Cathal Mannion (Galway), Iarla Tannian (Galway)

Hurling, el milenario deporte celta que te puede apasionar

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

 

Aquí hablamos de deportes jóvenes, como el kin ball y el zorbing, y de otros un poco más antiguos, como el boxeo. Hoy toca que lo hagamos de uno de estos últimos: el hurling. Este deporte de equipo tiene orígenes prehistóricos y algunas fuentes estiman que se lleva practicando desde hace tanto como tres milenios. Y, a pesar de que es uno de los deportes más populares de Irlanda, hay mucha gente que no lo conoce fuera de sus fronteras. Si quieres aprender un poco más sobre el hurling y descubrir por qué es uno de los deportes que más apasionan a los irlandeses, aquí te vamos a contar un poco sobre su historia y sus reglas.

Un poco de historia del hurling

 

El hurling es uno de los deportes más antiguos del mundo, al menos así lo referencian algunos escritos que datan de más de un milenio antes de Cristo. De hecho, los mitos y las leyendas irlandeses mencionan los juegos con palos y pelotas desde muy antaño, siendo el Táin Bo Cuailgne una de las primeras fuentes literarias que los nombran.

Seguramente, los primeros partidos de hurling no tenían el aspecto ni las normas que tienen actualmente. Sus prácticas eran mucho más salvajes y con una violencia que hoy no se permitiría. Es más, era tal la agresividad que tenían sus jugadores que, en el siglo XIII, este juego llegó a prohibirse por completo.

Pero esto no impidió que la gente siguiera aficionada, ni mucho menos. Era un deporte muy divertido y la competitividad que se veía en él suponía un atractivo muy grande para jóvenes y no tan jóvenes. Además, era el deporte que los héroes mitológicos y literarios irlandeses habían practicado siglos atrás, y todo el mundo quería sentir esas sensaciones y emociones en sus propias carnes.

Así, podemos llegar hasta el siglo XIX, cuando la Asociación Atlética Gaélica (GAA por sus siglas en inglés), que es la encargada de regir los deportes tradicionales de Irlanda, como el hurling y el fútbol gaélico, organizó el primer torneo nacional, en 1884.

Desde entonces, la afición no ha hecho más que crecer y el hurling consolidarse como el deporte más seguido en Irlanda, atrayendo a decenas de miles de aficionados en los partidos más importantes, algo solo a la altura en Europa del llamado deporte rey.

¿Cómo se juega al hurling?

 

Para los que no lo han visto nunca, el hurling puede ser complicado de entender de primeras, pero muy fácil una vez que se disfruta de unos pocos minutos de partido. Se podría decir que es una mezcla entre béisbol, hockey y rugby, aunque esto sería injusto. El hurling es un deporte por sí mismo desde hace siglos y, además, es uno de los más entretenidos para jugar y para observar como espectador.

En el hurling se enfrentan dos equipos de quince personas cada uno en un campo de juego similar, aunque ligeramente inferior a un campo de fútbol, y lo hacen durante 70 minutos, divididos en dos tiempos de 35 cada uno.

Los jugadores cuentan con un palo de un metro de largo que se llama hurley y la pelota es una bola de cuero de siete centímetros de diámetro, que tienen que meter en la portería rival. Ésta es muy similar a las porterías de rugby, ya que tienen forma de H y están formadas por dos palos verticales de seis metros de alto, con seis metros de ancho de separación y unidas por un larguero a dos metros de altura.

El gol, por lo tanto, se consigue haciendo pasar la pelota por entre los palos de la portería rival, tanto por arriba como por abajo. Si el gol sucede por la parte superior, vale un punto, y por la parte inferior que está protegida por el portero, tres puntos. Pero, para esto, hay unas cuantas reglas que hay que seguir.

Para empezar, las porterías están rodeadas por un área de seis metros que solo los porteros pueden pisar. Por lo tanto, para marcar gol, hay que hacerlo a más de esa distancia.

La pelota solo puede ser golpeada con el hurley, y nunca lanzada con la mano. Lo que sí se puede hacer es coger la pelota con la mano cuando está en el aire y, además, se puede avanzar hasta tres pasos con ella, aunque si se quiere seguir avanzando, tendrá que ser dándole toques en el aire con el palo.

Si la pelota está en el suelo, tampoco se puede coger con la mano, sino que tiene que ser levantada con el hurley. Cuando la pelota sale por alguna de las líneas que delimitan el terreno, al igual que sucede en el fútbol, es vuelta a poner en juego por el equipo contrario al último que la tocó, siempre con el mismo hurley.

La diferencia es que, en los llamados tiros libres (el equivalente al córner cuando la pelota sale de fondo), se saca desde el centro del campo y se puede golpear directamente a portería. Esta diferencia no existe con las faltas, que sí se sacan desde el punto donde se cometieron.

También para mujeres

 

Aunque el hurling es un deporte tradicionalmente practicado por hombres, en la GAA también se organizan torneos de hurling para mujeres. Lo que sucede es que esta variante femenina no se llama igual que la masculina, sino que recibe el nombre de camogie, y se juega de manera oficial desde 1904.

Las reglas son similares, con la salvedad de que en el camogie el palo o stick no se llama hurley, sino que se llama camán, y es un poco más corto. Esto no le resta emoción ni velocidad al juego, ya que la pelota puede llegar a volar hasta a 125 kilómetros por hora.

Esperamos que, ahora que ya sabes un poco más del hurling, puedas disfrutar de algún partido o, incluso jugar uno tú mismo. Eso sí, reconocemos que te será mucho más fácil hacerlo en Irlanda, tal y como lo hacían años atrás esos héroes legendarios que inspiraron a los primeros jugadores.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes