Cubo de Rubik

Por qué deberías trabajar la estimulación cognitiva

  • Mente
cat-icon-on-post

 

Nuestro cerebro es como un músculo y también responde positivamente cuando lo ejercitamos. Esta es solamente una de las razones por las que la estimulación cognitiva nos ayudará a mejorar la rapidez mental y la atención. La estimulación cognitiva es una herramienta muy útil para todo tipo de personas en cualquier edad. Sigue leyendo y lo verás.

mujer tumbada
Los ejercicios de estimulación cognitiva nos ayudan con la rapidez mental y la atención.

 

Según vamos cumpliendo años, nuestro cuerpo se va deteriorando poco a poco, vamos cambiando por dentro y por fuera. Es ley de vida, cada día que pasa somos un poco más viejos. Nos pasa a nivel físico y también a nivel mental, todos podemos comprobar cómo en mayor o menor medida nuestras capacidades cognitivas van mermando con el paso del tiempo, aunque sea de manera diferente en cada persona. Simplemente comparemos lo fácil que nos resultaba por ejemplo aprender un idioma con el esfuerzo que tenemos que hacer de adultos al estudiar una nueva lengua. La buena noticia es que con un poco de ejercicio podemos ralentizar este proceso.

Pero, ¿qué esto de las capacidades cognitivas? Pues bien, la cognición se refiere a nuestra facultad de procesar la información que recibimos a través de los sentidos o de la experiencia, así como de valorar e interpretar esta información recibida.

¿Qué es la estimulación cognitiva?

 

La psicóloga María Fabregat, especializada en Terapia Cognitivo-Social nos ha explicado de qué se trata la estimulación cognitiva y por qué deberíamos trabajarla. Se trata de algo tan sencillo como la realización de actividades dirigidas a mantener y a mejorar el funcionamiento cognitivo en general. Es decir, la estimulación cognitiva mejora el funcionamiento de nuestra mente.

Libro apoyado en unas piernas
A nadie le viene mal un poco de ejercicio mental

 

Generalmente la estimulación cognitiva está pensada para mayores o para personas que tienen condiciones especiales que hacen que sus capacidades cognitivas se vean disminuidas, pero lo cierto es que la estimulación cognitiva no solamente nos ayudará a ganar rapidez mental, sino que tiene otros efectos importantes: contribuye a una mejora global de nuestra conducta y nuestro estado de ánimo como consecuencia de una mejora de la autoeficacia y de la autoestima. Dicho de otra forma: la cosas nos saldrán mejor y nos sentiremos mejor.

El caso de los taxistas de Londres

 

Eleanor Maguire es una neurocientífica irlandesa, que se preguntó si, efectivamente, las áreas del cerebro que más trabajamos crecen igual que cuando ejercitamos un músculo, y trató de comprobar que por lo tanto el cerebro no solamente se modifica durante la infancia, sino durante toda la vida.

Para responder esta pregunta comenzó a estudiar el cerebro de algunos aspirantes a taxistas de Londres, que deben superar una exigente prueba para obtener la licencia. Se llama The Knowledge of London y consiste básicamente en memorizar todas las calles de Londres. El aprendizaje medio es de 3 a 4 años y solo la mitad de los aspirantes consigue superarla.

Maguire eligió a 79 aspirantes y durante el tiempo de preparación realizó un seguimiento a estos sujetos. De estos 79 solamente 39 superaron la prueba. De entre los tres grupos de estudio -los que lo intentaron y aprobaron, los que lo intentaron y no lo consiguieron y un grupo de control que no lo había intentado-, se demostró que no había diferencias al principio del aprendizaje pero que, tras 4 años, los aspirantes que habían superado la prueba tenían un hipocampo posterior significativamente mayor.

Taxi en Londres
El hipocampo de los taxistas de Londres ha sido objeto de estudio para la neurociencia

 

El hipocampo es una parte de nuestro cerebro que tiene un papel importante en la memoria, en la formación de nuevos recuerdos y también en la memoria espacial y en la orientación. En efecto, aprender es el mejor ejercicio para que nuestra mente se mantenga entrenada.

¿Todos podemos trabajar la estimulación cognitiva?

 

En efecto, cuanto más usemos nuestro cerebro, mejor funcionará. Las actividades de estimulación cognitiva consisten en la realización de ejercicios de memoria, percepción, atención, concentración o lenguaje y también de funciones ejecutivas como solución de problemas, planificación, razonamiento, control…), y por último de funciones visoespaciales, es decir nuestra capacidad para percibir la distancia entre dos objetos o de imaginar cómo se desplaza un objeto en el espacio.

Gafas frente a una piscina
Con la estimulación cognitiva mejoraremos la memoria, la atención o la percepción

 

Por lo tanto, todos podemos hacer ejercicios de estimulación cognitiva, e incluso a veces los estamos haciendo sin saberlo. Se trata de hacer trabajar a nuestro cerebro, hacer gimnasia mental. Normalmente, si nos ponemos en manos de un profesional, evaluará nuestras necesidades principales y seleccionará el tipo de ejercicios que más nos convienen.

Algunos consejos para sacar el máximo partido a nuestra gimnasia mental

 

Para obtener los mejores resultados, es recomendable practicar los ejercicios a la misma hora, entre 30 y 45 minutos, y si puede ser en el mismo lugar. Para conseguir resultados visibles es necesario que estos ejercicios se conviertan en un hábito, en una rutina, lo que además facilita la predisposición de la mente a continuar con este trabajo mental.

No te fuerces excesivamente, ya que eso puede significar una pérdida de motivación. Respeta tu propio ritmo. Al igual que en el gimnasio, debemos empezar poco a poco e ir avanzando de forma gradual, según se vaya acostumbrando nuestra mente a este trabajo.

No hace falta ser una persona mayor para practicar estimulación cognitiva, sino que también se recomienda para prevenir algún tipo de enfermedades relacionadas con las capacidades cognitivas e incluso simplemente para mejorar y aprender, mejor dicho, para aumentar nuestra capacidad de aprendizaje. Nunca es tarde y si preparamos nuestro cerebro, todo será más sencillo.

Mujer mayor con flores
Si ejercitas tu mente la podrás mantener en plena forma

 

En muchos casos podemos ralentizar el envejecimiento de nuestra mente o los procesos de deterioro que comienzan en la edad adulta llevando un estilo de vida saludable. Comer bien, hacer ejercicio físico… y mental. Para esto la estimulación cognitiva puede ser tu mejor aliada. Prueba a hacer gimnasia mental y cuéntanos tu experiencia.

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes