Desayunos fitness: comienza el día con salud y energía

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

 

Los hábitos de vida saludable no solo insisten en llevar una vida activa y practicar ejercicio de vez en cuando, sino que fomentan una dieta sana y equilibrada. En esto, el desayuno es una de las piezas fundamentales, ya que es la primera comida del día y, además, la que puede marcar la diferencia entre rendir a tope o ir a media carga. Si eres una persona activa y quieres alimentarte del mejor modo desde primera hora, aquí te damos los mejores consejos y unas ideas de desayunos fitness con las que no cometerás ningún error.

¿Cómo debe ser el desayuno fitness perfecto?

 

Ésta es la pregunta que todos nos hacemos y que, en realidad, no tiene una única respuesta. Lo primero, porque lo normal es que a cada persona le vengan bien unas cosas diferentes y, lo segundo, porque no hay unanimidad plena en relación a la configuración del desayuno fitness ideal.

Aquí vamos a tratar de proponer algunas sugerencias que puedan ser un poco flexibles y que se adapten a la mayoría de las tendencias y gustos. Entre éstas y lo que tú aportes por tu parte, estamos seguros de que lograrás el desayuno fitness ideal para tus necesidades y que podrás comenzar el día con toda la salud y la energía del mundo.

Un desayuno completo y equilibrado

 

El desayuno fitness perfecto tiene que contar con varios nutrientes. El primero de ellos y, para muchos, el más importante, los hidratos de carbono, que preferiblemente habrían de ser de lenta absorción. Para ello, cualquiera de las opciones a partir de cereales integrales.

Otro de los aportes imprescindibles para un desayuno fitness completo tienen que ser las proteínas, que deberían proceder de carnes magras, huevos, frutos secos o queso fresco.

La fibra también tiene que estar presente y lo hará en aquellos cereales integrales y, también, en la fruta, que es una parte también muy importante para un desayuno apropiado para los que practican ejercicio.

Y, por último, vitaminas y minerales, que están presentes en multitud de alimentos, sobre todo en las frutas, verduras y cereales que vayamos a consumir.

Conociendo las cuatro patas más importantes que ha de tener el desayuno fitness recomendado, solo falta buscar combinaciones que sean del gusto de cada uno y que también resulten accesibles según la región, la temporada, etc.

Dar al desayuno la importancia que se merece

 

Mucha gente considera que el desayuno es la comida más importante del día. Decimos mucha gente porque, de nuevo, hay voces que desentonan y también llega a haber opiniones que defienden que es mejor no desayunar.

Pero, como decimos, la tendencia predominante es darle una importancia bastante grande al desayuno, ya que se considera que su función es la de darnos una base consistente de nutrientes para iniciar la jornada, exigente física y mentalmente, con plena suficiencia.

Para una persona que no tenga una actividad cotidiana excepcional, se recomienda una ingesta de unas 2.000 kcal diarias, aproximadamente. Y, para el desayuno en concreto, que sea entre unas 400 y 500 kcal, lo cual supone entre un 20 y un 25% del total de la energía del día.

Lo que pasa es que, aunque sea la comida más importante del día para mucha gente, el enfoque no está solo en la cantidad de comida que se ingiera. La calidad es importante, pero tampoco van por ahí los tiros.

La calidad del desayuno y la importancia que se merece también ha de ir relacionada con el modo en que se desayuna y el tiempo que se le dedica. Y es que el desayuno se merece, al igual que todas las comidas, que se le dé un tiempo adecuado, sin ningún tipo de prisa, para facilitar la ingesta y luego la buena digestión.

Por último, tampoco sirve de nada desayunar muy tarde. Lo mejor, según la mayoría de los especialistas, es hacerlo a primera hora, para tener el margen suficiente como para cumplir con el resto de comidas del día de un modo adecuado y tampoco dejar demasiado tiempo entre el momento de despertarse y el momento de ingerir el desayuno.

¿Qué es lo mejor y lo peor para incluir en un desayuno fitness?

 

 

Lo más fácil es empezar por algunos alimentos que deberían estar vetados en tu desayuno fitness. Sabemos que muchos de ellos son muy habituales en las mesas matutinas de muchos hogares y también que los hay que están riquísimos, por lo que puede resultar complicado prescindir de ellos si se tiene el hábito de consumirlos.

Pero, si quieres que tu desayuno fitness te dé toda la salud y la energía del mundo, tienes que evitar el azúcar, la mantequilla, la bollería industrial, las galletas y el pan blanco, entre otros.

En cuanto a la fruta, es muy saludable y recomendable, pero siempre mucho mejor cuando se come entera y con piel, ya que la masticación favorece la digestión y atenúa la sensación de hambre. Además, de este modo se consume toda la fibra y no de un modo tan rápido como en un zumo o un smoothy.

Una propuesta clásica que incluya y permita esto podría ser un yogur natural con semillas, un par de piezas de fruta y también alguna nuez. Los copos de avena también son muy interesantes en los desayunos fitness y acompañan muy bien con la fruta.

Hay gente que, en lugar de las opciones dulces, prefiere un desayuno más salado, y para esto podemos proponer unos huevos revueltos con un poco de pan integral o una tostada de ese mismo pan con algo de aceite, tomate o pavo, por poner un ejemplo.

Por último, querríamos dar un consejo que ya hemos dado en otras ocasiones y para otros momentos: la hidratación es muy importante también en el desayuno y, cuando vamos a afrontar un día intenso, sobre todo en el aspecto físico, es muy importante la ingestión de líquidos. No te olvides de tu vaso de agua en tu desayuno fitness. ¡Será la guinda perfecta para el pastel más saludable!

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes