Tag Archives: deseos año nuevo

¿Por qué no cumplimos los propósitos de año nuevo? Diez trucos para conseguirlo

Acabamos de estrenar el 2014, y esta es una excusa como cualquier otra para evaluar qué queremos mejorar en nuestra vida. Sí, hablo de los consabidos propósitos de año nuevo, que por lo general asociamos con cosas muy genéricas que nunca llegaremos a cumplir. Pero esto no tiene por qué ser así. Existen algunas formas de conseguir que a final de año estemos satisfechos con lo logrado. Te damos 10 trucos para ello.

1. Evalúa en qué quieres mejorar: nada de prefabricados

Aprender inglés, apuntarte al gimnasio y adelgazar son los propósitos de año nuevo por defecto, pero a lo mejor no son los más indicados para ti. Para elegir unos propósitos adecuados para ti, párate a pensar en qué eres bueno y en qué quieres mejorar, tanto para ti como para tu trabajo o para los demás. Los propósitos deberían surgir solos.

2. Si has fallado, pregúntate por qué

¿No has conseguido cumplir tus propósitos del año pasado? Antes de fustigarte, párate a pensar por qué fue. Puede que no fuesen los más adecuados para ti, o que fueses demasiado exigente, o que te aburrieses de ellos pronto. Estás a tiempo de elegir unos que te motiven y te ayuden a mejorar como persona.

3. No te exijas imposibles

Muchas veces, proponernos algo imposible es la mejor manera de acabar el año desanimados y enfadados con nosotros mismos. Si llevas sin hacer gimnasia desde que ibas al colegio, no tiene sentido proponerte ir al gimnasio cinco días por semana: seguramente no lo vas a cumplir y si empiezas a hacerlo acabarás cansado. Quizás sea mejor, por ejemplo, proponerte apuntarte a un gimnasio e ir cada mes un poco más que el anterior.

4. Establece niveles de cumplimiento objetivos

Los propósitos generales de “comer más sano” o “aprender inglés” pueden sonar muy bien, pero ¿cómo sabrás si lo has logrado? No se trata de hacerte un examen detallado, pero si estableces metas te será más fácil saber dónde quieres llegar a lo largo del año. Por ejemplo, en estos casos podrías proponerte preparar las recetas sanas de un libro, o poder tener una conversación con un nativo sin problemas. Así a lo largo del año podrás saber cómo vas, en vez de llegar a diciembre frustrado.

ano2

5. Elige cosas que te apasionen

Digamos la verdad: un propósito de año nuevo está condenado al fracaso si no te gusta. Se trata de introducir cambios en nuestra vida que nos hagan sentir mejor, y no tiene sentido que nos forcemos a cosas que odiamos porque acabaremos abandonándolas en cuanto tengamos oportunidad. En todos los sectores hay diferentes maneras de lograrlo. ¿Que no te gustan los gimnasios? Proponte salir a correr o practicar con videojuegos. ¿Te aburre estudiar gramática? Apúntate a un grupo de conversación en inglés.

6. No solo tienen que ser obligaciones

Solemos relacionar los propósitos con obligaciones, pero como hemos visto en el punto anterior esto no tiene por qué ser así. De hecho, muchas veces dedicamos más tiempo a cosas que no nos gustan que a las que nos apasionan durante el año. ¿Por qué no te propones cosas que te encantan pero para las que nunca sacas tiempo? Leerme una colección de libros durante el año, encontrar un hueco cada semana para escribir en mi blog, visitar a un amigo una vez a la semana, ir al cine cada mes, sorprender a tu pareja… no subestimemos lo que nos pueden ayudar las cosas que nos apasionan para no perder el foco en nuestra vida. Y como es un propósito, tienes una excusa para sentirte obligado a hacerlo.

7. Dalo a conocer a tus amigos

Es bien conocido que cuando los demás saben que vamos a emprender algo nos cuesta más dejarlo, porque además de a nosotros mismos, tendríamos que dar explicaciones a los demás. De manera que si has decidido mejorar algo en tu vida, compártelo con tus amigos, cuéntalo en Facebook, en tu blog, a tu familia… así estarás más animado para seguir con ello, te preguntarán cómo vas, compartirás tus avances, y para cuando quieras darte cuenta, no lo querrás dejar.

8. Gamifícalo en grupo

La gamificación es una de esas palabras de moda que significa ni más ni menos que convertir las cosas en un juego. Hay grupos de amigos que comparten sus propósitos de año nuevo y se marcan objetivos para cumplirlo, así como metas: por ejemplo, por cada semana que haya hecho ejercicio gano 5 puntos, y la persona con más puntos puede obtener una recompensa (por ejemplo, quedar a tomar algo y que le inviten los demás). Obviamente, no vale hacer trampas: no jugamos contra los demás, sino contra nosotros.

9. No te lo tomes tan en serio

Si pese a todo, no has conseguido cumplir tus propósitos a final de año, no lo veas todo negro. Ten en cuenta que al fin y al cabo son solo predicciones y que al cabo de 12 meses pueden pasar muchas cosas. Puede que hayas logrado cosas que no te habías propuesto, así que sé optimista y aprovecha todo lo aprendido para mejorar al año siguiente tus propósitos.

10. Se trata de conseguir un cambio

No lo olvides: estamos hablando de propósitos para nosotros, pequeños cambios en nuestra vida que nos hagan sentir mejor con nosotros mismos, con los demás o en nuestro trabajo. Apasiónate por lo que te vas a proponer y trata de que no sea una obligación impuesta sino algo que te apetezca hacer, porque vas notando la mejora y que quieras mantener en tu vida. ¡Mucho ánimo y a por ello!

En Ciudadano 0,0 | Menú sano y diferente para la semana de vuelta de vacaciones
Fotos Creative Commons | Sally M | Asturdesign