Tag Archives: Gastronomía

Recetas de pescado sanas y perfectas para la Semana Santa

Se acerca otra de las épocas más llenas de tradiciones en nuestro calendario: la Semana Santa. Además de ser unos días perfectos para desconectar y realizar algún viaje, también son unas fechas en las que muchas familias se reúnen en la mesa para disfrutar de algunos de las recetas más clásicas de esta época. Influenciadas por la Cuaresma, la gran mayoría de ellas cuentan con el pescado como ingrediente principal y, por ello, queremos recordar aquí algunos de esos platos tan tradicionales que nunca está de más recuperar y darles un toque renovado y, sobre todo, más saludable.

Algunas de las recetas más típicas en Semana Santa tienen al bacalao como protagonista. Y es que este pescado, además de estar muy bueno, se puede cocinar de casi tantas maneras como se te ocurran. La combinación del bacalao con otros ingredientes como los garbanzos o las espinacas son la base de una de las recetas más tradicionales de Semana Santa, el potaje de vigilia.

Éste es un plato de cuchara muy clásico que aún se sigue preparando en las mesas más tradicionales. Pero es cierto que, cuando la Semana Santa cae en fechas un poco más cálidas, puede resultar un plato bastante pesado. No pasa nada, porque también se puede hacer una variante un poco menos contundente, en la que el bacalao sea la estrella y los garbanzos y el huevo duro los actores secundarios. Es una pequeña vuelta de tuerca que traslada el plato al segundo orden en la mesa, pero que cumple con la tradición a la vez que le da un toque más original.

22542198211_65d6068c96_b

Como hemos dicho, el bacalao puede prepararse de prácticamente cualquier manera, y otra de las que puede tener un gran éxito, y que últimamente se está volviendo a recuperar, es en albóndigas. Para ello, se preparan las albóndigas con el bacalao bien picadito, ajo, perejil, huevo y pan rallado. Y la salsa puede ser una salsa verde, que tan bien le queda a muchos platos de pescado, y que se prepara con cebolla, perejil, vino blanco, harina y caldo de pescado. A gusto de los comensales, o de los cocineros, también se le pueden incluir unas gambas o unas almejas pero, sea como sea, estarán para chuparse los dedos.

meatballs-1252651_1920

Si nos queremos desmarcar del bacalao, otro de los pescados que nos ofrece estupendas opciones es la merluza. Es un pescado de sabor suave que también se puede ajustar a distintas preparaciones y que resulta muy sabroso si se sabe cocinar con gusto.

Una de las propuestas que queremos darte aquí y que seguro que encantará, a ti y a tus comensales, es la merluza a la gallega. Es muy fácil de preparar, ya que solo tienes que cocer unas patatas con cebolla, pimientos y guisantes y, una vez que ya estén un poco tiernas, añadir la merluza a la cocción. Por otro lado, hay que freír unos ajos en láminas y ligarlos con pimentón dulce en la sartén. Esta ajada se vierte después sobre la merluza y las patatas, con un poco del caldo de la cocción y ¡listo!. Es una receta muy sencilla, saludable y que luce especialmente cuando el pescado es fresco y de calidad.

8210991728_6f82f7e757_k

Otra manera de preparar la merluza que también resulta muy fácil y que le saca todo el partido a este rico pescado es cocinarla al horno. No hace falta ser un chef experto para cortar unas patatas en láminas, y unos pimientos y cebollas en tiras, y ponerlos en una bandeja junto con los filetes de merluza. Con el horno ya caliente, solo falta echarle aceite por encima y salpimentarlo todo al gusto. Como veréis, el resultado es genial y se aleja de propuestas menos digestibles tan clásicas en estas fechas.

6735222225_4f2e80742a_b

Aunque no tan popular en esta época, pero igualmente válido para lucirse en la mesa de Semana Santa, el salmón puede hacerte triunfar. Obviamente, los amantes del pescado seguramente se puedan conformar con un salmón a la plancha, que ya resulta bien sabroso por sí solo. Pero aquí vamos a darle un toque especial, y marinarlo en soja antes de pasarlo por la sartén. Por otro lado, vamos a sofreír un poco de cebolla en una sartén y saltear también unas setas (si son shiitake, perfecto), con ajo, perejil y pimienta. La combinación entre esta guarnición y el salmón marinado con soja hará que el jurado se levante y aplauda unánimemente.

477861743_07b03db43f_b

Cualquiera de estas recetas puede tener sus propias variaciones, añadiendo o cambiando alguno de los ingredientes y también alternando entre los distintos pescados que podamos encontrar.

Por ejemplo, la receta del bacalao con garbanzos también se puede preparar con unos buenos lomos de merluza, y la salsa verde de las albóndigas de bacalao también es perfecta para este corte del pescado.

La receta que os hemos propuesto de merluza a la gallega también queda perfecta con bacalao, corvina, rape, congrio o raya, por lo que podéis optar por cualquiera de estos pescados según vuestros gustos o la disponibilidad.

Y, por supuesto, cuando hablamos de los pescados al horno, además de la merluza podéis optar por muchos otros que pueden resultar igual o más sabrosos aún, como la dorada, el rape, el besugo, la lubina o el gallo. Incluso la ventresca de atún puede quedar riquísima si se le coge el punto.

Como veis, todo es cuestión de tener un poco de imaginación y ganas de agradar en la mesa. Las opciones que encontraréis en la pescadería son enormes y os pueden dar mucho juego para deslumbrar a vuestros comensales en Semana Santa y hacerlo del modo más saludable. Y, además de estas recetas, seguro que vosotros también tenéis otras sugerencias, y nos gustaría que nos las contarais todas. Animaos y dadnos vuestras mejores recetas de pescado para Semana Santa, para que nunca falten ideas!

Platos que tienes que probar si vas de viaje a Marruecos

Cuando pensamos en tipos de comida de otros países, muchas veces nos vienen a la cabeza gastronomías de naciones muy alejadas. Lo mismo nos pasa cuando planeamos algún viaje; algunas de las alternativas más frecuentes suelen estar a miles de kilómetros de distancia, y las preferimos a los países que tenemos más cerca.

Pero hoy queremos rendir homenaje a uno de nuestros países vecinos: Marruecos. Así que vamos a adentrarnos un poco en su gastronomía y proponeros unos cuantos platos que tenéis que probar si vais de viaje allí y que, además, son muy sanos y nutritivos.

El cuscús es uno de los platos marroquíes más conocidos internacionalmente. De hecho, no es extraño encontrarlo en menús de restaurantes de otro tipo, por lo que las probabilidades de que ya hayáis comido cuscús alguna vez son altas. Pero, claro, un cuscús propio de uno de esos lugares genuinos de Marruecos es algo que hay que probar sí o sí.

couscous

Lo cierto es que es no es fácil encontrar dos cuscús iguales. Cada cocinero, y en cada región, lo prepara de un modo distinto, añadiéndole distintos ingredientes como cebolla, zanahoria, calabacín, patata y carne de ternera o de cordero. También hay variantes mucho más healthy, que se basan solo en verduras, y que pueden incluir berenjena, pimientos, brócoli, coliflor, calabaza, uvas pasas, etc.

El tajín es otro de los platos más tradicionales y populares de esta rica gastronomía. En realidad, el plato debe su nombre al recipiente de barro en el que se prepara, y se suele presentar también con una tapa del mismo material y en forma de cono que ayuda a mantener el calor.

tajin_cordero

Hablando más de la comida, el tajín es un guiso, normalmente de pollo o de cordero –aunque también se hace de pescado– que se prepara con aceite de oliva, cebolla, azafrán, canela, almendras, miel y jengibre, y al que se le pueden añadir otros ingredientes como dátiles o pimientos verdes.

La harira es también uno de los platos más populares de Marruecos. De hecho, es considerada como su sopa nacional, y se consume sobre todo para romper el ayuno durante el Ramadán. Hay que decir que, aunque sea una sopa, es un plato muy contundente y, si se toma como entrante, hay que procurar que no sea en grandes cantidades, ya que puede saciar por completo.

harira

Los ingredientes principales que conforman la harira son el tomate, las legumbres (como lentejas o garbanzos) y la carne, que puede ser de ternera, pollo o cordero. Pero el toque auténtico y el sabor peculiar de la harira se consigue con las especias que se utilizan para aderezar el conjunto de ingredientes, y que suelen ser pimientas, jengibre, cilantro o perejil, aunque también hay toques personales y particulares según el gusto del cocinero o del comensal.

Como veis, hasta ahora los platos marroquíes clásicos incluyen multitud de verduras y hortalizas, y aunque se suelen acompañar con carne, también hay versiones sin ella, con pescado, o completamente verdes. También hay otros platos que no son tan elaborados pero que son igualmente nutritivos y, sobre todo, muy sabrosos. Uno de ellos es el zaalouk de berenjenas, al que también llaman caviar de berenjenas. Este plato se suele tomar como entrante o como acompañante para los platos principales y, como podréis comprobar, está riquísimo además de ser una entrada muy saludable y refrescante.

zaalouk

Se prepara con berenjenas hervidas y muy picadas a las que, una vez que están bien tiernas, se les añade un sofrito de tomate y ajo y se condimenta con aceite de oliva, cilantro, pimentón y zumo de limón. El toque final lo pondrán las aceitunas negras y, para los que no lo hayáis probado aún, os puede resultar similar –salvando las distancias– al tan característico pisto de nuestra cocina tradicional.

Y, por último, vamos a dar una de las recomendaciones que, a priori, tal vez puedan extrañar más al paladar occidental, por su peculiar combinación entre lo dulce y lo salado, pero que resulta imprescindible en un viaje a Marruecos, la pastela (también pastilla o bastilla).

shells-1626976_1920

Consiste, directamente, en unas capas de hojaldre rellenas de carne de ave (normalmente pichón o pollo) con cebolla, especias, azúcar, canela y almendras, y no es sólo típico de Marruecos, sino también de Túnez y Argelia. Será que está tan bueno que es un plato que no tiene problemas en traspasar fronteras, y tampoco sería de extrañar que se fuera popularizando cada vez más en nuestro país.

Después de la comida, se suele pasar directamente al tradicional té marroquí, que siempre es perfecto para cerrar las comidas.

te_con_menta

Hay que decir que es un té muy dulce, y también muy sabroso, ya que al té verde tradicional se le añaden hojas de menta y mucho azúcar. Sin duda, es una de las mejores maneras de terminar una comida y comenzar la sobremesa, por lo que no dudéis en adoptar esta costumbre siempre que vayáis a Marruecos o, por qué no, en cualquier otra comida que compartáis con amigos y familiares.

La verdad es que todos estos platos están geniales para probar allí, porque seguro que encontráis buenos sitios con comida genuina y casera.

Pero, si no tenéis la oportunidad de ir a Marruecos pronto, también podéis probarlos en algunos de los muchos restaurantes que hay en nuestra geografía o, incluso, intentar cocinarlos vosotros en casa. Además, la cantidad de verduras, legumbres y hortalizas que se pueden utilizar es enorme y, según los gustos y preferencias, acompañadas de carnes de pollo, ternera o cordero, por lo que ¡seguro que no os arrepentís!

¿Cuál de estos platos es el que más os ha hecho la boca agua? ¿Tenéis alguna otra recomendación que os gustaría compartir?

Mejora tus platos cocinando con frutos secos

A veces no les damos la importancia que se merecen, pero nadie puede discutir los beneficios que aporta la ingesta de frutos secos. Aunque mucha gente los consume como aperitivo, para matar el hambre entre horas, también se pueden incluir en la dieta introduciéndolos en muchos de los platos que cocinamos cada día.

Te vamos a dar algunas ideas sobre cómo puedes mejorar tus platos si les añades frutos secos. No sólo aportarás cosas buenas a tu dieta, sino que también disfrutarás de nuevos y sorprendentes sabores.

Nueces

Uno de los frutos secos que mayores beneficios aportan son las nueces. Por todos es sabido que su consumo está relacionado con la prevención de enfermedades cardiacas y con el control del peso, gracias a la cantidad de Omega 3 que contienen, así como de vitamina E.

ensalada_nueces

Foto ensalada con nueces vía Pixabay

Lo más sencillo y accesible seguramente sea comer nueces crudas, a modo de snack, ya que siempre serán más sanas y nutritivas que otros tentempiés habituales en las máquinas de vending, aunque es cierto que hay gente a la que no le gusta comerlas así, o se cansan rápido de ellas.

Esto no tiene por que ser un obstáculo para consumir nueces. Las posibilidades que ofrecen estos frutos secos en la cocina son múltiples y se pueden adaptar fácilmente a todos los gustos y estilos.

Por ejemplo, las nueces pueden ser un ingrediente ideal en multitud de ensaladas, ya que casan perfectamente con los platos basados en hojas verdes y, a la vez, combinan sin problema con otros ingredientes como los tomates, manzanas, quesos, etc.

Más allá de las ensaladas, también se pueden preparar otras muchas comidas con nueces. Es muy habitual encontrarlas en panes de cereales variados, en guisos y salsas acompañando a platos de carne y, cómo no, en postres tan clásicos como la tarta de nueces y los brownies.

Almendras

Otro de los frutos secos más versátiles, nutritivos y fáciles de comer son las almendras. Suelen estar más presentes que las nueces en los típicos cócteles de frutos secos, aunque la fritura y el exceso de sal no hace de esta vía la más recomendable.

pollo_tomate_almendras

Foto pollo con salsa de tomate y almendras vía Flickr (Isabelle Hurbain-Palatin)

En cambio, los grandes aportes de vitamina E, calcio y fósforo que ofrecen las almendras los podemos disfrutar tanto si las comemos crudas como si las incluimos en algunos platos y postres.

Una buena idea puede ser la de comer las almendras en combinación con pollo, o con salmón si preferimos un pescado que le vaya bien, o incluso en alguna salsa para acompañar un buen solomillo. Aunque no sean el ingrediente más clásico en los guisos de nuestro país, merecen que les des una oportunidad, ya que combinan perfectamente y le dan un toque original a muchos platos.

Y, para los más golosos, qué decir de los postres que incluyen las almendras como ingrediente principal, desde la clásica tarta de Santiago a los turrones navideños, entre otros muchos.

Piñones

Por su parte, los piñones, aunque realmente son semillas, se venden y se consumen como si fueran frutos secos. Tal vez no sean tan populares como las nueces y las almendras, pero sus aportes nutritivos sí son interesantes, por su alto contenido en proteínas y fibra.

pesto_con_pin%cc%83ones

Foto pesto con piñones vía Pixabay

El uso más tradicional de los piñones en nuestra gastronomía está vinculado a la repostería, aunque cada vez es más frecuente verlos en platos salados y, sobre todo, en ensaladas.

Además, son un ingrediente básico en algunas salsas, y los amantes de la pasta italiana los habrán consumido en multitud de ocasiones, sobre todo cuando ésta se sirve con pesto genovés. Hablando de pesto, hay muchas versiones que, además de piñones, o sin ellos, también incluyen las antes mencionadas almendras.

Pistachos

Los pistachos también suponen una gran fuente de fibra y vitamina B6. Coger un puñado de estos frutos secos y empezar a comer puede resultar peligroso, ya que son altamente adictivos, pero se pueden incluir en la dieta de un modo más mesurado y original.

postre_con_pistacho

Foto postre con pistacho vía Pixabay

Al igual que los frutos secos mencionados anteriormente, es muy interesante incluirlos en ensaladas y en guisos, sobre todo acompañando carnes blancas o, incluso, triturándolos para darle un toque especial a los rebozados.

Pero como más se suelen consumir seguramente sea en postres, ya que casan a la perfección con los chocolates y en diversas tartas y bizcochos.

Avellanas

Las avellanas, al igual que las nueces, también están relacionadas con la prevención de enfermedades cardiovasculares y la diabetes gracias a la alta presencia de ácidos grasos monoinsaturados. Eso sí, su aporte calórico también es alto, así que no conviene pasarse con ellas si queremos mantener la línea.

tarta_de_avellanas

Foto tarta de avellanas vía Flickr (R Barrett Hooper)

Las aplicaciones de las avellanas en gastronomía nos suelen recordar rápidamente a las famosas cremas con chocolate, a las tartas y a las galletas, pero no hay que descartar incluir las avellanas en salsas para guisos de carne, ya que el peculiar sabor que aportan le dará un gusto atractivo y original.

Castañas

No podíamos olvidarnos en este artículo de las castañas. Puede que sean el fruto seco más típico de estos meses y, aunque lo más clásico sea comerlas asadas, no hay que descartar incluirlas en otros platos como acompañantes, en salsas o, también, en postres.

Puedes echarle un vistazo a este artículo para aprender mucho más sobre las castañas, ahora que es el tiempo perfecto para ellas, y sacarle más partido a sus aportes nutritivos mientras le das un toque otoñal a tus platos.

Como ves, son muchas las aplicaciones que se le puede dar a los frutos secos en la dieta de cada día. Si no eres de los que les gusta comer entre horas, aunque sea para matar el gusanillo, pero aún así quieres beneficiarte de todas las ventajas y aportes nutritivos de los frutos secos, prueba a introducirlos en tus platos y, cómo no, en las ensaladas. Le darán un punto distinto y seguro que te sorprenden.

Y, claro, si eres de los que no perdonan un buen postre casero, las posibilidades se multiplican. Puedes probar, por ejemplo, con esta original receta de manzanas asadas con frutos secos, que seguro que te encanta.

En definitiva, ¡ya no tienes excusa para no comer frutos secos!

Las 13 comidas que no te creerías que en otras partes del mundo comen en verano

Balut El verano es una época del año donde nuestros hábitos alimenticios cambian. Hace calor y los cultivos de temporada nos empujan a una dieta fresca, llena de ensaladas, cremas frías de verduras o los clásicos gazpacho, salmorejo y ajoblanco como protagonistas de nuestro verano gastronómico ligero y refrescante. Sin embargo, en muchos países se cocinan platos diferentes para disfrutar, que nos pueden sorprender porque se salen de la norma que nosotros consideramos para esta época del año. Si queréis estar al día de estas novedades gastronómicas, recetas Nolotiro, rutas maravillosas, todo lo que sucede en el Tour Ciudadano 0,0 y el Mundial de Baloncesto, así como consejos para llevar una vida más saludable con tu huerto urbano y el reciclaje y la recicladecoración, os podéis suscribir a nuestra newsletter y recibirlo todo cómodamente en vuestro correo.

Alambre vegetariano (México)

alambre-mex   El alambre de res es una receta clásica mexicana a base de carnes, verduras y queso, que se gratina al horno, para el verano suele hacerse con vegetales. Se cuecen las verduras elegidas, suelen ser cebollitas, tomates, pimientos, brécol y champiñones unos minutos en agua caliente con sal. Posteriormente se van ensartando en el alambre y se se untan con salsa de soja antes ponerlos sobre la parrilla. Se van dando vueltas y untando con más salsa de soja para que queden bien crujientes por todos lados. Suelen servirse muy calientes con frijoles y arroz blanco.

Chawanmushi (Japón)

Chawan Mushi   Se trata de una laboriosa sopa tradicional japonesa, de esas que ya sólo hacen las abuelas por su complicación. Una sopa de huevo cuajado que lleva varios tipos de verduras: lechugas, setas shiitake, zanahorias, cebollinos… gambas, pollo, y especias como dashi, sake para cocer las gambas, mirín, salsa de soja, etc. Ante la dificultad de la receta os pongo el link de la misma en el Blog de la Cocina de Tomoko para que no os perdáis ni un paso.

Malfuf mahshi (Egipto)

Malfouf Mahshi   Rollitos de col rellenos de carne picada y arroz típicos de Egipto, con menta seca, canela molida, pimentón dulce, pimienta molida y limón, cuya receta completa podéis encontrar en Directo al Paladar

Guachamady (Oceanía)

Una deliciosa receta a base de mariscos crudos macerados en limón, salmón y pequeños panes que se preparan con cebollino y berenjenas

Emyaddra (Turquía)

Emyaddra Los turcos son aficionados a las sopas en invierno y verano por igual, así mismo toman legumbres y cereales calientes durante el verano. En este caso, os voy a proponer la receta de la Emyaddra o arroz con lentejas. Lo primero es sofreír las cebolla en el aceite hasta que tomen un color canela oscuro, reservamos 1 taza para adornar. Ponemos a hervir abundante agua y cocinamos las lentejas, añadimos parte de las cebollas trituradas para darle color Cuando las lentejas estén ligeramente blandas, agregamos el arroz y el aceite en que se frieron las cebolla. Salpimentamos y echamos alegremente comino, dejamos cocer al vapor. La consistencia del arroz es la de una mezcla bien espesa que se puede comer con tenedor. Se sirve caliente en una bandeja plana y adornamos con las cebollas fritas, se acompaña con ensalada de col o con la ensalada fresca.

Okroshka (Rusia)

Okroshka La versión clásica de esta sopa consiste en una mezcla de verduras crudas (como pepinoscebollas de primaverarábano), patatas cocidas, huevojamón con la bebida kvas. El kvas es la bebida que toman los rusos para refrescarse. Es posible reemplazar el kvas con kéfir y ácido cítrico. La okroshka es considerada una sopa ideal para el verano y se toma para refrescar. La mayoría de la gente prefiere poner sobre la superficie una cucharada de smetana o de la típica mostaza rusa amarga.

Kvas (Rusia)

kvas Sobre todo se toma en Rusia y Ucrania y se elabora con harina de centeno malta o también con harina de salvado, un poco de pan de centeno (pan negro) y manzanas, a esta mezcla se le deja fermentar en agua. A menudo se le suele dar un sabor afrutado y durante el proceso se le añaden frutas.

Balut (Filipinas)

BalutTípico de Sudeste asiático es un plato estrella que encontrarás también en la Gran Manzana.Un huevo de pato ya fertilizado con su embrión dentro que se cuece al igual que un huevo cocido. Se tiene la creencia popular de que este plato es afrodisiaco y es considerado además como un tónico, se suele vender en muchos países en puestos callejeros. Se suele servir acompañado de una consumición alcohólica como una cerveza.

Caldillo de congrio (Chile)

Caldillo de Congrio El congrio dorado es un pescado que abunda en la costa del Pacífico sudamericano. Si bien su receta puede ser un tanto simple de preparar, lo que lo hace particular en el mundo es que fue inmortalizada en forma de poesía por el poeta chileno Pablo Neruda, lo que fomentó en Chile.

Mee Rebus (Malasia)

Mee Rebus Lo venden los puestos ambulantes y también es un clásico en la calles de Singapur. Consiste en fideos de huevos amarillos con un gravy picante y ligeramente dulce y parecido al curry. El gravy está compuesto por patatacurry en polvo, agua, soja salada, gamba seca y cacahuete. El plato se acompaña con un huevo durocalamansícebolletaapio chino,chile verde, tofu frito, chalota frita y brotes de soja. En algunos lugares se sirve con ternera, si bien rara vez se encuentra esto en los puestos callejeros, o añaden salsa de soja a los fideos en el momento de servir. El plato también combina bien con la salsa satay.

