Tag Archives: bici en invierno

Guía de compra de ropa técnica para ciclistas, ¿de verdad es tan caro equiparse?

Ciclista en medio de la nieve con ropa técnica

En un momento como el actual, en plena ola de frío, la verdad es que muchas veces si quieres montar en bici esperas encontrar esos rayitos de sol matutino para saltar a la bici y aprovechar esas horas de buen tiempo, sin lluvia o sin nieve, que nos permitan aprovechar para hacernos una pequeña ruta. Pero que no llueva no significa que no haga frío, aunque esto es más sencillo de solucionar si contamos con la ropa adecuada. Por eso vamos a ver una pequeña guía de compra de ropa técnica para ciclistas.

Si alguna vez habéis ido a comprar una chaqueta de invierno o un cortavientos lo cierto es que seguro la primera vez os habéis llevado una sorpresa. ¿De verdad es tan caro equiparse? Sobre todo si comparamos con otro tipo de chaquetas o ropa más de calle, donde existen grandes diferencias. Vamos a ver el por qué de estas variaciones y si merece o no la pena apostar por ellas. Si queréis estar al día de estas u otras noticias del mundo de la bici podéis suscribiros a nuestra newsletter para recibir los mejores contenidos de forma periódica en vuestro correo electrónico.

La ropa técnica, la mejor forma de disfrutar de la bici en invierno

Montar en bici en invierno

Lo primero que debemos tener en cuenta es contra que elementos deseamos que nos proteja. Por lo general, la ropa técnica nos protege contra el frío, contra el viento y contra el agua, aunque no lo hace en igual medida contra cada uno de estos elementos. Para el caso del frío, la ropa suele indicar la temperatura que soporta bien, siendo esta un tope. Es decir, si la media de temperatura en invierno en vuestra zona es de 5º sería una tontería buscar una chaqueta que aguante -10º C. porque aunque se puedan alcanzar temperaturas bajo cero, lo habitual es que esto ocurra por la noche, en un franja horaria donde será complicado que salgamos a montar en bici.

Estos tejidos técnicos suelen variar en función del fabricante, pero entre los más comunes o patentado podemos destacar el tactelcon, con un buen equilibrio entre capilaridad, comodidad y capacidad térmica. Se utiliza como prenda de primera capa o como ropa de abrigo en días de frío sin llegar a ser extremo. El thermastat es uno de los tejidos más cálidos debido a su fibra muy gruesa y ahuecada. Tiene una buena capilaridad para facilitar la transpiración aunque su capacidad de retención térmica se pueda resentir. Es bueno sobre todo para la primera capa de ropa. El thermolite tiene más capacidad de transpiración y es menos térmica. Por último podríamos citar el thinsulate que se utiliza mucho en guantes por su gran capacidad térmica y aislante.

Además la ropa técnica puede ser cortaviento. No se trata sólo de la temperatura que soportamos a nivel ambiental, sino muchas veces de la sensación térmica. En bici podemos alcanzar velocidades importantes sobre todo en descensos y el viento helado chocando contra nuestro cuerpo no es lo más agradable del mundo. Un culotte o una chaqueta de invierno será básico sean efectivos en este aspecto. La ropa de invierno es normal que lo incorpore, deberemos fijarnos más si buscamos algo de tipo primaveral como un chubasquero. Por supuesto esto no implica que no sea transpirable. Es fundamental que transpire para que el sudor que genere nuestro cuerpo no se quede frío y pegado a nuestra ropa.

MTB en invierno

Respecto a los tejidos que nos protegen contra el viento podemos destacar el suplex, un deribado del nylon. Su acabado exterior es más brillante, actúa como aislante del viento y es bastante ligero. Sin embargo el principal fibra de tejido sería el windstopper. Se trata de una membrana, que nos proporciona cierta impermeabilidad, buena retención térmica, transpirable y nos aísla del aire exterior. Una alternativa algo menos efectiva y más económica puede ser el windtex.

Para finalizar, la ropa técnica puede ser impermeable, de manera que la lluvia no consiga atravesar ni mojar el tejido. Sobre todo si vivimos en un lugar con tiempo cambiante mejor apostar por materiales impermeables para las chaquetas, que es la parte más expuesta o las prendas exteriores. También podemos buscar solventarlo con la combinación de dos prendas, un impermeable que también podemos usar en primavera y una chaqueta para el frío. Puede ser algo más incómodo, pero más rentable económicamente. El principal tejido de este tipo es el goretex. Es algo frío al contacto con la piel, pero totalmente impermeable, con buena transpiración y por logra mantener estable la temperatura del cuerpo. Sobre todo se utiliza en las prendas de última capa.

