Ensaladas de otoño: aprovecha los sabores de la temporada

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

 

Escarola, granada, aguacate, frutos secos, espinacas, setas … La temporada nos invita a preparar deliciosas ensaladas para alegrar nuestra mesa con un colorido plato.

Hoy te damos algunas ideas para preparar deliciosas ensaladas de otoño.

El otoño es época de abundancia en la huerta.
El otoño es época de abundancia en la huerta.

 

El otoño es para muchas culturas de la zona templada del planeta la época de la abundancia. En las huertas esta estación es sorprendentemente rica y variada ya que, además de cosechar los últimos frutos del vergel veraniego y los frutales de temporada, la hortaliza de otoño está en su salsa hasta que llega el rigor de las heladas fuertes.

Los días aún largos y la humedad son ideales para poner en sazón un sinfín de brotes, hojas y raíces que se han ido sembrando a lo largo del verano, así que es tiempo de que el verde rebrote en nuestra mesa.

Disponte a comer cosas crudas y explorar el mundo del rico pasto con tropezones. La ensalada admite innumerables combinaciones de hojas, raíces y frutos crudos con ingredientes y aliños de todo tipo. Ponte a crear.

Lo primero es ir al mercado

 

Como siempre en lo que se refiere a una cocina responsable y saludable, todo empieza por hacer una buena compra. Si cuentas con un mercado de proximidad o de productos locales y ecológicos te será más fácil encontrar hortalizas frescas y variadas recién cosechadas.

Por suerte cada vez son más comunes, haciendo posible que a nuestros platos lleguen alimentos sanos, con todas sus propiedades nutritivas y sin envoltorios innecesarios. Lavada y en un taper en la nevera la verdura fresca se conservará estupendamente más de una semana.

Si tienes huerta o te gusta cultivar en el balcón o el jardín lo tienes aún más fácil, la mayoría de las hortalizas de hoja y las pequeñas raíces tardan poco en estar listas. Lechuga y escarola rondan los ochenta días en pasar de semilla a ensalada, y la rúcula, la espinaca o el rabanito pueden cosecharse a los cuarenta días de haberlos sembrado.

Además de las verduras habituales, busca hojas picantes, amargas, ácidas, aromáticas y crujientes como berros, canónigos, acederas, achicorias, radiccios morados, cilantro, añadirás salud y variedad a tu ensalada.

Añade todo tipo de hojas a tus ensaladas, le aportarán sabores muy especiales.
Añade todo tipo de hojas a tus ensaladas, le aportarán sabores muy especiales.

 

A los amantes de la cocina del lejano oriente les encantará saber que se empezando a cultivar y a comercializar aquí plantas chinas como las lechugas azules o las mostazas de hoja, o japonesas como la mizuna, el shungiku, y el daikon o rábano gigante.

Muchas raíces como las remolachas, la zanahoria, coles como la lombarda y el repollo y los frutos tardíos del verano como el pimiento rojo, también están de temporada, y ralladas o a trozos añadirán más vitaminas, sabor, textura y color.

No sin mi aliño.

 

Para que una ensalada sea digestiva realmente es necesario añadirle algún elemento ácido para ayudar a nuestro organismo a procesar la celulosa y a extraer los nutrientes de los vegetales verdes. Es la explicación científica de un hecho cultural global: al comer vegetales crudos en todas partes están presentes el aceite de oliva, vinagre de vino, manzana o arroz, cuando no, el limón y otros cítricos, el tomate, los encurtidos o las salsas de yogur y cremas agrias cumplen esta función. Sobre ese fondo ácido las gastronomías locales han hecho el resto combinando aromas y sabores en un sinfín de aliños que podemos experimentar cada día.

Ensalada crujiente

 

En otoño las granadas llegan al mercado y son un contrapunto ideal para las verduras de sabor amargo como a escarola, la mizuna, el radiccio o la achicoria. Podrás separar fácilmente cada uno de sus granos agridulces si cortas la fruta por la mitad y golpeas por fuera la cáscara suavemente con una cuchara.

Las ensaladas de otoño son muy coloridas
Las ensaladas de otoño son muy coloridas

 

Espolvoréalos sobre la verdura junto con trozos de nueces, rabanito y pimiento rojo picados. Aliña con aceite de oliva virgen extra, sal y vinagre de Módena.

Ensalada tibia de berros a la extremeña.

 

Esta planta de sabor intenso y algo picante crece estupendamente en primavera y otoño, y es cuando puedes encontrarla en el mercado. Un abuelo hortelano de Badajoz nos contó cómo se los comía.

Fríe unos instantes en una sartén con aceite de oliva virgen extra bien caliente cuatro dientes de ajo picados. Cuando empiecen a dorarse añade una cucharadita de pimentón y un generoso chorro de vinagre de mesa. Apaga el fuego después de un minuto mezclando con una cuchara de madera y viértelo sobre los berros crudos lavados, escurridos y cortados. Pon sal a tu gusto y a la mesa.

Este mismo aliño también es ideal para la escarola. Puedes añadir champiñones o setas crudas en láminas y algún picatoste.

De espinaca con queso

 

Las hojas espinaca tierna constituye una fuente de minerales y es una base excelente para la ensalada. Si te apetece puedes combinarla con lechugas hoja de roble o rizadas, con rúcula o con mostaza de hoja.

Corta queso fresco de cabra y tomate seco en aceite para mezclar con la verdura, decora con un par de anchoas y espolvorea sal y semillas de sésamo. Aliña al gusto con aceite de oliva virgen extra y concentrado de vinagre de Módena.

El queso de cabra es un ingrediente estrella en tus ensaladas de otoño
El queso de cabra es un ingrediente estrella en tus ensaladas de otoño

 

De raíces o coles

 

Ralladas en crudo son la base de muchas ensaladas en la Europa del Este. Ensaladas que combinan nabos, remolachas, colinabos, zanahorias y distintos tipos de rábanos acompañan muy bien a guisos de legumbres y carnes.

Lo mismo sucede con plantas de la familia de las coles, los repollos y las lombardas crudas son una importante y crujiente fuente de vitamina C. Se suelen aliñar con mayonesas a las que puedes añadir pepinillo picado muy fino, al estilo tártaro, con salsas de yogur con eneldo, un chorro de aceite de oliva virgen y sal o también con una mezcla de aceite, mostaza, sal y un toque de miel.

Con fruta

 

Ya hemos probado con granada, pero las posibilidades de alegrar un plato de lechuga con fruta son muchas, la manzana, la pera o el mango pueden dar un toque increíble a una ensalada, aromatizada también con un poco de jengibre y una zanahoria rallados, aceite, sal y lima exprimida.

Como has visto, hacer ensaladas variadas y saludables no requiere de mucho tiempo ni de grandes dotes en la cocina. Puede ser una rutina divertida con la que experimentar y disfrutar de la generosidad del otoño en colores y sabores.

[Total:1    Promedio:2/5]

Comentarios

compartir en redes