Tag Archives: fitness

Yoga para principiantes: qué diferencias hay entre el Hatha Yoga, Kundalini, Bikram… ¿y cuál me conviene?

¿Te has decidido a comenzar con la práctica del Yoga este curso y todavía no sabes por qué tipo de Yoga decidirte? Estás de suerte, porque hoy analizamos las diferentes versiones de esta actividad, con sus pros y sus contras, para que puedas elegir la que mejor se adapta a tus necesidades. Hace unas semanas te dimos algunos consejos para iniciarte en la práctica del Yoga, ¿por qué versión te vas a decantar?

Si estás interesado en el Yoga, en la vida sana y en compartir esos buenos momentos de deporte y diversión con tus amigos, no puedes perderte nuestros posts. La manera más sencilla de mantenerte informado es suscribiéndote a nuestra newsletter: es totalmente gratuita y nuestros artículos llegarán directamente a tu bandeja de entrada para que no se te pase ninguno.

Una de las ventajas del Yoga frente a otras disciplinas es que es tremendamente maleable: a pesar de que siempre se basa en unos principios bien establecidos, como el trabajo conjunto de mente, cuerpo y espíritu, puede adaptarse a todas las necesidades para que cada uno de nosotros escojamos el tipo de Yoga que mejor se adapta a lo que estamos buscando. Si pruebas una de las variantes y no acaba de convencerte, tienes un montón más para seguir probando. Y lo mismo ocurre con los profesores: es importante que busquemos hasta encontrar a aquel con el que conectamos y con el que podamos compartir nuestra pasión por el Yoga.

No importa que busques una vertiente más espiritual, más física, que quieras practicarlo en soledad o con tu pareja: seguro que hay un tipo de Yoga para ti.

Hatha Yoga, el Yoga ideal si eres principiante

El Hatha Yoga es uno de las variantes del yoga más difundidas en todo el mundo: se basa en diferentes posturas o ásanas que trabajan los músculos para otorgarles más firmeza y elasticidad y que preparan al cuerpo para la meditación. Su práctica, apta para cualquier persona, se dirige a la reducción del estrés y combina ejercicios físicos (las ásanas o posturas) con otros de respiración (pranayamas) y de meditación.

Si eres principiante, el Hatha Yoga te irá introduciendo poco en las distintas posturas que vas a llevar a cabo en otras disciplinas. Destacan las que favorecen el control de la respiración y el aumento de la movilidad articular y de la flexibilidad, como la pose del árbol, del loto o del niño. Se trabajan las posturas en todos los planos del movimiento a través de ejercicios de flexión, extensión, torsión e inclinación de la columna y se combinan con momentos de relajación y meditación.

Kundalini Yoga o “Yoga de la conciencia”

Yoga

El Kundalini Yoga es un tipo de Yoga que va más allá de los aspectos físicos: si quieres beneficiarte de la liberación de energía a través de posturas un poco más desafiantes y, sobre todo, del control de la respiración y la meditación, este es el tipo de Yoga que mejor te irá. Sus principales beneficios son espirituales y energéticos: el trabajo físico se convierte en un medio para llegar al fin, que es mucho más trascendental.

En las sesiones de Kundalini Yoga se utilizan mantras o cantos espirituales que ayudan a hacer fluir nuestra energía desde su base (la columna vertebral) hacia el resto del cuerpo (las extremidades). La respiración cobra aún más importancia en el Kundalini que en otras versiones del Yoga, siendo básico aprender a inhalar y exhalar en un orden concreto (con la inhalación se llena primero de aire la parte baja del abdomen para después pasar a la zona media y por último a los pulmones) para alcanzar sus beneficios. Se pueden usar distintos tipos de respiración, más o menos enérgicas.

Vinyasa Yoga, el Yoga más dinámico

Yoga
El Vinyasa Yoga o Vinyasa-flow Yoga nos ayuda a coordinar la respiración con el movimiento, asistiéndose el uno al otro. El Vinyasa Yoga da mucha más importancia al movimiento, mientras que otras variantes del Yoga pueden ser algo más estáticas: cada fase del movimiento va acompañado de forma coordinada de una inhalación, retención o exhalación del aire, dando lugar a una oxigención constante que nos proporciona numerosos beneficios.

Gracias a la combinación de respiración más movimiento, el Vinyasa Yoga se convierte en una de las variantes más enérgicas: nos ayuda a tomar consciencia de nuestra postura corporal, de la corrección de la misma y de cómo nos movemos en el espacio. Si lo que buscas es un tipo de Yoga basado en el movimiento y que te ponga en forma, Vinyasa-flow es una buena elección.

Bikram Yoga, ¡que suba la temperatura!

Yoga

El Bikram Yoga es una de las tendencias más en boga en los últimos años. Con él se combinan los beneficios tradicionales del Yoga con el calor, ya que se practica en aulas específicas en las que se alcanzan temperaturas de hasta 42 grados centígrados y un alto grado de humedad. No debe confundirse con el Hot Yoga, que consiste en las mismas secuencias del Vinyasa-flow Yoga realizadas en una habitación caliente.

El Bikram Yoga cuenta con sus propias posturas y secuencias creadas por Bikram Choudhury: las ásanas son similares a las tradicionales, pero se realizan en un orden concreto y con una serie de repeticiones que hacen especial al Bikram. La alta temperatura a la que se realizan las secuencias provoca el calentamiento de los músculos, lo cual facilita unos estiramientos más profundos. De esta manera, se pueden realizar determinadas posturas que serían mucho más difíciles de no practicarse en estas condiciones.

Yoga en pareja y AcroYoga: el Yoga es cosa de dos

Yoga

Puede que el Yoga te parezca una actividad solitaria en la que la conexión con uno mismo debe estar precedida por un ejercicio de introspección en el que es mejor encontrarnos solos o aislados. Pero para los que disfrutamos del deporte con más gente, y más concretamente del deporte en pareja, existen alternativas como el AcroYoga. Sus fundadores, Jason Nemer y Jenny Sauer-Klein, combinaron su formación en Yoga y acrobacias y crearon esta nueva vertiente de Yoga que saca lo mejor de ambas disciplinas.

Además de sportar los beneficios tradicionales del Yoga como el control corporal y la mejora de la flexibilidad, el AcroYoga nos ayuda a construir fuertes relaciones interpersonales y a valorar el trabajo en equipo. Si lo practicas con tu pareja, el AcroYoga puede ayudaros a establecer lazos fuertes y a aumentar el nivel de compromiso y de confianza entre vosotros dos, además de compartir tiempo y aficiones juntos.

SUP Yoga sobre una tabla de surf

Yoga

Si unimos dos de las actividades más de moda en estos tiempos, el surf y el Yoga, tenemos ante nosotros el SUP Yoga: una variante que se practica sobre una tabla de surf. Al combinar el Yoga con el agua, aumentamos el nivel de inestabilidad en el que se realizan las distintas posturas y ásanas, de modo que nuestra zona central, los músculos estabilizadores, se ven forzados a trabajar mucho más que si practicamos Yoga en tierra firme.

Para practicar SUP Yoga necesitaremos una tabla de surf un poco más grande que las tradicionales y con una capacidad de flotación un poco mayor para facilitar el ejercicio. Puedes practicarlo en la playa o en la piscina: trabajarás todo tu cuerpo al mismo tiempo que te bronceas (¡no olvides el protector solar!) y haces ejercicio al aire libre. La energía del sol y la tranquilidad del mar complementan a la perfección la práctica del Yoga.

Imágenes | iStock
En Vive 0,0 | Zentangle o cómo el arte del dibujo terapéutico puede ser el nuevo Yoga para la mente
En Vive 0,0 | Kundalini Yoga

Yoga para principiantes: todo lo que necesitas saber para entrar en el mundo del yoga

El Yoga lleva ya un par de temporadas pegando fuerte como tendencia de ejercicio físico y modo de vida, y esperamos que se quede con nosotros durante mucho tiempo más. Si te has planteado probar esta disciplina en la que cuerpo y mente se unen, te damos las claves para que puedas dar tus primeros pasos en el mundo del Yoga.

Si te interesa el Yoga, cuidar de tu cuerpo, disfrutar en la ciudad y las mejores recetas, no puedes perderte nuestros artículos. Puedes suscribirte a nuestra newsletter de forma gratuita para recibirlos todos directamente en tu bandeja de entrada. ¡Forma ya parte de la comunidad Vive 0,0!

¿De dónde ha salido el Yoga?


“Yoga” significa literalmente “unión” en sánscrito, y es una disciplina que tuvo su origen en la India hace más de 5.000 años como respuesta a una búsqueda espiritual, mental y también física. En el Yoga clásico, estas tres vertientes van unidas, y no se entiende la una sin las otras. Esta práctica tradicional, originada en el valle del Indo, se dice que fue revelada por la divinidad a los ascetas.

Dentro del Yoga existen varios tipos si atendemos a cómo se practica y a qué implica: es lo que se conoce como “los caminos del Yoga”. Escoger cuál de estos caminos queremos seguir a la hora de practicarlo es una decisión personal que debemos tomar tras haberlos experimentado. Los tipos de Yoga que más se practican en la actualidad son el Hatha Yoga o “yoga de las posturas” (al cual pertenece la secuencia del Saludo al Sol, de la que ya os hemos hablado anteriormente), y el Ashtanga Yoga o “Yoga de los ocho miembros”, que se basa en los textos clásicos del escritor indio Pantayali.

Además del Hatha y Ashtanga Yoga, el Yoga ha ido evolucionando hacia diversas vertientes más actuales. Un buen ejemplo es el Rebel Yoga de Tara Stiles, una antigua modelo reconvertida en yogui y que apuesta por la vertiente más física de esta disciplina, convirtiéndola en un modo de entrenamiento que deja de lado el aspecto más espiritual de la disciplina. Otra de las vertientes más modernas del Yoga es el Bikram Yoga, que se practica a altas temperaturas y con un elevado grado de humedad para facilitar el estiramiento de los músculos y la mejora de la flexibilidad.

Algunos consejos para iniciarnos en el Yoga

Lo más importante a la hora de comenzar a practicar Yoga es encontrar el tipo de Yoga que más nos conviene. Para ello deberemos probar las distintas vertientes del Yoga hasta dar con la que mejor se adapta a nosotros. Igual de importante que encontrar el tipo de Yoga que más nos gusta es encontrar a nuestro instructor perfecto: podemos probar con diferentes personas hasta encontrar a alguien con quien verdaderamente conectemos y que nos pueda llevar de la mano por los caminos del Yoga.

Algunas preguntas frecuentes que nos pueden surgir a la hora de aproximarnos por primera vez al Yoga:

  • ¿Es necesario ser muy flexible para practicar Yoga?: no es necesario ser flexible “de primeras”. Sí que hay determinadas posturas que requieren flexibilidad, pero es una cualidad física que podemos ir mejorando con el tiempo. Como con cualquier otra práctica, lo más importante es la constancia para que podamos ir mejorando.
  • No soy una persona muy espiritual, ¿es necesario meditar en Yoga?: no es necesario tomar el Yoga como algo tan espiritual si no es nuestro deseo. Más allá de conseguir una conexión con un ente externo, es más importante que nos centremos en conseguir conectar con nosotros mismos.
  • ¿Cómo puede ayudarme el Yoga en mi día a día? El Yoga es una práctica perfecta para tomar conciencia de nuestro propio cuerpo, de cómo nos movemos en el espacio y de cómo nos relacionamos con el mismo. La mejora de la postura corporal y de nuestra respiración, que realizaremos de una manera mucho más consciente, son beneficios que podemos obtener de la práctica del Yoga.

Vídeos de Yoga para principiantes

Si quieres comenzar ya en el mundo del Yoga, te dejamos, al margen del anterior, otros dos vídeos de Yoga para principiantes que puedes hacer en tu propia casa. Solo necesitas una colchoneta para comenzar con la práctica del Yoga ahora mismo, ¿te animas?


Imágenes | iStock

Vídeos | Yoga with Adriene, Psyche TruthElena Malova

En Vive 0,0 | Zentangle o cómo el arte del dibujo terapéutico puede ser el nuevo Yoga para la mente
En Vive 0,0 | Kundalini Yoga

Videojuegos para mantenerse en forma, ¿realmente funcionan?

Puede que haya pasado un poco el “boom” de los videojuegos para ponerse en forma y ahora sea el de las aplicaciones móviles, pero no hay marca que se precie que no saque de vez en cuando algún videojuego que nos invite a hacer deporte. Sean más o menos conseguidos, hay que reconocer que estos videojuegos pueden ser útiles para ayudarnos a ponernos en forma, o al menos, es mejor que no hacer nada.

Videojuegos fitness contra ejercicio físico

La intención de este tipo de videojuegos es que podamos hacer ejercicio sin salir de casa, ponernos en forma a modo de juego. Es difícil de conseguir teniendo en cuenta las posibilidades reducidas de movimiento que tenemos en casa, pero algo se puede hacer, sobre todo con respecto a ejercicios más estáticos para tonificar, muscular o clases colectivas.

Sin embargo, los videojuegos pueden servir de puente para aquellos a los que no les llama mucho la atención practicar deporte pero saben que moverse y ponerse en forma les va a ser beneficioso. Un videojuego va a tener un aspecto de motivación que puede enganchar a empezar a hacer deporte y, aunque al principio pueda ser en casa y delante de la tele, tarde o temprano se puede dar el paso a compaginarlo con deporte fuera de casa.

La clave para ponerse en forma con los videojuegos, al igual que sin ellos, es ser constante. Los juegos ya vienen bastente bien atados con programas adaptados a niveles y si somos constantes y los seguimos con frecuencia, se pueden conseguir resultados. Eso sí, no esperemos milagros. Yo he probado varios videojuegos fitness y se acaba sudando y con la sensación de haber trabajado, pero no tanto como una clase en el gimnasio o cuando salimos a correr o con la bici.

Ventajas e inconvenientes de los videojuegos fitness

xboxfitness

Para mí, la mayor ventaja de los videojuegos fitness es tener ese componente lúdico que nos puede llamar la atención para empezar a hacer deporte. También es una solución para los que no tienen tiempo de ir al gimnasio o salir fuera a entrenar. Puedes hacerlo en casa cuando quieras y sin necesidad de desplazarte a ningún sitio.

Como desventaja, apuntaría a que por muy simuladas que estén las clases y los ejercicios, nada como tener a un buen monitor o entrenador cerca para que nos planifique nuestro entrenamiento y nos diga cómo hacer los ejercicios. Un videojuego intenta personalizar la experiencia de entrenamiento, pero nunca va a ser tan preciso como el trato personalizado de un profesional.

Algunos ejemplos de videojuegos para mantenerse en forma

Dentro del mercado podemos encontrar varios videojuegos para ponernos en forma. Nosotros vamos a destacar cuatro:

  •  Wii fit: la Wii fue pionera en videojuegos fitness. Poco a poco ha ido puliendo los ejercicios y perfeccionándose. Al contar con los mandos y la plataforma ofrece muchas posibilidades.
  • Move fitness: los chicos de PlayStation no se iban a quedar atrás. Aprovechando los mandos Move también nos quieren poner en forma. Quizá un problema es que necesitemos de dos mandos, cosa que a veces no todo el mundo tiene.
  • Nike+kinect training: muy conseguido el producto que han hecho para la Xbox con la unión de Nike, con ejercicios muy reales y buen seguimiento de la planificación.
  • Xbox Fitness: una forma muy acertada de conjugar deporte, diversión y famosos. Dar clases colectivas con un famoso como monitor es un aliciente que seguro ayuda a moverse.

Conclusiones: ¿videojuegos o ejercicio real?

Si me preguntan a mí, no tendría duda alguna en recomendar ejercicio “real”, aunque apuntaría más bien a que los videojuegos pueden ser un complemento lúdico a un plan de entrenamiento. Dudo que alguien se haya puesto en forma solo con un videojuego, habría que ser muy constante y persistente y se podrían conseguir resultados, pero no tantos como en un gimnasio o con un plan de entrenamiento hecho por un profesional.

Aunque la experiencia de usuario en un videojuego puede ser muy satisfactoria y pasarlo genial mientras hacemos ejercicio, no se puede comparar a hacer una buena sesión de cardio en una clase colectiva o a salir a correr mientras disfrutamos de nuestra música. Videojuegos sí, pero no de forma exclusiva si lo que queremos es ponernos en forma.

Imágenes | Lian Chang, Pop culture geek