Tag Archives: deportes de invierno

9 alternativas al plan “sofá-manta” para las tardes más frías

Muchas veces, se nos quitan las ganas de salir de casa cuando las tardes se presentan frías o desapacibles. Si en la calle está nevando, lloviendo o si simplemente sopla un fuerte viento, los planes que teníamos de pasear, ir al cine o visitar un museo se nos pueden antojar incómodos. Sin embargo, es una pena desaprovechar el tiempo libre por causas externas.

plan vago de mantita y sofá

De vez en cuando, viene bien quedarse a descansar, pero encerrarse durante todo el invierno o a lo largo de toda una ola de frío nos acabaría creando una sensación de desidia nada recomendable. Por ese motivo, veremos una serie de cosas que podemos hacer en casa sin sentir que hemos perdido la tarde. Recibe la Newsletter de Ciudadano 0,0 con otras sugerencias para disfrutar al máximo de tu ciudad y de tu tiempo.

Sofá y mantita: la mejor manera de combatir el frío

mantita y sofá

Aunque vayamos a dar alternativas para que las tardes nunca sean aburridas, no rechazamos el plan básico de sofá-manta. La mejor manera de ahorrar en calefacción es tener la casa a una temperatura razonable y ayudarnos de ropa de abrigo para combatir el frío. Mientras estemos activos por casa, no necesitaremos cubrirnos tanto, pero durante el rato de descanso en el sofá, la una mantita viene de perlas.

En la actualidad, hay a la venta una gran gama de prendas suaves y lavables que resultan muy ligeras de peso, pero que abrigan enormemente. Para esos ratos de relax, recomendamos una chaquetita, un albornoz, una manta o incluso una de las cuestionadas bata-mantas. Todas ellas presentan la ventaja de que podemos quitárnoslas rápidamente cuando entramos en calor, a diferencia de pijamas o prendas de estar por casa que nos obligarían a cambiarnos de ropa según nuestra sensación térmica.

sofá y manta

1. Qué hacer en días de lluvia: acomódate con un buen libro

La lectura es una de las actividades que muchos de nosotros tenemos más abandonadas por causa de la vida acelerada que solemos llevar. Por otra parte, el entretenimiento que aportan los teléfonos inteligentes hace menos imprescindible llevar un libro a todas partes. Esas tardes en las que no nos apetece salir porque el tiempo está desapacible, aprovechemos para recuperar esta buena costumbre. En lugar del sofá, tal vez una butaca que nos mantenga cómodos, pero erguidos para no adormilarnos, y un buen libro, ¿qué mejor plan puede haber?

un buen libro para las tardes frias

Es posible que nos cueste saber qué libro escoger o que tengamos cierta tendencia a atascarnos en las lecturas. Una forma de motivarnos para leer con mayor asiduidad es apuntarnos a un club de lectura y compartir las opiniones y experiencias con otros lectores. Lo podemos encontrar online o en algún café o librería de nuestra zona y hasta lo podemos organizar nosotros mismos. También nos animará a terminar los libros comprometernos a comentarlos en algún blog o publicación de Internet, así como llevar unas fichas donde apuntemos los datos, una pequeña sinopsis y la fecha de lectura.

2. Actividades para realizar en casa: juegos entre amigos

Board Games

Que vayas a pasar el fin de semana sin salir de casa no significa que tengas que renunciar a la compañía de tus amistades. Invítalos a que vengan y organiza una sesión de actividades con juegos de mesa y tablero, videojuegos de consola o las tradicionales charadas y similares, que no requieren ni piezas y materiales… cualquier opción puede ser excusa para echarse unas risas. Si todo lo acompañas de un aperitivo saludable y unas San Miguel 0,0 seguro que querrán repetir incluso cuando mejore el tiempo.

3. Al mal tiempo, buena cara: disfruta de la lluvia sin sufrirla

Si está lloviendo o nevando, la vista que se ve desde tu ventana probablemente sea preciosa y qué mejor manera de contemplarla que desde dentro, sin pasar frío. Quédate mirándolo y deja la mente volar, medita si es lo tuyo y acompaña tus pensamientos de buena música.

fotografiar la lluvia

Para no aburrirte, practica tus hobbies en casa, seguro que alguno de ellos puede sacar partido a ese mal tiempo. Puedes hacer fotografías del paisaje o pintar un cuadro con la atmósfera invernal, escribir poesías o relatos reflejando el estado de ánimo que te produce lo que ves en el exterior, preparar una cena de las que nunca haces porque llevan mucho tiempo… Lo que parecía una desventaja puede suponer una gran fuente de inspiración.

4. ¿Qué hacer un día de lluvia? Aprovecha el tiempo

Puedes hacer muchas cosas productivas sin dejar de sentir que disfrutas de tu tiempo libre. Por ejemplo, aprovechar para aprender idiomas de una manera lúdica. Disfrutar de un libro en esa lengua con lectura graduada, ver una película o serie en v. o. y con los subtítulos en el idioma que estás estudiando, escuchar música mientras lees las letras, charlar por Skype o en foros con personas extranjeras… cualquiera de estas actividades te parecerá un pasatiempo, pero al mismo tiempo estarás dando un paso adelante que luego agradecerás.

aprender idiomas

También puedes poner en orden tus contactos, mails de trabajo y todo ese tipo de cosas que has ido dejando. Tal vez hay algún programa informático que no terminamos de dominar y que nos vendría bien para el trabajo, pero que no podemos ponernos a aprender durante la jornada. Este puede ser un buen momento para dar un empujón a esa habilidad que nos hace tanta falta.

5. Una tarde fría y lluviosa: pásala en pareja o en familia

Quedarse sin salir es mucho mejor en compañía. Pero si tu familia y amigos están ocupados o tan lejos que no pueden acudir a tu casa, puedes recuperar el contacto con ellos a distancia.

llamadas atrasadas

Sabiendo que puedes pasar un buen rato al teléfono, aprovecha la ocasión para hacer esas llamadas que tenías pendientes y realizar un recuento de lo que ha ocurrido en el tiempo que llevas sin comunicación. O responde a la correspondencia atrasada que tienes con familiares, ya sea por correo electrónico u ordinario… rebusca en redes sociales esas amistades que solo se perdieron por desafortunadas circunstancias. Puede convertirse en una tarde bonita.

6. Ejercicio en casa para los días de mal tiempo

Hemos hablado de muchos tipos de deportes que se pueden practicar en la ciudad y también de las ventajas de los ejercicios que se realizan en los gimnasios. Si te encuentras en una de esas tardes donde entrenar en el exterior se presenta imposible y en las que incluso desplazarte hasta el gimnasio te llena de pereza, puedes hacer multitud de prácticas de gimnasia en casa, sin necesidad de aparatos ni de equipo de ningún tipo. No dejes que tu forma física se pierda durante los meses más fríos.

ejercicio en casa

7. Una tarde fría en casa: reciclaje y DIY

Tus amistades han venido a pasar la tarde en tu casa y tenéis ganas de dedicar las horas a algo activo y constructivo. Todos juntos, podemos hacer cosas impresionantes reciclando objetos que no tenían uso y aplicando el DIY. Cada uno de ellos puede traer lo que no le sirva y entre todos se pueden pensar las ideas para transformar los objetos y darles una nueva vida y una segunda oportunidad al convertirlos en muebles o utensilios.

Para quienes tienen familia, cualquier tipo de manualidad que conlleve aprovechar materiales, como cartulinas o pequeños plásticos, para construir algo nuevo divertirá muchísimo a los más pequeños. Les podemos ayudar a construir marionetas creativas y luego sugerirles que hagan un teatro inventándose su propia historia.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

8. Si te quedas en casa, arréglala

Tal vez has decidido quedarte en casa porque el tiempo del exterior no acompaña, pero no por falta de ganas de moverte. Quizá tu cuerpo te pide salir a hacer ejercicio, pero tu prudencia te indica lo contrario. Utiliza esa energía para cumplir por fin con el pequeño arreglo que necesitaba tu casa o para poner orden en esa zona destartalada. Al subidón de endorfinas del movimiento físico se sumará la satisfacción del trabajo bien hecho.

arregla la casa cuando haga mal tiempo

9. Una tarde sin salir de casa: planifica tu próxima escapada

Si la tarde en cuestión no apetece salir porque hace mal tiempo o simplemente no tenemos con quién quedar, no está mal poner las miras en posibilidades futuras. Por ejemplo, planificar un fin de semana rural. Estudiar planos, combinándolos con el del tiempo para escoger el mejor lugar, buscar y reservar alojamientos, diseñar las rutas de menor densidad de tráfico, encontrar los lugares de paso que merecen una pequeña parada… Gracias a pensar en todo y a verlo en imágenes durante nuestras búsquedas en guías o en Internet, nos sentiremos casi como si ya estuviésemos viajando.

planifica tu viaje

En el sofá, pero con una actitud activa

Si tras todo lo sugerido, el plan sofá-manta sigue pareciéndote el mejor, no creas que estás cayendo necesariamente en la desidia. La actividad más habitual cuando nos tumbamos en el sofá es ver la tele, un entretenimiento que se considera demasiado pasivo, pero no tiene por qué serlo. Lo único que necesitamos mantener es una actitud activa y, sobre todo, selectiva. En lugar de quedarnos con la primera emisión que nos enganche, decidamos activamente lo que ver. Gracias a las plataformas de pago y el Vídeo On Demand, tenemos a nuestra disposición una inmensidad de contenidos series, películas o documentales, que nos aportarán mucho en lo que se refiere a cultura, conocimientos o que simplemente nos entretendrán de una manera inteligente.

la tele con actitud selectiva

En definitiva, lo importante de todas las sugerencias que estamos dando es que no nos venza la pereza y que no sintamos que estamos hundidos o que perdemos el tiempo, debido a que esas sensaciones nos pueden llevar a un ligero malestar. Todo lo que sea sentirse activos, optimistas y creativos nos llenará de euforia. Cuéntanos, ¿cómo pasas tú las tardes frías en casa?

Imágenes | Jane Dallaway, Svein Halvor Halvorsen, Rosie Rogers, Colum O’Dwyer, Adelie Freyja Annabel, jamelah e., Calibe Thompson, D.Reichardt, Oliver Quinla, Davis Doherty, Grant Hutchinson, Keepps, Álvaro Canivell, Angus Stewart y Matthew Burpee.

Un día perfecto en la montaña: cinco planes para disfrutar de la nieve sólo o con toda la familia

Se ha hecho de rogar, pero por fin la nieve ha llegado a nuestras vidas. Ahora se trata de aprovecharla y salir de casa para disfrutar del invierno tanto como lo hacemos del buen tiempo.

Más allá del esquí alpino hay mucha vida y diversión para hacer deportes de invierno, como el esquí de fondo, caminar con raquetas, pero también algunos más lúdicos como el uso de trineos, hacer muñecos de nieve, etc. Actividades físicas que al final nos hacen acabar todo el día agotados sin darnos cuenta.

Si te gusta entrenar y divertirte no dejes de suscribirte a nuestra newsletter y recibirás en tu correo, novedades, consejos y trucos para estar al día.

Esquí de fondo, la nieve apta para todos

esqui-fondo-wikipedia

Para quienes se ponen unos esquíes por primera vez ya mayores, es decir altos, no cabe duda de que es el mejor deporte. El esquí de fondo es un ejercicio aeróbico en el que podemos deslizarnos por la nieve sobre superficies con poca pendiente. Los esquíes tienen unas escamas que nos permiten impulsar hacia delante y con ayuda de los bastones vamos avanzando.

El esquí de fondo se puede realizar por caminos y explanadas alejadas de las aglomeraciones, en busca de espacios naturales poco transitados. El riesgo de lesiones es muy inferior al esquí alpino por la escasa inclinación de las pendientes, las bajas velocidades que se alcanzan y por la libertad de movimiento de los talones en la fijación.

Y si pensáis que esta modalidad es nueva, no dejéis de entrar en Picos de Europa y leer la entrevista al Director de la Escuela de Esquí y Snowboard de Valgrande-Pajares, Angel López de Lena y descubriréis que esta modalidad se usaba en el Norte de España para ir desde las casas a ver al ganado.

Trineos de nieve, más que un juego infantil

trineo

Desde que vimos a Heidi y Pedro lanzándose Alpes abajo con sus trineos de madera han sido el pasatiempo favorito de los niños. Una práctica aparentemente inofensiva, pero conviene tomar algunas precauciones para practicarla. Lo primero hay que asegurarse de que la zona que has elegido para deslizarte con los trineos no es peligrosa. Fíjate bien dónde acaba la pendiente, que haya una superficie llana donde aterrizar y  frenar sin problemas.

También que no haya obstáculos en la zona por la que te vas a deslizar, como rocas o árboles, muchas veces ves gente deslizándose entre los árboles con grave riesgo de chocar con ellos, caerse y tener un accidente. Vamos a procurar aterrizar siempre en blando.

Habitualmente no hay cafeterías en los sitios donde se deslizan los trineos, así que procura llevar provisiones y ¡por supuesto! ropa de recambio. La ropa debe ser cómoda y a ser posible impermeable. Unos pantalones vaqueros mojados son un suplicio y además poco cómodos para realizar ningún ejercicio.

¿Senderismo por la nieve? Claro, con raquetas

snowshoeing-3866_640

Las raquetas no solo son objetos decorativos para colgar en las paredes de tu casa de la sierra, aunque las antiguas son muy atractivas para este fin. Las raquetas han sido utilizadas en las zonas de montaña del mundo entero habitualmente para caminar sobre la nieve. A día de hoy con otro diseño y mejoras en el material son el instrumento perfecto para caminar sobre la nieve. Perfectas para profesionales de los deportes de invierno o para simples caminantes que deseen pasar un buen día en la montaña.

Se trata de unas plataformas con un entramado central sobre el que se apoya el pie al caminar que, debido a su amplia superficie, impiden que el cuerpo se hunda en la nieve. No penséis que son muy fáciles, tienen su truco, hay que “hacerse con ellas”, pero en cuanto te acostumbras es una maravilla. Es otra forma de realizar ejercicio aeróbico o para mejorar tu resistencia.

Las cabinas que te suben a lo más alto. Fotografía la nieve

Cerler,_telesilla

No hace falta que las cabinas suban sólo esquiadores, si no quieres más que deleitarte con las vistas, tomar el sol en lo más alto o eres amante de la fotografía, las cabinas son tus mejores aliadas. La subida en sí es toda una experiencia, sobre todo si estás en estaciones de esquí importantes y las terrazas que hay en la cumbre serán tus aliadas para un día maravilloso, en contacto con el aire más puro.

No dejéis de llevar una protección alta para rostro, manos y labios y aprovechar para respirar aire puro, que falta nos hace a todos. Llena tus pulmones hasta el último rincón y expande tu pecho con la espalda erguida, crece un poquito más y notarás como todo tu cuerpo se purifica y ahora… ya puedes comenzar con tu pasión de fotografiar.

Esculpiendo en el Reino de Frozen, hielo y nieve serán arte en tus manos

No todos podemos ser Fernando Alonso y que nos enseñen a esculpir el hielo, pero hacer batallas y muñecos de nieve están al alcance de cualquiera. Procura no llevar guantes de lana, sino especiales que no calen y pasarás una mañana ideal, disfrutando como un niño.

Agénciate un grupo divertido de amigos y verás lo que es una buena batalla de bolas de nieve corriendo por el monte.

En Ciudadano 0,0 | Las mejores piscinas de invierno para practicar la natación en la ciudad

Imágenes | Pixibay, Wikipedia