Cómo exprimir un fin de semana en Berlín

  • Viajes
cat-icon-on-post

 

Berlín es una de las ciudades europeas con más historia reciente. Su participación en las dos Guerras Mundiales y su papel crucial en la Guerra Fría convierte a la metrópoli en historia viva del siglo XX. Además, la vida berlinesa es una de las más movidas del centro del continente, lo que convierte a la capital alemana en uno de los destinos más populares hoy en día. Sin embargo, disfrutar de un fin de semana en Berlín no es fácil si queremos aprovechar todas las opciones que nos ofrece esta ciudad. Pero, tranquilo, porque te vamos a ayudar.

Si quieres exprimir al máximo una escapada a Berlín, toma nota de nuestros consejos, ya que te vamos a explicar qué no puedes perderte bajo ninguna circunstancia.

Berlín: historia y vida berlinesa

 

Si quieres sacarle todo el jugo a un viaje de fin de semana en Berlín tendrás que dividirte entre las dos vertientes que definen la ciudad: su historia y la vida berlinesa.

La historia de Berlín

 

Como ya te hemos adelantado, la historia reciente de la ciudad alemana convierte a Berlín en uno de los destinos favoritos de los fanáticos de la historia contemporánea. Hay muchos lugares que visitar, pero te vamos a hacer una lista con los que no te puedes perder en tu escapada berlinesa:

–       Free tour. Ya sabemos que no es un lugar, pero es la mejor opción para conocer el barrio de Mitte centro histórico y político de la ciudad. Además de visitar los puntos más emblemáticos de la capital germana, podrás profundizar en la historia de la ciudad desde sus orígenes hasta la actualidad.

–       Puerta de Brandeburgo. Es el icono más emblemático de Berlín situado en pleno centro de la ciudad, en la Plaza de París. Este monumento ha sido protagonista de los momentos más cruciales de la historia del país, lo que le convierte en la visita más obligada si viajas a Berlín.

Puerta de Brandeburgo

–       El Bundestag. Es la cámara baja del Parlamento alemán, el sucesor del Reichstag. ¿Te suena el incendio provocado 1933 en Berlín? Fue en este edificio y este suceso provocó el ascenso del Partido Nazi al poder, por lo que sus muros tienen muchas historias que contar. No puede dejar de visitarlo y, además, en su interior encontrarás la Cúpula de Norman Foster (puedes visitarla con reserva previa), donde podrás disfrutar de una de las mejores vistas de la ciudad.

–       Isla de los Museos. Rodeada por el río Spree, se encuentra esta isla sobre la que descansan 5 de los museos más importantes de Berlín. Si quieres visitar algunos de ellos, tendrás que organizarte bien, porque cierran a las 18h. Todos ellos son recomendables, ya que guardan entre sus paredes grandes obras de arte del mundo antiguo y moderno pero, si vas solo un fin de semana, tendrás que elegir, porque puedes pasarte horas dentro de ellos. No obstante, solo un paseo por la Isla de los Museos te resultará un regalo para la vista.

–       East Side Gallery. Fuera del centro político de la ciudad, se encuentran los restos mejor conservados de lo que fue el Muro de Berlín, que dividió durante tantos años la ciudad. Lo que queda es una galería al aire libre de pintadas interesantísimas sobre lo que queda de la muralla que separó la RDA y la RFA. Entre las obras que decoran el muro, la más conocida es la del beso entre Brezhnev y Honecker. La tradición dicta que hay que hacerse una foto en este mural besando a alguien.

East Side Gallery

–       Checkpoint Charlie. Durante la Guerra Fría se establecieron en Berlín varios puestos de control para controlar la entrada y salida de ciudadanos de la RDA. Hoy solo queda en pie el Checkpoint Charlie como recuerdo a esa época. Allí encontrarás a actores disfrazados de guardias comunistas, muy dispuestos a hacerse una foto a cambio de unos cuantos euros.

–       Memorial a los judíos. Este impresionante monumento, construido en 2005, evoca a un laberinto formado por 2.711 bloques de hormigón. Se construyó como recuerdo a los judíos europeos fallecidos durante el Holocausto. Su visita provoca una sensación de desasosiego y angustia, pero es un buen lugar donde hacer una reflexión sobre la historia. Al lado de este memorial, se encuentra la Topografía del Terror, un museo gratuito que nos introduce en la historia más negra de Alemania.

–       Barrio judío. Este barrio berlinés, muy cercano al Mitte, es protagonista por ser el contexto de la crueldad nazi contra los judíos durante los años del terror. Fue ahí donde se vivió la Noche de los Cristales Rotos y donde miles de personas de este colectivo sufrieron una de las represiones más duras de su historia. Sin embargo, hoy en día es un barrio hípster, lleno de vida, tiendas, cafés y restaurantes muy modernos. Y, si quieres tener un contacto más histórico con el barrio, puedes visitar su Sinagoga.

La vida Berlinesa

 

Seguro que cuando llegues a Berlín y visites el centro de la ciudad pensarás “¿dónde está la gente?” y es que la capital alemana tiene su administración muy descentralizada, por lo que sus ciudadanos hacen vida barrios periféricos. Esto convierte a Berlín en una ciudad muy difícil de conocer en profundidad. Sin embargo, hay cosas que no debes dejar de hacer para acercarte un poco más al día a día de sus habitantes:

Berlín

–       Gastronomía. Seguro que sabes que la comida más típica de Alemania son las salchichas, pero allí las llaman wurst. Podrás degustarlas en restaurantes o en multitud de puestos en la calle. Nosotros te recomendamos su variante “curry wurst”, ¡está buenísima!

Pero no solo de salchichas viven los berlineses, el codillo es otro de los platos típicos que no puedes dejar de probar, así como un sabroso schnitzel (filete de cerdo empanado) o el pretzel, un bollo horneado típico de la zona.

–       Cerveza. Alemania es un país con una gran tradición cervecera y es su bebida más emblemática. Si quieres probar la auténtica cerveza berlinesa, deberás pedir la Berliner Weisse. Prost!

–       Mercadillos. Si eres de los que disfruta recorriendo mercados y rastros, Berlín es tu ciudad. Posee una gran oferta de mercadillos callejeros de diferente índole. Los domingos se abre el Mercadillo de Pulgas en Mauerpark, ¡te lo recomendamos por su ambiente!

–       Vida nocturna. La vida nocturna berlinesa es bien conocida. Tiene muchísimo clubes y bares para todos los gustos. Puedes empezar a disfrutar de la vidilla berlinesa en el afterwork y acabar la noche en algún famoso templo del tecno. Nosotros te recomendamos visitar Dead Chicken Alley (el callejón del pollo muerto), en el que encontrarás pubs muy chulos para tomar algo más de tranquis. No obstante, también es muy recomendable visitar este callejón de día, ya que esconde curiosos murales.

Dead Chicken Alley

¿Has tomado buena nota? Ahora solo te queda organizar el tiempo que tienes para no perderte nada de tu fin de semana en Berlín. Quizás lo más recomendable es dedicar un día exclusivamente a un recorrido más histórico y patear el Barrio de Mitte y sus monumentos. Guarda el último día para acabar tu escapada disfrutando del lado menos turístico de la ciudad y vivir una experiencia más berlinesa. ¿A qué esperas para empezar a planear tu escapada?

[Total:1    Promedio:1/5]

Comentarios

compartir en redes