Tag Archives: Correr

Deportes en grupo para disfrutar con tus amigos

Te encanta entrenar y hacer deporte y si lo puedes compartir con tus amigos es un plan perfecto. Vamos a repasar los deportes que puedes practicar con amigos para compartir y entrenar con los tuyos. Ahora que se acerca la primavera es el momento perfecto de salir a hacer lo que más te gusta.

Amigos, deporte y bienestar. Un plan de 10.

evan-karageorgos-66645

Hacer ejercicio es uno de los pilares de la vida sana. La actividad física es la mejor y además la única manera de cuidar nuestro cuerpo, acompañada de una alimentación equilibrada y un descanso de calidad. El deporte es lo que hace que nuestro cuerpo queme grasas, hace que la sangre se oxigene, mejora la circulación, tonifica los músculos y fortalece nuestro sistema inmunológico. El ejercicio tiene también un importante papel no solo en el plano físico, sino también en el plano mental. Con una actividad física regular eliminamos el estrés y las tensiones emocionales, lo que ayuda a descansar correctamente, y además nuestro cerebro segrega ciertas sustancias químicas que nos proporcionan una sensación de bienestar, de alegría y euforia que no se consiguen de otra manera.

Querernos y cuidarnos es la clave para mejorar la autoestima, ya que nos hace sentir bien y estar a gusto en y con nuestro propio cuerpo. El ejercicio nos ayuda a conocerlo mejor, a descubrir nuestros límites y la manera de superarlos, a vencer limitaciones y a fortalecernos.

Mi fuerza es la de mi equipo

Pero la actividad física no solo se trata de beneficios individuales. La dimensión social del deporte es muy importante. El deporte es diversión y es juego, por lo que compartir nuestros momentos de actividad física con amigos es una manera inmejorable de disfrutar, de compartir experiencias y objetivos y de estrechar o de crear nuevos lazos. No es casualidad que muchos deportes se jueguen en equipo.

volleyball-team-1561544_1280

Un equipo es un grupo de personas que trabajan por un objetivo común. Esto es lo que lo hace grande: compartir metas, estrategias, coordinar modos de hacer y todo ello para jugar, no necesariamente para ganar, sino lo que es más importante que una victoria: para jugar bien. Los miembros de un equipo comparten experiencias y funcionan en una misma dirección y es por esto que dentro de un equipo se crean sinergias y relaciones muy especiales. Cuanto mejor compenetrado el equipo, mejor funcionará y más retos conseguirá.

Baloncesto, fútbol, rugby o voleibol son deportes que se juegan en equipo y en todos ellos es fundamental la comunicación entre sus integrantes, y lo que es más importante, el compañerismo que se crea entre los miembros del equipo e incluso con el equipo contrincante, con quien se comparte más que una afición.

Estos deportes son muy accesibles y seguro que en tu ciudad puedes encontrar una asociación para poder practicarlos de manera regular, lo que te ayudará a formar parte de una nueva comunidad con aficiones iguales a las tuyas donde no pararas de aprender.

Disfruta mientras entrenas

kirk-morales-23053

Existen numerosas prácticas que se pueden llevar a cabo con amigos y no necesariamente en un equipo tal y como se entiende en el basket o el voleibol. También puedes animarte a hacer running con tus amigos. Esto es una buena forma de motivarse entre varios y conseguir constancia. Compartir sesiones de running significa compartir dudas, metas y descubrimientos. Dos cabezas piensan mejor que una y cuatro (o seis) pies corren mejor que dos.

Otra tendencia que cada vez tiene más cabida no solo en gimnasios, sino también en parques e incluso en el campo es la práctica grupal de yoga. El yoga es un ejercicio meditativo que te ayuda a conectar tu cuerpo y tu mente, que favorece un mejor conocimiento de uno mismo, pero practicado en grupo produce interesantes sinergias y conexiones que están haciendo que cada vez más gente se apunte a las sesiones colectivas de yoga. El verdadero objetivo del yoga es la unión de la conciencia individual con la conciencia universal.

Untitled-1

El campo, el medio perfecto para disfrutar en grupo

Los deportes de montaña como el senderismo son famosos por fomentar el compañerismo al máximo, ya que la montaña puede llegar a convertirse en un medio hostil. Sin que eso tenga que suceder, el senderismo es una manera perfecta para hacer ejercicio, caminar es un deporte aeróbico perfecto para tonificar las piernas y trabajar el aparato respiratorio (qué mejor que respirar el aire limpio de la montaña). Caminar por la montaña es una actividad perfecta para compartir con los amigos, charlar, disfrutar de la naturaleza y todo esto en movimiento.

phil-coffman-161238

Cultura urbana

Los deportes urbanos se definen como aquellos deportes de riesgo controlado cuya práctica está sujeta a espacios y condiciones dadas por la urbe.

Los deportes relacionados con la cultura urbana como el skate o el surf son tradicionalmente prácticas que se llevan a cabo de manera individual pero alrededor de los cuales se crean importantes comunidades en las que se comparten trucos, saltos y consejos, precisamente como consecuencia de su naturaleza urbana. Estas comunidades son las que han ayudado al skate a desarrollarse y a crecer, haciendo que en 2020 sea un deporte olímpico.

jordan-mcqueen-1290

Patinar, ya sea sobre tabla o sobre patines, el BMX e incluso el surf (que para quien no lo sepa es el padre del skate) son deportes concebidos para compartir y practicar en compañía. Qué mejor que pasar una mañana de sábado entrenando sobre ruedas y entre amigos.

Una experiencia enriquecedora lo es aún más si se comparte con otras personas. Tan importantes son los momento de la actividad como los momentos después de haberla realizado, los momentos de relax y distendidos, donde, aunque no lo sepas, todavía te estás cuidando, ya que se está propiciando un momento de bienestar.

Elige tu deporte preferido y aprende a cuidarte en compañía.

Trucos para conseguir constancia en tu entrenamiento

Estás a tope con tu preparación física, pero a veces no tienes la suficiente constancia, no consigues regularidad en tus sesiones o te cuesta llevar una rutina más o menos frecuente.

Te damos algunas ideas para que puedas seguir una preparación constante y bien planificada.

Practiques el deporte que practiques, ya sea natación, running o yoga, la regularidad es un aspecto muy importante para notar los beneficios del ejercicio en tu cuerpo. Además la regularidad al principio es la mejor manera de convertir esta actividad en una rutina que forme parte de tu vida, y así te costará menos salir a entrenar.

Una práctica deportiva regular y constante también fomenta los buenos hábitos alimenticios y de estilo de vida. Además de ayudarnos a descansar, fomentar relaciones interpersonales interesantes, tendremos un hobby del que querremos aprender más y más. Tu calidad de vida va aumentar, así que no existen muchas razones por las cuales debas dejar de entrenar.

Los especialistas recomiendan practicar deporte de dos a tres veces por semana, pero todos debemos conocer nuestros límites y nuestras capacidades y amoldarnos a ellas.

entrenamiento3-jpeg

Elige una actividad que te guste

Empieza por lo sencillo: elige una actividad que te guste y no te cueste realizar. Parece muy obvio, pero es lo primero a tener en cuenta a la hora de empezar a entrenar. Si correr te parece muy aburrido, piensa en otras actividades que puedas realizar en grupo o que necesiten mayor interacción como el tenis o el baloncesto. Siempre será más gratificante y te costará menos ponerte a ello.

Llévate la música a todas partes

Esto cumple una doble función. Si te trabajas tus playlists especiales para cada día tendrás más ganas de salir a entrenar. El tiempo de entrenamiento siempre es un momento inmejorable para escuchar música y seguro que descubres nuevas canciones y grupos que de otra manera no conocerías.

La segunda función es que la música en sí misma favorece el desarrollo del entrenamiento.

Ayuda a concentrarse y a motivarse. Sin darte cuenta de repente te encontrarás cantando y bailando a la vez que te ejercitas.

entrenamiento4-jpeg

Busca los horarios mas indicados para cada actividad

Dependiendo de la persona, es mejor entrenar de buena mañana o a última hora de la tarde. A primera hora de la mañana, hay quien se encuentra más fresco, y además nuestro cerebro se ha vuelto más favorable a la concentración después de hacer deporte. Hay quienes por el contrario, prefieren ejercitarse a última hora del día para asegurarse un buen descanso nocturno.

También debemos valorar la temperatura según la estación del año.

Conócete a ti mismo para saber cuándo es el mejor momento para hacer ejercicio.

Prioriza la regularidad

Sabes que para que el ejercicio físico tenga efectos visibles la regularidad es fundamental. No te pongas excusas. Fija dos o tres días por semana. Salir a entrenar te llevará como máximo un par de horas, incluyendo los preparativos y los trámites de después como ducharse e incluso tomarse una cerveza después.

Esas dos horas de tu día son la que si seguramente emplearías en otras actividades insustanciales. Tu entrenamiento te ayudará a desconectar y a descansar mejor, así que, tenlo claro, la regularidad es importante no solo para poder ver los efectos de tu entrenamiento, sino también para convertirlo en una rutina.

Búscate un compañero

Si te cuesta salir a entrenar tu solo y siempre encuentras mil excusas para hacer otra cosa, búscate un compañero de fatigas. Esto te obligará a tener una buena excusa para faltar a tu entrenamiento.

Podréis motivaros y apoyaros el uno al otro, intercambiar impresiones y conocimientos, y si quieres ir al cine después, también podrás ir con él.

También puedes apuntarte a clubes de running o de otros deportes en tu ciudad, con los que se fijarán fechas de entrenamientos e incluso pequeños torneos que te ayudarán a no faltar ningún día a tu cita semanal con el deporte. La pertenencia a clubes o grupos de determinadas actividades siempre nos facilitan la práctica además de motivarnos mucho más.

entrenamiento2-jpeg

Márcate objetivos o metas

Este truco es un clásico para todos los proyectos a medio o largo plazo. Si tenemos claros nuestros objetivos nos será más fácil hacer un esfuerzo para conseguirlos.

El coaching deportivo ha tomado del marketing un concepto que son los objetivos SMART: según las siglas en inglés específicos, medibles, alcanzables, realistas y temporalizables. Esto es establezcamos metas que podamos cuantificar y sean realizables en un tiempo concreto. Nos sorprenderá ver lo rápido que se van cumpliendo y también nos sorprenderemos con nuestros límites. Muchas veces son más amplios de lo que pensamos.

Lleva tu diario de entrenamiento

Una vez que conozcas tus objetivos SMART y los tengas apuntados es útil que lleves un diario de entrenamiento. Esto te ayudará a llevar una regularidad, a saber exactamente cuánto tiempo llevas entrenando, tus avances y tus logros.

entrenamiento-jpeg

Se trata de planificar para aprovechar el tiempo, registrar nuestra actividad para poder observar nuestros progresos y así mantener la motivación. Puedes anotar sensaciones y dificultades, para comprobar si se van modificando o van desapareciendo, y en definitiva para tener un registro de tu entrenamiento.

También sabrás cuál es la regularidad que llevas y no se te olvidará cuándo tienes que salir a practicar.

No te obsesiones demasiado, ya que lo importante, además de llevar una vida saludable es disfrutar y no tener una nueva fuente de preocupaciones. Con utilizar tu agenda diaria es suficiente.

Con estos consejos y un poco de voluntad por tu parte seguro que consigues hacer un hábito de tus entrenamientos y pronto verás como tu calidad de vida y tu salud mejoran. Recuerda ser prudente, no sobrepasar tus límites, calentar y estirar antes y después del entrenamiento y protegerte correctamente del frío y posibles lesiones.

Preparados, listos ¡ya!

 

Consejos para sentirte bien después de hacer deporte

Cuando hacemos deporte perdemos mucho líquido, sales minerales y otras sustancias. Una hidratación suficiente es vital para el funcionamiento de nuestro cuerpo.Te contamos todo lo que debes hacer después de una sesión de entrenamiento para equilibrar de nuevo el cuerpo tras una sesión de entrenamiento.

img_msanoja_20160518-131126_imagenes_lv_getty_gettyimages-200436308-001-kl4H-U401871269400h7F-992x558@LaVanguardia-Web

Empieza el nuevo curso y queremos volver a ponernos en forma practicando nuestro deporte favorito: running, ciclismo, caminatas, etc. Ya sea en exteriores como en interiores hay una serie de pautas que debes seguir tanto antes como después de hacer deporte para alcanzar el máximo bienestar, y para los que no tengan mucha costumbre minimizar los efectos secundarios que a veces nos aquejan tras volver a entrenar: agujetas, etc.

Prepárate bien antes para estar perfectamente después

Una buena preparación antes de la actividad es la clave para terminarla en perfectas condiciones.

No solo importa el antes, sino el después.

Es importante elegir un calzado y ropa adecuada a la actividad que vamos a realizar, que sea cómoda y permita la transpiración, ropa técnica, ya que el algodón conservará la humedad. Ahora que comienzan a bajar las temperaturas es importante tener en cuenta que si nos quedamos con la ropa húmeda podemos resfriarnos. Hemos de cubrirnos adecuadamente para no dejar zonas muy sensibles al aire como la garganta, manos o pies, así como proteger el tronco con una prenda que corte el viento. Debemos tener en cuenta por último que la cabeza es la parte del cuerpo por donde se pierde mas calor corporal, así que procura llevarla siempre cubierta.

Antes de comenzar nuestro entrenamiento es muy importante estirar para “avisar” a nuestro cuerpo del trabajo que vamos a realizar. Estos estiramientos previos al deporte deben ser dinámicos para favorecer el movimiento de articulaciones y no forzar en ningún momento. El estiramiento debe ser lento y progresivo y no debe doler, lo que queremos es minimizar la aparición de posibles lesiones y prepararnos para poder maximizar nuestro esfuerzo.

El calentamiento previo previene también las agujetas y tirones por lo que al terminar agradeceremos mucho haber calentado antes de empezar.

Debemos evitar estirar en lugares fríos, ahora que se acerca el otoño y de cara al invierno, procura hacerlo en casa, ya que si nuestros músculos están fríos será más complicado estirarlos y es posible que aparezca alguna lesión. También puedes frotarlos fuertemente con las manos para templarlos un poco.

