miel

Una dulce compañera: los beneficios de la miel

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

 

Los beneficios de la miel son alucinantes y, además, está rica con todo. Directamente del panal a tu mesa. Cuanto más natural más sabrosa y más efectiva. Algunas de sus propiedades las conoces de toda la vida y otras puede que no hayas oído hablar de ellas jamás. Esto es todo lo que nos aporta la miel.

El otoño, la época de la miel

 

Un antropólogo hiper materialista diría que los beneficios de la miel se deben a que satisface el deseo y la avidez que sentimos hacia lo dulce, que este sabor significa alimenticias y gustosas calorías: “come ahora que hay mucha, antes de que otro encuentre la colmena, se acerca el crudo invierno y lo dulce es energía y salud”.

panal
El otoño es la época en que la miel se saca de los panales

 

Aunque no somos osos, algo de cierto hay en eso. A principios de otoño finaliza el ciclo apícola con la cosecha de miel y el trajín en el colmenar para que pase la estación fría. Esta época del año es la temporada de la miel recién sacada de los panales. Lo es también de volver a comidas más calóricas, son los potajes con chorizo y los pestiños recubiertos de miel o el turrón, como es costumbre.

Sin duda el principal motivo de que la miel sea uno de los alimentos más saludables se debe a que se trata de un producto natural, se coge y se come sin ningún tipo de procesado. Se trata de un alimento “crudo” lleno de sabor, nutrientes y calorías, que le sienta muy bien al cuerpo y a la mente. Ahora bien, los beneficios y propiedades de la miel están íntimamente ligados a su calidad y pureza. Por desgracia, la mayoría de las mieles que encontramos en los supermercados están filtradas, calentadas por encima de cuarenta grados para romper su cristalización natural para hacerlas más líquidas, o tienen aditivos, procesos que alteran su esencia y destruyen sus propiedades, convirtiéndola en un endulzante sin más. Así que asegúrate de comprar la miel que haya pasado en frío del panal al tarro, lo más artesanalmente posible, sin intermediarios que alteren sus virtudes.

No hay duda que desde el punto de vista de la salud humana, aumentar el consumo de miel en detrimento del de azúcar refinada es una gran mejora en la alimentación. La miel posee unos matices organolépticos más ricos y como endulza mucho más que el azúcar, ésta invita a hacer un consumo moderado de glucosacáridos, tomando cantidades más pequeñas. Gracias a la miel, tomar menos azúcar es un hábito saludable más que está en nuestras manos transformar.

botes de miel
Cuanto más pura la miel, más beneficios y propiedades tendrá

 

Es fuente de salud no sólo comiéndola cuando preparamos ese postre que tanto nos gusta, lo es también cuando nos duele la garganta, cuando queremos fortalecer el cabello… La antigua farmacopea nos cuenta cómo la miel ha venido formando parte de remedios y medicinas, fruto del conocimiento ancestral de las propiedades benéficas de este oro líquido. Es un ejemplo de la consonancia feliz entre las personas y la naturaleza.

La miel artesana, materia prima para la salud

 

Partamos de la información nutricional, la miel  es más de un 75% carbohidratos (glucosa, fructosa y trisacáridos complejos) o lo que es lo mismo, pura energía.

Cerca  del 25 % es agua. Contiene además minerales, materia prima para cuidar nuestros órganos, en especial potasio, aunque también es fuente de calcio, hierro, fósforo y magnesio.

Proteínas y aminoácidos (como el ácido fólico), y en función de las flores de las que proceda diferentes cantidades vitaminas, sobretodo C, K y del grupo B. Por ejemplo la miel de brezo es la que contiene mayor proporción de vitamina C.

Por todo esto la miel tiene una larga lista de beneficios para el organismo:

Es rica en antioxidantes, que evitan el envejecimiento de las células y actúan como antiinflamatorio. Protege el hígado elevando la producción de glucógenos y radicales libres, teniendo también un efecto hipoglucémico, es decir reduce la cantidad de azúcar en la sangre por lo que, aunque parezca contradictorio, es beneficiosa en el control de la diabetes.

miel
La miel es uno de los mejores y más sabrosos endulzantes con más beneficios

 

Por su composición tiene la capacidad de inhibir la proliferación de agentes patógenos, es  un potente antiséptico y antimicrobiano. Tiene propiedades cicatrizantes e hidratantes, ideal para tratar afecciones de la piel o acné aplicándola directamente sobre la zona afectada.

Tiene efectos laxantes suaves, favoreciendo el tracto intestinal, siendo un perfecto aliado contra el estreñimiento. Por su contenido en potasio tiene propiedades diuréticas, ayuda al cuerpo a deshacerse de toxinas y líquidos retenidos.

Por sus efectos antiinflamatorio, antiséptico y balsámico es un complemento idóneo para tratar procesos de catarro, resfriados, laringitis o aliviar las molestias que provoca la menstruación.

Estimula el sistema inmunológico, sirviendo para mitigar alergias primaverales.

Saborea las mieles de la salud del planeta

 

Milflores, de brezo, de castaño, de azahar, de girasol, tomillo o romero…, existen cientos de sabores, tonos, texturas y propiedades dentro del mundo de las mieles. Los diferentes pólenes de la geografía patria nos dan la ocasión de saborear la compleja variedad paisajística y cultural que aún se conserva más allá de las ciudades. Cuando se trata de abordar el tema de la salud de manera global, hay que ir más allá de los hábitos y acciones individuales: lo saludable empieza por el entorno.

abeja polinizando
La miel y sobre todo las abejas son unas grandes amigas de la Naturaleza: sin abejas no hay polinización

 

Así que hacer esta cata es también una práctica saludable porque insufla salud en el medio rural, en el agrosistema y la naturaleza. Es bien conocido el grave peligro que corre la humanidad si las abejas llegaran a desaparecer, sin abejas no hay frutos. Comiendo miel artesana hacemos algo sano para nosotros mismos y para todos en general, apoyando a los apicultores, personas que con su labor traen salud, productividad y presencia de gente viviendo y cuidando el  campo, artesanos que hacen de su modo de vida un bien común.

Son muchas las comarcas que están revitalizando la vida, la economía y el paisaje locales con la cría de abejas. Un buen ejemplo lo encontramos en la Alcarria, en la que se conjugan intereses medioambientales y económicos en torno a los campos de lavanda cultivada sin pesticidas, los tomillares y el bosque naturales, la miel y el turismo en el medio rural.

Se mire por donde se mire, la miel pura de calidad artesana es  sinónimo de equilibrio natural, salud y sabor auténtico. Endúlzate con miel mientras cuidas el planeta. Una cucharada al día, aproximadamente 10 gramos, no es ninguna bomba calórica y puede sustituir de manera sabrosa y saludable al azúcar del té o el café mañaneros, darle un toque cordobés a unas berenjenas rebozadas o incorporarse con mostaza, aceite y sal al aliño de una ensalada exótica. Que aproveche.

[Total:2    Promedio:2/5]

Comentarios

compartir en redes