Tag Archives: Comercio Justo

Descubre qué es el coliving y cómo puede ayudarte a ser más feliz

El coliving es una forma moderna de alojamiento en la que los huéspedes comparten el espacio. Los residentes, además del espacio físico, comparten intereses. Por lo tanto, esta nueva tendencia que cada vez va estando más asentada se convierte en una forma de explorar. Gracias a compartir casa con personas afines, en el coliving se descubren nuevas formas de relacionarse y de convivir y puede servir para abrir la mente a nuevas nociones, de manera que a muchas personas les hace sentirse bien con su entorno y consigo mismos.

En los colivings se valoran ideas como la apertura, la colaboración, el networking social, la economía compartida y colaborativa. De ahí que lo consideramos algo más espiritual que práctico. Aunque estemos hablando de una solución de alojamiento, lo estamos tratando como una forma de vida alternativa.

El coliving puede ayudarnos a crecer como personas, a descubrir dentro de nosotros muchas características interesantes, a volvernos más abiertos y sociables… Se define como una forma de vivir y como un estilo de vida mucho más pleno y satisfactorio. Es posible que en el coliving es donde se encuentre la felicidad que estamos buscando.

Viaja y conoce mundo gracias al coliving

Group Of Friends Eating Meal On Rooftop Terrace

Los residentes de las casas de coliving en muchos casos se encuentran trabajando fuera de su hogar, ya sea por un traslado temporal o para hacer un proyecto que necesariamente requiere el desplazamiento. Por lo tanto, la convivencia es temporal. Sin embargo, la interacción entre los huéspedes es mucho mayor que la que se produce en un viaje y se sacan las mismas ventajas que en este, pero con mucha mayor intensidad.

De una forma pragmática, facilita encontrar alquileres de meses, días o semanas a estos empleados o freelancers que se ven obligados a desplazarse y que no necesitan un alquiler a largo plazo. Les ofrece conexión a Internet de calidad, lo cual es fundamental para trabajar en remoto y puntos de encuentro.

Meeting Talking Discussion Brainstorming Communication Concept

Pero mucho más importante que todo eso es que los viajeros no se sienten solos, a pesar de haber dejado toda su vida atrás. Se termina el concepto del emigrante como persona triste y desarraigada y aparece una nueva visión sobre el desplazamiento laboral.

Los intercambios culturales llegan a ser muy ricos, debido a que se comparte todo. Por ejemplo, la cocina. Si los residentes hacen turnos para cocinar, cada día descubrirás los sabores de un lugar diferente del mundo o de un estilo gastronómico y unas elecciones alimentarias distintas e irás aprendiendo de todos los compañeros.

Group of friends sitting hanging out with drinks on rooftop in urban city

Diferentes formas de coliving

Lo que marca el coliving no son detalles de índole práctica, sino una diferencia cultural y va mucho más allá que una forma de reducir gastos. El coliving puede organizarse de formas muy diversas, pues puede partir de alojamientos en propiedad o de alquileres, puede darse en entornos urbanos o rurales. La tendencia más extendida de esta convivencia suele ser urbana y en un mismo edificio o vivienda, pero no es la única.

Creative group of designers discussing project at office.

Los lugares que ofrecen coliving le dan a cada usuario una habitación individual con su zona de trabajo. Y hasta aquí podríamos estar hablando de un colegio mayor o una residencia. Sin embargo, los espacios comunes son tan importantes como los personales y ahí reside la diferencia que los convierte en lugares de felicidad y bienestar.

El coliving como tendencia novedosa

La primera vez que se escucha o lee la palabra “coliving” es muy posible que se piense en comunas o en comunidades de escasa organización, sin embargo, se trata de una tendencia totalmente novedosa que no tiene equivalente en lo que conocíamos hasta ahora.

Group of Friends with Digital Tablet

Lo que la separa con más claridad de la vida en comunidades es que las 20 o 30 personas que suelen cohabitar en general son personas en edad activa y con una similitud en lo que se refiere a sus áreas de trabajo, en lugar de estar formadas por familias, niños, jóvenes y jubilados.

Las eco-aldeas podrían compartir ciertos elementos con el coliving, pero su enfoque principal está en la creación de un sistema de autoabastecimiento sostenible y ecológico. Por último, la distinción entre coliving y cohousing radicaría en que este último se refiere únicamente a distribuir un pequeño edificio en el que se comparten la cocina y otros espacios comunes, pero no se busca la integración ni hay una idea de generar experiencias.

Happy friends having dinner together in kitchen

Se diferencian del concepto que en los años sesenta se asoció a los hippies en que aquellas comunas se generaban con el principal objetivo de alejarse física y organizativamente de la sociedad. Eran una respuesta a los tiempos y contenían cierta intención protesta contra el establishment. Se querían formar nuevos gérmenes de sociedades contraculturales. El coliving no promulga el aislamiento, sino todo lo contrario.

