Tag Archives: Hidratación

Consejos de hidratación en la bici en verano

No hace falta más que mirar la información meteorológica para ver que el verano ya está haciendo de las suyas. Para los ciclistas es indispensable protegernos de las altas temperaturas y no hay nada mejor que una buena hidratación sobre la bici. A continuación vamos a ver cómo podemos llevar agua encima de la bici, cuándo beberla y si es conveniente recurrir a un extra de hidratación con bebidas isotónicas o cerveza sin alcohol.

¿Cómo hidratarse en la bici en verano?

Lo más tradicional es llevar uno o dos bidones de agua. El problema en verano es que con el calor el agua se calentará a los pocos minutos. Aquí podemos hacer dos cosas: congelar la mitad de la botella para que así nos duré un poco más el agua fría o hacernos con un bidón térmico, que guardará un poco más la temperatura.

Para los que os movéis mucho tiempo en bici, ya sea por desplazamiento, ocio o entrenamiento, sin duda os aconsejo el camelback o mochila de hidratación. El único inconveniente es que deberemos llevar una mochila sobre la espalda, pero a cambio tenemos una mayor capacidad de llevar agua: de 1 a 3 litros, dependiendo del tamaño. También tenemos el inconveniente de que el agua se calienta, algo que podemos paliar echando cubitos.

Si nos movemos por la ciudad no solemos llevar agua encima, pero en ciudades muy calurosas como Sevilla, pedalear solo 10 minutos supone una pérdida de líquido importante. Podemos llevar una botella pequeña de agua fría o asegurarnos de que en el camino hay alguna fuente para calmar la sed.

¿Cuándo hay que beber agua mientras pedaleamos?

En verano y con las temperaturas que tenemos hay que beber agua antes, durante y después de coger la bici. Durante la hora antes de cogerla, podemos beber un par de vasos de agua, así nos aseguramos de que salimos a pedalear completamente hidratados.

Y una vez montados en la bici, no te olvides de beber. Echa un trago de agua cada 10-15 minutos, así evitarás la aparición de la sensación de sed, que ya es el aviso de que te estás deshidratando. Echarse agua por piernas, cabeza y brazos también cuenta como hidratación, ya que calmará la sensación térmica de nuestro cuerpo y evitará que perdamos tanto líquido.

También hay que beber agua después de salir con la bici, algo que muchas veces se nos olvida. Una buena hidratación después del ejercicio nos va a ayudar a recuperar antes. Hace poco hablamos de lo bueno que es hacer una hidratación con agua justo al acabar y después bebernos una San Miguel 0,0 para reponer minerales y vitaminas.

¿Solo agua o bebida isotónica?

Hay algún mito que otro sobre las bebidas isotónicas y sus propiedades. De entrada podemos decir que el agua es más que suficiente para la hidratación encima de la bici. Si ya nos vamos a salidas en bici muy prolongadas e intensas, sí podemos echar mano de las bebidas isotónicas como medio más eficaz para hidratarnos, sobre todo porque la pérdida de minerales será notable.

Para después de una salida en bici también se recomienda agua en primer lugar y luego bebidas que tengan un mayor aporte de minerales, como la bebida isotónica o una cerveza sin alcohol como hemos dicho antes, que técnicamente, también es una bebida isotónica.

En resumen, se trata de aportar el líquido que el cuerpo va pardiendo por sudoración, algo que se hace notar en verano. Si nos hidratamos bien antes de salir, mientras pedaleamos y justo al acabar, nuestro cuerpo lo agradecerá al no probar la amarga situación de la deshidratación.

Imágenes | Ray Smith, Let Ideas Compete, Jeremy Jenum

Si pensabas que después de la bici mejor cerveza…. eureka

Es sábado por la mañana, salgo a hacer una ruta en bici y al acabar, después de sudar y pasar calor, me tomo una San Miguel 0,0 fría para reponer líquidos. Muchos pueden pensar que beber cerveza y hacer deporte no son compatibles pero todo lo contrario, la cerveza, bebida con moderación y junto con el agua, es una bebida perfecta para reponer líquidos y minerales.

Después de hacer deporte hay que hidratarse

Cuando hacemos una actividad deportiva, en mayor o menor medida perdemos agua y minerales. Si esa práctica deportiva se prolonga en el tiempo y sobre todo si hace calor, la pérdida se incrementa. Para facilitar la recuperación muscular y orgánica, al acabar el ejercicio debemos hidratarnos lo antes posible, evitando que nuestro cuerpo esté con menos líquido del que le corresponde demasiado tiempo.

El cuerpo no solo necesita agua después de hacer ejercicio, también se hace indispensable la reposición de minerales, que ayudan a establecer el equilibrio electrolítico. Minerales como el sodio, magnesio y potasio se van perdiendo en el proceso de sudoración y su déficit hace que se alteren procesos orgánicos como la contracción muscular.

¿Por qué elegir la cerveza para reponer líquidos?

La cerveza se compone de un 94% de agua, el elemento fundamental para reponer líquidos. Pero además, al ser una bebida que procede de un cereal, obtenemos minerales como el potasio, sodio, magnesio, fósforo y calcio. Tampoco faltan las vitaminas del grupo B, fundamentales para regenerar los procesos de obtención de energía. Vamos, que la cerveza es una auténtica bebida isotónica.

Un vaso de cerveza sin alcohol nos aporta unas 40-50 kcal, todas provenientes de los hidratos de carbono de los cereales, algo que viene perfecto para ayudar a reponer los depósitos de glucógeno que hemos gastado durante la actividad.

Varias investigaciones, como un estudio realizado por por el CSIC y la Universidad de Granada, concluyen que el consumo moderado de cerveza después de realizar ejercicio en ambientes calurosos, ayuda a reponer los líquidos perdidos. Por tanto, la cerveza es una opción más a considerar cuando se trata de recuperar tras una práctica deportiva.

El buen uso de la cerveza para hidratarnos

Al acabar una práctica deportiva en la que hemos sudado y perdido líquido, primero es aconsejable beber agua para calmar la sed y después podemos beber una o dos cervezas frías, para que se asimile mejor y ayude con los procesos de termorregulación. Por eso, cuando ves a algún grupo de ciclistas en un bar tomando cervezas tras su ruta, simplemente es otra forma más de reponer líquidos y minerales.

A mi siempre me gustan en especial las salidas de fin de semana, porque además de disfrutar de una mañana de bicicleta, sé que al final me espera un buen rato de charla con los compañeros tomándome una cerveza fresquita. Y ahora que llega el buen tiempo: sol, bicicleta, San Miguel 0,0 y amigos, ¿qué más se puede pedir?