retiros de meditación

Retiros de meditación: una manera perfecta de empezar el nuevo año

  • Mente
cat-icon-on-post

 

Un lugar alejado de todo y un propósito: meditar. Tanto si meditas con frecuencia, como si eres nuevo en esta práctica, los retiros de meditación son una interesante posibilidad para empezar el año con una energía nueva. Hoy te contamos todo sobre ellos.

Mujer meditando en la naturaleza
¿Has pensado en empezar el año con un retiro de meditación en la naturaleza?

 

Enero, además de famoso por su temida cuesta es también el mes de las nuevas y buenas intenciones para el futuro. En general cuando nos enfrentamos a un nuevo año siempre queremos comenzar con buen pie, que nuestros deseos y propósitos se cumplan. Aprovechamos este nuevo comienzo para resetear marcadores. Nunca es tarde para cambiar de vida o para mejorar aquello que no nos gusta o no nos hace felices. El caso es que la meditación nos ayuda precisamente a darnos cuenta de que nos pasamos la vida proyectando, de que nos sentimos incompletos continuamente, pero en realidad todo lo que necesitamos para ser felices está en nuestro interior. Poco más hace falta.

Desde hace alrededor de 2500 años la tradición budista nos enseña a comprender que el sufrimiento no está causado por la mala suerte, la injusticia social o los caprichos divinos, sino por las pautas de comportamiento de nuestra propia mente. Bajo esa idea se desarrollaron un conjunto de técnicas de meditación que nos entrenan para experimentar la realidad tal como es sin ansiar otra cosa. Estas prácticas enseñan a nuestra mente a centrar toda su atención en la pregunta ¿qué estoy experimentando ahora? en lugar de ¿qué me gustaría estar experimentando?. Es difícil alcanzar este estado mental, pero no imposible.

Como propone la escuela Vipassana: meditar sirve para acercarnos a nosotros mismos y a nuestro contexto vital con claridad, para sanar nuestra alma, explorar el arte de vivir, y liberar de fantasías y delirios que a veces tenemos.

Mujer sonriente
La meditación nos ayuda a acercarnos a nosotros mismos y a entender las sensaciones que estamos experimentando

 

Retiros de meditación: tómate tu tiempo

 

No pretendemos que te conviertas en Gautama Buda, que pasó seis años meditando sobre la esencia de la aflicción humana, pero ya que te has decidido a hacer un retiro piensa que necesitarás un tiempo para entrar en materia, sobre todo si no has meditado antes o tienes una vida muy ajetreada o conflictos personales. La mayoría de los lugares que ofrecen retiros dan la posibilidad de pasar una semana o diez días, periodo que es imprescindible para interiorizar y disciplinar cuerpo y mente en algo que les es muy ajeno. Tanto la meditación de consciencia plena, que persigue cambiar la forma de pensar, sentir y actuar desde la respiración, como la meditación trascendental que busca la concentración y encontrar un estado de relajación plena a base de mantras, son prácticas que requieren de un entrenamiento prolongado.

Por ejemplo en los centros de meditación Vipassana se te considerará un estudiante. Durante diez días se te ofrecerá acompañamiento y guía en la experiencia por parte de personas de referencia y maestros. Desde la escucha, la cercanía y la sencillez crean un clima totalmente opuesto al cotidiano, un ambiente en calma, en el que se enseñan las técnicas de meditación. Aprenderás los fundamentos de del método Vipassana y practicarás hasta experimentar los beneficios de la meditación.

Eso sí, en un estricto silencio donde no se puede hablar ni distraerse. Un lugar sin móviles, sin libros ni ordenadores donde lo único que está permitido es mirar hacia el interior de uno mismo.

Cascadas
La naturaleza es el entorno perfecto para hacer un paréntesis y ponerse a meditar

 

Naturaleza y silencio

 

Si ya practicas regularmente algún tipo de meditación muchos de estos centros ofrecen la posibilidad de retiros no organizados con duración variable, poniendo a tu disposición ese entorno de silencio y calidez en contacto con la naturaleza.

No es casual que los lugares donde hacer un retiro de silencio se encuentren en lugares poco habitados y en la montaña. Allí, únicamente acompañados de los sonidos de la naturaleza, se puede aprovechar el aire libre, los sonidos blancos del agua de un arroyo, el mar o el viento entre los árboles para crear el clima ideal para la meditación.

También son comunes los centros donde se combinan los retiros de silencio y las sesiones de meditación con practicar yoga, tai chi, trabajar en un huerto, darte distintas clases de masajes, cocinar, hacer talleres relacionados con el autoconocimiento y la adquisición de herramientas personales. Otros compaginan meditación con el ejercicio de la percepción del entorno que nos rodea, los paseos por el campo o por la playa. Se nos permite detenernos en los estímulos que ofrece la naturaleza y se nos invita a contemplarlos, escucharlos, sentirlos y deleitarnos con ellos en silencio.

Meditar para crear

 

Aunque la ortodoxia dice que la meditación debe practicarse sin un objetivo concreto, sin esperar un logro determinado, muchas personas han descubierto en la meditación la clave para despertar a las musas. Encontrarse con uno mismo en un entorno inspirador puede dar pie todo tipo de expresiones artísticas y pensamientos profundos. Escritores, artistas o personas que están haciendo una tesis encuentran en la meditación el camino de autoindagación y concentración necesario para crear una obra o desarrollar ideas.

Así que es muy normal que en algunos de estos centros y espacios donde se puede practicar la meditación, verdaderos refugios de tranquilidad, se desarrollen actividades artísticas y creativas como la música, la danza, la literatura y la pintura, o se ofrezcan talleres de arteterapia, de crecimiento y exploración creativa.

Cuadro
Medita sin un objetivo concreto y todo llegará, también la creatividad

 

Sea cual sea tu motivación y el formato que escojas, más budista, tirando a holístico o en busca de paz interior creadora, un retiro para meditar es saludable. Hacer un paréntesis, permitirse parar, aprender a estar con uno mismo es algo que mucha gente define como higiene mental. La meditación produce cambios a nivel físico, ya que reduce el dolor y la inflamación celular; también en el plano emocional: disminuye el estrés, la depresión o la ansiedad y sirve para mejorar la capacidad de control de las emociones y la introspección así como mental pues aumenta la atención, mejora tu memoria y la capacidad creativa.

Hacer un retiro y aprender a meditar solo, en pareja o con un grupo de amigos puede convertirse en un valioso aprendizaje de autoconocimiento , transformación y bienestar. Como mínimo será una buena dosis de serenidad con la que encarar tu vida en el año que empieza.

[Total:1    Promedio:1/5]

Comentarios

compartir en redes