Personas practicando zorbing

Zorbing. Si no lo has probado aún, no te arrepentirás

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

 

Cuando el tiempo lo permite, una de las mejores maneras de llevar una vida saludable es hacer ejercicio al aire libre. Son multitud los deportes que se practican en exteriores y algunos de ellos solo se pueden realizar sin paredes ni techos cercanos. Si eres de los que prefiere salir de casa para probar cosas nuevas y, a la vez, te gusta hacer ejercicio, tenemos una idea que te puede encantar: el zorbing. ¿No sabes lo que es? Estamos seguros de que lo has visto alguna vez por la tele o en internet. Y queremos convencerte para que tú también lo pruebes.

¿Qué es el zorbing?

 

El zorbing es una actividad física que se realiza dentro de una esfera de plástico que, a la vez, está dentro de otra esfera del mismo material, pero de mayor tamaño. Las bolas de plástico reciben el nombre de zorbs, y están unidas de una manera que haya un espacio interior entre ambas que sirve como amortiguación para que los movimientos y posibles golpes que se den no afecten a las personas que están en el interior.

personas practicando zorbing

El zorbing no es una práctica individual, al menos no exclusivamente. Las bolas pueden ser de tamaños que solo cobijen a una persona y también hay zorbs más grandes en los que son varias las que se introducen dentro, aunque esto ya requiere un poco más de pericia y experiencia por parte de los practicantes.

¿De dónde viene el zorbing?

 

Si aun no lo habéis visto nunca y os lo estáis imaginando, probablemente pensaréis en algo similar a esas bolas transparentes que suelen tener los hámsters para rodar por las casas libremente. Pues sí, estáis en lo cierto, es algo así. Entonces, ¿a quién se le pudo ocurrir una práctica semejante?

Pues precisamente, entre las teorías más aceptadas comúnmente, lo de las bolas de hámster viene como inspiración. Estos pequeños aparatos se popularizaron en los años setenta, aunque fabricados en plástico rígido y con solo una capa y, seguramente, fueron los que encendieron la bombilla de alguien para hacer lo mismo a escala humana.

Hay referencias escritas sobre zorbing en la Rusia soviética de los años setenta y también en la Inglaterra de principios de los ochenta, esa década en la que casi cualquier extravagancia tenía cabida. Y, en el caso de estos últimos, fue por el atrevimiento del Dangerous Sports Club, una asociación que, como su nombre bien dice, se dedicó a promover y practicar deportes poco o nada convencionales, entre ellos una esfera gigante con asiento para dos personas en su interior.

Pero el zorbing tal y como lo conocemos ahora tiene sus raíces en Nueva Zelanda, y nació como un invento para moverse sobre el agua. Ya había esferas que se podían utilizar de este modo, pero requerían un inflado antes de usarse y un desinflado posterior que, sobre todo el primero, ocasionaban bastante esfuerzo y tiempo. Por eso, se pensó en un diseño que pudiera ahorrar esas dificultades y se llegó a la versión del zorb que consiste en dos esferas unidas por dentro y con una capa de aire entre ambas.

mujer practicando zorbing

Dónde y cómo se puede practicar zorbing

 

Como hemos dicho, la idea original del zorbing actual era para moverse sobre el agua. El problema es que, aunque se haya perfeccionado el control que se tiene de la esfera desde su interior, no es suficiente como para garantizar la seguridad de los usuarios cuando se utiliza sobre el agua del mar, ya que las corrientes y el oleaje pueden resultar demasiado fuertes.

Lo que esto motivó fue que sus inventores y practicantes pensaran en otros escenarios en los que usar las esferas de plástico con total libertad y diversión, y, rápidamente, dieron con la solución: lugares abiertos en tierra firme que contaran con cuestas o inclinaciones pronunciadas. Así es, lo más básico del zorbing es dejarse caer sobre una cuesta y, en la medida de lo posible, tratar de dirigir la trayectoria y asegurar la velocidad para llegar en el menor tiempo posible a la meta.

Como es de suponer, esto se hace compitiendo contra otros zorbs, con grandes cantidades de emoción y adrenalina, así como muchos choques y movimientos muy de acción. Pero no solo se practica de modo individual, sino que hay zorbs de gran tamaño en los que se pueden introducir varias personas, lo cual puede aumentar todavía más las sensaciones y la diversión.

El éxito y la popularidad de esta práctica ha hecho que los circuitos y los terrenos sobre los que se practica sean de muy variadas condiciones, con posibilidades y variantes para todos los gustos y niveles de usuarios.

¿Es bueno practicar zorbing?

 

A muchos les puede parecer una actividad bastante superflua, sin beneficios reales para el cuerpo. Pero lo cortés no quita lo valiente y el hecho de que sea una actividad extremadamente emocionante y divertida no evita sus aportes físicos al cuerpo.

Cowley Road Festival Zorb-Racing Arena

Para controlar y dirigir el zorb desde dentro hay que tener una postura firme y agarrar bien los puntos en los que se pueden sujetar las piernas y los brazos. Será difícil soltarse de ahí y mucho más sufrir alguna lesión, pero es cierto que hay que hacer bastante fuerza y tensionar los músculos para lograr los objetivos de un modo eficaz.

Y, aunque parezca que las velocidades y los saltos pueden resultar demasiado para algunos usuarios, hay que decir que esta práctica es muy segura y que, aunque no se debe hacer de un modo muy exigente cuando no se tiene experiencia, tampoco es que sean necesarias unas condiciones físicas de deportista profesional para probarlo.

Por lo tanto, se puede concluir que entre los beneficios del zorbing podemos encontrar, principalmente, la tonificación muscular en el aspecto físico y la descarga de adrenalina en los términos anímicos.

Así que ya sabéis. Si queréis practicarlo, solo tenéis que buscar en internet los clubes que lo facilitan en vuestra ciudad y las zonas en las que suelen reunirse, normalmente en grandes parques o en zonas abiertas a las afueras del casco urbano. Seguro que si lo veis en persona os animáis a probar y, una vez probado, no os arrepentiréis de ello, sino que repetiréis.

 

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes