Tag Archives: gastronomía española

Cinco planes urbanos para días fríos

Tengo que reconocer que soy de tacita de té y un buen libro y que no hay nada que me guste más que ver nevar tras los cristales con mi mantita, un bol de palomitas y una buena peli, pero después me arrepiento de haberme perdido las múltiples exposiciones y espectáculos que nos ofrecen las grandes ciudades, porque ¿qué hay más bonito que un buen paseo por las grandes avenidas llenas de luces y gente con un delicioso olor a castañas asadas en cada esquina?.

Ver escaparates, el famoso “window shopping” de los norteamericanos, lo llevamos practicando nosotros toda la vida. España se vuelca con las decoraciones y los mejores escaparatistas hacen realidad lo que nuestras mentes solo pueden imaginar. ¿A quién no le encanta ver esas montañas de regalos, que guardan un equilibrio imposible, como si de bloques de madera de construcción infantil se trataran?

 

Los Museos se mueven

El invierno es tiempo de museos propios, eso no hay quien lo rebata. En verano solemos visitar más los museos ajenos y entiendo como museos ajenos aquellos museos y galerías de las ciudades que visitamos durante la época estival.

Pero el invierno es tiempo de nuestros museos locales. No tienen que ser necesariamente pinacotecas, la oferta de museos y galerías en España es amplísima y lo mismo el Museo del Juguete que el del Ferrocarril o el de los dinosaurios son excelentes opciones para pasar una maravillosa tarde. Ahora que el sol nos abandona pronto y empieza a hacer frío después de comer, son los lugares más adecuados para entretenerse y disfrutar.

Además, no sé si solo lo habré notado yo, pero tenemos unas programaciones espectaculares este invierno. Los Museos se mueven y lo mismo podemos visitar una espectacular exposición de joyas, que ver un singular Dalí o pintores flamencos. Para todas las edades y para todos los gustos.

Los espectáculos más divertidos

Es impresionante la variedad de espectáculos que nos ofrecen las carteleras españolas. Obras de teatro clásico, diálogos tipo Comedy, musicales, circenses, de variedades, magia, teatro contemporáneo o magníficas proyecciones cinematográficas tradicionales o con tecnología 3 D y muchas veces sin necesidad de salir de nuestro barrio.

Los centros culturales municipales ya no son los que eran, hoy en día desarrollan una labor importantísima en las comunidades. Conciertos de cámara o de rock&roll, concursos literarios o de pintura con entrega de premios, con un boato digno de cualquier alfombra roja o recitales de poesía. Entrando en la página web del ayuntamiento o del propio centro cultural, es asombroso todo los que tienen ¡No hay lugar para el aburrimiento!

 

 

¿Nos vamos de plazas y plazuelas?

Y ya puestos el abrigo, el gorro y los guantes para pasear por la ciudad, lo que más nos gusta es callejear buscando rincones secretos dónde descubrir lugares mágicos. Seguro que en tu ciudad conoces esos sitios especiales donde ver, callejones con historia, como el Callejón del Gato en Madrid o el de Juan Bravo de Segovia con su impresionante Casa de los Picos, o lugares de leyenda, como el Callejón del Infierno de Toledo, los del Borne de Barcelona y los patios cordobeses, un tesoro entre muros encalados.

Descubrir el encanto de nuestras ciudades más allá de las grandes avenidas abarrotadas de transeúntes y disfrutar del silencio de callejuelas, placitas y lugares con encanto que existen (y muchos) en estas urbes que tanta historia guardan en sus recoletos centros.

Las mejores tapas

Y en esas calles adornadas y más o menos transitadas nos esperan magníficos templos donde reponer fuerzas. No se me ocurre nada mejor que merendar chocolate con churros en locales emblemáticos o degustar unas tapas bien dispuestas y sabrosas en compañía de amigos.

La oferta gastronómica es enorme, tapas clásicas, pinchos de diseño, bocatas tradicionales como el de calamares o el de huevos fritos y cazuelitas riquísimas, que nos darán fuerzas y nos harán entrar en calor, eso por no hablar de las compras que podemos hacer en los grandes mercados rehabilitados mientras degustamos unas tortillas de camarones o unas albóndigas caseras.

 

Ponte en forma con bailes de salón

Reconozco que soy amiga del deporte al aire libre, los deportes sobre ruedas y el senderismo son el top one en mi lista, pero me encanta bailar. Cuando oyes la expresión “bailes de salón” te imaginas una residencia geriátrica, pues no. Para empezar, hay tanta variedad de bailes que daría para un post completo. Sones latinos como el tango, la salsa, el merengue, la bachata o el chachachá.

Otros más tradicionales como los boleros, el pasodoble o el vals y divertidos como el foxtrot, con saltitos incluidos, el rock&roll o el twist o si prefieres ir por libre y sin pareja, la danza del vientre o el flamenco, harán que nos mantengamos en forma y disfrutemos de una tarde divertida al son de la música.

¿Se te ocurren más planes para los días de invierno? Cuéntanos cómo entráis en calor durante las largas tardes de frío.

Imágenes | Miguel de Guzmán, Zigor Alkorta

Alternativas con mucho gusto para una dieta más sana

Como madre y Ciudadana 0,0 me preocupa la alimentación de los niños, que ya sea en casa, en el cole o de paseo, si por ellos fuera se alimentarían a base de comida rápida. El problema no es solo que esta alimentación afecta a su organismo en un momento crucial de su desarrollo, sino que adquieren unos hábitos equivocados para el resto de su vida.

Todos tenemos un amigo que en algún momento nos ha sorprendido con un “yo legumbres no como”, o que siempre se tira al filete empanado en vez de probar suculentos manjares a base de verduras frescas. Os vamos a proponer las mejores  alternativas para que niños y mayores disfruten comiendo juntos en paz y armonía buenos alimentos.

El hábito sí hace al monje, descubriendo la gastronomía española

Ya lo decía el pedagogo Horace Mann, el hábito es algo primordial, hay que acostumbrarles desde que son pequeños. Si por pereza o comodidad dejamos siempre que se salgan con la suya estaremos privando a nuestros hijos de una buena alimentación y, lo que es más importante, una buena educación alimenticia, que les sirva en un futuro para llevar una vida más sana.

Seguir la dieta mediterránea es una opción estupenda y tenemos muy a mano la gastronomía de las diferentes provincias españolas. No hace falta acudir a templos culinarios de primer orden, tengo más que comprobado que los restaurantes regionales tienen excelentes cartas y menús perfectos para niños.

Fabada, empanada o la espectacular receta de Como mandan los cánones de huevos fritos con tortos y picadillo asturiano, la tortilla de patatas o la valenciana paella de pollo, el arroz caldero murciano o los espárragos blancos de Navarra. Y muchos padres se sorprenderían de cuantos pintxos pueden degustar sus vástagos en una taberna del casco viejo de Vitoria (lo digo por experiencia).

La ensaladilla rusa, que es bastante internacional, gusta por igual a pequeños y grandes. Un buen cocido o unas patatas con costillas en invierno, por no hablar de las clásicas lentejas o un consistente pote.

Un pixín al horno, una lubina a la brasa, como nos recomiendan en Comer en La Rioja o una merluza rebozada son pescados que los niños tomarán entusiasmados por su sabor y por lo fácil que es digerirlos. Las gambas cocidas, los mejillones y las sardinas suelen desaparecer rápidamente.

Con la gran variedad de quesos y embutidos de gran calidad que gozamos en la tierra de las Denominaciones de Origen (que, como ya sabéis, no sólo son para los vinos, sino para muchos de nuestros excelentes productos) es prácticamente imposible, que no les guste ninguno, la cosa es ir probando.

Hamburguesas y pizza, no siempre son fast food

Y ¿por qué no? vamos con esas hamburguesas… ¿las habéis probado de carrillada en pan de mollete recién horneado servidas con patatas fritas caseras y ensalada de tomate?

Actualmente la mayoría de los restaurantes nos ofrecen hamburguesas caseras con mezcla de varias carnes y un sabor delicioso, acompañadas de verduras que les vuelve locos. Las pizzas de los restaurantes italianos reúnen todas las propiedades de la alimentación mediterránea. Se quedarán impresionados de lo buena que es la comida italiana. En Directo al paladar hay una receta de pizza al pesto rojo con espárragos y salami con una pinta imponente.

¿Y los postres caseros? Nutritivos, sanos y riquísimos, arroz con leche especial para niños que nos enseñan en Peque recetas, natillas o flan de huevo. Por no hablar de la bollería artesana que nada tiene que ver con la industrial y que os pedirán que hagáis juntos en casa, a mis enanos les encanta cocinar las recetas de Recetín, porque son sencillas y buenísimas. Una gran manera de pasar tiempo “de calidad” juntos.

A mis “locos bajitos” les privan estas alternativas culinarias saludables y en casa son ellos los que piden ir a comer a tal o cual restaurante. ¡Aviso a navegantes, no hay marcha atrás! Cuando un niño descubre la buena cocina, ya no hay quien se la quite.

Imágenes | Directo al paladar, Restaurante El Babero

En Vive 0,0 | Receta de pizza italiana de embutidos casera

Menús de otoño, una buena forma de comer legumbres

Los platos de cuchara son los menús más completos que podemos tomar, aportan hidratos de carbono, fibras y minerales y además me encantan, no hay mayor placer que llegar un día de invierno y que te reciba el olor de un plato de cuchara.

Son recetas un poco trabajosas y personalmente las dejo para el fin de semana, pero merece la pena reunirse con amigos para degustar un auténtico plato de cuchara tradicional con un buen vino y toda la tarde para reposarlo, dando después un paseo largo.

La cocina tradicional con elementos modernos, como la olla express, es una solución al problema del tiempo, darse un tiempo para cocinar, para comer y para digerir es fundamental para que todo siente bien.

Recetas tradicionales

COCIDO MADRILEÑO

Garbanzos castellanos de primera calidad, carne de morcillo, caparazón de gallina,  pechugas de gallina, morcillas, chorizos, 1 trozo de tocino entreverado, 1 trozo de panceta, puerro, punta de jamón, repollo, cebolla, zanahorias, patatas pequeñas, diente de ajo, fideos para la sopa.

Es fundamental poner en remojo los garbanzos la víspera. Si agregamos un poco de sal gorda, al día siguiente no se encallan durante la cocción.

Limpiamos las verduras y pelamos las patatas enteras y se reservan. Partiremos de agua fría donde comenzaran a cocer primero las carnes y los huesos. Parte fundamental para un buen cocido es ir espumando todo el rato e ir agregando agua para que no se seque.

Trascurrida media hora, se añaden la gallina, los garbanzos lavados y la cebolla con clavo. Se dejan cocer una hora a fuego medio, desgrasando y espumando sin parar.

Tras veinte minutos de cocción a fuego lento, veremos que el color del caldo es ya muy respetable, así que colamos y separamos, el caldo se pone al fuego para preparar la sopa y las verduras se sofríen con dos ajitos en un poquito de aceite de oliva virgen, con un chorrito de vinagre de vino de jerez.

¡No dejéis de entrar en La Cocina paso a paso y ver su receta de Cocido Vitoriano!

FABADA ASTURIANA

Fabes, chorizo, morcilla, lacón, tocino, cebolla, laurel, azafrán, perejil y sal.

La noche anterior tendremos que dejar a remojo las fabes con el compango (chorizos, morcilla, lacón y tocino)

Se pone a cocer todos los ingredientes en agua fría, a fuego lento, durante dos horas. De vez en cuando conviene “asustarlas” con un poco de agua fría que rompa la ebullición para que salgan las fabes más “al dente”. La realidad es que están más buenas cuando se cuecen a fuego lento, pero también da trabajo, con lo que como prefieras, la diferencia tampoco es mucha.

En la olla express, el tiempo de cocción será de 15 minutos a partir del momento en que la válvula comience a girar. En olla tradicional, a fuego lento, vas probando hasta que estén blandas, pero no deshechas. Un truco tradicional asturiano es machacar unas cuantas fabes para que “engorden” un poco el caldito.

De un día para otro están buenísimas ya que han reposado.

Si quieres probarlas en una versión diferente, también son espectaculares la alubias con almejas que nos sugieren en Directo al paladar

 

LENTEJAS ESTOFADAS

Lentejas pardinas, cebolla, tomate maduro, 2 dientes de ajo, zanahoria, hoja de laurel. Una pizquita de comino, chorizos, panceta, azafrán y una patata. Aceite de oliva virgen y sal.

Se cortan la cebolla, los ajos y la zanahoria en taquitos pequeños o a en rodajas, eso es a gusto.

Cubrir el fondo de una olla con aceite de oliva, a fuego medio. Cuando esté caliente, añadir la cebolla y los ajos para que se pochen bien. Agregar las lentejas pardinas, la hoja de laurel, los chorizos, la morcilla, la panceta, la zanahoria y la patata, añadir una cucharadita de sal.

Deja cocer lentamente, sin hervir, removiendo de vez en cuando con cuidado para que no se peguen pero que no se rompan las lentejas y se conviertan en puré. Pasados veinte minutos, prueba las lentejas para saber si están tiernas y cómo están de sal. Déjalas el tiempo que necesiten siempre y cuando tengan caldo suficiente para que no se peguen, a fuego lento y teniendo en cuenta que si echas más agua, tendrás que añadir algo de sal.

¡Importante! Añadir un puñadito de arroz durante la cocción, ya que ayuda al nuestro cuerpo a absorber el hierro de las lentejas.

En la olla express ciérrala diez minutos, la abres y pruebas si están tiernas, si no lo están le quedará muy poco, ponlas a fuego lento y termina su cocción.

Desde el blog Hierbabuena y Pimienta nos proponen unas lentejas estofadas con verduritas, más ligeras y también muy apetecibles

Recetas para tomar legumbres de forma diferente

 

HUMUS

El humus es, ni más ni menos, patê de garbanzos. 400 gramos de garbanzos cocidos (y un poco de caldo), 2 dientes de ajo, zumo de medio limón, 60 mililitros de aceite de oliva, 1 ramita de perejil, comino en polvo, pimienta negra, sal, se mezclan en un recipiente y se bate con la batidora hasta conseguir una textura cremosa y homogenea

Al servir se puede adornar con un poco de pimentón dulce (o picante), semillas de sésamo y un chorito de aceite de oliva.

El hummus es ideal para comer con colines, nachos, pan tostado o crudites. Además se pueden hacer bocadillos con humus, tomate natural picado… o con lo que se te ocurra. En Recetas de rechupete le dan un toque con aceituna negra, delicioso.

ENSALADA DE LENTEJAS CON VINAGRETA

Es una ensalada rápida, que te puede sacar de más de un apuro. Cocemos las lentejas o las compramos en un tarro ya cocidas. Una vez cocidas, escurridas y frías, preparamos en el mortero la vinagreta, con 3 cucharadas soperas de aceite de oliva virgen, 1 cucharada sopera de vinagre de vino (también puede ser de vinagre de manzana, de Módena, de Jerez, etc.) Una pizca de sal marina y otra de pimienta negra recién molida.

Cuando esté lista, condimentamos con el aliño las lentejas y dejamos marinar media hora y podemos servir.

Gastronomía y Cia nos da una receta de ensalada de lentejas con tomate, que estoy deseando preparar

HELADO DE FABADA

Hay una receta de Helado de fabada, que ha hecho famosa una heladería de Gijón. Mezclan la fabada hecha de la manera tradicional, con leche y azúcar. Para los gustos los colores, pero yo tengo que reconocer que las fabes sólo con almejas, en el pote o en fabada…

Siempre me parece que la cocina es mucha cebolla y un poco de imaginación. Lo que significa que cada Ciudadano 0,0  prepara estos platos, tanto los tradicionales como las recetas más novedosas de maneras diferentes.

¿Alguien quiere compartir sus recetas de legumbres?

Imágenes | Directo al paladar
En Vive 0,0 | Cómo hacer la receta de fabada asturiana auténtica