Ejercicios de calistenia en casa para que te pongas en forma

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

 

El ejercicio físico es una de las patas imprescindibles para llevar un estilo de vida saludable al completo. Pero sabemos que, entre trabajo, ocio, casa, y demás responsabilidades, a veces te falta tiempo para ir al gimnasio o apuntarte a esos partidos que juegan tus amigos el finde. No problem, aquí estamos para aportarte soluciones. ¿Quieres ponerte en forma de un modo casero, económico y eficaz? Lo que necesitas es la calistenia ¿No sabes lo que es? Pues aquí te lo explicamos y te contamos algunos ejercicios de calistenia que puedes hacer en casa sin necesidad de que compres nada ni inviertas en cuotas anuales de gimnasios.

¿Qué es la calistenia?

 

Si vas a empezar a entrenarte en casa y tienes curiosidad de saber cuáles son los métodos y las rutinas más accesibles, tienes que probar con la calistenia. Seguramente, ya has oído hablar de ella, aunque puede que no sepas exactamente lo que es. Y, si alguna vez has entrenado de algún modo, también es probable que hayas hecho algún ejercicio de calistenia sin saber qué era.

Para que lo entiendas en pocas palabras, la calistenia es un sistema de entrenamiento en el que tu objetivo es conseguir un desarrollo muscular y cardiovascular valiéndote principalmente del peso corporal.

Pero no es solo esto. La calistenia va más allá de la consecución de un cuerpo más equilibrado por medio del ejercicio físico. Su objetivo, además, es conseguir que estos ejercicios y movimientos físicos se ejecuten de un modo armonioso, llevando la belleza no solamente al aspecto físico de cada persona, sino también a las acciones a través de las cuales la consigue.

¿Se puede hacer calistenia en casa?

 

Una de las principales ventajas de la calistenia es que se puede practicar en casi cualquier lugar. De hecho, ya que estamos hablando de hacer calistenia en casa, te podemos decir que hay ejercicios que puedes hacer incluso en tu habitación, sin necesidad de disponer de mucho espacio ni de andar moviendo muebles o sillas.

Además, como tampoco necesitas muchas herramientas o accesorios, ni tampoco tienes que desplazarte a un gimnasio con equipos especializados, puedes practicar tus ejercicios favoritos siempre que puedas y sin depender de nadie. Ya le vas viendo más ventajas a lo de la calistenia en casa, ¿verdad? Pues, lo mejor, es que te va a salir prácticamente gratis, salvo que quieras hacer algún ejercicio concreto o que te guste comprar ropa técnica especializada bonita. Tampoco te vamos a culpar.

¿Qué tipo de ejercicios de calistenia en casa se pueden hacer?

 

Como te hemos dicho, para la mayoría de los ejercicios de calistenia no necesitas ningún complemento. Esto te va a facilitar mucho la tarea, sobre todo al comienzo, cuando más pereza puede dar sobre todo si tienes que preparar muchas cosas.

Entre los ejercicios más básicos para principiantes, podemos nombrar algunos de los más tradicionales en casi todas las tablas de ejercicios para iniciarse, y aquí te los vamos a explicar.

Sentadillas: Los más anglófilos las llaman sqats, y son uno de los ejercicios más conocidos y completos que podemos llevar a cabo con nuestro peso corporal. La mayor carga la van a tener los músculos del tren inferior, como piernas y glúteos, aunque también se trabaja el abdomen, porque es necesario para mantener la postura correcta. Además de las sentadillas más básicas, también hay otras variantes que pueden desarrollar otros grupos musculares y alejarse de la monotonía.

Flexiones: Este ejercicio también es todo un clásico y, a diferencia del anterior, se practica para entrenar el tren superior, sobre todo los músculos pectorales, deltoides y tríceps. Un consejo para los principiantes puede ser hacer las flexiones apoyándose en las rodillas en lugar de las puntas de los pies, pero esto es opcional. Con un poco de práctica y entrenamiento, el resto será seguir con alguna otra variación complementaria.

Glute bridges: Con este ejercicio se trabaja la cadena posterior del cuerpo y se activan principalmente los glúteos. Son muy recomendables en conjunto con otros ejercicios como las sentadillas y también se pueden practicar en distintas variaciones, con las dos piernas, con una, etc.

Pino: El pino o handstand es uno de los ejercicios que puede suponer un mayor reto por el control que hay que tener para ejecutarlo del modo correcto. Pero es un ejercicio que ayuda a trabajar los hombros y los tríceps, y también es un buen ejercicio para avanzar en la calistenia y lograr otros entrenamientos más complicados.

Dominadas: También conocidas como pull ups, este ejercicio de levantarse a uno mismo mientras se cuelga de una barra es uno de los más míticos. Es cierto que, en este caso, se necesita el accesorio de la barra, pero no es algo complicado ni costoso, y facilita la ejecución de este ejercicio y de muchos más.

Estos ejercicios son solo un ejemplo, aunque pueden servir como base para iniciarse en la calistenia. Y no solo para realizar ejercicios de calistenia en casa, sino que éstos se pueden practicar en prácticamente cualquier lugar. Lo más importante, como siempre, es la voluntad de hacerlos y, a la vez, la sensatez y la precaución.

Esto lo decimos porque, aunque los ejercicios calisténicos sean ejercicios a priori menos exigentes que los que se hacen con máquinas o pesas, tampoco se pueden abordar a lo loco, ya que se pueden producir lesiones indeseadas.

Pero, si los realizas del modo correcto, y mejor aún si es con la supervisión de algún instructor, conseguirás fortalecer tu sistema muscular, tus articulaciones y, sobre todo, tu estilo de vida sano y saludable.

[Total:1    Promedio:2/5]

Comentarios

compartir en redes