Porque lo cierto es que a medida que aumentamos la cantidad de elementos contra los que nos protege la ropa, así como los grados de temperatura su precio aumenta. Por eso es importante elegir lo mejor en función del tiempo con el que vamos a montar en bici en invierno. Lo cierto es que este tipo de ropa resulta básica a medida que aumenta el tiempo de salida, bajan temperaturas y tenemos más inclemencias. Si tenemos buena ropa evitaremos también algún resfriado o problema de salud por un cambio de tiempo imprevisto.

Siguiendo las rodadas con la bici en la nieve

Por último un aspecto a tener en cuenta en invierno es que la ropa incluya elementos reflectantes, que son obligatorios con baja visibilidad. No es necesario que sea amarillo fluorescente, pero por lo general este tipo de ropa la incorpora en costuras, bordes laterales, etc. Esto nos ayudará a que otros vehículos nos detecten e identifiquen más rápidamente siempre que lleven las luces puestas, algo muy habitual también por el día en esta época del año.

Cómo lavar y cuidar tu ropa técnica para que te dure muchos años

Si sabemos cuidar bien nuestra ropa técnica nos va a acompañar durante muchos años, y lo que es mejor, manteniendo sus propiedades y características. Lo más cómodo es lavarla con el resto de la ropa, pero lo adecuado es que la temperatura del agua no supere los 30º. También que el programa de lavado sea poco agresivo o que no tenga un centrifugado muy enérgico.

Después a la hora de meterlas en la lavadora mejor con las cremalleras y velcros cerrados. A ser posible dentro de una malla de protección para prendas delicadas. Si además de sus propiedades queremos preservar su aspecto, es interesante no mezclarlas con ropas de otros colores, o por lo menos que sean lo más semejante a los de nuestra ropa para montar en bici. No significa que vaya a desteñirse, pero si pueden atrapar los restos soltados por otras prendas.

Por supuesto, mejor no utilizar secadoras o planchas con este tipo de prendas. El calor puede provocar que pierdan sus propiedades. Si tenemos ropa impermeable, lo normal es que poco a poco vaya perdiendo sus propiedades, pero siempre podemos darles una nueva capa con productos impermeabilizantes, que son fáciles de aplicar. De todas formas cuando esto ocurre ya habrán pasado tantos años que seguro que tenéis más que amortizadas vuestras prendas y deseáis buscar otras nuevas.

La ropa técnica para no disfrazarnos de ciclistas, también para la bici en la ciudad

ropa técnica ciclismo urbano
Todas estas características de la ropa técnica también las incorpora diversas marcas en la ropa para los ciclistas urbanos, de manera que no tenemos que disfrazarnos de ciclistas para ir al trabajo. Además suelen incorporar otras como que sea ropa antisalpicaduras, para que un incidente en el trayecto al trabajo no haga que lleguemos poco presentables al mismo. Suelen ser prendas más o menos ceñidas, pero que parece más ropa de calle que técnica.

Un ejemplo son las colecciones de marcas como Rapha especializadas en ciclismo, donde podemos encontrar desde una americana a unos tejanos. Otro ejemplo es Astore, con un completa colección para el ciclista de ciudad. No es complicado encontrar todo tipo de prendas pensadas para los ciclistas urbanos.

Pero también otras marcas de ropa tradicionales han visto un mercado potencial en el usuario de la bici como Fred Perry en su colección en colaboración con Bradley Wiggings o Levi’s, por citar varios ejemplos. Ropa que incorpora todos los elementos básicos que le pediríamos a la ropa técnica sin estorbar a nuestro pedaleo. Así que si os apetece montar en bici pero el tiempo no acompaña, tal vez es hora de aprovechar las rebajas para hacernos con una de estas prendas de ropa técnica.

En Ciudadano 0,0 | 27 regalos para hacer feliz a un ciclista en Navidad

Imágenes | Life-Of-Pix | Charles Smith | rabbipedro | Roi Arias | zenjazzygeek

Montar en bici en invierno, ¿qué equipamiento necesitamos para superar el frío?

