semanas a estos empleados o freelancers que se ven obligados a desplazarse y que no necesitan un alquiler a largo plazo. Les ofrece conexión a Internet de calidad, lo cual es fundamental para trabajar en remoto y puntos de encuentro.

Meeting Talking Discussion Brainstorming Communication Concept

Pero mucho más importante que todo eso es que los viajeros no se sienten solos, a pesar de haber dejado toda su vida atrás. Se termina el concepto del emigrante como persona triste y desarraigada y aparece una nueva visión sobre el desplazamiento laboral.

Los intercambios culturales llegan a ser muy ricos, debido a que se comparte todo. Por ejemplo, la cocina. Si los residentes hacen turnos para cocinar, cada día descubrirás los sabores de un lugar diferente del mundo o de un estilo gastronómico y unas elecciones alimentarias distintas e irás aprendiendo de todos los compañeros.

Group of friends sitting hanging out with drinks on rooftop in urban city

Diferentes formas de coliving

Lo que marca el coliving no son detalles de índole práctica, sino una diferencia cultural y va mucho más allá que una forma de reducir gastos. El coliving puede organizarse de formas muy diversas, pues puede partir de alojamientos en propiedad o de alquileres, puede darse en entornos urbanos o rurales. La tendencia más extendida de esta convivencia suele ser urbana y en un mismo edificio o vivienda, pero no es la única.

Creative group of designers discussing project at office.

Los lugares que ofrecen coliving le dan a cada usuario una habitación individual con su zona de trabajo. Y hasta aquí podríamos estar hablando de un colegio mayor o una residencia. Sin embargo, los espacios comunes son tan importantes como los personales y ahí reside la diferencia que los convierte en lugares de felicidad y bienestar.

El coliving como tendencia novedosa

La primera vez que se escucha o lee la palabra “coliving” es muy posible que se piense en comunas o en comunidades de escasa organización, sin embargo, se trata de una tendencia totalmente novedosa que no tiene equivalente en lo que conocíamos hasta ahora.

Group of Friends with Digital Tablet

Lo que la separa con más claridad de la vida en comunidades es que las 20 o 30 personas que suelen cohabitar en general son personas en edad activa y con una similitud en lo que se refiere a sus áreas de trabajo, en lugar de estar formadas por familias, niños, jóvenes y jubilados.

Las eco-aldeas podrían compartir ciertos elementos con el coliving, pero su enfoque principal está en la creación de un sistema de autoabastecimiento sostenible y ecológico. Por último, la distinción entre coliving y cohousing radicaría en que este último se refiere únicamente a distribuir un pequeño edificio en el que se comparten la cocina y otros espacios comunes, pero no se busca la integración ni hay una idea de generar experiencias.

Happy friends having dinner together in kitchen

Se diferencian del concepto que en los años sesenta se asoció a los hippies en que aquellas comunas se generaban con el principal objetivo de alejarse física y organizativamente de la sociedad. Eran una respuesta a los tiempos y contenían cierta intención protesta contra el establishment. Se querían formar nuevos gérmenes de sociedades contraculturales. El coliving no promulga el aislamiento, sino todo lo contrario.

Coliving y coworking

Algunos lugares de coworking no ofrecen puestos a personas que no estén viviendo en el espacio, dado que quieren generar una experiencia mucho más integradora, que va más allá de compartir unas horas de tareas diarias. De esa forma, sirve de laboratorio o incubadora, como las que tienen algunas de las start-ups de Silicon Valley.

Two businessmen interacting at meeting in office

Por lo tanto, el coliving es además de todo una forma de fomentarel conocimiento de personas que se dedican a profesiones cercanas y que, por lo tanto, probablemente en un futuro podrían servir como socios en negocios. Pero más allá de todo ello, está el valor personal de esos encuentros: los creadores, al pasar mucho más tiempo juntos, aumentan la creatividad y les sirve para romper el bloque de la creación y de permitir que se creen sinergias y surjan ideas de la interacción, de las conversaciones, del eclecticismo que se forma.

Fotos: iStock

Trabajar en remoto: 5 teletrabajadores nos dan envidia y nos explican por qué es el futuro

Los teletrabajadores han revolucionado las empresas. Una manera de trabajar que hace poco era impensable ha cambiado gracias a la revolución tecnológica. Simplemente con que la presencia física del trabajador no sea imprescindible continuamente, y la empresa le facilite un ordenador portátil con Internet y un smartphone donde estar localizado son suficientes para poder trabajar sin salir de casa (o desde la puerta del colegio, la cola del pescadero o el autobus).

En España, sólo el 7,4% de las personas ocupadas teletrabaja, es decir, trabaja desde casa, según un informe de la agencia de empleo Adecco. Un porcentaje muy por debajo de la media europea, situada en torno al 13%, pero el mismo informe considera que  la colaboración a distancia será la tendencia con mayor impacto en relación a la tecnología, ya que la transformación tecnológica favorecerá la deslocalización del trabajo y permitirá crear comunidades de aprendizaje colaborativo.

¿Quiénes pueden ser teletrabajadores?

No todos los trabajos son susceptibles de realizarse desde casa. Los más accesibles al teletrabajo son aquellos que generan,  difunden, comparten y acceden a información, como los documentalistas, analistas de sistemas, programadores informáticos, auditores, paisajistas, traductores, contables, periodistas…

También recurren al teletrabajo los agentes inmobiliarios, los de seguros, algunos abogados, corredores de bolsa, tasadores, teleoperadores, los auxiliares administrativos y, por supuesto, los bloggers.

Ventajas y desventajas para las empresas

Como principales ventajas están:

  • Ahorro de espacio físico en las oficinas
  • Mayor flexibilidad en la organización
  • Mayor descentralización
  • Delegación de funciones
  • Inexistencia de absentismo laboral
  • Menor índice de situaciones de conflictividad
  • La reducción de costes

Las desventajas son claras:

  • Dificulta la seguridad de la información, por fluir por redes externas a la empresa
  • Disminuye el contacto entre superiores y subordinados
  • Dificultades de control y supervisión

Ventajas y desventajas para los teletrabajadores

eletrabajo-pijama

En cuanto a los teletrabajadores, las ventajas son:

Las desventajas serían tanto psicológicas como laborales:

  • Sensación de aislamiento
  • Falta de supervisión por los superiores
  • Falta de motivación
  • Adicción al trabajo o dependencia del estrés

Ventajas y desventajas para la sociedad

trafico

 

La Legislación española no contempla de un modo expreso el teletrabajo, pero tampoco lo prohíbe. En principio, estas relaciones han de regirse por el Art. 13 del Estatuto de los Trabajadores.

La sociedad también se ve afectada beneficiosamente :

  • Resuelve los problemas de congestión de tráfico que sufren las ciudades
  • La reducción de contaminación ambiental
  • Facilita el trabajo desde zonas rurales, evitando la despoblación
  • Contribuye a la inserción laboral de las personas discapacitadas

Entre los inconvenientes:

  • Disminuye las relaciones sociales entre los individuos (lo que se evita con el coworking)
  • Incumplimiento de la legislación laboral, en aquellas situaciones que no estén dados de alta en la Seguridad Social y se trabaje en negro

¿Por qué el teletrabajo es el futuro?

Aprovechando el parque para trabajar

A pesar de que, según datos del INI, esta tendencia se ha detenido en España, en el panorama laboral a nivel mundial, no sólo sigue creciendo, sino que diversos estudios como el de Virgin Media Business revelan que en el año 2022, el 60% de los empleados que actualmente trabajan en oficinas, podrán hacerlo desde casa.

A día de hoy, el 35% de los españoles accedería a bajar su sueldo a cambio de mayor flexibilidad en su puesto de trabajo y en países como Reino Unido, el 72% de los trabajadores desempeñan su labor desde casa al menos una vez por semana.

Si viajamos a lo largo y ancho del planeta, según Polycom, vemos que China, con un alto porcentaje de más del 69% de teletrabajadores, es el país que más motiva a sus empleados a trabajar desde cualquier sitio, con cualquier dispositivo. El otro “gigante” en tamaño y tecnología punta es Estados Unidos, con un 63%.

Experiencias y consejos de los teletrabajadores

teletrabajo-niños

Todo lo anterior está muy bien: investigaciones, encuestas e informes que han analizado esta nueva forma de trabajar desde todos los puntos de vista, pero ¿qué piensan los teletrabajadores?

Desde Hipertextual, José Mendiola desmitifica las “creencias populares” sobre el teletrabajo, exigiéndose a sí mismo autocontrol, aprovechar los los ratos perdidos y no trabajar nunca los fines de semana, como norma para no perder la vida personal.

Daniel Seijo, responsable de El agujero de gusano, tiene claro que la mejor opción es el modelo mixto. Por ejemplo, poder trabajar tres días desde casa y dos en una oficina. Pero distingue claramente entre teletrabajo, trabajar sin horarios y trabajar desde casa.

Por su parte, Marta Orozco, desde su Blog Oficina en casa, nos sugiere marcar bien la diferencia entre el lugar de trabajo y el resto de la casa, sobre todo ahora que han comenzado las vacaciones escolares. Nos propone pautas de trabajo como levantarse a primera hora y trabajar mientras duermen, permitirles utilizar los videojuegos y las consolas  con más flexibilidad que durante el curso, convertirles en pequeños ayudantes o secretarios, ordenando catálogos, tarjetas, etc…

Y sobre todo organizarse el tiempo para tener equilibrio, y no tener sentimiento de culpabilidad imaginario por no haber trabajado lo suficiente o, por el contrario, por no haber hecho caso a los hijos.

Para Gato Geek, webmaster y analista de bases de datos, lo mejor es trabajar con la técnica Pomodoro, que consiste en trabajar por bloques de 25 minutos y tomar pequeños descansos entre ellos haciendo pausas activas, lo que aumenta la productividad y reduce riesgos de síndrome del túnel carpiano, problemas de espalda, etc. Es decir, tiene un programa anterior para que le dé tiempo a realizar las actividades que desea en esos bloques de 25 min.

teletrabajo-cama

Nacho Viñau Ena, redactor y generador de contenidos freelance, cofundador de La Lola se va de boda, nos comenta:

Mi experiencia como teletrabajador es en general, positiva, con partes buenas y partes malas. Como partes buenas, que puedo organizarme el trabajo y el tiempo como yo quiero, y no tener la cara de un jefe siempre encima mío controlándome. Eso me gusta porque siempre he sido muy independiente y creo más en el cumplimiento de objetivos que en pasar 8 o 10 horas por obligación sentado en la silla de una oficina. También me permite trabajar desde la playa, desde la montaña, o desde donde quiera… Eso da mucha libertad.

Pero también nos habla de la parte negativa: “Al final te llevas siempre el trabajo a cuestas, y que nunca desconectas, porque hasta en vacaciones te llevas el portátil y te toca trabajar. También destacaría que no hay una jornada al uso, con un horario predeterminado. Eso significa que puedes pasarte todo el día trabajando, desde que te levantas hasta que te acuestas si no sabes poner algún límite. O que el finde, aunque te propongas no trabajar, al final siempre acabas trabajando.

Imágenes | iStock

En Vive 0,0 |  Yo trabajo desde casa, pero mi trabajo vale tanto como el tuyo

Regalos para makers hechos por makers

Un buen maker generalmente no querría un regalo relacionado con esta afición u ocupación suya, dado que la filosofía de su movimiento les lleva a conseguírselo todo ellos mismos o a reciclar lo que reciban o puedan encontrar para darle un nuevo uso que les resulte útil. Por otra parte, la noción del código abierto o software libre hace que las programaciones que necesitan para sus proyectos estén disponibles en la red y no sea necesario regalárselas.Maker

Sin embargo, resulta muy interesante adentrarnos en el mundo de los makers para hablar de regalos porque cada vez son más las cosas que están en el mercado y que proceden de este tipo de fabricación, basada en los métodos y en la filosofía maker. Sea como sea la persona para la que buscas un regalo, puedes adquirirlo de los Makers. Y si tú eres maker, puedes hacer todos tus regalos de esta temporada con tus manitas.

Lo mejor de elegir un regalo maker es que con seguridad se tratará de algo muy original. Si a esa persona especial ya se lo hemos regalado todo y nos hemos quedado sin ideas, con esta opción no fallaremos y podremos garantizarnos que no tendrá de antes ese objeto. Incluso podría tratarse de ejemplares únicos, pues cuando un maker hace algo, aunque sea en serie, cada unidad tiene un resultado.

Regalos que no creerías que están hechos por makers

El movimiento Maker nos resulta tan positivo y creemos tan fervientemente que tiene que crecer que queremos apoyarlo y nos parece que la mejor manera de hacerlo es crear la necesidad de adquirir productos procedentes de makers entre las personas que no lo son o que ni siquiera se han planteado alguna vez llegar a serlo.

Por ese motivo, vamos a dar una serie de ideas de regalos para entregar esta Navidad o en Reyes a pareja, familiares o amigos con cualquier tipo de afición. Lo que va a resultar increíble es que estos objetos perfectos y con un acabado de lo más profesional están hechos a mano y en muchas ocasiones con procedimientos artesanales y con aparatos reutilizados o autofabricados.

bicicleta Makers hecha con impresoras 3D

Bicicleta hecha con una impresora 3D

Los fabricantes de bicicletas Empire Cycles han colaborado con una fábrica de aditivos metálicos para producir la primera bicicleta a partir de impresoras 3D que funciona completamente. Por el momento, no se encuentra en el mercado, pero dentro de nada no solo será posible comprarla, sino que se podrán descargar los planos para fabricarte tu propia bicicleta a partir de impresoras 3D, del color que quieras.

Escultura personalizada en 3D

escultura en 3D Makers

Nada dice mejor que un regalo está personalizado que reflejar el rostro o el cuerpo de la persona que lo va a realizar en el propio presente. Gracias a las posibilidades y flexibilidad de programación de las impresoras 3D, se pueden crear figuras únicas, sin tener que encargar todo un lote. Este tipo de representaciones podría ir desde una estatua seria y realista a una broma caricaturesca que incluya alguna característica de la personalidad del receptor. Con seguridad será el regalo más comentado de la fiesta.

Lámpara de resina muy original

lámpara de resina Makers

Como decíamos, las piezas fabricadas con los métodos makers nunca serán iguales unas a otras y cuando hablamos de hacer un regalo con el que queremos quedar muy bien, esa especificidad es una gran baza. Las lámparas fabricadas con la misma resina que se utiliza como filamento en las impresoras 3D permiten que la luz se transparente con diferentes matices según la zona y tienen unas formas sinuosas y únicas. Resultan perfectas para decorar un apartamento DIY. Al igual que lámparas, se pueden hacer muchísimas cosas con impresoras 3D, incluso ropa y calzado.

ropa y calzado Makers

Pendientes hechos con circuitos en desuso

Como decíamos, a los makers no solo les gusta construir cosas, como su propio nombre indica, sino también reciclar y reutilizar. Inventarse un nuevo uso para algo conlleva y una enorme satisfacción y más cuando se trata de un uso inesperado, totalmente alejado de lo que se pensó en un primer momento para ese objeto. Y no se me ocurre nada más alejado para unos circuitos que la idea de llevarlos colgando de las orejas. Convertir fragmentos de circuito en desuso en pendientes es una idea maker y da un resultado sumamente original y moderno. Seguro que la persona que los reciba los lucirá orgullosa y dará pie a muchas conversaciones cuando los lleve puestos.

pendientes_makers

Regalos para que tus amigos se conviertan en Makers

Aunque decíamos que a los makers tiene poco sentido regalarles algo porque estarán muy orgullosos de habérselo hecho todos ellos mismos, lo que sí puedes pensar es en esa persona cercana a ti que tiene madera de maker y todavía no se ha lanzado. Con uno de estos regalos seguro que le entra el gusanillo. Por supuesto, estos regalos también están hechos por makers.

