Tag Archives: carril bici

Pasado, presente y futuro del carril bici como elemento clave para la consolidación de la bici en la ciudad

Carril bici

El carril bici siempre ha ido de la mano de las políticas para potenciar el uso de la bicicleta en la ciudad. Se consideraba que segregar al ciclista de la calzada ayudaba a que muchos dieran el paso para retomar los hábitos ciclistas y se animaran a desplazarse por la ciudad en este medio de transporte. Además las principales ciudades europeas, que deberían servir como modelo, que tienen una gran tradición ciclista disponen de una amplia red de carriles bici. Sin embargo todo esto está hoy en cuestión y se ha establecido cierto debate sobre el pasado, presente y futuro del carril bici como elemento clave para la consolidación de la bici en la ciudad.

Vamos a intentar dar voz a los principales puntos de vista, desde el ciclista más novato que lleva años sin montar en bici pero quiere retomar la afición, al más experto, al deportivo que utiliza la bici más los fines de semana o el que la utiliza para sus desplazamientos diarios al trabajo. Si te interesan las noticias sobre el mundo de la bici puedes suscribirte a nuestra newsletter donde recibirás una selección de las mejores directamente en tu correo electrónico.

El ciclista novato necesita el carril bici

Carril bici para ciclistas novatos

Para el ciclista urbano que quiere reengancharse a la práctica de la bicicleta, ya sea para sus desplazamientos diarios cercanos como para otros más ligados con su ocio, el carril bici es básico. Seguramente si no existiera esta infraestructura no se vería con la capacidad, con la confianza necesaria como para volver a coger la bici. No se puede circular por las aceras y en la calzada no tienen la seguridad necesaria.

En este sentido podríamos decir que el carril bici se configura como un carril de aprendizaje o de reentrada. Seguramente la mayoría de los ciclistas que retoman la bici aprendieron a montar de pequeños y ahora llevan años sin hacerlo. Cierto que montar en bicicleta es algo de lo que nunca nos olvidamos, sin embargo, aprendimos a hacerlo por la acera, no por la calzada entre otros vehículos.

Una vez que ya se ha pasado este periodo de aprendizaje, de vuelta a la confianza, es cierto que el paso a circular por la calzada está un poco más cerca. Aprenden a utilizar las calles tranquilas, que tienen poco tráfico para sus desplazamientos. También cómo deben circular, siempre por el centro del carril, cuando van por una calle.

Aquí son de ayuda los ciclocarriles, carriles que tienen marcas viarias en una calle normal, pero que ya advierten al resto de vehículos que la velocidad está limitada a 30 km/h y que es una calle utilizada por ciclistas. Esto hace que el tráfico en ellas sea un poco más pacífico. Sin embargo, estos mismos carriles dentro de grandes vías de varios carriles no tienen tanta utilidad.

Para el experto el ciclocarril tiene más sentido

Masa crítica de ciclistas

Para el ciclista más experto el carril bici es indiferente. Además de llevar habitualmente un paso más rápido que el ciclista más novato, están acostumbrados a salir a carretera y circular con otros vehículos. Además tienen un mayor dominio de la bici, un mejor control de frenado, para resolver circunstancias imprevistas, etc. Esto a veces también les hace un poco más confiados y llevarse algún que otro susto.

Pocas veces los veremos por el carril bici. Se integran como un vehículo más en el tráfico. Los ciclocarriles o calles tranquilas donde tienen señalización viaria que advierten al resto de vehículos de la presencia de bicicletas en el tráfico, dándoles muchas veces preferencia son mucho más útiles para este tipo de ciclistas. En muchos casos son ciclistas ejemplares, que conocen las normas municipales a la perfección y se preocupan de darlas a conocer al resto de usuarios de la bici que se retoman la afición.

El carril bici en el pasado

Señalización carril bici

Los carriles bici tienen una larga tradición. Se considera que el primero de ellos se creó en Holanda, con 1,4 kilómetros construidos con dos carriles bici al costado de la carretera adoquinada entre Breda y Tilburg. La expansión de la bicicleta como medio de transporte muy popular entre finales del siglo XIX y hasta los años 20 del siguiente hacían necesario mejorar la infraestructura viaria de los caminos para su circulación.

Sin embargo, no fue la seguridad lo que fomentó la creación de los carriles bicis, sino un exceso de bicicletas en la calzada que obstaculizaba y limitaba la introducción del vehículo del futuro, el automóvil. De esta manera se segregó a los ciclistas de la calzada, que se convirtió en uso exclusivo para vehículos motorizados.

Por lo tanto, la segregación del tráfico entre bicicletas y vehículos motorizados es un viejo debate. La diferencia de velocidad media de circulación entre ambos vehículos es la clave. O la percepción de velocidad, porque si luego miramos la velocidad media de circulación de los vehículos de las diferentes ciudades veremos como no es tan alta, ni tan diferente al que pueden alcanzar las bicicletas en su circulación.

ciclocarril

Lo cierto es que el automóvil también en su introducción tenía un consideración de estatus social. La bicicleta era un medio de transporte más popular, mientras que el que disponía de un automóvil significaba que estaba socialmente un peldaño por encima. En nuestro país también se daba esta circunstancia. Con la llegada de los 600 y la popularidad del utilitario la bicicleta empieza a “estorbar”, a ser vista como un medio de transporte de pobres… Y este prejuicio le ha durado hasta hace muy poco.

Por ejemplo, en mi desplazamiento al trabajo os puedo contar que la mayoría de la gente que sabía que iba en bici pensaba que no tenía coche. No concebían que teniendo un automóvil me desplazara al trabajo dando pedales. Cuando les explicaba que tardaba más o menos lo mismo en realizar el trayecto, pero que con la bicicleta no necesitaba estar dando vueltas al llegar para buscar aparcamiento, empezaban a entender, pero no se llegaban a imaginar ellos mismos utilizando la bici para ir a su trabajo.

El futuro del carril bici

En España la bicicleta recupera protagonismo en los últimos años. Vuelve a ser una opción para los desplazamientos, ni mejor ni peor, una opción diferente con sus ventajas e inconvenientes. La recuperación de este protagonismo ha venido de la mano de kilómetros y kilómetros de carriles bici, fomentados por la administración junto con sistemas de bicicleta pública.

El problema es que muchos de estos carriles no estaban conectados entre ellos, no se realizaban con un modelo se seguridad vial pensada para la bicicleta, lo que hacía que en muchos casos no se les diera el uso que debía. Al final es una infraestructura que económicamente sale mucho más económica que la construcción de una carretera, pero sin embargo puede ser menos rentable si luego no se le da uso.

El futuro de los carriles bici está pensado en dos modelos. Vías rápidas que ayuden a descongestionar el tráfico, lo que se podrían llamar carriles bici rápidos, que sirvan para descongestionar el tráfico en zonas atascadas entre dos ciudades o dos puntos de la ciudad. También en el apaciguamiento del tráfico en determinados barrios de la ciudad, consiguiendo reducir la velocidad media de circulación.

También se está investigando en la creación de carriles bici solares. Por el momento no son viables económicamente, pero el objetivo es que consigan suministrar gran parte de la energía necesaria para la iluminación de la ciudad e incluso recargar los vehículos eléctricos. De la eficiencia de este carril bici solar puede depender en el futuro de la configuración de la ciudad tal y como la conocemos hoy día y la posibilidad de expansión de los vehículos eléctricos en ella.

Mención aparte tendrían algunos proyectos arquitectónicos de carril bici futurista más a tono con Blade Runner que con la ciudad a medio plazo. Veremos que es lo que nos depara el futuro, pero el presente está hoy por hoy en una combinación de carril bici y ciclocarriles, con una inversión mucho menor y que contribuyen a fomentar el uso de la bici de forma preferente por determinadas calles de la ciudad.

En Ciudadano 0,0 | Carril bici, ventajas para todos

Imágenes | NYCDOT 1 | 2 | Pixabay

Ir en bici al trabajo y cobrar por ello: ¿utopía o realidad?

Bici Francia 03

Este lunes 2 de junio, el ministerio francés de Ecología, Desarrollo Sostenible y Energía ha puesto en marcha una prueba piloto con la idea de fomentar el uso de la bici como transporte urbano. La medida supone que los empleados que utilicen la bicicleta como vehículo para alcanzar sus lugares de trabajo recibirán 0’25€ por cada kilómetro de pedaleo, con un máximo de entre los 12 km. diarios. Esto podría llegar a convertirse en una paga extra en la nómina de cada empleado/a que acuda al trabajo en bicicleta de hasta 40 euros al mes, sin que al empleador le suponga un gasto, pues la empresa a su vez se ve beneficiada por exenciones fiscales cuando ofrece estos bonus.

Si te interesan este tipo de propuestas y todo lo relacionado con la bici, puedes recibir los artículos más interesantes, apuntándote aquí para recibir nuestra Newsletter.

Bici Francia 04

Siete meses de prueba

La medida fiscal, de la que ya se había hablado hace algo más de un año y que fue anunciada oficialmente el 5 de marzo en la presentación del Plan de Acción para el desarrollo de modos activos de movilidad, ahora entra en vigor en una primera fase, que se prolongará hasta finales de este año. En este primer periodo, 19 empresas están funcionando como conejillos de Indias, ofreciendo este incentivo a 10.000 personas.

Los resultados de esta prueba se darán a conocer a finales de año y será entonces, tras demostrar las ventajas que presenta tanto para las empresas como para los empleados, cuando se decida si se amplían al resto de los trabajadores.

Bici Francia 01

En la actualidad, solo el 2,4% de la población laboral francesa utiliza de la bicicleta para ir a trabajar. El secretario de Estado de Transportes, Frederic Cuvillier, espera que la medida incremente el uso en un 50% y no solo en París, pues esperan extender la medida más adelante a todo el país. Aunque la medida supondrá costes, Cuvillier recuerda que el transporte público y el vehículo motorizado privado ya están subvencionados en Francia.

Otros países sirven a Francia como modelo

Bici Francia 02

Esta medida está asentada en otros países europeos desde hace tiempo, como en Bélgica, donde las empresas y organismos públicos tienen derecho a abonar en las nóminas de sus empleados unas deducciones fiscales de hasta 0,21€ por km. recorrido en bicicleta y día desde 2006. O en Holanda, donde las empresas abonan dietas libres de impuestos por un valor de hasta 0,15€/día. En Gran Bretaña, los empresarios que lo deseen, abonarán este tipo de dietas a sus empleados con un tope de 0,20£ por milla recorrida al día.

Medida fiscal que podría aplicarse en nuestras ciudades

Viendo que son varios los países donde se lleva a cabo este incentivo, nos preguntamos si sería o no aplicable en nuestras ciudades. Si la medida francesa da buenos resultados, tal vez en nuestro país se reproduzcan ayudas similares, con las que se fomentarían los desplazamientos en bicicleta hasta el lugar de trabajo. Esto traería muchas ventajas, tanto en la salud y el ánimo de cada persona que vaya en bici a trabajar, como en el estado de las calles y en la eliminación o disminución de los atascos de hora punta, con lo que estos suponen de ruido y contaminación.

Bici Francia 06

Carril bici Madrid y las bicis eléctricas municipales

Madrid puede considerarse similar a París en lo que se refiere a incluir a la bicicleta como transporte, dado que son ciudades extensas, aunque la francesa mucho más que nuestra capital. Como algunas personas tienen que recorrer largas distancias, la bici plegable puede ser la solución, en ambas urbes, para combinar el transporte público con el pedaleo.

Gracias a la próxima implantación de la bici eléctrica municipal en Madrid, cuya red de aparcamientos está aumentando constantemente, la ciudad se está transformando para admitir a las bicis entre el tráfico. Se han marcado una gran cantidad de ciclocalles en las que la velocidad del tráfico a motor se reduce a un máximo de 30 km/h., en uno de los carriles, si se trata de grandes avenidas y en toda su extensión cuando son calles de un solo carril.

De ser una ciudad en la que el carril bici era meramente periférico y recreativo, Madrid pasará a convertirse en una capital donde conviven las bicis con el resto de los vehículos, al igual que ocurre en París. Reducir el tránsito gracias a que más y más personas usen la bici y apaciguar la velocidad media de coches y motos, contribuirá a una reducción de las emisiones CO2.

Bici Francia 05

Esa reducción de las emisiones, sumada a la disminución del ruido y de la suciedad, la agradeceremos en ambas capitales, especialmente en verano, cuando corre poco viento. París en alguna ocasión ya ha tenido que recurrir al cierre del tráfico por causa de la contaminación y para momentos como ese, qué mejor que contar con una bici.

Lo cierto es que no estaría nada mal ir en bici al trabajo y cobrar por ello. No solo nos estaríamos ahorrando cantidades considerables en gasolina, aparcamiento o en abonos de transporte público, sino además recibiendo un pequeño incentivo, que puede servir para hacer las revisiones periódicas de la bici y amortizar lo que costó su compra, es decir, nos puede salir totalmente gratis desplazarnos a trabajar y sin necesidad de contar con la suerte de tener tan cerca el trabajo como para acudir a pie. Si todavía no vas a trabajar en bici, ¿te animarías con una paga extra como esta?

En Ciudadano 0,0 | Cómo llegar presentable al trabajo en bici.

Fotos | Jean Louis Zimmerman.

Patinadores, runners y long-board, así son los otros habitantes de los carriles bici

Quizás el nombre de carril bici se queda un poco corto cuando echamos un vistazo a sus usuarios en las grandes ciudades. Si nos damos cuenta, no solo de bicicletas se alimenta el carril bici, también hay otros usuario. Patinadores, runners y skaters, son los otros habitantes del carril bici. Podemos decir que al final el carril bici ha quedado para esos ciudadanos que van más rápidos que los peatones por la acera pero no tan rápido como los coches en la calzada.

Si te gustan este tipo de noticias, puedes suscribirte a nuestra newsletter para recibirlas de primera mano en tu correo electrónico.

Patinadores, a los que el carril bici les viene perfecto

 

carril-bici-patinar

La ciudad puede ser un lugar perfecto para patinar, pero las irregularidades del terreno la hacen difícil. Sin embargo, desde que las grandes ciudades cuentan con carril bici, son muchos los patinadores que se han lanzado a desplazarse por las calles patinando. El carril bici suele ser una zona lisa y cómoda para patinar, además de ágil y segura, al quitarnos los coches de en medio.

Yo no soy muy de patinar (aunque es una buena alternativa al running), pero si frecuento el carril bici y es cierto que cada vez me encuentro más gente que se desplaza patinando. Desde luego, es otra forma más de desplazarse por la ciudad. Eso sí, mucho cuidado si no patinas con soltura, porque si el carril bici es muy transitado, tendrás algunas dificultades.

Runners, el carril bici como pista de entrenamiento

carril-bici-correr

Aquí sí hablo con conocimiento de causa al decir que soy uno de los habituales que se lanzan a correr por el carril bici. No es que salga a entrenar por él todo el rato, pero si lo aprovecho para ir de mi casa hasta la zona de entrenamiento. Al principio no sabía si molestaría a las bicis, pero me he dado cuenta de que las éstas no se lo toman a mal, ya que practicamente se va a una velocidad muy similar.

Lo único, que se debe de tener cuidado en cruces y adelantamientos, para no molestar a las bicicletas. Yo suelo salir a correr con música cuando hago rodajes largos, pero en el carril bici no me gusta llevar la música puesta, ya que en ocasiones las bicis tocan el timbre como señal de que te van a adelantarte. Es como cuando vas con el coche, si llevas cuidado y respetas al resto de usuario, no hay problema.

Skate y long board, las cuatro ruedas también sirven para ir por el carril bici

carril-bici-longboard

Hasta que no he vivido en Málaga no he comprobado como el skate y el long-board también circulan por el carril bici. Hasta ahora los había visto por la calzada o por las aceras, algo que en ocasiones puede resultar peligroso, pero en el carril bici los skaters lo tienen más fácil para desplazarse y utilizar su tabla como cualquier otro medio de transporte.

Me he acostumbrado a ver a los skaters con su tabla en la mochila, andando por la calle y cuando llegan al carril bici la sacan para ir más rápido y desplazarse así por la ciudad. Desde luego, las cuatro ruedas también sirven para ir por el carril bici.

Todos pueden convivir en el carril bici

No hay duda, todos estos deportistas pueden convivir en el carril bici. Solo hay que tener pequeñas cosas en cuenta, como que las bicis van a ser las más rápidas y, por tanto, debemos estar atentas a ellas y a cuando nos adelante. Como he dicho, es importante no ir escuchando músicar en el carril bici, porque así podremos oir a los que nos vienen por detrás.

Los cicilstas rápidos también podemos tener en cuenta que si la calzada es poco transitada, podemos ir por ella y dejar el carril bici para aquellos que van más lentos. Y, por supuesto, imprescindible utilizar reflectantes o luces cuando vamos por el carril bici por la noche, nunca está de más tener la máxima visibilidad posible.

Imágenes | Imamon, Brian Cribb, Cliff, Mike Poresky

Madrid en bici, un futuro prometedor

Madrid
Según los últimos datos del área de movilidad del Ayuntamiento de Madrid el número de ciclistas se ha triplicado en los últimos años. Y todo esto dentro de una política de movilidad del Ayuntamiento donde la bicicleta no ha sido precisamente protagonista. Pero esto ha cambiado y parece que Madrid en bici tiene un futuro prometedor.

Son pocos los carriles bici que tenemos en la ciudad, sobre todo pensando en la dimensión de la misma y si lo comparamos con otras grandes capitales europeas, como el caso de Berlín o Amsterdam que tienen la bici como elemento destacado. Pero también otras españolas, como Barcelona o Sevilla tienen muchos más kilómetros de carril bici que Madrid. Y a pesar de esto, el número de cilcistas de la capital no para de aumentar.

El futuro de Madrid en bici

Mapa bici en Madrid
No se trata sólo de que se circule por el carril bici, las calles tranquilas y los itinerarios diarios para ir al trabajo por estas rutas los practican muchos madrileños, con iniciativas como los bicifindes, que nos ayudan a encontrar la mejor ruta para nuestros desplazamientos diarios.

Pero para todos aquellos que se inician con la bici, entrar en el tráfico de Madrid es normal que les infunda respeto. Ya existen algunos carriles bici en la almendra central, pero ahora todo esto se va a mejorar con el nuevo carril bici en la MA-10, presentado esta misma semana por la alcaldesa Ana Botella. El trazado discurre por una de las circunvalaciones interiores de Madrid.

Con un recorrido total de 10,3 kilómetros, discurre por las calles de Génova, Sagasta, Carranza, Alberto Aguilera, Marqués de Urquijo, Ferraz, Pintor Rosales, Bailén, Gran Vía de San Francisco, rondas de Toledo, Valencia y Atocha y paseos del Prado y de Recoletos.

bici-relax

Además se fomentan otro tipo de medidas que permitirán tener más seguridad si nos movemos en bici, como la posibilidad de avanzar en los semáforos para situarnos en una zona delante de los automóviles para ganar visibilidad y que puedan prevenir el siguiente movimiento que va a realizar el ciclista.

Todo esto se centraliza en la Oficina de la bici del Ayuntamiento, donde tenemos iniciativas como los talleres de bici urbana que nos ayudan a volver a coger la confianza necesaria para montar en bici si hace años que no la cogemos, consejos para reparaciones y mantenimiento, etc.

El sistema de bici pública de Madrid

bici-publica

Para completar todo esto el Ayuntamiento ultima ya su plan para tener un sistema de bicicleta pública en Madrid. El concurso ya está presentado y ahora queda resolver quien es el ganador de los más de 800 millones de euros y el sistema que finalmente se va a implantar.

Este sistema de alquiler que ya poseen otras muchas ciudades puede ser muy interesante para fomentar la movilidad en bici para una ciudad donde precisamente no es que sobre el espacio en las viviendas del centro. Y es aquí donde más estaciones se van a colocar. Además se pretende fomentar la intermodalidad, que nos permita viajar en metro o en tren y al llegar a un intercambiador poder coger una bici para dejarla después en la estación más cercana a nuestro domicilio.

Un objetivo ambicioso de futuro para Madrid en bici

polo-bike-madrid
Con todas estas medidas se pretende fomentar mucho más el uso de la bicicleta, no sólo como algo ocasional los fines de semana, sino para un uso más continuado en el día a día. Actualmente según los datos del Ayuntamiento el porcentaje de desplazamientos privados en bicicleta es del 1,2% y se pretende llegar a un 3% en 2016.

Lo que es indudable es que el dinamismo del sector en la ciudad está en auge. Mientras en 2011 existían en la ciudad 55 tiendas de bici, actualmente pasan de 180, lo que significa que existe una demanda creciente por parte de los ciudadanos.

El objetivo es ambicioso, pero también la experiencia de otras ciudades nos dice que si poco a poco se va creando la masa crítica necesaria, luego el movimiento es imparable y el uso de la bicicleta será más y más extendido para todo tipo de desplazamientos. Nosotros ya os hemos propuesto alguna ruta más que interesante para hacer.

En Ciudadano 0,0 | Cómo puedes ayudar a que en Madrid más gente use la bici (aunque no seas tú)
En Ciudadano 0,0 |
Tiendas de bicicletas en Madrid


Imagen | Jesús Solana | goodthingsful | QUICO GIMENO | Wikipedia

Zaragoza en bici, el mejor paseo a orillas del Ebro


Ya hemos comentado en alguna ocasión una ruta por las orillas de un río, o por el paseo marítimo de alguna ciudad. Hoy vamos a ver las posibilidades de recorrer con nuestra bicicleta la capital de Aragón, tanto por el centro de la ciudad, como por su red de carriles bici y visitar Zaragoza en bici, el mejor paseo a orillas del Ebro.

Por el tamaño de la ciudad, así como la red de carriles bici que tiene implantada y que poco a poco va creciendo e interconectándose, así como la orografía de la zona que no tiene desniveles realmente grandes, nos animan a coger la bici, tanto en los desplazamientos diarios como en momentos de ocio que tengamos después de la jornada laboral o los fines de semana.

Zaragoza, ciudad perfecta para movernos en bici


El Ayuntamiento de Zaragoza impulsa esta movilidad de los ciudadanos en bicicleta como cualquier otro medio de transporte, que debe ocupar su lugar y no debe ser un elemento ajeno que veamos circulando por nuestras calles. Se trata de incentivar un modelo de movilidad más sostenible. Para ello han creado un plan director que impulsen este medio de transporte.

Entre los objetivos del plan se encuentra diseñar una red ciclable eficaz, segura y sin discontinuidad para todo el ámbito territorial, así como el fomento del uso de la bicicleta para los desplazamientos diarios. También se fomenta la intermodalidad, que permita el uso tanto de la bicicleta pública como de la privada.

Aplicaciones móviles para moverte en bici por Zaragoza

Si nos movemos con la bici por Zaragoza, ya sea con una bicicleta pública, con la nuestra o con una que hayamos alquilado tal vez nos venga bien tener alguna de las aplicaciones que hay disponibles y que nos pueden ayudar a trazar nuestra ruta. Sobre todo si somos visitantes nos pueden venir bien. Algunos ejemplos son:

  • BiZi ZgZ que nos permite saber cuáles son las estaciones más cercanas a nuestro origen, pero también ver las alternativas de ruta para ir de un lugar a otro de la ciudad.
  • BiziZGZ que es la aplicación oficial del servicio de bicicleta pública de la ciudad. El funcionamiento es similar al caso anterior.
  • ViveZaragoza es una aplicación que no está centrada sólo en la bici, sino que nos será también de utilidad para el transporte público, que nos muestra también puntos de interés como paradas de taxi, farmacias o zonas WiFi públicas.

El Ebro como eje de nuestra ruta

Vamos a trazar una pequeña ruta que nos lleve desde la Universidad de Zaragoza hasta el Parque del Agua de Luis Buñuel, la que fue sede de la última Exposición Universal de nuestro país. Se trata de una ruta corta y bastante llana, con un desnivel máximo de 49 metros, por lo que va a tener un nivel de dificultad baja, apto para todo tipo de ciclistas.

La ruta más tranquila es salir de la Universidad por la calle Menéndez Pelayo, para desde aquí llegar hasta la calle Lorente que seguiremos hasta enlazar con la Avenida de Goya. Desde aquí tenemos que enlazar con la Avenida de Anselmo Clavé desde el que continuaremos hasta el Paseo Echegaray ya a orillas del río. En esta intersección es necesario tener cuidado al circular antes de cruzar el río por el puente de la Almozara. Desde aquí cogeremos la Avenida Ranillas que nos llevará hasta el parque del Agua.

Si queremos alargar un poco más la ruta podemos bajar hacia el río siguiendo la Gran Vía y el paseo de la Independencia, donde desde la calle del Coso llegaremos al Paseo Echegaray a la altura del Puente del Pilar. Desde aquí podemos seguir por el carril bici hasta llegar al puente de Almozara donde cruzaremos.

Cruzar la ciudad de punta a punta nos llevará poco más de una hora a un ritmo tranquilo y tenemos ejes ciclables que la recorren de lado a lado, así que es la oportunidad perfecta para disfrutar y aprovechar y #sacatubi para movernos por la ciudad.

En Ciudadano 0,0 | Rutas verdes de Madrid, metro + bici y ¡a disfrutar!
Imagen | simonfilm

Valencia en bici, la mejor forma de moverse por la ciudad

En nuestra nueva sección de rutas en bici recorremos las ciudades más importantes desde la perspectiva privilegiada de nuestros sillines. Después de ver la forma de atravesar Palma de Mallorca, varias rutas muy agradables por Madrid, recorridos turísticos muy urbanos por Barcelona, una ruta por las orillas del Guadalquivir en Sevilla y una tourné de fin de semana en Bilbao, nos toca dar una vuelta sobre pedales por Valencia.

Al igual que en las rutas recomendadas en Madrid asegurábamos que todas podían comenzarse llegando en Metro, Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ha elaborado la guia de itinerarios “BICI + METRO” de Metrovalencia con el objetivo de promover el uso combinado de la bicicleta y el transporte público. La Via Xurra, El Parque natural del Turia (dividido en tres rutas), l’Horta Sud o El Marjal dels Moros son solo algunas de las 18 rutas que se explican en la web.

El centro histórico de la ciudad del Turia

Escogemos la ruta denominada El Jardín del Turia, ya que será la que nos permitirá hacer un circuito más urbano y visitar el centro de Valencia. Si partimos desde la pedanía de Benimámet, como indica la descripción, el total será de 15 km. en cada sentido. Pero se puede comenzar con la ruta más avanzada –por ejemplo, en el Puente 9 d’Octubre, de Calatrava– para luego enlazarla con otra, como veremos.

Desde el cauce del río Turia, convertido ahora en jardín y con tramos de carril bici, podemos acercarnos a algunos de los lugares de más interés monumental y cultural de la ciudad, tanto en la margen derecha como en la izquierda. Nos encontraremos a lo largo de nuestro periplo con la Catedral, el Miguelete, la Lonja o el propio Ayuntamiento, las Torres de Serranos, el Palacio de la Música, Centro cultural y musical de Valencia…

Si tenemos tiempo para paradas, a nuestro alcance quedarán los museos de José Benlliure, el de la Catedral, el de Sant Pio V o el de Historia, así como el Museo del Instituto Valenciano de Arte Moderno o IVAM. Como un museo a vista de bici, los puentes que cruzan el río a lo largo de nuestra ruta nos darán una lección de historia, pues encontraremos desde ejemplares de piedra, como el Puente de Serranos, hasta los más modernos, como los firmados por Santiago Calatrava. Uno de ellos, El Pont de Fusta, tiene un límite de 30 km/h. en el carril derecho, que se indica como carril compartido entre coches y ciclistas.

