Tag Archives: bici callejera

¿Quieres perder el miedo a moverte en bici por la ciudad? Sigue leyendo

Si te produce temor desplazarte en bicicleta por tu ciudad, estás desaprovechando una oportunidad de moverte con un transporte cómodo, rápido y bueno para todos. Al mismo tiempo, te perderás algo bastante divertido. Muchas personas eligen no usar la bicicleta como medio de transporte urbano por miedo a lo que pueda pasar cuando se meten entre el tráfico. Si te identificas con esta afirmación, tal vez te interese hacer un pequeño esfuerzo e intentarlo.

MINOLTA DIGITAL CAMERA

Vamos a ver qué podemos hacer para perderle el miedo a montar en bici por la ciudad. Si te interesa y también quieres saber otras cuestiones sobre ciclismo urbano, date de alta en nuestra Newsletter y recibirás en tu correo lo más interesante sobre el mundo de la bicicleta en las ciudades.

bici entre el tráfico

Para ir por ciudad en bici sin miedo, hay que lanzarse

En urbes como Madrid, donde no existen carriles bici en las calzadas, sino solo una indicación de velocidad reducida para los vehículos a motor, es ineludible mezclarse con el tránsito para viajar en bici. Y está claro que da más respeto que hacer lo mismo en capitales como Barcelona, donde el carril está separado y protegido en una gran parte de las calles.

Como con tantas otras cosas, es mucho peor el temor previo que sentimos por pensar demasiado en algo que la sensación que se tiene finalmente cuando nos lanzamos a hacerlo. Lo mismo ocurre con montar en bici. Cuando vemos a los ciclistas moverse entre el tráfico, nos produce vértigo y muchas veces pensamos: “qué valientes”. Si echamos un ojo a nuestro alrededor y los vemos sortear utilitarios, seguro que pensaremos que eso no es para nosotros.

bici-trabajo-nolotiro1

Pero más adelante, ponerse en esa situación nos hará ver las cosas de una manera muy diferente. Una vez estemos allí, comprobaremos que no era para tanto. Es cierto que hay que extremar las precauciones, pero no conducir con miedo. Viendo las cosas de cerca, nos daremos cuenta de que tenemos mucho más control de lo que creíamos y de que somos capaces de hacerlo.

Seguridad en bici: valientes, pero no temerarios

Está claro que, si queremos desplazarnos en bici, tenemos que perderle el miedo a movernos entre el tráfico. Tenemos que movernos con tranquilidad y, como decíamos, cuanto más pensemos lo que estamos haciendo, peor lo haremos.

en bici entre el tráfico

Eso sí, no podemos pasar del temor al exceso de familiaridad y llegar a ser temerarios, pasando a pocos centímetros de vehículos que podrían arrancar en cualquier momento o girando sin apenas avisar de nuestros siguientes movimientos. Cuidado siempre hay que tener y cuanto menos nos acerquemos a las fuentes de peligro, mejor.

Unirnos a otros ciclistas que nos encontremos por el camino suena a buena idea, pero en realidad puede ser más arriesgado, por un lado porque nos obligaría a seguir un ritmo con el que no estamos cómodos y por otro porque los recovecos por lo que entra uno no garantizan que puedan caber dos. Viajemos a nuestro ritmo, si no es muy rápido, no hay problema… ya llegaremos.

No te dejes intimidar, estás en tu derecho

DCIM100GOPRO

Prácticamente ningún vehículo a motor va a cederte el paso, ni siquiera cuando tienes todo el derecho a avanzar, así que tendrás que reivindicar tu espacio (con prudencia y sin agresividad). Incluso, muchos te pitarán impulsándote a que te apartes, aunque estés circulando de manera 100% legal. Algunos lo harán con enfado, otros simplemente por desconocimiento, creyendo genuinamente que tú tienes la obligación de hacerte a un lado.

Un arma que tenemos los ciclistas es conocer el código sobre lo que nos atañe mejor que algunos conductores. Sabiendo que no estás incumpliendo ninguna norma de tráfico que afecte a las bicis, puedes continuar con tranquilidad, sin dejarte amedrentar por sus gritos o bocinazos. Todo esto, por supuesto, con suma precaución y sin hacer locuras.

