Tag Archives: ebook

El libro electrónico, mi aliado en la ciudad

La navidad pasada mi padre me regaló un libro electrónico. Como fan de la tecnología, tenía ganas de probar un aparato de este tipo, pero eso chocaba con mi faceta de lector que disfrutaba pasando páginas, tocando el libro físicamente… y tras unos meses de utilizarlo a diario, puedo decirlo bien claro: mi libro electrónico, que no me lo cambien.

¿Qué es un libro electrónico?

Un libro electrónico es un aparato en el que podemos cargar archivos de texto y leerlos cómodamente. Pesan y ocupan más o menos lo que un libro pequeño, de tapa blanda, así que son muy cómodos de llevar a cualquier parte: ideal para el transporte público, de hecho en invierno me cabe en el bolsillo de la chaqueta, así que no me da pereza llevármelo a todas partes: en el metro, en el autobús, la consulta del médico… incluso si he quedado con un amigo y se retrasa, puedo leer tranquilamente en un banco de la calle.

Lo que diferencia un libro electrónico de otros dispositivos es su pantalla. No es retroiluminada, así que no te cansa la vista como una televisión o un tablet: puedes estar leyendo horas en ella, la sensación es la misma que la de leer un papel. Y como es una tecnología que no consume batería al mostrar las cosas en pantalla, una carga puede durarte semanas. Yo lo uso cada día de camino al trabajo y lo recargo cada tres semanas o cada mes.

 

¿Para qué es útil el libro electrónico?

Al principio, yo creía que el libro electrónico no me iba a cambiar tanto mi ocio, pero me ha sorprendido. Puedes comprar y llevar siempre encima toda tu biblioteca personal, de modo que leerás más. ¿No estás de humor para esa novela cómica? Puedes leer un poco de poesía, o un artículo de opinión, sin tener que cargar con ellos al salir de casa. O te puedes ir de vacaciones sin preocuparte de qué libro metes en la maleta: te los llevas todos.

Y sí, he dicho artículos: algunos modelos de libro electrónico te permiten llevar en ellos no solo libros, sino también contenido de internet: artículos, noticias, documentos…. Puedes enviártelo tú mismo desde el ordenador, o bajarte algún programa como Calibre para que cada mañana te envíe las últimas noticias de tus webs favoritas. De esta manera, cada mañana tengo en mi libro electrónico un periódico personalizado con mis blogs y sitios de noticias preferidos, que puedo leer mientras desayuno, o en el autobús.

El libro electrónico también ha sido fundamental para vencer otra espinita pendiente que arrastraba desde hace tiempo: leer más libros en inglés. Generalmente no me atrevía a comprarme uno porque si no entendía varias frases seguidas, me frustraba y acababa dejándolo. Pero como el libro electrónico tiene diccionario incorporado, puedo saber qué significa esa palabra tan rara sin tener que dejar mi lectura, y he conseguido leer muchísimo más de lo que me imaginaba en inglés. Y por supuesto, cuanto más lees más entiendes, así que es una manera estupenda de refrescar el idioma y aprender frases comunes. La verdad, no pensaba que fuese a ser capaz de leerme una saga de novelas en su idioma original… y quizás no hubiera sido capaz de hacerlo en papel.

Los libros de papel siguen en mi vida

Por supuesto, el libro electrónico no es para todos los casos. Aún sigo comprando libros de papel: libros de fotografía, de publicidad antigua (mi debilidad), cómics… y confieso que sigo pasando por puestos de libros antiguos y me llevo alguno para admirar su diseño, su papel envejecido. También disfruto pasándome una tarde entera en una librería, hojeando libros y dando un pequeño susto a mi tarjeta de crédito al salir… pero es un vicio bueno.

El libro electrónico es tu mejor aliado en la ciudad. Un libro que puedes llevar a todas partes, que no pesa casi nada y en el que caben todos tus libros para leer durante horas. Desde luego, yo no lo cambio.

Imágenes | Matt Hammond | Andrew Mason