Tag Archives: comer fuera de casa

Así desconecto a mediodía del trabajo: mi guía sobre comer en el parque

Por fin ha salido el sol y la primavera está al caer. Para esos días que nos tenemos que quedar en el trabajo a comer o si tenemos una jornada partida con tiempo suficiente para la comida, podemos salir al parque para desconectar un poco y descansar del trabajo. Veamos una guía para comer en el parque. Dónde podemos comer y qué hacer hasta que sea de nuevo hora de trabajar.

Si quieres recibir este tipo de noticias u otras similares en tu correo electrónico puedes suscribirte a nuestra newsletter.

Guía para comer en el parque

Lo primero de todo es localizar un parque cercano que sea acojedor y en el que nos sintamos cómodos para comer, dar un paseo o simplemente sentarnos a leer un rato. Aunque el parque esté a algunos minutos andando, no va a pasar nada, esto nos servirá de distracción y pondrá algunos metros de separación del lugar de trabajo, dando la sensación de que desconectamos. Si el parque es transitado y hay más gente comiendo o descansando del trabajo, mejor que mejor (como dice el refrán: “mal de muchos…”).

Lo segundo es ver qué comemos. Aunque hay opciones muy fáciles como los bocadillos o similar, yo recomiendo comer de tupper, ya que tenemos la opción de comer un menú sano y equilibrado aunque sea fuera de casa. Lo más socorrido es una ensalada, si tenemos algo de imaginación, podemos hacer una diferente cada día. Para beber, aunque esto ya es una decisión más personal, yo recomiendo agua, así no metemos más calorías ni gases, por lo que facilitaremos la digestión.

Elegir el sitio para comer en el parque también es cuestión de preferencias. Yo, desde luego, prefiero buscarme un banco y una mesa y comer como si estuviese en casa, pero en plena naturaleza. Comer en el suelo sentado puede ser algo más incómodo, aunque hacerlo apoyado en un árbol también tiene su aquel. Como decía antes, si hay alguna zona donde hay más gente comiendo os recomiendo ir hacia allí, ya que se crea un ambiente muy bueno, una especie de “comedor en plena naturaleza”.

Consejos para desconectar del trabajo a mediodía

descanso
Alejarnos de todo aquello que nos recuerde al trabajo es importante. Recordemos que estamos en nuestro tiempo de descanso, cuanto más nos aislemos de ese clima, mejor. Por tanto, nada de responder e-mail, llamadas o ir con algún compañero a comer y no parar de hablar de trabajo. Disfruta de la naturaleza, del parque y del tiempo de descanso.

Después de comer, tenemos la opción de sentarnos tranquilamente en un banco a leer, escuchar música, o simplemente, cerrar los ojos y relajarnos hasta que llegue de nuevo la hora de trabajar. Y si no eres de quedarte quieto, un paseo tranquilo por el parque también puede servir para recargar las pilas y pensar tranquilamente en nuestro día.

Recuerdo el año pasado cuando vivía en Sevilla. De vez en cuando iba al Parque del Alamillo a comer cuando empezó la primavera. Aunque me daba tiempo a ir a casa, comer y echarme una pequeña siesta, prefería irme allí para sentarme tranquilamente a comer escuchando los pájaros y, despues, echarme un rato apoyado en un árbol mientras escuchaba la radio. Sin duda, era un momento donde disfrutaba de la tranquilidad de ese tiempo de descanso, algo que no sentía cuando iba a casa, donde todo era más acelerado.

Las diez reglas del Ciudadano 0,0 para comer fuera de casa

Muchos de nosotros comemos fuera de casa a diario. Comer fuera de casa en bares o restaurantes no está reñido con tener una dieta saludable. Solo hay que saber qué platos o alimentos elegir para ir construyendo nuestra propia dieta equilibrada.

En el siguiente decálogo para comer fuera de casa podemos ver algunos trucos que nos servirán para que esta forma de comer no se convierta en el enemigo número uno de nuestra dieta. Si seguimos estas reglas, seguro que mejoraremos nuestra dieta fuera de casa.

Diez reglas para comer sano fuera de casa

  • Elegir dónde comer: mejor si es un sitio donde hay menú diario con dos platos y postre. De este modo la dieta suele ser variada y cada día se va cambiando entre carne, pescado, legumbres, etc. También es importante si en el sitio nos dan flexibilidad en la cocina: pedir que te cocinen algún alimento a la plancha, al vapor, quitar alimentos del plato o añadir otros.
  • Verduras y hortalizas como guarnición: son las grandes olvidadas de la dieta cuando comemos fuera de casa. Aprovecha cuando pidas un plato de carne o pescado y acompáñalo de verduras u hortalizas.
  • Mejor pescado que carne: por la sencilla razón de que los pescados suelen ser blancos y menos calóricos que las carnes, que son más ricas en grasa y un plato más pesado. Además, el pescado es otro de los olvidados de la dieta, si podemos aprovechar para comerlo en estas ocasiones, mejor.
  • Cuidado con las salsas: si pedimos alguna ensalada o plato principal acompañado de salsa, estaremos multiplicando por dos en muchas ocasiones las calorías. Las salsas son ricas en grasas y azúcares, de ahí su buen sabor. Podemos sustituirlas y condimentar con aceite, limón o especias.
  • Pan y cereales, mejor integrales: la fibra es un nutriente importante de la dieta, que obtenemos sobre todo de los cereales integrales. Si nos dan la opción, es un buen hábito pedir el pan o el arroz integral, cuanto menos procesado mejor.
  • Evitar los fritos: son alimentos muy socorridos cuando comemos fuera de casa pero aportan un exceso de calorías y hacen las digestiones muy pesadas. Como decíamos al principio, si en el bar o restaurante nos permiten sustituir algún frito por cocinado al vapor, plancha o microondas, será un punto a favor.

  • Fruta como postre: en todos los sitios suelen tener fruta para el postre, pero siempre llama más la atención postres de repostería elaborados. Manzana, plátano, pera o naranja serán perfectos para concluir la comida.
  • La sal no es necesaria: todavía recuerdo a un viejo y sabio profesor cuando nos decía que los alimentos de la dieta tienen el sodio suficiente para cumplir las necesidades diarias. La sal es un añadido al que nos acostumbramos y que podemos eliminar sin problema. Incluso apreciaremos más el sabor del plato si está menos salado.
  • Ensalada, el plato estrella: antes hablábamos de primar a las verduras y hortalizas. La ensalada es el plato perfecto para juntar a ambos grupos de alimentos. Ensalada mixta como opción básica o ensaladas más elaboradas como primer plato es una buena elección, pero ten en cuenta el punto número cuatro.
  • Al horno o a la plancha, siempre es mejor: este tipo de cocinado es menos agresivo con los alimentos y no añade calorías extra. A tener en cuenta cuando leamos en el menú cómo está cocinado el alimento, sobre todo si es carne o pescado.

No es cuestión de volverse loco e ir a comer fuera pensando en cumplir todas estas cosas a rajatabla, pero sí que podemos ir incorporándolas poco a poco y hacer que las comidas fuera de casa no nos pasen factura en tener una dieta equilibrada. ¿Qué trucos utilizáis vosotros para comer sano cuando estáis fuera?

En Ciudadano 0,0 | Mapa con todos los restaurantes Nolotiro

En Vitónica | Consejos para comer fuera de casa y no olvidarnos de la dieta

Imágenes | Scorpions and Centaurs, B Tal, floodkoff

El tupper fácil: hoy conservas

Una de las opciones más prácticas al comer fuera de casa es suplementar nuestro menú con algún tipo de conserva, ya sea vegetal o de pescado. Y es que los alimentos en conserva aparte de ser cómodos y versátiles se puede disponer de ellos durante largos períodos de tiempo en nuestra despensa, estando siempre preparados para ser consumidos y de rápida elaboración.

En nuestro tupper, las conservas pueden formar parte de una deliciosa ensalada aportando la parte proteica del menú, una buena lata de pescado como por ejemplo de bonito del norte, dará sabor y sustancia a cualquier mezclum de lechugas. También se puede complementar a éstas utilizando una conserva vegetal, como por ejemplo de maíz, zanahorias baby o judías verdes, que acompañadas de unos sencillos huevos duros forman un plato exquisito para los menús en el trabajo.

Comer de tupper con conservas

 

Tenemos además las conservas de legumbres que aliñadas con una vinagreta o una mayonesa ligera son muy válidas para elaborar con ellas ensaladas más contundentes como plato único. Y para variar de las ensaladas, simplemente un poco de pasta hervida con unas latas de calidad y ya nos podemos preparar una receta rápida y sabrosa para incluir en nuestra fiambrera.

Pero en ocasiones las conservas, debido a los procesos a los que están sometidas para alargar su vida útil, pierden parte de sus vitaminas y minerales, por lo que lo ideal es combinarlas en nuestro menú semanal con alimentos de las mismas características pero en fresco, y no realizar nuestra comida de oficina solamente con latas. Si añadimos de postre una fruta fresca, la conserva se puede convertir en una gran aliada para el tupper. Y vosotros ¿utilizáis a menudo conservas para preparar vuestro tupper?

En Ciudadano 0,0 | Bento, un tupper de lujo para la vista y el paladar
En Ciudadano 0,0 | Recetas de tupper

Imagen | Esther Clemente

 

Comer bien en un aeropuerto y no morir en el intento

A menudo comer fuera de casa se convierte en una dificultad si queremos mantener un nivel saludable en nuestra dieta. Es fácil toparse con demasiadas tentaciones y hay que mantener una buena fuerza de voluntad para seguir comiendo sano también cuando viajamos.

En el aeropuerto es fácil que pasemos muchas horas de espera: vuelos retrasados, tiempo para embarcar, facturar… y más precisamente en estas fechas navideñas que aumenta el número de viajeros, así que es fácil que llegue el momento de comer y ¿qué opciones encontramos para comer sano?. A pesar de ser Navidad y tener un viaje en avión podemos seguir cuidándonos.

Airport Restaurant

Continue reading Comer bien en un aeropuerto y no morir en el intento