¿Qué puede hacer la programación neurolingüística por mí?

  • Mente
cat-icon-on-post

Seguro que has oído hablar de la Programación Neurolingüística, sobre todo en entornos laborales, pero tal vez no sabes que esta disciplina nos puede ayudar mucho en nuestro crecimiento personal.

¿Quieres saber más? Sigue leyendo y descubre cuáles son los principios que te ayudarán a sentirte mejor contigo mismo.

En PNL, programación se refiere a la programación de nuestra conducta en general.

Nuestra mente es un continuo hervidero de ideas, sensaciones, sentimientos y emociones. Está siempre trabajando, absorbiendo información y procesándola. Pero cada uno de nosotros tenemos nuestra particular manera de recibir y procesar esa información, de reaccionar a estímulos externos y de relacionarnos con nuestro entorno. Esto es lo que nos hace únicos.

Tenemos una extraña relación con el mundo que nos rodea. A veces interpretamos acontecimientos de una manera que nos resulta perjudicial, o comunicamos ideas de una manera de la que nuestro receptor no llega a comprender la totalidad el mensaje que estamos transmitiendo. Pues bien, la Programación Neurolingüística (PNL) se encarga de que reinterpretemos nuestra relación con el entorno para mejorar nuestra relación con el mundo y con nosotros mismos, y todo esto a través del uso del lenguaje.

La PNL es un proceso multidimensional que trabaja con la relación entre la mente, el lenguaje y el comportamiento. Nos enseña a trabajar para mejorar nuestra capacidad de resolución de conflictos y gestión de las relaciones interpersonales, ya que nos ayuda a desarrollar nuestras habilidades comunicativas de manera efectiva. Hay quien la considera una pseudociencia y hay quien la tiene casi por una religión, pero lo cierto es que aprender a dominar nuestro uso del lenguaje para mejorar nuestra relación con el mundo suena bien, ¿no?

El poder de la palabra

Uno de los objetivos de la Programación Neurolingüística es mejorar nuestra relación con el entorno y con nosotros mismos a través del lenguaje. El lenguaje y nuestra forma de utilizarlo en el día a día es nuestra manera de comprender el mundo, de hacernos entender por los demás y también con nosotros mismos. No solamente nos comunicamos con las palabras, sino también con nuestros gestos y lenguaje corporal, que forman parte de un sistema de intercambio de información que no siempre es todo lo eficiente que nos gustaría: la comunicación con nuestro entorno y con nosotros mismos, la información que nos llega y la que compartimos. Según el enfoque de la PNL es importante escuchar a nuestro interlocutor con todos los elementos que utiliza en su mensaje: palabras, gestos e incluso omisiones, así conseguiremos extraer más cantidad de información de nuestros interlocutores. Como si de un espejo se tratara, el significado de nuestra comunicación será la respuesta que recibamos: si escuchamos seremos escuchados y si no lo hacemos, que no nos extrañe que los demás tampoco lo hagan.

Encontremos un nuevo enfoque para conversaciones verdaderamente fructíferas.

La comunicación, como sabemos, es algo muy complejo que determina enormemente nuestro comportamiento y nuestras relaciones. Trabajar con nuestro lenguaje y nuestro comportamiento nos puede ayudar a expresarnos con exactitud, a interpretar nuestros sentimientos y conocer nuestras necesidades para expresarlas y obtener resultados positivos. Es más, en PNL no existen los fracasos en la comunicación, existen los resultados. Todo es una oportunidad para mejorar.

La PNL no se utiliza solamente para mejorar las relaciones interpersonales, es también una potente herramienta para la comunicación en el entorno laboral, donde las relaciones interpersonales cuentan mucho, y también para aprender a hablar en público, un difícil escollo para algunos y que nos puede costar bastante estrés en los días previos a nuestra charla.

Aprender a modular nuestro lenguaje para influir en la percepción del entorno puede ser de gran ayuda para nuestro bienestar, ya que es a través del lenguaje como construimos nuestra realidad, y es nuestra realidad la que construye nuestros estados de ánimo.

Amplía los límites de tu mapa

Todo comienza con la construcción que hacemos de nuestra propia realidad. A esto se le llama nuestro mapa. Y como bien sabemos, ese mapa no es una representación exacta del territorio, ni la única. La PNL nos ayudará a entender nuestro mapa, a saber aceptar el de los demás, ya comprender que nadie es capaz de tener una representación total del territorio, es decir una visión de todas las posibilidades. Si metiéramos a un elefante en una habitación y las personas que en ella están no supiesen cómo es un elefante, cada uno lo describiría de una manera diferente sin llegar a ponerse de acuerdo y a la vez todos tendrían razón.

El mapa no es el territorio.

Atribuimos ciertos adjetivos a las cosas que nos rodean que a veces tienen una importante repercusión en nuestra percepción de la realidad. Este mapa lo hemos construido a medida que hemos ido procesando la información que recibimos y construyendo creencias a medida que hemos ido dibujando nuestro mapa desde niños. Con este mapa en la cabeza es con el que responderemos a todas las circunstancias a las que nos enfrentemos.

La pregunta es si ese mapa que has construido te ayuda a avanzar o no, si te es útil o no para conseguir tus objetivos, si te ayuda a adaptarte a los cambios, sean positivos o no y a ver nuevas opciones ante una situación complicada. La Programación Neurolingüística sirve para ampliar las fronteras de tu mapa, aumentar opciones para la consecución de objetivos. La premisa es sencilla: todos contamos con los recursos necesarios para llevar a cabo los cambios que deseamos, y cuanto más flexible sea tu mente, mayores posibilidades de éxito.

Aprendamos a encontrar oportunidades en los medios más complicados.

La PNL surgió en los años 70 en California en un contexto de movimientos contraculturales. Desde su nacimiento ha sido bastante criticada como pseudociencia por una gran parte de la comunidad científica, mientras que otros la emplean como una importante herramienta en programas de coaching ejecutivo e incluso emocional con resultados muy positivos e incluso de enseña en la Universidad como una herramienta de la psicología. Sea como fuere, ofrece enfoques muy diferentes que nos pueden ser de gran ayuda para definir, clarificar y conseguir nuestros objetivos, cambiando nuestro enfoque de partida.

Y tú, ¿qué piensas de la Programación Neurolingüística? ¿Crees que te podría ayudar a definir y conseguir tus objetivos? ¿Tienes alguna experiencia que quieras compartir con nosotros?

[Total:2    Promedio:3.5/5]

Comentarios

compartir en redes