Tag Archives: al trabajo en bici

¿Quieres perder el miedo a moverte en bici por la ciudad? Sigue leyendo

Si te produce temor desplazarte en bicicleta por tu ciudad, estás desaprovechando una oportunidad de moverte con un transporte cómodo, rápido y bueno para todos. Al mismo tiempo, te perderás algo bastante divertido. Muchas personas eligen no usar la bicicleta como medio de transporte urbano por miedo a lo que pueda pasar cuando se meten entre el tráfico. Si te identificas con esta afirmación, tal vez te interese hacer un pequeño esfuerzo e intentarlo.

MINOLTA DIGITAL CAMERA

Vamos a ver qué podemos hacer para perderle el miedo a montar en bici por la ciudad. Si te interesa y también quieres saber otras cuestiones sobre ciclismo urbano, date de alta en nuestra Newsletter y recibirás en tu correo lo más interesante sobre el mundo de la bicicleta en las ciudades.

bici entre el tráfico

Para ir por ciudad en bici sin miedo, hay que lanzarse

En urbes como Madrid, donde no existen carriles bici en las calzadas, sino solo una indicación de velocidad reducida para los vehículos a motor, es ineludible mezclarse con el tránsito para viajar en bici. Y está claro que da más respeto que hacer lo mismo en capitales como Barcelona, donde el carril está separado y protegido en una gran parte de las calles.

Como con tantas otras cosas, es mucho peor el temor previo que sentimos por pensar demasiado en algo que la sensación que se tiene finalmente cuando nos lanzamos a hacerlo. Lo mismo ocurre con montar en bici. Cuando vemos a los ciclistas moverse entre el tráfico, nos produce vértigo y muchas veces pensamos: “qué valientes”. Si echamos un ojo a nuestro alrededor y los vemos sortear utilitarios, seguro que pensaremos que eso no es para nosotros.

bici-trabajo-nolotiro1

Pero más adelante, ponerse en esa situación nos hará ver las cosas de una manera muy diferente. Una vez estemos allí, comprobaremos que no era para tanto. Es cierto que hay que extremar las precauciones, pero no conducir con miedo. Viendo las cosas de cerca, nos daremos cuenta de que tenemos mucho más control de lo que creíamos y de que somos capaces de hacerlo.

Seguridad en bici: valientes, pero no temerarios

Está claro que, si queremos desplazarnos en bici, tenemos que perderle el miedo a movernos entre el tráfico. Tenemos que movernos con tranquilidad y, como decíamos, cuanto más pensemos lo que estamos haciendo, peor lo haremos.

en bici entre el tráfico

Eso sí, no podemos pasar del temor al exceso de familiaridad y llegar a ser temerarios, pasando a pocos centímetros de vehículos que podrían arrancar en cualquier momento o girando sin apenas avisar de nuestros siguientes movimientos. Cuidado siempre hay que tener y cuanto menos nos acerquemos a las fuentes de peligro, mejor.

Unirnos a otros ciclistas que nos encontremos por el camino suena a buena idea, pero en realidad puede ser más arriesgado, por un lado porque nos obligaría a seguir un ritmo con el que no estamos cómodos y por otro porque los recovecos por lo que entra uno no garantizan que puedan caber dos. Viajemos a nuestro ritmo, si no es muy rápido, no hay problema… ya llegaremos.

No te dejes intimidar, estás en tu derecho

DCIM100GOPRO

Prácticamente ningún vehículo a motor va a cederte el paso, ni siquiera cuando tienes todo el derecho a avanzar, así que tendrás que reivindicar tu espacio (con prudencia y sin agresividad). Incluso, muchos te pitarán impulsándote a que te apartes, aunque estés circulando de manera 100% legal. Algunos lo harán con enfado, otros simplemente por desconocimiento, creyendo genuinamente que tú tienes la obligación de hacerte a un lado.

Un arma que tenemos los ciclistas es conocer el código sobre lo que nos atañe mejor que algunos conductores. Sabiendo que no estás incumpliendo ninguna norma de tráfico que afecte a las bicis, puedes continuar con tranquilidad, sin dejarte amedrentar por sus gritos o bocinazos. Todo esto, por supuesto, con suma precaución y sin hacer locuras.

Las primeras veces que usas la bici entre el tráfico

Antes de proseguir, querría aclarar que este artículo no trata de ayudar a las personas que han tomado miedo a montar en bicicleta en toda circunstancia. Hablamos de alguien que, desenvolviéndose bien con la bici en zonas resguardadas, no se atreve a salir al tráfico y mezclarse en calzadas llenas.

Protected / Separated bicycle lane on Dunsmuir Street, downtown Vancouver, Canada

Para las primeras veces, puedes tratar de hacer el camino por zonas ajardinadas o carriles bici, aunque sea algo más largo. Más adelante, no tendrás problema en ir directamente por las calles transitadas.

Lo que no tendrías que hacer es circular por las aceras. La falsa seguridad que te ofrece esta práctica te impedirá lanzarte a la verdadera forma de montar. Aparte de que no está permitido y no es respetuoso con quienes caminan, no es práctico porque no podrás llevar la velocidad necesaria y tendrás que sortear a los peatones, poniéndote en peligro de caída.

Si conoces a alguien que suela usar la bici entre el tráfico, pídele que te deje acompañarlo en alguna ocasión. Si vas tras esta persona, verás los movimientos que suele hacer y las maneras de evitar los peligros, pero sobre todo te sentirás más fuerte al tener a tu lado a alguien que ya domina esa situación.

bici ciudad de noche

En algunas ciudades se organizan clases o salidas en grupo para transmitir a los no iniciados confianza en sí mismos y entrenar a las personas en la lidia de obstáculos y en la seguridad de la circulación. Busca en Internet si en tu localidad existe un servicio similar.

Ten muy claro tu camino para ir en bici al trabajo

Si vas a usar la bici para acudir a tu trabajo o a tu lugar de estudios, lo mejor es que pruebes un fin de semana o un día festivo. De esta forma, podrás evitar los principales peligros mientras eliges el camino más adecuado a la bici, como calles poco transitadas o avenidas amplias.

bici en la ciudad

Si no te ha quedado claro qué calles son preferibles, seguro que algún vecino o amigo te puede asesorar y, si no, los usuarios de bicicletas de tu ciudad te pueden ayudar en foros online para indicarte las rutas más cómodas y seguras.

Sabiendo bien a dónde vas y por dónde vas, podrás indicar tus giros con mayor antelación y circular de una forma más recta y clara, sin hacer amagos que confundan a los conductores de tu alrededor. Tener algo claro nos da seguridad en nosotros mismos en cualquier caso.

A mayor habilidad, mayor confianza

Con esto queremos decir que poco a poco se te irá dando mejor y le irás perdiendo el miedo, pero al mismo tiempo es una pequeña advertencia para recomendar que no se salga en bici entre el tráfico después de llevar mucho tiempo sin montar. Las bicis municipales de alquiler pueden impulsarnos a recuperar su uso tras un largo periodo sin experiencia y, si bien nunca se olvida a montar en bicicleta, sí que se puede perder algo de destreza.

bici tráfico ciudad

Lo mejor es darnos antes unas cuantas vueltas en un parque o carril bici para tomar con mayor serenidad nuestro bautizo en la calle. Si tenemos un dominio total de nuestra dos ruedas, ya solo quedará fuera de nuestro control una serie de factores. Pero si a los peligros del tráfico tenemos que sumarle nuestra impericia, las posibilidades de percance aumentarán sin duda.

Además de un hábil manejo, necesitamos velocidad, pues muchas veces evitar un peligro implica tener rápidos reflejos y efectuar rápidos movimientos. Cuanto más nos acerquemos a la velocidad a la que se desplazan los coches, menos problema habrá. Por ese motivo insisto tanto en tener dominada la bici antes de lanzarse entre el tráfico.

Respetar para que nos respeten

Hay una serie de normas que facilitarán mucho que tengamos sensación de seguridad. Se circula por el centro del carril, no a un ladito –y no por el bus-taxi, sino por el inmediatamente anterior—. De esta forma se evita que nos sobrepasen sin suficiente distancia, así como los golpes de puertas que se abren de coches estacionados o los choques con vehículos que dan marcha atrás, saliendo de un aparcamiento en batería.

Copenhagen, Denmark

Por otra parte, las normas que parecen hechas solo para mantenernos controlados, en realidad nos pueden proteger. Es importante no llevar auriculares para enterarnos de lo que sucede alrededor y estar sumamente alertas, mirando bien a todos lados.

Resulta fundamental que no nos saltemos los semáforos, pues aunque nos parezca que tenemos controladas las cuatro esquinas, no podemos estar seguros de que no viene algún coche a toda velocidad por el otro lado del cruce. Mejor no ir en sentido contrario, aunque eso nos haga dar una vuelta, pues el riesgo habla por sí mismo. Volvemos a lo de antes: una cosa es tener confianza para movernos en bici por ciudad y otra tomarse demasiadas confianzas.

Si vas seguro, te sientes seguro

Hemos recomendado muchas veces llevar reflectantes en la ropa o en los accesorios de la bicicleta, así como luces delantera y trasera durante la noche o los periodos en los que está amaneciendo o anocheciendo.

indicar movimientos en bici

Recordamos siempre que es importante indicar con anticipación los giros y cambios de carril, así como cualquier otra maniobra. Además de haber señalado para que nos vea el coche que tenemos detrás, es importante hacernos visibles ante los posibles vehículos que lleguen de lado por el cruce. Si no estamos muy seguros de que no hay nadie, mejor reducir la velocidad.

La conciencia de ir muy seguros al haber cumplido todas estas recomendaciones nos ayudará a perderle algo más de miedo a rodar sobre el asfalto. En definitiva, la mejor –o tal vez la única— forma de vencer el miedo es enfrentarse a lo que nos asusta, por ese motivo el consejo para perderle temor a circular en bici en ciudad es animarnos de una vez a hacerlo.

Imágenes | mandoft, abbilder, Paul Krueger, Daniel Lobo, Richard Masoner / Cyclelicious, Alexander Baxevanis, Sam Saunders, Tejvan Pettinger Tony Webster.

En Ciudadano 0,0 | Tiendas de bicis en Barcelona y bicicletas fixie
En Ciudadano 0,0 | Cómo llegar sin mancharte y ensuciarte al trabajo si vas en bici

Ir en bici al trabajo y cobrar por ello: ¿utopía o realidad?

Bici Francia 03

Este lunes 2 de junio, el ministerio francés de Ecología, Desarrollo Sostenible y Energía ha puesto en marcha una prueba piloto con la idea de fomentar el uso de la bici como transporte urbano. La medida supone que los empleados que utilicen la bicicleta como vehículo para alcanzar sus lugares de trabajo recibirán 0’25€ por cada kilómetro de pedaleo, con un máximo de entre los 12 km. diarios. Esto podría llegar a convertirse en una paga extra en la nómina de cada empleado/a que acuda al trabajo en bicicleta de hasta 40 euros al mes, sin que al empleador le suponga un gasto, pues la empresa a su vez se ve beneficiada por exenciones fiscales cuando ofrece estos bonus.

Si te interesan este tipo de propuestas y todo lo relacionado con la bici, puedes recibir los artículos más interesantes, apuntándote aquí para recibir nuestra Newsletter.

Bici Francia 04

Siete meses de prueba

La medida fiscal, de la que ya se había hablado hace algo más de un año y que fue anunciada oficialmente el 5 de marzo en la presentación del Plan de Acción para el desarrollo de modos activos de movilidad, ahora entra en vigor en una primera fase, que se prolongará hasta finales de este año. En este primer periodo, 19 empresas están funcionando como conejillos de Indias, ofreciendo este incentivo a 10.000 personas.

Los resultados de esta prueba se darán a conocer a finales de año y será entonces, tras demostrar las ventajas que presenta tanto para las empresas como para los empleados, cuando se decida si se amplían al resto de los trabajadores.

Bici Francia 01

En la actualidad, solo el 2,4% de la población laboral francesa utiliza de la bicicleta para ir a trabajar. El secretario de Estado de Transportes, Frederic Cuvillier, espera que la medida incremente el uso en un 50% y no solo en París, pues esperan extender la medida más adelante a todo el país. Aunque la medida supondrá costes, Cuvillier recuerda que el transporte público y el vehículo motorizado privado ya están subvencionados en Francia.

Otros países sirven a Francia como modelo

Bici Francia 02

Esta medida está asentada en otros países europeos desde hace tiempo, como en Bélgica, donde las empresas y organismos públicos tienen derecho a abonar en las nóminas de sus empleados unas deducciones fiscales de hasta 0,21€ por km. recorrido en bicicleta y día desde 2006. O en Holanda, donde las empresas abonan dietas libres de impuestos por un valor de hasta 0,15€/día. En Gran Bretaña, los empresarios que lo deseen, abonarán este tipo de dietas a sus empleados con un tope de 0,20£ por milla recorrida al día.

Medida fiscal que podría aplicarse en nuestras ciudades

Viendo que son varios los países donde se lleva a cabo este incentivo, nos preguntamos si sería o no aplicable en nuestras ciudades. Si la medida francesa da buenos resultados, tal vez en nuestro país se reproduzcan ayudas similares, con las que se fomentarían los desplazamientos en bicicleta hasta el lugar de trabajo. Esto traería muchas ventajas, tanto en la salud y el ánimo de cada persona que vaya en bici a trabajar, como en el estado de las calles y en la eliminación o disminución de los atascos de hora punta, con lo que estos suponen de ruido y contaminación.

Bici Francia 06

Carril bici Madrid y las bicis eléctricas municipales

Madrid puede considerarse similar a París en lo que se refiere a incluir a la bicicleta como transporte, dado que son ciudades extensas, aunque la francesa mucho más que nuestra capital. Como algunas personas tienen que recorrer largas distancias, la bici plegable puede ser la solución, en ambas urbes, para combinar el transporte público con el pedaleo.

Gracias a la próxima implantación de la bici eléctrica municipal en Madrid, cuya red de aparcamientos está aumentando constantemente, la ciudad se está transformando para admitir a las bicis entre el tráfico. Se han marcado una gran cantidad de ciclocalles en las que la velocidad del tráfico a motor se reduce a un máximo de 30 km/h., en uno de los carriles, si se trata de grandes avenidas y en toda su extensión cuando son calles de un solo carril.

De ser una ciudad en la que el carril bici era meramente periférico y recreativo, Madrid pasará a convertirse en una capital donde conviven las bicis con el resto de los vehículos, al igual que ocurre en París. Reducir el tránsito gracias a que más y más personas usen la bici y apaciguar la velocidad media de coches y motos, contribuirá a una reducción de las emisiones CO2.

Bici Francia 05

Esa reducción de las emisiones, sumada a la disminución del ruido y de la suciedad, la agradeceremos en ambas capitales, especialmente en verano, cuando corre poco viento. París en alguna ocasión ya ha tenido que recurrir al cierre del tráfico por causa de la contaminación y para momentos como ese, qué mejor que contar con una bici.

Lo cierto es que no estaría nada mal ir en bici al trabajo y cobrar por ello. No solo nos estaríamos ahorrando cantidades considerables en gasolina, aparcamiento o en abonos de transporte público, sino además recibiendo un pequeño incentivo, que puede servir para hacer las revisiones periódicas de la bici y amortizar lo que costó su compra, es decir, nos puede salir totalmente gratis desplazarnos a trabajar y sin necesidad de contar con la suerte de tener tan cerca el trabajo como para acudir a pie. Si todavía no vas a trabajar en bici, ¿te animarías con una paga extra como esta?

En Ciudadano 0,0 | Cómo llegar presentable al trabajo en bici.

Fotos | Jean Louis Zimmerman.

¿Por qué ciclista de entre semana y no ciclista de semana completa?

Salir en bici
En ocasiones parece que las distintos usos que le damos a la bici son incompatibles. Me refiero a que parece que si somos ciclistas urbanos, que usamos la bici para desplazarnos por la ciudad diariamente, al trabajo, a realizar alguna gestión, etc. con realizar alguna salida de más larga, de un carácter más deportivo o lúdico. En estos casos me pregunto, ¿por qué ciclista entre semana y no ciclista de semana completa?

Al fin y al cabo, si vamos en bici es porque nos gusta, porque disfrutamos con ella, así que ambas prácticas no son contradictorias. También se produce en sentido contrario, es decir, el ciclista deportivo de fin de semana, que sale con la MTB o la bicicleta de carretera, pero luego no se anima a ir al gimnasio, al cine o a comprar el pan en bici. Si os apetece leer más contenidos relacionados con el mundo de la bici podéis suscribiros a nuestra newsletter donde los recibiréis de forma cómoda en vuestro correo electrónico.

La motivación para salir en bici todos los días

Rutas en bici
Disfrutar de la bicicleta es lo que necesitamos, la motivación para salir en bici todos los días. No importa que el trayecto sea largo o corto, por ciudad o interurbana, o que sea mixto, utilizando trasporte público o privado para llevar la bici plegable y luego continuar el final de trayecto con la bici. En cualquiera de ellos los ciclistas podemos encontrar alicientes para llegar a nuestro destino con una sonrisa en la cara.

Es cierto que el tipo de bicicleta que tenemos nos puede limitar, o más bien desanimar a coger la bici para un uso diferente. Por ejemplo, seguramente con una bici holandesa no vamos a salir a hacer ciclismo de carretera, a subir puertos, o ponernos a hacer descensos de montaña. Pero seguro que encontramos alguna ruta agradable de la que disfrutar los fines de semana, adaptadas a este tipo de bicicleta, como pueden ser muchas de las vías verdes.

Otra opción que tenemos es aprovechar los fines de semana que tenemos menos tráfico para buscar otras rutas para nuestros desplazamientos habituales, aprovechar los parques o paseos de la ciudad para recorrerlos en bici. La casa de campo en Madrid, los paseos marítimo o a la vera del río en otras ciudades pueden ser una escapada perfecta para el fin de semana. O también aprovechar para quedar con los amigos para tomarnos una San Miguel 0,0% fresquita en una terraza ahora que empieza el buen tiempo.

Salir en bici también por la ciudad

Paseo en bici por la ciudad
Lo mismo podríamos decir del caso de los ciclistas deportivos, de carretera o montaña, que muchas veces no sacan estas bicicletas por la ciudad para ir de un lado a otro. Por ejemplo, la bicicleta de carretera y su manillar de cuerno de cabra hace que sea algo incómodo ir siempre con las manos en el freno, algo recomendable en ciudad, donde tenemos que parar más a menudo, por semáforos, pasos de cebra, etc.

Lo mismo puede ocurrir si tenemos pedales automáticos, que para la ciudad son algo más incómodos para pedalear sin zapatillas con estas fijaciones. De todas formas tiene fácil solución utilizando unos pedales mixtos, que permitan el uso con todo tipo de calzado.

Para estos ciclistas quizás recorridos cortos en la ciudad no son suficientes, acostumbrados a salidas más largas, sin embargo, yo soy de la opinión de que todo suma y podemos utilizar estos recorridos urbanos como una forma de soltar los músculos, de tonificarlos, después de las salidas del fin de semana que nos pueden haber dejado la musculatura resentida por un esfuerzo más intenso.

Motivación para salir en bici

De todas formas otros muchos tenemos bicicletas mixtas precisamente para poder utilizarlas en todo tipo de terrenos, tanto para un uso diario como para un uso más deportivo, donde lo mismo podemos salir por una pista forestal un fin de semana, que ir al cine en bici o utilizarla para ir al centro de la ciudad y despreocuparnos de esta manera del aparcamiento.

Además ahora llega el cambio de hora, se alargan los días y también mejora el tiempo, por lo que es el momento perfecto para volver a practicar el #sacatubici y hacerlo todos los días, no solo entre semana o los fines de semana, como si ambas prácticas fueran incompatibles. Podemos aprovechar para sumarnos a alguna de las convocatorias ciclistas que tenemos en las distintas ciudades y que por lo general se celebran los fines de semana.

En Ciudadano 0,0 | Infografía: La satisfacción de montar en bici. 20 motivos para iniciarse en la bici urbana
Imágenes | Umberto Brayj | Walter Baxter | Carlos Roberto

Cómo conseguir ir al trabajo en bici, vencer a la pereza es posible

beneficios ir en bici al trabajo
Existe una forma muy sencilla de utilizar la bici cada día. Consiste en utilizar la bicicleta para nuestros desplazamientos al trabajo, pero lo cierto es que cuando lo comentas con alguien, en seguida empiezan a surgir excusas, inconvenientes insalvables, etc. Pero es posible salvarlos si tenemos la determinación necesaria. Por eso hoy vamos a ver cómo conseguir ir al trabajo en bici venciendo en muchos casos a la pereza.

