taza de avena

Los beneficios de la avena para tu salud que no puedes dejar escapar

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

 

Ya te hemos contado en anteriores ocasiones lo importante que son los cereales en la alimentación. Y también te hemos hablado de cuáles son los cereales que más te pueden aportar en términos nutricionales. Como bien sabes, no son pocos y te abren un abanico de posibilidades muy amplio a la hora de comer y cocinar. Pero hoy nos queremos detener en uno de ellos: la avena. El llamado rey de los cereales tiene mucho potencial y creemos que aún no ha despegado del todo. Si quieres saber por qué decimos esto, sigue leyendo y descubre todos los beneficios que la avena te puede aportar.

La avena te ayuda a mantenerte en línea

 

Uno de los beneficios de la avena que más gustan a la gente son sus propiedades saciantes. Esto se debe a los carbohidratos de absorción lenta, que harán que tus ganas de picotear se retrasen y, consecuentemente comas menos, ya que tu estómago se mantendrá más satisfecho durante más tiempo.

A esto también contribuye su alto contenido en fibra, que, además, también resulta positiva contra la debilidad y el cansancio que puede surgir en las horas entre comidas habitualmente.

Un cereal muy rico en nutrientes

 

tazón de avena

La avena es famosa por sus propiedades nutritivas, y con una ración de tan solo 50 gramos podemos obtener el 50% del manganeso recomendado diariamente, el 25% del fósforo, el 20% del magnesio, el 15% del hierro y el 22% de la vitamina B.

La avena también es rica en otros minerales, como el calcio, selenio y cinc, o en vitaminas B2, B3 y E. Y, para completar la jugada, su aporte de proteínas es el más alto de todos los cereales, con casi un 14%, algo que combinado con legumbres aporta unas proteínas muy completas y beneficiosas para la salud.

La avena es buena para bajar el colesterol

 

Otro de los beneficios de la avena que resultan más interesantes, sobre todo con lo que se habla hoy en día, es su contenido en sustancias para luchar contra el colesterol malo.

Esto se debe a sus altos porcentajes en betaglucano, lecitina y fitoesteroles, que influyen en los niveles del colesterol malo con una eficacia tan alta que, consumiendo una ración diaria de avena se pueden notar sus efectos al cabo de tan solo unas semanas.

Ayuda a equilibrar el sistema nervioso

 

Como hemos dicho, la vitamina es muy rica en vitaminas del grupo B y éstas son geniales para desarrollar, mantener y equilibrar el funcionamiento del sistema nervioso.

Además, los alcaloides presentes en la avena también son positivos para la relajación y la concentración, con lo cual fomentan el rendimiento mental y laboral, algo muy valorado hoy en día, sobre todo cuando procede de productos naturales.

La avena es buena para controlar los niveles de azúcar

 

avena

Otro de los aspectos que más preocupan actualmente por nuestros hábitos sedentarios y de alimentación es la diabetes. Por eso, es importante controlar los niveles de azúcar en la sangre, y la avena es muy beneficiosa en este sentido.

La avena estimula la actividad del páncreas y, además, su fibra es de asimilación lenta, por lo que resulta muy recomendable para los diabéticos no dependientes de la insulina, ya que ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre más estables.

Los beneficios de la avena en términos estéticos

 

La avena no solo es buena en términos nutritivos. Es decir, nuestro cuerpo y nuestra salud no solo se pueden beneficiar de ella comiéndola, sino que también es muy buena en términos estéticos, sobre todo para la piel.

Y es que la avena, en granos, es muy buen exfoliante si se combina con una crema hidratante, y también es muy recomendable para mantener el pH de la piel en buenos niveles y para evitar la deshidratación.

¿Cuándo se debe tomar avena para aprovechar sus beneficios?

 

En términos generales, la avena puede resultar beneficiosa en cualquier momento. Es decir, no se puede decir que resulte perjudicial a ninguna hora. Pero sí que es cierto que, para sacarle el máximo partido a sus propiedades, y dependiendo de los hábitos de cada uno, puede ser mejor comerla en unos y otros momentos.

Por ejemplo, para las personas que no tienen hábitos físicos activos, es mejor consumirla solo por la mañana, mientras que los que sí hacen ejercicio físico pueden aprovechar mejor sus beneficios si la consumen antes de las actividades, ya que son una gran fuente de energía.

En el caso de tomarla por la noche, hay que tener en cuenta que puede resultar un poco más pesada y que sus efectos no sean los mismos que si se consume a horas tempranas. Pero, repetimos, todo esto depende del metabolismo de cada uno y de sus hábitos diarios.

avena

Lo bueno de la avena es que combina muy bien con otros alimentos, y es ideal para consumirla en el desayuno con algún lácteo o con frutas, aunque también se puede comer en otros momentos, como en ensaladas, con legumbres o con frutas. Incluso hay riquísimas recetas de repostería que incluyen la avena entre sus ingredientes.

Incluso se puede consumir como alternativa al arroz, con platos tan variados como sopas, guisos y postres. La cuestión es echarle un poco de imaginación y probar cuál es el modo en el que más nos gusta y mejor nos sienta.

Esperamos que estos beneficios de la avena te hayan convencido para incluirla en tu dieta diaria, si es que todavía no lo haces. Estamos seguros de que, con un poco de disciplina y junto a otros hábitos saludables, la avena te podrá ayudar a mejorar tu salud y mantener unos niveles de azúcar y colesterol muy sanos.

Eso sí, insistimos en que la avena no es un alimento milagroso y que su consumo en exceso tampoco es recomendable, como no lo es de ningún otro producto. Y, en caso de dudas sobre cómo te puede afectar o si lo puedes comer, siempre es mejor que consultes a un médico o nutricionista.

 

[Total:36    Promedio:3.1/5]

Comentarios

compartir en redes