Raspberry Pi iStock

Raspberry Pi

Se trata de un computador de placa reducida o placa única que usa una tarjeta SD para el almacenamiento permanente y puede servirle a la persona que lo obtenga para manejar los aparatos de su casa como con un mando universal o, si tiene una impresora en 3D, para gestionarla. No vamos a negar que este regalo requiere que la persona esté muy puesta en informática y lo mínimo que te sugeriríamos es que lo acompañes de un manual en papel, que se encuentran en casi todas las librerías de informática, sobre la programación de las raspberries.

Gift box on table

La cuota de socio de un taller makers

Si conoces a una persona que ya está inmersa en el mundillo maker, despreocúpate de regalarle herramientas. Con lo que te gastarías en un único gadget, puedes regalarle una cuota para que utilice infinidad de ellos siempre que quiera, porque nunca se sabe cuál le puede hacer falta a continuación.

Qué mejor para que alguien se lance finalmente a convertirse en un/a maker que tener a su disposición toda la maquinaria, materiales y compañeros de un taller maker. Entérate de cuál es el que tiene más cerca de casa y lánzale el gusanillo con la primera cuota, verás como luego no quiere dejarlo. ¿Quién sabe? Probablemente al final se apunte al movimiento.

El manual de supervivencia maker

Man reading manual at home, selective focus

Los makers de Makespace de Madrid han realizado este manual que se puede adquirir tanto en papel como en su versión online. En él puedes encontrar todo lo relacionado con el movimiento. Se trata de un volumen muy extenso, pero como obra de consulta es indispensable para cualquiera que quiera integrarse en el mundillo de los makers.

Como ves, si te animas a optar por los regalos procedentes de makers, estas fiestas tus presentes van a ser los más originales y sorprendentes de todos y tus personas queridas notarán que has buscado algo 100% personalizado y especial.

Fotografías: iStock Photos/Fabricantes

Cómo es el día a día en un taller de Makers

Si tienes curiosidad por conocer la filosofía del Movimiento Maker o incluso has pensado en alguna ocasión apuntarte a un taller de Makers, quizá te hayas preguntado cómo es el día a día en uno de estos locales. Para darte respuesta, hemos hecho una visita de la mano de uno de los socios más veteranos de Makespace, el único taller en Madrid que es ciento por ciento independiente, a diferencia de otras iniciativas, como Medialab Prado, que cuentan con apoyo estatal, o como el FabLab del CEU, que depende de la Universidad.

Lo que más llama la atención de los talleres de Makers es la diversidad de proyectos y actividades que se pueden hacer, que al mismo tiempo responde a una diversidad muy marcada de personas que hacen uso de ellos. Al taller de Makers acuden personas con muy distintos perfiles y distintos objetivos y siempre encuentran su hueco, por ese motivo es muy posible que tú también encajes y tengas interés. Seguiremos hablando de Makers y podrás recibir lo más interesante gracias a nuestra Newsletter.

El día a día en un taller de Makers

El día a día en un taller de Makers no resulta en absoluto rutinario, ni siquiera previsible. Lo más habitual, según nos cuenta uno de los usuarios, es llegar con la idea de trabajar en tu propio proyecto durante, por ejemplo, tres horas y encontrarte con que has de dedicar dos de esas horas a poner en funcionamiento la máquina que quieres utilizar y finalmente el tiempo restante en tu labor.

Esa puesta a punto del equipo forma parte de la experiencia Makers y no la entenderían disociando esta primera etapa. Dado que toda la maquinaria de la que disponen es casera porque la han construido ellos mismos o ha sido donada y reparada por ellos, se considera que un auténtico Maker está dispuesto e incluso contento de afrontar estos pequeños arreglos. No se trata de un sitio en el que te lo den todo hecho, nos dice Arturo, pero seguramente eso es lo que a él y a sus compañeros les gusta del taller.

Muchas veces te distraes de tu objetivo por una causa más amena. Otro de los usuarios habituales nos asegura que llega al laboratorio con toda la intención de continuar lo que dejó el día anterior, “vienes con un proyecto muy definido y preciso”, pero entonces se encuentra con que sus compañeros están realizando propósito más interesantes o que tienen algo muy rico que aportar a lo que están haciendo ouna manera más eficaz u original de realizarlo y les modifica la idea.

¿Con qué frecuencia suelen acudir los socios a un taller de Makers?

Lo más habitual es acudir al taller de Makers unas dos o tres veces a la semana, pero hay quien llega a ir cinco, si es que su tiempo se lo permite. Un tercer socio de Makespace nos habla de su día a día, confesando que él pasa allí todas las horas que puede y que más de una vez se ha quedado hasta la madrugada y ha tenido que cerrar: es uno de los socios que cuentan con llave y pueden entrar incluso cuando el taller no está abierto al público.

Creative team working on new project with many sticky notes on window.

Por lento que sea el funcionamiento de una impresora en 3D, Samuel nos demuestra que en un taller de Makers no hay esperas pues, mientras la máquina trabaja, puedes revisar el diseño o recoger, echar una mano a los demás o limpiar el espacio. “Quien no encuentre algo que hacer es que no está aprovechando esto”, nos asegura.

La gestión del espacio es otro de los principales componentes del día a día en un taller de Makers, debido a que no cuentan con nadie que se encargue de la limpieza o el orden y tienen que ser ellos mismos quienes se encarguen. Algunas veces, entre todos surge la iniciativa de hacer una gran limpieza, en otras ocasiones, cada uno de ellos va encontrando huecos libres de tiempo para colaborar con este aspecto.

¿Qué proyectos se llevan a cabo en un taller Makers?

El taller de Makers puede ser útil tanto para quienes se toman estas actividades como un hobby como para quienes desean poner en marcha una empresa. A Makespace acuden algunas personas que fabrican lámparas y mobiliario de construcción facetada con papel o resina gracias a las impresoras 3D y que, tras varias pruebas y prototipos, los están comercializando con éxito.

Hay un grupo llamado “Bluetooth” que hace proyectos de domótica y los controla gracias a los pequeños arduinos, tarjetas microprocesadoras similares a las y raspberry pi, pero con un lenguaje mucho más sencillo y software libre, que sirven para introducir la programación y que pueden llegar a hacer el lugar de ordenadores.

Andrés es músico y no tiene el perfil que esperaríamos en un usuario de Makers, debido a que no ha estudiado ingeniería ni electrónica, pero está construyendo su propia impresora 3D con algunas ideas muy originales. El proyecto más habitual entre las personas que visitan Makespace es construirse su propia impresora 3D para llevársela a casa o incluso para dejarla allí. La diferencia entre construirla así y comprarla es aproximadamente entre 300 euros y 2000.

Young man in electronics workshop

Cuando la impresora 3D ya está construida con buenos resultados, se sube el modelo a reprap, un wiki donde se comparte software y código. Las impresoras son autorreplicantes porque las piezas de la siguiente las imprime una de las anteriores y se emplean códigos compartidos en abierto. La idea es ir mejorando siempre la versión anterior.

Un grupo de personas acude al taller de Makespace para construir y mejorar sus drones. Los fines de semana quedan para utilizarlos al aire libre y algún día de diario se reúnen en el taller y arreglan los desperfectos, no solo los producidos por los posibles choques o caídas, sino también la programación para mejorar su rendimiento.

Uno de los usuarios del taller de Makers que hemos visitado nos enseña el reloj de luces LED que está construyendo. Lleva años con él, pero no le importa ya que disfruta con su construcción, lo hace porque es lo que le gusta, es su hobby y no aspira a comercializarlo.

Algunos de los participantes se construyen sus propios coches de Scalextric, pieza por pieza, para finalmente pintarlos o colocarles pegatinas. Otros se limitan a programar con el portátil y no llegan a hacer trabajo “manual”. Los socios que han aportado material a los talleres muchas veces tienen la intención de repararlo. Nuestro cicerone casi siempre que acude a Makespace lo hace para tratar de reparar la fresadora DIY que aportó.

¿Qué tipo de personas encontrarás en un taller de Makers?

En la actualidad, Makespace Madrid tiene entre cincuenta y setenta socios, por lo que el tipo de personas que se puede encontrar es sumamente diverso, aunque solo sea en lo que se refiere a las nacionalidades. Nos informan de que ha venido gente de Beirut, Shanghai, Seattle, Polonia, Kenia, Irán, Reino Unido…

Entre las formaciones, encontramos arquitectos, ingenieros, emprendedores… que forman equipos multidisciplinares y que, como hemos visto más arriba, tienen proyectos muy diferentes entre sí. Solo el 10% aproximadamente de los usuarios son mujeres, pero nos cuentan que las pocas chicas que vienen se lo toman muy en serio y son las que más frecuentemente acaban sus proyectos.

Young people in the robotics classroom

Lo normal es que cualquier proyecto que se plantea en un taller de Makers lleve varios meses y, como hemos visto, hay algunos que están años con sus construcciones. Por ese motivo, las personas que acuden a estos lugares son muy pacientes, son gente a la que le gusta probar cosas nuevas, ver lo que funciona y lo que no…

Pero por encima de todo, son personas a las que les encanta aprender pues mucha de la colaboración les aporta este aspecto. Por ejemplo, el socio que nos ha ofrecido la visita nos cuenta que entre todos, de manera colaborativa, han construido la rampa y la puerta y que ha aprendido muchísimo colaborando en esta tarea.

¿Por qué merece la pena acudir un taller de Makers?

La interacción con los demás socios es uno de los pilares fundamentales de Makers y justifica de por sí –sin contar el resto de las ventajas— el acudir al taller en lugar de trabajar en casa. El usuario que nos comentó que siempre que llega al taller se encuentra con sorprendentes proyectos de sus compañeros, aprecia tanto este aspecto que regresó a Madrid para poder seguir formando parte de Makespace, dado que es más horizontal y se crea más sentimiento de comunidad.

Además de modificarte tu idea anterior con buenos consejos, los otros socios pueden haber pasado antes que tú por las mismas situaciones y, al decirte con qué problemas se han encontrado, te evitan sufrirlos tú. Es casi como si se acudiese a una clase con un aprendizaje práctico al ciento por ciento.

Group of students busy in glass art workshop

Para acudir a un taller Maker solo tienes que buscar cuál es el que está operando en tu ciudad y apuntarte. En Makespace de Madrid se paga una cuota de 30€ al mes y se dispone de todo lo que haya por allí, con un laboratorio de electrónica –con soldadores, componentes, etc…—, una sala de máquinas –con fresadoras, cortadoras láser, etc.— y la zona de mesas de trabajo, además de con el gran valor de las aportaciones de los compañeros.

Pues ya lo sabes: no te quedes en tu casa. Existen muchas personas que comparten contigo la pasión por crear y si lo que te falta son los medios, en uno de los talleres lo tendrás todo a tu disposición, además de las posibilidades de aprender a utilizarlo.

Fotografías: iStock Photos

Recetas, ropa, hardware… El movimiento maker se nota, se siente y, sobre todo, se toca

Cuando pensamos en el universo maker, parece que nuestra imaginación se traslada hasta una nave industrial donde se reúnen los integrantes del grupo para compartir conocimiento. Es cierto que el laboratorio de los makers es fundamental para desarrollar una comunidad local, pero no menos cierto que Internet es una de las vías que ayudan a entender y colaborar con una comunidad cada vez mayor de usuarios cuyo objetivo es poner en práctica ideas, muchas veces algo alocadas, que de otra forma no podrían ver la luz. Vamos a ver algunas de estas ideas locas que los makers pueden hacer con la ayuda de Internet.

Movimiento maker: algunos proyectos con impresoras 3D

Los proyectos con impresoras 3D se suelen asociar al mundo de la fabricación de productos, pero lo cierto es que una de las áreas donde pueden encontrarse más aplicaciones reales es en el mundo de la cocina. Los cocineros que utilizan impresoras 3D para crear sus platos son cada día más. Para el mundo de la repostería y los adornos en tartas, es toda una novedad a la hora de moldear nuevas figuras.

Otra aplicación que poco a poco estamos viendo es la posibilidad de imprimir ropa, una fórmula que de momento se está explorando y que quizás no en la industria textil, pero sí en otras alternativas que tienen que ver con la creación de tejidos, puede ser una buena solución para determinados proyectos.

Pero también hay otros makers que buscan otros usos más lúdicos, como podría ser la construcción del Curiosity, el robot explorador que fue enviado a Marte para recoger datos. Una forma de ser partícipes de la aventura espacial, aunque no sea más que con una réplica del curioso explorador.

Otro ejemplo en esta línea es construir un telescopio robotizado, utilizando como materia prima para la óptica un pequeño smartphone, asequible para la mayoría de los aficionados a la astronomía y fácil de realizar con la ayuda de la comunidad. No es el único caso, también tenemos otras creaciones algo más románticas que tienen que ver con la producción musical de vinilos. Ahora te puedes imprimir tu propio disco de vinilo si quieres recuperar el sonido vintage de la música en tocadiscos.

Arduino, un miniordenador para lo que tu imaginación proponga

Un proyecto muy popular en el mundo de los makers es Arduino, un proyecto de hardware libre que es la base de un buen número de proyectos de electrónica y domótica. Arduino es una placa que lleva un microcontrolador Atmel AVR y ofrece al usuario varios puertos de de entrada/salida y un entorno de desarrollo que tiene como objetivo crear proyectos vinculados al mundo de la electrónica y los microcontroladores dentro de un entorno sencillo que no plantee barreras de entrada económicas. Por este motivo, es una buena plataforma para platear proyectos innovadores, proyectos locos sin caer en grandes costes.

Otra de estas pequeñas placas electrónicas que nos pueden ayudar a hacer cosas curiosas con la ayuda de la comunidad. Un ejemplo es montar nuestro propio sistema Ambilight para el televisor, que nos ayudará a tener una mejor iluminación de la sala, ahorrar algo de dinero al no necesitar otras luces cuando estamos viendo una película o una serie, ya que los leds del televisor iluminan la zona de alrededor de la propia pantalla.

En un ámbito más práctico tenemos la posibilidad de crear un sistema de alimentación autónomo para mascotas, algo similar al modelo de Regreso al Futuro, pero perfeccionado. Un ejemplo es Power Cat Feeder, un sistema que permite que pueda alimentar a los gatos en vacaciones. El sistema cuenta con un gran depósito y un sistema mecánico controlado por la Raspberry Pi para ir ofreciendo las dosis de comida adecuada en cada momento.

Gracias a este tipo de tecnologías lo cierto es que el único límite es nuestra imaginación. Los makers comparten su conocimiento y experiencias con toda la comunidad a través de Internet. Luego en los talleres podemos encontrar herramientas y ayuda a la hora de fabricar algunos de los componentes que necesitamos para sacar adelante estos proyectos.

En Vive 0,0 | Así se transforman los espacios de la ciudad con productos reciclados