El primer paso tiene que salir de nosotros. Tenemos que tener la voluntad necesaria de ir en bici al trabajo. Porque nos gusta la bici, porque queremos hacer un poco de ejercicio que de otra forma no haríamos, porque nos ahorra tiempo, etc. Tenemos muchos motivos por los que nos puede resultar beneficioso ir en bici al trabajo. Si queréis conocer muchos más podéis suscribiros a nuestra nueva newsletter y los recibiréis en nuestro correo electrónico.

No pongamos excusas, vamos a comenzar a pedalear. Ventajas de ir en bici al trabajo

Al trabajo en bici
Porque al final ésta y no otra es la principal razón en muchos casos para no afrontar el desplazamiento en bici al trabajo. Ya puede ser porque el trayecto es largo, porque es corto, porque hace frío, porque hace calor, porque tenemos después de trabajar que ir a otro sitio, porque la bicicleta aparcada en la calle corre peligro o simplemente porque nos da miedo compartir las calles con el resto de vehículos.

Podemos tener una excusa casi para cada día. En muchos casos son las que he venido oyendo de compañeros de trabajo cuando me preguntaban ¿hoy también has venido en bici? Pero todas tienen solución. ¿Qué el trayecto es muy largo? Pues vamos a combinarlo con trasporte público un tramo y otro en bici, y así acortamos los kilómetros que tenemos que recorrer. Otra opción es apoyarnos en un bici eléctrica que nos ayude a salvar estas distancias de forma más cómoda.

¿Qué hace frío? Basta con abrigarnos de forma adecuada para poder pedalear sin mayor inconveniente. Lo mismo con tiempo lluvioso, o cuando hace calor. Tenemos que llevar la ropa adecuada para el trayecto y las condiciones meteorológicas que vamos a tener. En invierno muchas veces nos basta con tener un chubasquero en la mochila para que si hay un cambio de tiempo podamos volver con nuestra bici de forma cómoda a casa.

bici-transporte-publico

Sobre la ruta más adecuada para ir al trabajo lo mejor es probar distintas alternativas. Hay iniciativas que nos van a ayudar a elegir la mejor ruta para nosotros, pero si no lo mejor es ir variando. Yo en mi caso suelo combinar dos, una para ir al trabajo y otra para volver. En la primera voy más tiempo sobre carril bici, pero no siempre, mientras que cuando vuelvo hay mucho menos tráfico y me permite circular de forma muy cómoda sin prácticamente tráfico a las horas que vuelvo.

Por lo que respecta a la bici aparcada en la calle aquí tenemos varias soluciones. En muchos trabajos no tenemos plazas de parking, pero sin embargo si tendremos espacio para guardar la bici. Otra opción es aparcarla en la calle, pero esto debemos hacerlo de forma segura, con un buen candado será mucho más complicado que tengamos un percance. Por otro lado también existe la posibilidad de subir la bici a nuestro trabajo, donde he visto como algunas bicis plegables directamente se guardaban debajo de la mesa de trabajo.

Piensa en positivo, donde los demás ven dificultad el ciclista ve un reto

Aquí por eso el ciclista que quiere usar la bici para ir al trabajo tiene que pensar en positivo. Dónde los demás ven dificultades nosotros vemos un reto que podemos salvar. Ya hemos visto como tenemos distintas soluciones, es más una cuestión de voluntad, y de hábito, que otra cuestión. Una vez que ya hemos creado el hábito de desplazarnos en bici al trabajo la verdad es que los días que no vamos notamos que nos falta algo.

El caso es que una vez que tenemos incorporada la bici en nuestra rutina de desplazamiento al trabajo es adictiva. Hasta no hace mucho el que iba al trabajo en bici era poco más o menos que un perro verde, pero lo cierto es que el número de gente que se desplaza en bici es cada día mayor y en muchos casos se puede hacer una parte del trayecto con otros compañeros de trabajo, lo que ayuda y mucho, a vencer los primeros inconvenientes hasta que tenemos creado el hábito.

Otra cuestión es que una vez que tenemos este hábito, tenemos que pensar en disfrutar de nuestro trayecto. Mientras que en las primeras salidas tenemos que forzarnos a salir, cuando ya tenemos hecha la rutina podemos prescindir de algunas salidas. Si tenemos un día de perros, pues tal vez cogemos el coche o vamos en transporte público, como mejor nos venga.

Todo está en nuestra contra, pero venceremos. Beneficios de ir en bici al trabajo

consejos para ir en bici al trabajo
Al final todos los inconvenientes los vamos salvando. El resultado es que nos vamos quedando con los beneficios de ir en bici al trabajo. Por ejemplo, los tiempos de viaje los tenemos muchos más medidos. No van a depender de los atascos, sino que desplazarse en bici al trabajo se convierte en “El día de la marmota”, donde sabemos cuanto tardamos hasta el próximo semáforo, si tenemos que apretar en el pedaleo o dejarnos llevar porque no cogerá en rojo, etc.

