Platos rápidos y saludables para disfrutar comiendo

  • Gastronomía
cat-icon-on-post

Una gran cena no tiene por qué llevarte horas de preparación. Si te organizas bien y equipas tu despensa adecuadamente, siempre tendrás a mano los ingredientes para preparar un plato rico en pocos minutos.

Hoy te damos ideas para que puedas preparar rápidamente una comida original, rica y nutritiva.

Sí, ¡es posible!

Una cocina bien equipada es la base de una buena alimentación
Una cocina bien equipada es la base de una buena alimentación

Vivimos muy rápido y con horarios complicados, y influye en nuestra alimentación: no podemos dedicarle demasiado tiempo a hacer la compra y a cocinar, y esto nos obliga a tirarnos a la comida rápida y a los platos precocinados. Además del impacto que esto tiene para nuestro bolsillo, los precocinados que encontramos en el supermercado no siempre son todo lo sanos que deberían, por no hablar de la comida rápida y el impacto que ésta tiene sobre el medio ambiente: productos sobre envasados, llenos de colorantes y conservantes. En muchas ocasiones esta es la razón de un ligero sobrepeso, así como otros efectos que pueden tener sobre nuestra salud.

Comer en casa es la mejor alternativa: sabemos lo que llevan nuestras recetas, podemos elegir de dónde vienen los productos que consumimos y sobre todo no llevan aditivos ni conservantes. Si además practicamos cocina de aprovechamiento y tenemos cuidado de no llenar nuestra cocina de envases innecesarios, estaremos haciéndonos un favor a nosotros mismos y al medio ambiente.

La organización es la clave

Aunque no seas un cocinillas, no es tan difícil preparar platos rápidos y saludables si sabes cómo organizarte. Esa es la clave. Abastecer tu despensa de productos no perecederos como arroz, pasta, cuscús o quinoa y también conservas es una buena idea y te permite tener a mano comida bien conservada y con la que podrás preparar numerosas recetas y guarniciones. Un bote de alcachofas o espárragos te puede ayudar a apañar una comida rápida, rica y sana.

El segundo paso es organizar la compra de perecederos como fruta y verdura o carne. En ocasiones con hacer una compra semanal de fruta y verdura, con una cierta previsión de tu semana será suficiente. Si aún no tienes tiempo para hacer la compra, siempre está la opción de comprar productos ecológicos por internet. Cuántos días vas a comer o cenar fuera de casa, qué días necesitarás llevar un táper y si tendrás alguna visita el fin de semana.

Otra buena inversión es hacerte con una olla exprés, con la que podrás preparar sopas y cremas en un periquete. Tener una buena sopa o crema siempre preparada es calidad de vida. Se pueden congelar y al fuego se descongelan en 10 minutos.

Una buena tosta es algo fácil y socorrido: aquí hummus de remolacha y aguacate condimentada con rúcula y rábanos
Una buena tosta es algo fácil y socorrido: aquí hummus de remolacha y aguacate condimentada con rúcula y rábanos

Otra buena idea, sobre todo para la cena son las tostas. Con una rebanada de pan, que puede ser de molde, aunque te recomendamos que compres en la panadería una hogaza cortada en rebanadas. El pan se puede congelar y se descongela muy bien en una tostadora o en un pequeño hornillo. Desde pan con tomate y jamón o hasta una tosta de hummus de remolacha con aguacate, tu imaginación es el límite.

Algunas recetas de platos rápidos y saludables para comer en casa (o fuera)

El tercer paso es aprender una base para preparar recetas rápidas que te den de comer o de cenar en menos de 15 minutos. A veces también ayuda tener algunos ingredientes preparados en la nevera, como el hummus de remolacha que se prepara rápidamente y se conserva bien unos días en la nevera.

Preparaciones rápidas como ensaladas o un Buddha bowl pueden ser tu salvación. Con una provisión de frescos como lechuga, tomate y otras verduras y algo de hidratos de carbono (cereales y pasta) y proteínas podrás tener una comida nutritiva perfectamente completa en pocos minutos.

Puedes preparar un buen Buddha bowl en pocos minutos y es una comida de lo más completa y apetecible.
Puedes preparar un buen Buddha bowl en pocos minutos y es una comida de lo más completa y apetecible.

Ya lo hemos dicho antes: si tienes un bote de alcachofas y un poco de jamón en taquitos, puedes hacer este plato delicioso en un santiamén. Las alcachofas con jamón se preparan rehogando un poco de ajo, añadimos una cucharadita de harina para ligar la salsa, luego los taquitos de jamón y las alcachofas. Dejamos un ratito al fuego y listo.

Si has tenido una semana difícil y no has podido hacer compra semanal lo ideal es que tires de despensa: latas y botes serán tus mejores aliados. Puedes hacer unos spaghetti alle vongole (algo modificados, eso sí) rápidamente cociendo la pasta y añadiendo una lata de berberechos o de mejillones al natural por encima. No te recomendamos las almejas en conserva para esta receta, ya que la textura después de calentarlas no es muy agradable. Si le quieres dar un toque especial, puedes hacer un sofrito de ajo y guindilla. Picantes, sencillos y muy ricos.

Otra receta con pasta y un truco: pasta al pesto. Puedes hacer el pesto un día que tengas tiempo y después congelarlo en una cubitera para tener pequeñas dosis a tu disposición en cualquier momento. Solo hace falta calentarlo en una sartén cuando lo necesites. Aquí tienes tres recetas muy sencillas para hacer pesto.

Si quieres una ensalada diferente, puedes hacer una rica ensalada de lentejas y aguacate. Solamente necesitarás un bote de lentejas, un aguacate y un poco de tomate. Cortamos el aguacate y el tomate a nuestro gusto, lavamos un poco la lentejas con agua y aliñamos con aceite y un poco de vinagre balsámico. Se puede añadir algo de albahaca si se quiere para un toque especial.

Como ves, para comer sano no es necesario pasar horas y horas cocinando. Simplemente necesitas una buena planificación. Es casi más fácil que recurrir a la comida a domicilio o a los platos precocinados, que al igual que lo que te presentamos hoy, se trata de un hábito: solamente tienes que acostumbrarte a que tu nevera ofrece comidas más ricas que la pizzería de la esquina. A veces con un poco de imaginación y buenos recursos, puedes apañar una cena deliciosa en diez minutos.

¿Nos cuentas cuál es tu receta secreta que te salva de más de un día de prisas?

[Total:2    Promedio:2/5]

Comentarios

compartir en redes