Guarniciones ligeras para acompañar a tus mejores comidas

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Muchas veces nos esforzamos en cocinar de un modo ligero y saludable para no sumar más calorías de las necesarias, pero cometemos algún error clave que nos impide lograr ese objetivo. Sí, las guarniciones. Para una gran cantidad de comensales son prescindibles, pero otros no pueden pasar sin ellas y aquí está la clave. Más aún cuando nos toca prepararlas, y la falta de tiempo y de imaginación nos lleva a poner en el plato los acompañamientos menos recomendables del mundo. Si quieres huir del tedio y de las grasas, pero no quieres dejar a tu carne o pescado abandonado en solitario encima del plato, tienes que probar algunas de estas guarniciones ligeras que aquí te recomendamos. ¡Salud!

Puré de peras

¡Una alternativa riquísima para acompañar tus platos: puré de pera!

El puré de patatas es todo un clásico. No solo lo vemos en platos en nuestro país, sino que también es frecuente encontrarlo en muchas mesas a lo ancho y largo de Europa y América, principalmente. Lo más frecuente es utilizarlo como acompañante de platos de carne y nos da la sensación de que, aunque lleve presente en el recetario desde la época de nuestras abuelas, también lo estará en el de nuestros nietos. ¿El problema? Que, aunque está rico y es nutritivo, no es la opción más ligera si queremos una guarnición de este tipo.

Así que aquí vamos a proponer una alternativa también riquísima, muy fácil de preparar y que, además, puede combinar a la perfección con esos platos de carne o pescado que protagonizan el menú: un puré de peras. Con un toque de limón y un golpe de pimienta y le darás el punto definitivo para relamerte.

Y, además, todos los beneficios de las peras, que tienen mucho potasio y mucha fibra, por lo que resultan estupendas para el sistema digestivo y también para prevenir muchas otras enfermedades.

Espárragos verdes con limón

Los espárragos verdes son una excelente guarnición ligera para acompañar a otros alimentos
Los espárragos verdes son una excelente guarnición ligera para acompañar a otros alimentos

Los espárragos verdes son uno de esos productos que se pueden tildar de maravilla. Creemos que están infravalorados y que se habla de ellos mucho menos de lo que se debería, en términos gastronómicos, por supuesto. Pero, con un pequeño momento de reflexión, se puede entender que no solo son muy sabrosos, sino que resultan extremadamente versátiles y son muy sanos.

Esta versatilidad va más allá de la facilidad con la que combinan con otros alimentos, ya sea con el famoso jamón, en un revuelto o, en lo que aquí procede, como guarnición ligera para acompañar a otros alimentos proteínicos. Y es que unos espárragos verdes hervidos con un poco de sal y limón, así de sencillos, son una pareja perfecta para unos platos de pescado blanco.

Pero, además de hervidos, los espárragos se pueden hacer a la plancha o al horno, del modo que más gusten y convengan, sin olvidar que, en términos nutricionales, tienen mucha fibra, muchas vitaminas y también son ricos en minerales.

Ensalada de manzana y zanahoria

Fácil de preparar, ligera, sabrosa y saludable.

Los platos que no llevan salsas pueden quedar demasiado solitarios, incluso insípidos, si no se acompañan de algo con un poco de sabor y, por qué no, de color. Las frutas, verduras y hortalizas son siempre las habituales en cumplir con este papel de acompañante, pero saber elegir y tener un poquito de imaginación es muy importante para acertar en este sentido.

Esos platos de carne de cerdo o de carne de ave que se hacen a la plancha o al horno admiten y agradecen un montón la compañía de ensaladas, que a la vez que contrastan con los sabores, ayudan a refrescar y a tener una digestión mucho más llevadera.

¿Por qué no una ensalada con manzana y zanahoria? Es algo fácil de preparar, ligero, sabroso y saludable. Vamos, que lo tiene todo. Se pueden cortar los ingredientes principales en trozos pequeñitos o se pueden rallar, y también se pueden aliñar de distintas maneras, como con un poco de vinagre, con mostaza, con aceite de oliva virgen, etc. o añadir algún otro ingrediente, como pipas, nueces, etc.

Bolas de arroz

¿Qué mejor guarnición que el arroz? Es uno de los cereales más ricos y versátiles

No vamos a ser nosotros los que os descubramos todas las bondades del arroz. Es uno de los cereales más ricos y versátiles, y su presencia en prácticamente todas las grandes gastronomías del mundo se antoja imprescindible. De hecho, una ración de arroz blanco, sin mucha más complicación, puede servir como excelente guarnición ante infinidad de platos de carne y de pescado.

Pero, por hacer algo más bonito y con un poquito más de color y sabor, aquí vamos a proponer hoy unas bolitas de arroz, que servirán como rico acompañante y como guarnición ligera.

El arroz se puede preparar con alguna verdura picadita para que las bolitas queden más completas, hervirlo con hierbas aromáticas, aliñarlas con soja y sésamo para darles un toque oriental o, sacrificando un poco de esa ligereza y añadiendo algo de trabajo, se pueden rebozar en pan rallado y dorarlas al horno. Esto, aunque parezca muy contundente, tampoco lo es tanto, sobre todo teniendo en cuenta que la receta original las haría pasar por aceite en una sartén. Ah, y si queréis algo con más fibra, podéis utilizar arroz integral, que es más saciante y ayuda a prevenir las subidas de colesterol y el cáncer de colon.

¿Qué otras guarniciones ligeras se os ocurren?

Éstas que os hemos propuesto son solo algunas pequeñas ideas que, además de fáciles, también os pueden abrir las puertas de la imaginación para crear variantes o completar las recetas. Pero estamos seguros de que vosotros también tenéis vuestras propias ideas de guarniciones ligeras y queremos que las compartáis con todos.

Y, si queréis alguna otra recomendación para acompañar vuestros platos, podéis echarle un vistazo a estas sugerencias para comer fruta, que muchas veces se nos olvida, pero también se pueden comer en platos cocinados.

 

[Total:9    Promedio:2.7/5]

Comentarios

compartir en redes