Tag Archives: bici plegable

10 preguntas que debes hacerte para encontrar tu bicicleta ideal

Comprar una bicicleta no es una decisión que debamos tomar a la ligera, llevados por un impulso, sino que debemos considerar una serie de cuestiones para no equivocarnos en nuestra elección. ¿Cuál es la bicicleta adecuada para nosotros? La respuesta no es nada fácil, depende mucho de nuestras circunstancias personales, dónde vivimos, el uso que le vamos a dar, la distancia a recorrer, etc. Por eso os vamos a proponer las 10 preguntas que debes hacerte para encontrar tu bicicleta ideal.

Tú y tus circunstancias

 

Cada persona tenemos una serie de circunstancias que condicionarán nuestra elección. Por eso debemos preguntarnos cosas como:

  • ¿Cuánto espacio tienes para guardar tu bici? No todo el mundo tiene un lugar muy grande para dejar su bicicleta, sobre todo en las grandes ciudades, donde el espacio de las viviendas suele ser reducido. Puede que me encanten las bicicletas roadmaster clásicas americanas, pero si no tienes disponible un buen garaje o trastero, lo cierto es que ocupan una cantidad de espacio considerable y quizás lo más adecuado para mi sería una bicicleta plegable.
  • En este sentido también tenemos que preguntarnos ¿dónde vivimos? Si tenemos ascensor o tenemos que subir la bici a casa a cuestas por las escaleras. Es un punto muy importante para elegir una bicicleta lo más ligera posible. Un amigo mío no tuvo en cuenta el tamaño de su bici en relación con el ascensor, razón por la cual acabó por vender la bici y pasarse a una urbana más pequeña.
  • También es importante saber por dónde nos vamos a mover, ¿tienes muchas cuestas en tu ciudad? Si vivimos en una zona llana tal vez no necesitemos cambios, y una bicicleta clásica, de un sólo piñón nos sea más cómoda. Por contra, si vivimos en una ciudad con muchas cuestas tal vez necesitamos jugar con los cambios para salvar estos desniveles o incluso apostar por una ayuda extra con una bicicleta eléctrica.

Uso de la bicicleta

 

También es muy importante tener en cuenta el uso que vamos a darle a nuestra bicicleta. En este sentido yo me preguntaría por:

  • ¿Vas al usar tu bici a diario? Este es el caso más complicado, porque hay que afinar mucho en la elección. Yo miraría que tuviera protecciones para lluvia, comodidad, etc. Este último punto para mí es básico, que tengamos una posición adecuada, un buen sillín, etc.
  • ¿Haces travesías interurbanas? Si vamos a recorrer distancias grandes tal vez nos interesa que el tamaño de las ruedas sea algo mayor a lo que es habitual en la bicicleta urbana, a coste de perder algo de agilidad. También puede ser interesante apostar por una bicicleta eléctrica o plegable en caso de que hagamos también uso del transporte público. Todos estos factores debemos tenerlos en cuenta.
  • La seguridad también es un aspecto a tener en cuenta. ¿Vas al conducir de noche o con poca luz? Podemos incorporar elementos móviles, la luz delantera y trasera, pero quizás nos interese añadir más calidad eligiendo una bicicleta que incorpore una pequeña dinamo en el eje de la rueda delantera para que nunca nos quedemos sin luz y no dependamos de pilas o baterías.
  • ¿Vas a llevar carga? Lo más habitual es tener que llevar siempre una mochila o bolso, aunque también podemos llevar más bultos. A la hora de elegir nuestra bicicleta podemos evaluar la posibilidad de colocar alforjas en la parte trasera o cestas en el frontal, que es lo más habitual.

Otras cuestiones

 

Por último hay una serie de cuestiones que deberíamos tener en cuenta de diverso ámbito.

  • ¿Qué tipo de cambio es mejor? Si nos hemos decidido por una bicicleta con cambios, lo mejor es informarse antes sobre los distintos tipos que hay disponibles, ya sean de puño, de maneta, de palanca o un cambio interno muy útil para las bicicletas urbanas. Todos tienen sus ventajas e inconvenientes que es importante conocer para poder elegir bien.
  • ¿Te importa la estética? En el mundo de las bicicletas existen muchas tendencias, sobre todo en el ámbito urbano. Bicicletas fixies, que cuidan mucho la combinación de colores, cruisers que tienen una estética muy definida de los Estados Unidos de los años 50 o clásicas holandesas. En definitiva podemos optar por una bicicleta que también nos defina, que diga algo de nosotros.
  • Por último, pero no menos importante, una pregunta que sin duda condicionará tu compra. ¿Qué presupuesto tienes? Si disponemos un presupuesto amplio la variedad de elección será muy grande, pero a medida que este se reduce, tendremos menos opciones, o estas serán más limitadas, simplemente porque habrá modelos o cosas que no estarán a nuestro alcance.

Como habéis visto son muchas las cuestiones que debemos tener en cuenta. Claro que yo también le doy muchas vueltas a las cosas, no soy muy de comprar de forma impulsiva. Y vosotros, ¿qué cosas tenéis en cuenta a la hora de comprar una bicicleta?

En Ciudadano 0,0 | Lo que nos motiva a coger cada día la bici
Imagen | jessicafm | Daquella manera | hamron | dno1967b

Bici plegable, mi bici para todo

En las próximas semanas voy a mudarme a una casa en el otro extremo de la ciudad. Una casa estupenda… pero alejada de mi trabajo y sin ascensor. Y claro, cuando me planteo seguir yendo a trabajar en bici me imagino cargando con ella tres pisos arriba y abajo a diario… y además recorriendo la ciudad durante mucho más tiempo. Por eso me he puesto a buscar alternativas, y he encontrado una que me ha parecido muy interesante: una bici plegable.

No está rota, es que se dobla

Una bici plegable es una de las mejores opciones para moverse en ciudad si quieres combinarla con el transporte público o tienes poco sitio en casa. Se trata de una bicicleta convencional, diseñada específicamente para moverse por asfalto en la ciudad, pero con las ruedas algo más pequeñas y con una prestación única: podemos plegarla rápidamente sobre sí misma hasta que alcanza un tamaño similar al de un equipaje de mano.

Y en cuanto a calidad, hay de todo, pero una bicicleta plegable puede ser igual de buena, resistente y fiable que cualquier otra bicicleta de ciudad, aunque al principio nos sorprenda su aspecto. Los fabricantes están apostando por este tipo de bici urbana, así que es una buena idea.

 

A todas partes con mi bici

La principal ventaja de llevarla plegada es que con ella puedo acceder a muchos sitios, empezando por el transporte público. En muchas redes de metro y autobús está prohibido entrar con bicicletas o se restringe a determinados horarios, pero con una bici plegable puedo entrar durante todo el día, ya que es un bulto más: como una maleta. Esto me permite ir pedaleando hasta la estación y continuar el viaje hasta mi oficina cómodamente sentado en el tren. Una solución mucho más cómoda, rápida y económica que ir a trabajar o a clase en coche.

Y si eres de los que temen que se la roben, la bici plegada también puede pasar a muchos sitios: tu oficina, un bar, tu casa… no tendrás por qué dejarla atada en la calle si no quieres.

Planea tus rutas en cualquier medio

Por lo tanto, la bici plegable es la mejor manera de diseñar tus rutas favoritas y poder ir al trabajo pedaleando, con todas las ventajas que tiene, aunque vivas muy lejos o sea inaccesible. Combinar diferentes medios sostenibles es la opción más inteligente para disfrutar tu trayecto cada mañana, mantenerte en forma y disfrutar la ciudad sin contaminarla. A todas las ventajas de una bicicleta que puedes llevar a cualquier parte se suma el hecho de que puedes comprarla eléctrica, para esas partes del trayecto más duras como las cuestas.

De modo que revisando todas estas ventajas, creo que ya no tengo excusa para seguir yendo al trabajo en bici desde mi nueva casa y guardarla en ella sin que me ocupe mucho espacio… creo que la bici plegable es la solución ideal.

Imágenes | Salim Virji