¿Vuelta a casa después de vacaciones? Aquí tienes unos consejos prácticos para sobrellevarla

  • Mente
cat-icon-on-post

Hay vida después de las vacaciones. Dicen que nadie necesita más unas vacaciones que quien acaba de tenerlas, pero la realidad es que la “vuelta al cole” llega y nos suele pillar desprevenidos.

Hoy vamos a ver algunos trucos para enfrentarte con toda la energía al nuevo curso.

El verano es una época mágica y la vuelta de vacaciones se puede hacer un poco cuesta arriba
El verano es una época mágica y la vuelta de vacaciones se puede hacer un poco cuesta arriba

Sí, ya estamos en septiembre, y a no ser que seas de esos afortunados que les toca parar en septiembre, aquí estamos. Todo lo bueno se acaba. Eso es una máxima universal que nunca falla, y menos con las vacaciones. Pero eso no tiene por qué ser malo: en realidad todos sabemos que la vida no es estar siempre de vacaciones, y a veces la vuelta al trabajo y a la rutina, en definitiva, la vuelta a casa es hasta una buena noticia.

Sí que es cierto que, como decía el ensayista y filósofo estadounidense Elbert Hubbard, la cabeza pensante detrás de muchas citas famosas, “El hombre que más necesita vacaciones es aquel que acaba de tenerlas”. Vacaciones de vacaciones, ¿de verdad no lo has pensado ni un solo día durante tu merecido descanso estival? A veces intentamos aprovechar tanto esos días de descanso que acabamos casi más estresados que durante el resto del año: que si ahora vamos a visitar este pueblo vecino tan bonito, que si vamos a hacer paddle surf o a las fiestas del pueblo de al lado. Siempre hay muchas cosas que hacer, y eso a veces, admitámoslo, cansa. Pero no nos engañemos, en verano unos días libres saben a gloria y merece la pena aprovecharlos al máximo para hacer actividades que durante el año no podemos, o simplemente para desconectar.

Sea como sea, la vuelta al cole ya está aquí, y eso siempre da un poco de pena.

Apurar las vacaciones al máximo vs. usar unos días de descompresión

La vuelta de vacaciones puede resultar muy abrupta si te tienes que incorporar a tu trabajo justo el día después de llegar de vacaciones. Normalmente se suelen apurar al máximo y llegamos a casa pasada la medianoches y al día siguiente, toca madrugar y presentarse en el trabajo con una sensación de cansancio importante en el cuerpo. Si no has podido disfrutar de muchos días de vacaciones, puede que esto no sea fácil,  ya que estás perdiendo un fantástico día de grandes experiencias cuando podrías estar haciendo otras mil cosas, pero volver a casa también apetece, y pasar un rato reencontrándote con tu vida pasada antes de las vacaciones, hace la transición un poco más suave. Si has tenido pocos días, intenta regresar antes y poder tomarte al menos la tarde con calma, haciendo una toma de contacto con la “vida real”.

Tómate un momento para llegar a casa y reconectar con tu entorno
Tómate un momento para llegar a casa y reconectar con tu entorno

Si tus vacaciones han sido muy largas, un día entero de descompresión puede ser muy favorable para poner todo en orden, descansar del viaje de vuelta y poner los pies en la tierra de nuevo. Si esto no es posible, sigue leyendo, no es el fin.

Reúnete con tus amigos

Puedes intentar aprovechar ese ratito de descompresión que te has reservado, o también esperar unos días para organizar una reunión con amigos y poneros al día de vuestras vacaciones y de todas las cosas que habéis hecho, de las que solamente sabes lo que has visto en Instagram. Seguro que les han pasado más cosas. Una reunión real, en persona será perfecta para pasar un buen rato, reconectar y seguir poniendo los pies en la tierra, además de pasar un buen rato, claro está.

Aprovechemos que todavía hace buen tiempo para pasar buenos ratos al aire libre. Eso también se parece un poco a seguir de vacaciones. Los días todavía son largos y la temperatura es buena, empieza a hacer un poco más de fresco, y la ciudad nos ofrece algunos puntos muy agradables para pasar un rato divertido con amigos a los que hace semanas que no vemos.

Sí, las vacaciones son el momento del año dedicado a descansar y a alejarnos del estrés, pero no espera un largo año por delante, y también tenemos que estar bien durante los próximos once meses.

Aprovecha que aún hace bueno para reunirte con tus amigos al aire libre
Aprovecha que aún hace bueno para reunirte con tus amigos al aire libre

Reordena tu vida

En todos los sentidos. Retoma tus rutinas -si eres capaz de recordarlas- poco a poco. Un clásico después de las vacaciones es volver a llevar una alimentación adecuada: habrás tendo días de haberte pegado grandes comilonas, bien con la familia o bien en algún destino exótico, y habrás tenido días de haber comido solamente un bocadillo rápido, y de alimentarte sino mal, raro. Los horarios se respetan menos en vacaciones, y ahora que estás de vuelta, necesitarás un tiempo para volver a la normalidad.

Reordenar tu vida en su sentido más material también es buena idea. Haz de tu casa un lugar en el que te guste estar. Seguro que has traído contigo algún souvenir o tienes miles de fotos que puedes sacar en papel y enmarcar para tener un recuerdo de este verano que te saque una sonrisa al verlo cada mañana. Crea o acondiciona tu  rinconcito especial para pasar tus ratos libres y dedicarte a la lectura o a tu actividad de relax preferida. Es una actividad gratificante y que hará que tengas un espacio para tí. No es estar de vacaciones, pero será tu rinconcito de paz y de descanso. La idea es emprender pequeños (o grandes también valen) nuevos proyectos que no nos sumerjan inmediatamente en la depresión postvacacional, generar nuevas dinámicas que nos permitan retomar el ritmo normal de nuestras vidas.

Las vacaciones han terminado, sí, pero que te quiten lo bailao
Las vacaciones han terminado, sí, pero que te quiten lo bailao

Después de un merecido descanso, la vida vuelve a la rutina. Esto es así. Pero no es el fin del mundo. Empieza un nuevo curso lleno de posibilidades y de cosas nuevas que hacer y que descubrir Todavía queda mucho para que empiece el frío y a anochecer a las cinco de la tarde, así que lo mejor es que aproveches estos últimos de verano para disfrutarlos al máximo, aunque tengas que trabajar. Termina tus jornadas con actividades divertidas y agradables, reencuéntrate con amigos y con vecinos, crea una pequeña hoja de ruta de cómo vas a vivir este nuevo curso, y por qué no, ya puedes empezar a soñar con tus próximas vacaciones. No desesperes, te esperan grandes cosas durante los próximos once meses.

 

[Total:0    Promedio:0/5]

Comentarios

compartir en redes