También a nivel físico notaremos una mejora notable, sobre todo si lo comparamos con ir en nuestro vehículo privado o en transporte público. Puede que no sean más que 20 minutos o media hora de pedaleo de ida y otra de vuelta, pero este ejercicio es una gran ayuda para nuestra salud, sobre todo si lo comparamos con no hacer nada.

También a nivel psicológico. Muchos de los problemas o inconvenientes que podemos trasladar de casa al trabajo y viceversa los afrontamos de otra manera si hemos reposado durante la pedalada de vuelta a casa. A veces cuando sales molesto por cualquier motivo del trabajo, poco a poco, según avanza el camino de vuelta a casa vas viendo que ese inconveniente no es tan grande, sino que con cada pedalada se ha disuelto como un azurarillo en un vaso de agua.

Por último tenemos que tener en cuenta el ahorro en transporte que podemos conseguir. Por ejemplo, en mi caso compré una bicicleta para ir al trabajo de gama baja, económica y práctica, que tenía todos los elementos que necesitaba. El resultado es que en cuatro meses la tenía amortizada, si comparaba con lo que me hubiera gastado en gasolina de ir en coche.

Y además ayudamos al medio ambiente ya que la bici no emite CO2 y esto es un granito de arena que ayuda a tener un mundo mejor. Es un motivo más que impulsa a muchos a coger la bici para sus desplazamientos diarios. Como habéis visto, puede que sean muchas las excusas que podemos ponernos para coger la bici para ir a trabajar, pero ninguna de ellas es insalvable. Vencer a la pereza es posible.

En Ciudadano 0,0 | El placer de ir a mi trabajo en bicicleta
En Ciudadano 0,0 | Cómo llegar limpio al trabajo si vas en bici
En Ciudadano 0,0 | Los beneficios de la bici

Imágenes | Paul Krueger | Richard Masoner / Cyclelicious | Annie Mole | Carlton Reid

Yo voy en bici, tú puedes aparcar


Una de las ventajas de circular en bici es la facilidad de aparcamiento que tenemos, pero no sólo para nosotros, que pedaleamos, sino también para los conductores que van en sus automóviles, puesto que si yo voy en bici, tu puedes aparcar y es algo que seguro se va a agradecer cuando por parte de todos los conductores, que a veces en las grandes ciudades no paran de dar vueltas buscando un espacio libre para dejar su vehículo.

Según la Comisión Europea, la mitad de los viajes en automóvil son de menos de 5 kilómetros, una distancia perfectamente asumible para ir en bicicleta. Más o menos es la distancia que yo recorro cada día para ir a mi trabajo y donde el tiempo que tardo es bastante similar si voy en coche y no aparco a la primera, me toca dar vueltas y buscar sitio para aparcar, que si me desplazo en bici.

Y esto si tenemos plaza de aparcamiento en casa, porque si también nos toca dar vueltas para aparcar cuando regresamos a casa, lo cierto es que el tiempo perdido se multiplica. No es el primer caso de gente que tarda más en encontrar un lugar para dejar el coche, sobre todo a determinadas horas del día, que por lo general coinciden con las de regreso a casa, que en el desplazamiento que han tenido que realizar en el mismo.

Menos vehículos a motor, más aparcamiento


Esta distancia es lo que nos supone recorrer una ciudad de tamaño pequeño de punta a punta o la llamada almendra central de una ciudad grande. Y es en estos lugares céntricos donde más complicado resulta siempre aparcar, pero también circular. Porque el aparcamiento no es ya sólo un problema de encontrar un hueco, sino que provoca un aumento de circulación de vehículos por la zona dando vueltas hasta encontarlo.

Si sois como yo de los que estáis en la ciudad durante los meses de verano seguro que una de las ventajas que habéis notado es el descenso del nivel del tráfico. Dependiendo de la ciudad y el nivel de turismo que soporta el tráfico en verano suele descender entre un 10 y un 20% dependiendo del mes y de la ciudad. ¿A qué estaría bien conseguir estos niveles de tráfico durante todo el año?

Esto es lo que se puede lograr si se consigue que cada vez más una mayor cantidad de gente realice sus desplazamientos diarios en bici en lugar de coger el coche. Por eso aunque una bicicleta en la calzada pueda parecer para muchos conductores que es un vehículo más lento que va entorpeciendo la circulación, lo cierto es que el efecto es todo lo contrario, desplazarse en bicicleta por la ciudad acaba por dinamizar el tráfico.

Es cierto que algunos de estos ciclistas urbanos seguro que antes eran usuarios de transportes públicos, pero otro gran porcentaje habrán dejado sus coches parados en sus garajes. El resultado es una ciudad con menos ruido, menos gases contaminantes y más limpia con un menor nivel de vehículos en las calles. ¿A qué sería genial que todo el año se circulara como en agosto?

¿Dónde aparcan las bicis?


Es cierto que el espacio de aparcamiento destinado a las bicicletas también tendría que crecer, pero no es menos cierto que el lugar destinado a un coche pueden aparcar doce bicicletas, tal y como hemos podido ver en varios proyectos de parking de bicis que tratan de mostrarlo gráficamente.

Todo esto sin contar las ventajas que tiene para nuestra salud el desplazamiento directo al trabajo en bici. Puede parecer que los desplazamientos son demasiado cortos, la velocidad baja, en definitiva que no nos esforzamos lo suficiente como para notar beneficios a nivel de salud. Pero no es cierto. Según datos de la DGT, con diez minutos al día, mejoran articulaciones, músculos y sistema circulatorio; y con 60, baja notablemente el peso. Así, en media hora dedicada a ir al trabajo, dependiendo del peso y velocidad de pedaleo, se queman más de 210 kilocalorías

Por eso creo que esta época del año es un buen momento para practicar el #sacatubici y comenzar a ir al trabajo en bici, aprovechando estos menores niveles de tráfico para ir cogiendo confianza en el recorrido que vamos a realizar. Seguro que luego, cuando llegue el momento y veáis que el tiempo que tardas en hacer tu recorrido, puerta a puerta de casa al trabajo es similar o incluso menor, os recompensa.

En Ciudadano 0,0 | Cómo puedes ayudar a que en Madrid más gente use la bici (aunque no seas tú)
Imagen | William Murphy | Arte y Fotografía | Mataparda

Bicifindes, trazando la ruta perfecta para ir en bici a trabajar

Como ya nos indicaba mi compañero Fernando, si vamos a desplazarnos en bicicleta todos los días al trabajo, es importante que encontremos cuál es la ruta más adecuada. No siempre tiene que ser la más corta, es decir, la que ofrecen los mapas; ni tampoco la más indicada para el coche, por la que nos guiaría un GPS.

Puede ser la que transite por calles estrechas y de poca circulación de automóviles a motor, la que se tope con menos cruces, rotondas, pasos elevados… la que nos haga subir menores cuestas… Tal vez la que cuente con carril bici en algún tramo.

Quizá no conozcamos nuestra ciudad tan al dedillo como para saber elegir esta ruta con precisión. Y tal vez tampoco estemos tan puestos en el funcionamiento de la bici como para conocer sus necesidades con total autoridad. Por ello, unos expertos que saben perfectamente cuáles son los pros y los contras de cada camino, nos ayudarán a tomar esta decisión. La iniciativa que colabora con quienes van en bici a trabajar se llama Bicifindes y se viene realizando desde hace un tiempo.

 

En lo que consisten estos Bicifindes es en que, de forma gratuita, los voluntarios de la organización En Bici por Madrid te trazan el recorrido de tu casa a tu trabajo. Un fin de semana, aprovechando que las calles están más tranquilas y hay menos tránsito, van contigo y pruebas con ellos esta ruta marcada. Si ese camino te satisface, a partir de entonces, puedes utilizarlo para acudir a diario a tu lugar de trabajo.

La filosofía de En Bici por Madrid es que “Cuantos más ciclistas seamos, mejor circularemos todos”. Por ello, quieren fomentar este medio de transporte y para facilitarlo, nos ayudan de esta manera. Su propósito es conseguir nuevos ciclistas urbanos que disfruten de la bici, que circulen con seguridad y que sean conscientes de sus derechos y obligaciones, respetando al resto de los usuarios de las calles.

Perderle el miedo a pedalear entre coches

Quique Arias, socio del local La Bicicleta Cycling Café, nos comentó en la entrevista para Ciudadano 0,0 que la forma de que la bicicleta se extienda como medio de transporte es que todos perdamos el miedo a circular con ella entre los vehículos. Fue él quien nos recomendó los Bicifindes y nos habló de las loables iniciativas de este grupo de ciclistas urbanos.

 

La idea principal de estos encuentros en fines de semana es la misma: que le perdamos el miedo a pedalear entre coches. Creo que la compañía y el apoyo de otras personas que ya hacen eso sin peligro puede ser muy útil para dejar de sentir esa prevención. Paula nos relata su experiencia en uno de sus BiciFindes y todo lo que aprendió gracias a la ayuda y los consejos de uno de los ciclistas voluntarios. Mónica, que también ha dejado constancia de su bicifinde, dice que “Ahora llego por las mañanas con una sonrisa de satisfacción” y eso que recorre Madrid de punta a punta.

Cualquiera de nosotros puede sumarse y probar, como han hecho ellas. Los únicos requisitos son contar con una bicicleta, saber montar y tener ganas de usarla. Si les escribimos un mail contestando a algunos detalles que nos preguntan aquí, se organizarán para acompañarnos. Normalmente, organizan rutas ya marcadas cada fin de semana: de República Dominicana a Sanchinarro, de Ronda de Segovia a la calle Pradillo son solo un par de ejemplos de los numerosos caminos que trazan contigo.

Piden que se abstengan los ciclistas deportivos y quienes busquen rutas de campo, pero no por no incluirlos, sino porque no van a encontrar lo que buscan. Quienes lo necesiten para desplazarse, sí hallarán la mejor manera. De esta forma, acudir al trabajo se puede convertir en un placer en lugar de seguir siendo una obligación.

¿Existe en tu ciudad alguna iniciativa similar a los BiciFindes de Madrid? Si es así, nos encantará que la compartas con nosotros y, si has participado o eres uno de los organizadores, que nos cuentes con algo más de detalle. Si vives en Madrid, ¿te animas a un BiciFinde? Puede ser divertido.

 

Fotos | Beatriz, En Bici Por Madrid y Mejor por la calzada.

Los 5 enlaces que tienes que leer esta semana sobre la bici

En los últimos días, el mundillo de la bicicleta es un hervidero de noticias. En Ciudadano 0,0, como si fuésemos esos repartidores de periódicos sobre dos ruedas, queremos ponértelo fácil para que te mantengas al corriente. Por ello, enlazamos cinco artículos que seguro que encontrarás de interés, ya que están dando mucho que hablar.

  • La página web del metro de Madrid nos anima a que nos movamos en bici por la capital con la inclusión de cuatro descripciones de Rutas Verdes a las que se puede llegar en este medio de transporte. Ya dimos los horarios en los que nos admiten la bici en el metro, así que no nos resultará nada incómodo alcanzar el inicio de estos caminos. Yo he hecho tres de ellas muy a menudo y las recomiendo de veras.

Seguiremos ofreciendo información de interés para que los amantes o usuarios de la bicicleta estéis al tanto de todo lo que acontece en el mundo sobre este vehículo de transporte urbano que cada vez se populariza más. Si tenéis conocimiento de alguna noticia que creéis que merece ser enlazada, podéis dejárnosla en un comentario ¡Nos encantará compartirla! Gracias a todos.

Fotografías | Luv Handles y Etsy.

Lo que nos motiva a coger cada día la bici

Ayer hablaba mi compañera Beatriz de nuevas medidas del gobierno francés para animar a la gente a utilizar la bicicleta. Sin duda, cualquier medida es bienvenida para aumentar el número de ciclistas que hay por nuestras calles y que más de uno se anime a sacar su bicicleta del trastero para descubrir la experiencia de moverse de una manera diferente y más limpia. Por eso creo que la motivación también puede salir de nosotros mismos: ¿qué nos motiva a movernos en bici cada día?

Relax

Según el Barómetro de la Bicicleta, más de un 42% de usuarios de la bici citan la salud y el bienestar como una razón para moverse en este medio de transporte. Y es que las propiedades de la bici en este sentido asombran a quien decide empezar a moverse así: la sensación de hacer un ligero deporte cada día (no un gran esfuerzo, pero sí el suficiente como para activar nuestras piernas) me despeja la mente, hace que llegue de mejor humor y más relajado. Adri Fernández explica que “aunque comencé a utilizarla por el tiempo ahorrado, lo que me hizo no poder bajarme de ella era que notaba que cada vez me encontraba mejor, que era uno de mis momentos favoritos del día“.

Ahorro de tiempo

Muchas veces cuesta creerlo, pero en ciudad una bicicleta es más rápida que un coche. Es verdad que no alcanza las mismas velocidades punta, pero no le hace falta: los semáforos y los cruces son iguales para todos, y la bicicleta puede pasar de forma más segura y fácil entre los atascos o contar con su propio carril bici. Mi compañero Carlos además apuntaba otra ventaja en un artículo reciente de Ciudadano 0,0: con la bicicleta es más fácil dejarse llevar, mientras que con el coche se necesita una atención agotadora.

Adri Fernández, de ecomovilidad.net, también lo cita como el factor que le hizo decidirse a empezar a ir al trabajo en bici: “Descubrí que podía utilizarla para llegar a la estación de tren sin depender del autobús, y ahorraba más de 15 minutos cada mañana“.

No buscar aparcamiento

He separado esta ventaja de la anterior porque buscar aparcamiento no es solo una cuestión de tiempo. Si preguntamos a cualquier conductor, la búsqueda de un sitio para dejar el coche es uno de los momentos más frustrantes del viaje: comenzar a circular despacio, fijándote en cada uno de los huecos a los dos lados de la calle, pasar varias veces a ver si algún coche se ha ido ya… y sentir cómo puedes tardar tanto en aparcar como lo que has tardado en llegar.

Incluso si ya tienes aparcamiento propio, te cuesta dinero mantenerlo cada mes. Con la bicicleta sin embargo puedo aparcar en la puerta en la mayoría de casos, e incluso si es plegable, en muchos sitios puedo subirla conmigo si voy a ver a un amigo o cliente. ¿Alguna vez te han dicho antes de ir a ver a alguien “ojo que en este barrio es muy complicado aparcar? A mí ya no más. Y como comentaba Beatriz, las ciudades son más habitables así, algo de lo que también me beneficio.

Más independencia

Moverme en bici supone no tener que depender de los demás: de los horarios o frecuencias de paso del autobús, de los atascos de coches, de haber echado gasolina… la sensación de solo depender de ti mismo para moverte es genial. Puedes probar nuevas rutas, combinarlo con el transporte público, ir a cualquier sitio tras el trabajo sin pensar si habrá aparcamiento allí o me dejo el coche aquí para volver luego, olvidarte de las horas de cierre del metro…

 

Nuestro motivo personal

Cada uno tenemos uno, y a veces solo lo descubrimos cuando ya nos hemos animado a coger la bici. En mi caso, me siento mejor sabiendo que contribuyo a una ciudad más limpia, con menos humos y ruidos. Para otros compañeros supone una manera sencilla de mantenerse en forma, hay quien ha descubierto que mantener su bicicleta a punto con los últimos accesorios es un hobby apasionante, o incluso que es una original forma de conocer gente. ¿Te animas a empezar y descubrir el tuyo?

Imágenes | marcelahernandez | nopodemosmas