Durante el recorrido, veremos, además, algunas de las zonas verdes más importantes de la ciudad de Valencia, como pueden ser Parque de Cabecera, el Bosque Mediterráneo, el Jardín Botánico o el Vivero. Hacia el inicio de la ruta, encontraremos la “montaña mirador”, ideal para contemplar la ciudad y observar el paisaje de oeste a nordeste (l’Horta y La Sierra Calderona).

De La Ciudad de las Artes y las Ciencias a la Malvarrosa

Por el interior del cauce del río, que está habitado por jardines y zonas verdes, podemos llegar hasta La Ciudad De Las Artes Y Las Ciencias, combinando la ruta anterior con la que llaman la fachada marítima. A lo largo de su trayecto, nos esperan las obras de arquitectura moderna más vanguardistas, que alojan pabellones, museos, palacios de congresos. En la zona, encontramos también un centro comercial, L’Oceanogràfic y otros puntos de interés donde quizá nos apetezca detenernos.

Seguiremos hasta el Paseo Marítimo, desde el cual podemos alcanzar el barrio del Cabanyal y de ahí la mítica Playa de la Malvarrosa. Si estamos haciendo esta ruta en verano, será buena idea llevar debajo el traje de baño para recompensar nuestro pedaleo con un chapuzón en el Mediterráneo. Una vez nos hemos refrescado, continuar el recorrido en bici nos resultará aún más agradable.

Una extensa red de carril-bici

Sabemos que el carril bici no es la única vía por la que puede circular una bicicleta, pues podemos utilizar la calzada, como cualquier otro vehículo. Sin embargo, cabe destacar Valencia entre las ciudades españolas que han sufrido una transformación en positivo gracias al trazado de muchos de estos carriles. La red de carriles bici de Valencia es muy completa, no solo por su extensión, sino también por su penetración en el centro, como se puede observar en este plano en color verde (el rojo indica calles para bicicletas y el amarillo calles de poco tráfico).

Además, si lo que quieres o necesitas es hacer un recorrido concreto entre dos puntos y no dar una vuelta para disfrutar de las vistas, puedes calcular la mejor manera de moverte en la bici con este formulario, que te da a elegir entre la ruta más segura y la más directa.

El carril bici de Valencia a El Saler, que arranca en la rotonda de El Agora de La Ciudad de las Artes y las Ciencias, hace un viaje de vistosos paisajes. Sus 28,64 kilómetros incluyen la ida y la vuelta. Si lo extendemos más, llegaríamos hasta la Albufera e incluso a Alcàsser y Picanya. Estos son solo un par de los numerosos itinerarios que ofrecen los alrededores de la ciudad.


Si hemos viajado a Valencia en un medio de transporte en el que no se nos permitía traer nuestra bici, no hay que desesperar. Siempre se podrá alquilar una o subirse a un bicitaxi, ya que esta es una de las capitales en las que se puede encontrar este servicio. Otra opción serían las bicicletas municipales de alquiler por minutos de Valenbisi. Los puntos de recogida y entrega están repartidos por toda la urbe, incluyendo la ciudad histórica. Solo será necesario que nos presten una tarjeta.

Estamos seguros de que son muchos los ciclistas que se mueven habitualmente por Valencia dadas las condiciones favorables de orografía y extensión de la red de carriles bici. Si te cuentas entre ellos, cuéntanos. ¿Has hecho ya alguno de estos recorridos en bici? ¿Nos recomiendas alguna otra ruta que no se haya mencionado más arriba?

Fotografías | Ciudad Observatorio, Valencia en Bici, Wiki Loc, K6-34, y Metro Valencia.