Las primeras veces que usas la bici entre el tráfico

Antes de proseguir, querría aclarar que este artículo no trata de ayudar a las personas que han tomado miedo a montar en bicicleta en toda circunstancia. Hablamos de alguien que, desenvolviéndose bien con la bici en zonas resguardadas, no se atreve a salir al tráfico y mezclarse en calzadas llenas.

Protected / Separated bicycle lane on Dunsmuir Street, downtown Vancouver, Canada

Para las primeras veces, puedes tratar de hacer el camino por zonas ajardinadas o carriles bici, aunque sea algo más largo. Más adelante, no tendrás problema en ir directamente por las calles transitadas.

Lo que no tendrías que hacer es circular por las aceras. La falsa seguridad que te ofrece esta práctica te impedirá lanzarte a la verdadera forma de montar. Aparte de que no está permitido y no es respetuoso con quienes caminan, no es práctico porque no podrás llevar la velocidad necesaria y tendrás que sortear a los peatones, poniéndote en peligro de caída.

Si conoces a alguien que suela usar la bici entre el tráfico, pídele que te deje acompañarlo en alguna ocasión. Si vas tras esta persona, verás los movimientos que suele hacer y las maneras de evitar los peligros, pero sobre todo te sentirás más fuerte al tener a tu lado a alguien que ya domina esa situación.

bici ciudad de noche

En algunas ciudades se organizan clases o salidas en grupo para transmitir a los no iniciados confianza en sí mismos y entrenar a las personas en la lidia de obstáculos y en la seguridad de la circulación. Busca en Internet si en tu localidad existe un servicio similar.

Ten muy claro tu camino para ir en bici al trabajo

Si vas a usar la bici para acudir a tu trabajo o a tu lugar de estudios, lo mejor es que pruebes un fin de semana o un día festivo. De esta forma, podrás evitar los principales peligros mientras eliges el camino más adecuado a la bici, como calles poco transitadas o avenidas amplias.

bici en la ciudad

Si no te ha quedado claro qué calles son preferibles, seguro que algún vecino o amigo te puede asesorar y, si no, los usuarios de bicicletas de tu ciudad te pueden ayudar en foros online para indicarte las rutas más cómodas y seguras.

Sabiendo bien a dónde vas y por dónde vas, podrás indicar tus giros con mayor antelación y circular de una forma más recta y clara, sin hacer amagos que confundan a los conductores de tu alrededor. Tener algo claro nos da seguridad en nosotros mismos en cualquier caso.

A mayor habilidad, mayor confianza

Con esto queremos decir que poco a poco se te irá dando mejor y le irás perdiendo el miedo, pero al mismo tiempo es una pequeña advertencia para recomendar que no se salga en bici entre el tráfico después de llevar mucho tiempo sin montar. Las bicis municipales de alquiler pueden impulsarnos a recuperar su uso tras un largo periodo sin experiencia y, si bien nunca se olvida a montar en bicicleta, sí que se puede perder algo de destreza.

bici tráfico ciudad

Lo mejor es darnos antes unas cuantas vueltas en un parque o carril bici para tomar con mayor serenidad nuestro bautizo en la calle. Si tenemos un dominio total de nuestra dos ruedas, ya solo quedará fuera de nuestro control una serie de factores. Pero si a los peligros del tráfico tenemos que sumarle nuestra impericia, las posibilidades de percance aumentarán sin duda.

Además de un hábil manejo, necesitamos velocidad, pues muchas veces evitar un peligro implica tener rápidos reflejos y efectuar rápidos movimientos. Cuanto más nos acerquemos a la velocidad a la que se desplazan los coches, menos problema habrá. Por ese motivo insisto tanto en tener dominada la bici antes de lanzarse entre el tráfico.

Respetar para que nos respeten

Hay una serie de normas que facilitarán mucho que tengamos sensación de seguridad. Se circula por el centro del carril, no a un ladito –y no por el bus-taxi, sino por el inmediatamente anterior—. De esta forma se evita que nos sobrepasen sin suficiente distancia, así como los golpes de puertas que se abren de coches estacionados o los choques con vehículos que dan marcha atrás, saliendo de un aparcamiento en batería.

Copenhagen, Denmark

Por otra parte, las normas que parecen hechas solo para mantenernos controlados, en realidad nos pueden proteger. Es importante no llevar auriculares para enterarnos de lo que sucede alrededor y estar sumamente alertas, mirando bien a todos lados.

Resulta fundamental que no nos saltemos los semáforos, pues aunque nos parezca que tenemos controladas las cuatro esquinas, no podemos estar seguros de que no viene algún coche a toda velocidad por el otro lado del cruce. Mejor no ir en sentido contrario, aunque eso nos haga dar una vuelta, pues el riesgo habla por sí mismo. Volvemos a lo de antes: una cosa es tener confianza para movernos en bici por ciudad y otra tomarse demasiadas confianzas.

Si vas seguro, te sientes seguro

Hemos recomendado muchas veces llevar reflectantes en la ropa o en los accesorios de la bicicleta, así como luces delantera y trasera durante la noche o los periodos en los que está amaneciendo o anocheciendo.

indicar movimientos en bici

Recordamos siempre que es importante indicar con anticipación los giros y cambios de carril, así como cualquier otra maniobra. Además de haber señalado para que nos vea el coche que tenemos detrás, es importante hacernos visibles ante los posibles vehículos que lleguen de lado por el cruce. Si no estamos muy seguros de que no hay nadie, mejor reducir la velocidad.

La conciencia de ir muy seguros al haber cumplido todas estas recomendaciones nos ayudará a perderle algo más de miedo a rodar sobre el asfalto. En definitiva, la mejor –o tal vez la única— forma de vencer el miedo es enfrentarse a lo que nos asusta, por ese motivo el consejo para perderle temor a circular en bici en ciudad es animarnos de una vez a hacerlo.

Imágenes | mandoft, abbilder, Paul Krueger, Daniel Lobo, Richard Masoner / Cyclelicious, Alexander Baxevanis, Sam Saunders, Tejvan Pettinger Tony Webster.

En Ciudadano 0,0 | Tiendas de bicis en Barcelona y bicicletas fixie
En Ciudadano 0,0 | Cómo llegar sin mancharte y ensuciarte al trabajo si vas en bici

Los 5 enlaces que tienes que leer esta semana sobre la bici

En los últimos días, el mundillo de la bicicleta es un hervidero de noticias. En Ciudadano 0,0, como si fuésemos esos repartidores de periódicos sobre dos ruedas, queremos ponértelo fácil para que te mantengas al corriente. Por ello, enlazamos cinco artículos que seguro que encontrarás de interés, ya que están dando mucho que hablar.

  • La página web del metro de Madrid nos anima a que nos movamos en bici por la capital con la inclusión de cuatro descripciones de Rutas Verdes a las que se puede llegar en este medio de transporte. Ya dimos los horarios en los que nos admiten la bici en el metro, así que no nos resultará nada incómodo alcanzar el inicio de estos caminos. Yo he hecho tres de ellas muy a menudo y las recomiendo de veras.

Seguiremos ofreciendo información de interés para que los amantes o usuarios de la bicicleta estéis al tanto de todo lo que acontece en el mundo sobre este vehículo de transporte urbano que cada vez se populariza más. Si tenéis conocimiento de alguna noticia que creéis que merece ser enlazada, podéis dejárnosla en un comentario ¡Nos encantará compartirla! Gracias a todos.

Fotografías | Luv Handles y Etsy.

¿Dónde puedo aparcar mi bicicleta? Manual para la ciudad

Hace bien poquito hablábamos de las formas de trincar tu bici para evitar robos en la ciudad. Te recomendamos tipos de candados y maneras de sujetarlos, así como la posibilidad de registrarla o asegurarla. Nos faltaban las recomendaciones sobre los lugares donde aparcarla, tanto a grandes rasgos, es decir, en cuanto a zonas, como en términos más pequeños: a dónde la sujeto.

También mencionábamos como uno de los sueños de quienes acuden al trabajo en bicicleta el de poder aparcarla dentro de las instalaciones de la empresa, cosa que tal vez se facilite en un futuro no demasiado lejano. Pero quienes aún no tienen esa suerte han de buscar el lugar idóneo para dejarla en la calle.

 

¿Dónde está permitido aparcar bicis?

Que se pueda o no aparcar la bici en la acera depende de la ciudad en la que estés, pues este reglamento suele competer al municipio antes que a la DGT. Obedecerá, asimismo, a la acera en sí, principalmente respondiendo a su anchura, aunque también a las características. En general, se aplica lo mismo que para las motos: podrán aparcar si la acera tienen de 3 a 6 metros de ancho. A mí me gusta respetar a todos y dejar el paso a los peatones, así que escogeré no solo una acera lo suficientemente amplia como para que no estorbe, sino también un lugar donde no impida el paso.

¿A qué pieza de mobiliario urbano la sujeto?

En las señales de tráfico, farolas, semáforos, postes, vallas, etcétera está prohibido dejar la bici en la mayoría de los municipios. Por otra parte, estos ejemplares de mobiliario urbano no son por completo seguros pues, por ejemplo, las señales pueden desmontarse con llaves y sacar la bicicleta por arriba. Aquí nos cuentan un suceso que da fe de ello.

En los árboles tampoco está permitido, además de que no es precisamente ecológico, ya que podemos dañar la planta. Y no es lo que más nos interesa porque, por sorprendente que nos parezca, se han encontrado árboles cortados para robar una bici.

Está claro que un bolardo u otro dispositivo de escasa altura no será lo más indicado, pues la bici se podría levantar en peso y llevar entera. Que se produzcan estos despistes suena a imposible y suscita la risa, pero se han dado casos, el de la foto de más abajo no es el único.

 

Barandillas o parkings de bicis son el lugar perfecto, ya que están cerradas en sí mismas, no dejando hueco por el que deslizar la cadena y son lo bastante sólidas como para que no resulte sencillo cortarlas. Los aparcamientos, cuanto más anchos, más opción te darán de atar las dos ruedas, como indicábamos en el post previo sobre seguridad. El colmo de la protección parece que lo ofrecen los BiciBox, ya que la bici queda oculta.

No siempre hay parkings para bicicletas donde queremos dejar la nuestra, pero irán aumentando en número y disponibilidad. Con este plano, puedes saber dónde se encuentran estos aparcabicis, así como mucha más información útil para moverte en bicicleta por tu ciudad.

A veces podría parecer que ocultarla a la vista de la mayoría en un callejón o un rincón, sería más seguro, pues no estás creando la tentación. Sin embargo, esto tiene la contrapartida de ponérselo más fácil a quien quiera afanarse en la maniobra de corte de cadena o candado. Dejándola a la vista de paseantes, podemos confiar en que alguien llame la atención sobre el robo o en que la propia persona que trata de sustraerla se sienta demasiado expuesta.

 

Mi bicicleta en buen estado

Aparte de tratar de evitar los robos, no estará de más asegurarnos del buen estado de nuestra montura, especialmente si se trata de una bici de categoría. Para ello, a la hora de dejarla en la calle, tendremos en cuenta que no esté en un sitio donde los coches la puedan golpear, que no quede en medio de una acera, pues estorbará y habrá quien la mueva…

Si la vamos a dejar varios días, busquemos un soportal u otro lugar bajo techado para protegerla de la lluvia, el viento… Ya que una de las ventajas de la bici es que nos lleva de puerta a puerta y, como nos decía mi compañero Fernando, que no hay que buscar aparcamiento, solemos tratar de amarrarla justo delante de nuestro destino. Por mi parte, prefiero caminar unos cuantos pasos más y dejar la bici a buen recaudo, en vez de dejarla ante la puerta, a riesgo de encontrarla deteriorada a mi regreso.

Y vosotros, ¿en qué caso estáis? ¿Disponéis de un garaje o zona de patio/portal donde dejar las bicis? ¿Os la subís habitualmente a casa? ¿Os dejan aparcarla en el trabajo? Seguro que hay un mundo de diferentes combinaciones y posibilidades. Dependiendo de cuáles sean las condiciones, probablemente habréis desarrollado costumbres sobre dónde dejar la bici que nos interesan un montón. Contadnos.

Fotos | Archie Expo, Ayuntamiento de Madrid, Pixti México y MTB Aventura y diversión.