velas

Prueba con estos ejercicios de meditación para hacer en casa

  • Mente
cat-icon-on-post

 

Habrás oído y leído muchas cosas sobre la meditación, e incluso puede que la hayas probado. Por lo general, lo mejor es empezar a practicar con meditaciones guiadas y una vez que tengas las bases bien asentadas, podrás continuar con diferentes ejercicios por tu cuenta.

Hoy te vamos a proponer unos ejercicios de meditación para que hagas en casa. Verás que no requieren demasiado tiempo y pueden ser muy útiles para más cosas de las que piensas. Sigue leyendo, ponlos en práctica y lo verás.

Foto hombre en blanco y negro
Puedes probar estos ejercicios de meditación casa y comprobar cuáles son sus efectos positivos

 

Pasamos la mayor parte del tiempo proyectando nuestros planes, nuestros deseos y también nuestras preocupaciones en el futuro y nuestras frustraciones en el pasado. Esto nos impide ver y entender con claridad algo mucho más importante que todo eso: el momento presente, del cual depende nuestro estado de ánimo futuro y todo lo demás.

Esta tendencia que tenemos todos los seres humanos, no es más que un hábito, un hábito que no sienta muy bien. Como pasa con todos los hábitos, podemos sustituirlo por uno que nos beneficie y nos traiga sensaciones positivas, y este podría ser la meditación. Nada es tan importante como el instante que tenemos delante.

Hay muchas formas de meditación. Muchas de ellas tienen una base filosófica o un importante componente cultural, pero la mayoría de ellas se fundamentan en esta idea, en la expandir nuestra capacidad de habitar el presente, de darle el valor que tiene y dejar de proyectar nuestros miedos en el futuro y nuestras culpas en el pasado.

¿Qué puede hacer la meditación por mí?

 

La respuesta a esta pregunta es nada. Solamente eres tú quien puede hacer cosas por tí, pero la meditación te puede ayudar a descubrir muchas cosas sobre tí que ignorabas, solamente porque te vas a tomar el tiempo de observarlas y dejarlas pasar.

mujer frente al espejo
La meditación nos lleva a descubrir muchas cosas sobre nosotros mismos, al autoconocimiento

 

Para explicar lo que es la meditación se suele utilizar la metáfora de una carretera con mucho tráfico. Pensemos que la carretera es nuestra mente y los coches son nuestros pensamientos, que van pasando, se agolpan, no se dejan pasar, se pisan e incluso puede que se choquen. En esta situación, nuestra tendencia natural sería meternos en la carretera e intentar de alguna manera intervenir en este desorden. Con la meditación, aprenderemos a verlos pasar, sin intervenir, sin juzgar, observando a dónde van y qué pasa con ellos. Esta postura resulta muy útil en muchas ocasiones.

¿Es la meditación beneficiosa para todo el mundo? Si tenemos en cuenta que meditación es igual a tener conciencia de nuestra respiración y conciencia de nuestro cuerpo, podemos afirmar sin miedo que sí. Que la meditación sea el remedio a todos los males del ser humano, ya te adelantamos que no, pero esta técnica, utilizada para combatir el estrés y los problemas de salud asociados a éste, suele ofrecer resultados muy positivos.

Los beneficios de la meditación

 

En primer lugar, aprenderemos a lidiar con nuestros pensamientos y emociones negativas, a interpretarlos y a comprenderlos. Esto suele tener efectos muy positivos sobre nuestra actitud frente a las cosas y como consecuencia mejorará nuestro estado de ánimo.

nota mindfulness
Las prácticas de meditación y mindfulness nos ayudan a gestionar mejor el estrés y los estados emocionales

 

Jon Kabat Zinn, el creador de la técnica REBAP (reducción del estrés basada en la atención plena, en inglés  mindfulness-based stress reduction) estudió durante muchos años las interacciones entre la mente y el cuerpo en lo que se refiere a nuestro estado de salud, y creó este método para aplicarlo en personas con dolencias crónicas para aliviar el dolor y mejorar el bienestar físico y emocional de algunos pacientes. Se trata de un programa de ocho semanas en el que el sujeto aprende a gestionar el estrés y los estados emocionales.

Tres ejercicios de meditación para practicar en casa

 

Lo primero que debemos tener claro es que la regularidad es muy importante cuando practicamos meditación, solamente de esa manera podremos echar mano de esta herramienta cuando la necesitemos. Lo ideal es empezar con meditaciones guiadas para comenzar con esta práctica, ya que así aprenderemos esta técnica de manos de un especialista.

Tanto si pretendemos empezar con meditaciones guiadas, como si ya hemos empezado de la mano de un especialista, te proponemos estos tres ejercicios. Si nunca has probado, puede que te decidas a empezar un programa de meditación, y si ya lo has hecho, podrás echar mano de estas técnicas en casa.

The mindful pause

 

Esta técnica está recomendada como descanso en ciertos momento de actividad y podemos utilizarla varias veces al día. Se trata de hacer una breve pausa, alrededor de un minuto para respirar. Parar todo lo que estamos haciendo y realizar respiraciones profundas y lentas. No necesitarás más de un minuto y te devolverá a la concentración en un nuevo estado de ánimo. En el trabajo también es perfecta.

El reloj de arena

 

Esta técnica consta de tres fases: consiste en focalizar nuestra atención en un plano general, lo que nos rodea, nuestras sensaciones al contacto con el aire, o con la silla sobre la que estamos sentados, el contacto de la ropa en nuestra piel, todo lo que nos rodea. una vez que hayamos analizado todos los elementos externos, es el momento de focalizar nuestra atención en la respiración. Es el punto de ancla con el presente. Intentemos sostener esta atención en la respiración durante unos segundos, si puedes, un minuto (mejor no cronometrar) y a continuación volver al principio, a analizar nuestro estado respecto a los elementos del ambiente. Focalizar nuestra atención en lo general, luego en lo particular y de nuevo volver a lo general, es lo que hace que esta técnica se llame reloj de arena y hace que volvamos a la calma y al presente en los momentos en los que nos parecemos más a una olla exprés en pleno funcionamiento.

Mujer caminando
Sentir el tacto del suelo sobre las plantas de tus pies es otra manera de anclarnos al presente, otra forma de meditación

 

Meditación caminando

 

Puede que no sea la más adecuada para practicar en casa, pero sí de forma cotidiana y por tu cuenta. Puede parecer la más sencilla de todas, y puede que lo sea. Se trata de aplicar la atención al caminar. Tan simple y a la vez tan complicado. Pocas veces caminamos solamente por el hecho de caminar, empezar un paseo en el que nos vayamos fijando en todas nuestras sensaciones al andar. Cómo puede cambiar la respiración, el contacto de nuestros pies con el suelo y todos los estímulos externos. Podemos aplicar aquí la técnica del reloj de arena y centrarnos a continuación en nuestra propia respiración, para volver luego al exterior. La meditación caminando es una técnica casi más antigua que la meditación sentado o tumbado.

Verás que al principio no es fácil sostener la atención, pero poco a poco conseguirás que tus sesiones sean más fluidas y sencillas. Si eres constante en la práctica, llegarás a un estado de relajación y atención plena rápidamente. Prueba estos ejercicios de meditación y podrás comprobar los efectos en tu cuerpo a corto, medio y largo plazo. Solamente se necesita práctica y constancia. Como dijo K. Pattabhi Jois, practica y todo llegará.

[Total:1    Promedio:1/5]

Comentarios

compartir en redes