En bici con frío (5)

Muchas veces, nos da pereza sacar la bici cuando vemos por la ventana que está lloviendo o cuando el día es frío y ventoso. Pero es una pena dejar de disfrutar por una circunstancia externa. Que bajen las temperaturas no significa que tengamos que dejar de hacer lo que más nos gusta. Todo es cuestión de prepararse bien y para ello, vamos a dar algunas recomendaciones sobre el equipamiento necesario para montar en bici en invierno, tanto en la ciudad, como en salidas más largas de ocio. Hablaremos de las mejores elecciones de ropa para soportar bajas temperaturas e inclemencias del tiempo como lluvia, viento e incluso nieve.

Dicen que el 80% de los habitantes de Copenhague utiliza la bici todos los días del año, incluso en invierno. Tengamos en cuenta que hablamos de una ciudad que está muy al norte, que sufre de ventiscas, lluvia, nieve y viento constantemente y que además, está al lado del mar. Ninguna inclemencia que nos encontremos por aquí sería comparable con las de allí y por lo tanto, ningún mal tiempo justificaría que dejemos la bici aparcada. Si tú tampoco quieres dejar de usarla bajo ninguna circunstancia, suscríbete a nuestra Newsletter para ver más consejos sobre cómo sacarle el mejor partido.

En bici con frío (3)

Montar en bici en invierno: protege manos, cara, cuello

En bici, los guantes son imprescindibles en cualquier época del año. Además de amortiguar posibles caídas, con sus zonas acolchadas y protecciones anti-golpes, evitarán el encallecimiento producido por sujetar el manillar con fuerza durante horas.

En invierno, son mucho más necesarios para evitar el frío cuando vamos en bici que cuando vamos andando, dado que la velocidad hace que el las temperaturas parezcan más bajas y que las manos están al aire constantemente: no podemos meterlas en los bolsillos cuando se enfrían. Por ello, una buena medida es ponernos otro par de guantes para el frío bajo los guantes de ciclismo.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Las orejas son otra zona que queda muy expuesta. Quizá llevar un gorro debajo del casco resulte incómodo, pero nos podemos poner unas orejeras de las que tienen forma de cinta, una especie de “bandana” de material térmico. Para la cara y el cuello, se pueden llevar estas protecciones que se conocen como “bragas” y que se podrán subir hasta la nariz o dejar solo alrededor del cuello, según el frío.

Todos los elementos que hemos incluido en este apartado son pequeñas prendas complementarias que llevamos mientras estamos sobre la bici y que nos quitamos sin problema al llegar, por lo tanto, no afectarán a nuestro atuendo y no empobrecerán nuestro estilo.

nov2014_03

En bici en invierno: vestirse por capas

La recomendación de vestirse por capas no se da solo para montar en bici, sino también para hacer turismo en zonas frías o para otros deportes de exterior. Pero considero que en la bici es aún más importante que en otras ocasiones, dado que la sensación de temperatura corporal que tendremos a lo largo del recorrido puede variar muchísimo.

Por un lado, es muy fácil que nos pille el paso del día a la noche o viceversa. En invierno, la hora de la salida de los trabajos puede coincidir fácilmente con el oscurecimiento del cielo. Si tenemos un día soleado, aunque sea de temperaturas bajas, el cuerpo pide menos abrigo, pero en cuanto se oculte el sol, los grados van a bajar considerablemente. Lo mismo puede ocurrirnos cuando salgamos por las mañanas, muy temprano: los primeros minutos pueden ser heladores, pero según abre el día, pueden ir sobrando capas.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Por otro lado, tenemos el aumento de sensación térmica producido por el esfuerzo. Cuando salimos fríos nos hará falta estar cubiertos hasta las orejas, pero al ir entrando en calor, seguro que nos podemos desprender de una o dos capas de abrigo. Por ello, se recomienda llevar prendas que se puedan quitar cómodamente y que podamos guardar en las alforjas o atarnos a la cintura sin que se estropeen. Da igual que hablemos de un trayecto urbano para ir a trabajar o a estudiar con nuestro estilo más personal como de una excursión de fin de semana con prendas deportivas y técnicas.

En bici con lluvia o nieve: cómo protegerse

En bici con frío (8)

No es complicado taparse la cabeza con la capucha de un chubasquero de plástico muy fino que quepa bajo el casco o incluso recubrir el propio casco de material impermeable. Los hombros, brazos y tronco también irán resguardados gracias a cualquier tipo de plumas o cortaviento.

Lo que sí resulta difícil de proteger cuando estamos sobre la bici en días lluviosos o de nieve son las piernas. Dado que no es cómodo montar en bici con abrigos largos, los muslos siempre quedarán expuestos. Incluso si llevásemos una prenda de tres cuartos, la parte de las piernas quedaría desprotegida, ya que el abrigo caerá hacia los lados. Para evitar la incomodidad de mojarse los muslos con cada pedalada, podemos optar por dos sistemas.

En bici con frío (2)

Uno de ellos sería llevar un chubasquero de los que tienen forma de poncho y sujetarlo al manillar, creando una especie de toldo sobre nuestras piernas. El problema es que puede ser algo incómodo e incluso crear bolsas de agua. Algunos motoristas llevan una manta térmica sobre las piernas para los días más fríos, pero sería complicado adoptar esa prenda para la bici, ya que dificultaría el pedaleo.

Otra forma sería recubrir los pantalones por esa zona con material impermeable, es decir, llevar unos pantalones impermeables encima de los normales o unos tubos –parecidos a los antiguos calentadores, pero de otro material—que luego nos quitaremos al llegar a nuestro destino. Como decía en el apartado anterior, nadie tiene por qué vernos con estas prendas, ya que se trata solo de algo que recubre y que nos quitaremos al llegar a nuestro destino. Llevar mallas o leotardos bajo el pantalón será otra forma de proteger esta zona, solo que más engorrosa para quitársela al llegar.

¿De verdad es necesaria la ropa técnica?

En bici con frío (1)

En cada uno de los consejos, hemos ido diciendo que la recomendación se puede aplicar tanto en atuendos casuales y formales para desenvolverse por la ciudad como en situaciones deportivas, con ropa preparada al efecto. Las prendas técnicas son cómodas, pero no imprescindibles. La ventaja principal que presentan en invierno es que, con un grosor mucho menor, protegen mejor del frío, así que a lo mejor se consigue menos bulto echando mano de ellas.

Pero si no queremos renunciar a nuestro estilo, no necesitamos pasarnos a la ropa deportiva o especializada. Lo único que tendremos que hacer es seguir una serie de consejos, como elegir prendas de materiales transpirables: algodón en lugar de acrílico, por ejemplo. Por otra parte, existen prendas de diseño, muy modernas y estilosas, creadas para ir en bici.

En bici con frío (7)

Asegúrate de llevar guardabarros

El guardabarros no es solo una protección para que tu bici esté más limpia, también te va a proteger a ti. Los días de lluvia o si ha llovido justo antes de que salgas sobre tus dos ruedas, el terreno probablemente estará lleno de charcos. Cada vez que pases por encima de un charco, la rueda trasera va a recoger agua que lanzará al subir sobre tu espalda y lo que no es la espalda. Sin guardabarros, llegarías con todo empapado, como si hubieses tenido un percance de otro tipo. Existen guardabarros de quita y pon nada caros que podemos tener para sacar solo en las ocasiones necesarias.

Home 11 Dec 12 very cold and hard frost

Además del guardabarros, también vendrá bien que tengas tu bici muy preparada para la lluvia, con unas cubiertas de neumáticos que no resbalen en el barro y el hielo. También será conveniente llevar ropas que nos hagan más visibles al resto de vehículos y peatones, ya que en invierno los días son más oscuros y las noches llegan mucho antes.

Cuéntanos cuál es tu truco para salir con la bici en invierno sin sufrir por las bajas temperaturas o las inclemencias. Seguro que tienes alguna recomendación que no hemos mencionado y que les vendrá bien a los demás lectores.

Imágenes | Pixabay Static, Wikimedia, Bike Calgary (varias fotos), Wikimedia, Staticflckr y Wikimedia.

Cómo guardar tu bici en el balcón y que se mantenga perfecta durante el invierno

guardar bici en el balcón

Con la llegada del mal tiempo la bici se empieza a dejar un poco de lado. Muchas veces acaba en el balcón, como una solución temporal, que se puede convertir en su ubicación definitiva hasta la primavera. Seguramene en la mayoría de los casos se hace con la sana intención de tenerla a mano para sacarla de nuevo un fin de semana que hace buen tiempo, pero unas veces porque hace mal tiempo y no apetece y otras porque tenemos planes, puede quedar aparcada en esta ubicación durante el otoño y el invierno. Por eso vamos a ver cómo guardar tu bici en el balcón y que se mantenga perfecta durante el invierno.

Porque muchas veces las terrazas y balcones son una solución al espacio que no tenemos dentro de casa y no sólo la bici, sino otras muchas cosas acaban acumuladas en este espacio exterior, sobre todo si vivimos en un clima frío o lluvioso en el que no apetece salir fuera de casa y aprovechar este complemento que tienen muchas viviendas. Si queréis recibir noticias y consejos del mundo de la bici podéis suscribiros a nuestra newsletter, donde las recibiréis de forma cómoda en vuestro correo electrónico.

Cómo guardar la bici en el balcón, la protección exterior

Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que si dejeamos la bici en el balcón está en el exterior, es decir, aunque tengamos un balcón más o menos resguardado, a no ser que esté con un cerramiento acristalado, la bici sufrirá las inclemencias meteorológicas como cambios de temperatura, sol, suciedad, humedad o lluvia, etc. Por eso nos interesa que esté bien resguardada, porque igual que un par de días no pasará nada, si la dejamos aquí todo el invierno nos podemos encontrar con la cadena y la piñonera oxidados, los puños y el sillín decolorados por el sol, etc. aunque ya vimos que renovar nuestro sillín es bastante sencillo.

bolsa de protección bici

Lo primero es engrasar bien todos los elementos, como cadena cambios, desviadores, etc. Si sabemos que no la vamos a mover en una temporada existen grasas especialmente pensadas para proteger este tipo de elementos en el exterior del óxido, pero si la vamos a sacar de vez en cuando, aunque de forma menos habitual, bastará con un buen engrase. Una forma de proteger el manillar y el cuadro es con tubos de polietilieno de los que se utilizan normalmente en fontanería, de esta forma evitamos que estén tan expuestos o sobre todo evitar roces y golpes.

Pero lo recomendable es buscar una buena funda. Aquí tenemos disponibles desde 5€, que no dejan de ser un plástico con forma adaptada a la bici, a otras más caras en torno a los 40 – 60€ que son de un material parecido al neopreno y que aislarán nuestra bici a la perfección. También existe la opción de tener una funda de viaje, que nos obligará a desmontar alguna rueda y plegar el manillar, pero que a cambio nos ocupará un espacio mucho menor.

Por último, una opción muy recomendable si tenemos una buena terraza y vamos a dejar aquí las bicis de forma habitual es el arcón aparcabicicletas. Se trata de un arcón similar a los que se usan en jardinería para guardar herramientas pero que incluye unas guías para las ruedas de la bici que hacen que se queden perfectamente aparcadas. Es la mejor opción si tenemos que guardar varias bicis en el exterior de forma habitual, aunque su precio puede ser elevado, en comparación con las fundas.

La bici en el balcón, buscando su espacio definitivo

Cómo guardar la bici en el balcón

Porque en el balcón la bici tiene que tener su espacio definitivo. No podemos utilizar la barandilla como soporte, dejando la rueda delantera colgando. Esta cuestión puede ser peligrosa, ya que si por cualquier motivo la rueda se hubiera aflojado, podría caer a la calle. Por eso lo recomendable es utilizar alguno de los colgadores que tenemos disponibles para bicicletas, ya sean de pared o de techo.

Siempre podemos buscar cómo integrarla en casa, pero ni no es posible el objetivo es que la bici tenga su espacio definitivo y no esté de un lado para otro en la terraza como un elemento extraño. Además que de esta forma quedará fijada y si somos habilidosos no nos robará más espacio del necesario, quedando bien integrada, siempre a mano para que podamos disfrutar de ella si nos apetece cualquier día dar un paseo.

En Ciudadano 0,0 | Alquiler de aparcamientos de bici en la ciudad, ¿la mejor opción para evitar robos?

Imágenes | sophinette | Wikipedia | Decosfera

La bici en invierno III: Nieve, hielo y otros obstáculos

Siguiendo con esta serie de artículos para montar en bici en invierno, hoy planteamos el más difícil todavía: pedalear los días que nieva. Con todo lo que ello conlleva: mucho frío, hielo y la dificultad de moverse por la nieve. Aunque en un principio parezca algo complicado, teniendo algunos aspectos en cuenta podemos circular con la bici sin problemas un día de nieve.

Cuando nieva, uno de los principales problemas a nivel técnico suelen ser los patinazos o poca adherencia de las ruedas con el suelo. Para mejorar este aspecto podemos modificar algunas cosas que nos ayudarán a tener una mejor conducción.

Modificaciones en la bici para circular con nieve y hielo

Una de las primeras cosas que debemos hacer un día de nieve es bajar la altura del sillín. Más o menos a una altura que nos permita apoyar totalmente la planta de los pies en el suelo sin tener que bajarnos del sillín. El pedaleo será menos eficiente, pero estos días tampoco necesitamos velocidad y al estar más bajo el centro de gravedad ahora somos más estables encima de la bici y hay menos riesgo de perder el equilibrio. Y en caso de resbalar, tenemos otros dos puntos de apoyo como son los pies, más cerca del suelo para poder restablecer el equilibrio.

Otro modificación de la bici que nos dará estabilidad será subir la altura del manillar. Con esto vamos a conseguir que no recaiga mucho peso sobre la rueda delantera, que es la más propensa a perder adherencia cuando hay hielo. De este modo, pedalearemos en posición más erguida, con el peso sobre todo en la rueda trasera.

Por descontado, mejor si utilizamos unas cubiertas con dibujo o algo de taco, ya que una rueda lisa hará muy difícil el manejo de la bicicleta. No obstante os voy a explicar un truco para mejorar el agarre de las ruedas: utilizar bridas de plástico en las ruedas. A la altura de cada radio puedes colocar una brida. Esto es una especie de cadenas caseras para la bicicleta y os aseguro que el agarre mejora bastante. Podéis ver un ejemplo en la página de treehugger.

Técnicas de conducción en bicicleta un día de nieve y hielo

La forma de conducir la bicicleta va a ser un factor clave los días de nieve y hielo. La anticipación va a ser nuestra mejor amiga, junto con los movimientos suaves. El problema de la nieve es que las frenadas tardan más en realizarse y los giros hay que hacerlos progresivamente, lo que nos lleva a tener que prestar más atención de lo normal a la conducción.

 

En la medida de lo posible hay que evitar movimientos bruscos como giros del manillar, inclinaciones o fuertes aceleraciones o frenadas. Digamos que es una conducción como a cámara lenta, con movimientos suaves y anticipándonos a los cambios de dirección y las frenadas.

Puestos a utilizar los frenos, debemos presionarlos poco a poco y mejor frenar con el freno trasero, ya que el delantero suele ser más traicionero y si bloqueamos esta rueda perderemos el equilibrio más fácilmente. Cuanto antes nos anticipemos a la frenada mejor y si queremos un extra de seguridad, podemos sacar un pie del pedal y llevarlo a ras de suelo “por si acaso”.

Otros aspectos a tener en cuenta

La vestimenta es un aspecto fundamental para no pasar frío en estos días. Tal y como vimos en el artículo de protegerse del frío, nos vestiremos por capas y añadiremos elementos fundamentales como: gorro u orejeras, guantes, braga para el cuello y casco. Yo también aconsejo el uso de chalejo reflectante, muy útil para mejorar la visibilidad.

La elección del trayecto también hay que tenerlo en cuenta. Debemos elegir las vías que estén más despejadas de nieve o aquellas en las que las rodaduras de los coches dejen más asfalto a la vista. Si podemos evitar calles con más inclinación o curvas, mejor.

Además de las modificaciones en la bici que hemos nombrado antes, podemos añadir algunos elementos como: guardabarros, para evitar salpicaduras; calapies, para asegurar el agarre del pie al pedal y luces, que siempre mejoran nuestra presencia en la vía.

En Ciudadano 0,0 | Trucos para correr en invierno sin morirse de frío

Imágenes | Mikael Colville-Andersen, W.D. Vanlue, gmayster01 on & off …

La bici en invierno II: Protegerse del frío

Con la llegada del invierno y la bajada de las temperaturas a muchos se les puede hacer un poco más cuesta arriba seguir utilizando la bicicleta para sus desplazamientos en la ciudad, pero lo cierto es que con equipamiento adecuado no tenemos que tener ningún problema. Hoy vamos a explicar cómo protegerse del frío en la bicicleta durante el inverno. La ropa adecuada es fundamental para poder disfrutar incluso con meteorología adversa.

Lo primero que debemos tener en cuenta es que no sólo se trata de protegernos del frío, sino que muchas veces también va acompañado por la lluvia y el viento. Cómo ya os comentamos cuando hablamos de las precauciones que debíamos tomar con la lluvia, para el ciclista de ciudad existen trajes completos. Se componen de un chubasquero amplio que también hace las funciones de cortavientos para protegernos la zona del pecho, que es la parte del cuerpo más expuesta. Los chubasqueros suelen llevar una especie de faldón largo, que nos protege la zona de los muslos de las piernas sin entorpecer el pedaleo. La otra opción es añadir un pantalón que nos complemente.

¿Recorrido corto o largo? ¿Y qué hacemos después?

Tanto los chubasqueros largos, como los cortos, suelen ocupar muy poco espacio plegados, por lo que son fáciles de llevar, tanto en la mochila como si llevamos cesta o alforjas en la bicicleta. Estos trajes son muy útiles en los desplazamientos diarios al trabajo, puesto que en muchos casos salimos por la mañana con buen tiempo, y cuando volvemos las condiciones han cambiado. Son perfectos para los desplazamientos cortos y para complementar ropa de calle que llevemos.

 Chaquetas para protegernos del frío y la lluvia

Cuando los desplazamientos van a ser más largos tal vez lo adecuado sea buscar ropa especializada con el material adecuado. Existen muchos tejidos distintos, quizás el más conocido es el Gore-Tex, que repele la lluvia y nos protege del viento. Las chaquetas para ciclistas suelen ser bastante ajustadas para que nos nos entorpezcan la marcha. Podemos sustituirlas por un chaleco, si no hace mucho frío, o por el contrario, complementarlas con unas mallas térmicas largas que protegen las piernas. El aspecto más incómodo es que si nos desplazamos al trabajo, o vamos a realizar alguna actividad después del paseo, tenemos que llevar ropa para cambiarnos.

Tanto en el caso de las chaquetas como en el de las mallas las prendas están recomendadas para soportar temperaturas más o menos bajas y existen distintas graduaciones. Este tipo de ropa es conveniente adquirirla si vamos a realizar desplazamientos largos de forma habitual. En todo caso, tanto chubasqueros como chaquetas deben ser transpirables. Pero si no es así no es necesario comprar ropa sólo para montar en bici, sino que podemos aprovechar las prendas que tenemos en casa.

Lo cierto es que cuando usamos la bici de forma habitual algunas compras las haces ya de forma inconsciente, pensando en si esa chaqueta va bien para parar el viento, si ese abrigo es demasiado largo y te va a entorpecer el pedaleo, etc. No tenemos que renunciar a nuestro propio estilo de vestir por ir en bici. Como todo Ciudadano 0,0 tenemos que reutilizar la ropa que tenemos por casa para esta función. En mi caso utilizo chaquetas cortas o abrigos tres cuartos sin mayores problemas para mis desplazamientos al trabajo, complementados con un chubasquero amplio que más de una vez me ha salvado de llegar hecho una sopa.

Otros complementos imprescindibles

 

Por último, no podemos olvidar otro equipamiento menor, pero no por ello menos importante.

  • Las gafas. Su uso evita que cuando el viento frío nos da en la cara, a medida que vamos tomando velocidad, nos lloren los ojos. Si hace sol podemos utilizar unas gafas de sol, pero si está nublado mejor coger unas de cristal trasparente. Podemos encontrarlas a precios bastante económicos y con cristales, sol o trasparentes intercambiables.
  • Los guantes. Debería ser un básico como elemento de protección ante caídas, pero también en condiciones de frío evita que las manos se entumezcan, lo que nos puede hacer perder sensibilidad que puede hacer que nuestra reacción al frenar se vuelva más lenta. Depende de las temperaturas que vamos a soportar deberán ser completos o con los más típicos de ciclistas con los dedos al aire. Igualmente podemos aprovechar cualquiera que tengamos por casa para desplazamientos cortos.
  • El cuello también debemos protegerlo. Si no llevamos una prenda de cuello alto lo mejor es optar por una braga, que podemos encontrar en distintos materiales, que nos mantenga abrigado el cuello y podamos subir incluso para tapar la boca.
  • Por último no ,podemos olvidar la cabeza y en invierno mejor buscar un gorro o gorra que nos tape un poco. Mis favoritos son los que además de proteger la cabeza nos cubre las orejas, si hace mucho frío o una gorra en caso de que éste no sea extremo. En todo caso siempre recomendable que sean transpirables.

Con el equipamiento adecuado no tenemos que dejar de disfrutar la bicicleta por la llegada del frío. ¿Y vosotros, cómo os protegéis en invierno? ¿Se quedan las bicicletas en los trasteros hasta la primavera o también salen a rodar también con meteorología adversa?

En Ciudadano 0,0 | La bici en invierno I: Protegerse de la lluvia

La bici en invierno I: Protegerse de la lluvia

Con los días de lluvia que estamos teniendo seguro que a más de uno le echa para atrás coger la bici. Es normal, sobre todo por la incomodidad que conlleva la lluvia. Con el tiempo he aprendido a coger la bici un día de lluvia y apenas mojarme o notar que está lloviendo. Todo es cuestión de vestirnos de forma correcta y acoplar un par de guardabarros a la bici. Que un poco de agua no nos quite el placer de ir en bici al trabajo.

Los inconvenientes de pedalear un día de lluvia

Para mí hay dos inconvenientes principales cuando cojo la bici un día de lluvia. El primero es la incomodidad de mojarme, ya no solo la cabeza, sino la ropa y calzado. El segundo es la inseguridad que produce conducir sobre asfalto mojado, donde hay que tomar una serie de precauciones para evitar sustos.

Hace tiempo que aprendí que un día de lluvia no hay que subestimar a los charcos. Por muy pequeño e inofensivo que parezca un charco, debajo puede haber una alcantarilla o pequeño badén. Cuando llueve, para mí es crucial prestar atención a la calzada, cuanto menos agua pisemos, mejor.

Otro tema es el de los coches. Si en condiciones de seco vamos con mil ojos al rodar cerca de los coches, cuando llueve mucho más. Podemos acabar más empapados por pedalear cerca del tráfico que por la lluvia en sí que cae. Por eso más que nunca, el día que llueve yo busco una ruta poco transitada por coches o intento en la medida de lo posible no separarme del carril bici.

¿Qué ropa utilizo para pedalear con lluvia?

Si es una lluvia fina que cale poco, normalmente con un chubasquero tengo suficiente, incluso si el trayecto es corto, con ropa normal que llevo a diario. En días nubosos me suelo informar en la aplicación de Eltiempo.es para ver cuánto llueve, así me hago una idea a la hora de elegir el vestuario.

Si llueve de verdad y veo que me voy a mojar mucho, ahí es donde me protejo bien. En mis primeros días de ciclista de ciudad cometí un fallo al salir con lluvia y fue utilizar chubasquero pero pantalones y zapatillas normales. Si la lluvia es fuerte al final los pantalones y zapatillas se calarán de agua y acabaremos como una sopa.

Mi gran descubrimiento para estos días fueron los pantalones impermeables, algo que no sabía que existía pero que me resultó tremendamente útil. Son pantalones finos que apenas ocupan espacio y que se ponen encima de los otros. No dejan pasar una gota de agua y se abrochan por los laterales de las piernas, para ponerlos y quitarlos de manera fácil.

En cuanto a las zapatillas, hace tiempo que descarté las deportivas normales, ya que van a permitir que pase mucha agua, incluso es mejor utilizar un zapato. Eso sí, lo óptimo es un calzado de gore-tex, que no deja pasar el agua pero si transpira. Si te mueves por una ciudad donde llueve habitualmente, vale la pena conseguir un calzado de estas características o en su defecto unas polainas.

Para mi la bici va asociada a llevar mochila, que también la protejo de la lluvia con algún cubremochila impermeable. Que eso de llegar y encontrarme las cosas de la mochila mojadas no me hace mucha gracia. También aprovecho y meto algún calcetín o ropa de sobra, por si necesito cambiarme.

Prepara a tu bicicleta para un día de lluvia

Hay dos cosas que no faltan en mi bici un día de lluvia: los guardabarros y los calapies. No pienses que poner un guardabarros a la bici es algo complicado, los hay que se acoplan fácilmente al tubo del sillín y te quitan todas las molestas salpicaduras. Los calapies o calas son fundamentales para evitar resbalones y asegurar la pedalada, también los hay que se quitan y ponen sin mucho engorro.

Otra cosa que aprendí en los primeros días de lluvia con bici es que si las ruedas están planas sin dibujo, hay muchas inseguridad en la conducción por falta de agarre. Es mucha la diferencia que se nota con una cubierta nueva, que por poco dibujo que tenga siempre va a tener agarre a otra gastada y plana.

Por último y como no hay que escatimar en seguridad, como con la lluvia se pierde algo de visibilidad, también suelo incorporar una luz o señal luminosa a la bici en días de lluvia.

Seguro que vosotros también tenéis vuestros pequeños trucos para circular en bici en días de lluvia, os invitamos a compartirlos con nosotros en los comentarios.

En Ciudadano 0,0 | Trucos para correr en invierno sin morirse de frío

Imágenes | Auzigog, [auro]