Bossaball: diversión, música y deporte unidos

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

 

En España tenemos muchos kilómetros de playa y muchas horas de calor y de sol. Así que no es de extrañar que uno de los deportes más relacionados con el verano, la alegría y la diversión sea el bossaball. Su nombre puede recordar a la bossa nova, un género musical brasileño, y su modo de practicarlo también se puede vincular a ese futvóley tan practicado en las playas del país sudamericano. Pero aquí estamos ante algo más completo, que se juega sobre una cancha hinchable al aire libre y combina elementos distintos deportes con la música.

Historia del bossaball

 

El bossaball nació en España no hace mucho tiempo. En concreto, fue a principios de la década pasada cuando el ex tenista belga Filip Eyckmans, afincado en nuestro país desde hacía ya tiempo, formuló la receta del deporte que le daría fama a posteriori y que tanto éxito tiene actualmente en playas de todo el mundo.

Bossaball

Eyckmans, como antiguo deportista profesional, prestaba mucha atención a las tendencias que iba viendo en sus viajes por playas de todo el mundo, los cuales se debían a su trabajo como DJ. Fue en las playas de Brasil donde percibió el enorme éxito que estaba teniendo el vóley playa y cómo mucha gente lo combinaba con toques futbolísticos. Además, ese carácter tan alegre brasileño también fusionaba el baile y la celebración con el deporte. Aquí estaban ya los primeros ingredientes para el cóctel del bossaball.

Pero la curiosidad y creatividad de Eyckmans no se detenía aquí. A todo esto, le sumó el apogeo que estaba viendo en las colchonetas hinchables. cada vez más grandes y versátiles y, por supuesto, el toque musical, que venía ni que pintado para que la gente siguiera bailando y celebrando mientras hace deporte al son de la música que él mismo pinchaba.

Teniendo ya las bases para los movimientos y la superficie en la que practicarlo, sólo hacía falta establecer las normas para practicar bossaball de un modo reglado.

¿Cuáles son las reglas básicas del bossaball?

 

Bossaball

Los partidos de bossaball se juegan entre dos equipos formados por cuatro personas cada uno. El objetivo es que la pelota toque el suelo en el campo que defiende el equipo rival, al igual que sucede en el voleibol. Para ello, los jugadores de cada equipo pueden dar hasta un máximo de cinco toques a la pelota y lo pueden hacer con cualquier parte del cuerpo, ya sea utilizando toques de voleibol, con las manos y los antebrazos, o toques de fútbol, con los pies, piernas, cabeza, hombros, etc.

El modo de conseguir los puntos es marcando con lanzamientos al suelo del campo contrario que el equipo defensor no puede evitar o, por el contrario, cuando el equipo rival comete un error durante sus toques y se le cae el balón. El terreno de juego se divide en dos partes iguales y simétricas por una red similar a las de voleibol, aunque con una altura variable según si los jugadores son hombres, mujeres, niños o jugadores profesionales.

En cada uno de los campos, hay un área de trampolín, o zona principal, y un área de juego, o cama elástica. Alrededor de la zona principal también hay una pequeña zona llamada bossawall, en la que la pelota puede rebotar o rodar sin detenerse el juego. Y, por último, hay una zona de seguridad que rodea a las camas elásticas y que es una zona libre.

Los puntos que se consiguen varían en función de la zona donde se anota y el toque con el que se consigue. Si es un toque de voleibol, se da 1 punto cuando golpea en el área de juego y 3 puntos en el área principal. Con el toque de fútbol, al ser más complicado, los puntos son 3 y 5 respectivamente.

¿Qué diferencia al bossaball de otros deportes?

 

Bossaball

El hecho de que el bossaball pueda sonar como una mezcla de otros deportes más conocidos y consolidados y que se practique sobre una cama elástica al ritmo de la música ya es algo bastante diferenciativo.

De hecho, su mismo nombre viene de la palabra bossa, que en portugués significa algo así como actitud o estilo y que tiene muchos vínculos culturales con la bossa nova, un estilo musical que deriva de la samba y el jazz.

Pero, además de la música, hay otro aspecto que llama enormemente la atención al ver un partido de bossaball: su espectacularidad. Sin duda, además de la belleza de ver movimientos de fútbol y voleibol combinados, el entorno que se crea con la música y las coreografías que llegan a realizar los jugadores mientras están jugando lo convierten en una de las prácticas deportivas más atractivas visualmente.

No cabe ninguna duda de que no hay lugar para el aburrimiento aquí, y esto se ve facilitado por la versatilidad que ofrece. El bossaball es un deporte que puede practicarse a todas las edades y en multitud de lugares diferentes. Lo bueno es que una cancha de bossaball se puede montar en prácticamente cualquier lugar con un mínimo de tamaño, ya sean espacios al aire libre, como plazas, parques y playas, o interiores, como naves, colegios o polideportivos.

Y, por supuesto, no podemos dejar de lado el aspecto saludable del bossaball, que supone una actividad muy completa y realmente activa. Un partido de bossaball, o unos entrenamientos, son verdaderamente beneficiosos para muchas partes del cuerpo, además de que resulta muy positivo para otros aspectos como el equilibrio, la coordinación y la agilidad.

Los beneficios mentales que se reciben con el bossaball también son destacables, gracias a la intensa emoción y diversión que se vive en cada momento del juego. No solo porque libera endorfinas, sino porque ayuda a aumentar la capacidad de concentración y los reflejos mientras que estimula la creatividad.

En conclusión, el bossaball es una actividad que va más allá de lo que nos tienen acostumbrados otros deportes tradicionales. Y para beneficiarse de toda la diversión no hace falta ser ningún experto. Es más, mientras se aprende y se practica, puede ser mucho más divertido todavía.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes