Tag Archives: aparcar

¿Dónde puedo aparcar mi bicicleta? Manual para la ciudad

Hace bien poquito hablábamos de las formas de trincar tu bici para evitar robos en la ciudad. Te recomendamos tipos de candados y maneras de sujetarlos, así como la posibilidad de registrarla o asegurarla. Nos faltaban las recomendaciones sobre los lugares donde aparcarla, tanto a grandes rasgos, es decir, en cuanto a zonas, como en términos más pequeños: a dónde la sujeto.

También mencionábamos como uno de los sueños de quienes acuden al trabajo en bicicleta el de poder aparcarla dentro de las instalaciones de la empresa, cosa que tal vez se facilite en un futuro no demasiado lejano. Pero quienes aún no tienen esa suerte han de buscar el lugar idóneo para dejarla en la calle.

 

¿Dónde está permitido aparcar bicis?

Que se pueda o no aparcar la bici en la acera depende de la ciudad en la que estés, pues este reglamento suele competer al municipio antes que a la DGT. Obedecerá, asimismo, a la acera en sí, principalmente respondiendo a su anchura, aunque también a las características. En general, se aplica lo mismo que para las motos: podrán aparcar si la acera tienen de 3 a 6 metros de ancho. A mí me gusta respetar a todos y dejar el paso a los peatones, así que escogeré no solo una acera lo suficientemente amplia como para que no estorbe, sino también un lugar donde no impida el paso.

¿A qué pieza de mobiliario urbano la sujeto?

En las señales de tráfico, farolas, semáforos, postes, vallas, etcétera está prohibido dejar la bici en la mayoría de los municipios. Por otra parte, estos ejemplares de mobiliario urbano no son por completo seguros pues, por ejemplo, las señales pueden desmontarse con llaves y sacar la bicicleta por arriba. Aquí nos cuentan un suceso que da fe de ello.

En los árboles tampoco está permitido, además de que no es precisamente ecológico, ya que podemos dañar la planta. Y no es lo que más nos interesa porque, por sorprendente que nos parezca, se han encontrado árboles cortados para robar una bici.

Está claro que un bolardo u otro dispositivo de escasa altura no será lo más indicado, pues la bici se podría levantar en peso y llevar entera. Que se produzcan estos despistes suena a imposible y suscita la risa, pero se han dado casos, el de la foto de más abajo no es el único.

 

Barandillas o parkings de bicis son el lugar perfecto, ya que están cerradas en sí mismas, no dejando hueco por el que deslizar la cadena y son lo bastante sólidas como para que no resulte sencillo cortarlas. Los aparcamientos, cuanto más anchos, más opción te darán de atar las dos ruedas, como indicábamos en el post previo sobre seguridad. El colmo de la protección parece que lo ofrecen los BiciBox, ya que la bici queda oculta.

No siempre hay parkings para bicicletas donde queremos dejar la nuestra, pero irán aumentando en número y disponibilidad. Con este plano, puedes saber dónde se encuentran estos aparcabicis, así como mucha más información útil para moverte en bicicleta por tu ciudad.

A veces podría parecer que ocultarla a la vista de la mayoría en un callejón o un rincón, sería más seguro, pues no estás creando la tentación. Sin embargo, esto tiene la contrapartida de ponérselo más fácil a quien quiera afanarse en la maniobra de corte de cadena o candado. Dejándola a la vista de paseantes, podemos confiar en que alguien llame la atención sobre el robo o en que la propia persona que trata de sustraerla se sienta demasiado expuesta.

 

Mi bicicleta en buen estado

Aparte de tratar de evitar los robos, no estará de más asegurarnos del buen estado de nuestra montura, especialmente si se trata de una bici de categoría. Para ello, a la hora de dejarla en la calle, tendremos en cuenta que no esté en un sitio donde los coches la puedan golpear, que no quede en medio de una acera, pues estorbará y habrá quien la mueva…

Si la vamos a dejar varios días, busquemos un soportal u otro lugar bajo techado para protegerla de la lluvia, el viento… Ya que una de las ventajas de la bici es que nos lleva de puerta a puerta y, como nos decía mi compañero Fernando, que no hay que buscar aparcamiento, solemos tratar de amarrarla justo delante de nuestro destino. Por mi parte, prefiero caminar unos cuantos pasos más y dejar la bici a buen recaudo, en vez de dejarla ante la puerta, a riesgo de encontrarla deteriorada a mi regreso.

Y vosotros, ¿en qué caso estáis? ¿Disponéis de un garaje o zona de patio/portal donde dejar las bicis? ¿Os la subís habitualmente a casa? ¿Os dejan aparcarla en el trabajo? Seguro que hay un mundo de diferentes combinaciones y posibilidades. Dependiendo de cuáles sean las condiciones, probablemente habréis desarrollado costumbres sobre dónde dejar la bici que nos interesan un montón. Contadnos.

Fotos | Archie Expo, Ayuntamiento de Madrid, Pixti México y MTB Aventura y diversión.