Jiaozi (China)

Jiaozi Nos encanta cocinar al wok, pero no sólo de recetas de wok viven los orientales.Este plato es igual que la empanada en España, cada uno lo hace como más le gusta y le añade sus mezclas favoritas, según regiones y preferencias personales.  Consiste generalmente en carne y verduras picadas finas y envueltas por un trozo fino y elástico de masa. Entre los rellenos populares se cuentan el cerdo picado, la ternera picada, el pollo picado, la gamba e incluso el pescado. También son populares mezclas como cerdo con repollo chino, cerdo con cebollino, cerdo y gamba con verdura, cerdo con cebolleta, cebollino con huevo revuelto, etcétera.

Umm-ali (Abu Dhabi)

Umm Ali He dejado los postres para lo último (como es natural). En los EAU siempre hace calor, pero los más golosos no se conforman con un helado, sino que eligen los postres más contundentes, como esta receta del pudín Umm-ali. A base de pasta de hojaldre y almendras. Se lo suele servir caliente, pudiéndoselo acompañar con una cuchara de helado y coco rallado. Se caracteriza por su aroma a almendras y tiene la consistencia de un guiso espeso.

Eish saraya (Argelia y Marruecos)

Eish al Saraya Un postre que es común en las cocinas árabes (con diferentes variantes) pero que destaca en el Norte de África. Su ingrediente principal es el pan, empapado en almíbar especiado y con nata batida. Dependiendo de la zona puede llevar canela, limón, vainilla etc. Muy dulce y elaborado de manera casera es uno de los must en los restaurantes de los tres países. Como veréis. dependiendo de la cultura, las costumbres estivales gastronómicas varían de un país a otro en consistencia y contenido: Lo que para nosotros es pesado y nos produce una mala digestión, en otros países ayuda a pasar la tarde.

En Ciudadano 0,0 | Las 15 recetas más internacionales de Semana Santa
En Ciudadano 0,0 | Comidas y platos fríos

Imágenes | japanesehomecookingrecipes.yooj.me, fairuz.com, arbuz.comnatashaskitchen.comflickrhayesproducciones.clfoodcateringmalaysia.com, opencage, ocookingdveryspicyindeede

Cómo preparar el brunch ideal

Seguro que en más de una ocasión has oído nombrar la palabra brunch, más o menos viene a significar tentempié a media mañana y procede de la unión de las palabras anglosajonas breakfast, desayuno, y lunch, comida. Y es que básicamente en eso consiste, fusionar el desayuno con el almuerzo para pinchar algo a media mañana después de habernos levantado más tarde de lo habitual, y así poder disfrutar con los amigos de esta moda gastronómica.

El brunch es una tradición anglosajona, y más concretamente estadounidense. Tendría dos versiones contrapuestas de su origen pues una se atribuye a los campesinos en el siglo XIX que hacían una parada a media mañana en su trabajo para pinchar algo, y otra mucho más “chic” que habla de un origen más aristocrático, una mezcla de desayuno y comida que realizaba la alta sociedad neoyorquina cuando volvían de cazar el domingo.

Sea como sea, lo cierto es que se está imponiendo en nuestro país con fuerza y si por lo general se celebra en bares y hoteles, hoy vamos a daros unos consejos para poder quedar como reyes si lo preparáis en vuestra casa ¿queréis conocerlos? Continue reading Cómo preparar el brunch ideal

¿Qué es el slow food?

 Somos lo que comemos”. Hemos escuchado la frase miles de veces y un día, preparando la comida familiar o de compras en el súper, te das cuenta que la decisión está en tus manos. ¿Será el slow food el camino para acercarnos a esa alimentación equilibrada que buscamos?  Y nos ponemos manos a la obra para averiguar un poco más sobre ¿qué es el slow food?

slow food

A primera vista se tiene la idea de que es sólo una manera de comer cuando en realidad involucra bastante más que éso. No sólo es importante la calidad y estado de los productora que componen nuestra dieta sino que el slow food requiere que abramos los ojos para conocer más sobre los métodos de producción, por ejemplo. 

 slow food

¿Qué es slow food?

El “comer lento” involucra una actitud más reflexiva sobre todo lo que involucra la gastronomía. Detrás de cada producto que comemos hay una enorme maquinaria humana, económica y cultural que lo avala. Por ejemplo: una botella de aceite de oliva virgen de Jaén, es mucho más que 1000 mililitros de aceite. Hace falta una larga experiencia, una cultura propia, un conocimiento de la tierra y una dedicación personal para que el producto final sea óptimo.

La industrialización y globalización han hecho que muchos de los alimentos que consumimos cada día, hayan perdido parte de esa tradición local, que hayan dejado de beneficiar al productor original. Así también, la alimentación se hace más “global” y menos “propia”. En ese proceso, encontramos que las cocinas tienden a parecerse, a uniformarse perdiendo sabor autóctono y cayendo en un menú homogéneo generalizado.

El movimiento slow food surgido en Italia en 1986, interpreta la gastronomía y la alimentación como hechos culturales a dignificar. Busca rescatar los productos y métodos culinarios propios de un lugar, promoviendo su difusión y protección como bienes culturales.

Slow food: bueno, limpio y justo

El movimiento slow food se asienta en tres conceptos fundamentales:

  • Bueno: lo que comemos debe ser bueno, fresco, de estación, que satisfaga nuestros sentidos y se base en la producción y cultura locales.
  • Limpio: la producción de alimentos y el consumo deben ser respetuosos del medio ambiente y saludables para nuestra salud.
  • Justo: las transacciones comerciales que genera la producción y comercialización de productos alimenticios deben tener reglas justas tanto para productores como para consumidores. Precios accesibles y márgenes de comercialización equitativos intentando beneficiar a la localidad productora.

 slow food

¿Cómo practicar slow food?

Este movimiento está organizado en mas de 50 países a través de grupos locales que realizan tareas de difusión y concientización. Se reunen en ferias y cursos sobre la temática a los cuales puedes sumarte. Algunas de estas ferias ya han tomado un vuelo internacional y con fama bien ganada en el ambiente gastronómico. Tal es el caso del Salone del gusto que se realiza cada año par en Turín.

Se promueven campañas de educación gastronómica como la de Slow Fish con la que se estimulan las técnicas de pesca más respetuosas con el medio ambiente y las técnicas culinarias más tradicionales.

También existen restaurantes slow food que ofrecen cartas basadas en la producción y técnicas culinarias cercanas, justas y saludables. Estos restaurantes se identifican como “Kilómetro 0”. Si te interesa probarlos, hay varias guías al respecto como la guía de restaurantes km 0 de Cataluña.

¿Tengo que sumarme a una asociación? No es necesario “apuntarse” formalmente a ningún grupo si no quieres. Simplemente,  puedes proponerte adoptar los 3 principios del slow food como propios y tratar de llevarlos adelante en la compra y alimentación diaria.

¿Cómo? Interesándonos por la cultural gastronómica local aprendiendo recetas y formas de cocinar propias de la tierra en la que vivimos, apoyando a productores locales.  

En el super, leyendo bien las etiquetas y eligiendo los productos que se cultivan cerca de casa. Visita el mercado local y tendrás una visión de todo lo que produce tu zona, la calidad y variedad de productos que ya estás consumiendo y de los nuevos que puedes incorporar.

Creo que así podemos sumarnos a una gran iniciativa global desde nuestra experiencia del día a día.  El slow food deja de ser un concepto abstracto y lo traducimos en una conducta responsable desde la compra hasta nuestra mesa. 

Imágenes | Porcillas Moscas, Danumurthi Mahendra