Por último, es importante asegurarnos de que nuestro organismo está suficientemente hidratado no solo después, sino también durante el ejercicio. Vamos a perder líquido, por lo que necesitamos reservas.

woman-498894_1280

¿Qué pasa en nuestro cuerpo durante el ejercicio?

Durante el entrenamiento nuestro cuerpo funciona a todo trapo. No solamente los músculos, si no que intervienen numerosas sustancias que favorecen la acción. Durante el ejercicio se producen miles de reacciones químicas y hay al menos 20 cambios metabólicos que se suceden en el cuerpo, entre los que destacan la combustión de azúcares, grasas y carbohidratos, que se descomponen y actúan como combustible para los músculos. Es por esto que recomienda el deporte en problemas de obesidad y/o diabetes. Cuanto más en forma estemos mas eficiente será la metabolización de estos elementos.

También entra en juego la transpiración, que es el sistema que tiene nuestro cuerpo para refrigerarse y regular la temperatura corporal, ya que durante la actividad nuestro cuerpo genera mucho calor.

El sudor está compuesto casi exclusivamente de agua, con pequeñas cantidades de otros compuestos como urea, sales minerales y azúcar. Contrariamente a lo que se piensa, al sudar solamente eliminamos un 1% de las toxinas de nuestro cuerpo. Lo que más perdemos son sales minerales, magnesio y potasio, que deberemos recuperar debidamente tras el ejercicio.

photo-1456613820599-bfe244172af5

¿Y después?

No debemos terminar la actividad de golpe, si no que debemos hacerlo gradualmente. Si hemos estado corriendo, reduciremos la marcha poco a poco para bajar las pulsaciones de forma segura, con los brazos levantados para favorecer la apertura de la caja torácica y la entrada de aire a nuestros pulmones.

Al terminar es fundamental hacer estiramientos de nuevo, esta vez estáticos, con la finalidad de recuperar los músculos después de la actividad, poniendo especial atención en gemelos, abductores, cuádriceps, glúteos y en general todo el tren inferior. Los abdominales y dorsales son también responsables de muestra postura al correr, por lo que también debemos acondicionarlos al cese de la actividad física.

En cuanto al momento de la ducha, debemos tener en cuenta factores como la temperatura exterior o la intensidad de la práctica que hayamos llevado a cabo. Debido al aumento de temperatura corporal al movernos, nuestro cuerpo sigue trabajando para mantenerse estable, por lo que seguimos sudando, y más si hace calor, por lo que corremos el riesgo de resfriarnos.

Debemos esperar a que la transpiración cese y ducharnos inmediatamente.

Una ducha muy fría provocará que sigamos sudando para equilibrar la temperatura, por lo que debemos comenzar la ducha con agua tibia y luego regularla a nuestro gusto.

 

¿Cerveza después de hacer deporte?

Debemos reponer los líquidos que hemos perdido con la transpiración, sales minerales y otros electrolitos perdidos, hidratándonos hasta dos horas después haber parado, ya sea bebiendo agua o alguna bebida isotónica.

A photo by Aidan Meyer. unsplash.com/photos/nvj-PDU98WU

Beber cerveza después del deporte es un hábito muy controvertido en cuanto a sus beneficios o perjuicios, pero un estudio de la Facultad de Medicina de Granada y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), se ha encargado de desterrar la idea de que deporte y cerveza no son una buena combinación. La cerveza repone sales minerales y electrolitos perdidos, favorece la recuperación del metabolismo, además de aportar carbohidratos que nos ayudarán a disminuir la sensación de fatiga.

La San Miguel 0.0 isotónica está especialmente concebida para después del deporte.

Elaborada siguiendo el procedimiento tradicional de la cerveza 0.0 y únicamente modificada para conseguir un equilibrio perfecto entre hidratos de carbono y sales minerales, para poder disfrutar de una cerveza 0.0 con sabor a cerveza y con propiedades isotónicas.

Por último, lo mas importante es regalarnos un momento de relax en nuestro sofá preferido para recuperarnos de la fatiga y disfrutar de las placenteras sensaciones que la serotonina y las endorfinas se han encargado de proporcionarnos.

 

 

Mens sana in corpore sano: Haz ejercicio para mantenerte sano

Ya desde la Antigua Roma es sabido que el deporte nos ayuda a tener un cuerpo sano y a ser capaces de disfrutar de nuestra salud. Te contamos varias razones por las cuales es bueno hacer ejercicio con regularidad para que te animes si aún no lo has hecho.

 

Mens sana in corpore sano: Haz ejercicio para cuidar tu salud

 

Investigando un poco descubrimos que quien escribió esta frase, en realidad no le otorgaba el sentido que le damos hoy, ya que no estaba ligada de ninguna manera al deporte, sino a la religión. Su sentido original es el de la necesidad de orar para disponer de un espíritu equilibrado en un cuerpo equilibrado. Si bien si se le daba importancia al cultivo del cuerpo (esta es una de las muchas herencias que los romanos tomaron de la Antigua Grecia), los deportistas y los filósofos no parece que se llevaran muy bien.

La frase completa, procedente de las Sátiras del poeta latino Juvenal reza: orandumest ut sitmens sana in corpore sano, que significa que uno sólo debe rezar por una mente sana en un cuerpo sano. Esta frase se vinculó por primera vez a la práctica deportiva en 1861 en Liverpool, cuando se eligió como el lema de un gimnasio, y adquirió tal fuerza que se llegó a utilizar como lema de los Juegos Olímpicos, hasta que fue sustituido por el actual “citius, altius, fortius” (más rápido, más alto, más fuerte).

Sea como fuere, el ejercicio físico mantiene el cuerpo y la mente sanos, y lo mismo pasa con el ejercicio mental. Buscar un equilibrio entre cuerpo y mente es necesario para una vida sana y plena.

 

Mens sana in corpore sano: Haz ejercicio para cuidar tu salud

 

Los ejercicios aeróbicos como andar, correr, el ciclismo o la natación aportan muchos beneficios a nivel cardiovascular, ayudan a regular la presión arterial, fortalecen el corazón y disminuyen notablemente el riesgo de infarto. Además nos ayudan a regular los niveles de colesterol y azúcares, por lo que también previenen el sobrepeso y la diabetes. También existen evidencias científicas de que la actividad física ayuda en la prevención de ciertos tipos de cáncer.

Este tipo de ejercicios pone a funcionar también nuestros aparato respiratorio y a la larga aumenta nuestra capacidad pulmonar, así como la capacidad de realizar esfuerzos. Por otra parte, la eliminación de toxinas de nuestro cuerpo a través de la transpiración tendrá beneficios sobre nuestra piel. En otras palabras, el ejercicio nos rejuvenece.

La transpiración favorece a eliminación de toxinas del nuestro cuerpo, algo que notaremos también en la piel: se verá más limpia y oxigenada.

Se sabe desde hace tiempo que el ejercicio físico es bueno para la salud mental. Un reciente estudio de la Universidad de Granada ha demostrado la relación bidireccional entre ejercicio físico y cognición, ya que favorece la capacidad de mantener la atención sostenida o vigilancia, una función cognitiva de alto nivel que mejora nuestra capacidad de reacción, algo que nos ayuda a mantenernos alerta en periodos largos, y es muy necesario en algunas profesiones como la cirugía o para los controladores aéreos. A largo plazo, hacer ejercicio ayuda a prevenir enfermedades degenerativas como el Alzheimer y otras demencias.

Esta relación no se queda aquí. Con el esfuerzo nuestro cerebro libera diferentes sustancias que hacen posible que nuestro cuerpo funcione correctamente durante la actividad, entre ellas las endorfinas, unas proteínas que actúan como neurotransmisores y nos provocan una sensación de placer. Sirven para luchar contra el dolor, entre otras muchas cosas, y, sobre todo nos transmiten una sensación de felicidad que engancha.

Sí, hacer deporte engancha, y los que lo han probado lo saben bien.

Entrenarnos con regularidad mejora nuestro estado de salud en general, tanto física como mental. La regularidad es importante para sentir los beneficios del ejercicio físico, según varios estudios, mucho más que la intensidad del deporte que hayamos elegido. Esta regularidad ayuda a que insertemos el entrenamiento en nuestra rutina diaria y en nuestro modo de vida. Es seguro que nos va a apetecer comer mas sano y cuidarnos más en general, hacer deporte nos ayuda a aumentar la autoestima, a querernos más y a cuidarnos cada vez más.

 

Mens sana in corpore sano: Haz ejercicio para cuidar tu salud

 

La actividad física por la mañana ayuda a aumentar nuestro nivel de energía y a mantenerlo durante todo el día, y esto repercutirá positivamente en nuestro rendimiento laboral. El ejercicio mejora y ejercita la función mental, destacando la memoria, la agilidad y flexibilidad mental, entre otros.

También descienden los niveles de estrés y de ansiedad, al ejercitarnos estamos favoreciendo un momento de reflexión y de autoexploración, es un momento que nos regalamos a nosotros mismos para reflexionar, ordenar ideas y desconectar. El ejercicio, del tipo que sea, exige una concentración que mejora nuestro estado mental en general. Después de la práctica llega el relax total, y como consecuencia es más fácil conciliar el sueño. Quién no ha disfrutado de un sueño más que reparador después de una larga ruta en bicicleta o una buena carrera. ¡Un merecido descanso!

 

Mens sana in corpore sano: Haz ejercicio para cuidar tu salud

 

El deporte nos ayuda a superarnos a nosotros mismos, a conseguir metas con nuestro esfuerzo y nuestra fuerza de voluntad, vamos avanzando poco a poco y nuestras capacidades físicas y psicológicas aumentan.

Cualquiera que tenga inserto dentro de su rutina una sesión de running o de ciclismo, de tenis o pádel, de danza o de yoga, cualquier actividad física del tipo que sea, seguro que ha experimentado todos estos beneficios que acabamos de enumerar.

Otra manera de hacer deporte y a la vez apoyar la salud es participar en maratones populares o carreras que apoyen una causa concreta como la carrera de la mujer, un evento deportivo que se celebra desde hace ya trece años y se ha convertido en el mas grande de Europa. Con este tipo de carreras se pretende concienciar a la sociedad de la importancia de la prevención, en este caso del cáncer de mama, así como promover los hábitos de vida saludables en la sociedad.

 

Mens sana in corpore sano: Haz ejercicio para cuidar tu salud

 

Apoyando este tipo de eventos estamos apoyando también la investigación y la lucha contra el cáncer. Por lo que hacer deporte no solo es bueno para nuestra salud sino que también ayuda a la de los demás.

No le des mas vueltas y haz tuyo el lema: Mens sana in corpore sano.

Qué lleva a tantas mujeres que nunca corren a participar en la Carrera de la Mujer

 

La Carrera de la Mujer se ha convertido en una de las citas ineludibles del circuito de running español: se celebra en distintas fechas en varias ciudades españoles a lo largo y ancho de toda la geografía del país, y cada año son más las mujeres que se unen a la marea rosa. Es una oportunidad única de correr por una buena causa, apoyando la investigación del cáncer de mama y a todas aquellas luchadoras que han tenido que enfrentarse o que se las están viendo con esta enfermedad. Por ellas y para todas ellas, miles de corredoras salen a la calle para recorrer unos kilómetros por el centro de sus ciudades.

En cada celebración de la Carrera de la Mujer podemos ver a mujeres de todas las edades y condiciones unirse para correr o caminar juntas. Cada una de ellas tiene una historia, una motivación diferente y hemos querido acercarnos a algunas de ellas para que nos cuenten su experiencia. Desde runners y triatletas experimentadas hasta corredoras novatas; de mujeres que salen a correr cada día y ven en esta carrera una oportunidad especial de compartir kilómetros con sus seres queridos a otras que no son tan amigas de las zapatillas y que, sin embargo, no dudan en liarse la manta a la cabeza y solidarizarse con la causa en este día tan especial.

Estas son las corredoras de la Carrera de la Mujer, y estas son sus historias.

Las runners novatas: disfrutar por encima de todo

Algunas mujeres deciden iniciarse en el running y la vida deportiva a través de la Carrera de la Mujer: es una oportunidad de oro para contagiarnos de ese espíritu deportivo de compañerismo que se respira este día. Este es el caso de Celia, que se calza las zapatillas año tras año para recorrer las calles de Madrid disfrutando del ambiente y de la compañía de sus amigas y de las 30.000 corredoras que llenan la capital. “Año tras año, cuando acabo la carrera, me digo que el año siguiente me la voy a preparar, que voy a intentar correrla entera, aguantar los 7 km y no hacer ningún tramo andando, pero… Me temo que este año he vuelto a hacerme el mismo propósito, a ver si es verdad que el año que viene lo cumplo.”

Celia nos explica por qué le encanta esta carrera, y por qué tiene un sitio especial cada año en el calendario: “en mi caso es algo que hago una vez al año y me llena de energía positiva, es un momento muy emotivo, incluso se me escapa alguna lágrima al leer las camisetas que algunos grupos se diseñan para animar a alguna amiga con cáncer o al ver a tres generaciones de una familia andando o corriendo juntas. No conozco a nadie que haya corrido junto a más de 30.000 mujeres parapetadas con su camiseta rosa que no se emocione, aunque sea un poquito, al hacer este recorrido.”

Elena también lleva asistiendo muchos años a la Carrera de la Mujer: “es una fecha que la marco en mi calendario cada año desde hace siete u ocho años. Creo que es una carrera especial, sin marcas, de colaboración contra el cáncer de mama y de unión”. El recorrido de la carrera, que ha ido cambiando a lo largo de los años, también es un punto importante para las participantes ya que nos ofrece la oportunidad de disfrutar de algunos de los lugares más bonitos de nuestras ciudades. “Todos los años son buenos recuerdos porque tenemos un marco incomparable de vistas al hacer la carrera, ¡el pasar por la zona del palacio real para mi es ya especial!”.

Las runners habituales: a por marca, pero disfrutando del camino

Carrera de la Mujer

En el caso de las corredoras habituales, la Carrera de la Mujer se convierte en algo más: además de un acto de solidaridad y un domingo de diversión, también es una nueva oportunidad para superarse a sí mismas, para mejorar sus marcas en una carrera tan especial. Alicia, una corredora habitual, nos cuenta que “salgo más bien a disfrutar pero una carrera siempre es un reto personal. Cuando empiezas a correr siempre buscas mejorar tu marca”. El problema en este tipo de carreras tan multitudinarias es que la organización suele ser difícil en la salida: “a no ser que salgas con un club de atletismo, es difícil salir corriendo e incluso empezar a correr hasta pasado el primer kilómetro”.

Mi experiencia personal en la carrera también ha sido esa: es mejor pensar solamente en disfrutar y acompañar, porque correr se hace muy complicado debido a la gran afluencia de gente, sobre todo en los primeros tramos. Es un día para dejar de lado los cronómetros, quitarse los cascos y simplemente disfrutar del recorrido, del compañerismo y del espíritu de superación que se respira.

Ludi, corredora habitual acostumbrada a entrenar carreras de media distancia y a trabajar para mejorar sus tiempos, nos habla de su experiencia especial de este año: “es una carrera en la que el tiempo no importa, solo el disfrutarla. Este año ha sido especial porque corrí por primera vez con mi hija una prueba deportiva. Ella ha guardado todo como recuerdo de ese día. Mi mejor recuerdo ha sido entrar este año de la mano de mi hija”. No es raro ver en la carrera a varias generaciones de mujeres de la misma familia corriendo o caminando juntas durante todo el recorrido, apoyándose unas a otras y emocionándose al entrar en meta.

Correr y acompañar por una buena causa

Carrera de la Mujer

Un caso muy especial que queremos compartir con vosotros es el de Celeste. Ella es organizadora de eventos deportivos en Kuwait, pero cada año vuela a Madrid para compartir la Carrera de la Mujer co su madre. “Fue la primera carrera en la que participé y lo hice con mi madre. Ella tuvo cáncer de mama y lo superó. En cierto modo sigo yendo, a pesar de vivir en el extranjero… Lo hacemos a modo de tradición, por todo lo que supuso. La carrera la hago con mi madre y mujeres de la familia”.

El apoyo que todas las corredoras sienten durante esta carrera es especial e indescriptible: “Lo que hace diferente a esta carrera de todas las demás es, sin ninguna duda, la emotividad”, nos cuenta Celeste. “Ver a un padre y un hijo correr con la foto de la madre en la camiseta y una pancarta que dice: “nosotros corremos por ti”… Eso no tiene precio, eso no se ve en otras carreras. Tengo grabada la imagen de mi madre cruzando la línea de meta por primera vez: corrió todo el recorrido muy despacito y al final completó. Estaba muy emocionada: se le saltaban las lágrimas y creo que supuso un subidón de motivación para ella al ver que podía“.

La Carrera de la Mujer, en fin, es un día para disfrutar, para compartir experiencias, para acompañar y sentirnos acompañados de nuestros seres queridos. Puedes prepararla a conciencia para buscar una marca o puedes simplemente tomártelo como un paseo a buen ritmo combinando momentos de carrera y otros de caminata para disfrutar de la compañía y de la ciudad. Lo importante es disfrutar de cada momento: desde la llegada a la línea de salida en Moncloa “con todos los vagones del metro invadidos por mujeres de rosa, todas hacia el mismo destino” como nos cuenta Celia, “hasta la llegada a meta con los brazos en alto viendo el reloj y sabiendo que has hecho un tiempo “pésimo”, pero orgullosa de haber llegado hasta allí y de haberte acordado por el camino de tantas mujeres que lo están pasando mal en estos momentos“.

Imágenes |  juanedc.com en Flickr, Celia Almorox, Ludi García

En Vive 0,0 | Por qué empecé a correr y todavía no he parado
En Vive 0,0 | Autopistas para bicis

 

Correr con calor: las precauciones que debes tomar y cómo debes hacerlo

La primavera y los primeros días de sol nos animan a salir a la calle para practicar nuestro deporte favorito: partidos de basket con los amigos en el parque, excursiones en bici con picnic incluido y, por supuesto, salir a correr por las calles de nuestra ciudad. No debemos olvidar protegernos de forma adecuada del calor para poder dar lo mejor de nosotros mismos y para divertirnos mientras nos ponemos en forma. Toma nota de las precauciones que debes tomar para correr los días de más calor.

La hidratación antes y después de la carrera: un básico para correr con calor

Una de las cosas más importantes que debemos tener en cuenta es nuestra hidratación. Cuando hace calor y además nos encontramos en movimiento, nuestro cuerpo produce sudor como un medio de refrigeración para mantener una temperatura corporal estable y corremos el riesgo de deshidratarnos en el caso de que no hayamos bebido la suficiente agua antes, durante y después del ejercicio.

La hidratación previa a ejercitarnos es la parte más importante: asegúrate de que bebes suficiente agua como para mantener tu cuerpo hidratado siempre, pero sobre todo en las horas previas a practica ejercicio. Lo más indicado es ir bebiendo a pequeños sorbos hasta unos minutos antes de salir de casa preparados para correr.

Si tu entrenamiento no va a ser muy largo (menos de una hora de carrera) seguramente no necesites detenerte para hidratarte. En cualquier caso, si sientes sed, seguro que encuentras alguna fuente en el camino para reponer líquidos. Recuerda que es mejor parar y beber que encontrarte mal más tarde. Si vas a realizar una tirada de más de una hora, procura llevar un camel bag o una botella con agua fresca que te acompañe.

La hidratación post-carrera es otra de las claves para rendir bien y recuperar mejor. Una vez que hayas realizado la vuelta a la calma (recuerda no parar de correr de golpe, sino caminar unos minutos para regular tus pulsaciones) y los estiramientos, debes reponer los líquidos que has perdido mediante agua o bebidas ricas en sales minerales y electrolitos. Procura beber despacio y que la bebida no esté demasiado fría.

¿Cuál es la mejor hora del día para correr con calor?

Correr con calor

Quizás en la temporada de invierno hemos salido a correr a medio día o a media tarde, cuando todavía disponíamos de sol y no hacía nada de calor. Sin embargo, con la llegada de la primavera, de las altas temperaturas y del cambio de hora es necesario que modifiquemos nuestras costumbres de runners.

Lo ideal es evitar las horas del día de más calor, es decir las horas centrales: entre las doce de la mañana y las seis de la tarde, cuando todavía aprieta el sol, es mejor reposar o bien ejercitarnos bajo techo. Mejor elige las primeras horas del día o bien el ocaso para salir a correr al aire libre: en esos momentos el sol estará bajo, no nos molestará, la temperatura será más fresca y nuestra carrera será mucho más agradable.

Con el buen tiempo las carreras comienzan a trasladarse a las horas nocturnas, cuando es muy agradable correr: solamente recuerda que si corres de noche es necesario que te hagas bien visible tanto para los coches como para los peatones. Puedes hacerlo a través de pequeños dispositivos con luz, como las luces LED que podemos enganchar a los cordones de nuestras zapatillas, o bien mediante ropa reflectante. ¡La seguridad es lo primero!

Protege tu piel con cremas y con la ropa adecuada

Correr con calor

Protegernos correctamente de los rayos solares y del calor es básico para disfrutar de nuestra carrera. En cuanto a nuestra vestimenta, lo mejor es optar por ropa transpirable y que no acumule el sudor (hay tejidos técnicos que facilitan su evacuación) para mantenernos frescos y secos durante todo nuestro entrenamiento. Cubrirnos la cabeza con una gorra o pañuelo también es importante para no recibir los rayos del sol directamente. a la hora de evitar que el sudor nos entre en los ojos, una headband puede ser de mucha ayuda.

En los meses de calor salimos a correr con menos ropa, dejando al aire buena parte de nuestra piel. Por eso es importante recordar que siempre, independientemente de la hora del día a la que salgamos a correr, debemos proteger nuestra piel con una crema solar adecuada. Hay que estar atentos al factor de protección de la crema que usamos y que podrá variar en función de la duración de nuestro entrenamiento: un SPF más bajo significa que tendremos que renovar la aplicación cada menos tiempo, algo a tener en cuenta si vamos a hacer salidas largas. Actualmente disponemos de cremas específicas para deportistas que además de protegernos de los rayos UVA y UVB también son resistentes al agua y al sudor.

Aplícate el protector solar una media hora antes de salir de casa y recuerda incidir en zonas que estarán muy expuestas como, por ejemplo, los hombros y el escote. Los brazos y las piernas son zonas que seguramente estén bajo los rayos del sol, y no olvides partes de tu cuerpo menos obvias como la nuca, la zona alta de la espalda y la parte de arriba de las orejas, donde no es raro sufrir quemaduras solares.

Con estos consejos ¡ya estás listo para seguir poniéndote en forma incluso en los días de más calor! ¡Que el ritmo no pare!

Imágenes | iStock / Jacob Ammentorp Lund / nd3000 / ipopba / m-gucci

En Vive 0,0 | Infografía: todo lo que necesitas saber para empezar a correr

En Vive 0,0 | Quiero empezar a correr ahora: ¿qué debo revisar en mi salud para hacerlo con garantías?

En Vive 0,0 | Running para novatos, cómo aprender las técnicas básicas de carrera

En Vive 0,0 | Cómo mejorar mis marcas de running con la ayuda del fartlek y el gimnasio

Los libros que tienes que leer si quieres empezar a correr en 2016

Uno de los propósitos estrella a principios de año es el de ponernos en forma y comenzar a cuidarnos más. Para ello, la opción elegida por muchos de nosotros suele ser comenzar a salir a correr: te compras las zapatillas adecuadas, ropa de abrigo para pasar los meses de duro invierno, preparas una playlist con la música que te gusta y ya estás listo para salir a quemar suela. Pero, ¿qué pasa con la motivación para salir a correr a pesar del frío y del cansancio? Esa motivación la puedes encontrar en los libros y, para ponértelo más fácil, te traemos algunos de ellos.

Los libros que te inspiran para comenzar a correr

Antes de nada, lo que más necesita una persona que va a comenzar a correr es una buena dosis de motivación, y podemos conseguirla a través de la lectura. Quizás lo primero que nos preguntamos cuando vamos a comenzar a correr es qué vamos a sentir mientras estamos haciéndolo: ¿qué sensaciones nos invadirán? ¿en qué pensaremos mientras corremos? Para hacernos una idea de todo esto y de todo lo que podemos conseguir a través del running, el mejor libro que os podemos recomendar es un clásico: De qué hablo cuando hablo de correr, de Haruki Murakami.

Esta obra es un ensayo lleno de reflexiones y de anécdotas de estilo auobiográfico, donde el autor nos cuenta las sensaciones y pensamientos que le han acompañado durante los entrenamientos para sus más de 20 maratones y alguna carrera de larga distancia. En el libro podemos experimentar su evolución como atleta, pero también tiene un lado mucho más personal y humano a través del cual conocemos las lecciones vitales que ha aprendido a través de este deporte. Si quieres saber lo que se siente al entrenar o al cruzar la meta, primero lee este libro y luego sal a correr.

Otro libro que nos inspira a correr es Correr o morir, del corredor de montaña español Kilian Jornet. A sus 28 años, Jornet lo ha ganado ya casi todo: sus hazañas son famosas en todo el mundo y podéis disfrutar de ellas en el documental Summits of my life. En el libro, Jornet no solo nos habla de sus entrenamientos y de sus carreras, sino que también comparte con nosotros su motivación: qué es lo que hace para no perder ni un entrenamiento ya haga frío, calor o nieve, y qué es lo que le mueve para, además, disfrutar de ello.

Uno de los motivadores por excelencia del panorama nacional es Espíritu González, el policía que corre maratones. En su primera obra, De patrulla con Filípides, González comparte con nosotros sus experiencias como corredor y cómo le afecta en su crecimiento personal y profesional. Su segundo libro, Del sueño a la meta, mucho más centrado en la motivación, nos habla de los tres pilares fundamentales sobre los que se construyen nuestros sueños de corredores: fortaleza mental, positividad y esfuerzo diario.

Los libros que te ayudan a mejorar tu técnica de carrera

Libros

¿Ya tienes toda la motivación que necesitas? ¡Entonces es hora de ponernos manos a la obra! La técnica de carrera es el aspecto más importante a tener en cuenta cuando comenzamos a correr: no solo nos hará ser mucho más eficientes en carrera, correr más rápido y cansarnos menos, sino que también nos protegerá frente a las más que posibles lesiones y dolores que sufriremos durante nuestra vida de corredores. Estos son los libros que necesitas leer para tomar nota de todo.

Libros escritos por atletas célebres

¿Quién mejor que los corredores más exitosos de nuestro país para darnos consejos sobre la técnica de carrera? En este apartado podemos incluir los dos libros publicados de uno de nuestros mejores y más mediáticos atletas: Chema Martínez. En No pienses, corre (su primera obra) y No pienses, corre más (la más reciente), Chema nos habla de los secretos de la técnica de carrera, el tapering, el entrenamiento invisible… Todo lo que necesitamos para mejorar día a día en nuestras zancadas.

Libros escritos por y para mujeres

Las mujeres son el público target más importante del mundo del running. Cada día son más las que se animan a comenzar con este deporte, y muchas de ellas sin estar en forma o sin haber practicado actividad física jamás. Para acompañarnos en este viaje y comenzar en el running no hay mejores compañeras que Cristina Mitre (Mujeres que corren) y Alma Obregón (¡A correr!). Cabe destacar que ninguna de ellas se dedica profesionalmente al atletismo, pero cuentan con fantásticos asesores deportivos para ofrecernos los mejores consejos a la hora de ponernos en forma.

Libros de distintos métodos de carrera

Una cosa es calzarse las zapatillas y salir a correr sin más, y otra muy distinta es hacerlo de forma consciente, mindful running lo llaman algunos. Si quieres conocer y comenzar a entrenar con métodos distintos de carrera no puedes perderte Natural Running, de Danny Abshire, en el que se nos habla de los beneficios de correr “de forma natural” y un plan de ocho semanas para conseguirlo, y Chi Running, de Danny Dreyer, donde podemos conocer esta técnica de carrera basa en el Pilates, el Tai-Chi y el Yoga. Dos formas diferentes e interesantes de aproximarnos a un modo diferente de correr.

Ahora ya estás totalmente equipado para comenzar a correr y a ponerte en forma este 2016. Solo te falta lo principal: atarte los cordones y salir por la puerta para dar tus primeras zancadas.

Imágenes | iStock

En Vive 0,0 | Barefoot Running: ¿de verdad es bueno correr descalzo?

¿A qué hora del día sales a correr? Pros y contras de cada una de ellas

Llega el buen tiempo y los runners comienzan a aparecer por la ciudad. Si en invierno eso de correr al aire libre no nos parecía tan atractivo, la llegada de las temperaturas más moderadas y el cambio horario parece que nos invita a cuidarnos y a disfrutar más de las calles y parques de nuestra ciudad. Si te has iniciado en el running pero no sabes a qué hora es mejor salir a correr, te lo contamos aquí.

Si te interesa saber cómo puedes ponerte en forma y cómo cuidar tu cuerpo, no te pierdas nuestra newsletter. Puedes suscribirte aquí, y recibirás todas las noticias directamente en tu bandeja de entrada para que no te pierdas ninguna.

Correr por la mañana: perfecto para crear un hábito

Running

Quizás es una de las horas más complicadas del día, pero salir a correr por la mañana, casi antes de que la ciudad haya despertado, tiene muchas ventajas. Por un lado, podrás disfrutar de los kilómetros casi en soledad, ya que no suele ser la opción mayoritaria de los runners. Además, las temperaturas frescas de estas horas del día te ayudarán a despejarte y harán de tu carrera un paseo agradable (mucho más que si sales a correr al medio día, por ejemplo). Los Drinking Runners, a los que hemos conocido a través de su iniciativa #KilómetrosXalimentos, son amantes de salir tempranísimo por la mañana a quemar suela; incluso tienen su propio hashtag para los locos que salen a correr antes que el sol, ¿te apuntas al #EarlyFreakyRunning?

Comprometerte a salir a correr temprano cada mañana hará que, además, te acuestes más temprano. El hecho de salir a correr cada día a la misma hora y de considerarlo como una cita contigo mismo te ayudará a crear un hábito de ejercicio que será más difícil de saltar. Además, una vez hayas entrenado ya tienes todo el día por delante para aprovecharlo, y llegarás al trabajo con las endorfinas por las nubes.

¿Entreno en ayunas o desayuno antes?

Running

Muchas personas salen a correr sin haber desayunado antes pensando que así se quemará más grasa que si ingieren algún alimento. Este es un pensamiento que nos ha acompañado muchos años; sin embargo el último estudio del Journal of the international society of sports nutrition concluye que no hubo una diferencia significativa de pérdida de grasa entre los que entrenan en ayunas y los que lo hacen después de desayunar. Sí es cierto que al entrenar en ayunas el cuerpo usa combustible nuestra grasa metabolizada para obtener energía, pero el consumo de esta desciende en las 23 horas restantes del día, por lo que finalmente no se traduce en una mayor pérdida de grasa total.

Desayunar antes de salir a correr sí puede influir a la hora de mejorar nuestro rendimiento: realizar una ingesta entre media hora y una hora antes de comenzar a entrenar puede ser beneficioso para nuestro organismo. Un buen aporte de carbohidratos provenientes de fruta o cereales como la avena puede ser una buena opción de desayuno antes de entrenar.

Aprovecha la hora de la comida para salir a correr

En España, casi todos trabajamos con horario partido: la mitad de las horas por la mañana, un descanso para comer y la otra mitad por la tarde. Actualmente, muchas empresas están implementando para sus empleados el horario continuado para mejorar la productividad, pero, si en tu caso esto todavía no ha sucedido, es muy posible que cuentes con un par de horas a medio día que se te hacen larguísimas y en las que no sabes en qué puedes aprovechar el tiempo. La propuesta es clara: crea un nuevo hábito y sal a correr a medio día.

¿Cómo lo compaginamos con las comidas? La mejor idea sería comer después de entrenar, ya que es recomendable esperar al menos una hora después de ingerir alimentos para comenzar a hacer deporte. Para que no te fallen las fuerzas y puedas rendir al 100%, no olvides tomar un pequeño refrigerio a media mañana: un yogur con un puñado de frutos secos o una pequeña tostada con tomate acompañados por un zumo de frutas natural te darán la energía que necesitas para salir a quemar suela.

Debemos tener especial cuidado con el sol en las horas centrales del día, sobre todo ahora que comienza el calor y las altas temperaturas. No olvides llevar una gorra o pañuelo que te cubra la cabeza para evitar insolaciones, y lleva siempre contigo un tubo de crema con protección solar para aplicarte en las zonas que queden expuestas. Presta especial atención a cara, hombros y parte superior de las orejas, que son las zonas que reciben directamente los rayos solares.

Correr por la tarde para evitar lesiones

Running

La opción mayoritaria, sobre todo en esta época del año, suele ser salir a correr por las tardes con la caída del sol. A esta hora ya hemos terminado con los compromisos familiares y de trabajo, y disponemos de más tiempo para entrenar tranquilamente. además, las temperaturas más frescas que durante el resto del día invitan a hacer más kilómetros.

Algunos beneficios de salir a correr por las tardes son liberar el estrés acumulado durante todo el día y evitar lesiones, ya que nos encontramos con más fuerza. Si lo que queremos es mejorar capacidades físicas como la flexibilidad, la velocidad o la potencia, nuestro entrenamiento será más productivo si entrenamos por las tardes.

Eso sí: entrenar por las tardes tras la jornada laboral exige una gran fuerza de voluntad. Es asombrosamente fácil cómo nos ponemos excusas y lo vamos dejando para más tarde, cayendo en el riesgo de no ir a entrenar nunca. Para no caer en la tentación del sofá lo mejor es fijarnos una hora concreta para salir a correr y cumplirla a rajatabla. Salir con amigos también ayuda, ya que uno tirará del otro y será más difícil quedarnos zanganeando en casa. otra idea para salir a correr, por muy cansados que estemos de nuestro día, es convertirlo en un juego a través de alguna de las aplicaciones para smartphones que existen.

¿Sales a correr por la noche? Hazte visible

Correr por la noche es la opción de muchas personas que no encuentran otro momento más adecuado en su jornada. Salir a correr por la noche quizás es la opción menos preferida por los corredores, pero si lo hacemos hay una palabra que debemos tener siempre en mente: seguridad. Intenta correr por parques o calles transitados y no hacerlo solo, siempre mejor con algún amigo que nos acompañe.

Por la noche eres más vulnerable, así que no puedes olvidar que es necesario hacerte visible para los demás. Las marcas de ropa más punteras incorporan ya elementos y tejidos reflectantes en sus prendas para que podamos localizar fácilmente a los runners por la noche. También podemos optar por colocar una pequeña luz LED en nuestras zapatillas. Para lugares oscuros, un frontal con linterna es una buena opción. Lleva siempre tu teléfono móvil cargado por si ocurre cualquier imprevisto.

Al llegar a casa, cena si aún no lo has hecho, o tómate un pequeño refrigerio antes de irte a la cama para recuperarte correctamente del esfuerzo. El sueño reparador de la noche hará el resto.

Imágenes | Pixabay #1 #2 #3 #4

En Ciudadano 0,0 | Running para novatos, cómo aprender las técnicas básicas de carrera
En Ciudadano 0,0 | Cómo salir a correr siendo principiante y correr 5km

Canicross o la felicidad de compartir el deporte con tu mascota

Cada día somos más los que decidimos atarnos las zapatillas y salir a correr para ponernos en forma. Al igual que cada vez son más las familias que deciden acoger en sus hogares a un nuevo miembro perruno. Visto esto, ¿qué hay mejor que combinar el deporte con aquellos que más queremos? Si quieres ponerte en forma y compartir tiempo de calidad con tu mascota, no lo dudes: ¡el canicross es lo tuyo!

El running es un deporte que está de moda, por eso tenemos muchos artículos que pueden ayudarte en tus salidas a correr. Si no quieres perderte ninguno de los que vengan a partir de ahora lo mejor que puedes hacer es suscribirte a nuestra newsletter. De esta manera todas las noticias llegarán directamente a tu buzón de mail y no se te pasará ninguna.

¿Puede mi mascota correr conmigo?

Salir a correr con tu perro, es una actividad que te enganchará: no sólo conseguirás mejorar tu forma física, sino que además crearás un vínculo muy especial con tu mascota.

Lo primero que debemos tener en cuenta a la hora de empezar a practicar canicross es si nuestro perro es el indicado para ello. Normalmente, las mejores razas de perro para acompañarte en tu carrera son de tamaño mediano o grande, y que no tengan el hocico chato (como los pugs, por ejemplo). Algunas razas ideales son el Jack Russell Terrier, el Labrador Retriever, el Braco de Weimar y, por supuesto, los perros nórdicos. Pero cualquier perro puede correr siempre que esté entrenado.

Antes de ponernos en marcha, es muy recomendable que tanto tú como tu perro paséis una revisión médica. Lo más importante es que ambos disfrutéis de la actividad y que lo hagáis de forma segura. Si el veterinario y el médico os dan el OK, sólo queda hacernos con el material que necesitamos ¡y a correr!.

¿Qué material necesito para practicar canicross?

Canicross

En el canicross, la premisa fundamental es que el humano y el perro corren juntos hasta cruzar la meta, estando el perro siempre por delante. Para poder practicar canicross, necesitamos material específico: correr con una correa de paseo puede ser peligroso tanto para el perro como para nosotros.

Necesitaremos estos elementos fundamentales:

  • Arnés de canicross (para el perro): los arneses de canicross están específicamente diseñados para que el perro tire sin problemas de nosotros, sin riesgo de lastimarse. Son arneses acolchados y más largos que los de paseo que cubren toda la columna del animal (o sólo la mitad si son arneses cortos): lo que conseguimos de esta manera es que la fuerza del perro se distribuya por todo su cuerpo sin hacerles daño. Las argollas o elementos metálicos nunca están en contacto con el animal.
  • Línea de tiro (para el perro y para nosotros): es el elemento de unión entre el corredor y el perro. A diferencia de una correa de paseo convencional, las líneas de tiro tienen una parte elástica, de modo que la fuerza del tirón del perro al correr se distribuye por la línea. Se une al perro a través de un cierre metálico, y al corredor mediante un mosquetón (es recomendable que sea un mosquetón de liberación rápida, el cual se abre tirando de una pequeña cuerda, por si acaso surge algún problema).
  • Cinturón lumbar (para el corredor): los cinturones lumbares están acolchados y permiten correr con las manos libres. La idea es que la fuerza del perro nos empuje desde atrás en lugar de tirar hacia delante de nosotros. al igual que la línea de tiro, tiene una zona elástica para minimizar el impacto.

Existen muchas tiendas especializadas en material de canicross, como Speedog Sporting o Canicross Market. En esta última tienen un servicio de atención al cliente por chat en el que te asesoran en el momento sobre tu compra y te resuelven todas tus dudas.

¿Cómo entreno con mi perro?

Canicross

Lo más importante es que hay que entrenar de forma progresiva: aunque tú seas un corredor experimentado piensa que para tu perro salir a correr contigo será una novedad, de modo que hay que ir despacio y adaptarnos siempre al ritmo de nuestro perro. Lo primero que hay que conseguir es que nuestro perro entienda que tiene que tirar de nosotros: en canicross el perro va siempre por delante del corredor. Enseñarle una orden como “¡tira!” para que empiece a correr deberá ser la tarea de los primeros días. Además, tenemos que conseguir que corra en línea recta sin pararse a saludar a otros perros, perseguir palomas, etc.

Lo ideal es salir a correr unos tres días a la semana e ir aumentando el kilometraje y el ritmo poco a poco. Elige bien  la ruta por la que vas a salir: la tierra es el terreno más recomendado, ya que las carreras de canicross suelen ser por montaña o campo. Busca un terreno limpio y donde no haya peligros: ¡tú llevas calzado específico de running, pero tu amigo corre sobre sus almohadillas!

Deberás perfeccionar tu técnica de carrera para optimizar el empuje extra que te da el perro: fortalece sobre todo tu tren inferior, haciendo hincapié en tobillos y rodillas. Añadir a tus salidas de canicross un entrenamiento de cuerpo completo es una buena idea para no descuidar ninguna parte de tu cuerpo.

Consejos que no debes olvidar en el canicross

Canicross

  • La carrera debe ser una actividad de disfrute para los dos: no pidas esfuerzos a tu perro por encima de sus posibilidades.
  • Controla la temperatura cuando salgas a correr: evita las horas más calurosas del día.
  • Recuerda la importancia de la hidratación: tanto para ti como para tu mascota, antes, durante y después de la carrera. Puedes llevar un cuenco plegable para que tu perro pueda beber en alguna parada.
  • Disfruta de la felicidad de correr con tu perro: es la oportunidad perfecta para crear un vínculo de amistad y lealtad con tu mascota. ¡Compartir endorfinas une!

 

Imágenes | Harold Meerveld #1 #2 #3, Rubén Ortega Vega

En Ciudadano 0,0 | ¿Tienes bici y perro? ¡Pues no son incompatibles!

Este fin de año corremos la San Silvestre y así la vamos a preparar

El último día del año es una fecha especial para todos: es el día en el que hacemos balance, dejamos atrás todo lo que no ha ido exactamente como nos habíamos propuesto y nos preparamos para lo bueno que está por venir. Se me ocurren pocas maneras mejores de despedir el año que haciendo deporte y pasándolo bien con los amigos en la previa de la cena de Nochevieja, por eso no falto ningún año a la San Silvestre. Queremos compartirla con todos vosotros en 2014, por eso os vamos a ayudar a prepararla.

Si te gusta el running, el deporte y quieres saber más sobre cómo estar en forma no puedes perderte nuestra newsletter. Para recibirla cómodamente en tu correo sólo tienes que suscribirte rellenando este formulario. ¡Nos vemos en tu buzón de entrada! Continue reading Este fin de año corremos la San Silvestre y así la vamos a preparar