Te ayudamos a elegir el mejor deporte si llevas mucho sin entrenar

  • Cuerpo
cat-icon-on-post

Con el final del verano y la llegada de la nueva temporada, con tantos partidos en la tele y tantos deportes alcanzando cotas máximas de audiencia tal vez hayas pensado que tú también tienes que poner un poco más de tu parte y ser deportivamente activo. Ya no tienes la excusa del calor y tampoco tienes la excusa del frío (todavía). Es más, no vamos a aceptar ninguna excusa. Si estás leyendo esto es porque el gusanillo del deporte te ha vuelto a picar, pero no sabes a qué disciplina dedicarte ahora. No te preocupes, aunque creas que estás en baja forma, en poco tiempo podrás volver a lucir una figura esbelta. Solo es cuestión de que apuntes bien y, para ello, te vamos a ayudar a elegir el deporte que más se ajuste a tus circunstancias.

Lo primero de todo, la salud

Cuando se lleva un tiempo sin hacer deporte, lo normal es que la forma esté muy alejada de lo deseable. Esto hace que los pasos que se deben tomar sean un poco más cuidadosos, con el objetivo de no acometer riesgos innecesarios que puedan derivar en molestias y lesiones.

Pero músculos, huesos y articulaciones no son los únicos que nos deben preocupar en estas situaciones. La falta de actividad física muy prolongada también puede dar problemas en otros términos más preocupantes, como la salud cardiovascular. Y es que, sobre todo cuando ya se cuenta con una edad, el corazón puede sufrir más de la cuenta si se practica deporte con intensidad después de un reposo de varios años.

La vuelta al deporte se ha de realizar progresivamente para evitar lesiones
La vuelta al deporte se ha de realizar progresivamente para evitar lesiones

Para minimizar el riesgo de lesiones, lo mejor es acometer la vuelta al deporte progresivamente y con la ayuda de un preparador. Él será el encargado de guiarnos y aumentar la carga y los objetivos de un modo que se pueda ajustar a nuestras circunstancias.

En lo que se refiere al corazón, lo recomendable es hacer una prueba de esfuerzo, en la que un médico podrá valorar el estado en el que se encuentra el corazón y si es probable que suframos de alguna anomalía que pueda afectarnos al hacer deporte.

Eligiendo el deporte según el estado de salud

Bueno, ya que has dado el paso de echar un vistazo a tu estado de salud y a tu forma, puedes comenzar a pensar en qué actividades son las que mejor te vienen. Elegir deporte después de un tiempo sin calzarse unas zapatillas puede ser divertido, y debería serlo para ti, pero también es algo que tienes que tomarte en serio.

Si tienes un peso demasiado elevado, si te fatigas rápidamente o si eres proclive a las lesiones musculares, seguramente tus opciones se puedan ver limitadas y, sobre todo, no querrás acceder a esos deportes que son tan exigentes físicamente, sino a otras actividades más mesuradas con las que sí puedas retomar la senda del bienestar.

Aquí, de nuevo, la figura del médico y del preparador pueden resultar cruciales a la hora de descartar o elegir un deporte. De hecho, los preparadores más completos pueden diseñar una especie de ruta en la que vayas evolucionando desde una práctica y unos ejercicios concretos hacia otros más exigentes.

La decisión de volver a hacer deporte ha de tomarse teniendo en cuenta nuestro estilo de vida o nuestros objetivos
La decisión de volver a hacer deporte ha de tomarse teniendo en cuenta nuestro estilo de vida o nuestros objetivos

Y, relacionado con esto, no hay que olvidar que la elección del deporte también puede estar determinada por la edad de cada uno. Hay dolencias o enfermedades más frecuentes o peligrosas a edades más avanzadas y, por este motivo, hay deportes que se deben evitar o, al contrario, que son más recomendables para combatirlas. Es el caso de algunos ejercicios de fuerza, que pueden ayudar a fortalecer los huesos y combatir la osteoporosis, o algunas actividades más moderadas, como las caminatas o ejercicios en el agua que permiten mantener en forma músculos y articulaciones.

Elegir un deporte según el estilo de vida

La decisión de volver a hacer deporte ha de tomarse siempre teniendo en consideración otros aspectos que también ocupan su carga en la jornada. El trabajo, la familia, los amigos, el ocio… hay tiempo para todo, pero hay que saber organizarse y ser responsable.

Si las obligaciones laborales restringen los horarios a determinadas horas del día, tal vez esto también pueda limitar un poco. Los deportes o entrenamientos que se practican en solitario son mucho más accesibles en estos casos, ya que no requieren una coordinación con otras personas y, en la mayoría de ellos, tampoco es necesario depender de horarios de apertura de instalaciones deportivas o gimnasios. Éstos, además, cada vez son más flexibles en sus horarios, con opciones que permiten el acceso a cualquier hora del día y cualquier día de la semana.

Lo más importante: elegir un deporte que nos apasione
Lo más importante: elegir un deporte que nos apasione

Si, por el contrario, tus condiciones te permiten adaptarte con plena libertad, el abanico de opciones va a ser mucho más amplio, incluso con deportes colectivos como el fútbol en cualquiera de sus variantes, el baloncesto o los entrenamientos grupales, que también se pueden adaptar a los niveles físicos de cada uno.

También puedes elegir el deporte según tus objetivos

No vamos a olvidarnos de que la decisión de hacer deporte suele estar motivada por algún objetivo concreto. Normalmente, éstos suelen estar relacionados con el estado de forma o de salud, por lo que, de nuevo, la ayuda de un preparador o un médico puede resultar esencial.

Para bajar de peso, en términos generales, puedes optar por una combinación de entrenamientos aeróbicos y trabajo de fuerza. No hace falta que sea un plan muy intensivo, pero todo depende también de la cantidad de kilos y de tus condiciones concretas. En estos casos, los planes también suelen ir acompañados de una disciplina alimenticia que restringe determinados alimentos o promueve el consumo de otros, con la intención de lograr los objetivos satisfactoriamente.

Y, sobre todo, elegir un deporte que guste

Por muchas limitaciones que tengas, ya sea por edad, salud, horarios, obligaciones, trabajo, etc. la variedad de deportes existentes no te debería suponer ningún problema para encontrar uno que te guste y te divierta. Sabemos que no todos son igual de entretenidos y que no a todo el mundo le van a gustar los mismos, pero estamos seguros de que un deporte que no guste solo va a suponer frustraciones y abandonos, y esto es lo que no queremos que suceda.

 

[Total:1    Promedio:5/5]

Comentarios

compartir en redes