Coliving y coworking

Algunos lugares de coworking no ofrecen puestos a personas que no estén viviendo en el espacio, dado que quieren generar una experiencia mucho más integradora, que va más allá de compartir unas horas de tareas diarias. De esa forma, sirve de laboratorio o incubadora, como las que tienen algunas de las start-ups de Silicon Valley.

Two businessmen interacting at meeting in office

Por lo tanto, el coliving es además de todo una forma de fomentarel conocimiento de personas que se dedican a profesiones cercanas y que, por lo tanto, probablemente en un futuro podrían servir como socios en negocios. Pero más allá de todo ello, está el valor personal de esos encuentros: los creadores, al pasar mucho más tiempo juntos, aumentan la creatividad y les sirve para romper el bloque de la creación y de permitir que se creen sinergias y surjan ideas de la interacción, de las conversaciones, del eclecticismo que se forma.

Fotos: iStock

Así se aprende practicando con proyectos de innovación social de We-traders

Finalizamos el especial sobre el movimiento We-traders hablando de la implicación de las empresas para que los jóvenes tengan la oportunidad de aprender de una forma diferente a la académica tradicional. Con un proyecto educativo orientado a afrontar los retos de la “sociedad red” del siglo XXI, los laboratorios permiten a los participantes aprender practicando. Algunos de los estudiantes ya están creando sus proyectos propios.

Este tipo de iniciativas y otras propuestas similares, basadas en las mismas ideas de bien común, cooperativa y redistribución aparecen con regularidad en Ciudadano 0,0, por lo que, si quieres estar al día de estos movimientos y enterarte de las nuevas tendencias, te resultará interesante suscribirte a nuestra Newsletter, para recibir en tu correo nuestras publicaciones más importantes.

Proyecto de innovación social

hub

La cooperativa Teamlabs, tiene como objetivo poner en marcha ecosistemas empresariales donde tienen cabida tanto grandes empresas, como startups con vocación de integrarse en proyectos de innovación abierta. Esta plataforma está ubicada en los espacios Impact Hub Madrid y Makers of Barcelona (MOB).

Tomando como punto de partida el lema de We-Traders, “cambiamos crisis por ciudad”, parten de una situación precaria que ya conocemos: elevado paro juvenil, inseguridad laboral, escasa cultura de emprendimiento, emancipación tardía, discriminación hacia los autónomos… y la convierten en oportunidades. Esto lo llevan a cabo gracias al emprendimiento social, al aprendizaje por la práctica, a la autogestión, el micromecenazgo…

Makers of Barcelona

En estas cooperativas se han unido agentes de muy diferentes procedencias, como jóvenes emprendedores, iniciativas tipo start-up, sociólogos, economistas, biólogos, diseñadores, creativos, programadores, abogados, pequeñas empresas, inversores…

Aprender haciendo

Una de las filosofías del movimiento Maker, un proyecto muy hermanado con el de We-Traders, es la de aprender haciendo y emprender en equipo. Hay una serie de empresas que se han prestado a trabajar de esta manera para ofrecer la posibilidad de que se aprenda con ellas. Se fomentan formas de trabajo como la co-determinación y la co-autoría, esto quiere decir que tanto las decisiones como la puesta en marcha de los proyectos se hacen en común.

De esta forma, los jóvenes profesionales que afrontan los retos de esta nueva sociedad, reciben una orientación y una ayuda. La diferencia entre lo académico y lo profesional queda muy difuminada en estos laboratorios donde se aprende mientras se trabaja. Los fundadores de Teamlabs consideran que las universidades y centros educativos no están preparando a los jóvenes para los perfiles demandados por la sociedad del siglo XXI y por ello ofrecen una propuesta educativa diferente.

HUBMadrid

Los tres programas que ofrece Teamlabs son el Grado Leinn, coordinado junto con Junto con la Mondragon Team Academy (MTA), Master Yourself, que se describe como experiencia de aprendizaje radical de 12 meses de duración en la que se proponen darte herramientas para reinventar tu trayectoria vital y profesional y Labs y Tracks, talleres de 15 horas abiertos a todo el mundo, que se centrarán en temas de tecnología y medios y que pueden cursarse por separado o como bloque.

Algunos de los estudiantes graduados en el proyecto educativo LEINN (liderazgo emprendedor e innovación) han creado el proyecto de cooperativa Walkinn, dedicado a proyectos de innovación social. Los integrantes han creado proyectos sociales, de consultoría, de marketing, de moda, de sostenibilidad, como por ejemplo, la plataforma Ecogreen.

Leinn

Si te interesa aprender de una forma tan práctica y bien orientada, puedes informarte en Teamlabs. O, por ejemplo, puedes apuntarte a la gira para jóvenes emprendedores que ya está en marcha y que pasará dentro de unos días por tu ciudad o una cercana. Hasta el 29 de mayo, estarán visitando Valladolid, Bilbao, Logroño, Barcelona, Valencia, Vigo y Sevilla para explicarte en qué consisten sus programas de aprendizaje y ofrecerte talleres intensivos de emprendimiento. A partir de ahí, jóvenes de 15 a 26 años tendrán la oportunidad de transformar una idea propia que busque un cambio positivo en sus comunidades participando en la tercera edición de Think Big.

Y si ya participas en alguna cooperativa o laboratorio de este tipo, nos encantaría conocer cuáles han sido tus experiencias y compartir tu aprendizaje.

En Ciudadano 0,0 | Reciclaje y aprovechamiento Nolotiro, lecciones que aprendemos de We-traders.

Fotografías | Ouishare (3 fotos), Juan Freire (3 fotos) e ImpactHUB.

¿Qué es el slow food?

 Somos lo que comemos”. Hemos escuchado la frase miles de veces y un día, preparando la comida familiar o de compras en el súper, te das cuenta que la decisión está en tus manos. ¿Será el slow food el camino para acercarnos a esa alimentación equilibrada que buscamos?  Y nos ponemos manos a la obra para averiguar un poco más sobre ¿qué es el slow food?

slow food

A primera vista se tiene la idea de que es sólo una manera de comer cuando en realidad involucra bastante más que éso. No sólo es importante la calidad y estado de los productora que componen nuestra dieta sino que el slow food requiere que abramos los ojos para conocer más sobre los métodos de producción, por ejemplo. 

 slow food

¿Qué es slow food?

El “comer lento” involucra una actitud más reflexiva sobre todo lo que involucra la gastronomía. Detrás de cada producto que comemos hay una enorme maquinaria humana, económica y cultural que lo avala. Por ejemplo: una botella de aceite de oliva virgen de Jaén, es mucho más que 1000 mililitros de aceite. Hace falta una larga experiencia, una cultura propia, un conocimiento de la tierra y una dedicación personal para que el producto final sea óptimo.

La industrialización y globalización han hecho que muchos de los alimentos que consumimos cada día, hayan perdido parte de esa tradición local, que hayan dejado de beneficiar al productor original. Así también, la alimentación se hace más “global” y menos “propia”. En ese proceso, encontramos que las cocinas tienden a parecerse, a uniformarse perdiendo sabor autóctono y cayendo en un menú homogéneo generalizado.

El movimiento slow food surgido en Italia en 1986, interpreta la gastronomía y la alimentación como hechos culturales a dignificar. Busca rescatar los productos y métodos culinarios propios de un lugar, promoviendo su difusión y protección como bienes culturales.

Slow food: bueno, limpio y justo

El movimiento slow food se asienta en tres conceptos fundamentales:

  • Bueno: lo que comemos debe ser bueno, fresco, de estación, que satisfaga nuestros sentidos y se base en la producción y cultura locales.
  • Limpio: la producción de alimentos y el consumo deben ser respetuosos del medio ambiente y saludables para nuestra salud.
  • Justo: las transacciones comerciales que genera la producción y comercialización de productos alimenticios deben tener reglas justas tanto para productores como para consumidores. Precios accesibles y márgenes de comercialización equitativos intentando beneficiar a la localidad productora.

 slow food

¿Cómo practicar slow food?

Este movimiento está organizado en mas de 50 países a través de grupos locales que realizan tareas de difusión y concientización. Se reunen en ferias y cursos sobre la temática a los cuales puedes sumarte. Algunas de estas ferias ya han tomado un vuelo internacional y con fama bien ganada en el ambiente gastronómico. Tal es el caso del Salone del gusto que se realiza cada año par en Turín.

Se promueven campañas de educación gastronómica como la de Slow Fish con la que se estimulan las técnicas de pesca más respetuosas con el medio ambiente y las técnicas culinarias más tradicionales.

También existen restaurantes slow food que ofrecen cartas basadas en la producción y técnicas culinarias cercanas, justas y saludables. Estos restaurantes se identifican como “Kilómetro 0”. Si te interesa probarlos, hay varias guías al respecto como la guía de restaurantes km 0 de Cataluña.

¿Tengo que sumarme a una asociación? No es necesario “apuntarse” formalmente a ningún grupo si no quieres. Simplemente,  puedes proponerte adoptar los 3 principios del slow food como propios y tratar de llevarlos adelante en la compra y alimentación diaria.

¿Cómo? Interesándonos por la cultural gastronómica local aprendiendo recetas y formas de cocinar propias de la tierra en la que vivimos, apoyando a productores locales.  

En el super, leyendo bien las etiquetas y eligiendo los productos que se cultivan cerca de casa. Visita el mercado local y tendrás una visión de todo lo que produce tu zona, la calidad y variedad de productos que ya estás consumiendo y de los nuevos que puedes incorporar.

Creo que así podemos sumarnos a una gran iniciativa global desde nuestra experiencia del día a día.  El slow food deja de ser un concepto abstracto y lo traducimos en una conducta responsable desde la compra hasta nuestra mesa. 

Imágenes | Porcillas Moscas, Danumurthi Mahendra