Consejos para que cualquier edificio sea fotogénico

  • Viajes
cat-icon-on-post

A todos los amantes de la fotografía y del turismo urbano nos apasionan lo mismo: hacer fotos de los edificios y monumentos que nos encontramos. No hay ciudad ni pueblo, por pequeño que sea, que no acoja alguna construcción lo mínimamente relevante como para tener su encanto propio. Pero sabemos de la dificultad de plasmar esto con una cámara. ¿Cuántas veces nos ha pasado de intentar retratar un edificio que nos parece precioso en persona y, al verlo en la pantalla de nuestra cámara o de nuestro ordenador, nos encontramos con que ya no tiene ese encanto que nos había encandilado en persona? Para que esto no te suceda, queremos darte unos consejos muy sencillos pero muy útiles que podrás poner en práctica para conseguir que cualquier edificio sea fotogénico.


 

1.- Exprime los ángulos para sacarle la mejor cara

Los edificios pueden cambiar mucho según la perspectiva desde la que se miren. Y esto, claro, influye también a la hora de fotografiarlo. Se le pueden sacar dos fotos a un mismo edificio y que parezcan dos construcciones distintas o que, simplemente, parezca la misma y en una resulte preciosa y en otra resulte horrible. De hecho, si los edificios pudieran hablar como las divas del papel couché, al verte con una cámara te dirían que las fotos solo por su lado bueno.

Fotografía de arquitectura

Para esto, no te vamos a negar que tendrás que moverte un poco. Pero si te interesa sacar a tu edificio lo más fotogénico posible, es un pequeño sacrificio que merecerá la pena. Da la vuelta al edificio, busca esas zonas más resultonas, esos perfiles que le hagan lucir mejor y apunta ahí. Y sí, sácale todo el partido a los ángulos, porque te darán mucho juego.

2.- Evita los mediodías. La mejor luz es la del atardecer

La luz en la fotografía es de una importancia vital y puede suponer el éxito o el fracaso absoluto del trabajo realizado. Cuando se hacen fotos en interiores, se puede manipular y controlar la luz, pero en el exterior, dependemos directamente del sol y de su posición para ello.

Esto es mucho más acusado en días completamente despejados, donde la luz puede ser realmente dura, sobre todo a mediodía. Hay casos en los que este tipo de luz, con reflejos fuertes y sombras muy acusadas, puede resultar interesante. Pero es mucho más fácil conseguir fotografías agradecidas cuando la luz es más suave.

En este sentido, las horas del día más recomendadas para hacer fotos a edificios son la del amanecer y la del atardecer, ya que el cielo tiene un color mucho más bonito y la luz que se proyecta sobre el edificio es más suave. No descartes tampoco acercarte por la noche a esos edificios, ya que suelen estar iluminados de un modo muy interesante para hacer fotos y sacar matices muy diferentes.

3.- Explora su entorno. Decide qué incluyes o qué dejas fuera

La arquitectura no tiene ningún sentido si se aísla de su entorno. De hecho, la conjunción entre los edificios y las cosas que le rodean es lo que puede dar un significado especial a cada construcción, ya sea por semejanza, complementariedad o contraste.

Fotografía de arquitectura

Entendido esto, se puede hacer un análisis más completo de todo el entorno del edificio que se quiere fotografiar y pensar qué cosas pueden quedar bien en la foto y cuáles no. Mucha gente opta por incluir solo elementos arquitectónicos, o encuadrar únicamente al edificio, pero la diferencia la puede marcar ese árbol, esa escultura, ese otro edificio adyacente, etc. Cualquier cosa que sea susceptible de entrar en tu foto puede tener un encanto propio y es tu labor saber escoger cuáles y cómo incluyes.

4.- Encuentra tu enfoque para que tus fotos sean únicas

¿Cuántas veces nos ha pasado de llegar a ver un edificio en persona y apenas reconocerlo porque siempre lo hemos visto desde el mismo punto de vista, con fotos que parecen todas iguales? No queremos decir que esos edificios sean más feos en persona, pero sí que tenemos que hacer algo para que nuestra foto no sea igual que las demás.

Busca un enfoque diferente, muévete, agáchate, súbete a un banco, céntrate en una porción concreta, etc. Habrá ocasiones en las que sea más fácil y otras en las que tendrás encuadres limitados, pero estamos seguros de que, con un poco de creatividad e imaginación podrás sacar la foto personal que tanto buscas.

5.- Busca un mensaje o no transmitirás nada

Por último, que no menos importante, intenta buscar un mensaje que transmitir con tu fotografía. Haz algo con sentimiento, algo personal que se note que es tuyo y con lo que tú te sientas identificado. Y, sobre todo, haz algo con la intención de plasmar no solo un edificio, sino un momento, una historia, una sensación.

Fotografía arquitectónica

De este modo, además de transmitir a los demás algo cuando muestres la foto, también te transmitirás a ti mismo todo aquello que estabas viviendo en el momento en el que la sacaste. Es bonito revivir esas sensaciones, sobre todo si ha pasado ya un tiempo.

¿Nos enseñas tus fotos de edificios?

Con estos consejos, estamos seguros de que vas a conseguir unos edificios mucho más fotogénicos que antes. Pero eso no quiere decir que tus fotos anteriores no sean buenas, ni mucho menos. De hecho, estamos seguros de que, en parte, habrás aplicado alguna de estas recomendaciones y, sobre todo, les habrás dado tu toque personal. ¿Por qué no nos enseñas tus favoritas? ¡Estamos deseando verlas!

 

[Total:8    Promedio:1.6/5]

Comentarios

compartir en redes