Esto es lo que no debes perderte en un fin de semana en Copenhague

  • Viajes
cat-icon-on-post

Copenhague es una de las capitales europeas por descubrir. Aunque tenga atractivos populares que todo el mundo sabe identificar, son muchas las cosas que se pueden ver y hacer allí. Pero, a veces, hay que saber elegir para sacarle el máximo partido a una visita, sobre todo si el tiempo es limitado. Por eso, aquí te queremos ayudar y explicarte qué es lo que no debes perderte si vas un fin de semana a Copenhague.

¿Es suficiente con un fin de semana en Copenhague?

A lo mejor te preguntas por qué hablamos de un fin de semana y no de una semana entera, o de un mes. Simplemente, lo hacemos porque sabemos que es la opción más plausible para muchos.

Es cierto que, en caso de querer profundizar en cada uno de los barrios y en todas las posibilidades que hay cercanas a la ciudad, un fin de semana en Copenhague podría antojarse más que corto. Pero, si nos conformamos con una escapadita para desconectar y recorrer las atracciones principales de la ciudad, incluso sin acudir exclusivamente a las más típicas, dos días pueden resultar satisfactorios.

Copenhague es una ciudad relativamente manejable y, a diferencia de las grandes urbes europeas o americanas, pasar un fin de semana allí no es algo que se pueda tildar de locura o extravagancia. Además, no es una ciudad complicada para disfrutar a pie, al menos si no se va en los meses más invernales. Las distancias son relativamente cortas y, salvo en casos de gran frío o nieve, caminar por Copenhague no es ningún problema.

Otra opción para moverse en Copenhague y que resulta bastante satisfactoria es la bicicleta. Pero entendemos que no todo el mundo está acostumbrado a desplazarse así y que, para muchos, pueda suponer más un trastorno o un cansancio que una ayuda.

¿Qué ver en un fin de semana en Copenhague?

Vamos al grano, que solo vas a estar dos o tres días en Copenhague y tienes que aprovechar a tope sin que se te escape nada. Lo primero, lo más famoso o importante, para que luego puedas presumir ante tus amistades enseñándoles las fotos como muestra de que sí has estado en Copenhague, aunque solo fuera un fin de semana.

Nyhavn

Probablemente ésta sea la parte más fotografiada de Copenhague o, al menos, la parte que más luce en esos álbumes de fotos y en las redes sociales. Nyhavn es un canal con casas de pescadores centenarias, muchas de ellas con sus fachadas pintadas en colores llamativos y que hacen bonitos contrastes entre sí y con el agua y los barcos antiguos que descansan allí.

Este lugar es uno de los más recurridos y recorridos de Copenhague y de toda Dinamarca, ya que pasearlo desde una punta a otra es bastante agradable y animado, y también puede ser interesante hacerlo a distintas horas del día, tanto con el sol en lo alto como en momentos más nocturnos.

La sirenita

La sirenita es una escultura que, en las últimas décadas, se ha convertido en todo un símbolo para la ciudad de Copenhague. Seguramente también la hayas visto en multitud de fotografías y postales, aunque tienes que saber que, en persona, es un poco distinta. Nos referimos a que no es una escultura imponente, sino que su tamaño es bastante modesto, y siempre hay gente allí haciéndole fotos u observándola.

Esculpida por Edvard Eriksen, la sirenita vigila la bahía de Copenhague desde hace poco más de un siglo y, aunque no está tan céntrica como Nyhavn o como otros puntos turísticos de la ciudad, el camino hasta ella no pilla completamente a desmano y, por este motivo, no supone un incordio acercarse a verla, aunque sea un ratito.

El castillo de Rosenborg y Kongens Have

Este castillo, construido a principios del siglo XVII, fue residencial real de la monarquía danesa hasta 1710 y, ahora, funciona como museo histórico sobre esta dinastía y el país.

A pesar de que todo el mundo lo llame castillo, tiene una apariencia más de palacio y, además de para los aficionados a la historia monárquica y militar, el enorme atractivo de este punto son los jardines que tiene de camino hacia él.

Kongens Have es el parque más antiguo y visitado de Dinamarca y, realmente, merece que le dediques un tiempo a pasear y relajarte durante tu fin de semana en Copenahgue. Además, no será complicado que se esté celebrando algún evento artístico o cultural allí durante tu visita, por lo que, si el tiempo lo permite, pasarás un buen rato en estos jardines.

Christiania, la ciudad libre

Uno de los grandes atractivos de esta ciudad y visita imprescindible si pasas un fin de semana en Copenhague es Christiania, la llamada ciudad libre. ¿Por qué se la conoce así? Pues porque, de modo unilateral, esta parte de Copenhague se considera un estado independiente y, debido a esto, la gente que vive aquí y las actividades que aquí se llevan a cabo pasan a ser alegales, semilegales o como lo queráis llamar.

Sí, en realidad aquí se pueden comprar cosas muy baratas, libres de impuestos, se puede disfrutar de un ambiente más liberal y hippie, y muchas otras cosas que no vamos a contar. Eso sí, de lo que no hay ambiente es de turisteo fotográfico, pero da igual, es una parte muy divertida de la ciudad.

Otras cosas para ver y hacer en un fin de semana en Copenhague

Además de estas opciones básicas para ir conociendo la ciudad, hay muchas otras cosas que puedes hacer en Copenhague en un fin de semana. Por ejemplo, ya que te hemos propuesto caminar, si te gustan las compras, acércate a Strøget, que es la calle comercial más larga de toda Europa. Seguro que no te cansas de mirar tiendas y escaparates.

Si te apetece ver una bonita panorámica de la ciudad, puedes subir a la Torre redonda, o torre Rundetårn, o puedes acercarte al Palacio de Christiansborg y también subir a su torre, que es la más alta de la ciudad.

Y, por último, aunque tal vez sea un poco más forzado si solo vas un fin de semana a Copenhague, el parque de atracciones más antiguo del mundo: Bakken. Puedes ir en tren, ya que está a unos quince kilómetros de la ciudad, y descubrir un lugar impresionante, con casi cinco siglos de antigüedad.

En conclusión, que, aunque Copenhague sea una ciudad pequeña en comparación con otras capitales europeas, tiene mucho para ver y un fin de semana allí no va a dar lugar al aburrimiento, ni mucho menos. De hecho, Lonely Planet la ha elegido como uno de los destinos más recomendables de 2019, así que, ¿por qué no darle una oportunidad y disfrutar de su comida, sus mercados y todo lo que tiene para ofrecer, aunque solo sea un fin de semana?

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes