Tag Archives: Fruta

¡A por los pomelos! Esto es lo que te aportan y así te los puedes comer

Los pomelos son una rica fruta que muchas veces parece que dejamos de lado. No goza de la fama de las naranjas, las mandarinas o los limones, pero eso no quiere decir que no pueda ofrecer tantos o más beneficios que sus hermanas cítricas. Por esta razón, queremos hacer aquí una defensa del pomelo y tratar de explicar cuáles son las ventajas de su consumo y cómo los puedes introducir en tu dieta. ¡Seguro que te sorprendes!

pomelo_6

¡Al rico pomelo!

El pomelo también recibe el nombre de toronja y, en realidad, es un híbrido de otros dos cítricos: la pampelmusa y la naranja dulce. Para buscar sus orígenes hay que remontarse un tiempo atrás, hasta el siglo XVII, y trasladarse al caribe, donde comenzaron a producirse por primera vez. A partir de ahí, su éxito y progresión han sido totales. El pomelo se cultiva en muchos países, como Estados Unidos, Méjico, China o Sudáfrica, y su producción en algunos de éstos es realmente relevante para el sector de la agricultura.

Esto se debe a que es una fruta con un montón de propiedades y que se puede consumir de muchas maneras distintas. ¿Te estás preguntando cómo puedes comer esos pomelos tan ricos que ves en la frutería y cuáles son esas cosas tan buenas que tienen? Vamos a tratar de responder a ambas cuestiones; sigue, sigue…

¿Cuáles son las propiedades del pomelo?

pomelo

Del pomelo se dicen muchas cosas buenas. Algunas son más demostrables que otras, las habrá que te atraigan o te interesen más y también habrá otras que te resultarán curiosas o desconocidas.

Para empezar, el pomelo tiene un alto contenido en vitamina C, en ácido fólico, en magnesio, en potasio y en calcio. Estos nutrientes son importantes y el consumo de esta fruta aporta cantidades muy interesantes tanto para las personas sanas como para las que quieran cuidar un poco más de su salud.

El pomelo también tiene naringenina, que ayuda al hígado a asimilar las grasas, reduce el colesterol malo y resulta anticoagulante, por lo que facilita la circulación de la sangre, con el consiguiente beneficio para los vasos sanguíneos y el corazón.

Esto de la naringenina suena a naranja, cierto, y es una sustancia que también está presente en esa fruta así como en las mandarinas y los limones. Pero es el pomelo el que la tiene en mayor volumen, sobre todo cuando su pulpa es roja. Por lo tanto, si queréis buenas cantidades de naringenina, un buen pomelo es la mejor opción.

También se habla mucho de las propiedades adelgazantes del pomelo. Últimamente, es normal verlo en dietas o métodos adelgazantes, y esto puede tener algún sentido. Pero conviene matizar ante algo que está muy extendido: el pomelo no quema grasas. Lo que pasa con el pomelo son otras cosas que sí son interesantes y resultan útiles si se quiere bajar peso.

pomelo_2

Lo primero es que tiene mucha agua. Estamos hablando de, aproximadamente, un 90% de agua en los pomelos, lo que ofrece una gran sensación de saciedad cuando se come, y previene de esos ataques de hambre entre horas. También tiene menos calorías que otras frutas similares, con lo que resulta una buena opción si se buscan sus vitaminas y aportes y se quieren medir todas y cada una de las calorías diarias.

Además, los pomelos también son diuréticos, por lo que ayudan a eliminar líquidos, y también ponen en marcha el metabolismo, lo cual también puede ser útil cuando se quiere perder peso. Eso sí, en este sentido hay que resaltar que los pomelos nunca han de ser la base principal de las dietas, y tampoco son una solución mágica para bajar de peso.

Sobre los otros beneficios de los pomelos, cada vez hay más indicios de que es un buen alimento para combatir la diabetes, gracias a sus propiedades hipoglucemiantes, e incluso se están realizando estudios e investigaciones sobre lo que sus nutrientes pueden ayudar en tratamientos contra el cáncer.

Como ves, no es por denominar a los pomelos como superalimentos, algo tan de moda últimamente, pero sí que se puede decir que son muy completos y sanos, por lo que no es de extrañar que cada vez más gente opte por incluirlos en su dieta. Pero es que, además, también están muy ricos. Así que, ya sabes cuál es la siguiente pregunta…

¿Cómo se pueden comer los pomelos?

 

Mucha gente los come cortándolos y separando los gajos, en crudo. Es una buena forma de hacerlo y también muy versátil, ya que se pueden comer solos o acompañados de muchas otras cosas.

Por ejemplo, se pueden echar en un yogur, ya que combinan a la perfección, o se pueden endulzar con un poco de miel. También es muy sabroso comerlos con frutos secos, como nueces o almendras, o como parte de una macedonia, ya que su sabor se complementa de manera estupenda con otras frutas.foto_portada_pomelo

Otro de los modos más comunes y ricos es tomar el pomelo como zumo. De hecho, un buen zumo de pomelo por las mañanas es algo que puede ayudar mucho, sobre todo si se toma con pulpa y es un zumo natural. Es decir, los zumos de pomelo envasados no son tan buenos, sobre todo porque contienen un montón de azucares y conservantes que le restan beneficios.

Y si quieres algo distinto, también puedes añadir pomelo a alguna ensalada o a algún plato, como guarnición. Incluso preparar alguna salsa de cítricos a partir de pomelo para acompañar carnes o pescados.

En definitiva, que el pomelo es algo rico y nutritivo y no tienes excusa para no incluirlo en tu dieta. Así que, si crees que es una fruta que merece un poco más de reconocimiento y de protagonismo, no dudes en compartir todo esto que te hemos contado aquí. Y si ya le estás dando la importancia que se merece en tu día a día, ¡cuéntanos cómo lo sueles comer, qué consejos nos das y todo lo que consideres útil acerca de los pomelos!

5 piezas al día o más… ¿Cuánta fruta y verdura tenemos que tomar?

En las culturas de habla inglesa existe la creencia de que hay que tomar cinco piezas de fruta o verdura al día. Los niños pequeños lo saben y la frase “5 pieces-a-day” se repite como un mantra… está tan extendida que en los envases de productos o los carteles de las tiendas, muchas frutas se venden con el slogan de que esa es una de las 5 piezas que necesitas al día. Al parecer, los nutricionistas han recomendado que nos acerquemos a 8 piezas diarias, pero otros dicen que incluso 5 son demasiadas.

Healthy food background. Ñollection with different fruits, berries and vegetables

Veremos cuál de las dos opiniones se aproxima más a la verdad y cuáles son las razones que da cada uno. Asimismo sugeriremos formas diferentes de introducir la fruta en nuestra dieta y maneras de consumirla y disfrutarla –valga el juego de palabras—. Al darte de alta en nuestra Newsletter, recibirás en tu correo consejos de este tipo y un montón de recetas con las que comer de forma saludable sin perder el sabor y la textura de los platos.

Cuánto es una pieza, ¿vale lo mismo una sandía que una uva?

fresh fruits on wooden table

Para empezar, tendríamos que aclarar una cuestión que parece impedir seguir adelante: cuando los británicos hablan de piezas, ¿a qué se refieren? Las piezas de fruta pueden ser tan diferentes en tamaño y en contenido de nutrientes que carece de sentido medirlas así.

Está claro que no están dando una medida exacta, pero se entienden que se refieren a una ración. Si se trata del postre, no tendremos dificultad en entender la cantidad lógica: un racimo de uvas equivaldría a una rodaja de sandía. Pero cuando hablamos de añadir a una ensalada unos daditos de aguacate o algunas pasas, ¿cuál es la cantidad necesaria? ¿Cuánto hay que echar para que cuente como una de esas cinco piezas?

Fruit smoothies

Al igual que otra frase muy similar “An apple a day keeps the doctor away”, no hay que tomársela de forma literal. No quiere decir que las manzanas sean la única fruta ni que todos los problemas se solucionen comiendo de forma saludable. Es simplemente un consejo para comer fruta a diario, sean manzanas o cualquier otra pieza.

Con el consejo de las “five pieces” tenemos que hacer lo mismo y no tomárnoslo literalmente: nos está recomendando que ingiramos una gran cantidad de fruta, pero no hay que obsesionarse con contar piezas, ni siquiera raciones.

5 piezas de fruta, ¿es poco o tal vez demasiado?

Citrus juice in pitcher and fresh citrus fruits

Como adelantábamos, los expertos se dividen cuando se trata de la afirmación de que es necesario incluir en la dieta 5 piezas de fruta. Hace unos años surgió una corriente que consideraba el consejo desfasado y que recomendaba aumentar la ingesta de fruta hasta ocho piezas diarias o más. Pero para algunos ya resultaba difícil introducir las cinco anteriores en sus costumbres, así que con ocho se veían superados.

Muchas personas que leen el consejo de comer mucha fruta quedan reticentes debido a la cantidad de azúcares que llevan estos productos. Pero no nos tiene que preocupar porque la fibra que contiene ralentiza la absorción de la fructosa. Por otra parte, la cantidad de azúcares es muy reducida comparada con los alimentos que no son saludables. Las calorías de la fruta son pocas, aunque depende de cada tipo.

No solo de fruta y verdura vive el hombre

frutas de temporada

Los que no están a favor de introducir tanta fruta en nuestra dieta se refieren al riesgo de sustituir en lugar de añadir. Al llegar a ocho o más porciones, podemos optar por reducir la ingesta de alimentos que son necesarios y beneficiosos. El estudio advierte que, si bien las frutas contienen hierro, calcio y otros minerales; la carne, el pescado, los huevos y los lácteos tienen más.

Por lo tanto, lo que tenemos que cuidar es no eliminar nada de lo positivo de nuestra dieta para hacer sitio a las frutas, sino solo prescindir de lo superfluo y perjudicial. No podemos dejar de tomar grasas por completo, pues ayudan a que se absorban algunas de las vitaminas de las frutas, así que el aceite de oliva, por ejemplo, habrá que mantenerlo en la dieta.

Overhead shot of a selection of fruits in a heart shaped bowl, on a light blue wood planked surface.

Este mismo experto arguye que en lugar de tomar fruta como antioxidante, es preferible tomar menos productos que resulten oxidantes, como azúcar, alimentos procesados… y por supuesto eliminar el consumo de cigarrillos o químicos.

Comida sana: cómo introducir la fruta en nuestra dieta

La complicación de incluir en nuestro día a día cinco raciones de fruta se ha acabado, debido a que no tenemos por qué pensar en ellas solo como una opción para el postre, sino que tienen muchos usos diferentes.

Bowl of yoghurt with strawberries, bluberries, cashew nuts, hazel nuts, pumpkin seeds, and pine nuts

Recordemos que se recomienda comer cuatro o cinco veces al día, por lo que las pequeñas tomas entre grandes comidas pueden hacerse a base de fruta y de esa forma evitar la tentación del picoteo. A media mañana o a media tarde se puede tomar la pieza entera o en forma de zumo o smoothie, así como añadirla a los cereales del desayuno.

Otra forma de comer más fruta es introducirla en los platos principales, aunque sean salados. Las ensaladas quedan muy ricas con pasas, arándanos secos, aguacate o incluso cosas más dulces como el mango, la mandarina… Los platos de horno y guisos pueden incluir naranja, melocotones, ciruelas… Las recetas de entrantes y principales con fruta son numerosas.

ensalada con frutas

Para mí, lo realmente importante es que me encanta comer fruta y verdura y más ahora con el buen tiempo. Me gusta combinarla junto a otros alimentos, como los cereales, los lácteos, las ensaladas. Y también tomarla sola, ya sea la pieza entera o en forma de zumo o batido. Con ello quiero decir que las personas que aún no estén acostumbradas a tomar una cantidad considerable de fruta en su dieta no se tienen que agobiar, pues una vez la vayan incluyendo poco a poco, le cogerán tanto el gusto que ya no querrán prescindir de ella. Ese sabor dulce y esa sensación de frescor suponen un placer saludable al que cuesta renunciar.

Imágenes | iStockPhoto

En Ciudadano 0,0 | Recetas de zumos tropicales como el aguacate

Mitos y leyendas sobre los cítricos, ¿de verdad las naranjas curan los catarros?

El tiempo otoñal en general es muy agradable, ya que las temperaturas bajan un poco y desaparece el agobio de los calores, pero todavía no hace tanto frío como para que sea incómodo salir de casa. Las calles se tiñen de colores ocres y rojizos, tanto en las aceras y calzadas como en las copas de los árboles, y las lluvias breves dejan la atmósfera más limpia y respirable, las aceras brillantes y los cielos con colores entreverados… hasta se puede atisbar algún arcoíris. Este tiempo de nuevos comienzos en el que todo parece posible conlleva asimismo alguna desventaja, aunque sea menor. El clima no del todo asentado puede resultar engañoso e impulsarnos a salir menos abrigados de lo necesario. Comienzan los primeros catarros. Cuando llega esta época se incide mucho en recomendar naranjas, por su aporte de vitamina C, porque se dice que pueden ayudan a prevenir y curar los resfriados.

Vamos ver qué hay de realidad en esta afirmación y en todas las que ensalzan el aporte de vitaminas y minerales del consumo de cítricos. Si te interesa estar al tanto sobre temas de salud y de nutrición, pero desde un punto de vista realista y alejado de los tópicos habituales, suscríbete a nuestra Newsletter para recibir regularmente lo más suculento de nuestros artículos.

Naranjo

Los cítricos: jugosos beneficios para nuestra salud

Las naranjas, mandarinas, los pomelos, las limas y los limones son los principales cítricos que encontramos en los mercados. Dentro de cada uno de ellos hay múltiples variedades y además existen varios híbridos. El ácido cítrico les aporta el sabor ácido característico, aunque en algunas está más matizado que en otras debido a su concentración de azúcares. El que estos frutos aporten ventajas para nuestra salud no puede ser solamente un mito o una leyenda, ya que además de los consejos que se suelen escuchar, sabemos a ciencia cierta que la industria farmacéutica los emplea. Por ejemplo, el ácido cítrico en medicina se utiliza como digestivo, entre otras cosas .

La principal ventaja de los cítricos es la vitamina C, que fortalece nuestras defensas, es decir, nuestro sistema inmunológico. Se comenta que podría prevenir enfermedades como las cataratas, la sordera o la hipertensión. Como decíamos en el párrafo anterior, dada su acidez, también ayudan a la digestión y protegen el estómago.

Naranjitas y limones

Además de esta vitamina, aportan folatos, potasio, magnesio, calcio y pectina. El ácido fólico ayuda a reducir los niveles de homocisteína, una sustancia que constituye un factor de riesgo cardiovascular y por ese motivo se receta a las mujeres embarazadas o que están pensando quedarse. El potasio favorece nuestra actividad muscular. Los beneficios que se señalan sobre los cítricos son múltiples y además, cada una de las frutas que se engloban en esta clase presenta ventajas diferentes que tocan varias aflicciones.

Los beneficios de los cítricos, ¿qué hay de mito en todo esto?

Muchas veces lo que se nos recomienda sobre los alimentos beneficiosos no es falso, lo que ocurre a menudo es que entendemos o seguimos los consejos a medias. Por ejemplo, si padeces de anemia ferropénica, es posible que alguien te recomiende tomar mucho zumo de naranja. Es cierto que esto puede ayudar, pero de ahí no tenemos que extraer que el jugo de la naranja te vaya a aportar mucho hierro, pues su concentración es mínima. Lo que ocurre es que favorece la absorción de un hierro que preferiblemente adquiriremos de otros alimentos o de medicamentos complementarios.

pomelo hi?brido

En lo que se refiere a los catarros, es probable que tenga bastante más efecto como prevención que como cura, ya que su principal aporte se dirige a nuestras defensas. Si escuchamos el consejo a medias, pensaremos que puede llegar a ser curativo. También respondería a una interpretación incompleta el pensar que las zanahorias o los frutos con betacarotenos, entre los cuales se incluye la naranja, broncean la piel. Lo que sí hacen es proteger las células de las radiaciones solares.

Continuando con los posibles mitos de los beneficios de los cítricos, otra de las costumbres extendidas es la de tomar complejos vitamínicos para mejorar nuestro organismo y ayudarnos a prevenir o curar catarros, fortalecernos y evitar el cansancio, etc… El aporte de vitaminas de una dieta equilibrada ya es suficiente y la ingesta de suplementos vitamínicos no beneficia al organismo, no tiene ningún efecto sobre él. Solo es necesario cuando existe una carencia clara determinada por un análisis médico. Por ello, la toma de mayor cantidades de fruta de las habituales tampoco tendrá efecto alguno. Eso sí, no hay que descuidar la ingesta mínima recomendable.

No solo podemos encontrarnos mitos y leyendas en torno a los beneficios de los cítricos, sino también algunas ausencias en lo que se refiere a señalar sus desventajas. Una de ellas sería la dificultad de su digestión para personas que padecen gastritis, reflujo o problemas del colón. Tampoco podemos dejarnos llevar por la idea de que la fruta no aporta ninguna caloría a nuestra dieta. Pueden ser más bajas en calorías que otros alimentos, pero sí las aportan, procedentes de los carbohidratos (azúcares).

limas

Otras frutas y verduras con los mismos beneficios o más

La mitología en torno a los cítricos es tal que algunas veces parecería que son las únicas frutas que aportan nutrientes y sustancias que pueden ayudar a nuestro organismo, cuando en realidad todos los alimentos aportan algo que puede venirnos bien.

De hecho, la mayor falacia que podríamos encontrar en la asociación de la Vitamina C con los cítricos es que ni son las únicas frutas que la llevan ni son las que la llevan en mayores cantidades. Los cítricos ni siquiera están los primeros en un listado de decenas de frutas y verduras que contienen vitamina C. En lo que se refiere a su concentración, las ciruelas, las acerolas, el escaramujo, el pimiento, la col de Bruselas, el brécol, la fresa…. y muchas otras llevan más vitamina C que los limones y naranjas. De la lista, es precisamente un cítrico, la lima, la última fruta en aportación de Vitamina C por miligramo.

frutas sanas

Entre las frutas que aportan algunas de las ventajas que buscamos de los cítricos, se halla, por ejemplo, el kiwi, fruto que contiene vitaminas C, E, B6, potasio y muchísimas otras. Las fresas tienen vitaminas C, E, K y cantidad de minerales, entre ellos hierro, y también se le asocian muchísimas propiedades beneficiosas para la salud. Estas y otras bayas consideradas como frutos rojos o frutos del bosque, pueden resultar una elección ideal para nuestro huerto urbano. Las espinacas sí son famosas por su elevado aporte de hierro, sin embargo, es más difícil que el organismo lo absorba de esta planta que de alimentos de procedencia animal.

Es preferible tomar la pieza de fruta entera, no solo el zumo

Otro forma errónea de poner en práctica los consejos sobre los cítricos es tomar un jugo para obtener los beneficios de la pulpa y la cáscara de una fruta. Entendemos que muchas veces apetece más el zumo que la pieza o tenemos ganas de uno de estos deliciosos smoothies. No queremos decir que haya que dejar de tomarlos, pero está bien saber que además hacen falta las piezas.

También es comprensible no pedir la fruta cuando estamos en un establecimiento, junto con nuestras amistades que están tomando refrescos o cañas… pero en ese caso va a ser preferible que nos tomemos una San Miguel 0’0% y que luego al llegar a casa ingiramos la fruta entera, quitando solo la cáscara y ni siquiera llevándonos toda la parte blanca.

zumo de naranja

La fibra, por ejemplo, se encuentra en la pulpa así que si lo que buscamos son poderes depurativos –el pomelo ayuda a eliminar grasas—, no tendríamos que eliminarla al procesar la fruta como zumo. La pectina, supuestamente anticancerígena, también se encuentra en la pulpa y la cáscara, así que tomando zumos nunca la obtendremos. Otra de las formas de conservar la pulpa sería convertir la fruta en mermelada casera.

Frutas saludables

Por supuesto, con todas estas indicaciones ni mucho menos estamos señalando que haya que ingerir menos fruta o desdeñar la idea de que es bueno incluirla en nuestra dieta, sobre todo si tratamos de que sea equilibrada. Es importantísimo tomar fruta y verdura y es beneficioso en gran medida para nuestro organismo. Tanto que recomendamos no limitar la ingesta de cítricos y otras frutas —que podemos mantener frescas durante más tiempo gracias a estos consejos— a los postres y los tentempiés, sino incluirla también en recetas de cocina de alimentos salados y platos principales, así como en ensaladas y salsas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Lo único que hemos pretendido es acabar con una serie de mitos y falacias que exageran las ventajas o se basan en dichos ancestrales que nada tienen de científico y que nunca han sido demostrados, hasta llegar a convertirlas en alimentos milagrosos. Pero incluso despojándolos de toda esta mitificación, los cítricos siguen siendo alimentos muy beneficiosos y recomendables.

Fotografías | Wikimedia, Wikipedia, Arya Ziai, Wikipedia.

En Ciudadano 0,0 | Zumos tropicales y naturales

Las nueve recetas de mermelada que nunca pensé encontrar

El final del verano y la llegada del otoño son buenos momentos para preparar mermeladas caseras. En esta época hay muchas frutas jugosas a buen precio y las cosechas son abundantes y una de las formas de darles salida es hacer mermeladas. Hoy vamos a enseñaros 9 recetas de mermelada de sabores sorprendentes que nunca pensaba encontrar y que se han convertido en habituales en mi cocina.

Con texturas diferentes, con sabores o ingredientes poco frecuentes y utilizando no solo frutas sino también hortalizas, vamos a proponeros darle una vuelta de tuerca a las confituras y mermeladas tradicionales que podréis utilizar tanto en desayunos y postres como en otros platos de cocina. Si quieres estar informado de temas como éste, puedes suscribirte a nuestra newsletter utilizando este formulario y así recibirás nuestras publicaciones cómodamente en tu correo electrónico.
Continue reading Las nueve recetas de mermelada que nunca pensé encontrar

Cuatro recetas de zumos tropicales para aprovechar la fruta que se está quedando atrasada

La primavera está en pleno apogeo, y por fin sentimos el calor. En estos días, los zumos naturales son uno de los alimentos que más nos apetecen. Además de que son muy fáciles de preparar, los zumos son muy nutritivos y suponen una estupenda de aprovechar las piezas de fruta que se quedan en el frutero y están a punto de pasarse. Por eso, hoy queremos proponeros cuatro zumos tropicales para aprovechar la fruta que se está quedando atrasada.

Además, la fruta es un alimento que en ocasiones nos da pereza comer y a través de los zumos conseguimos una forma muy fácil de ayudarnos a cumplir con el consumo recomendado de cinco piezas de fruta o verdura al día. Si te interesan estas noticias, o quieres ver trucos y consejos como éstos no dejes de apuntarte a nuestra newsletter mediante este formulario para recibir puntualmente nuestras publicaciones como las once recetas para cocinar con sandía.

Continue reading Cuatro recetas de zumos tropicales para aprovechar la fruta que se está quedando atrasada

Receta de aprovechamiento: manzanas asadas con cerveza y frutos secos

manzanas asadas con cerveza y frutos secos

Hoy toca de nuevo receta de aprovechamiento, pero en este caso para utilizar un ingrediente poco habitual, la cerveza. Pues ¿a quién no le ha quedado algo de cerveza una vez que se abría una botella grande? Bien, para esos casos en donde esta bebida ha perdido un poco de gas y ya no nos apetece tomarla, pero tampoco tirarla, tenéis esta deliciosa receta de manzanas asadas con cerveza y frutos secos.

En ella cambiamos la clásica manera de hacerlas, que por lo general es preparada con otras bebidas, para incorporar la cerveza que con su sabor suave resaltará la mezcla de manzana y frutos secos, dando salida también a esta fruta de temporada que ahora está en su mejor momento. Continue reading Receta de aprovechamiento: manzanas asadas con cerveza y frutos secos

El placer de una mañana en el mercado

Una de las mejores formas de conocer una ciudad es visitar alguno de sus mercados. Como turista, como vecino de barrio, como habitante que se acaba de mudar… me encanta explorar, tanto las diferencias como las coincidencias, y disfrutar del ambiente que transmiten en el que, muchas veces, parece que se ha detenido el tiempo.

Hay mercados solemnes en arquitectura y contenido, repletos de exotismo, delicatessen y artículos gourmet, otros humildes en los que apenas quedan cuatro o cinco puestos pero en los que siempre se encuentran alimentos frescos y de temporada a buen precio. Mercados con cafetería, con bar de tapas, reformados, antiguos, céntricos, escondidos, ordenados por mercancía o clasificados en el caos.

Todos me gustan, desde que era una niña y mientras mi madre hacía la compra me perdía por los pasillos del mercado de mi barrio a descubrir olores, colores, ruidos o incluso sabores cuando algún tendero me daba a probar alguna galleta, un trozo de queso o un aceituna aliñada.

Mercado verduras

 

Productos con calidad y origen

 Mercado fruta

Cuando te detienes a observar te das cuenta que no hay dos mercados iguales, aunque todos consiguen transmitirme, incluso en el extranjero, la agradable sensación de estar como en casa. Por eso, y por la calidad de sus productos, al menos una mañana a la semana la reservo para visitar con tranquilidad el mercado central de mi ciudad y hacer la compra más saludable y fresca.

Me gusta sobre todo aprovechar para comprar hortalizas, frutas y verduras de la zona o alrededores. Algunas paradas anuncian en los carteles la procedencia, otras veces hay que preguntar al vendedor, pero en ambos casos es una buena forma de asegurarse sabor y nutrientes en el plato y de conocer un poco más la agricultura de la región.

Un ambiente que no sabe de prisas

 Mercado de la Boquería

Con mi carro y mi lista de cosas que no puedo olvidar recorro la instalación con calma, mirando los rótulos, escuchando las ofertas (que a veces se cantan a voces) y comparando qué vendedor tiene hoy los mejores tomates o si me interesa más el tres por dos de melones o de sandías.

Prefiero no tener que hacer excesiva cola, pero sí me gusta encontrar al menos tres o cuatro personas para poder hacer la pregunta de toda la vida ¿Quién es el último? y que mientras espero mi turno surjan pequeñas conversaciones, salpicadas de guasa la mayor parte de las veces, que al final consiguen que vuelva a casa siempre con algo que contar y una sonrisa.

Eso difícilmente me pasa cuando voy al super, entre estanterías, cámaras frigoríficas o productos envasados. Lo mejor del mercado es que es de los pocos comercios que conserva la alegría y el contacto con la gente. Debe ser por eso que yo, curiosa empedernida de todo lo que me rodea (incluidas las personas) me lo paso tan bien en la mañana que le dedico. Además mi bolsillo, mi nevera, mi paladar y mi estómago ¡Cómo lo agradecen!